Tag Archives: politica

El Supremo se inclina a favor de la ley de Arizona contra los indocumentados

El Supremo se inclina a favor de la ley de Arizona contra los indocumentados

Se trata de uno de los casos con mayores implicaciones políticas que estudia la corte este año, junto con la reforma sanitaria de Obama

/ Washington El abogado del Gobierno de Arizona, Paul Clement, presenta sus argumentos ante los jueces del Tribunal Supremo. / DANA VERKOUTEREN (AP)

Por segunda vez en este curso judicial, el Tribunal Supremo de Estados Unidos abordó ayer una ley de alto voltaje político y, como ocurrió anteriormente con la reforma sanitaria, los magistrados parecen inclinados a contradecir al Gobierno y declarar la validez de la ley de Arizona que permite la identificación de los inmigrantes ilegales. La decisión, que puede representar un hito en la política norteamericana sobre la inmigración, no se anunciará hasta el mes de junio.

Ninguno de los jueces que intervino en la vista, ni conservadores ni liberales, expresaron públicamente serios reparos con el hecho de que el Estado de Arizona autorice a la policía a reclamar los documentos a las personas que hayan sido detenidas como sospechosas de otras faltas o delitos, como una violación de las normas de tráfico. Esa autoridad, así como la declaración de delito a la solicitud de un empleo por parte de los inmigrantes irregulares, habían sido suspendidas por tribunales de escala inferior. Ni la falta de papeles ni la búsqueda de trabajo son delitos federales en este país.

El abogado Paul Clement, que representó al Estado de Arizona, sostuvo que la ley, no solamente no invade competencias del Gobierno federal, sino que le ayuda en su misión de perseguir la inmigración ilegal. “El Estado no interfiere simplemente por entregar a las autoridades federales la información sobre un detenido que, además, reside de manera ilegal en este país”, dijo.

La juez Sonia Sotomayor, de origen puertorriqueño y de la que se espera la más firme oposición a la ley, argumentó que no tenía inconveniente en que Arizona puede desempeñar esa función complementaria, aunque expresó dudas sobre cómo van a garantizar las autoridades de ese Estado que no se va a violar la Constitución al mantener arrestados a los sospechosos por encima del tiempo legalmente permitido. La representación del Estado no dejó claro cuánto tiempo se puede necesitar para comprobar que un sospechoso carece de documentos de residencia.

Los jueces Antonin Scalia y John Roberts, ambos del bando conservador, se situaron claramente del lado de la defensa de la ley. “Estamos hablando de conseguir que abandonen el país aquellas personas que carecen de derecho a estar aquí. Yo no tengo ningún problema con eso”, manifestó Scalia.

Roberts explicó que, desde su punto de vista, la ley simplemente obliga a la policía de Arizona a proporcionar al Gobierno federal los nombres de aquellas personas que residen en el país de forma ilegal. “Las autoridades federales pueden decidir que no quieren deportar a esa persona, y quedaría en libertad”, añadió. Roberts respaldó la sospechas de la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, presente ayer en la sesión, de que la Administración de Barack Obama, en realidad, no quiere aumentar las deportaciones, bien por razones políticas o por la falta de los recursos económicos necesarios para hacerlo. “Da la sensación de que el Gobierno no quiere saber cuántos indocumentados hay en el país”, dijo el juez.

El abogado del Gobierno federal, Donald Verrilli, argumentó contra la ley que “no se puede dejar que cada Estado regule de manera distinta un asunto que tiene implicaciones para todo el país”. Eso puede perjudicar, citó como ejemplo, las relaciones con México. “No podemos aplicar únicamente las leyes que gusten a México”, contestó Scalia.

No podemos aplicar únicamente las leyes que gusten a México”

Juez Antonin Scalia

Como sucede con la reforma sanitaria, que el Supremo examinó el mes pasado, la decisión sobre la ley de Arizona, contra la que se movilizó de forma extraordinaria la población hispana, sospechosa de que estaba diseñada para hostigar a los inmigrantes mexicanos, llegará en un momento de plena efervescencia de la campaña de las elecciones presidenciales. Cualquiera que sea el fallo, situará el asunto de la inmigración, muy controvertido de por sí, en el primer plano del debate político.

Eso no es una buena noticia para el candidato republicano, Mitt Romney, que está tratando de reconciliarse con el voto latino después de varios meses de haber defendido una posición radicalmente antiinmigración que ha provocado grandes recelos entre los electores de esa comunidad.

Para el presidente Barack Obama, que criticó la ley de Arizona desde un principio y argumentó contra ella en los tribunales, una decisión del Supremo a favor de esa legislación le da la oportunidad de prometer nuevas iniciativas a favor de los inmigrantes en un segundo mandato. En realidad, los demócratas están ya empezando a hacer campaña en ese sentido. El influyente senador Charles Schumer ha anunciado que, si los jueces mantienen la ley de Arizona, su grupo presentará en el Congreso propuestas para eliminarla por la vía legislativa.

La despedida

La despedida

Francisco Martín Moreno*

Mi estancia en Excélsior ha concluido. En la vida se abren y se cierran ciclos, por lo que mi presencia en estas páginas no podía escapar a dicha sentencia. Desde aquí, desde esta plataforma periodística, he tratado de combatir, sobre todo, la corrupción, ese cáncer feroz que nos consume por los cuatro costados en sus más diversas formas y manifestaciones, echando mano de mi imaginación y coraje, disponiendo de toda la tinta a mi alcance y del último aliento de pasión existente en mi interior, un ingrediente indispensable en la construcción de cualquier proyecto y actividad personal.

Saberme inaccesible a la más robusta de las carteras, tengan éstas el origen que tengan; saberme libre de cualquier chantaje; saberme intocable a cualquier censura que pudiera agredir mis principios éticos o impedir la divulgación de mis ideas, han sido constantes en mi actividad profesional a lo largo de los años en que he publicado más de tres mil columnas en diarios nacionales y extranjeros. Pienso continuar por esa línea hasta el final de mis días en el entendido de que en el momento mismo en que yo me falte el respeto que me debo habré perdido toda la fuerza, la energía y la autenticidad con las que me he conducido durante mi desarrollo como escritor y columnista. Nadie que cuente con la más elemental vertebración moral podría señalarme ni con el dedo meñique algún desvarío en mis principios. He ahí la fuente de mi orgullo y el origen de mi fortaleza profesional.

De aquí, desde estas páginas editoriales, expuse que el supuesto “Honorable  Congreso de la Unión” no es honorable porque ha traicionado a la misma patria, ni es Congreso porque no representa a la nación, sino a sus gerifaltes, unos más cínicos que los otros, ni es de la Unión porque sólo tienen cabida los partidos políticos. El sólo hecho de que en 12 años no se hayan podido ejecutar las reformas estructurales que el país demanda de la misma manera en que un moribundo suplica la colocación de una mascarilla de oxígeno, y que, en cambio, por ejemplo, en tan sólo 90 días se haya modificado la Constitución para satisfacer a los intereses clericales, representa una evidencia incontestable no sólo en el sentido de que la República volverá a ser gobernada desde los altares, con todas las consecuencias que la historia ya nos ha enseñado, sino que evidencia la magnitud de los intereses inconfesables que prevalecen en la máxima asamblea mexicana. Hemos ignorado las grandes lecciones de nuestros abuelos y fue traicionada la carísima tradición liberal mexicana a cambio de sobornos o de deleznables cargos públicos… Se encuentra en el poder una de las generaciones de legisladores mexicanos más despreciables y venales de nuestra historia.

Dejé en claro que todos los mexicanos nos apellidamos Gordillo, sí, sí, Gordillo, en la misma medida que continuemos permitiendo el secuestro de la educación en México por una pandilla de líderes sindicales que han comprometido y comprometen el futuro de nuestros hijos, lo más preciado de nuestra sociedad. ¿Qué futuro nos espera o qué presente ya nos acosa, si 52% de los niños que asisten a la escuela la abandona antes de terminar la primaria y sólo 2% de los estudiantes llega a contar con un título profesional? La mayoría de los niños de secundaria no saben explicar lo que leen ni pueden ejecutar las operaciones aritméticas más elementales, lo anterior sin compararlos con los hijos de nuestros socios del TLC, sólo para demostrar que somos y seremos empleados y no socios de las potencias de América del Norte.

Desde estas páginas he denunciado al clero voraz y podrido que viste ropajes bordados en oro y plata —distintos a la humilde túnica y a las sandalias utilizadas por Jesús—, ostenta cruces pectorales y anillos pastorales con los que se podrían construir cientos de escuelas o ayudar a miles de niños desamparados; he exigido que la alta jerarquía católica detentadora de una gran riqueza, pague impuestos como todo ciudadano en todo aquello que no sea la materialización de obras filantrópicas, mismas que debe exhibir públicamente, o de lo contrario, abstenerse de utilizar los servicios públicos para impedir seguir siendo etiquetados como parásitos sociales desde que no ayudan al financiamiento del presupuesto como todos los mexicanos. ¡Qué diferencia de los sacerdotes que con una sotana de manta y unos huaraches se perdían en la sierra para divulgar el Evangelio! Es la hora de acabar con el fuero tributario y judicial de los que disfrutan indebidamente y obligarlos a cumplir no sólo con sus votos de pobreza, sino sentarlos en el banquillo de los acusados de cargos de pederastia, entre otros más…

Expuse mi grave preocupación porque el 1 de julio el electorado vote por el “menos malo” de los aspirantes a la Presidencia de la República. ¡Cuánta miseria política! ¿Dónde se encuentra el estadista mexicano con las luces necesarias para construir el México del futuro que no viva de las remesas enviadas por los muertos de hambre que huyeron de México en busca de una mejor vida que la patria no podía proporcionarles ni que dependa de los veneros de petróleo que nos escrituró el diablo? Ahí están los 50 millones de mexicanos sepultados en la miseria, 50 millones de bombas de tiempo que puede detonar cualquier líder populista para volver a convertir a México en astillas.

¡Por supuesto que seguiré luchando por la construcción de un México mejor!

Wikipedia: “La Despedida” is a single by Puerto Rican Reggaeton singer Daddy Yankee.

Las razones de Fox

Las razones de Fox

Creo que el foxismo espera la derrota de Josefina y del PAN para arreglar cuentas con el calderonismo y los actuales dirigentes del partido.

Jorge Fernández Menéndez

Para Valeria y Federico,
por la llegada de Raquel.

Hace varias semanas decíamos en  este espacio que la candidata Josefina Vázquez Mota tenía que nuclear en torno suyo, si realmente quería disputarle la candidatura presidencial a Enrique Peña Nieto, a todo el PAN, y que además de las fuerzas del calderonismo, tenía que convocar a Diego Fernández de Cevallos y a Vicente Fox.

La candidata blanquiazul ha intentado hacerlo. El Jefe Diego ya ha aparecido en algunos actos, todavía no del ámbito nacional, pero sí con Josefina y con Isabel Miranda en el DF y todo indica que se involucrará en la alicaída campaña de Isabel para la capital del país. Los cambios que se han producido en el equipo de Josefina tienen un mensaje claro: sumar al calderonismo a la campaña y tratar de acabar con las divisiones surgidas en el proceso interno. Plasmado además un claro mensaje de confrontación con Peña Nieto, la lógica de esa campaña se logró rectificar.

Pero el tema Fox ha sido imposible de superar: los mismos días en que Josefina y el PAN se lanzaban de lleno a confrontarse con Peña Nieto y el PRI, el ex Presidente declaraba que sólo un milagro podría impedir el triunfo del mexiquense, que a su vez le agradecía públicamente la declaración. Al día siguiente de que Felipe Calderón lograba un acuerdo en la Cumbre de Cartagena para establecer un sistema de lucha antidrogas continental por medio de la OEA, Fox volvía a pedir que se legalizaran las drogas y se acabara con la actual estrategia. Creo que nadie ha sido más insistente en la crítica a Calderón en estos días que su antecesor Vicente Fox.

En esto hay, no me cabe duda, un espacio de confrontación personal entre el ex mandatario y el actual; una distancia que nació desde la precampaña panista en 2005 y se amplió cuando el presidente Calderón llegó al poder. Puede argumentar Fox que no fue tomado en cuenta por su sucesor, pero la verdad es que tampoco fue, ni remotamente, perseguido en estos seis años. Puede argumentar que no ha tenido apoyo del gobierno federal para el Centro Fox, pero la verdad es que el Centro sigue funcionando por los aportes y los patrocinadores que se lograron desde el sexenio pasado. Puede argumentar que su gente no ha tenido posiciones en las listas panistas, pero tampoco se puede obviar que uno de sus principales operadores, Manuel Espino, acaba de ser actor principal en una publicación infame en contra del presidente Felipe  Calderón, sin que el hecho mereciera ni un comentario de Vicente Fox.

Nadie le quita a Fox su popularidad de antaño ni el reconocimiento histórico por el papel que jugó hace 12 años cuando logró, en una elección histórica, derrotar al PRI. Creo que los resultados de su gobierno, sobre todo en el ámbito de los cambios que el país requería, y en la seguridad, estuvieron bastante por debajo de su triunfo electoral. Pero la popularidad no se la quita nadie. No sé si Josefina se reunió o no con Fox, pero resulta evidente que el ex Presidente no está interesado en apoyar ni su campaña ni a su partido en este proceso.

Hay quienes aseguran que lo que sucede es que Fox está mucho más interesado en articular y promocionar su futuro programa de televisión en Estados Unidos, destinado al público latinoamericano, donde entrevistará, el mismo Fox, a distintas personalidades de la región. Hay quienes aseguran que el acuerdo con el PRI pasa por el Centro Fox, que ha sido apoyado financieramente por muchos gobernadores priistas. Hay quienes sostienen que un cateo ordenado por la PGR en ese Centro, hace unos meses, por un proceso penal, fue determinante para la ruptura final entre el presidente Calderón y Vicente Fox.

Y todo eso es muy probable. Pero creo que en el fondo el foxismo lo que está intentando hacer es otra cosa: se trata de esperar (e impulsar) la derrota de Josefina y del PAN para arreglar cuentas con el calderonismo y los actuales dirigentes del partido; tratar de quedarse nuevamente con él pasadas las elecciones y convertirse en el interlocutor panista (o neopanista) de una hipotética administración de Peña Nieto. Es una jugada arriesgada y que tiene alguna posibilidad de concreción, pero que también puede terminar en el desastre para Vicente Fox entre otras razones porque implica propiciar la derrota de su partido en las elecciones y prácticamente impulsar las condenas políticas o penales del presidente Calderón en el futuro.

Me parece una lógica demasiado mezquina, pero no se necesita ningún milagro para comprenderla.

El reino de la amoralidad política

El reino de la amoralidad política

por Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner es periodista cubano residenciado en Madrid.

Hoy la amoralidad corre por cuenta de los latinoamericanos. Quienes antes, justamente, criticaban a EE.UU. por abrazarse con los dictadores durante la época de la Guerra Fría, y por negar fuera del país los principios y valores que sostenían dentro de él, hoy están haciendo exactamente eso mismo.

Esto es lo que se observa en gobernantes como el ecuatoriano Rafael Correa, Hugo Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales cuando respaldan la satrapía criminal siria de Bachar al Asad, condenada por la ONU, e ignorada por el Brasil de Dilma Rousseff, como poco antes echaron pie en tierra por la de Gadaffi.

Esta actitud, o una variante de ella, es la que asombrosamente prevalece en las propuestas del colombiano Juan Manuel Santos, más preocupado en restaurar las buenas relaciones entre la dictadura de los Castro y EE.UU., que en condenar los excesos de esa tiranía y ayudar a sus víctimas.

Ese es el espíritu que recorre la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, creada recientemente no solo para excluir de ella a Canadá y EE.UU., sino para no tener que sujetarse al rigor de un compromiso democrático que obligue a sus miembros a defender la libertad y condenar las violaciones de los derechos humanos.

Esa es la triste atmósfera que se respiró en Cartagena en los días en que se reunió la VI Cumbre de las Américas, pese a que en la de Quebec, celebrada en el 2001, se fijó un marco moral y político que tomaba en cuenta los valores democráticos, hoy lamentablemente ignorados por muchos gobernantes latinoamericanos.

Durante más de cuarenta años los políticos estadounidenses eligieron la seguridad nacional por encima de las consideraciones morales. Era la lógica de la Guerra Fría. Casi cualquier cosa resultaba mejor que un triunfo de los comunistas o de algún gobernante que les abriera la puerta.

Los espadones, si se comportaban como genuinos anticomunistas, eran respaldados por Washington aunque violaran sistemáticamente los derechos humanos y civiles de sus compatriotas. “El enemigo de mi enemigo es mi amigo, aunque sea un sinvergüenza”, es un vil proverbio que se encuentra en todas las lenguas.

La izquierda y muchos demócratas consecuentes bramaban contra esa disonancia estadounidense. La más vieja y próspera democracia moderna del planeta, paladín de la libertad, debía ser congruente con sus ideales. Era un acto de cinismo defender esos valores en EE.UU. y abrazarse con dictadores desalmados en el resto del mundo. Los políticos estadounidenses lo sabían y se excusaban alegando que se trataba de un mal menor. Ni siquiera estaban ante un dilema nuevo: durante la Segunda Guerra habían sido aliados de Stalin para combatir a Hitler.

Pero en 1991 terminó la Guerra Fría. Ya se podía escoger a los amigos escrupulosamente. El rigor moral había dejado de ser peligroso. Mientras tanto, en América Latina ocurrió un fenómeno paralelo a la disolución del bloque comunista. Entre 1983, cuando terminó la dictadura militar argentina, y 1990, cuando le tocó el turno a la chilena, todos los gobiernos latinoamericanos, menos Cuba, fueron el resultado de las urnas.

A partir de ese punto, los organismos que surgieron incorporaron una cláusula democrática: sólo podían pertenecer las democracias plurales en las que se respetaban los derechos humanos y civiles de los pueblos. Eso es lo que se lee en los documentos fundacionales del Grupo de Río y de MERCOSUR.

Finalmente, el 11 de septiembre del 2001, mientras ardían las Torres Gemelas en Nueva York, todos los miembros de la OEA firmaban en Lima la Carta Democrática. Era la apoteosis de la coherencia ética. Nunca más se recurriría al cínico doble estándar de defender la democracia en casa y abrazarse a las dictaduras fuera de ella.

Mentira. Hoy, sin ningún pudor, casi todos los países latinoamericanos han dejado de defender la libertad y los atributos de la democracia liberal. El chavismo hace y deshace en Venezuela y a nadie le importa. Correa o Evo Morales conculcan los derechos fundamentales en Ecuador y Bolivia y ningún gobernante latinoamericano los censura. La dinastía militar cubana reprime ferozmente y los países “hermanos” miran a otra parte. Daniel Ortega se roba las elecciones parciales en Nicaragua y corrompe y adultera las generales, y no hay una voz que lo condene.

América Latina es hoy el reino de la amoralidad política. Todo vale.

¿De qué legalización hablamos?

¿De qué legalización hablamos?

El debate impulsado por el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina es más político que práctico.

El mercado crucial para resolver la problemática causada por el narcotráfico es el de la cocaína

Madrid El cuerpo de un taxista asesinado yace en Acapulco, Guerrero (sureste de México). / Bernandino Hernandez (AP)

La petición del presidente guatemalteco, el conservador Otto Pérez Molina, de “abandonar toda premisa ideológica” acerca del debate sobre la legalización de las drogas alentó que el tema fuera uno de los protagonistas de la VI Cumbre de las Américas. El rechazo del presidente estadounidense, Barack Obama no ha sorprendido a nadie: “La legalización no es la solución”, el mantra repetido por los Gobiernos estadounidenses desde que Ronald Reagan emprendiera su propia ofensiva contra el narcotráfico. Pero la sangría provocada por una agresiva estrategia antidrogas que causó decenas de miles de muertos en Colombia en los noventa, y ha dejado otros tantos más —cerca de 60.000 desde 2006 en México— en la región abre de nuevo el debate. ¿De verdad no es la solución.

La respuesta es mucho más complicada. “Por más que los países productores y de tránsito abran la discusión sobre la regulación de nada sirve si los países consumidores no se lo plantean”, explica el investigador mexicano Alejandro Hope, especializado en el estudio del tráfico de drogas. Y si bien Obama reconoció en una entrevista esta semana que Estados Unidos, el mercado de consumo más grande del mundo que gasta anualmente más de 64.000 millones de dólares (unos 48.900 millones de euros) en drogas, era “parte del problema”, el desconocimiento sobre el tema está más que extendido en EE UU.

Un informe encargado por el Senado norteamericano en septiembre de 2011 reconoce que “la mayoría de los estadounidenses no son conscientes de la manera en que el consumo de drogas influye directamente en la violencia en México y Centroamérica”. La Organizaciones de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés) calcula que un 95% del total de los narcóticos que llegan a EE UU pasan por México, Honduras, Guatemala y El Salvador.

“Queda claro que el debate internacional sobre política de drogas es menos serio de lo que debiera ser”, explica Hope. “Por ejemplo: América Latina no tiene un problema con las drogas, tiene un problema con la cocaína

. Si mañana legalizan la marihuana, a países como Guatemala les da igual. El tema serio está en la cocaína, que representa la mayor parte de las ganancias de los carteles del narcotráfico”. Y el rechazo a la legalización de la cocaína es mucho mayor que el de otras drogas como, precisamente, la marihuana. “No he visto ningún estudio en la que el índice suba del 10%”, detalla.

Aun así, hay indicios positivos. “El cambio más significativo es que Washington ha aceptado que se debe tener esta discusión”, afirma Ethan Nadelmann, director del think tank Drug Policy Alliance. “Es evidente que son pequeños pasos y que, en definitiva, las discusiones significativas se habrán dado a puerta cerrada”.

Los talibanes atacan sedes diplomáticas occidentales en Kabul

Los talibanes atacan sedes diplomáticas occidentales en Kabul

Los insurgentes atacan embajadas, el Parlamento y la sede de la misión internacional en Kabul

Otros objetivos fueron asaltados en al menos otras tres provincias

Kabul
Un policía afgano este domingo en el centro de Kabul. / OMAR SOBHANI (REUTERS)

Los talibanes han lanzado hoy una amplia ofensiva en Afganistán, con múltiples ataques en Kabul y en al menos otras tres provincias. Atacantes suicidas y decenas de guerrilleros armados de pistolas, fusiles y lanzagranadas asaltaron el distrito diplomático de la capital, el Parlamento afgano y los cuarteles generales de las fuerzas internacionales lideradas por la OTAN. Un portavoz de los talibanes declaró que el ataque coordinado representa “el inicio de la ofensiva de primavera”.

Horas después del inicio del asalto, al atardecer, intensos tiroteos seguían produciéndose en la capital. Unidades del Ejército estadounidense convergieron sobre la ciudad para ofrecer apoyo a las fuerzas afganas. Fuentes de la misión internacional informaron de que, de momento, no tenían constancia de víctimas mortales en Kabul, más allá de los 14 asaltantes abatidos en los combates. Al menos 9 civiles y 14 policías resultaron heridos.

Además de los ataques en Kabul, los insurgentes también lanzaron ofensivas en Jalalabad, al este del país; en la provincia de Logar, al sur de Kabul; y en la de Paktika, también en el este.

Pocas horas antes de que empezaran los ataques en Afganistán, en la noche del sábado, un grupo de un centenar de militantes asaltó una prisión en el oeste de Pakistán. Unos 400 presos lograron escapar, entre ellos una veintena que fueron calificados de “muy peligrosos” por las autoridades locales.

El Ministerio del Interior afgano consideró que la red Haqqani, un grupo con santuarios en Pakistán, estuvo involucrado en los ataques afganos. Un portavoz talibán declaró que acciones similares se repetirán en el futuro. La misión internacional tiene previsto retirar sus tropas en 2014.

El reino de la amoralidad política

El reino de la amoralidad política

Carlos Alberto Montaner

Hoy la amoralidad corre por cuenta de los latinoamericanos. Quienes antes, justamente, criticaban a Estados Unidos por abrazarse con los dictadores durante la época de la Guerra Fría, y por negar fuera del país los principios y valores que sostenían dentro de él, hoy están haciendo exactamente eso mismo.

Esto es lo que se observa en gobernantes como el ecuatoriano Rafael Correa, Hugo Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales cuando respaldan la satrapía criminal siria de Bachar al Asad, condenada por la ONU, e ignorada por el Brasil de Dilma Rousseff, como poco antes echaron pie en tierra por la de Gadaffi.

Esta actitud, o una variante de ella, es la que asombrosamente prevalece en las propuestas del colombiano Juan Manuel Santos, más preocupado en restaurar las buenas relaciones entre la dictadura de los Castro y Estados Unidos, que en condenar los excesos de esa tiranía y ayudar a sus víctimas.

Ese es el espíritu que recorre la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, creada recientemente no solo para excluir de ella a Canadá y Estados Unidos, sino para no tener que sujetarse al rigor de un compromiso democrático que obligue a sus miembros a defender la libertad y condenar las violaciones de los derechos humanos.

Esa es la triste atmósfera que se respira en Cartagena en estos días en que se reúne la VI Cumbre de las Américas, pese a que en la de Quebec, celebrada en el 2001, se fijó un marco moral y político que tomaba en cuenta los valores democráticos, hoy lamentablemente ignorados por muchos gobernantes latinoamericanos.

Durante más de cuarenta años los políticos norteamericanos eligieron la seguridad nacional por encima de las consideraciones morales. Era la lógica de la Guerra Fría. Casi cualquier cosa resultaba mejor que un triunfo de los comunistas o de algún gobernante que les abriera la puerta.

Los espadones, si se comportaban como genuinos anticomunistas, eran respaldados por Washington aunque violaran sistemáticamente los derechos humanos y civiles de sus compatriotas. “El enemigo de mi enemigo es mi amigo, aunque sea un sinvergüenza”, es un vil proverbio que se encuentra en todas las lenguas.

La izquierda y muchos demócratas consecuentes bramaban contra esa disonancia norteamericana. La más vieja y próspera democracia moderna del planeta, paladín de la libertad, debía ser congruente con sus ideales. Era un acto de cinismo defender esos valores en Estados Unidos y abrazarse con dictadores desalmados en el resto del mundo. Los políticos norteamericanos lo sabían y se excusaban alegando que se trataba de un mal menor. Ni siquiera estaban ante un dilema nuevo: durante la Segunda Guerra habían sido aliados de Stalin para combatir a Hitler.

Pero en 1991 terminó la Guerra Fría. Ya se podía escoger a los amigos escrupulosamente. El rigor moral había dejado de ser peligroso. Mientras tanto, en América Latina ocurrió un fenómeno paralelo a la disolución del bloque comunista. Entre 1983, cuando terminó la dictadura militar argentina, y 1990, cuando le tocó el turno a la chilena, todos los gobiernos latinoamericanos, menos Cuba, fueron el resultado de las urnas.

A partir de ese punto, los organismos que surgieron incorporaron una cláusula democrática: sólo podían pertenecer las democracias plurales en las que se respetaban los derechos humanos y civiles de los pueblos. Eso es lo que se lee en los documentos fundacionales del Grupo de Río, y de MERCOSUR.

Finalmente, el 11 de septiembre del 2001, mientras ardían las Torres Gemelas en Nueva York, todos los miembros de la OEA firmaban en Lima la Carta Democrática. Era la apoteosis de la coherencia ética. Nunca más se recurriría al cínico doble estándar de defender la democracia en casa y abrazarse a las dictaduras fuera de ella.

Mentira. Hoy, sin ningún pudor, casi todos los países latinoamericanos han dejado de defender la libertad y los atributos de la democracia liberal. El chavismo hace y deshace en Venezuela y a nadie le importa. Correa o Evo Morales conculcan los derechos fundamentales en Ecuador y Bolivia y ningún gobernante latinoamericano los censura. La dinastía militar cubana reprime ferozmente y los países “hermanos” miran a otra parte. Daniel Ortega se roba las elecciones parciales en Nicaragua y corrompe y adultera las generales, y no hay una voz que lo condene.

América Latina es hoy el reino de la amoralidad política. Todo vale.

 

Fidel Castro cree que el mundo iría mejor si las mujeres se ocuparan de la política

Fidel Castro cree que el mundo iría mejor si las mujeres se ocuparan de la política

Foto: EFE / Estudios Revolución / Archivo

(La Habana, 15 de abril. EFE) – El expresidente de Cuba, Fidel Castro, cree que el mundo marcharía mejor si las mujeres se ocuparan de la política, en un nuevo artículo sobre la Cumbre de las Américas donde elogia a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

“Una vez más demostraron que las cosas en el mundo marcharían mejor si ellas (las mujeres) se ocuparan de los asuntos políticos. Tal vez habría menos guerra, aunque nadie puede estar seguro de eso”, escribe Castro en la última de sus Reflexiones publicada hoy en los medios cubanos.

El líder cubano alaba a Dilma Rousseff y destaca su reclamo de que Estados Unidos mantenga relaciones de “igual a igual” con Brasil y con el resto de América Latina.

También subraya el análisis que hizo la presidenta de Brasil sobre la crisis económica y la reacción de la zona euro a través de una expansión monetaria que aprecia la moneda brasileña y afecta a la competitividad de la industria nacional.

“Veo que las reuniones en Cartagena se prolongan y las realidades edulcoradas se alejan. De las guayaberas obsequiadas a Obama no se habló. Alguien tendrá que encargarse de indemnizar al diseñador de Cartagena Edgar Gómez”

“A Dilma Rousseff, una mujer capaz e inteligente, no se le escapan esas realidades y sabe plantearlas con autoridad y dignidad”, destaca Fidel Castro.

A su juicio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, “sabe que la economía de Brasil surge con impresionante fuerza que, asociada a las economías como las de Venezuela, Argentina, China, Rusia, Sudáfrica y otras de América Latina y el mundo, trazarían el futuro del desarrollo mundial”.

Y a Obama dedica también Castro varios comentarios en su artículo de este domingo, donde dice que observó al presidente de Estados Unidos “pensativo y a veces bastante ausente” durante la primera jornada de la Cumbre de Cartagena.

Era como si durmiera con los ojos abiertos. No se conoce cuánto descansó antes de llegar a Cartagena, con qué generales habló, qué problemas ocupaban su mente”, señala.

También se declara asombrado por el discurso del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y le reprocha que no reclamara respeto a la soberanía de los países de Latinoamérica y que no dijera “una sola palabra” sobre las islas Malvinas.

En su artículo de hoy, Fidel Castro -de 85 años y retirado del poder desde 2006- continúa sus ironías sobre la que ha denominado la “Cumbre de las Guayaberas”.

“Veo que las reuniones en Cartagena se prolongan y las realidades edulcoradas se alejan. De las guayaberas obsequiadas a Obama no se habló. Alguien tendrá que encargarse de indemnizar al diseñador de Cartagena Edgar Gómez”, escribe.

La VI Cumbre de las Américas concluirá hoy en Cartagena de Indias y es posible que finalice sin declaración final, entre otros asuntos por la enconada polémica por la negativa de Estados Unidos y Canadá a aceptar a Cuba en las próximas citas.

CONVERSACIONES CON EL TIO GILBERTO XVI (La Gran Depresión)

REFLEXIONES LIBERTARIAS

CONVERSACIONES CON EL TIO GILBERTO XVI (La Gran Depresión)

Ricardo Valenzuela

Al terminar la lectura del documento me siento profundamente conmovido, pero al mismo tiempo totalmente confundido. Don Gilberto con esa gran sensibilidad que portaba se da cuenta y me pregunta: ¿Qué causa esa confusión que veo en tu cara? Pues no entiendo, le respondo, hemos estado hablando de la gran conciencia liberal de todos los líderes de la revolución y su lucha por la libertad, pero en este documento, al final describes a Madero como liberal social y luego, afirmas que su socialismo era tal que no aceptaba mas dictaduras que la de la ley, siendo que en los países socialistas como los de la Unión Soviética, la ley es el instrumento que utilizan para proteger sus dictaduras….no entiendo.

 

Buena observación me revira. Primero, tienes que darte cuenta de que, nos saltamos la historia de 1929 cuando el Plan Hermosillo, hasta 1946 que es cuando produje este documento. Si le respondo, pero, ¿eso que tiene que ver? Todo, me revira don Gilberto. Han transcurrido más de 40 años desde el Plan Hermosillo y el mundo ha cambiado de forma drástica. En el mismo año de 1929, es cuando se inicia la gran depresión de los EU que luego se convirtiera en un fenómeno mundial. Los enemigos del liberalismo, de inmediato le colgaron la culpa de esa devastación y en algo tenían razón puesto que Hoover ya como presidente de los EU, si no la provocaba, sí la fomentaba con una serie de medidas anti liberales.

 

El concepto de socialismo manejado en los años 40, no es igual al que se maneja hoy día. Aquel era un liberalismo social a través del cual se buscaba armonizar los derechos individuales con los derechos sociales, es decir, un liberalismo pero con reglas para que los grandotes no se llevaran todos los dulces de la piñata. Era un concepto tratando de divorciarse del liberalismo que se había desprestigiado con la gran depresión. Pero mira, me dice ahora, te lo dejo de tarea para la semana entrante y lo discutimos. Investiga que fue lo que ocurrió en la Gran Depresión de 1929 y sus consecuencias, luego lo ligamos con nuestra rebelión en Sonora y mis conceptos expresados acerca del pensamiento y la filosofía de Francisco I. Madero.

 

Mis conversaciones con don Gilberto entraban en una etapa sumamente interesante y ahora me preparaba para investigar que era realmente lo que había provocado la famosa Gran Depresión de 1929. Como en el TEC me habían quedado pendientes dos clases para recibir también mi título de Licenciado en Economía, me había inscrito en la facultad de la UNAM para que se me acreditaran y luego el TEC revalidándomelas, me permitiera ya recibirme de economista pues el titulo de administración ya lo portaba. Sin embargo, eran los años 70 y la facultad de economía de la UNAM era un capullo de marxismo y desde el primer día de mi asistencia, me daba cuenta de que nada bueno extraería de ello, por lo cual, preferí inscribirme en la maestría de administración en donde el Profesor encargado de las clases de economía—un despistado argentino liberal—me sería de gran ayuda en mi búsqueda e inclusive sería él quien me convenciera de regresar el TEC para recibir mi título de economista.

 

El desplome de Wall Street de Octubre de 1929 y la gran depresión que le siguiera, permanecen como uno de los grandes misterios de la historia económica del mundo. Los EU durante los años 20 permanecía siendo una economía laissez—faire en la cual, los hombres de negocios tenían total libertad para llevar a cabo sus propios arreglos y los trabajadores eran libres para negociar sus salarios de acuerdo con los dictados del mercado. Pero esta economía autor regulada cargaba ya una peligrosa amenaza. Las industrias americanas estaban protegidas de la competencia extranjera a base de altas tarifas. El presidente Wilson había iniciado un encomiable esfuerzo para eliminarlas pero los republicanos que le siguieron: Harding, Coolige y Hoover no le dieron seguimiento a sus gestiones.

 

Los actos legislativos Fordney—McCumber de 1922, y el más grave, Smoot—Hawley de 1930 el cual Hoover se negó a vetar, fueron golpes devastadores al comercio mundial y por lo mismo, golpes igual de graves y devastadores para la economía de los EU. Es un hecho el que los presidentes de la época y el liderazgo del congreso, fallaron miserablemente al no atreverse para enfrentar a la Federación Nacional de Manufactureros, a la Federación Americana del Trabajo, a las presiones de poderosos grupos con intereses muy particulares y, sobre todo, las presiones de los estados industriales y ante ese panorama, la filosofía de libertad de mercados que supuestamente ellos promovían, fue estacionada e inmovilizada.

 

Los EU acompañados por Inglaterra la otra gran potencia financiera e industrial, durante los años 20 se dedicaban a tratar de mantener un mundo “próspero” inflando el inventario internacional de dinero ya contaminados por las ideas de quien luego fijaría la estrategia económica del planeta entero durante la segunda parte del siglo; Keynes. Esto era posible debido a la creación en los EU de algo que nacía en secreto, sin un acuerdo legislativo y sin control. Inclusive, sin el conocimiento del público o de la comunidad de negocios: El Fondo de la Reserva Federal. De esta forma el crédito que en Junio de 1921 era de 45 billones de dólares, para Julio de 1929 era ya de 75 billones de dólares, un 70% de expansión en 8 años.

 

Este manejo deliberado para inflar el crédito se aplicaba no solo de forma domestica en los EU sino a nivel internacional. Los EU demandaban ahora de sus aliados el repago de los prestamos de guerra, pero al mismo tiempo promovían a gobiernos y negocios internacionales a “levantar” capital en Nueva York con el gancho de su política de dinero barato y su interferencia en el mercado mundial de bonos. Los líderes americanos en esos momentos, abandonaban formalmente su filosofía Laissez—faire de libre comercio y monedas fuertes para tomar la ruta suave de altas tarifas e inflación. Las industrias protegidas por esas altas tarifas, los exportadores subsidiados, y los banqueros flotando los bonos fueron los grandes beneficiados. Pero los grandes perdedores sería el pueblo americano como un todo cuando les negaban los competitivos precios de productos importados, luego sufrirían de una incontrolable inflación, y finalmente se convertían en las victimas de la devastación total.

 

La inspiración que provocaba esta masacre era el libro de Keynes; “Trac on Monetary Reform”, publicado en 1923. El gran mito emergente en los años entre las dos guerras, era el que Laissez—faire había provocado la tragedia y el salvador era precisamente Keynes quien se convertía en el más entusiasta promotor de la interferencia gubernamental, para salvar el mundo ante la anarquía del capitalismo. Los implementadores de esta nueva política serían Benjamín Strong, gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, y Montague Norman, gobernador del Banco de Inglaterra, ambos adoradores de Keynes. Como era clásico las políticas de Keynes en el corto plazo daban la apariencia de funcionar, tal vez por ello cuando alguien lo cuestionaba, el afirmaba; en el largo plazo todos estaremos muertos.

 

Cuando Hoover asume la presidencia en 1929, el mecanismo de la debacle de Wall Street estaba ya listo. Cuando la magnitud de la crisis hirviendo se identificaba con claridad, Mellon Secretario del Tesoro recomendó abandonar las políticas intrusivas y regresar al laissez—faire para que el mercado se depurara estilo Shumpeter. Pero Hoover no seguiría el consejo y ordenaba continuar con la inflación del crédito. El FED agregaba más de 300 millones en Octubre de 1929. La Gran Depresión se iniciaba.

 

Sólo para iniciados

Autor: Juan Bustillos

 

 

Generales en guerra sucia embarcan a Josefina Vázquez Mota

12/04/12

Mal empezó la guerra sucia, en el cuartel panista, en el primer día de campaña del nuevo equipo de Josefina Vázquez, el especializado, precisamente, en aniquilar al contrario.

Cuando la guerra sucia se reduce a descalificaciones, como aquello de que Andrés Manuel López Obrador era un peligro para México, no hay problema, ¿cómo desmentirlo?, pero es otra cosa cuando se trata de datos duros.

Ayer, los generales en guerra sucia de Josefina Vázquez Mota embarcaron a la candidata panista a la Presidencia de la República. Le hicieron creer que tenía en las manos la prueba de que la campaña publicitaria de Enrique Peña Nieto, basada en el cumplimiento de sus compromisos, es mentira.

La gran noticia fue que no cumplió dos compromisos de los 600 firmados ante notario cuando fue candidato a gobernador del Estado de México.

El 67, referido a la construcción de la vialidad Barranca del Negro en Huixquilucan. En efecto, el puente no se construyó, pero los estrategas del bombardeo al eje de la campaña del candidato priísta olvidaron decir que la causa fue la negativa de permisos por parte de Conagua y Semarnat, debido a que la vialidad aterrizaba en el Distrito Federal.

También omitieron decir que entre el gobierno mexiquense, la administración de Huixquilucan y los vecinos, acordaron, en su lugar, la realización de otras obras, por el valor de lo que costaría la vialidad, más de 200 millones de pesos.

Por lo contrario, el compromiso 57, el Parque Ecoturístico en la Laguna de Zumpango, sí se realizó y entregó; si el lugar se encuentra en estado lamentable es porque la administración municipal, de origen panista, descuidó el mantenimiento.

En realidad, hay otros compromisos que Peña Nieto no cumplió y que los estrategas de la guerra sucia no incluyeron en la embestida mediática para presentar al candidato priísta como mentiroso: Los trenes ligeros que unirían a Ecatepec con Indios Verdes y Chalco con Ciudad Nezahualcóyotl.

En su tiempo, y ya como candidato, Peña Nieto ha denunciado que el incumplimiento es imputable al gobierno federal, concretamente al entonces secretario de Comunicaciones, Juan Molinar Horcasitas, que torpedeó los proyectos, a pesar de que el gobierno mexiquense ya contaba con la inversión que le correspondía.

Pero también falló el equipo amable, el encargado de presentar a Josefina como cabal cumplidora en los importantes encargos que tuvo en el gobierno federal.

La candidata panista proclama haber construido, en su paso por la Secretaría de Desarrollo Social, 3 millones de pisos firmes. El problema es que conforme al informe del Presidente Fox en su sexenio, cuando Vázquez Mota fue responsable del programa, hasta el arribo de Ana Teresa Aranda, sólo se construyeron 391mil. En concordancia con esta información, el INEGI registró 390,928 pisos firmes.

Josefina cesó a una periodista porque su dedo cordial izquierdo oprimió la letra zeta de la computadora en lugar de la equis; ¿a quién cesará ahora?

¿Quizás a su experto en guerra sucia, Antonio Solá, y al coordinador adjunto encargado del discurso, Rafael Giménez, porque la colocaron en la incómoda situación de ser llamada mentirosa, como ya lo hizo alguna vez Ernesto Cordero?

Sin duda, llegó el momento de dar otro golpe de timón.

 

¿Quién va ser el próximo presidente?

Luis Gutiérrez Poucel

Consultor Económico:  Economista en Jefe en LEGS Consultores y Asociados.  Anteriormente, durante 11 años, Economista Principal en el Banco Mundial.  Educado en Harvard University.

El tema de actualidad en el país es:

¿Quién va ser el próximo presidente?

Cada seis años a los mexicanos nos gusta jugar al presidencialismo, como si esto pudiera cambiar el pasado, o mejorar los resultados de la administración que está a punto de concluir. En efecto, lo último que muere en los mexicanos es el sentimiento de la esperanza, la esperanza de que el próximo presidente vaya a ser mejor del que está por terminar.

Por el momento tenemos a tres candidatos de los tres principales partidos con posibilidades presidenciables, por orden alfabético de los partidos: Josefina Vázquez Mota (PAN), Andrés Manuel López Obrador (PRD) y Enrique Peña Nieto (PRI). Las encuestas sugieren que Enrique es el puntero, a pesar de los descalabros que le han causado las muestras que ha dado de falta de cultura y preparación. Sin embargo, Andrés Manuel y Josefina están mejorando su posición en las encuestas.

¿Qué tal si pudiéramos evaluar a los tres presidenciables desde el punto de vista del bienestar nacional, de lo que le importa al pueblo de México, considerando la trayectoria que han tenido y su desempeño en el pasado? Eso es lo que pretendemos hacer en este artículo: evaluarlos de la manera más objetiva posible, lo cual es muy difícil, porque hay mucho de subjetividad en cualquier evaluación; pero a riesgo de pecar de sesgos ideológicos y políticos, aquí les va mi modesta evaluación.

Índice de la Esperanza

Pero antes de calificarlos, tenemos que ponernos de acuerdo sobre qué bases los vamos a evaluar. Si tomamos el Índice de Desarrollo Humano propuesto por los organismos internacionales, los tres indicadores relevantes serían (1) el PIB per cápita, (2) la educación y (3) la esperanza de vida. Pero como nosotros sabemos, el bienestar de una nación requiere de otros elementos, tales como la seguridad, combate a la corrupción y la efectividad del gobierno para gobernar, entre otros.

El Banco Mundial ha propuesto el Índice de Gobernabilidad, compuesto por los siguientes indicadores: (1) voz y rendición de cuentas, (2) estabilidad política, (3) efectividad del gobierno, (4) calidad regulatoria, (5) imperio de la ley y (6) control de la corrupción.

Para el caso de México, vamos a tropicalizar dichos índices para aterrizar más de cerca a nuestra realidad, construyendo el Índice de la Esperanza. ¿En qué consiste este índice?, se preguntarán. Este índice se compone de seis indicadores: (1) el PIB per cápita, (2) distribución del ingreso, (3) educación, (4) efectividad para gobernar (gobernabilidad en corto), (5) seguridad y (6) corrupción.

Pasemos ahora a la evaluación de cada presidenciable.

Josefina Vázquez Mota
La administración de JVM probablemente mantendría el blindaje económico de la economía, respetaría la autonomía del Banco Central y conservaría la prudencia fiscal. El Producto Interno Bruto per cápita crecería a igual ritmo o un punto porcentual por arriba del PIB per cápita de los Estados Unidos, que es nuestro principal punto de referencia. Tendríamos estabilidad económica durante todo su sexenio.

La distribución del ingreso seguramente se mantendría igual que como estamos ahora, no habría grandes avances en la reducción de la pobreza, no se lograría la reforma fiscal y la gestión del Ejecutivo Federal tendría el mismo impacto sectorial que el gobierno de Felipe Calderón.

El gobierno de Josefina evitaría confrontaciones con el sindicato de la maestra Gordillo; mantendría los mismos niveles de gasto e inversión en educación que la de los gobiernos panistas recientes. En suma, en el campo de la educación no habría grandes avances, mantendríamos nuestros bajos niveles educativos que observamos cuando nos comparamos con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El gobierno panista tendría las mismas dificultades para alcanzar acuerdos con el Congreso que sus predecesores para llevar a cabo las reformas estructurales que el país requiere y para controlar los excesos de los gobiernos estatales. El nivel de gobernabilidad sería equivalente al de los gobiernos panistas del 2000 al 2012.

En cuanto a la seguridad, su gobierno mantendría las mismas líneas de confrontación militar contra el crimen y la delincuencia organizada, no legalizaría las drogas cuyo tráfico hacia EUA ocasionan más daño al país en términos de violencia e inseguridad.

Finalmente, en la lucha contra la corrupción el gobierno de Josefina Vázquez Mota no iría contra los presidentes, gobernadores de los estados ni secretarios de Estado que robaron en el pasado. Mantendría los mismos niveles de monitoreo y control de la corrupción tan suaves para los niveles altos como los que mantuvieron los gobiernos panistas que la antecedieron. La corrupción en los altos niveles de los gobiernos estatales continuaría con algunos de ellos endeudándose masivamente para financiar proyectos cuestionables. Los elementos de control de la corrupción y abuso de confianza de los niveles medios y bajos probablemente mejorarían un poco.

 

Andrés Manuel López Obrador
¿Qué tal le iría al gobierno de AMLO con el Índice de la Esperanza? Para empezar, el ingreso per cápita probablemente crecería por debajo del ritmo del de los EUA, difícilmente alcanzaría en promedio durante el sexenio el nivel americano, por las siguientes razones: el gobierno de AMLO eliminaría el blindaje económico, terminaría con la autonomía del Banco de México, no seguiría una política de prudencia fiscal e iniciaría una confrontación abierta contra los inversionistas privados nacionales y extranjeros; su administración introduciría nuevamente el financiamiento deficitario, acelerando la inflación y devaluando el valor del peso; la inversión privada disminuiría; el déficit comercial aumentaría junto con el proteccionismo comercial y los precios de los productos nacionales e importados aumentarían en el mercado interno. En otras palabras, la economía perdería competitividad, tendríamos una crisis económica durante la mayor parte del sexenio y aumentaría la dependencia a las exportaciones de petróleo crudo.

La distribución del ingreso se deterioraría por los efectos inflacionarios, por la disminución en la tasa de crecimiento económica, por la confrontación entre clases de diferente ingreso, por la reducción de la inversión privada y por la disminución en la creación de empleos. La administración mejoraría los programas de reducción de la pobreza extrema, aumentando el gasto para necesidades sociales del 7.2% del PIB al 10%, pero este esfuerzo no sería suficiente para contrarrestar la reducción del ingreso de la clase media y de los más pobres por la inflación y el aumento del desempleo. Seguramente no habría reforma fiscal, y si la hubiera, sería en contra del crecimiento económico y de la inversión, su énfasis sería en mayores ingresos fiscales penalizando la inversión y favoreciendo al consumo. El ejecutivo federal tendría un fuerte impacto sectorial, a través de grandes proyectos públicos, habría gran participación de contratistas, en especial aquellos que apoyasen financieramente al PRD y de nuevos contratistas que nacerían al amparo de los contratos del gobierno. Los mexicanos terminaríamos pagando doble por estos grandes proyectos populistas, primero porque para desarrollarlos se necesitarían de los impuestos que pagamos, y segundo por las molestias que ocasionarían su construcción y por el impuesto inflacionario que eventualmente tendríamos que pagar todos los mexicanos.

En el terreno de la educación, si Andrés Manuel no puede controlar al sindicato de Elba Esther Gordillo, luchará en su contra, tratando de crear su propio sindicato incondicional a sus políticas. Habría un fuerte aumento en los niveles de gasto e inversión para la educación, pero tendría poco impacto en la calidad de la educación, así como en el nivel de calificación de la mano de obra, pues el énfasis sería más en la cantidad que la calidad, sería una educación politizada.

En cuanto a gobernabilidad habría una abierta confrontación con el Congreso, las reformas que se aprobarían serían populistas, no para mejorar la efectividad del gobierno, sino para vender la imagen de buen gobierno a la opinión pública. El estilo de gobernar produciría un diálogo aguerrido con los estados gobernados por la oposición. Habría inestabilidad política durante la mayor parte de su sexenio.

En lo que toca la seguridad, el gobierno de Andrés Manuel trataría de pactar y dirigir a la delincuencia organizada: su lema sería “si no es posible combatirlos, preferible controlarlos y dirigirlos”. Seguramente legalizaría algunas de las drogas cuyo tráfico más perjudican al país: la marihuana y la cocaína.

En cuanto al control de la corrupción, el gobierno de Andrés Manuel mantendría muy abierto los ojos monitoreando y criticando a los gobernadores de los partidos de oposición y cerrando sus ojos a los excesos en los estados manejados por sus correligionarios y de los que apoyan a su administración. Los mecanismos de manejo y castigo de la corrupción de los niveles medios y bajos probablemente no serían efectivos.

 

Enrique Peña Nieto
Finalmente, ¿cómo saldría la evaluación del candidato puntero EPN? Seguramente la administración de Enrique trataría de manipular el blindaje económico, socavaría la autonomía del Banco Central y se alejaría de la prudencia fiscal cuando así le conviniera y fuera necesario para sus fines políticos o personales. El ingreso per cápita de los mexicanos posiblemente crecería al mismo ritmo que el de los americanos, quizás un poco por encima. Habrían grandes proyectos y mucha participación de especuladores y contratistas, por lo que los mexicanos terminaríamos pagando triplemente por estos gigantescos proyectos de desarrollo: primero para financiar su desarrollo con nuestros impuestos, segundo por las molestias durante su construcción y tercero terminaríamos pagando peaje por el uso de los servicios de infraestructura que generarían. Posiblemente habría una crisis económica al final del sexenio cuando el gobierno tratase de apurar la terminación de sus grandes proyectos con financiamiento deficitario.

La distribución del ingreso probablemente empeoraría por los efectos inflacionarios de su oportunista política fiscal. No habría grandes avances en la reducción de la pobreza, manteniéndose los niveles actuales de 52 millones de pobres. Indudablemente no habría acuerdos para llevar a cabo una reforma fiscal.

En cuanto a la educación, el gobierno de Peña Nieto continuaría apoyando al sindicato de Elba Esther Gordillo. Habría un aumento en los niveles de gasto e inversión dedicados a la educación pero con poco impacto en la calidad educativa, probablemente habría inclusive un retraso en los indicadores de calidad de la educación debido al mayor énfasis que se daría a la cantidad más que a la calidad, favoreciendo y compensando la trayectoria política de los maestros y oponiéndose a su evaluación y premiación de sus conocimientos.

En términos de gobernabilidad habría una mejora, dada la mayor experiencia que tienen los priistas para manejar al país, pero continuarían las dificultades de entendimiento con el Congreso y para llevar a cabo las reformas estructurales que necesita el país. El nivel de control y supervisión en los gobiernos estatales mejoraría un poco, pero el cambio no sería sustancial.

En términos de seguridad, el gobierno de Enrique trataría de pactar con los criminales y la delincuencia organizada lo que a la postre, nos resultaría muy caro. Es ridículo e infantil pensar que se puede negociar y pactar con pillos que por definición no tienen palabra ni honor. Precisamente por ello son criminales, porque no tienen escrúpulos ni respeto al derecho ajeno. Probablemente no logre legalizar las drogas para sacar de la ecuación de la oferta al elemento criminal.

Finalmente en lo que toca al control de la corrupción, el gobierno de Peña Nieto no iría contra los gobernadores, secretarios de estados ni presidentes ladrones; trataría de pactar para que a él y a sus allegados, al terminar su administración, no les hicieran lo mismo. Los mecanismos de control de la corrupción y abuso de confianza de los niveles medios y bajos probablemente mejorarían.

Boletas de calificaciones:

En la evaluación comparativa de los presidenciables, considerando las calificaciones a cada uno de los indicadores del Índice de la Esperanza, ninguno de los tres candidatos aparece como la mejor opción para México, pero la opción menos mala parece ser Josefina Vázquez Mota con un promedio de 6.5. El presidenciable más malo sería Andrés Manuel López Obrador con una calificación promedio de reprobado de 3.6. Enrique Peña Nieto pasaría de panzaso con un 6 de promedio. Ninguno de los dos candidatos aprobados figuraría en el cuadro de honor.

 

Evaluación de los presidenciables: Un ejercicio en razón a la esperanza

 

JVM

AMLO

EPN

PIBPC

8.0

2.0

7.8

Distribución del ingreso

6.0

4.0

5.2

Educación

5.5

4.0

4.2

Gobernabilidad

6.5

3.5

7.8

Seguridad

7.5

5.0

4.7

Corrupción

5.5

3.0

6.3

Índice de la Esperanza

6.5

3.6

6.0

Resultado de la evaluación

Seguramente otro evaluador modificaría alguna que otra calificación, pero dudo mucho que el resultado final cambiara mucho en lo fundamental: en las próximas elecciones no vamos a votar por el mejor candidato, sino por el menos malo.

Los líderes políticos que tenemos son los que merecemos. Si algo nos dice nuestra historia es que los mexicanos generalmente votamos por sentimiento, por interés propio y para alcanzar beneficios a corto plazo. Los mexicanos no contemplamos el beneficio a largo plazo, el interés de nuestros hijos y nietos, el bienestar del pueblo. ¿Por qué desde la independencia hasta hoy hemos tenido mayoritariamente entre malos y pésimos líderes que han llevado al país a estadios económicos muy por debajo de los niveles que hubiéramos podido alcanzar? Y no es porque no haya buenos líderes, los hay, es porque nosotros, los votantes no sabemos meditar nuestro voto.

El votante mexicano desgraciadamente es egoísta, no altruista, por lo que existe la posibilidad de que vayamos a votar mayoritariamente en las próximas elecciones, no por el menos malo, sino por el más malo, el que más promesas haga, el que más despensas reparta.

Espiaos los unos a los otros

Cada actor denuncia el espionaje telefónico o lo aplaude, lo difunde o lo oculta, de acuerdo a su conveniencia…

Jorge Fernández Menéndez

   
   

Con el espionaje telefónico ocurre algo muy típico en nuestra vida política: cada actor lo denuncia o lo aplaude, lo difunde o lo oculta, de acuerdo a su conveniencia. Todos condenan públicamente el espionaje telefónico y todos lo usan y las autoridades no castigan a nadie, pese a que es un delito federal que puede causar sanciones económicas y prisión de seis a 12 años. Pero no hay ni un solo caso que sea realmente castigado y, en los pocos en los que se ha tratado de hacerlo, la presión política ha terminado enterrándolos.

El más reciente y un poco obvio ha sido el de Josefina Vázquez Mota. La grabación es de hace semanas (por lo que se dice, aparentemente de mediados de enero) y se divulga con un solo objetivo: hacer públicos los comentarios de la ahora candidata presidencial y uno de sus colaboradores sobre otros funcionarios federales, y aunque esos comentarios se hacen en un tono por lo menos festivo, el mensaje queda. Para el PRI y el PRD lo escuchado sirve para condenar el espionaje telefónico que el gobierno federal estaría haciendo de su candidata presidencial. Para el PAN, el responsable fue el PRI, que dicen que ha espiado hasta a Angélica Rivera, la esposa de Peña Nieto. Según López Obrador, ahora ya no hay espionaje telefónico sino de todo un cuarto o una vivienda y recomienda entonces portarse bien. Pero lo cierto es que no pasa nada y, pese a que hay más de 45 denuncias sobre espionaje telefónico archivadas en la Procuraduría General de la República, ni en un solo caso se ha castigado a quien espía o a quien difunde (lo que está considerado también un delito).

En realidad parece que tendremos que vivir mucho tiempo con el espionaje telefónico, por lo menos hasta que nos topemos con un caso como el de News of the World, en Gran Bretaña, que después de años de espiar a estrellas de cine y televisión, e incluso de la realeza británica, se topó con historias mucho más duras, que incluyeron el caso del secuestro de una niña en el que manipularon su teléfono celular  para que pareciera que seguía enviando y recibiendo mensajes. El caso desató tal indignación y exhibió hasta dónde llegaba la red de corrupción para poder realizar esas intercepciones telefónicas, que el periódico, uno de los más vendidos en el Reino Unido y parte del imperio Murdoch, debió cerrar y sus principales editores, además de numerosos funcionarios y agentes policiales, están siendo procesados por el tema.

Pero en México no es así. El espionaje telefónico y su utilización como arma política es algo común y ni siquiera se tiene claridad sobre casos en los cuales evidentemente no sólo existe espionaje sino también edición de las grabaciones para acomodarlas al gusto del consumidor. En algún momento se tendrá que hacer coincidir la aplicación de la ley con la realidad y se tendrá que castigar a los responsables. Hoy no ocurre así, entre otras razones, porque todos acuden al mismo expediente y la autoridad no quiere castigar ni terminar, quizá, castigándose.

Por cierto, y como consecuencia, me imagino, de la divulgación de esas pláticas, el martes comieron Josefina Vázquez Mota y Margarita Zavala en un muy concurrido restaurante de Polanco. Se trata de restañar heridas en el PAN, pero también, como hemos dicho, es hora de que el blanquiazul, si quiere remontar la ventaja que le lleva el PRI, comience a presentar, por lo menos, un frente unido, aunque en ocasiones pareciera que el cansancio del poder se ha apoderado de ese partido.

Benedicto y la política

De la misma forma que no me gustó que se mezclara tanto la política con la religión con motivo de la misa del papa Benedicto XVI en León, a la que concurrieron, más como un acto proselitista que de fe, todos los candidatos y la mayoría de los principales actores políticos, tampoco me gustó que, en Cuba, Benedicto no se reuniera con la acosada oposición cubana ni con las Madres de Blanco. Se dirá que en sus intervenciones el Papa condenó al régimen y llamó a los cubanos a construir una sociedad abierta. El único problema es que de eso nos enteramos en México y otros países, pero no en Cuba, donde los medios oficiales, los únicos de la isla, simplemente no lo reportaron. Pero con los hermanos Castro todo funcionó de maravilla.

Tirar y patear a Josefina

Hoy el PAN mudó a “las tribus”, propias del PRD, en donde la divisa fundamental no es sólo ganar, sino destruir al adversario.

Ricardo Alemán

   
   

En los meses recientes, intramuros del PAN se produce una peculiar metamorfosis política que, en rigor, deja en calidad de juego de niños al clásico de Kafka, ya que confirma que el partido azul de hoy es igual que el PRI, al que prometió combatir.

Y es que tanto líderes como gobernantes y dirigentes pasaron del “apostolado democrático” al cochinero propio de la cultura política del PRD y del PRI. Y si tienen dudas, basta ver cómo se llevó a cabo la elección de su candidata presidencial.

De los respetados grupos políticos —en donde la divisa eran las ideas y la doctrina—, hoy el PAN mudó a “las tribus”, propias del PRD, en donde la divisa fundamental no es sólo ganar, sino destruir al adversario. Es decir, lo importante es tirarlo y patearlo en el suelo, hasta aniquilarlo.

Y de la concepción clásica del presidencialismo democrático —bandera azul fundamental—, el PAN pasó al presidencialismo despótico: el que hace campaña abierta a favor de su candidato presidencial. O, si se quiere, que el gobierno de Calderón actúa hoy en forma idéntica a como actuaron los gobiernos del PRI.

Y viene a cuento, porque resulta que “las tribus” del PAN parecen empeñadas, no sólo en tumbar la candidatura presidencial de la señora Vázquez Mota, sino que, ya en el suelo, la patean con peculiar gusto y hacen todo por destruirla. ¿Las pruebas?

Las campañas que desde el PAN enderezaron desde distintos frentes, al exhibir fragmentos de artículos donde habla del gobierno de Pinochet; extractos de su tesis en los que califica a la UNAM de “monstruo”; la difusión masiva e insidiosa del juego verbal de que “nadie es perfecto”, al estudiar en la Ibero. Claro, sin contar con el Estadio Azul en fuga y, apenas hace horas, la difusión de una escucha con la que se pretende confrontar a la candidata presidencial del PAN con Felipe Calderón.

Todos saben que, detrás de esas filtraciones, tropiezos y golpeteos, están “las tribus” de Ernesto Cordero, Santiago Creel y “el Grupo Pinos” —incluidos los ultraconservadores del CEN del PAN, que convirtieron la visita papal en divisa del gobierno y contra la candidata— que, lejos de la mística de antaño del PAN, de sumarse al proyecto del ganador, hoy le apuestan a destruirlo.

Pero, a pesar de que todos saben que en México se espía, y la guerra sucia contra la señora candidata azul viene desde las tribus del PAN, ayer Josefina calmó los tambores de guerra y juró y perjuró que “los enemigos no están en casa”.

Sin embargo, sigue en pie la pregunta: ¿Quién está empeñado en tirar y patear a Josefina Vázquez Mota?

En realidad, son nimiedades las supuestas “revelaciones” que se han convertido en obuses mediáticos contra la señora Vázquez Mota. En el fondo, lo importante no es que la señora Vázquez Mota sea espiada. ¿Por qué? Porque en México prolifera el espionaje. Tampoco es importante lo que dijo en la grabación difundida. ¿Por qué? Porque está claro que todos decimos muchas cosas, sin pensar o sin querer, cuando hablamos por teléfono. Eso sin tomar en cuenta que los señalamientos y las “maldiciones” no son nada como para cortarse las venas.

No, lo verdaderamente preocupante es el fondo. ¿Y qué hay de fondo? ¿Quién hizo pública la evidencia del espionaje? Y, claro, ¿para qué, con cuál finalidad?

La respuesta a la primera interrogante ya se sabe. Es más, la gente de la señora candidata ya sabe que salió de una mano vinculada a Santiago Creel. Sólo falta saber ¿por qué y para qué?

En ese caso es evidente que no se intenta generar un choque entre Vázquez Mota y Genaro García Luna. Tampoco la intención es enfrentar a la candidata presidencial y la “pinche Sota”. No, la idea es generar un conflicto mayor entre la señora candidata y el señor Presidente: entre Josefina y Calderón. ¿Por qué?

Porque abundan los panistas, neopanistas o dizque panistas que apuestan a la derrota de Vázquez Mota. ¿Y por qué algún panista pudiera estar empeñado en que el PAN no retenga el poder? Las razones son tantas como la misma condición humana, el miedo a una venganza o, incluso, que algunos azules tienen una larga cola que les pisen. ¿Hasta cuándo? Al tiempo.

EN EL CAMINO

Otro éxito de la CFE. El presidente Calderón inauguró ayer la terminal de gas licuado Manzanillo y el gasoducto Manzanillo-Guadalajara. En el proceso se invirtieron 34 mil millones de pesos y  es —según Calderón— el proyecto de infraestructura más importante del sexenio. Con la producción de gas en esa región se garantiza la llegada de industria de gran escala a Colima y los estados vecinos.

Manotazo de Josefina; Calderón en campaña

Ricardo Alemán

   
   

A pocas horas de que Felipe Calderón se inventó un inédito informe sexenal en el que, de manera especial, gravitaron dos mensajes con una fuerte carga político-electoral, la candidata Josefina Vázquez Mota dio un manotazo y, de un plumazo, se apoderó del PAN.

Y es que, en lo que pareció un acto desesperado, por la mañana el Presidente había dicho que México “es mejor ahora que hace seis años” y que, de no haber actuado como lo hizo su gobierno, “el país estaría dominado por el narco”.

En otras palabras, resulta que Calderón apareció como el jefe de campaña de la señora Vázquez Mota, mientras que en el CEN del PAN de Gustavo Madero parecían apostarle a la derrota el 1 de julio.

Acaso por eso, desde las 18:00 horas de ayer se confirmó que llegarán al CEN del PAN políticos como Juan Manuel Oliva, aún gobernador de Guanajuato; Francisco Ramírez Acuña, ex secretario de Gobernación; Felipe González, ex gobernador y ex subsecretario de Gobernación; Julio Castellanos y muchos otros “hombres y mujeres de la candidata”, que operarán bajo la batuta de Roberto Gil, el jefe de campaña de la candidata Vázquez Mota.

En el fondo, y por la vía de los hechos, Vázquez Mota le arrebató el control del partido a Gustavo Madero, con lo que los estrategas azules esperan poner fin a la guerra intestina y los ataques contra la candidata presidencial.

Y es que la crisis era tal que Felipe Calderón pareció obligado a optar por el feo recurso que por décadas —en los tiempos del viejo PRI— utilizaban centrales obreras como la CTM, para aplaudir los dizque logros del mandatario en turno. Por eso la pregunta: ¿Qué quiso decir Felipe Calderón?

Lo que debemos tratar de entender es que en una elección presidencial —como la que se inicia el primer minuto de mañana viernes— lo que está en juego es la calificación que le dan los electores al gobierno en turno.

Por eso, lo que Felipe Calderón quiso decir es que el suyo ha sido un gobierno exitoso, que vale la pena ser reeditado y, por tanto, que para continuar por la ruta de la estabilidad y la lucha contra el crimen, los ciudadanos —en su papel de electores— deben votar por la continuidad. ¿Y qué quiere decir eso? Todos saben que la continuidad es el PAN y que la sucesora de Calderón se llama Josefina Vázquez Mota.

Pero, ¿cuántos ciudadanos comparten las cifras alegres del presidente Calderón; cuántos creen que su gobierno debe reeditarse por la vía de la candidatura de la señora Vázquez Mota?

Si nos atenemos a las encuestas, lo cierto es que no más de tres de cada diez de los potenciales electores comparten la idea presidencial de que se debe dar una nueva oportunidad al gobierno de Calderón. Según todos los sondeos de opinión, poco más de cuatro de cada diez —y en algunos casos, cinco de cada diez— prefieren el regreso del PRI, antes que la continuidad del PAN de Fox y de Calderón.

Y acaso por eso —porque en las semanas recientes hemos visto a un Presidente en campaña— el presidente Calderón se empeña en aparecer como el mejor motivo de que los electores voten por el PAN. Por eso mensajes como el de que “México es mejor, ahora, que hace seis años”. ¿Cuántos ciudadanos creen ese mensaje? ¿Cuántos se preguntan, en relación con qué o con quién, hoy estamos mejor que antes?

Si la pregunta se le hace a los “lopezobradoristas”, la respuesta será contundente en dirección a que el gobierno de Calderón ha sido un fracaso, si no es que el peor Presidente de la historia de México. Y por supuesto que dirán que Calderón debe ser quemado en leña verde, acusado de genocidio y colgado del palo más alto.

Pero si la misma pregunta se le formula a un panista-calderonista, la respuesta será diametralmente opuesta. Dirá que, en efecto, México es mejor que hace seis años. Y más aún, dirán que el gobierno azul debe continuar a través de la señora Vázquez Mota.

Sin embargo, para un análisis serio, debemos descartar los dos extremos, porque el de Calderón es un gobierno que si bien mostró aspectos altamente positivos —como la estabilidad económica, a pesar de la violencia, y gracias a la cual no hay estallidos sociales mayores—, también experimentó serios fracasos, como el de la educación pública; sólo por mencionar dos extremos.

Lo cierto es que —más allá de logros y fracasos— Calderón parece un mandatario desesperado, que no quiere ver que los gobiernos federales se evalúan a partir del todo, y no de las partes. Por eso, Calderón es culpable de todo lo malo que pase en el territorio, y los gobernadores suelen cosechar sólo lo bueno.

México: Confianza

México: Confianza PDF Imprimir E-Mail

 por Luis Rubio*

 

Hace no mucho se publicó en una revista que las autoridades de una población alemana se iban a abocar a realizar pruebas de ADN a todos los perros registrados para determinar cuáles de los propietarios de esos animales estaban ignorando el reglamento de recoger sus heces de la vía pública. Los alemanes tienen certeza, e instrumentos, para determinar dónde está el mal porque parten de un principio de confianza. Cuando se trata de los problemas de pobreza, empleo y crecimiento en México, las teorías abundan pero las soluciones son siempre inadecuadas. Peor, no se reconoce que sin confianza es imposible resolver el resto.

Desde el fin de la segunda guerra mundial y bajo el amparo de la CEPAL, entidad de la ONU dedicada al desarrollo de América Latina, el gobierno mexicano se dedicó a promover el crecimiento de la economía por medio de la inversión pública. La teoría era que la inversión privada seguía a la pública, de tal suerte que si el gobierno electrificaba una región o construía una carretera, las empresas comenzarían a construir fábricas y servicios que se traducirían en generación de riqueza, empleos, crecimiento y menor pobreza. El experimento fue muy exitoso y permitió que la economía mexicana creciera a niveles elevados por varias décadas.Lo que pocas veces se aprecia es que la inversión no fue lo único que aportó el gobierno. Acompañando a la inversión venía una concepción de la función pública que luego desapareció: el gobierno entendía que tenía que crear condiciones físicas (infraestructura) pero también políticas para que prosperara la inversión privada. Esas condiciones políticas, que los empresarios llaman confianza, son lo más importante para el funcionamiento de una economía. En esa era del desarrollo económico el gobierno incorporaba a personas con experiencia empresarial o, al menos, con la sensibilidad necesaria para conferirle certidumbre al empresario. El gobierno había logrado construir un andamiaje institucional que garantizaba la estabilidad política y mantenía claridad y permanencia en las reglas del juego que hacían funcionar a la economía. Se trataba, hoy lo podemos evaluar con toda claridad, de un sistema autoritario que lograba la estabilidad no por la fortaleza de las instituciones, sino por la estructura de controles que lo caracterizaban.Sin embargo, desde la perspectiva de un empresario, el sistema garantizaba permanencia de las reglas (al menos por un sexenio) y eso generaba la confianza necesaria para invertir. El resultado era crecimiento económico y generación de empleo. Las cosas cambiaron en los setenta por dos razones. Una, la principal, fue un relevo generacional en el gobierno. La otra fue un cambio en la estructura de la economía. El ritmo de crecimiento de la economía comenzó a disminuir porque las exportaciones de materias primas y granos dejaron de ser suficientes para importar insumos industriales, lo que exigía un cambio estructural importante.

El problema fue que quienes decidieron la naturaleza del cambio estructural no entendían al empresariado, al inversionista ni al empleador: por eso minaron la base de confianza que había funcionado con tanto éxito por décadas y sentaron las bases para los grandes males que nos siguen acompañando. Hoy, once años después de la primera alternancia política desde la Revolución, está de moda culpar a los panistas de su incompetencia en distintos ámbitos. El inicio de facto de la temporada electoral constituye una oportunidad excepcional para atacar a esos gobiernos y lanzar piedras sin ton ni son. Sin embargo, el problema no radica en los gobiernos recientes, por incompetentes que hayan sido, sino en el legado corporativista que dejaron los gobiernos anteriores y que estos no supieron desmantelar.

Más allá de culpas, el problema del país reside en una estructura político-económica que arroja dos males: propicia la informalidad y desincentiva la inversión formal. La suma de los dos se traduce en una economía que crece poco, genera un nivel muy bajo de empleos formales y permanentes y deja a la población en un clima de desasosiego que retroalimenta todo lo demás. El sistema propicia la informalidad de dos maneras. Por un lado, hace muy onerosa la formalización; por el otro, favorece la permanencia de la informalidad.

Me explico: para una persona o familia que inicia un negocio –igual jugos que tortas, reparaciones o puestos de ropa, lo que sea- no tiene el tiempo ni los recursos para registrarse ante el fisco, cumplir los requisitos del IMSS, estar en orden ante las autoridades laborales y satisfacer las interminables declaraciones que exige cada una de esas burocracias, por lo que opta por hacer lo que sabe o puede hacer y nada más. Así nace una empresa informal. En lugar de hacerle la vida fácil para formalizarse, las autoridades la hostigan, haciendo imposible su crecimiento y desarrollo. Al final del día, la informalidad resuelve (mal) un problema de empleo, pero no el del crecimiento. Una vez en la informalidad, es casi imposible formalizarse y mecanismos como el del seguro popular, necesarios y encomiables, pero concebidos esencialmente para quien vive en la informalidad, propician que esas personas permanezcan como están.

Para crecer, el país requiere empresarios que generen riqueza y empleos, requisitos ambos para acabar con la pobreza. La gran pregunta es cómo lograrlo. En la actualidad, desde los setenta aunque con algunos momentos de sol, el país vive en un entorno de incertidumbre y burocratismo que hace poco propicio el ambiente para la inversión privada. Para que ésta prospere se requiere un clima de confianza y certidumbre que haga atractivo asumir el riesgo inherente a iniciar una aventura empresarial. Irónicamente, la inversión prospera más en un clima de competencia y poca, pero efectiva, regulación, que en uno burocratizado y politizado. Digo irónicamente porque muchos empresarios encumbrados prefieren los favores, protección y subsidios que otorga la burocracia, pero lo único que propicia un clima así es empresarios quejosos y perezosos que no crean empleos ni riqueza.

México necesita una nueva clase empresarial: aquella que está dispuesta a asumir riesgos y a competir con el resto del mundo. En lugar de culparse, nuestros políticos deberían dedicarse a construir un clima que haga propicia la inversión privada, que atraiga a los empresarios susceptibles de crear riqueza y generar los empleos que al país le urgen. Esto es mucho más difícil de lograrse de lo que suponen quienes se abocan a la retórica maniquea que no hace sino complicar la construcción del entorno de confianza que tanta falta nos hace.

México habla de una reforma del monopolio

Por MARY ANASTASIA O’GRADY

México anunció la semana pasada un crecimiento económico de 1,34% en el tercer trimestre, lo que colocó su tasa de crecimiento anual en 5,5%. Pero durante una visita a The Wall Street Journal este mes, el candidato presidencial mexicano Enrique Peña Nieto resaltó que el crecimiento promedio anual del país durante los últimos 10 años ha sido un anémico 1,7%. Se trata, afirmó el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del período de crecimiento de 10 años más lento de los últimos 70 años.

Para que México crezca en forma estable a largo plazo, sostuvo Peña Nieto, necesita volver a instalar a su partido (alejado del poder desde 2000) en el palacio presidencial de Los Pinos para que pueda impulsar las políticas que generen la expansión que el país necesita. Una de sus propuestas es sorprendente viniendo de un candidato del PRI: una reforma constitucional que permitiría la inversión privada en Pemex, el sacrosanto monopolio nacional de petróleo.

Associated Press

Enrique Peña Nieto

Hablar de inversión privada en Pemex hubiera sido herejía dentro del PRI hace sólo una década. Pero los calificativos que Peña Nieto le asigna a su “reforma” demuestran que la batalla para crear una verdadera competencia energética aún está por delante. También vale la pena señalar que la reforma constitucional liderada por el PRI requerirá de la ayuda del Partido de Acción Nacional (PAN). No queda claro si el PAN cooperará.

De todos modos, la idea refleja lo mucho que está cambiando México. Al contrario de lo ocurrido en Estados Unidos, el presidente Felipe Calderón, del PAN, rechazó propuestas keynesianas para que México recurriera al gasto fiscal deficitario para combatir la caída posterior a la crisis financiera de 2008. Peña Nieto está de acuerdo. Con una inflación que se ubica alrededor de 3,4%, considera que la estabilidad macroeconómica es una “condición” necesaria para el crecimiento económico”.

La tasa de crecimiento a la que alude Nieto Peña fue, por supuesto, reducida por la recesión en EE.UU. Sin embargo, la caída —exacerbada por la falta de competitividad en industrias clave— dejó al electorado insatisfecho. Por eso, cuando faltan siete meses para los comicios, Peña Nieto parece encaminado a un triunfo.

Para lograr un crecimiento más acelerado, afirma que México debe aumentar la competitividad de las empresas estatales, comenzando por Pemex. Hay una “ventana de oportunidad si abrimos Pemex al sector privado”, sostiene, aunque se apresura a agregar que “esto no significa que el Estado deba ceder la propiedad de Pemex o sus hidrocarburos”. El monopolio será protegido, dice, mientras la empresa es “fortalecida” a través de la inversión privada en exploración, explotación y refinación. Peña Nieto cree que esto cambiará las reglas del juego. “Es asombroso que seamos uno de los productores de petróleo más importantes [del mundo] e importemos gasolina”, observa.

La propuesta de Peña Nieto parece extraña al provenir del partido que casi deificó el monopolio estatal desde que el presidente Lázaro Cárdenas nacionalizó la industria petrolera en 1938. El candidato, no obstante, sostiene que los prolongados lazos del PRI con Pemex son justamente el motivo por el que es el único partido capaz de modernizar la empresa. Agrega que la idea no ha generado mucha resistencia. “Creo que el PRI ha avanzado a una [postura] muy pragmática” y que “debido a la base de apoyo del PRI, su conexión con distintos sectores, yo diría que está—sin arrogancia— en la mejor [posición] para realizar estas reformas estructurales en México”. Piense en “Nixon va a China”, afirma Peña Nieto, en referencia al histórico viaje del presidente republicano y ferviente anticomunista a principios de los 70 que relanzó las relaciones sino-estadounidenses.

Para la creciente clase media mexicana sin dudas es una buena noticia que el PRI reconozca el costo que un monopolio petrolero nacional sin inversión le ha impuesto al crecimiento del país. Sin embargo, declarar la victoria sería prematuro.

Un problema es que la energía sigue siendo una papa caliente. Calderón y el PAN también quisieron liberalizar la regulación en torno a Pemex, pero no tuvieron los votos suficientes en el Congreso para aprobar su reforma sin la ayuda del PRI. El PRI los obligó a diluir la legislación y se cree ampliamente que Peña Nieto lideró los esfuerzos tras bambalinas. Al PAN no le quedó otra que conformarse con una ley tímida limitada a nuevos incentivos privados en los nuevos contratos perforación en aguas profundas.

La jugada del PRI tuvo sentido en lo político: ¿por qué permitir que el PAN se quede con el crédito por una victoria histórica mientras el PRI recibía las críticas de los intereses especiales que dependen del monopolio y que son parte de su electorado? El PAN tampoco tenía mucho de que quejarse. Después de todo, cuando el presidente del PRI Ernesto Zedillo, que gobernó entre 1994 y 2000, intentó introducir la inversión privada en la electricidad, el PAN, encabezado por Calderón, se opuso al proyecto de ley.

El PAN aún debe elegir a su candidato presidencial, aunque la ex secretaria de Educación Josefina Vásquez parece ser la favorita para ganar las primarias. Vásquez es liberal en lo económico y Peña Nieto ya ha expresado su intención de instaurar reformas, por lo que la campaña podría darles a los mexicanos su primera oportunidad de escuchar un debate serio sobre la profundidad y el alcance de la tarea por delante. El PAN debería aprovechar esta realidad y obligar a Peña Nieto a entregar más detalles sobre su plan. Peña Nieto, en tanto, haría bien en recordar que cuando Nixon fue a China no necesitó de la asistencia de los demócratas.

 

Populismo de la venganza

Jesus Silva Herzog

El celo institucional del PAN lo convirtió durante varias décadas en una barrera contra la tentación populista. Combatiendo al partido hegemónico o rechazando la retórica lopezobradorista, el partido de la derecha mexicana solía defender el método democrático, entendido como el riel de leyes y procedimientos que permite encauzar civilizadamente las diferencias. Desde luego, el populismo también visitó al PAN con figuras como la de Clouthier o la de Fox, pero el núcleo de su identidad estaba en un compromiso con la ley que lo separaba de sus adversarios. Felipe Calderón fue uno de los críticos más impetuosos de la propensión populista en la izquierda pero ahora, como presidente, abraza el populismo de la venganza.

Desde el gobierno y su partido se expone el abecé de esa retórica. Doctrina que desprecia la ley para cabalgar en las emociones primitivas. Disyuntiva pedestre entre las reglas y la justicia auténtica, al servicio de la plaza. El populista, como vehículo del resentimiento, contrasta las formas legales con los fines de la justicia. El presidente de México desarrolló en Veracruz este argumento de indudable estirpe populista. “Justicia es dar a cada quien lo que le corresponde de acuerdo a su propio derecho. Cumplir la ley, desde luego, sí. Pero, también, y, sobre todo, hacer justicia.” El presidente elogia la ley para desdeñarla inmediatamente: cumplir la ley, pero… Lo notable aquí es la defensa de una filosofía punitiva esencialmente antiliberal. El presidente contrasta la Justicia (que entiende como castigo), con las exigencias de la ley (que censura como traba). Evoca, por lo tanto, una idea de justicia que puede ir en contra de la vacuidad formal del derecho. Para Calderón, cumplir puntualmente con la ley no es el camino que los mortales tenemos para acceder a la justicia. No: para el presidente de México, cumplir la ley no es lo importante, lo que verdaderamente importa es hacer justicia: castigar.

Si se quiere hacer justicia hay que pensar en los fines del derecho, no en sus procedimientos. A las formas, el populista los tacha como “rendijas.” Grietas, resquicios, ranuras por los que la injusticia se impone en complicidad con abogados y jueces, esa mafia que nos arrebata el castigo debido. El populista no es parco en la comunicación emocional: su demagogia se embelesa en las estampas del sufrimiento: viudas, huérfanos dolidos que esperan castigo. Eso piden, en efecto, y es natural. Como víctimas quieren castigo y no les preocupa mucho la ley. Pero, en lugar de que el representante máximo del poder público defienda sin ambages la legalidad, el presidente se entrega a la demanda de la venganza. No recuerdo embate más franco contra los rigores de la legalidad que éste que le propina, desde la presidencia, el orgulloso egresado de la Escuela de la Libre de Derecho. Para alcanzar los fines de la ley, conviene en ocasiones ahorrarse los procedimientos de la ley. Esa es la justicia que invoca el presidente, una justicia que castigue sin tropezarse con grietas procedimentales.

Javier Lozano, uno de los voceros panistas, tomó nota de la lección presidencial para extraer sus consecuencias obvias. En una entrevista, el nuevo militante del PAN insistió en trivializar los rigores del procedimiento. En un momento llegó a decir que no tenía la menor duda de que “van primero las víctimas que los derechos de los delincuentes.” Ese es el nuevo lenguaje del PAN. La frase del expriista parece extraída de aquella propaganda de Arturo Montiel que negaba derechos a los delincuentes, llamándolos ratas. La mecánica es idéntica: se lanza a un acusado la condena de ser criminal, se convoca el odio popular y se activan los reflejos del resentimiento para repeler la idea misma de sus derechos. El acusado es criminal porque la televisión o el político ya lo han sentenciado. Que se le castigue y que se calle. Por eso a Lozano le sorprende que haya quien alce la voz por quien él ya considera criminal. Esa es el pedestre debate en que pretenden embarcarnos los populistas de izquierda y de derecha: la Justicia o la Democracia contra los procedimientos y las instituciones. Al diablo con las rendijas dicen con idéntico tono.

El populismo vengador de Calderón es una tragedia cultural para el PAN que dejará heridas muy profundas en ese partido. Para fortuna de la vida institucional del país, el poder judicial puso en su sitio esa retórica del castigo sin estorbos. Los jueces que analizaron el caso de Florence Cassez no pescaron el anzuelo de los derechos de la víctimas que van por encima de los derechos de los criminales. Ponderaron argumentos e interpretaron leyes sin aludir a ese victimismo populista. Y en voz del presidente de la Corte, el poder judicial demolió esa siniestra filosofía. No hay justicia fuera de los procedimientos. La defensa de la legalidad del ministro Silva Meza no preludia el pero de los populistas de cualquier ala. Sin formas no hay legalidad y sin legalidad no hay justicia ni seguridad.

AMLO tramposo y árbitro vendido

Si algún ciudadano, y potencial elector, tenía dudas sobre la cultura tramposa del candidato presidencial de las izquierdas, seguramente las disipó el pasado jueves. ¿Por qué?

Ricardo Alemán

   
   

Si algún ciudadano, y potencial elector, tenía dudas sobre la cultura tramposa del candidato presidencial de las izquierdas, seguramente las disipó el pasado jueves. ¿Por qué?

Porque en la propia casa del árbitro electoral —en las instalaciones del IFE— Andrés Manuel López Obrador no sólo ridiculizó a los consejeros y a su presidente, sino que, de manera ilegal —y en sus barbas—, presidió el más grosero acto adelantado de campaña.

¿Y qué dijeron los sumisos consejeros del IFE ante esa flagrante ilegalidad?

Nada, prefirieron quedarse calladitos —como si se vieran más bonitos— y sólo bajaron la cabeza, mientras el candidato de las izquierdas despidió a “Leo Valdés”, jefe del IFE, con una simbólica palmadita en la espalda: Y, claro, con eso se dio por satisfecho quien preside un colegiado nada ciudadano y vergonzosamente interesado y parcial. Pero vamos por partes.

En realidad, el acto adelantado de campaña que protagonizó AMLO en el mismísimo IFE, no es más que la muestra semanal de su cultura tramposa. Y si quieren ejemplos de patológica cultura de la trampa, van algunas perlas. Para empezar, basta recordar que AMLO negó los vínculos mafiosos con el rey de la transa, el señor René Bejarano.

Pero, además, y a los ojos de todos, AMLO fue cómplice de la fuga de Gustavo Ponce, el secretario de Finanzas del gobierno de López Obrador, que se daba vida de magnate en Las Vegas. Otra. Todos vieron el insultante despilfarro en pagos de privilegio, como el del chofer de AMLO, Nico, que ganaba carretadas, por ser “amigo del jefe”.

Está en la memoria de los que quieran verlo, que AMLO ordenó a la Asamblea Legislativa del DF que escondiera diez años los gastos de los segundos pisos, porque son un cochinero que en unos cuantos años saldrá a la luz. Todos saben —y pocos lo quieren reconocer— que AMLO vive muy bien, con lujos clasemedieros, cuando en los últimos seis años no ha tenido un trabajo formal. Y, claro, todos saben que no vive de la caridad pública, como suele engañar.

Todos saben que AMLO hizo trampa en Iztapalapa al imponer a Juanito, para luego quitarlo del cargo de jefe delegacional e imponer a su preferida, la fiel Clara Brugada, de cuyo gobierno —según no pocas voces de la propia izquierda— salen carretadas de dinero para alimentar a la claque política de AMLO. Todos saben que —ante el riesgo de la veda— Andrés López le dijo públicamente a su vocera que, para trampear la veda electoral, pediría a los jefes nacionales del PRD, el PT y Convergencia que se registraran como candidatos presidenciales. Y, claro, la trampa quedó exhibida, cuando las redes sociales tundieron a AMLO por tramposo.

Y si aún existen dudas, ayer lunes AMLO mandó a “miembros de su gabinete” a que den a conocer su programa de gobierno. Y el primero en hacer la trampa fue nada menos que Adolfo Hellmund, el dizque secretario de Energía. La trampa en pleno, pues.

Pero acaso lo más ridículo no sea que AMLO es un político tramposo.

No, lo verdaderamente reprobable para el proceso electoral mexicano es que AMLO también es impune ante los árbitros electorales. Por eso la gran pregunta: ¿Por qué AMLO goza de total impunidad, ante árbitros electorales como el IFE? La respuesta es elemental y está a la vista de todos.

Primero, porque AMLO impuso, a través de Arturo Núñez, al presidente del IFE, Leonardo Valdés. En otras palabras, que luego de provocar la destrucción del IFE, Andrés López se quedó con la presidencia del IFE.

Segundo, porque consejeros como Alfredo Figueroa, Lorenzo Córdova y María Marbán —además del multicitado Valdés, claro— son cuotas de las llamadas izquierdas y su llegada al IFE fue palomeada por AMLO.

Y, tercero, porque el IFE estuvo en falta constitucional, por más de un año, justamente porque los dueños del PAN, el PRD y el PRI se apropiaron del árbitro electoral y pretendieron quedarse con la tajada mayor. Y, en efecto, al final resulta que AMLO se quedó con la mayor tajada. Consiguió un IFE a modo. Y lo tiene.

Y la mejor evidencia de que el IFE es un árbitro a modo la vimos el pasado jueves, cuando AMLO regañó a consejeros y presidente del IFE, a sus piezas en el Consejo General y, en sus barbas, les recetó un grosero acto anticipado de campaña. ¿Y qué creen? ¡Sorpresa!, que nadie en el IFE fue capaz de la menor crítica. Igual que ninguno de los árbitros ha dicho nada de la campaña adelantada que AMLO realiza por todo el país. ¿Alguien puede creer en la certeza, legalidad, imparcialidad y transparencia de una elección, con un árbitro como ése? Al tiempo.

Las grandes mujeres no siempre están “detrás” de los grandes hombres: las primeras damas en Latinoamérica

Collage de imágenes por Noticias24

 

(Bogotá, 27 de marzo, EFE).- Nadine Heredia, la esposa del presidente peruano Ollanta Humala, no hace honor al dicho “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”: la primera dama de Perú está delante de su marido en popularidad desde hace tiempo.

Heredia, de 35 años y madre de tres hijos, cuenta con un 59 % de aprobación, cuatro puntos más que el presidente, según una reciente encuesta que no es la primera que muestra esa ventaja de la primera dama desde que Humala asumió la Presidencia en julio de 2011.

El respaldo a la esposa de Humala, que lo mismo aparece con su marido en una alocución televisada por el día de la mujer que promocionando la anchoveta (anchoa peruana, Engraulis Ringens) en un restaurante, solo bajó un punto respecto a febrero, mientras que Humala perdió tres, según la empresa Datum.

El caso de Nadine Heredia no es tan raro en América Latina, donde ha habido antes muchas primeras damas con poder y gancho popular.

Más de 50 años antes que Humala, el entonces presidente argentino, Juan Domingo Perón, se benefició de la enorme popularidad de su segunda esposa, Eva Duarte, “Evita”, a la que las clases populares veían como una santa y la mitificaron aún más después de su dolorosa muerte a los 33 años.

La mujer con la que Perón se casó años después de enviudar de la “abanderada de los humildes”, Isabel Martínez, le sucedió a él en la Presidencia de Argentina, pues era vicepresidenta cuando él murió en 1974 y así lo establecía la Constitución.

“Juan Domingo Perón, se benefició de la enorme popularidad de su segunda esposa Evita”

La también argentina Cristina Fernández, que el pasado diciembre asumió su segundo mandato presidencial, ya era una dirigente política con peso propio cuando su esposo, Néstor Kirchner, del que enviudó en 2010, llegó a la presidencia en 2003 y lo siguió aquilatando como primera dama.

En julio de 2007, Kirchner decidió que fuera ella -la “pingüina”, dijo- la que compitiera en las elecciones presidenciales de octubre de ese año, a pesar de que Fernández tenía una intención de voto del 46 al 48 %, ligeramente inferior a la suya.

Cristina ganó en primera vuelta con un casi un 46 % de los votos.

Los Kirchner funcionaron desde 2003 hasta la muerte de Néstor, cuando ya no era presidente sino “primer caballero”, como un verdadero “matrimonio presidencial”, un poder bicéfalo que les granjeó no pocas críticas de la oposición.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, que en 2011 ganó un tercer mandato en las urnas de manera muy cuestionada, ha delegado el 50 % del poder en su esposa, Rosario Murillo, que ejerce como primera dama y portavoz del gobierno y en la práctica hace el papel de ministra de la Presidencia.

El expresidente mexicano Vicente Fox también se repartió el poder con su esposa, Marta Sahagún, según ha reconocido esta semana en una entrevista con Milenio Televisión.

“Las mujeres hoy tienen mucho más visión que los hombres y han mandado siempre”, señaló Fox, quien indicó que funcionaron como una pareja presidencial y que ella no tomaba decisiones pero “ayudaba” en las reflexiones.

El expresidente confirmó así lo que muchos decían en México durante su presidencia (2000-2006).

La actual primera dama mexicana, la abogada Margarita Zavala, no tiene un papel predominante en la política mexicana y la mayoría de las veces cumple con sus actividades oficiales como acompañante del jefe de Estado, Felipe Calderón.

María Clemencia Rodríguez, esposa del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se dedica sobre todo a actividades sociales, al igual que Rosa Elena Bonilla, esposa del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, Cecilia Morel, esposa de Sebastián Piñera, de Chile, y Rosa Leal, esposa de Otto Pérez, de Guatemala.

La primera dama de El Salvador, la brasileña Vanda Pignato, se desempeña también como secretaria de Inclusión Social y se ha destacado por el programa Ciudad Mujer, reconocido internacionalmente.

“Los Kirchner funcionaron desde 2003 hasta la muerte de Néstor, cuando ya no era presidente sino ‘primer caballero’”

La esposa de Rafael Correa, la belga Anne Malherbe, no tiene ningún cargo en el Gobierno de Ecuador. Trabaja como profesora en un colegio y mantiene su vida privada lo más reservada posible.

La uruguaya Lucía Topolansky es un caso más parecido al de Cristina Kirchner.

Además de ser su esposa, siempre ha sido una compañera de militancia del presidente José Mujica, sobre el que se considera que tiene una influencia importante, y es vista como uno de los máximos referentes del gobernante Frente Amplio.

Gracias a haber sido la senadora más votada en las elecciones de 2009 fue durante unos días de 2010 la primera presidenta del país, aunque de forma interina, porque tanto Mujica como el vicepresidente Danilo Astori estaban en el extranjero.

Margarita Cedeño, la primera dama dominicana, es la compañera de fórmula de Danilo Medina, candidato presidencial del oficialismo para las elecciones de mayo, de las que surgirá el sucesor de su esposo en la Presidencia, Leonel Fernández.

Ocupa esa posición precisamente por la popularidad de la que goza en amplios sectores de la población por su labor al frente del Despacho de la Primera Dama, donde maneja un alto presupuesto.

En Costa Rica el esposo de la presidenta Laura Chinchilla, el abogado español José María Rico, mantiene un perfil bajo y no trabaja oficialmente para el Gobierno, pero es uno de los principales asesores de su esposa en materia de seguridad.

Un caso que dio mucho que hablar fue el de Sandra Torres, que siempre fue vista como el poder detrás del trono cuando su hoy exesposo, Álvaro Colom, era presidente.

Torres quiso suceder en la Presidencia a Colom, que no podía presentarse a la reelección, y se divorció de él en 2011 para salvar un impedimento legal, pero ni siquiera así logró su propósito.

En Bolivia, Venezuela, Paraguay, Brasil y Cuba no van a tener problemas con los/las cónyuges del jefe del Estado porque no tienen.

La brasileña Dilma Rousseff es divorciada, lo mismo que el venezolano Hugo Chávez, y el boliviano Evo Morales y el paraguayo Fernando Lugo, exobispo católico, son padres solteros.

El presidente cubano, Raúl Castro, enviudó en 2007 de su compañera desde la revolución, Vilma Espín Guillois, que fue miembro del Buró Político del Partido Comunista y presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas.

La pobreza y la ignorancia alimentan enfermedad de millones en Argentina

BUENOS AIRES

La pobreza, la falta de condiciones higiénicas y la ignorancia se unen una dramática combinación que alimenta el ”mal de Chagas”, una enfermedad que sufren unos cuatro millones de argentinos, el 10 por ciento de la población, y que los expertos consideran uno de los mayores flagelos de América Latina.

Según cálculos oficiales, alrededor de 90 millones de personas están expuestas a la enfermedad y 25 millones han sido infectadas por este mal, endémico de América Latina, que se extiende como la pólvora en las áreas más deprimidas.

Transmitido por el ”Trypanosoma cruzi”, un protozoo flagelado que se da en climas cálidos, la Tripanosomiasis Americana o ”mal de Chagas”, que debe su nombre al descubridor de la enfermedad, el científico brasileño Carlos Chagas, es un problema común a toda la región, desde México hasta Argentina.

El parásito, conocido popularmente como ”vinchuca” o ”chinche gaucha”, anida en viviendas de madera, caña o adobe (barro), y en corrales, se alimenta de sangre humana y de animales domésticos y transmite el mal a través de deyecciones nocturnas que se introducen en la piel y atacan órganos vitales.

La enfermedad, para la que no hay vacuna, puede provocar invalidez y lesiones irreversibles que pueden derivar en muerte por insuficiencias cardiacas o embolias, de ahí la dificultad para determinar el índice de mortalidad real.

En muchos casos, la infección comienza por un ojo, que adopta un color morado y se hincha –lo que se conoce como el “signo de Romaña”-, delatando el contagio en la primera fase de la enfermedad, acompañada además de fiebre, malestar e inflamaciones.

Una segunda fase, que puede prolongarse durante años, es asintomática, lo que hace suponer erróneamente que el paciente está curado, hasta que surgen nuevas manifestaciones, en la tercera y última etapa, con lesiones en órganos vitales.

Según la cardióloga Claudia Beatriz Costa, de la Fundación Argentina de Lucha contra el Mal de Chagas, la enfermedad es uno de los más importantes problemas sanitarios del país, con unos 4 millones de afectados.

No obstante, Costa lanza un mensaje de tranquilidad: el 75 por ciento de los infectados no desarrolla la enfermedad y puede llevar una vida normal, asegura en una entrevista con Efe.

Los índices de prevalencia, explica, varían sensiblemente de unas zonas a otras, son casi inexistentes en el sur del país y superan el 50 por ciento en áreas del norte, como Formosa, el Chaco y Santiago del Estero.

En los últimos años, las migraciones y la proliferación de villas (barrios de chabolas) han contribuido a extender la enfermedad a las grandes ciudades, con un significativo incremento de casos en el Gran Buenos Aires y en áreas marginales de la capital argentina.

Según Costa, el problema se agrava porque se trata de una ”enfermedad de pobres y a nadie le interesa”, aunque, a su juicio, la razón fundamental de que todavía no exista una vacuna está en la complejidad del tratamiento por la mutación del parásito.

Si bien la especialista reconoce avances en la atención a la enfermedad de Chagas en Argentina, a través de planes sanitarios municipales y nacionales, todavía queda mucho por hacer en materia de prevención, adecuación de viviendas y fumigación.

La solución final, apunta, pasa por “invertir en investigación y que toda América Latina se ponga de acuerdo”.

También para Gonzalo Basile, presidente de Médicos del Mundo Argentina, Chagas es resultado de “la pobreza estructural”.

La inexistencia de censos sanitarios actualizados y fiables en las zonas afectadas, se lamenta Basile en declaraciones a Efe, dificulta el control y la labor de prevención, al tiempo que favorece altas tasas de transmisión por transfusiones de sangre, origen de un 4.2 por ciento de los contagios.

”Hasta que nuestros Estados en América Latina no se planteen una solución a estas situaciones no se podrá abordar una salida integral”, concluye.

Mientras los gobiernos de turno de los países más afectados –en el cono sur, Bolivia, con un índice de prevalencia de 20 por ciento, Paraguay (9 por ciento) y Argentina– se ponen de acuerdo, millones de personas, pobres en su mayoría, siguen contagiándose con el mal.

Honduras se incorpora hoy al ALBA a pesar de la oposición

TEGUCIGALPA

Honduras se suma hoy a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que impulsa Venezuela, con la oposición de la empresa privada hondureña.

La adhesión de Honduras a la ALBA será suscrita en Tegucigalpa por el presidente hondureño Manuel Zelaya, y su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez.

Como ”testigos de honor” asistirán los presidentes Evo Morales, de Bolivia, y Daniel Ortega, de Nicaragua, y el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, confirmó la Presidencia de Honduras.

La incorporación del país al ALBA ha sido marcada por el rechazo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), que alega que es una “alianza política, militar e ideológica, contraria a nuestra historia, valores y compromisos éticos”.

En términos similares se expresaron la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) y los empresarios de la maquila (industria ensambladora), que tienen en Estados Unidos su principal mercado.

El ex presidente hondureño Ricardo Maduro, por su parte, dijo que la adhesión de su país a la ALBA sería como ”morderle la mano a EEUU”, principal aliado comercial de Honduras y donde viven más de un millón de hondureños que anualmente envían remesas que oscilan entre $2,500 y $3,000 millones.

Entre los sectores que se oponen a la incorporación de Honduras a la ALBA figuran el opositor Partido Nacional, y corrientes internas del gobernante Partido Liberal, aunque Zelaya define su administración como de “centro izquierda”.

Hace dos semanas el ambiente contra la ALBA se calentó por supuestas afirmaciones del vicepresidente de la República, Elvin Santos, quien según Zelaya, habría dicho que el gobierno pagó varios millones de lempiras para que diputados liberales votarán a favor de la iniciativa venezolana en el Parlamento hondureño.

Algunos sectores opuestos a la ALBA, cuya adhesión debe ser aprobada por el Parlamento, también alegan que desconocen los alcances del acuerdo que Zelaya firmará con Chávez.

Ilegal destitución de jueces venezolanos

CARACAS

Tres magistrados venezolanos destituidos en el 2003 anunciaron que se presentarán este lunes en sus antiguos despachos para reclamar su incorporación, tras un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que obliga al Estado a reponerlos en sus cargos.

Los jueces de una corte venezolana de lo Contencioso y Administrativo, Ana María Ruggeri, Perkins Rocha y Juan Carlos Apitz, expresaron su satisfacción por la sentencia a su favor y su ”deseo irrevocable de ingresar al Poder Judicial” nuevamente, según dijeron en una rueda de prensa.

Los juristas fueron cesados por ”haber incurrido en un error judicial inexcusable” en un caso de compraventa de un terreno, según lo expresado por el Estado, en un fallo recurrido ante la CIDH en abril del 2004.

Los tres magistrados alegaron ante la CIDH que su destitución obedeció a ”razones políticas” y que “se les sometió a un proceso inédito, desprovisto de garantías”.

La Corte Interamericana hizo lugar al pedido y sentenció que los jueces deben ser repuestos en sus cargos e indemnizados con $5,000 cada uno ”por concepto de costas y gastos” del juicio.

”Renunciamos públicamente a cualquier cantidad de dinero que signifique no reintegrarnos” a la Corte de lo Contencioso Administrativo de Venezuela, de la cual fueron despedidos en el 2003, subrayó Apitz.

”Venezuela debe cumplir esta decisión. Venezuela debe honrar sus compromisos como miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, añadió Ruggeri.

Pese al fallo adverso al Estado, la CIDH dictaminó que ”no ha quedado establecido que el Poder Judicial [venezolano] en su conjunto carezca de independencia”, tal como denunciaron los demandantes.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela replicó que la CIDH dejó en claro ”que el Estado venezolano no violó el derecho a estos ciudadanos a ser juzgados por un tribunal competente”, según un comunicado difundido el viernes, pero no adelantó cuál será su posición sobre la restitución de los magistrados.

La CIDH también ha escuchado la denuncia por el asalto a la televisora RCTV y contra sus periodistas por parte del gobierno de Hugo Chávez. La vista pública del caso fue en San José, Costa Rica, el 7 de agosto pasado.

Lula, Uribe y Arias, los presidentes más populares

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Alvaro Uribe
Miguel Angel Solano / EPA
Alvaro Uribe

Los presidentes de Colombia, Costa Rica y Brasil están entre los mejor evaluados en la región, mientras los de Bolivia, Argentina y Venezuela aparecen en lugares secundarios, según una encuesta realizada por la Universidad Católica de Chile.

Se trata de un sondeo difundido por el diario El Mercurio ayer y realizado simultáneamente en 22 países de la región.

La encuesta en Chile la llevó a cabo el Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad Católica, a 1,527 personas, entre el 7 de enero del 2007 y 9 de enero del 2008, y su margen de error es de un 2.57 por ciento.

El presidente Alvaro Uribe, de Colombia, aparece como el mejor evaluado, seguido de Oscar Arias, de Costa Rica y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil.

La mandataria chilena Michelle Bachelet figura en el noveno lugar de la clasificación con un 52.7 por ciento de aprobación. Evo Morales, de Bolivia; Cristina Fernández, de Argentina; y Hugo Chávez, de Venezuela, aparecen por debajo de Bachelet.

A nivel local Bachelet figura con una nota 4.5, de una escala del uno al siete, inferior a la evaluación de los alcaldes chilenos, con un 4.68 por ciento. Los diputados y el sistema judicial son los peor evaluados en Chile, con 3.19 y 3.75 por ciento.

Chile está entre las cuatro naciones que tienen la peor imagen del sistema judicial, junto a Argentina, Perú y Paraguay.

La policía uniformada, según el sondeo, es la institución mejor evaluada en este país con un 61.6 por ciento y entre los países encuestados, sólo la supera la haitiana, con un 80.2 por ciento.

Los últimos lugares del sondeo comparativo son ocupados por las policías de Argentina, con un 13.5 por ciento; de Bolivia, con 17.4 por ciento y de Venezuela, con un 19.98 por ciento.

La percepción de la democracia en Chile como mejor sistema de gobierno es apoyada por el 69.5 por ciento, un 5.6 por ciento inferior a la de dos años atrás. El 59.9 por ciento de los chilenos prefiere la democracia, mientras un 13.6 por ciento escogió un sistema autoritario.

El mayor apoyo a la democracia como sistema para gobernar se obtuvo en Argentina, con 86.9 por ciento; en Uruguay con 85.3 por ciento y en Venezuela, con 78.4 por ciento. El menor se obtuvo en Perú, con 65.5 por ciento; Paraguay, con 62.9 por ciento; Guatemala, con 60.5 por ciento, y en Honduras, con 59.9 por ciento, según la encuestadora Barómetro de las Américas.

Tras una dictadura de casi 17 años y a 18 años del retorno a la democracia, en Chile las fuerzas armadas obtienen la mejor nota en cuanto a confianza, un 4.19 por ciento.

Los peor evaluados en Chile en la variable de la confianza son los partidos políticos, con un 3.46 por ciento, aunque en términos porcentuales suben a un 41 por ciento, sólo superados por las colectividades políticas de Canadá, México, Jamaica y Uruguay.

En los últimos lugares quedaron los partidos políticos de Paraguay, 19.5 por ciento; Ecuador, 22.6 por ciento, y Nicaragua, con 24.9 por ciento.

El Papa se reunirá con ex rehén colombiana Ingrid Betancourt

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Ingrid Betancourt
Lucas Dolega / EFE
Ingrid Betancourt

La ex rehén colombiana Ingrid Betancourt se reunirá el 1° de septiembre con el papa Benedicto XVI, se anunció el lunes.Betancourt dialogará con el Papa en su residencia de descanso de Castel Gandolfo, una población cercana a Roma donde Benedicto XVI pasará el resto del Verano.

La política y ex candidata presidencial colombiana ha dicho que su creencia en la fe católica la ayudó a sobrevivir durante más de seis años en cautiverio en la selva de su país, mientras estuvo en poder del grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Poco después de obtener la libertad a comienzos de julio, Betancourt dijo que deseaba reunirse con el Papa.

Personas allegadas a Betancourt dijeron que también será recibida por el presidente de Italia.

Benedicto XVI se reunió con la madre de Betancourt en El Vaticano en febrero.

Arranca hoy la Convención Demócrata

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Kit Siemion del grupo Code Pink pasa con su bicicleta delante del cerco de seguridad impuesto alrededor de Union Station en Denver.
AP

El Partido Demócrata inicia este lunes su convención nacional para nominar a Barack Hussein Obama como candidato a las elecciones de noviembre, prácticamente un desconocido y de nombre más bien exótico en la vida nacional de Estados Unidos.Para muchos analistas, Obama, de 47 años, hijo de padre negro de Kenya y madre blanca de Kansas, sólo tiene la virtud de la oratoria, lo cual parece haber encandilado a los votantes, particularmente los jóvenes, ansiosos de un cambio en la Casa Blanca después de ocho años de republicanismo.

Durante meses se ha dicho en el debate político que los demócratas ganarían fácilmente en noviembre debido a la continuación de la guerra en Irak, los meses finales del gobierno impopular del presidente George Bush y las penurias de la economía estadounidense.

Pero incluso después de ganar las elecciones primarias en un proceso que lo enfrentó hasta el día final con la ex primera dama y senadora Hillary Clinton, y que más bien parece haber dividido al partido, las habilidades políticas de Obama, su carisma y su intento de convertirse en el primer presidente negro no se han reflejado en las encuestas.

Obama ha dicho que los republicanos, para debilitarlo, sacarán a relucir el tema racial en lo que queda de la campaña electoral, alegando que pocos estadounidenses quieren que un presidente con ese nombre aparezca en los billetes. Los republicanos han negado que ese recurso estuviera en sus planes.

Pero las cualidades raciales de Obama también han sido puestas en duda por conocidos dirigentes negros. El activista de derechos humanos Jesse Jackson, ex candidato a la nominación presidencial demócrata en 1984, ha dicho que Obama no tiene un genuino interés por los negros y “juega a ser blanco”.

La propia selección de Joseph Biden como compañero de boleta tampoco ha generado mucho impulso popular para Obama, según una encuesta realizada el sábado por Gallup, el mismo día del anuncio sobre Biden.

La presencia de Biden, ex adversario de Obama en las primarias, más bien fue aprovechada por los republicanos, no sólo para revivir críticas de Biden contra Obama en las primarias –cuando dijo que Obama era un político que no estaba preparado para ser presidente– sino también para abrir heridas en las filas demócratas porque Obama echó a un lado a Hillary Clinton.

Para algunos, la designación de Hillary Clinton en vez de Biden hubiese formado lo que se anticipaba como la boleta ideal.

Entonces, cuando comience este lunes por la tarde la convención demócrata, no habrá duda de que algunos delegados estarán nerviosos. Obama, el candidato que se promueve como mensajero de cambio, se presentará en un virtual empate técnico en las encuestas con el aspirante republicano John Sidney McCain, en un nivel de aproximadamente 45 por ciento.

McCain, de 72 años, que será proclamado candidato oficialmente la próxima semana por el Partido Republicano en su convención en St. Paul, Minnesota, y que es visto por los demócratas como la continuación del impopular gobierno de Bush, espera un aumento en la popularidad de Obama después de la convención demócrata en Denver.

Sarah Simmons, directora de estrategia de la campaña de McCain, dijo que la convención de Denver se parecía en mucho a la de 1992, cuando fue proclamado candidato demócrata Bill Clinton, esposo de Hillary y quien recibió un impulso de 16 puntos en las encuestas después de su discurso de aceptación de la candidatura.

“Bill Clinton era un candidato nuevo en el escenario político nacional, era candidato en unas elecciones orientadas al cambio y la economía era el principal tema de los votantes”, dijo Simmons en un memorando en que alertó a los partidarios de McCain lo que podía esperarse esta semana.

“Obama es también un candidato nuevo en un entorno político orientado al cambio y, como Bill Clinton, se presentará en la convención como el agente de cambio que arreglará la economía”.

Prácticamente nadie espera una referencia a Latinoamérica en el discurso de Obama el jueves, día final de la convención. Es probable que Biden, sin embargo, lo haga el miércoles debido a que se presentará como el experto en relaciones internacionales.

Hasta su nominación fue presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, cargo desde que ha criticado por igual a la Venezuela de Hugo Chávez y la Cuba de los hermanos Castro.

Los partidos políticos en Estados Unidos realizan convenciones cada cuatro años para escoger oficialmente a su candidato presidencial. Es una costumbre que data desde hace casi 200 años e impulsa en las encuestas a cada candidato históricamente en un promedio de 5 puntos.

Para las versiones de 2008, republicanos y demócratas han gastado por lo menos $10 millones cada uno en la organización. Las ciudades sede esperan a unos 45,000 visitantes, 15,000 de ellos periodistas.

Las dos convenciones han sido declaradas eventos nacionales de seguridad especial y están a cargo del Servicio Secreto.

Acusan a Rusia de irrespetar el acuerdo de alto el fuego

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Según un cese de hostilidades gestionado por la Union Europea, las fuerzas rusas y georgianas deben retirarse a las posiciones que tenian antes de que estallaran las hostilidades el 7 de agosto en la república separatista georgiana de Osetia del Sur, que tiene lazos cercanos con Rusia.
AP Photo/Musa Sadulayev
Según un cese de hostilidades gestionado por la Union Europea, las fuerzas rusas y georgianas deben retirarse a las posiciones que tenían antes de que estallaran las hostilidades el 7 de agosto en la república separatista georgiana de Osetia del Sur, que tiene lazos cercanos con Rusia.

Rusia anunció su retirada completa de Georgia, desmentida por Tiflis, mientras Estados Unidos y Francia acusaban a Moscú de no respetar el acuerdo de alto el fuego.

“La retirada de tropas y unidades rusas se efectuó sin incidentes y quedó completada” a las 19H50 (15H50 GMT), indicó el ministro de Defensa ruso Anatoli Serdiukov.

Tiflis desmintió inmediatamente el anuncio y dijo que el ejército ruso sigue presente en el puerto de Poti y en la ciudad de Senaki, en el oeste del país.

Los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y de Francia, Nicolas Sarkozy, coincidieron en conversación telefónica que Rusia “no está cumpliendo” con el acuerdo de cese del fuego en Georgia, y que debe cumplirlo ‘‘ahora”, informó el portavoz de la Casa Blanca Gordon Johndroe.

Los mandatarios llamaron además a Rusia a “continuar y concluir” su retirada de Georgia, según la presidencia francesa.

Sobre el terreno, los periodistas de la AFP vieron durante la tarde a decenas de vehículos militares rusos abandonar sus posiciones avanzadas en el centro y el oeste de Georgia para dirigirse a las regiones separatistas pro rusas de Abjasia y Osetia del Sur.

La carretera que conduce a Gori fue reabierta, y la policía georgiana recuperó el control de esa ciudad estratégica que une el este y el oeste del país, ocupada por el ejército ruso desde hace más de una semana.

Moscú advirtió ayer que sus fuerzas permanecerán en varios puntos estratégicos del territorio georgiano, y junto a los territorios separatistas, donde las fuerzas rusas de paz están desplegadas desde comienzos de los 90.

Según un mapa mostrado por el Estado Mayor ruso, Moscú quiere man-tener el control de una carretera estratégica que va de Tiflis al mar Negro (oeste).

El mapa, desplegado en una rueda de prensa por el jefe de Estado Mayor adjunto, el general Anatoly Nogovitsin, muestra “una zona de responsabilidad” rusa que incluye largos tramos de la principal carretera georgiana, que atraviesa el país de este a oeste.

La zona incluye lo esencial de la carretera que une el principal puerto, Poti, a la ciudad de Senaki, donde las fuerzas rusas quieren controlar un importante aeropuerto militar.

El ministerio francés de Relaciones Exteriores recordó a Rusia que debía ‘‘garantizar la libertad de movimiento y de circulación a lo largo de los ejes” tras su retirada.

Rusia dijo que sólo unos 500 soldados permanecerán en ocho puntos clave en una zona de seguridad cerca de Osetia del Sur.

Alemania consideró que la zona de protección contemplada por las fuerzas rusas y cuyo contorno seguía sin estar claro, sólo puede formar parte de ‘‘unas medidas provisionales de seguridad”, a la espera de un mecanismo internacional de regulación.

Rusia “se reserva el derecho de aumentar” el número de sus soldados de paz en Georgia “en caso de necesidad”, advirtió el general Nogovitsin.

Las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz permanecerán además tanto en Abjasia como en Osetia del Sur, donde están acantonadas desde inicios de los años 90.

El ejército ruso entró en Georgia tras haber lanzado una vasta contraofensiva contra las fuerzas georgianas que intentaron retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur en la noche del 7 de agosto.

En el frente diplomático, las grandes potencias se revelaron incapaces de alcanzar un acuerdo en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde los occidentales insistieron en que quede claramente reafirmado el respeto a la integridad territorial de Georgia.

Ese punto es crucial, dado que Abjasia y Osetia del Sur han pedido formalmente a Rusia el reconocimiento de su independencia.

El Estado Mayor del ejército ruso denunció el viernes un ejercicio de la OTAN en el mar Negro, de “rutina” según la Alianza.

El “presidente” de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, aseguró este viernes al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Antonio Guterres, de visita en la región, que los georgianos no serán víctimas de ‘‘ninguna discriminación” si vuelven a ese territorio separatista.

Por su lado, el papa Benedicto XVI donó 125,000 dólares (84,000 euros) para los refugiados osetos que huyeron de sus casas durante el conflicto entre Rusia y Georgia, anunció ayer Radio Vaticano.

Obama dice que ya ha escogido a su vicepresidente

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

El candidato presidencial demócrata Barack Obama posa para una foto con un grupo de porristas tras una reunión en una secundaria de Chesapeake, Virginia, el jueves 21 de agosto del 2008.
Alex Brandon / AP foto
El candidato presidencial demócrata Barack Obama posa para una foto con un grupo de porristas tras una reunión en una secundaria de Chesapeake, Virginia, el jueves 21 de agosto del 2008.

Barack Obama dijo que ya ha decidido quién será su esperado candidato a vicepresidente, pero aún no ha anunciado de quién se trata.El candidato presidencial demócrata dijo al diario USA Today el jueves que escogió a alguien independiente que pudiera poner en tela de juicio sus opiniones en la Casa Blanca. Obama también señaló que quería a alguien preparado para ser presidente y que le pudiera ayudar a fortalecer la economía.

El aspirante a mandatario del país tampoco dijo si ya ha anunciado su decisión a su futuro compañero de fórmula. Obama señaló que no revelará nada más hasta que anuncie quién es el elegido.

El político pretende hacer eso a través de un mensaje de texto de su celular enviado a sus partidarios en algún momento antes del sábado por la tarde, cuando planea aparecer en Illinois con el esperado candidato a vicepresidente.

Cuando se le preguntó cuándo enviará su mensaje de texto, Obama sonrió y contestó: “¿No te gustaría saberlo?”

La expectación sobre quién escogerá Obama como candidato vicepresidencial sigue aumentando.

Uno de los posibles elegidos podría ser Joe Biden, el principal experto demócrata del Senado en relaciones exteriores. Sin embargo, la posible elección de Biden podría resaltar la inexperiencia de Obama en temas internacionales y costarle votos frente a su contrincante John McCain.

Obama, alguien relativamente nuevo en el panorama político del país, hizo historia al convertirse en el primer candidato afroestadounidense a la presidencia. Sin embargo, ha sido duramente criticado por McCain -un veterano senador y ex prisionero de guerra en Vietnam- por su falta de experiencia en seguridad nacional y su propuesta de retirar al ejército estadounidense de Irak en 16 meses.

Sin embargo, al senador de Illinois no le ha ido tan mal con la idea, ya que la secretaria de Estado Condolezza Rice y su homólogo iraquí anunciaron el establecimiento de una fecha límite para la retirada de fuerzas militares del país.

Otros posibles candidatos que Obama podría escoger para ocupar la vicepresidencia son los gobernadores Kathleen Sebelius, de Kansas, y Tim Kaine de Virginia, y el senador Evan Bayh de Indiana. El gobernador de Virginia Occidental Joe Manchin dijo el jueves que su amigo Kaine cree que Manchin está en la corta lista.

A medio año presidencial, Raúl Castro encara reto de evitar la frustración

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Raúl Castro en el acto por el 26 de julio en Santiago de Cuba.
AFP/Getty Images
Raúl Castro en el acto por el 26 de julio en Santiago de Cuba.

Seis meses después de asumir la presidencia de Cuba, Raúl Castro encara el reto de recomponer la economía y evitar que la aparente parálisis de los cambios que entonces echó a andar, vuelque de la expectativa a la frustración popular.

El general de 77 años ocupa la presidencia desde el 24 de febrero, luego de la renuncia definitiva de Fidel Castro por convalecer aún de la enfermedad que lo hizo ceder interinamente el mando a su hermano, en julio de 2006.

Tras casi medio siglo bajo liderazgo abarcador del histórico líder comunista, los cubanos conocieron con Raúl otro estilo de mando, menos carismático, de mayor trabajo en equipo, favorable a la descentralización y la autocrítica, más control y sin tantos actos de masas.

En sus pocos discursos, en fechas claves, Raúl delineó como grandes desafíos producir más, combatir la burocracia, restituir el valor al salario, mantener la unidad, acabar con los robos al Estado y aliviar las penurias cotidianas.

Balanceó el poder con la vieja guardia del Partido Comunista (PCC) y los militares en puestos claves -ocho generales están ahora en la cima-, y planea reestructurar el gabinete a fin de año, posiblemente con figuras de la nueva generación.

Posicionado en el cargo, encabezó en abril el reacomodo de la cúpula -distinto al que hizo Fidel para su interinato- y convocó para 2009 al VI Congreso del PCC -el primero en 12 años-, vital para las reformas que emprendió y planea.

No se vislumbra cambio político, siempre en la lista de reclamos de la comunidad internacional, pero Raúl firmó dos pactos internacionales de derechos humanos y conmutó unas 30 penas de muerte.

Aunque ello fue tomado en cuenta para el levantamiento de sanciones impuestas por la Unión Europea, la oposición dice que el gobernante cambió la estrategia de arrestos masivos -los presos políticos bajaron de 234 a 219 en seis meses-, por detenciones temporales.

Raúl también profundizó la alianza estratégica con la Venezuela de Hugo Chávez, que envía unos 90.000 barriles de petróleo, y con China; pero, sin querer repetir la dependencia que tuvo con la Unión Soviética, se acercó a Brasil, México, España, y Rusia.

Aunque los cubanos en general dicen que “todo sigue igual”, Raúl emprendió una reforma agrícola con entrega a manos privadas de tierras ociosas en usufructo para elevar la producción de alimentos, en un país con el 50% de las áreas cultivables subutilizadas.

Eliminó el igualitarismo y el techo en el salario para estimular la eficiencia productiva. Con medidas más populares que profundas, mejoró el transporte y quitó las prohibiciones a que los cubanos se hospedaran en hoteles, tuvieran celular o compraran computadores.

“Ha mejorado algo. Aquí hay de todo, pero el salario de 400 pesos (unos 17 dólares) no me alcanza para comprar nada”, dijo Mercedes, oficinista de 36 años, quien, no obstante, hacía cola para entrar a una moderna tienda que recién abrió en el centro de La Habana.

Los cubanos cuentan con educación y salud gratis, y productos básicos con subsidios que, según Raúl, deberían irse eliminando pues implican onerosos gastos para el país.

Pero el gobernante anunció en julio que aún no puede aumentar los salarios, que vendrán tiempos difíciles, con una crisis internacional adversa, sin mencionar los cambios que esperaba la gente, como la eliminación de las restricciones a viajar, mayor apertura a la iniciativa privada o libre comercio de casas y automóviles.

Algunos analistas y opositores hablan de “congelamiento” de las medidas o “contrarreforma” por una influencia de Fidel o “pugnas” entre reformistas y ortodoxos, rotundamente negadas por los hermanos.

En el alcance y ritmo de los cambios, según observadores, también influirá si gana las elecciones en Estados Unidos el demócrata Barack Obama o el republicano John McCain.

Por lo pronto toda la maquinaria del PCC se prepara para el Congreso en 2009 que redefinirá el rumbo de una revolución que se prepara para festejar por todo lo alto su 50 aniversario el 1 de enero.

Cuba, educación en crisis

por Oscar Espinoza Chepe

Oscar Espinoza Chepe es economista y periodista cubano independiente. Espinoza Chepe reside en Cuba.

Desde hace años, gran parte de la población muestra preocupación por el proceso involutivo de la educación, provocada en gran parte por la crisis generalizada que afronta la sociedad. Recientemente se han publicado planteamientos efectuados en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular que denotan la seria magnitud de los problemas que afronta el sector.

Se ha conocido que persisten la falta de maestros y grandes deficiencias pedagógicas de los jóvenes preparados en cursos emergentes para asumir la profesión. La presidenta de la Asociación de Pedagogos de Cuba, Nidia González, explicó que “a los jóvenes maestros les falta capacitación y experiencia, y en algunos casos carecen de la adecuada comunicación con sus estudiantes para garantizar la disciplina correcta”. También se informó que más del 50% de los profesores de la enseñanza secundaria básica están en proceso de formación y en la ciudad de La Habana sólo el 19% es titulado. Este panorama se complica cuando se conocen las formas de enseñanza utilizadas desde hace años, consistentes en que estos jóvenes inexpertos deben impartir varias asignaturas, sin especialización por materia, lo cual ha redundado en la caída vertiginosa de la calidad de la enseñanza. En la capital, la plantilla está integrada por miles de maestros emergentes procedentes de otras provincias, muchos sin vocación profesional, pero estimulados por llegar a una urbe, donde, a pesar de las dificultades existentes, las condiciones de vida son superiores a las del interior del país, y muy especialmente a las de las provincias orientales.

En la reunión resumen del Curso 2007-2008, también se analizaron los serias deficiencias en la educación cubana, como la insuficiente cobertura y superación de los maestros, la falta de calidad de las clases, el incumplimiento de los reglamentos escolares, problemas relacionados con la orientación vocacional y la necesidad de profundizar en los conocimientos de la historia de Cuba.

La nueva titular de Educación, Ena Elsa Velásquez, señaló entre los males del curso recién concluido y los desafíos para el próximo, el déficit de 8.192 docentes; los más de 21.000 estudiantes de preuniversitarios y politécnicos que dejaron de graduarse en el último ciclo; la insuficiente preparación de los profesores generales integrales, que incide en la calidad de las clases y los niveles de conocimientos de los alumnos; problemas de ortografía, caligrafía y geometría; y las indisciplinas en los centros internos.

En estas condiciones resulta evidente el retroceso que experimenta la educación cubana; fenómeno altamente peligroso para las generaciones presentes y futuras teniendo en cuenta la alta competitividad presente en el mundo actual, reto que no puede enfrentarse mediante engañosas cifras estadísticas, sino con una responsable y exigente educación de calidad para propiciar verdaderos conocimientos en los jóvenes.

Ahora el General Raúl Castro aprobó el Decreto-Ley 260 sobre el tratamiento laboral y salarial a maestros y profesores jubilados, con el cual procura mejorar las condiciones económicas de estas personas para estimularlas a regresar a las aulas. En la medida en que se logre ese objetivo, pudiera mejorar en alguna medida la calidad de la docencia en el próximo curso escolar. Pero la completa solución a la crisis educacional sólo podrá hallarse a través de una reestructuración integral de la sociedad cubana en un marco de libertad y respeto a los derechos humanos.

En los próximos meses se verá si los profesores y maestros retirados estarán suficientemente estimulados para retornar a las aulas a cobrar la pensión y el salario correspondiente, cuando es conocido que muchos están impartiendo clases y repasos en sus hogares con ingresos superiores a los que obtendrían mediante la solución procurada por el gobierno, y sin las insoportables presiones políticas y administrativas sufridas habitualmente por el personal docente en funciones. Paralelamente, habría que conferirle una condición especial a los maestros y profesores jubilados que deseen incorporarse a la enseñanza oficial, que los excluya del concepto de integralidad, o sea de la obligación de impartir diversidad de asignaturas para lo cual no están preparados, aunque sí lo son en sus especialidades tradicionales. Aunque la mejor opción sería que totalmente se eliminara, o por lo menos fuera limitado, el fracasado concepto del Profesor General Integral que tanto daño ha causado.

Una opción que podría ayudar a la educación cubana considerablemente sería la estimulación para que muchas personas preparadas como profesores y que hoy trabajan en actividades burocráticas, a veces innecesarias, regresaran a la docencia. Raúl Castro en su toma de posesión como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros anunció una radical transformación del aparato administrativo para hacerlo más eficiente. Podrí a ser una gran oportunidad para captar maestros y profesores, quienes se sentirí an más realizados mediante el ejercicio de una actividad tan estimulante como impartir conocimientos.

Por otra parte, deberá comprenderse que la educación es una valiosa inversión para el futuro, que requiere mucho trabajo y recursos. Este capital debe ser utilizado convenientemente, así como actualizado para que continúe siendo efectivo y no pierda su valor. En Cuba desde hace tiempo esto no se realiza y, junto al proceso de descapitalización material, ha existido una gran descapitalización de los recursos humanos.

El General Raúl Castro en la Asamblea Nacional el pasado 11 de junio puso el ejemplo de los ingenieros agrónomos que en su inmensa mayoría no trabajan en la agricultura. Igual podría decirse de los 195.988 graduados universitarios en pedagogía existentes según el Censo de 2002, último efectuado, o de los 78.848 técnicos de nivel medio en la rama, para posiblemente uno de los índices de profesores y maestros por habitante más altos en el mundo. Mientras, paradójicamente, las aulas carecen de maestros y profesores, y quienes imparten clases no están siempre adecuadamente preparados.

Las autoridades cubanas deberían dejar de criticar la fuga de cerebros hacia el exterior, fenómeno realmente negativo, y preocuparse más por la correcta utilización de los graduados universitarios (712.672 en total, según el censo del 2002) así como planificar la cantidad a formar, de acuerdo a las necesidades reales y los recursos disponibles. La forma como se ha manejado la educación cubana con fines propagandísticos, debe terminar. No se hace nada con graduar cientos de miles de especialistas de nivel superior para subutilizarlos y llevarlos a la frustración, desviándose recursos y esfuerzos necesarios para la formación de obreros calificados y técnicos medios indispensables para el desarrollo del país.

La doctrina espuria de Naomi Klein

por Johan Norberg

Johan Norberg es académico asociado del Cato Institute y autor del libro In Defense of Global Capitalism (Cato Institute, 2003).

En The Shock Doctrine, Naomi Klein escribe que el capitalismo ha adoptado su “forma más salvaje” desde 1990. Si ella tuviera razón acerca del ligamen entre el libre mercado y la pobreza, ésta última habría aumentado dramáticamente desde entonces. Sin embargo, ha ocurrido lo opuesto.

Entre 1990 y 2004, la pobreza extrema en los países en vías de desarrollo se redujo del 29 al 18 por ciento de acuerdo al Banco Mundial. Esto significa que, bajo el “capitalismo salvaje” la pobreza extrema disminuyó en 54.000 personas por día. Además, la proporción de personas que vive en barrios pobres, lo cual, según Klein, es supuestamente otro resultado de la liberalización económica, ha caído del 47 al 37 por ciento durante el mismo período. Los promedios no cuentan la historia completa, así que es importante indicar que los avances más marcados se dieron en los lugares del mundo que más liberalizaron, mientras que ha habido retrocesos en los países menos liberalizados.

Si Klein estuviera en lo correcto acerca de la conexión entre el libre mercado y la violencia política, deberíamos haber visto también más guerras y dictaduras durante la era del “capitalismo salvaje”. Klein insiste en que “el mundo se está volviendo menos pacífico”, sin documentarlo. Está equivocada. De acuerdo al Human Security Centre de la Universidad de Columbia Británica, el número de conflictos militares que involucran a por lo menos una nación se redujo de casi 50 en 1990 a 31 en el 2005. El número de muertes producto de guerras en el 2005 fue el más bajo en medio siglo. En 1990 hubo nueve genocidios simultáneos alrededor del mundo. En el 2005 sólo hubo uno, en Darfur. A pesar de algunas excepciones conspicuas, el mundo se está volviendo más pacífico en la era del “capitalismo salvaje”.

El mundo también se ha vuelto más democrático, contrario a lo que implica la tesis de Klein. De hecho, conforme los mercados se han liberalizado, el mundo ha atravesado simultáneamente una revolución democrática. Entre 1990 y 2007, el número de democracias electorales aumentó de 76 a 121. En 1990 hubo más países definidos como “no libres” por Freedom House que los que hubo calificados como “libres”. En el 2007 los “libres” duplicaban a los países “no libres”. Así que a falta de argumentos serios en contra de las consecuencias del libre mercado, sólo nos queda la crítica razonable de Klein a la tortura, las dictaduras, la corrupción gubernamental y el mercantilismo corporativo.

En el análisis final, The Shock Doctrine se resume en la curiosa aseveración de que Milton Friedman y libre mercado son malos porque los gobiernos son incompetentes, corruptos y crueles. Probablemente no es una coincidencia que los comentarios en la contraportada del libro son de cuatro escritores de ficción.

Acusan a Rusia de irrespetar el acuerdo de alto el fuego

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Según un cese de hostilidades gestionado por la Union Europea, las fuerzas rusas y georgianas deben retirarse a las posiciones que tenian antes de que estallaran las hostilidades el 7 de agosto en la república separatista georgiana de Osetia del Sur, que tiene lazos cercanos con Rusia.
AP Photo/Musa Sadulayev
Según un cese de hostilidades gestionado por la Union Europea, las fuerzas rusas y georgianas deben retirarse a las posiciones que tenían antes de que estallaran las hostilidades el 7 de agosto en la república separatista georgiana de Osetia del Sur, que tiene lazos cercanos con Rusia.

Rusia anunció su retirada completa de Georgia, desmentida por Tiflis, mientras Estados Unidos y Francia acusaban a Moscú de no respetar el acuerdo de alto el fuego.

“La retirada de tropas y unidades rusas se efectuó sin incidentes y quedó completada” a las 19H50 (15H50 GMT), indicó el ministro de Defensa ruso Anatoli Serdiukov.

Tiflis desmintió inmediatamente el anuncio y dijo que el ejército ruso sigue presente en el puerto de Poti y en la ciudad de Senaki, en el oeste del país.

Los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y de Francia, Nicolas Sarkozy, coincidieron en conversación telefónica que Rusia “no está cumpliendo” con el acuerdo de cese del fuego en Georgia, y que debe cumplirlo ‘‘ahora”, informó el portavoz de la Casa Blanca Gordon Johndroe.

Los mandatarios llamaron además a Rusia a “continuar y concluir” su retirada de Georgia, según la presidencia francesa.

Sobre el terreno, los periodistas de la AFP vieron durante la tarde a decenas de vehículos militares rusos abandonar sus posiciones avanzadas en el centro y el oeste de Georgia para dirigirse a las regiones separatistas pro rusas de Abjasia y Osetia del Sur.

La carretera que conduce a Gori fue reabierta, y la policía georgiana recuperó el control de esa ciudad estratégica que une el este y el oeste del país, ocupada por el ejército ruso desde hace más de una semana.

Moscú advirtió ayer que sus fuerzas permanecerán en varios puntos estratégicos del territorio georgiano, y junto a los territorios separatistas, donde las fuerzas rusas de paz están desplegadas desde comienzos de los 90.

Según un mapa mostrado por el Estado Mayor ruso, Moscú quiere man-tener el control de una carretera estratégica que va de Tiflis al mar Negro (oeste).

El mapa, desplegado en una rueda de prensa por el jefe de Estado Mayor adjunto, el general Anatoly Nogovitsin, muestra “una zona de responsabilidad” rusa que incluye largos tramos de la principal carretera georgiana, que atraviesa el país de este a oeste.

La zona incluye lo esencial de la carretera que une el principal puerto, Poti, a la ciudad de Senaki, donde las fuerzas rusas quieren controlar un importante aeropuerto militar.

El ministerio francés de Relaciones Exteriores recordó a Rusia que debía ‘‘garantizar la libertad de movimiento y de circulación a lo largo de los ejes” tras su retirada.

Rusia dijo que sólo unos 500 soldados permanecerán en ocho puntos clave en una zona de seguridad cerca de Osetia del Sur.

Alemania consideró que la zona de protección contemplada por las fuerzas rusas y cuyo contorno seguía sin estar claro, sólo puede formar parte de ‘‘unas medidas provisionales de seguridad”, a la espera de un mecanismo internacional de regulación.

Rusia “se reserva el derecho de aumentar” el número de sus soldados de paz en Georgia “en caso de necesidad”, advirtió el general Nogovitsin.

Las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz permanecerán además tanto en Abjasia como en Osetia del Sur, donde están acantonadas desde inicios de los años 90.

El ejército ruso entró en Georgia tras haber lanzado una vasta contraofensiva contra las fuerzas georgianas que intentaron retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur en la noche del 7 de agosto.

En el frente diplomático, las grandes potencias se revelaron incapaces de alcanzar un acuerdo en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde los occidentales insistieron en que quede claramente reafirmado el respeto a la integridad territorial de Georgia.

Ese punto es crucial, dado que Abjasia y Osetia del Sur han pedido formalmente a Rusia el reconocimiento de su independencia.

El Estado Mayor del ejército ruso denunció el viernes un ejercicio de la OTAN en el mar Negro, de “rutina” según la Alianza.

El “presidente” de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, aseguró este viernes al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Antonio Guterres, de visita en la región, que los georgianos no serán víctimas de ‘‘ninguna discriminación” si vuelven a ese territorio separatista.

Por su lado, el papa Benedicto XVI donó 125,000 dólares (84,000 euros) para los refugiados osetos que huyeron de sus casas durante el conflicto entre Rusia y Georgia, anunció ayer Radio Vaticano.

Obama dice que ya ha escogido a su vicepresidente

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

El candidato presidencial demócrata Barack Obama posa para una foto con un grupo de porristas tras una reunión en una secundaria de Chesapeake, Virginia, el jueves 21 de agosto del 2008.
Alex Brandon / AP foto
El candidato presidencial demócrata Barack Obama posa para una foto con un grupo de porristas tras una reunión en una secundaria de Chesapeake, Virginia, el jueves 21 de agosto del 2008.

Barack Obama dijo que ya ha decidido quién será su esperado candidato a vicepresidente, pero aún no ha anunciado de quién se trata.El candidato presidencial demócrata dijo al diario USA Today el jueves que escogió a alguien independiente que pudiera poner en tela de juicio sus opiniones en la Casa Blanca. Obama también señaló que quería a alguien preparado para ser presidente y que le pudiera ayudar a fortalecer la economía.

El aspirante a mandatario del país tampoco dijo si ya ha anunciado su decisión a su futuro compañero de fórmula. Obama señaló que no revelará nada más hasta que anuncie quién es el elegido.

El político pretende hacer eso a través de un mensaje de texto de su celular enviado a sus partidarios en algún momento antes del sábado por la tarde, cuando planea aparecer en Illinois con el esperado candidato a vicepresidente.

Cuando se le preguntó cuándo enviará su mensaje de texto, Obama sonrió y contestó: “¿No te gustaría saberlo?”

La expectación sobre quién escogerá Obama como candidato vicepresidencial sigue aumentando.

Uno de los posibles elegidos podría ser Joe Biden, el principal experto demócrata del Senado en relaciones exteriores. Sin embargo, la posible elección de Biden podría resaltar la inexperiencia de Obama en temas internacionales y costarle votos frente a su contrincante John McCain.

Obama, alguien relativamente nuevo en el panorama político del país, hizo historia al convertirse en el primer candidato afroestadounidense a la presidencia. Sin embargo, ha sido duramente criticado por McCain -un veterano senador y ex prisionero de guerra en Vietnam- por su falta de experiencia en seguridad nacional y su propuesta de retirar al ejército estadounidense de Irak en 16 meses.

Sin embargo, al senador de Illinois no le ha ido tan mal con la idea, ya que la secretaria de Estado Condolezza Rice y su homólogo iraquí anunciaron el establecimiento de una fecha límite para la retirada de fuerzas militares del país.

Otros posibles candidatos que Obama podría escoger para ocupar la vicepresidencia son los gobernadores Kathleen Sebelius, de Kansas, y Tim Kaine de Virginia, y el senador Evan Bayh de Indiana. El gobernador de Virginia Occidental Joe Manchin dijo el jueves que su amigo Kaine cree que Manchin está en la corta lista.

A %d blogueros les gusta esto: