Tag Archives: Kirchner

Kirchner: “Si España quiere pagar más caro el biocombustible es una decisión soberana”

Kirchner: “Si España quiere pagar más caro el biocombustible es una decisión soberana”

La presidenta ha pedido “tranquilidad a todos los argentinos” porque el país está en condiciones de “absorber la producción” que exporta a España

Buenos Aires.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha subrayado que su Gobierno no responderá a la “decisión soberana” adoptada por España de limitar las compras de biodiésel tras la expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de Repsol.

El Gobierno español adoptó este viernes en el Consejo de Ministros una orden ministerial para asignar cuotas de producción de biodiésel en las plantas españolas, lo que limitará la entrada del producto refinado procedente de Argentina.

Dicha orden limitará las importaciones de biodiésel argentino, cuyo valor ascendió el año pasado a 750 millones de euros. En total, España compró 719.473 toneladas de este biocombustible a Argentina, casi la mitad de las 1,6 millones de toneladas consumidas.

La presidenta ha pedido “tranquilidad a todos los argentinos” porque el país, productor de tres millones de toneladas de biodiésel al año, está en condiciones de “absorber la producción de 400.000 toneladas” que, según sus cifras, exporta a España. Incluso ha apuntado que el país podría absorber “700.000 más”.

“Somos gente de trabajo y muy respetuosa de las decisiones soberanas”, ha declarado Fernández de Kirchner en alusión a la medida adoptada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. “Si el Gobierno de España quiere pagar más caro el biocombustible es una decisión soberana”, ha añadido, durante un acto con motivo de la construcción de presas en el río Santa Cruz.

Fernández de Kirchner ha insistido en su defensa de la expropiación de YPF y ha subrayado la importancia de que las regiones también tengan peso en la toma de decisiones sobre cuestiones energéticas. “No hay nación sin provincias ni hay provincias sin nación, somos una sola cosa”, ha apuntado, al recordar que cualquier futura privatización de la petrolera necesitará del apoyo de dos tercios de los legisladores, “los mismos que para reformar la Constitución”.

“Una reforma constitucional es tan importante como contar con esos recursos para los 40 millones de argentinos”, ha apostillado acto seguido.

Por otra parte, la presidenta argentina ha criticado el desequilibrio del sistema comercial actual y, defendiendo la gestión que han hechos sus gobiernos y los de su marido, el difunto expresidente Néstor Kirchner, ha recordado que las dos regiones que tienen más denuncias de la Organización Mundial del Comercio (OMC) “por medidas proteccionistas” son Estados Unidos y la Unión Europea.

Kirchner evapora en tres días 3.900 millones del valor en bolsa de Repsol

Kirchner evapora en tres días 3.900 millones del valor en bolsa de Repsol

Manuel de la Cruz.

La nacionalización de YPF está pasando factura a la petrolera española en bolsa: la compañía vale casi un 18% menos desde que la presidenta argentina iniciara el discurso en que anunció la expropiación.

Argentina busca sustitutos para la petrolera española

La expropiación de YPF por el Gobierno argentino puede acabar saliendo muy cara a Repsol. La petrolera española valora en unos 8.000 millones de euros su participación del 57,4% de su -hasta ahora- filial argentina y los analistas cifran en torno a los 6.000 millones su actividad en el gran yacimiento de Vaca Muerta descubierto por YPF. La indemnización que Repsol pretende reclamar en organismos internacionales a Argentina podría rondar esos 14.000 millones, amén de otros daños y perjuicios aún por cuantificar.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ya ha dicho que revisará la valoración de YPF para compensar a la española, y ya ha advertido de que estará por debajo de las cifras que manejan en los despachos de Repsol. A la espera de ver en qué queda el litigio, que promete ser largo, la nacionalización de YPF le está pasando factura (una gran factura) en bolsa a Repsol: su cotización se ha desplomado en 3.908 millones de euros desde que la presidenta Kirchner iniciara el discurso con el que anunciaba la expropiación de la petrolera.

Un 14% en dos días
La nacionalización de la petrolera argentina se conoció el pasado lunes justo cuando en la bolsa española se celebraba la subasta de cierre. Las acciones de Repsol habían subido un 2,23% durante la sesión y, tras conocerse la intervención del Gobierno argentino, los títulos quedaban finalmente planos con los ajustes de última hora.

Cuando se iniciaba la subasta del lunes, los títulos de Repsol cotizaban a 17,86 euros. Hoy han cerrado cerraban en 14,66 euros, un 4,77% por debajo del cierre anterior y nada menos que un 17,9% por debajo del nivel que tenían cuando se anunció la nacionalización. Repsol valía al cierre de la sesión de ayer apenas 17.900 millones de euros, 3.900 millones menos en tan solo tres días. La evolución de la petrolera en lo que va de año, con un desplome del 36,7%, no puede ser peor… Aunque está por ver si sus acciones siguen a la baja.

 

Kirchner: «Argentina está cambiando la historia al recuperar YPF»

Economía

Kirchner: «Argentina está cambiando la historia al recuperar YPF»

La presidenta de Argentina recordó en televisión que su esposo y antecesor, el fallecido Néstor Kirchner, dijo en 2003 que «el gran problema energético fue la desnacionalización y la venta de las acciones de YPF»

EFE / BUENOS AIRES
 La presidenta argentina, Cristina Fernández, afirmó hoy que el país está “cambiando la historia”, al destacar la “recuperación” de YPF, en medio del proceso de expropiación de la petrolera a la española Repsol.

“Los argentinos estamos cambiando una historia que muchas veces no quisieron escribir y que lo hicieron otros por ellos”, pero “no hay que echarle la culpa a nadie”, manifestó Fernández durante el acto de presentación del canal estatal Tecnópolis TV. La mandataria dispuso el pasado lunes la intervención de YPF y envió al Parlamento un proyecto de ley para expropiar el 51 por ciento de las acciones de la petrolera a la española Repsol.

«Pasos muy importantes»

“Se están dando pasos muy importantes e impensados hacía muchos años. Se progresó mucho después del derrumbe producido antes de 2003”, insistió Fernández. Recordó además que su esposo y antecesor, el fallecido Néstor Kirchner, dijo en 2003 que “el gran problema energético fue la desnacionalización y la venta de las acciones de YPF”.

“Ahora se está recuperando ese instrumento estratégico”, pero “la historia no se construye como uno quiere sino como uno puede y a pesar de todos los obstáculos, porque no es un camino llano y sin tropiezos”, subrayó Fernández. Tanto Kirchner como la propia Fernández apoyaron la privatización de YPF en 1992 y, hasta que empezó la embestida gubernamental contra la empresa, el pasado diciembre, la presidenta citó en más de una ocasión a YPF, entonces bajo control de Repsol, como modelo de empresa en Argentina.

Debate en la Cámara Alta

El Senado aprobó hoy en comisiones el dictamen del proyecto de ley para expropiar un 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de Repsol y la empresa YPF Gas, propiedad del grupo español, lo que habilita el debate de la iniciativa en el pleno de la Cámara Alta. El oficialismo se propone discutir el proyecto gubernamental en el pleno del Senado el miércoles de la semana próxima para luego girarlo a la Cámara de Diputados, donde se espera que los legisladores afines al Gobierno también hagan pesar su mayoría.

El viceministro de Economía, Axel Kicillof, anunció este martes que Argentina no pagará los 10.000 millones de dólares que reclamó el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en compensación por las acciones que le serán expropiadas al grupo. El proyecto de ley gubernamental declara de interés “público nacional” el sector de los hidrocarburos y añade que la valoración de YPF dependerá del estatal Tribunal de Tasación, pero no explica de dónde saldrán los fondos para el pago de las acciones que se expropiarán.

Kirchner muestra su estilo con YPF

Kirchner muestra su estilo con YPF

Luis Secco
Kirchner-cristina-mano.jpg

Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina.

El anuncio del envío al Parlamento argentino de un proyecto de ley que prevé la estatalización del 51% del capital social de YPF S. A. puede ser analizado desde diversas ópticas. Pero, teniendo en cuenta las restricciones de espacio y de tiempo, no queremos discutir tales cuestiones sin antes puntualizar lo que no puede dejarse de lado en el análisis de esta noticia:

1) Recuperar la administración de la energía (sinónimo de YPF en Argentina) apela a la percepción de soberanía nacional que tiene una fracción mayoritaria de la opinión pública y del electorado oficialista. En un contexto de fuerte caída de su aprobación como presidenta (pasó del 70 a al 55% en dos meses), un tema tan caro a los sentimientos argentinos como lo es su empresa más emblemática sirve para reencauzar el apoyo popular en uno de los peores momentos de Cristina Fernández de Kirchner desde que resultó reelegida. El anuncio persigue desviar la atención de la ciudadanía, centrada por estos días en la desaceleración del crecimiento económico y en las denuncias de corrupción que penden sobre el vicepresidente Amado Boudou.

2) El Gobierno sabe que la economía se está desacelerando y, aparte, que la energía es un problema (Argentina pasó de un superávit comercial energético de 4.000 millones de dólares a un déficit de 3.000 millones en los últimos 3 años). YPF es la empresa más grande de Argentina (es la que más factura, la que paga más impuestos, la que mayor empleo -directo e indirecto- genera, y es la marca más admirada y prestigiosa del país). Y además gana dinero. Por ello es vista por el Ejecutivo como un instrumento de política (no sólo económica) muy poderoso.

3) Pero la renacionalización conducirá a una menor inversión, a elevar algo la salida de capitales y, por ende, a mayores presiones sobre el tipo de cambio y los precios. Por otro lado, habrá que pagar las acciones… ¿Cómo? ¿Con fondos de la Administración Nacional de la Seguridad Social o con reservas del Banco Central de la República Argentina? Porque ni el Tesoro nacional ni las provincias tienen fondos para hacerlo. Con estas consecuencias a la vista, lo más probable es que las autoridades argentinas sigan avanzando en esta dirección hacia un mayor populismo.

4) De lo anterior se desprende una conclusión central. Los anuncios del lunes enterraron un escenario hasta ahora posible (aunque a mi juicio poco probable): el escenario de cambio a tiempo de la política económica. La estatalización del 51% de YPF marca un punto de no retorno en la apuesta del Gobierno argentino por el modelo tal como lo conocemos.

5) Ahora bien, el Ejecutivo de Kirchner puede permitirse estos lujos porque tiene todo el poder, pero también porque no hay opositores. Si no hay debate, si la clase dirigente no muestra una agenda con ideas y discusión, si no aparece ningún tipo de contrapeso a la voluntad del Gobierno, no habrá capacidad de evitar más arrebatos populistas. El único escollo parece estar en la dinámica económica. En la segunda mitad de este año, cuando se termine de vender la cosecha agrícola, quizás ya la mayoría de los argentinos perciba los efectos de un modelo que cada vez tiene menos margen de maniobra: mayor inflación, menos importaciones, congestión creciente en los servicios públicos y en la infraestructura básica. Tal vez entonces aparezca la oposición.

6) La decisión de expropiar las acciones de Repsol no puede llegar en peor momento desde el punto de vista de la relaciones internacionales. Con España (y Europa) intentando salir de una crisis sin precedentes, y justo cuando las posibilidades de interacción entre empresas europeas y argentinas (latinoamericanas, en general) lucen más atractivas que nunca. Hoy, grandes empresas europeas y otras más pequeñas están analizando cómo diversificarse geográficamente, empezando por analizar el mercado latinoamericano. Obviamente, es de esperar que Argentina se quede fuera de estos flujos de inversiones.

Un hecho histórico

En síntesis, estamos frente a un hecho histórico de una magnitud solo comparable a la nacionalización de los ferrocarriles o la ley de alquileres del Gobierno de Juan Domingo Perón, las privatizaciones de los años 90 (entre las cuales YPF resultó la más emblemática), o la reestatalización y eliminación del régimen de pensiones de capitalización privada de fines de 2008. La diferencia es que ahora, como con la nacionalización de los ferrocarriles de Perón, se afectan intereses no sólo argentinos o nacionales. Está en juego la relación con el país de origen de las mayores inversiones extranjeras en Argentina y en la región.

Pero ¿puede haber una amenaza creíble proveniente de la comunidad internacional (a partir de las represalias que impulsaría el Ejecutivo español) cuando Argentina sigue con problemas de financiación en los mercados, no respeta los estatutos del FMI y hace caso omiso a los fallos del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, perteneciente al Banco Mundial)? Las consecuencias las veremos en el corto y en el largo plazo. En perspectiva histórica, seguramente habrá un antes y un después de los anuncios de esta primavera que apenas comienza.

Luis Secco, economista.

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

La dirigente peronista explica la expropiación: “YPF duplicó sus ventas, pero los argentinos hemos tenido que importar”.

Ampliar la foto

Fernández exhibe una muestra del primer petróleo extraido. | EFE

Play

Cristina Fernández de Kirchner expropia el 51% de las acciones de YPF

A las 12.00 del mediodía hora de Buenos Aires (17.00 hora peninsular), Cristina Fernández de Kirchner realizaba el anuncio a lo largo de un discurso en la Casa Rosada transmitido a través de la televisión pública. El acto en el salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario, que está decorado con diferentes retratos de Eva Perón. También participaron los demás ministros del gabinete y los gobernadores de las diferentes provincias con intereses petrolíferos. Éstas son algunas de las frases más destacadas de la presidenta de Argentina:

Esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza no va a responder ningún exabrupto, no se va a hacer eco de frases insolente, soy una jefa de Estado y no una patotera. Los que esperen que esta presidenta responda improperios pierden el tiempo, no me han votado para eso.

El modelo que hemos elegido para YPF no es de estatización, es de recuperación de la soberanía porque seguimos funcionando igual. Vamos a hacer una dirección de empresa estrictamente profesionalizada. Los recursos del estado van a ser bien gestionados por los argentinos.

Hicimos este pacto de sindicación con una cláusula que requiere la autorización del Congreso de la Nación [para privatizar la empresa] con los 2/3 del Congreso, que es igual que lo que se necesita para reformar la constitución. Si algún día después de mí quieren vender patrimonio del Estado les va a ser complicado conseguir los 2/3 porque yo no soy eterna.

En 2011 tuvimos que importar combustibles en 9.000 millones de dólares, lo que casi supera el superávit comercial argentino. Bastaría con mostrar estos gráficos para saber que de proseguir esta política de vaciamiento nos convertiremos en un país inviable, por políticas empresariales y no por recursos, porque somos el tercer país en nivel de recursos.

No se trabajó ni se produjo sobre el gas convencional. Las reservas han bajado y se ha reducido la producción. La empresa debería haber perdido, pero pese a esto YPF duplicó sus ventas por el aumento de precios. Ha sido el año en el que los argentinos más hemos tenido que importar, aunque ellos vendieron miles de millones de dólares en vez de dar pérdidas. La curva de desinversión de YPF Repsol se parece a la de la trompa del elefante.

El gran problema fue la desnacionalización [que cedió] el poder que tiene que tener el Gobierno en ciertos sectores como es el de los combustibles. Ahí es cuando mientras han reducido la producción, lo lógico sería es que entraran en pérdidas, pues no sólo han multiplicado sus beneficios sino que han repartido dividendos. En 1999, Repsol compró YPF para dejar de ser una pequeña empresa local para empezar a jugar en la primera división.

No vamos a caer en que se puede gestionar una empresa de manera liviana y lo vamos a hacer con mucha profesionalidad. Les puedo a asegurar que voy a poner todo el esfuerzo y el compromiso para que los argentinos le den el lugar a YPF que se merece.

Hay motivos más fuertes para tomar esta decisión. Después de 17 años desde que se desnacionalizó YPF, esa barra roja nos convirtió en importadores netos de gas y petróleo y con un déficit de millones. Es la primera vez en 17 años que tenemos que importar gas y petróleo, por valor de más de 3.000 millones de dólares.

A los argentinos, a los españoles, ¿escucharon a esta presidenta reclamarles al Gobierno de España sobre el vaciamiento de Aerolíneas Argentinas? Tuvimos que hacernos cargo de los empleados y carburantes. Y hoy esos empresarios están procesados en su país por fraude. ¿Esta presidenta alguna vez ha tenido una mala palabra para gobiernos extranjeros?

Aunque haya empresas extrajeras afincadas aquí, que a nadie se le escape que son empresas argentinas. Y hay otras empresas extranjeras, que por ejemplo el otro día tuvimos un apagón, espero que el Gobierno tome medidas [mensaje a Endesa]. Con las empresas argentinas cuyos accionistas sean extranjeros vamos a seguir colaborando codo con codo, pero siguen siendo empresas argentinas.

Esto es una política de estado que debe unirnos a todos los argentinos. YPF es de todos. En tanto la dirección sea llevada por argentinos no tenemos que tener perjuicios, ese 51% no va a ser manejado por ningún grupo económico privado. Colocamos al frente de la operación al ministro de planificación acompañado los otros dos funcionarios. Los empresarios argentinos van a volver a tener mucha representación en este modelo. Cuando estas acá tienes que ocuparte del petróleo y de la hierba

Hacemos una defensa de la producción nacional, este es el único país en el que algunos medios de comunicación defienden a empresarios de otros países. No lo vamos a tolerar, porque vamos a proteger a la industria nacional y a los usuarios y consumidores. Esto fue una Guerra de Secesión al revés, ganó el Sur y perdió el Norte“.

Todo el discurso ha sido seguido con estruendosos aplausos, vítores y cánticos por parte de los cientos de personas que abarrotaban el salón de la Casa Rosada donde hablaba la presidenta argentina.

 

A %d blogueros les gusta esto: