Tag Archives: eu

VOA: escándalo de agentes del Servicio Secreto de EE UU acapara la atención del mundo

VOA: escándalo de agentes del Servicio Secreto de EE UU acapara la atención del mundo

Foto: REUTERS/Gary Cameron

(Caracas, 16 de abril – Noticias24) Yefferson Asprilla, periodista de la Voz de América, conversó en su acostumbrado contacto con Noticias24 Radio sobre un escándalo de agentes del Servicio Secreto de EE.UU en Colombia, que acapara la atención en el mundo en estos momentos.

Escuche la entrevista completa a continuación:

El secretario de prensa del Pentágono, George Little indicó estar avergonzado por las acusaciones de que soldados, que debieron apoyar al presidente Obama en su viaje a Cartagena, violaron el código y contrataron el servicio de prostitutas.

El presidente Barack Obama señaló que este tema debe ser tratado, expresando además que “cuando los funcionarios están a fuera del país, a servicio del Gobierno, están representando a toda la nación”.

Por otro lado, el periodista de la Voz de América, resaltó diferentes opiniones de analistas políticos, que manifestaron que la VI Cumbre de las Américas ha generado reacciones a favor y en contra, porque no arrojó efectos significativos en temas como la legalización de las drogas y las islas Malvinas.

En otro sentido el día de hoy la Universidad de Virginia Tech, honra en su quinto aniversario a la masacre que se dio en esa entidad, teniendo un saldo de 32 víctimas. Las clases no fueron suspendidas para recordar la pasión de esos estudiantes.

El gobernador de Virginia, Bob McDonnell, encabezó una ceremonia para conmemorar el tercer aniversario del peor incidente en la historia de los EE UU.

A continuación la agenda informativa de hoy, 16 de abril de 2012:

1-Escándalo de agentes del Servicio Secreto de EE UU.

2-Analistas internacionales hacen evaluación de La Cumbre de Las Américas.

3-Virginia Tech honra a víctimas en quinto aniversario de la masacre en esa entidad.

4-Subastan boleto del Titanic.

La reelección de Obama no sería el fin de la libertad

La reelección de Obama no sería el fin de la libertad

por Gene Healy

Gene Healy es Vice Presidente de Cato Institute.

No cedo ante nadie en mi convicción de que la presidencia de Barack Obama ha sido un desastre para la República. Recientemente, incluso sugerí que algunas de sus ofensas alcanzaron el nivel de “graves crímenes y delitos”.

Sin embargo, por mucho que lo intento, no puedo convencerme de que las elecciones de 2012 son una “piedra angular en la historia” y que serían el “fin del juego” para la libertad a menos que él sea vencido. Si Obama gana, la lucha continúa; si pierde, no es motivo para celebrar todavía.

Tenga en cuenta que, desde Franklin Delano Roosevelt, pocos presidentes de segundo periodo han sido capaces de realizar grandes diabluras. Obama podría ya haber hecho la mayor parte del daño del que es capaz.

Por supuesto, todavía queda la cuestión de deshacer los graves daños que ya se han hecho.

Mitt Romney se ha comprometido a firmar la derogación de Obamacare (para la cual Romneycare sirvió de modelo) si resulta electo. El veto de Obama sería un obstáculo difícil de superar, pero no sería necesariamente imposible de hacer, en función de lo que determine la Corte Suprema.

Le pregunté a Michael Cannon, el gurú de política sanitaria de Cato, “¿Cuánto se puede lograr desfinanciando Obamacare si Obama es reelecto?” Bastante, afirmó, dado que los intercambios de seguros de salud “son fundamentales para Obamacare. Si los estados se niegan a crearlos, la ley dice que los federales pueden. Pero no ofrece presupuesto alguno. Y buena suerte consiguiéndolos en un Congreso dirigido por el Partido Republicano”.

En caso de que el Partido Republicano asuma la presidencia, un gobierno republicano unificado presenta sus propios desafíos. El difunto Bill Niskanen, presidente por un largo periodo del Cato Institute, señaló que EE.UU. “prospera más cuando los excesos son moderados, y, si los números de los últimos 50 años sirven de referencia, un gobierno dividido es lo que los modera”.

Según los cálculos de Niskanen, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el gasto de los gobiernos unificados ha sido casi tres veces superior al de los gobiernos divididos y lo primeros han sido más propensos a derrochar recursos y vidas en el extranjero.

Tal vez los días del “Proyecto de la Calle K” pasaron, gracias al movimiento Tea Party energizado por los abusos de Obama —pero necesitarán mantener la presión sobre los republicanos.

Como los profesores de derecho Eric Posner y Adrian Vermuele señalan en su libro Executive Unbound: “La continuidad a través de las presidencias es sorprendente. Richard Nixon respetó y apoyó el avance de programas liberales de la Gran Sociedad… [Y] durante el gobierno de Reagan, el gasto público continuó su avance también”.

Obama continuó con los rescates de Bush, señalan más adelante, y él ha “conservado las principales características de prácticamente cada herramienta contra el terrorismo utilizada por la administración de Bush”.

De hecho, hay algo extrañamente mecánico en la forma en que el Estado moderno se expande constantemente sin importar cuál partido o presidente se encuentre en el poder.

El verano pasado la Ley Patriota fue renovada de forma automática por la presidencia, pocas semanas después de que el Equipo SEAL 6 acabara con la vida de Osama bin Laden. A medida de que la amenaza terrorista disminuyó, la guerra perpetua contra el terrorismo continuó, incluso siendo ahora los ciudadanos estadounidenses blanco de robots que asesinan a control remoto.

En julio, una de las luchas perennes del presupuesto en Washington presentó un matiz interesante: Resulta que, si el Congreso fallaba en aumentar el techo de la deuda en el plazo reglamentario, el Poder Ejecutivo no podía detener el gasto, aunque lo intentara.

El gasto seguiría, según informó Reuters, porque la Tesorería no sería capaz de “reprogramar a las computadoras del gobierno que generan pagos automáticos en la fecha límite”.

En casa y en el extranjero, el gobierno federal está fuera de control y parece que no hay un interruptor manual capaz de apagarlo.

Como otros han observado, nuestro gobierno se ha convertido en un tren fuera de control —y las elecciones presidenciales parecen cada vez más una lucha por determinar quien podrá sentarse al frente y pretender que conduce.

El punto es hacer fracasar esta ofensiva y ninguna elección puede hacer eso. Pase lo que pase en noviembre, el trabajo aún debe continuar.

EE.UU.: Tocando otra vez el techo de la deuda

por Michael D. Tanner

Si disfrutó la lucha por elevar el techo de la deuda el año pasado, prepárese para la que está por venir.

El acuerdo del verano pasado, como recordará, elevó el límite de la deuda del gobierno federal de $15.194 billones a $16.394 billones a cambio de la promesa de futuros recortes de gasto. Hasta hace poco, el consenso había sido que el endeudamiento federal alcanzaría un nuevo límite en algún momento entre finales de noviembre del presente año o inicios de enero de 2013.

Pero, enterrada en las páginas del presupuesto del presidente Obama para 2013, se encontraba la noticia de que la deuda nacional alcanzaría los $16.334 billones al final del año fiscal 2012, en otras palabras, el 30 de septiembre de 2012. Esta cifra se encuentra solamente $60.000 millones por debajo del límite actual de la deuda. Considerando que el gobierno federal continúa endeudándose a una tasa de más de $130.000 millones al mes, probablemente alcancemos el límite de endeudamiento a mediados de octubre — antes de las elecciones.

Desde una perspectiva presupuestaria, no habrá una crisis inmediata. El Departamento del Tesoro podría, si lo decide, utilizar “medidas extraordinarias” que le permitirían al gobierno seguir pagando su deuda aún después de las elecciones. A pesar de su nombre, estas medidas no son tan “extraordinarias”,  al involucrar cosas tales como retrazar las contribuciones al fondo de pensiones del servicio civil o suspender la venta de algunos tipos de valores financieros prescindibles. De hecho, el Tesoro utilizó dichas medidas el año pasado desde mayo hasta que se alcanzó el acuerdo de la deuda en agosto, y pasó desapercibido.

Pero como tema político, será percibido de manera distintita.

Supongamos que en lugar de utilizar dichas medidas para postergar el día del ajuste de cuentas hasta después de las elecciones, el presidente Obama amenace con una mora de pagos. Supongamos que Obama continúe insistiendo en el aumento de impuestos como parte de cualquier propuesta para elevar el techo de la deuda, y amenace con un caos económico internacional y el colapso del mercado de valores si los republicanos deciden no apoyarlo. ¿Podremos confiar en que los republicanos continuarán con la lucha por el recorte de gastos, apenas semanas antes de la elección?

Y sin importar lo que suceda antes de las elecciones, se aproxima otra lucha por elevar el techo de la deuda. Cada candidato republicano deberá decir si elevaría o no el techo de la deuda y cuáles concesiones exigiría a cambio.

Los republicanos, por supuesto, tendrán buenos argumentos sobre cómo el gasto del presidente ha aumentado el endeudamiento. De hecho, un aumento de $1,2 billones en el techo de la deuda resultó efectivo apenas por un año. Pero los republicanos fortalecerían su caso si estuvieran realmente haciendo algo por reducir el gasto. Después de todo, a pesar de todas las discusiones y tensión sobre los recortes de gasto como parte del acuerdo para subir el techo de la deuda del año pasado, el gasto federal no solo aumentó de 2011 a 2012, sino que subió más rápido que la inflación y el crecimiento demográfico juntos.

Peor aún, los republicanos continúan hablando sobre deshacerse de los recortes automáticos que son responsables por más de la mitad de los ahorros proyectados por el acuerdo de 2011. En particular, los republicanos quieren deshacerse de los recortes al presupuesto de defensa, y están dispuestos a renunciar a recortes en el gasto doméstico a cambio.

Mientras tanto, ¿qué sucede con Mitt Romney, el candidato republicano con mayores probabilidades de lograr la nominación? ¿Puede alguien imaginarse algún programa gubernamental importante que Romney eliminaría? (Recortar el financiamiento a Paternidad Planificada no cuenta, especialmente porque los republicanos manejaron de mal manera el debate sobre las medidas de anticoncepción incluidas en la reforma de salud de Obama).

El gasto irresponsable del presidente Obama podría representar una ayuda divina para los republicanos. Fue, después de todo, los temas de deuda y gasto los que revitalizaron al Tea Party y llevaron a la victoria aplastante en las elecciones legislativas de 2010. No es solo un asunto que une a todas las facciones dentro de la base republicana, sino que también es importante para los independientes y la gente que habita en los suburbios, incluyendo a las mujeres suburbanas que se han visto desanimadas por el tono de las primarias republicanas.

Pero, si los republicanos no quieren verse sorprendidos por el presidente Obama en octubre, necesitan comenzar a prepararse desde ahora para ese debate.

 

Ataque contra Irán: ¿Pospuesto hasta 2013?

la proxima guerra ataque a iran pospuesto primavera 2013

El plan de Israel para atacar a Irán ha sido pospuesto hasta la primavera de 2013 después de que una simulación de guerra mostrara que Irán podría matar a 200 estadounidenses con un solo ataque con misiles, según un informe del alto corresponsal de Haaretz, Amir Oren.

“A las 8:58 pm del Martes, la guerra de Israel contra Irán en 2012 llegó a un final tranquilo. Los planes caprichosos de un gran ataque aéreo fueron devueltos a los rincones más profundos de cajas de seguridad y de los corazones. La guerra no puede haber sido cancelada, pero sin duda ha sido aplazada. Durante un tiempo, por lo menos, podemos decirlo claro a todos: No va a suceder este año. Hasta nuevo aviso, la Fuerza Aérea de Israel 007 no despegará”, escribe Oren.

Según el informe, una simulación de guerra llevada a cabo por el Comando Central de EE.UU. encontró que un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán sería inmediatamente seguido por el lanzamiento de un misil iraní que podría matar a 200 estadounidenses, un precio que no considera que merezca la pena pagar por parte de los generales de EE.UU..

 

Durante la misma sesión, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, también reconoció que Israel no actuará solo en atacar a Irán antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre, según Oren, lo que significa que, “para todos los efectos, se trata de un anuncio de que esta guerra se pospone hasta por lo menos la primavera de 2013.”

Un retraso en el lanzamiento del ataque hasta la próxima primavera echa por tierra las expectativas de que el asalto militar tendrá lugar antes de finales de este año, un marco de tiempo para el que Rusia entiende que los israelíes estaban trabajando. El mes pasado, el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas rusas Nikolai Makarov dijo que la decisión israelí sobre si atacar o no se haría antes del verano.

En enero, los EE.UU. cancelaron un ejercicio militar conjunto con Israel, lo que fue percibido por muchos como una señal de que los estadounidenses estaban enfriando los pies.

A principios de este mes, también se informó de que Israel había “acordado con EEUU anular un ataque contra los sitios nucleares de Irán este año a cambio de recibir equipo militar”, incluyendo  bombas revienta-búnkeres y aviones de reabastecimiento de combustible. El acuerdo fue visto como una admisión tácita de que el gobierno de Obama apoyaría a Israel en el lanzamiento del ataque, pero sólo después de las elecciones en noviembre.

Si se ha tomado la decisión de posponer el ataque, esperamos ver como los Estados Unidos retiran al menos parte de su poderío naval del Golfo Pérsico. Los EE.UU. tienen actualmente los portaaviones  USS Carl Vinson y USS Abraham Lincolne patrullando el Estrecho de Ormuz, junto con el USS Makin Island, un buque anfibio de la clase Wasp de asalto. A principios de este mes se anunció que cuatro buques anti-minas adicionales iban también a ese punto de la región.

Como el último mapa de actualización naval de Stratfor ilustra, el USS Enterprise, que muchos especularon que también se dirigía al Estrecho de Ormuz, en preparación para un ataque contra Irán, ahora está programado para visitar el Pireo, Grecia, lo que sugiere que un enfriamiento de las tensiones podrían estar tomando lugar – al menos por el momento.

Romney contará con el apoyo de George H. W. Bush

La batalla por las primarias obliga a Newt Gingrich modificar su estrategia de campaña

Washington

Mitt Romney con George H. W. Bush, en diciembre de 2011. / Pat Sullivan (AP)

En una nueva muestra de que Mitt Romney está aglutinando el apoyo de los líderes del Partido Republicano, este miércoles su campaña anunció que ha recibido el apoyo del expresidente George H. W. Bush, que goberno entre 1989 y 1993). Bush se entrevistará con el exgobernador de Massachusetts el jueves en Houston (Texas) para hacer oficial su respaldo. El expresidente se suma a otros miembros de su familia, como su hijo Jeb, exgobernador de Florida o su mujer Barbara, que ya se han decantado a favor del candidato.

Bush aprovechará el encuentro para instar al resto del Partido Republicano a que se una alrededor de Romney. Un llamamiento que el resto de los candidatos en liza no tienen previsto seguir. Todos pretender llegar a la Convención Republicana de agosto en Tampa manteniendo intactas sus posibilidades de influir en la decisión final de los delegados.

Es el caso de Newt Gingrich. El antiguo presidente de la Cámara de Representantes, pese a tener claro que jamás podrá ganar la nominación republicana, no está dispuesto a tirar la toalla, pero la falta de fondos de su campaña –en febrero entró en números rojos- y el descenso de aportaciones de sus principales donantes, le han obligado a cambiar su estrategia. Gingrich se ha visto forzado a prescindir de un tercio de su equipo así como de su director de campaña, Michael Krull.

Su agenda y su discurso también se han visto afectados por los recortes. El candidato ha decidido reducir sus viajes y en los próximos meses únicamente participará en las primarias de aquellos Estados tenga posibilidades de obtener buenos resultados, según ha indicado a los medios su portavoz, R.C. Hammond. A partir de ahora centrará su mensaje en “grandes ideas” que hará llegar a sus fieles a través de vídeos y de las redes sociales.

Bush aprovechará el encuentro para instar al resto del Partido Republicano a que se una alrededor de Romney

Gingrich solo ha ganado las primarias en dos Estados y con 141, según Real Clear Politics, ocupa un discreto tercer lugar en cuanto a número de delegados acumulados, muy alejado de Romney (565) y Rick Santorum (256). La semana pasada en Illinois, con el 8% de los votos, acabó en último lugar, por detrás de Ron Paul.

Paul es otro de los aspirantes que no tiene previsto abandonar antes de agosto. El septuagenario representante por Texas no ha ganado ninguna primaria pero su candidatura es una de las que más aportaciones económicas recibe. Su discurso libertario es recibido con entusiasmo en las universidades que visita. Paul quiere hacer valer su escaso número de delegados (66 hasta ahora) en la Convención Republicana. Los analistas dan por seguro que, como Bush, finalmente apoyará a Romney. Él todavía no ha desvelado sus intenciones.

Obama está perdiendo el juicio

Reforma sanitaria 2012-03-28

&quote&quoteHay que tener en cuenta que Obama solo ha hecho dos cosas, además de hablar y gastar: enviar esta ley al Congreso y matar a Bin Laden. ¿Sería tan fácilmente reelegible alguien que ha tratado de redefinir el papel del individuo en relación con el Estado?
 

En la argumentación oral sobre la constitucionalidad de la reforma sanitaria americana, un magistrado preguntó al abogado por la razón sucinta para obligar a los individuos a asegurarse, que constituye el núcleo de la norma.

Dijo:

“El Congreso puede regular el método de pago imponiendo un requisito de aseguramiento antes del tiempo en que el servicio es consumido cuando la clase del requisito al que esta obligación se aplica está, o es muy probable que esté, en el mercado y que lo que usted necesitará cuando entre en ese mercado es inseguro; y cuando usted obtenga la atención (sanitaria) en ese mercado pueda usted permitírsela o no haga que los costes se deriven hacia otros participantes en el mercado”.
 
Como los americanos aún aprecian la claridad y la sencillez es obvio que Obamacare ha muerto. Solo queda determinar las consecuencias de su certificación jurisdiccional.
 
Lo primero, dado el elevado nivel del debate en círculos autodenominados progresistas, consistirá en descubrir, en junio cuando se sepa la decisión, que el tribunal está lleno de fascistas y racistas – incluso negros, como el juez Thomas, a quien ya se le hizo la vida imposible para su ingreso porque carecía de la ideología apropiada. Es conservador.
 
Hecho esto, que ocupará un cierto tiempo, se asumirá que era relativamente claro que no existe en la Constitución una competencia que atribuya al Estado federal la posibilidad de obligar bajo pena de multa a comprar un seguro sanitario. Preguntada la anterior presidenta del congreso Demócrata Pelosi si existía, contestó con la famosa argumentación jurídica siguiente: “¿Habla en serio?” dando la atribución por supuesta.
 
Se entenderá con igual naturalidad que, según la Constitución, el poder reside en los estados federados y que la cláusula de comercio interestatal no justifica su regulación por el gobierno central.
 
Lo tercero será pensar que es bueno para Obama. Al desaparecer el asunto más polémico e impopular dejaría el camino abierto a su reelección, permitiéndole hacer campaña contra jueces “reaccionarios”. James Carville, famoso por inventar para Clinton la inolvidable frase de “es la economía, estúpido”, ha dicho que una derrota constitucional que no fuera por unanimidad sería un gran favor a Obama.
 
Pero habría que tener en cuenta que este solo ha hecho dos cosas además de hablar y gastar: enviar esta ley al congreso y matar a Bin Laden ¿Sería tan fácilmente reelegible un presidente que ha tratado de redefinir el papel del individuo en relación con el Estado, en los términos expresados por el juez “centrista” Kennedy?
 
En todo caso, el lema de cambio y esperanza que le aupó al poder ha resultado significar una América en retirada en el exterior y el dudoso logro interno de enfrentar y radicalizar a los americanos empeñándose en aprobar una ley inconstitucional. La promesa hecha a Medvedev de que si es reelegido tendrá mayor “flexibilidad” solo puede querer decir que acabará pareciéndose en todo a Zapatero, menos en tener empleo fijo en el consejo de estado.

EEUU suspende a Argentina de su sistema de preferencias arancelarias

 

BAS17. BUENOS AIRES (ARGENTINA) 21/12/2010 - La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, hoy, martes 21 de diciembre de 2010, durante su discurso ante autoridades del Partido Justicialista, en la Quinta Presidencial de Olivos, en Buenos Aires, Argentina. EFE/Leo La Valle
BAS17. BUENOS AIRES (ARGENTINA) 21/12/2010 – La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, hoy, martes 21 de diciembre de 2010, durante su discurso ante autoridades del Partido Justicialista, en la Quinta Presidencial de Olivos, en Buenos Aires, Argentina. EFE/Leo La Valle

LEO LA VALLE / EFE

JORDI ZAMORA

AFP

WASHINGTON — Estados Unidos anunció este lunes la suspensión de Argentina de su sistema de preferencias arancelarias a causa de un largo contencioso pendiente de resolución con dos empresas norteamericanas, que reclaman indemnizaciones por valor de $300 millones.

El estatuto de preferencias arancelarias (SPG) beneficia ciertas exportaciones de países pobres y en desarrollo a Estados Unidos.

En el caso de Argentina esas exportaciones son del orden de $477 millones, informó la Oficina del Representante Comercial (USTR por sus siglas en inglés) en su comunicado.

Dos concesionarias estadounidenses que operaban en Argentina, Blueridge (electricidad) y Azurix (saneamiento de aguas), ambas con sede en Texas (sur), vieron sus contratos rescindidos y demandaron al país sudamericano ante el Centro Internacional para la Resolución de Disputas (ICSID por sus siglas en inglés) del Banco Mundial (BM).

El ICSID declaró a Argentina culpable en dos sucesivas sentencias del panel de arbitrio en el 2005 y el 2006, según el USTR, pero hasta ahora se niega a pagar.

Argentina aduce que las reglas del ICSID establecen que las indemnizaciones pueden ser abonadas en función de la legislación interna de cada país, como otros países miembros de ese tribunal, según fuentes diplomáticas conocedoras del caso.

Pero Estados Unidos defiende a esas empresas que exigen que el pago se realice lo antes posible.

Esta decisión de Washington se añade a una lista de crecientes desacuerdos bilaterales entre ambos países, principalmente a causa de la moratoria de la deuda externa argentina, que sigue sin resolverse una década después.

La suspensión comercial entrará en vigor 60 días después de su publicación en el Registro Federal estadounidense, explicó el comunicado.

“Urgimos al gobierno de Argentina a que pague las indemnizaciones. Eso nos permitiría reconsiderar la pertenencia de Argentina al GSP”, añadió el texto.

Las exportaciones argentinas que se benefician del régimen GSP (que fue creado por Estados Unidos en 1974) representan cerca del 11% del total del país sudamericano a Estados Unidos, según los datos del USTR.

Estados Unidos ha ido acentuando la presión sobre Argentina en foros multilaterales para que estos conflictos comerciales privados encuentren una solución definitiva.

El principal obstáculo es la moratoria de la deuda. Argentina saldó casi en su totalidad la deuda pendiente con inversores extranjeros desde 2001, cuando se declaró en default por más de $90,000 millones, mediante acuerdos de quitas, pero aún debe unos $6,100 millones, parte de los cuales a fondos de inversión que declaran tener sede en Estados Unidos.

Washington vota regularmente contra la concesión de ciertos créditos a Argentina en el seno del BM y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tras examinar minuciosamente si esos préstamos tienen una función de desarrollo social o no.

El Congreso estadounidense es además muy receptivo a las quejas de las empresas que operan en el extranjero, que no dudan en contratar firmas de abogados o relaciones públicas para cabildear sus caso

 

A %d blogueros les gusta esto: