Tag Archives: siria

China desbloquea informe sobre Corea del Norte sobre tecnología nuclear prohibida.

China desbloquea informe sobre Corea del Norte sobre tecnología nuclear prohibida.

la proxima guerra china corea del norte

Luego de pasar meses en el limbo debido a objeciones presentadas por China, un reporte que sugiere que Corea del Norte podría haber suministrado tecnología nuclear prohibida a Siria, Irán y Myanmar será enviado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El último reporte del Panel de Expertos sobre el cumplimiento de Pyongyang a las sanciones de la ONU fue entregado en mayo al comité de sanciones de Corea del Norte del Consejo de Seguridad, indicó Reuters.

Normalmente, el documento debe ser revisado y remitido al consejo para que considere tomar medidas. Pero el informe no se movió por casi seis meses debido a las objeciones chinas y su destino aún era incierto el viernes, dijeron diplomáticos.


El reporte sobre Corea del Norte debería ser publicado en la página de internet del comité de sanciones tan pronto como el martes, agregaron.

El intento de evitar la transferencia al Consejo de Seguridad y su publicación, según los enviados, es emblemático del enfoque cada vez más autosuficiente de Pekín hacia la diplomacia internacional, mientras busca proteger a estados como Corea del Norte y Sudán, con los que tiene relaciones cercanas.

De acuerdo a un reporte de Reuters en mayo, el informe decía que había razones para sospechar que Corea del Norte -sancionada por la ONU por probar dispositivos nucleares en el 2006 y el 2009- había comenzado la proliferación de tecnología prohibida.

El documento de 75 páginas indicó que el panel estaba preocupado por los reportes sobre una “continua intervención de Corea del Norte en actividades nucleares y de misiles en ciertos países, incluyendo Irán, Siria y Myanmar“.

La semana pasada, China eligió mantener silencio cuando el comité de sanciones preguntó a sus miembros -las 15 naciones en el Consejo de Seguridad- si tenían alguna objeción al reporte. Eso permitió que fuera remitido.

“China repentinamente ha decidido permitir que este reporte crítico vaya al Consejo de Seguridad”, dijo un diplomático en condición de anonimato. “Creo que Siria y Myanmar estaban contentos cuando China lo bloqueaba. Ahora China tiene otras prioridades”, agregó.

Pero se prevé que Pekín no permitirá que el reporte sea usado para aplicar nuevas sanciones contra Pyongyang, sostuvieron los enviados.

Las otras prioridades chinas, de acuerdo a los diplomáticos, incluyen el bloqueo a un reporte similar de otro panel de expertos de la ONU sobre el cumplimiento de un embargo de armas para el conflicto en la región de Darfur, en el oeste de Sudán.

El documento sobre el país africano ha enfurecido a China, que durante semanas impidió su transferencia al Consejo de Seguridad para que considere las recomendaciones del panel.

Los comités de sanciones trabajan en base al consenso, lo que implica que cada miembro tiene un poder virtual de veto.

 

SIRIA

La Oposición Siria son Paramilitares controlados por Occidente

La Oposición Siria son Paramilitares controlados por Occidente

la proxima guerra oposicion siria ejercito libre sirio paramilitares

Con Siria deteniendo las operaciones militares como parte de un alto el fuego auspiciado por la ONU, las potencias occidentales han estado diciendo que no confían en que el gobierno vaya a mantener el armisticio. Los expertos creen que los EE.UU. y sus aliados están llevando a cabo su propia agenda: El cambio de régimen en Siria.

Michel Chossudovsky, director del Centro para la Investigación sobre la Globalización, señaló que Susan Rice, embajadora de EE.UU. ante la ONU se equivocó al decir que Rusia y China tenían las manos manchadas de sangre.

“La OTAN tiene las manos manchadas de sangre”, dijo a RT. “Estados Unidos tiene sangre en sus manos. ¿Por qué? Debido a que han apoyado a la insurgencia armada desde el principio en marzo de 2011. Es sabido y documentado que esta llamada oposición es, de hecho, una formación paramilitar inermediaria que es apoyada por la alianza militar occidental.”

También señaló que hay pruebas bien documentadas que apoyan el hecho de que la mayoría de las bajas civiles se atribuyeron a actos terroristas por parte de hombres armados de la oposición y fuerzas paramilitares.

Chossudovsky señala la postura hipócrita de los países miembros de la OTAN.

“Por un lado está el gobierno de Siria, y por el otro están de hecho los soldados de la OTAN”, dijo. “En otras palabras, la OTAN está apoyando a los rebeldes, pero al mismo tiempo, los países de la OTAN, que dicen ser miembros de la comunidad internacional, están negociando un plan de paz “.

Y en cuanto a la tregua, Chossudovsky señaló que era Occidente el que no estaba interesado en verla fructificar.

“Las potencias occidentales no están interesados en una tregua”, concluyó. “Ellos han estado buscando desde el inicio un cambio de régimen, es decir, derrocar al gobierno y desestabilizar el país”.

El analista político Lajos Szaszdi dice que los EE.UU., además de los Estados del Golfo y Turquía, prefieren ver el fracaso del plan de paz mediado por la ONU presentado para Siria por el enviado de la organización, Kofi Annan.

“Ellos tienen una agenda propia”, dijo Szaszdi RT. “Ellos realmente no quieren la paz con el actual gobierno de Siria.”

Él dijo que las potencias occidentales, de hecho, abiertamente ayudan a la oposición con esfuerzos diplomáticos, así como mediante el suministro de dinero, armas y fuerzas especiales, incluso para operar dentro de Siria.

Y con los últimos informes de violencia en la frontera del país con Turquía , Szaszdi señaló que la situación era cada vez más volátil en la región.

“Es una situación peligrosa”, subrayó. “Turquía está pensando en la manera de internacionalizar el conflicto, envolviendo a la OTAN en la cuestión. Y, por supuesto, tenemos que tener mucho cuidado con esta amenaza, porque ¿y si la propia oposición, la próxima vez pudiera provocar un incidente como el que hicieron los alemanes contra Polonia en septiembre del 1939, y aparecen como si fueran tropas sirias, cuando en realidad son miembros del Ejército Libre de Siria, que precisamente quieren provocar una intervención internacional?”

También señaló el hecho de que las armas que se dice que Turquía suministra a la oposición podrían terminar en manos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), reavivando un conflicto de décadas de duración dentro de la propia Turquía.

El alto el fuego entró en vigor a las 6 hora local del miércoles. El gobierno detuvo todas las operaciones militares, aunque Annan les criticó por no retirar las tropas y la artillería pesada de las grandes ciudades. El Consejo de Seguridad de la ONU se dispone a adoptar una resolución que autorice el despliegue de un grupo de monitores avanzados a Siria.

Queremos guerra, y la queremos ahora

Queremos guerra, y la queremos ahora

por Pepe Escobar

La Casa de Saud de Arabia Saudita y Qatar han institucionalizado el variopinto equipo conocido como el Ejército Libre Siria, que no es otra cosa que un organismo mercenario. Pagándole el precio de 100 millones de dólares por su sucio trabajo, uno se puede preguntar con toda legitimidad: ¿No es maravillosa la democracia –cuando monarquías del Golfo Pérsico aliadas de EEUU pueden comprar por una miseria un ejército mercenario? ¿No es grandioso ser un revolucionario con un talón de sueldo asegurado? Nuestro colega Pepe Escobar nos da su análisis al respecto de toda esta farsa llamada «Conferencia de los Amigos de Siria».

JPEG - 27.5 KB

Tropas turcas en la frontera con Siria. Turquía ha estado dando apoyo logístico a los mercenarios islamistas de Al-Qaida y otros «rebeldes» fundamentalistas implicados en el sabotaje de Siria por las potencias occidentales y algunos países árabes del Golfo. Lo que demuestra el doble rasero y la verdadera naturaleza del gobierno turco y de sus dos estrellas políticas, Recep Tayyip Erdogan, primer ministro y de su cerebro, el ministro de Relaciones Exteriores, Ahmet Davutoğlu.
________________________

Fue tarde por la noche, en algún sitio sobre Siberia, en un vuelo de Moscú a Beijing (¿BRIC a BRIC?) cuando el pensamiento, como un relámpago, comenzó a apoderarse de mí.

¿Qué diablos pasa con estos árabes?

Tal vez haya sido el efecto narcótico del perennemente horrible Terminal F en el aeropuerto Sheremetyevo [en Moscú]– sacado directamente de un gulag de Brejnev. Tal vez fue la expectación de saber más sobre el ejercicio naval conjunto Rusia-China programado para fines de abril.

O fue simplemente otro caso de «puedes sacar al muchacho de Medio Oriente, pero no puedes sacar a Medio Oriente del muchacho».

Con amigos como estos… Todo tuvo que ver con la reunión de Amigos de Siria (¿locos por la guerra?) en Estambul. Imaginad al ministro de Exteriores saudí Saud al-Faisal –quien parece tener la habilidad de causar el arrobamiento y éxtasis de la secretaria de Estado de EEUU Hillary Clinton– argumentando febrilmente que la Casa de Saud, esos paragones de la democracia, tiene «el deber» de armar a la oposición «revolucionaria» siria.

E imaginad a al-Faisal ordenando un inmediato cese al fuego del gobierno de Bashar al-Asad, culpable –según la Casa de Saud– no solo de la cruel represión sino de crímenes contra la humanidad.

No; no se trataba de un sketch de Monty Python.

Para asegurarse de que iba por buen camino, al-Faisal también dijo que el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) quería involucrarse más con EEUU (traducción, por si fuera necesaria: el equipo de boxeo EEUU-CCG, tal como se expresa en el armamento de los «rebeldes» sirios, quiere golpear al cuerpo a Irán.

Tanto para la Casa de Saud como para Qatar (los restantes del CCG no son más que extras), lo que sucede en Siria no tiene que ver con Siria; siempre ha tenido que ver con Irán.

Esto se aplica especialmente a la promesa saudí de inundar el mercado global de petróleo con capacidad de producción adicional que, como sabe cualquier analista del petróleo, no poseen – o no utilizarían; después de todo la Casa de Saud necesita altos precios del petróleo para sobornar a su inquieta población de la provincia oriental para que no piense en esas tonterías de Primavera Árabe.

Clinton recibió en persona la promesa de la Casa de Saud, antes de aterrizar en Estambul. El regalo a cambio de Washington fue tipo Pentágono: el CCG será pronto protegido contra el «maligno» Irán por un escudo de misiles suministrado por EEUU. Eso implica que un ataque contra Irán puede ser descartado para 2012 – pero está ciertamente «sobre la mesa» para 2013.

Las naciones asiáticas –especialmente los miembros del BRICS China e India– seguirán comprando petróleo de Irán; el problema qué harán los perros falderos europeos. Otros problemas reales son que los kurdos en el norte de Iraq están sacando su petróleo del mercado hasta que Bagdad les pague la parte acordada. Y luego existen los 400,000 barriles por día de Siria, que han estado decreciendo durante los últimos meses.

A pesar de todo, los saudíes seguirán con el escenario imaginario del petróleo como obsequio para Washington – mientras EEUU presiona a las dóciles economías de la Unión Europea y a asiáticos extremadamente cautelosos que no tienen motivos para seguir comprando petróleo iraní.

Pero entonces entra causando sensación en el lío en Estambul el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki –cuyo poder es consecuencia directa de la invasión y destrucción de Iraq por Washington.

Y aquí está, en sus propias palabras:

«Rechazamos cualquier armamento [de los rebeldes sirios] y el proceso para derrocar el régimen [de Asad], porque llevará a una crisis mayor en la región… La posición de esos dos Estados [Qatar y Arabia Saudí] es muy extraña… Llaman a enviar armas en lugar de trabajar a fin de apagar el incendio, y oirán nuestra voz, que estamos contra el armamento y contra la interferencia extranjera… Estamos contra la interferencia de algunos países en los asuntos internos de Siria, y esos países que interfieren en los asuntos internos de Siria interferirán en los asuntos internos de cualquier país… Ha pasado un año y el régimen no ha caído, y no caerá, ¿y por qué debiera caer?»

Maliki sabe perfectamente que el continuo y ya creciente armamento de sirios suníes –muchos de ellos del tipo salafista y yihadista– se propagará inevitablemente a Iraq, y amenazará su gobierno de mayoría chií. Y eso sin considerar el hecho de que su gobierno apoya la estrecha relación entre Irán y Siria.

Maliki, a propósito, volvió al poder en otoño de 2010 porque Teherán intervino hábilmente para asegurar que los sadristas lo apoyaran. Para aumentar el enojo de Maliki, Qatar se niega a extraditar al vicepresidente iraquí Tareq al-Hashemi, acusado de ser el cerebro tras un golpe de estado pro suní en Bagdad.

Cuán verde era mi valle yihadista

Por lo tanto Washington se lanza ahora alegremente a un remix de la yihad afgana de los años ochenta que –como lo sabe cada grano de arena desde el Hindu Kush a Mesopotamia– condujo a esa fantasmagórica entidad, al Qaida, y a la subsiguiente «guerra contra el terror».

La Casa de Saud y Qatar han institucionalizado el variopinto equipo conocido como el Ejército Libre Siria como organismo mercenario; ahora lo tienen en su nómina, al precio de 100 millones de dólares (y suma y sigue). ¿No es maravillosa la democracia – cuando monarquías del Golfo Pérsico aliadas de EEUU pueden comprar por una miseria un ejército mercenario? ¿No es grandioso ser un revolucionario con un talón de sueldo asegurado?

Sin perder un instante, Washington también ha establecido su propio fondo, para ayuda «humanitaria» a Siria y ayuda «no letal» a los «rebeldes»; «no letal», es como en el caso de un equipo ultramoderno de comunicaciones satelitales listo para la batalla, más gafas de visión nocturna. El sedoso sesgo de Clinton fue que el equipamiento permitiría a los «rebeldes» «evadir» ataques del gobierno sirio. No se habla de que ahora ya tienen acceso a información accionable estadounidense mediante un enjambre de drones desplegados sobre toda Siria.

Maliki puede ver claramente la advertencia escrita sobre la pared (suní). La Casa de Saud invadió a Bahréin, mayoritariamente chií, para proteger a la extremadamente impopular dinastía suní al-Khalifa en el poder – sus «primos». Maliki sabe que una Siria post Asad significaría que la Hermandad Musulmana suní estaría en el poder – salpicada de yihadistas/salafistas.
En su peor pesadilla, Maliki ve ese posible futuro distópico como un remix de al Qaida en Iraq con esteroides.

Eso es lo que resultaron ser los «Amigos de Siria» basados en Estambul: una desvergonzada legitimación –por árabes aliados con EEUU- de una guerra civil en otro país árabe. Las víctimas serán sirios comunes y corrientes atrapados en el fuego cruzado.

Esa armamentización por EEUU y el CCG, disuelve enteramente el plan de paz en seis puntos del enviado a Siria y ex secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan. El plan plantea un cese al fuego; que el gobierno sirio «cese los movimientos de tropas» e «inicie el retiro de concentraciones militares»; y un arreglo político negociado.

No habrá cese al fuego. El gobierno de Asad aceptó el plan. Los «rebeldes» armados lo rechazaron. Imaginad que el gobierno sirio inicie el «retiro de concentraciones militares» mientras una multitud de «rebeldes» armados y de mercenarios de todo tipo (de Libia, el Líbano e Iraq) siguen desplegando sus tácticas de tortura y lanzando una andanada de artefactos explosivos improvisados.

Aterricé en Beijing ansioso de saber más sobre el próximo ejercicio naval conjunto de Rusia y China en el Mar Amarillo, pero en su lugar tuve que aguantar un artículo de opinión de Henry Kissinger en el diario Washington Post. [1] En las propias palabras del Dr. K:

«La Primavera Árabe es ampliamente presentada como una revolución regional, dirigida por la juventud, a favor de principios liberales democráticos. Pero Libia no es gobernada por fuerzas semejantes; apenas sigue existiendo como Estado. Tampoco Egipto, cuya mayoría electoral (posiblemente permanente) es en su abrumadora mayoría islamista. Los demócratas tampoco parecen predominar en la oposición siria.
El consenso de la Liga Árabe sobre Siria no es conformado por países previamente distinguidos por la práctica o la propugnación de la democracia. Más bien, refleja en gran parte el conflicto milenario entre chiíes y suníes y un intento de recuperar la dominación suní de una minoría chií. Es también precisamente el motivo por el cual muchos grupos minoritarios, como los drusos, kurdos y cristianos, se sienten incómodos respecto a un cambio de régimen en Siria.»

Bueno, el experto en China, doctor K, por lo menos tiene razón en este caso (y en total acuerdo con Maliki, nada menos). Un ejército mercenario hecho y derecho pagado por autócratas árabes para derrocar un gobierno árabe es pura y simplemente cambio de régimen – a pesar de la retórica estadounidense sobre «democracia» y «libertad». Solo tiene que ver con dividir para gobernar clásico, imperial, que se beneficia de enfrentar a suníes contra chiíes.

Y luego, mi divino pato asado me reveló que hoy en día el doctor K, baluarte de la realpolitik , no cuenta con mucha aceptación en Washington.

CIA, MI6 y MOSSAD: Todos contra Siria

CIA, MI6 y MOSSAD: Todos contra Siria

la proxima guerra siria CIA MI6 MOSSAD

Occidente está haciendo todo lo posible para desestabilizar la situación en Siria, dijo el escritor y periodista Webster Tarpley, en RT. Según él, los civiles tienen que lidiar con escuadrones de la muerte y el terrorismo ciego, lo cual es típico de la CIA.

“Lo que sirios de todos los grupos étnicos están diciendo al respecto es que están siendo atacados por francotiradores. La gente se queja de que hay francotiradores terroristas que están disparando contra civiles, un terrorismo ciego, simplemente con el propósito de desestabilizar el país. Yo no llamaría a esto una guerra civil – que es un término muy engañoso. Lo que estamos tratando aquí son los escuadrones de la muerte, se trata de comandos terroristas. Este es un típico método de la CIA que en este caso se trata de una producción conjunta de la CIA, el MI6 y el Mossad, con dinero procedente de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar”, explicó.

Agregó que la sociedad siria es la sociedad más tolerante de Oriente Medio, el único lugar donde todo tipo de personas viven juntas en armonía notable, musulmanes y cristianos de todo tipo.

“Este es un modelo de coexistencia pacífica de diferentes grupos étnicos. La política de EE.UU. ahora mismo es romper Oriente Medio de acuerdo a líneas étnicas”, agregó.

El Gobierno de Assad es cada vez más llamado ilegítimo. Sin embargo, los EE.UU. y Europa no parecen preocupados de que deshacerse del presidente sirio podría provocar aún más violencia, como se está viendo en Egipto, cree Tarpley.

“Después de que Libia se convirtiera en un baño de sangre, con 150.000 muertos y ahora con Egipto, enseñando de lo que iba la cosa desde un principio – no hubo ninguna revolución allí, fue un completo fracaso y ahora la gente está empezando a entender eso. Sin embargo, la señora Clinton y la Sra. Rice  continuarán impulsando este modelo en bancarrota de la revolución de color, con el respaldo de las tropas terroristas – la gente de Al-Qaeda y los Hermanos Musulmanes. Hay un movimiento creciente dentro de la comunidad islámica, que dice: “Nosotros queremos la reconciliación, queremos la ley y el orden, y queremos la legalidad”, dijo.

Irán ayuda al régimen de Assad: Sigue creciendo la evidencia.

la proxima guerra siria iran hezbollah
 La evidencia es cada vez mayor de que Irán está ayudando al régimen sirio del presidente Bashar Assad, un aliado árabe clave de Teherán, a reprimir una insurrección a favor de la democracia que dura ya 10 semanas.

Siria es de vital importancia para el régimen de Teherán, entre otras cosas porque es el conducto para misiles y otras armas a Hezbolá, Líbano, la avanzadilla de Irán en oriente próximo y punta de lanza contra Israel, así como el movimiento palestino Hamas en la Franja de Gaza.

También es la puerta de enlace para los planes de Irán de expandir su influencia hacia el oeste en el mundo árabe en su camino hacia el Atlántico y hacia reforzar su creciente influencia en los asuntos árabes.


Si el régimen sirio se derrumbara sería un revés importante para la geopolítica de Irán y de Hezbollah.

La alianza de Siria con un Irán chií, forjada por el padre de Assad en 1980 al comienzo de la guerra de Irán e Irak, no ha sentado muy bien al mundo árabe dominado por los sunitas y su desaparición sería aplaudida en la mayoría de las capitales árabes.

Funcionarios de EE.UU. en los últimos días han confirmado los informes de que Irán está proporcionando equipo y capacitación para ayudar a Assad a aplastar a la oposición generalizada al régimen de Damasco, que comenzó el 15 de marzo y en la que cerca de 900 personas han sido asesinadas.

Tanto Teherán y Damasco son notorios por su secretismo, por lo que los informes son difíciles de verificar desde Damasco ya que prohibe la entrada de periodistas extranjeros.

“No hay ninguna pistola humeante aún”, escribió el analista israelí Jonathan Spyer en The Jerusalem Post, “Pero la evidencia circunstancial se acumula y la variedad de fuentes de las que emana apunta a la existencia de algo por lo menos.”

Los iraníes tienen muchas razones para querer ayudar a Assad a mantenerse en el poder por el punto de apoyo que da a la República Islámica en el mediterraneo oriental hasta la misma frontera norte de Israel.

Si la dinastía Assad, dominada por la secta minoritaria alauita y que ha gobernado Siria con mano de hierro desde 1970, cae, los iraníes probablemente se enfrentarán a un nuevo régimen liderado por la mayoría sunita y que casi seguro que acabarían con la alianza con Teherán; un importante revés estratégico para Irán.

“La supervivencia del régimen sirio sería un anuncio que brilla intensamente a los líderes regionales de que, a diferencia de los EE.UU., Irán hará todo lo posible para mantener a sus amigos lejos de ser derrocados”, observó Spyer.

Irán siempre ha tenido presencia militar en Siria, en gran parte un contingente de la Fuerza al-Quds, el brazo clandestino del poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Esta fuerza, con sede en Zabadani, es el apoyo principal de los Guardianes de la Revolución para Hezbolá, y es de varios cientos.

Que ese personal esté involucrado en las operaciones contra los manifestantes sirios es poco probable, habida cuenta de su misión.

Sin embargo, funcionarios de EE.UU. y diplomáticos árabes dicen que operativos de al-Quds han sido desplegados a tal efecto, entrenando a las fuerzas sirias en la manera de contener el tipo de protestas callejeras a gran escala que el régimen de Teherán en los últimos años ha aplastado con una fuerza abrumadora.

Las últimas decisiones de Siria de “llevar a cabo arrestos en masa de gran alcance contra los disidentes sospechosos y alborotadores refleja las tácticas utilizadas por los Guardianes de la Revolución y su milicia, los Basij, en las ciudades iraníes.”

En las últimas semanas, las fuerzas sirias, sobre todo la tan ampliamente odiada, Mukhabarat o policía secreta, han detenido a unas 10.000 personas, una táctica que no habían utilizado antes.

Hasta que el levantamiento se inició en marzo, las autoridades sirias tenían poca experiencia en el trato con las protestas callejeras masivas.

Irán también parece haber suministrado a Siria equipos electrónicos sofisticados para vigilar  Facebook y Twitter y poder identificar los organizadores de las protestas y sus partidarios, al igual que Teherán hizo durante las protestas masivas después de la elecciones presidenciales de 2009.

Estas tácticas supuestamente llevaron a la reciente ola de detenciones en masa, con un máximo de 10.000 personas arrestadas según grupos de derechos humanos afirman.

En los últimos días, ha habido informes persistentes de que el General Mohsen Chirazi, considerado como el tercer líder de rango en la Fuerza al-Quds, se encuentra en Siria.

El gobierno de EE.UU. incluyó a Chirazi en una lista reciente de figuras clave en el régimen sirio que fue golpeada con sanciones por la violenta represión.

Chirazi, un operador clandestino de peso pesado, fue capturado en Bagdad por las tropas de EE.UU. en diciembre de 2006 por la presunta organización de los insurgentes iraquíes y haber suministrado armas iraníes, pero fue puesto en libertad más tarde.

Su presencia y la creciente presencia de Irán en Siria hacen hincapié en la creciente ansiedad de Teherán ante la perspectiva de la caída del poder de Assad.

Bella Asma, ¿qué haces mientras masacran a tu pueblo?

El silencio de Asma el Asad, primera dama de Siria, ante los horrores de su país confunde a la opinión internacional. ¿Es cómplice de su dictador marido o está obligada a callar?

ENRIC GONZÁLEZ
 
Asma carece de importancia dentro del clan El Asad. Ni siquiera es alauí. Pero eso es lo que tiene de interesante. ¿Qué piensa la esposa del presidente sobre lo que ocurre en Siria? En 2005, cuando aún vivía en un cuento de hadas, rodeada de sonrisas complacientes en un país supuestamente feliz, la antigua banquera fundó una organización llamada Massar para promover la “ciudadanía activa” y la participación de los jóvenes en la política. Siete años después, la “ciudadanía activa” lucha a muerte contra su marido. Y ella calla.

En verano, The Daily Telegraph publicó que Asma el Asad había huido a Inglaterra, su país natal. Hace pocos días, la oposición siria la ubicaba en Rusia, exiliada junto a su marido. Asma, sin embargo, no se ha movido de Damasco. El pasado 11 de enero, para acallar los rumores, apareció en un acto público junto a dos de sus hijos, Hafez y Zein. Bachar el Asad arengaba a los suyos desde el estrado y denunciaba por enésima vez la “conspiración extranjera” que asolaba Siria. Asma, de pie en primera fila, sonreía y acariciaba la cabeza de sus niños.

Bromeaba con que Pitt y Jolie contrataron escoltas sirios tras ver su seguridad

Asma, nacida en Londres el 11 de agosto de 1975, debía conocer a qué se exponía cuando se casó con el presidente de Siria. No era una más entre las novias de Bachar, criadas en Damasco y educadas en el fervor hacia el régimen de los El Asad. Sus padres, el cardiólogo Fawas Akhras y la diplomática Sahar Otri, emigraron a Reino Unido en los años cincuenta, mucho antes de que Hafez el Asad, padre del actual presidente, alcanzara el poder. Se habituaron a vivir en una sociedad liberal e hicieron lo posible para que su hija creciera como una inglesa.

En casa se hablaba árabe, pero Asma fue a un colegio anglicano y luego obtuvo en el King’s College londinense una licenciatura en Informática y un diploma en Literatura Francesa. Trabajó para el Deutsche Bank en Europa y Extremo Oriente como gestora de fondos, en 1998 fue fichada por el banco JP Morgan para ocuparse de fusiones y durante esos años demostró ser una profesional competente y bien informada sobre asuntos geopolíticos. No podía ignorar la brutalidad de la dictadura siria.

Conocía a Bachar, 10 años mayor, casi desde la infancia. Su familia pertenece a la élite mercantil suní, aliada con el régimen alauí de los El Asad, y tenía abiertas las puertas de palacio en Damasco. En 1992, cuando Bachar se licenció en Medicina y se trasladó a Londres para especializarse en oftalmología (según su propia confesión, eligió esa rama porque siente horror a la sangre y los ojos son poco dados a hemorragias), establecieron una relación amistosa. Su relación sentimental solo empezó después de 1994, cuando Basil, el hermano mayor de Bachar, ya había muerto y el oftalmólogo estaba claramente destinado a heredar del padre la presidencia de Siria.

Asma, por tanto, no se casó con un médico que llegó accidentalmente a presidente. El día de la boda, en diciembre de 2000, Bachar llevaba tres años en la jefatura del Estado, elegido por el 97% de los ciudadanos. A Asma le pareció normal ese porcentaje. Como le pareció normal la omnipresencia de la policía secreta por todos los rincones del país. Incluso bromeaba con que sus amigos Angelina Jolie y Brad Pitt habían decidido contratar “guardaespaldas sirios” después de comprobar durante una visita la absoluta seguridad de que disfrutaba ella en Damasco.

En marzo del año pasado, en una entrevista concedida a Vogue justo antes de empezar las sangrientas revueltas (la revista retiró al poco tiempo de su web el texto y las glamurosas fotos y procuró que se olvidara el desafortunado titular, Una rosa en el desierto), declaró que en casa había establecido una democracia y que el voto de cada uno de sus hijos valía tanto como el suyo o el de su marido. A la entrevistadora no se le ocurrió preguntarle por qué lo que valía para su casa no valía para su país.

En cualquier caso, muchos atribuyeron a su influencia las tímidas promesas reformistas lanzadas por Bachar el Asad al principio de su mandato. Bachar no tardó en olvidar sus promesas. Asma creó varias organizaciones no gubernamentales para la atención a los niños, siguiendo el modelo de Rania de Jordania, y en 2005 dio un paso un poco más audaz: fundó Massar, una ONG destinada a promover la actividad política entre los jóvenes y, de forma apenas disimulada, a crear una generación de sirios habituada a los mecanismos democráticos.

La violencia que consume el país desde hace casi un año ha dejado Massar en el olvido. Pero Asma sigue teniendo contactos entre los jóvenes y en octubre convocó a varios de ellos, asistentes sociales, para que le explicaran las dificultades de su trabajo. Lo que le explicaron los jóvenes fue lo que hacía el ejército de su marido. Le hablaron de manifestaciones ametralladas, de ambulancias detenidas para que los heridos no pudieran llegar al hospital, de torturas y asesinatos. “No reaccionó, fue como si le contáramos una historia cotidiana sin demasiado interés”, dijo uno de ellos al diario londinense The Independent.

¿Le parece bien lo que ocurre? ¿Le parece mal, pero se ve obligada a callar? Es imposible saber lo que piensa Asma. No pertenece al círculo familiar en el que se discute y se toman decisiones (su suegra y su cuñada la detestan e hicieron lo posible por evitar que Bachar se casara con ella, una suní como los Hermanos Musulmanes), solo ha sido vista dos veces en público desde que comenzó la crisis y ya no circula por Damasco al volante de su todoterreno. No viaja en su jet privado ni impulsa proyectos para la recuperación de las glorias arqueológicas sirias. Si hace algo, no se sabe qué es.

En la sombra

La revista ‘Elle’ la proclamó más estilosa que Michelle Obama y Carla Bruni. ‘Vogue’ publicó en los días previos al estallido de la ‘primavera árabe’ una entrevista ensalzando su imagen aperturista (y después bajó el reportaje de su web y trató de borrar su rastro en Internet). Asma el Asad exportó una imagen de perfecta defensora de los derechos de mujeres y niños. Hoy, la ONU contabiliza en 5.400 las víctimas mortales de la represión del Gobierno de su marido, Bachar el Asad (entre ellos, unos 400 niños). Y los miembros de su Consejo de Seguridad buscan un consenso para obligarle a abandonar el poder. Entre tanto, la primera dama permanece invisible.

A %d blogueros les gusta esto: