Tag Archives: Estados Unidos

El Supremo se inclina a favor de la ley de Arizona contra los indocumentados

El Supremo se inclina a favor de la ley de Arizona contra los indocumentados

Se trata de uno de los casos con mayores implicaciones políticas que estudia la corte este año, junto con la reforma sanitaria de Obama

/ Washington El abogado del Gobierno de Arizona, Paul Clement, presenta sus argumentos ante los jueces del Tribunal Supremo. / DANA VERKOUTEREN (AP)

Por segunda vez en este curso judicial, el Tribunal Supremo de Estados Unidos abordó ayer una ley de alto voltaje político y, como ocurrió anteriormente con la reforma sanitaria, los magistrados parecen inclinados a contradecir al Gobierno y declarar la validez de la ley de Arizona que permite la identificación de los inmigrantes ilegales. La decisión, que puede representar un hito en la política norteamericana sobre la inmigración, no se anunciará hasta el mes de junio.

Ninguno de los jueces que intervino en la vista, ni conservadores ni liberales, expresaron públicamente serios reparos con el hecho de que el Estado de Arizona autorice a la policía a reclamar los documentos a las personas que hayan sido detenidas como sospechosas de otras faltas o delitos, como una violación de las normas de tráfico. Esa autoridad, así como la declaración de delito a la solicitud de un empleo por parte de los inmigrantes irregulares, habían sido suspendidas por tribunales de escala inferior. Ni la falta de papeles ni la búsqueda de trabajo son delitos federales en este país.

El abogado Paul Clement, que representó al Estado de Arizona, sostuvo que la ley, no solamente no invade competencias del Gobierno federal, sino que le ayuda en su misión de perseguir la inmigración ilegal. “El Estado no interfiere simplemente por entregar a las autoridades federales la información sobre un detenido que, además, reside de manera ilegal en este país”, dijo.

La juez Sonia Sotomayor, de origen puertorriqueño y de la que se espera la más firme oposición a la ley, argumentó que no tenía inconveniente en que Arizona puede desempeñar esa función complementaria, aunque expresó dudas sobre cómo van a garantizar las autoridades de ese Estado que no se va a violar la Constitución al mantener arrestados a los sospechosos por encima del tiempo legalmente permitido. La representación del Estado no dejó claro cuánto tiempo se puede necesitar para comprobar que un sospechoso carece de documentos de residencia.

Los jueces Antonin Scalia y John Roberts, ambos del bando conservador, se situaron claramente del lado de la defensa de la ley. “Estamos hablando de conseguir que abandonen el país aquellas personas que carecen de derecho a estar aquí. Yo no tengo ningún problema con eso”, manifestó Scalia.

Roberts explicó que, desde su punto de vista, la ley simplemente obliga a la policía de Arizona a proporcionar al Gobierno federal los nombres de aquellas personas que residen en el país de forma ilegal. “Las autoridades federales pueden decidir que no quieren deportar a esa persona, y quedaría en libertad”, añadió. Roberts respaldó la sospechas de la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, presente ayer en la sesión, de que la Administración de Barack Obama, en realidad, no quiere aumentar las deportaciones, bien por razones políticas o por la falta de los recursos económicos necesarios para hacerlo. “Da la sensación de que el Gobierno no quiere saber cuántos indocumentados hay en el país”, dijo el juez.

El abogado del Gobierno federal, Donald Verrilli, argumentó contra la ley que “no se puede dejar que cada Estado regule de manera distinta un asunto que tiene implicaciones para todo el país”. Eso puede perjudicar, citó como ejemplo, las relaciones con México. “No podemos aplicar únicamente las leyes que gusten a México”, contestó Scalia.

No podemos aplicar únicamente las leyes que gusten a México”

Juez Antonin Scalia

Como sucede con la reforma sanitaria, que el Supremo examinó el mes pasado, la decisión sobre la ley de Arizona, contra la que se movilizó de forma extraordinaria la población hispana, sospechosa de que estaba diseñada para hostigar a los inmigrantes mexicanos, llegará en un momento de plena efervescencia de la campaña de las elecciones presidenciales. Cualquiera que sea el fallo, situará el asunto de la inmigración, muy controvertido de por sí, en el primer plano del debate político.

Eso no es una buena noticia para el candidato republicano, Mitt Romney, que está tratando de reconciliarse con el voto latino después de varios meses de haber defendido una posición radicalmente antiinmigración que ha provocado grandes recelos entre los electores de esa comunidad.

Para el presidente Barack Obama, que criticó la ley de Arizona desde un principio y argumentó contra ella en los tribunales, una decisión del Supremo a favor de esa legislación le da la oportunidad de prometer nuevas iniciativas a favor de los inmigrantes en un segundo mandato. En realidad, los demócratas están ya empezando a hacer campaña en ese sentido. El influyente senador Charles Schumer ha anunciado que, si los jueces mantienen la ley de Arizona, su grupo presentará en el Congreso propuestas para eliminarla por la vía legislativa.

Anuncios

El flujo neto de inmigrantes de México a EE UU es por primera vez cero

El flujo neto de inmigrantes de México a EE UU es por primera vez cero

En los últimos 40 años, 12 millones de mexicanos han emigrado de su país a EE UU

Washington Mexicanos en Nuevo Laredo, México, intentan llegar a EE UU. / REUTERS

El flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en varias décadas, según un estudio publicado este lunes por el Centro Pew Hispanic. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia de EE UU.

“Si miramos atrás, ninguna nación ha enviado tantos inmigrantes a Estados Unidos como México en las últimas cuatro décadas”, dice el informe (en PDF, en inglés). En cuarenta años, unos 12 millones de inmigrantes mexicanos emigraron a EE UU y, según el estudio, más de la mitad lo hicieron de manera ilegal. “Puede que la oleada migratoria se reanude con la recuperación de la economía estadounidense. Incluso si no lo hace, ya se ha asegurado un lugar en los libros de récords”, señalan los autores del informe.

El estancamiento actual es algo más que una pausa temporal

Paul Taylor, director del Centro Pew Hispanic

“El flujo neto de inmigrantes desde México a Estados Unidos se ha detenido y puede que se haya invertido”, dice el estudio, basado en análisis de datos gubernamentales de ambos países. El cambio de “un patrón histórico”, como describen los autores, se debe a un aumento del número de inmigrantes que abandonan EE UU en comparación con los que llegan desde México, en constante declive.

Entre 1995 y 2000, unos tres millones de mexicanos cruzaron la frontera, mientras que cerca de 700.000 regresaron a casa acompañados de hijos estadounidenses. Entre 2005 y 2010, 1,4 millones de mexicanos abandonaron su país y la misma cantidad regresó a México, según datos demográficos correspondientes a ambos países.

“No sabemos si la oleada migratoria se reanudará en algún momento, pero sí podemos determinar que el estancamiento actual es algo más que una pausa temporal”, declaró Paul Taylor, director del Centro Pew Hispanic, en la presentación del estudio. “El balance migratorio desde México se ha mantenido a cero o incluso en niveles negativos desde 2007”, añadió.

El informe atribuye varias causas a este fenómeno, entre las que destacan la crisis económica y del mercado inmobiliario, la dureza de las leyes migratorias aprobadas por varios gobiernos estatales en los dos últimos años, el peligro que suponen los nuevos puntos de cruce en la frontera y que obligan a atravesar el desierto, el aumento de las deportaciones, el descenso de la natalidad en México y las mejores condiciones económicas en este país.

“En endurecimiento de la política de inmigración ha hecho que intentar entrar en Estados Unidos para los mexicanos sea más difícil, caro y peligroso”, ha afirmado este lunes Jeffrey Passel, demógrafo del Centro Pew Hispanic. “Además, la débil economía estadounidense ha eliminado el imán que suponía la oferta de empleo y los cambios demográficos en México han reducido el grupo de inmigrantes potenciales”, ha agregado.

Las últimas cuatro décadas han conseguido que casi uno de cada tres inmigrantes que viven en EEUU -con una población de 40 millones de personas nacidas en otro país- provenga de México. El siguiente país de origen con mayor aportación de emigrantes es China, con un 5%.

En cuanto a la inmigración ilegal, un 58% de los 11 millones de indocumentados que se estima  residen en EE UU también son de origen mexicano. Según el informe, 6,1 millones de inmigrantes mexicanos carecían de permiso de residencia estadounidense en 2011, cerca de un millón menos que en 2007, cuando se alcanzaron los niveles máximos.

A pesar de que México ha protagonizado la mayor oleada migratoria hacia EE UU en toda su historia en números absolutos, los investigadores de Pew reconocen que, en términos relativos, Alemania e Irlanda habrían contribuido con una proporción igual o mayor de inmigrantes a finales del siglo XIX.

Estados Unidos revela cargos contra El Chapo Guzmán

Estados Unidos revela cargos contra El Chapo Guzmán

El caso cubre asociación delictuosa para distribuir grandes cantidades de cocaína y mariguana, lavar las ganancias y matar a habitantes de la Unión Americana

AP

EL PASO, 24 de abril.- Las autoridades federales de Estados Unidos revelaron los cargos formulados contra el narcotraficante prófugo Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, líder del cártel de Sinaloa y uno de los hombres más adinerados del mundo.

El acta acusatoria de 14 cargos fue rendida el 11 de abril, pero las autoridades la revelaron el martes en El Paso. El auto de procesamiento, de 28 páginas, finca cargos contra Guzmán y otras 23 personas que se alega participaron en operaciones y manejo del cartel.

Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por su captura.

El caso cubre asociación delictuosa para distribuir grandes cantidades de cocaína y mariguana, lavar las ganancias y matar a habitantes de Estados Unidos.

Los esfuerzos del cártel de Sinaloa en los años recientes para controlar lucrativas rutas de contrabando a través de Ciudad Juárez, en México, han generado una ola de violencia.

 

Estados Unidos al borde de América Latina

Estados Unidos al borde de América Latina

Rule_of_lawPor Armando Ribas

Diario Las Americas

El dogma de que el poder absoluto, por la hipótesis de su origen popular puede ser tan legítimo como la libertad constitucional, ha comenzado a enrarecer el ambiente. – Lord Acton

En una de sus últimas presentaciones públicas el presidente Obama dijo: “Estados Unidos sufre la división social más grande en décadas…Esta elección tendrá el contraste más grande que hemos visto desde la elección de Johnson-Goldwater”. Perdóneme señor presidente, pero la división que Usted ha planteado es a mi juicio la única en la historia de Estados Unidos. Ni aun la Guerra de secesión implicaba una división conceptual como la que Ud. plantea. Así le puedo decir que las diferencias políticas entre Johnson y Goldwater no implicaban en ningún caso, una amenaza al sistema del Rule of Law, tal como fuera concebido e implementado en su oportunidad por los Founding Fathers. Tanto es así que podría decir que cuando Johnson alcanzó el poder implementó las políticas propuestas por Goldwater. Fue así que Santo Domingo se salvó de ser otra Cuba por la llegada de los “marines”.

Permítame decir que ese sistema ético político y jurídico concebido por los Founding Fathers implicó un cambio sustancial en la historia de la humanidad, por mas que fuera desconocido y a la vez descalificado por Marx como el capitalismo. Así surgió la pretensión del nirvana socialista, de crear un hombre nuevo, que alcanzaría la igualdad (De cada cual de acuerdo a sus capacidades a cada cual de acuerdo a sus necesidades) y el estado desaparecería así como la división del trabajo. Alcanzaríamos así el fin de la historia pues desaparecerían los antagonismos.

Ya vemos así la línea de su pensamiento político cuando se refiere casi ignominiosamente a los ricos y propone imponerles impuestos mayúsculos. Aparece así en su retórica las virtudes del pueblo tal como las expusiera Aristóteles: “Cuando el pueblo se hace monarca, actúa como tal y viola la ley y desde entonces los aduladores del pueblo tienen un gran partido.”Esa batalla por la igualdad entra en una violación paladina de los principios en que se sustenta el Rule of Law, tal como lo expresara Madison en el Federalista, donde escribió: “En una sociedad bajo la forma de la cual la facción más poderosa se puede rápidamente unir y oprimir a la más débil, se puede decir que reina la anarquía, donde el individuo más débil no está seguro frente a la violencia del más fuerte”.

Es decir que en esa posición Obama está pretendiendo violar el derecho de propiedad, y aun más el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Es decir que queda descalificado el interés privado, en nombre de una supuesta igualdad, que logra destruir las fuerzas productivas y determina la concentración del poder político. Esa concentración de poder en nombre del pueblo, constituye una violación de otro principio básico del Rule of Law, que es el reconocimiento de la falibilidad de la naturaleza humana y por tanto se impone la limitación del poder político.

La esencia de esa limitación del poder político se constituye en la división de los poderes. Permítanme otra cita trascendente al respecto de Adam Smith: “Cuando el poder judicial está unido al poder ejecutivo, es prácticamente imposible que la justicia no sea sacrificada frecuentemente a lo que vulgarmente se denomina política.” Una vez más ha quedado claro que Obama desconoce la naturaleza misma del Judicial Review. (Revisión judicial). Ese concepto fue aun ignorado en Inglaterra durante el Glorious Revolution de 1688, cuando las prerrogativas del rey fueron trasladadas al Parlamento. El rey reina pero no gobierna, pero el Parlamento es omnipotente en nombre del pueblo.

Esa gran diferencia con el sistema Americano fue señalada primeramente por Hamilton en la Carta 78 de El Federalista donde escribió: “Porque yo concuerdo en que no hay libertad, si el poder judicial no está separado de los poderes ejecutivo y legislativo. Por tanto ningún acto legislativo contrario a la Constitución es válido.” Este principio fundamental es igualmente ignorado por Obama cuando pretende desconocer el derecho de la Corte Suprema de declarar inconstitucional su ley de salud (Obamacare) Tanto así que hasta ha pretendido desconocer que exista algún precedente jurídico que reconozca tal poder de la Corte Suprema.

Señor presidente lamento informarle que ese antecedente que Ud. ignora data de 1803. Fue en esa fecha que en el famoso caso Marbury vs Madison el Juez Marshall tomo la siguiente decisión y dijo: “Todos aquellos que han formado constituciones escritas, las consideran como formando la ley fundamental y principal de la Nación, y consiguientemente la teoría de tales gobiernos debe ser que cada acto de la legislatura repugnante a la Constitución es nulo. Es enfáticamente el ámbito y el deber del Departamento de Justicia el decir que es la ley.” Esa fue la aplicación práctica de los principios expuestos por Hamilton a los cuales nos hemos referido.

Basado en estos principios se instituyó a partir de 1787, el sistema político que transformó la historia del mundo. Tanto así que en solo 100 años Estados Unidos se convirtió en la primera potencia mundial. Y más aun le debemos el mantenimiento de la libertad y no ser nazis o comunistas. No obstante esta realidad ese sistema fue descalificado por Marx como capitalismo, y por Lenin como imperialismo. Lamentablemente Lenin esta presente y la oposición al mismo se ha convertido en una fuente del poder de la izquierda en nombre del antiimperialismo. Aun en Europa se le descalifica como la hegemonía americana. El problema que genera la posición de Obama pues es el riesgo de que se viole el sistema del Rule of Law. Y ese sistema no es económico sino que la economía es el resultado del mismo.

Ya Tocqueville había señalado que: “Los vicios del sistema son tanto más fuertes que la virtud de los que lo practican.” Y ese vicio del sistema se manifiesta cuando se reconoce la democracia como el poder de las mayorías. Así se olvida que cuando el “pueblo” tiene derechos, desaparecen los derechos individuales en nombre del bien común y consecuentemente queda el poder político absoluto, tal como lo previera Lord Acton. Debo recordarle a Obama que tanto Hitler como Mussolini fueron elegidos por el pueblo. Por tanto recordemos la observación de Jefferson al respecto cuando expresó: “Un despotismo electivo no es el gobierno por el que luchamos”. En esa línea nos encontramos con múltiples gobiernos latinoamericanos.

La actitud de Obama es realmente preocupante para la historia universal y el momento que se vive. No hay sustituto en el mundo para la libertad como la ha representado Estados Unidos a través de su historia. Insisto, jamás se ha presentado en este país una disyuntiva como la planteada por Obama que amenaza la sobrevivencia del sistema de libertad ante la violación paladina de los derechos individuales y el desconocimiento de la función prioritaria de la Corte Suprema en defensa de la Constitución. Esperemos que los americanos tomen conciencia del riesgo que están corriendo de hacer de Estados Unidos un país latinoamericano más y por supuesto obtener los mismos resultados. Y al respecto me permito señalar que la diferencia no es racial ni cultural sino del imperio del sistema que es desconocido diría en el mundo. Como dijera David Hume: “La naturaleza humana es inmodificable, si queremos cambiar los comportamientos debemos modificar las circunstancias.” Evidentemente la circunstancia es el sistema político en el que se desarrolla la actividad del hombre.

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos
Imagen: AFP / Spencer Platt

Al menos 33 bandas criminales en EE. UU. son reclutadas por los narcobarones mexicanos. Así lo precisa el Informe Nacional sobre la Amenaza de las Pandillas 2011 del FBI.

Reclutados por los cárteles mexicanos, estos grupos criminales operan en California, Carolina del Sur, Texas y otros estados. No solo aseguran el contrabando de las armas y drogas, sino que colaboran en la protección de rutas, cobran deudas y ejecutan a traficantes rivales.

Según precisa el FBI, el contingente de las bandas es muy diferente, de latinoamericanos a anglosajones y negros. La participación de los estadounidenses de origen anglosajona en el transporte de las drogas facilita considerablemente el negocio sucio ya que ellos tienen muchas menos posibilidades de ser examinados.

“Los pandilleros representan una amenaza cada vez mayor debido a su adquisición de armas de fuego de alto calibre y tipo militar. Esto aumenta las probabilidades de enfrentamientos letales con las fuerzas del orden público y con el público en general”, enfatiza el informe.

El documento subraya que las pandillas participan con frecuencia en crímenes que no están relacionados tradicionalmente con la actividad de los narcos como, por ejemplo, la prostitución, la falsificación de productos, o el fraude hipotecario. Usan las nuevas tecnologías, incluidas las redes sociales.

EE. UU., igual que México, ha desatado una lucha contra los narcos que operan en su territorio. El 21 de diciembre la Policía del estado de Arizona logró desmantelar una célula del cártel de Sinaloa. Realizaron 203 detenciones, se confiscaron 294 kilos de marihuana, 197 kilos de metanfetaminas, 55 de cocaína y 2 kilos de heroína. Fueron incautados cerca de 8 millones de dólares.

 

Obama se reúne con Cristina Fernández en medio de la polémica comercial

Obama se reúne con Cristina Fernández en medio de la polémica comercial

Se trata de la primera reunión entre el presidente de EE UU y la presidenta argentina desde que Obama decidió suspender las preferencias por el impago de las indeminizaciones para dos empresas estadounidenses

La presidenta argentina, Cristina Fernández, y Barack Obama. / HO (AFP)

La Administración norteamericana ha preferido no inmiscuirse en el conflicto del Gobierno de Argentina con la empresa petrolera YPF-Repsol, y el asunto no fue oficialmente abordado en la reunión bilateral que Barack Obama sostuvo en Cartagena con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de la cumbre de las Américas.

El consejero nacional de seguridad adjunto de la Casa Blanca, Ben Rhodes, declaró que confía en que los litigios comerciales que afronta Argentina sean convenientemente resueltos en los organismos internacionales que existen para ese fin, y no quiso precisar la postura de su Gobierno respecto al caso YPF.

“Tenemos diferencias ocasiones con Argentina pero no queremos que eso complique nuestra amplia cooperación en cuestiones económicas, de energía y de seguridad”, manifestó Rhodes.

Pese a la gravedad de este problema y al hecho de que también hay parte de capital norteamericano en YPF, EE UU parece dar prioridad a las relaciones con Argentina, un país que ocupa un papel fundamental en el equilibrio de fuerzas en el cono sur y en el conjunto de América Latina.

Dada la particular sensibilidad que rodea un caso en el que algunos gobiernos latinoamericanos creen ver una presión de carácter neocolonial por parte de España, la Administración norteamericana no quiere, con su intervención, dar más argumentos para que Argentina pueda presentarse como víctima de poderes extranjeros.

Como interpretan algunas fuentes en esta cumbre, Washington tiene que tener mucho cuidado para que, ahora que empieza a declinar la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, Fernández de Kirchner no trate de ocupar ese vacío.

La presidenta argentina promueve una política de corte populista que tiene algunas semejanzas con la del líder venezolano, con el que ha demostrado una gran amistad desde hace tiempo. Ante la ausencia de esta cumbre de los principales aliados de Chávez, los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Ecuador, Rafael Correa, Fernández de Kirchner ha tenido el papel principal como disidente de la línea mayoritaria. Su manifestación más clara de ese rol fue su decisión de abandonar la reunión antes de la clausura como protesta por la negativa de la cumbre a hacer pública una declaración de apoyo a la reivindicación argentina sobre las islas Malvinas.

Para EE UU, es importante mantener a Argentina, dentro de lo posible, en el que campo de los países amigos, como parte de su estrategia para contribuir a la creación de un continente políticamente estable y económicamente más poderoso.

Los talibanes atacan sedes diplomáticas occidentales en Kabul

Los talibanes atacan sedes diplomáticas occidentales en Kabul

Los insurgentes atacan embajadas, el Parlamento y la sede de la misión internacional en Kabul

Otros objetivos fueron asaltados en al menos otras tres provincias

Kabul
Un policía afgano este domingo en el centro de Kabul. / OMAR SOBHANI (REUTERS)

Los talibanes han lanzado hoy una amplia ofensiva en Afganistán, con múltiples ataques en Kabul y en al menos otras tres provincias. Atacantes suicidas y decenas de guerrilleros armados de pistolas, fusiles y lanzagranadas asaltaron el distrito diplomático de la capital, el Parlamento afgano y los cuarteles generales de las fuerzas internacionales lideradas por la OTAN. Un portavoz de los talibanes declaró que el ataque coordinado representa “el inicio de la ofensiva de primavera”.

Horas después del inicio del asalto, al atardecer, intensos tiroteos seguían produciéndose en la capital. Unidades del Ejército estadounidense convergieron sobre la ciudad para ofrecer apoyo a las fuerzas afganas. Fuentes de la misión internacional informaron de que, de momento, no tenían constancia de víctimas mortales en Kabul, más allá de los 14 asaltantes abatidos en los combates. Al menos 9 civiles y 14 policías resultaron heridos.

Además de los ataques en Kabul, los insurgentes también lanzaron ofensivas en Jalalabad, al este del país; en la provincia de Logar, al sur de Kabul; y en la de Paktika, también en el este.

Pocas horas antes de que empezaran los ataques en Afganistán, en la noche del sábado, un grupo de un centenar de militantes asaltó una prisión en el oeste de Pakistán. Unos 400 presos lograron escapar, entre ellos una veintena que fueron calificados de “muy peligrosos” por las autoridades locales.

El Ministerio del Interior afgano consideró que la red Haqqani, un grupo con santuarios en Pakistán, estuvo involucrado en los ataques afganos. Un portavoz talibán declaró que acciones similares se repetirán en el futuro. La misión internacional tiene previsto retirar sus tropas en 2014.

¿Cumbres? Las de antes

EL OBSERVADOR GLOBAL

¿Cumbres? Las de antes

Las diferencias entre el encuentro de Yalta de 1945 y el de Cartagena de este año ilustran cuánto ha cambiado el mundo

Los presidentes de Colombia y Bolivia posan antes de que inicie el partido amistoso entre los dos países. / RICARDO MORAES (REUTERS)

Dos cumbres: Yalta, 1945 y Cartagena de Indias, 2012. En la primera participan tres jefes de Estado; en la segunda, 30. En la primera, Stalin, Churchill y Roosevelt decidieron cómo iban a dividirse el mundo. En la segunda, los líderes hablaron. Y no tomaron decisión alguna con consecuencias para la gente de las Américas. En cierto modo, esto es bueno. Ninguno de los presidentes en esta Cumbre, ni siquiera Barack Obama, concentra tanto poder como los tres líderes reunidos en Yalta. Para darse cuenta de cuánto ha cambiado el mundo, basta leer esta poética nota oficial de los organizadores del encuentro de Cartagena: “El colibrí vuela rápido y llega muy lejos. Es, quizás, la única especie del reino animal que atraviesa el continente con una técnica impecable de vuelo… denominador común de los países del Hemisferio, desde Alaska hasta la Patagonia. Por todo ello, la figura de un colibrí de alas multicolores fue elegida como el logosímbolo [sic] de la Cumbre”. ¿Cuál habrá sido el logosímbolo de la Cumbre de Yalta?, me pregunté. Y sonreí al imaginarme la reacción de Stalin o Churchill al leer algo como esto. Sí; es un mundo distinto.

Por otro lado, es justo reconocer que la agenda oficial de la Cumbre de las Américas fue muy prometedora. Los jefes de Estado hablaron de pobreza e inequidad, desastres naturales, tecnologías de la información, seguridad ciudadana y la integración física del continente. Todos son temas válidos. Pero hay dos detalles importantes. El primero es que para avanzar en estos asuntos no hace falta una cumbre. Hay mucho que los países pueden hacer por su cuenta; de hecho algunos evidencian gran progreso. Pero no todos. Y los que siguen estancados no es a causa de sus vecinos. Los culpables del atraso son los mismos jefes de Estado que pronunciaron incandescentes discursos en la Cumbre. El segundo detalle es que los temas que más atención atrajeron no fueron estos asuntos prioritarios, sino otros sobre los cuales nadie espera que pase mucho: drogas y Cuba.

Sobre las drogas hay una buena noticia que ya ocurrió independientemente de la Cumbre: 2012 pasará a la historia como el año en que se levantó la prohibición para pensar en alternativas a la política sobre drogas que ha impuesto Estados Unidos. Esto no quiere decir que se vaya a abandonar una estrategia que claramente ha fracasado. Pero sí que ahora está permitido explorar otras posibilidades; que esto haya ocurrido en Cartagena es una señal de progreso. Y luego está Cuba. Varios presidentes están furiosos porque Cuba no está invitada a participar en la Cumbre de las Américas. El hecho de que este foro sea solo para países democráticos es, para ellos, un detalle irrelevante.

¿Qué tienen en común estos dos temas, las drogas y Cuba? Que ambos les permiten a los participantes en la Cumbre desviar la atención de sus propias fallas y dirigir el reflector hacia Estados Unidos. ¿Para qué hablar de la represión en Cuba, la libertad de prensa en Ecuador, el populismo argentino o la militarización de Venezuela si podemos hablar de Estados Unidos?

¿Cuál hubiese podido ser una agenda con consecuencias concretas? Aquí están dos posibles puntos:

1. El desarme latinoamericano. Esta es la región más homicida del planeta. Sufre de más muertos por armas de fuego que zonas del mundo que están en guerra. ¿Por qué no usar la Cumbre para que los presidentes de la región (después de denunciar a EE UU por sus criminales exportaciones de armamento) promuevan un plan para reducir el número de armas que tan libremente circulan y que están diezmando a su gente, especialmente a los jóvenes? Podrían lanzar una ambiciosa iniciativa que organice y movilice a madres, sindicatos, empresas, universidades, medios de comunicación, artistas y la sociedad en general para hacer de Latinoamérica una región con menos armas. Ingenuo, lo sé. Pero quizás más ingenuo aún es seguir sin hacer nada al respecto.

2. Inmigración. No me refiero a la disfuncional política inmigratoria de EE UU. Esa hay que reformarla. Pero, mientras eso sucede, ¿por qué los gobernantes de América Latina no hacen algo por mejorar la manera en la que sus países tratan a los trabajadores extranjeros de países vecinos? La inaceptable política de EE UU hacia los indocumentados es un dechado de virtudes comparada con las crueldades y abusos a los que son sometidos los inmigrantes pobres dentro de América Latina.

Estos son solo dos temas. Hay más. Pero no serán discutidos en las cumbres porque implican mirar hacia dentro y revelarle al mundo cosas horribles. Por eso es mejor hablar de los hermanos Castro y de la marihuana.

Obama promete una nueva era de asociación con América Latina

Obama promete una nueva era de asociación con América Latina

El presidente estadounidense reclama a la cumbre “promover la democracia en Cuba”

Cartagena de Indias El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ayuda a Barack Obama a sentarse en la ceremonia inaugural de la cumbre. / LUIS ACOSTA (AFP

Después de años de olvido y atraído ahora por las enormes oportunidades económicas que esta región ofrece, Barack Obama ha prometido este sábado en la cumbre de Cartagena una nueva era de asociación con América Latina. Contener la penetración de China, abrir mercados para los productos norteamericanos y revitalizar la influencia política de Estados Unidos, crecientemente en entredicho, forman parte de los objetivos de la Casa Blanca con esta nueva estrategia.

“Para las Américas, este es un momento muy prometedor”, manifestó Obama en una reunión con empresarios de la región. “Se calcula que el comercio a través del hemisferio es solo la mitad de lo que podría ser. Tenemos que hacerlo mejor. Con cerca de mil millones de ciudadanos, mil millones de consumidores, entre nosotros, es mucho lo que podemos hacer”, aseguró.

Estados Unidos está a punto de poner en marcha dos nuevos tratados de libre comercio en el área —Colombia y Panamá— y sigue siendo un polo de atracción para las empresas y los Gobiernos latinoamericanos, pero la promesa de Obama puede llegar demasiado tarde. China ha avanzado de forma espectacular en los últimos años, es ya el principal socio comercial de varios países, incluida la gran potencia regional, Brasil, y le disputa a EE UU el liderazgo tradicional en el volumen total de inversiones extranjeras

Prácticamente todos los gobernantes latinoamericanos se quejan de la absoluta indiferencia que la Administración norteamericana ha mostrado hacia sus vecinos del sur a lo largo de los tres últimos años y, en conversaciones privadas, se muestran hoy más que escépticos de que las palabras de Obama se traduzcan en medidas tangibles a corto plazo.

Preocupado por contener a China en Asia y por buscar una posición dominante en la región del Pacífico, EE UU ha comprobado cómo China se le colaba en lo que antiguamente se entendía como su patio trasero, en perjuicio no solo de su credibilidad como potencia, sino también de sus posibilidades con vistas a un futuro que, como nunca en la historia, se observa hoy con gran optimismo en América Latina.

Obama trata ahora de recuperar el terreno perdido, no por la vía acostumbrada en este continente de la presión política y la imposición de condiciones, sino dando un impulso al comercio y al libre mercado desde una posición de igualdad. “Tenemos que aceptar que estamos en un mundo nuevo y que tenemos que relacionarnos de otra manera”, reconoció el presidente norteamericano. “Si EE UU se da cuenta de que sus intereses estratégicos de largo plazo no están en Afganistán o Pakistán, sino en América Latina, tendremos grandes resultados”, pronosticó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

La mayoría de los presentes en esta cumbre albergan, no obstante, serias dudas al respecto. En unos casos, porque se aprecia que, mientras Obama habla de libre comercio, su país sigue imponiendo medidas proteccionistas. “Si quieres que un niño camine, no le impidas andar; si quieres que una industria exporte, no la protejas”, advirtió el presidente de México, Felipe Calderón. En otros casos, se sospecha que el repentino interés de Obama en América Latina está movido por los intereses electorales.

Antes de llegar a Cartagena, el presidente norteamericano hizo una escala en Tampa (Florida), donde están asentadas algunas de las empresas interesadas en expandir sus negocios en América Latina. Allí, Obama habló de los empleos que se pueden crear con ese comercio, de los beneficios que este acercamiento pueden tener para EE UU y, particularmente, para Florida, uno de los Estados decisivos para elecciones del próximo mes de noviembre.

La presencia de Obama en la Cumbre de las Américas le permite, además, pronunciar alguna frase en español y mostrar mayor proximidad física y emocional con los países de los que proceden la importante comunidad hispana, que tendrá un papel tan destacado en las presidenciales.

Uno de los 33 presidentes que participan en esta cumbre se quejaba ayer en privado de que “EE UU ha traído su política doméstica a esta reunión”. Indudablemente, el calendario electoral es el asunto más acuciante en estos momentos para la Casa Blanca. Eso facilita la relación amistosa que ayer se apreció en los foros de esta conferencia, pero dificulta las opciones del presidente de avanzar en problemas políticos como el de Cuba. Precisamente la importancia electoral de Florida, donde reside la mayor parte del exilio cubano, impide cualquier flexibilidad de Obama en esa materia. Ayer se limitó a decir que “uno de los desafíos que afrontamos ahora es el de promover la democracia en Cuba”.

En la anterior cumbre, celebrada en 2009 en Trinidad y Tobago, un Obama recién elegido presentó una política audaz de acercamiento a Cuba. Después de tres años sin ningún progreso, todo lo que puede hacer ahora el presidente es, como hizo con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, prometerle a sus colegas latinoamericanos que el año próximo podrá ser más flexible.

Las Américas venden optimismo

Las Américas venden optimismo

Más de 700 hombres de negocios se reúnen en el primer foro empresarial del continente

El presidente Juan Manuel Santos inauguró la reunión en vísperas de la cumbre de Cartagena

Cartagena de Indias De izquierda a derecha, los presidentes de México, Felipe Calderón; Colombia, Juan Manuel Santos; y Chile, Sebastián Piñera, este jueves en Cartagena de Indias. / REUTERS

América Latina quiere hablar del siglo XXI y no sólo eso, quiere mostrar al mundo que ha nacido una región que recibe el 32% de la inversión global y ha situado a un país, Brasil, como sexta potencia económica del planeta. Las Américas tienen la confianza de quien hizo los deberes tras la crisis de 2009 y fruto de ese optimismo es la inauguración este viernes, en el marco de la Cumbre de las Américas que se celebra en Cartagena de Indias (Colombia), de la primera reunión continental de empresarios, con la asistencia de 12 jefes de Estado y cerca de 700 hombres de negocios de más de 20 países.

Reformas estructurales, una gestión macroeconómica prudente y la demanda sostenida de materias primas a precios altos por gigantes como China han permitido que América Latina sea vista hoy, como ha dicho Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como “un motor de la recuperación económica mundial”. Los datos son apabullantes y las expectativas más: la región acapara ya el 16% del comercio mundial, la pobreza desde 1999 se ha reducido un 17%, el promedio del crecimiento regional en el periodo 2003-2008 fue del 4,9%, Brasil ha duplicado el número de visas concedidas a ejecutivos extranjeros desde 2006 y de mantenerse esta bonanza los expertos del BID calculan que en una generación la clase media latinoamericana estará formada por ¡500 millones de personas!.

Este clima de optimismo presidió la intervención del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, al inaugurar la cumbre de los empresarios, “la más importante de las celebradas en nuestra historia”, según sus primeras palabras. Santos, que hizo un discurso importante sin leer notas, se refirió al cambio experimentado por la región desde que se celebrase la primera Cumbre de las Américas en Miami en 1994, cuando “todo eran problemas, no había responsabilidad en el manejo de la economía y los mercados e inversores nos veían con prevención”, y destacó “los resultados que podemos ofrecer ahora casi 20 años después”. “Si jugamos bien nuestras cartas, si ponemos en marcha las políticas correctas y pensamos a lo grande podremos decir después de tantos años que el futuro ya llegó”, subrayó.

Para hacer irreversible esa expectativa de futuro, el presidente colombiano consideró necesario “que los países del Norte vean a los del Sur como una región de oportunidades, y los latinoamericanos a los del Norte como socios”, resumiendo su receta con esta fórmula: trabajo común, buen gobierno y concertación con la sociedad civil, sobre todo con la iniciativa privada.

Como no podía ser de otra manera, Santos, que es portada esta semana de la revista Time, se detuvo en el milagro colombiano. Pocos países han superado como Colombia en los últimos años una etapa tan dramática de violencia, tanto de la guerrilla como por parte del narcotráfico, y recuperado en tan poco tiempo la confianza de los inversores extranjeros. “Hace 10 años éramos casi un Estado fallido, al borde de la suspensión de pagos”, reconoció, para señalar a continuación que la “primera razón para lograr esa transformación fue la gobernabilidad, la recuperación de la capacidad del Estado para poner en marcha las reformas”. Una senda virtuosa en la que tiene como referencia, según citó, las políticas llevadas a cabo por Felipe González, Bill Clinton, Tony Blair, Fernando Henrique Cardoso y Lula da Silva.

La desigualdad
y la violencia
siguen siendo
dos factores de riesgo

Pero el camino hacia la consolidación del éxito de América Latina no está libre de espinas y dificultades, desde que el crecimiento anual de China siga rondando los dos dígitos hasta la recuperación económica de Estados Unidos pasando por evitar la tentación del proteccionismo comercial y el nacionalismo económico. Dos peligros de actualidad en las últimas semanas, como ilustran las decisiones del Gobierno argentino hacia la petrolera YPF o el contencioso que mantienen Brasil y México por la importación de vehículos mexicanos.

No menos preocupantes son otros dos factores de riesgo, como la desigualdad y la violencia asociada al narcotráfico y al crimen organizado. En 2010, América Latina tenía 177 millones de pobres, un lacerante 31,4% de la población, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y se había convertido en la región más violenta del mundo después de África. La tasa de homicidios entre el año 2000 y 2008 pasó de 20 a 26 por 100.000 habitantes, con Brasil, Venezuela, México y Centroamérica a la cabeza en el ranking de la inseguridad.

La cumbre de empresarios, sin precedentes, no tiene previsto redactar comunicados ni publicar documentos, pero este viernes ninguno de los presentes en Cartagena de Indias parecía dispuesto a perder tal vez la mayor oportunidad histórica de América Latina.

A %d blogueros les gusta esto: