Tag Archives: de YPF

El G-20 da un apoyo implícito a España en el conflicto de YPF

El G-20 da un apoyo implícito a España en el conflicto de YPF

España interpreta como un aval la mención a la “protección de las inversiones”

El presidente del G-20 dice que el tema no se trató por ser un asunto bilateral

/ Washington Un barco gasista atracado en una planta de YPF en Buenos Aires. / DANIEL GARCIA (AFP)

Los ministros de Economía de los países avanzados y emergentes que forman parte del G-20 proclamaron este viernes que es crucial “la protección de las inversiones y evitar las medidas de proteccionismo”. Esa frase está en sintonía con la posición que defendió el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ante sus y que España interpreta como un aval de la comunidad internacional ante sus posiciones tras la expropiación de YPF a Repsol. No obstante, el ministro de Economía mexicano y presidente de turno del G-20, José Antonio Meade, señaló que el asunto YPF no se había tratado en la reunión por ser un asunto bilateral.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, se mostró satisfecho de que se haya incluido esa mención en el comunicado final, aunque sin ninguna referencia explícita al conflicto.

El presidente de turno del G-20, José Antonio Meade, señaló que el asunto YPF no se había tratado en la reunión por ser un asunto bilateral

“Yo expuse cuál era la estrategia de política económica del Gobierno español, cuáles eran las reformas que se habían puesto en marcha y en el futuro de la agenda reformista del Gobierno. También hice una referencia de la expropiación que se había producido en Argentina de YPF, resaltando la importancia de garantizar las inversiones y de evitar las medidas proteccionistas en una situación como la de la economía actual”, ha señalado el ministro de Economía español en una rueda de prensa posterior a la reunión del G-20. “Me gustaría destacar que en el comunicado del G-20 aparece una referencia a que es crucial, que es vital la protección de las inversiones y evitar las medidas proteccionistas. Esta frase en el comunicado habla por sí misma de cuál es la posición del G-20”, añadió Luis de Guinos, quien señaló que no había tenido ningún contacto con el ministro argentino, Hernán Lorenzino.

Más allá de la literalidad del comunicado, “el sentimiento general es de apoyo al Gobierno español y se considera que la decisión del Gobierno argentino es negativa desde el punto de vista de la seguridad jurídica y, lógicamente, de lo que tiene que ser la previsibilidad”, ha explicado De Guindos.

“Este tipo de decisiones no solo son negativas desde el punto de vista de la seguridad de las inversiones sino que además son negativas para la población de los países que las toman”, ha insistido De Guindos, que dedicó buena parte de su intervención ante los ministros del G-20 a ese asunto.

Luis de Guindos también destacó el hecho de que los ministros hayan aplaudido el aumento de los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI)para la prevención y resolución de crisis. Ya hay compromisos en firme por más de 430.000 millones de dólares (unos 330.000 millones de euros), según ha señalado el FMI, que pueden usarse para préstamos bilaterales temporales u otras actuaciones. Eso “muestra el compromiso de la comunidad internacional de salvaguardar la estabilidad financiera global y reforzar las bases de la recuperación económica mundial”, señala el G-20.

El aumento de la capacidad del FMI, junto con la del fondo europeo de rescates, es clave para disuadir a los inversores de emprender ataques especulativos contra la deuda de los países que atraviesan dificultades, como España o Italia. La percepción de los inversores es que las cantidades disponibles son aún insuficientes para conjurar todos los peligros.

Según Luis de Guindos, en la reunión del G-20 no hubo “ni la más mínima” mención a un rescate de España. Guindos asegura haber obtenido respaldo de sus colegas a las medidas del Gobierno español. El ministro expuso también privada al comisario europeo Olli Rehn en una reunión las líneas generales del programa de estabilidad que presentará España en los próximos días.

Reforma financiera

El ministro de Economía también ha descartado cualquier tipo de apoyo, ayuda o garantía pública para un esquema que desgaje los activos inmobiliarios de los balances de los bancos. “En la medida en que se está produciendo una valoración más ajustada, eso facilitará que se puedan vender o desgajar los activos inmobiliarios, sacarlos de los balances bancarios lo cual es positivo para el saneamiento de estos balances bancarios”, ha explicado, pero sin ningún tipo de ayuda.

El Gobierno piensa en la venta o en la separación en otra sociedad con la entrada de un socio de forma que los activos no consuman capital no pesen en los balances de las entidades financieras. El Gobierno tiene indicios, además, de que la venta de pisos se está animando desde la reciente reforma financiera.

El Gobierno español analiza hoy posibles medidas ante la expropiación de YPF

Foto: DANIEL GARCIA / AFP

(Madrid, 20 abril. EFE).- El Gobierno español analiza hoy las eventuales medidas de respuesta a la expropiación por las autoridades argentinas de las acciones de la compañía Repsol en la petrolera YPF.

La respuesta a la decisión de Argentina será estudiada en la reunión semanal del Consejo de Ministros que se celebra los viernes.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó este jueves, antes de concluir su visita oficial a Colombia, que la decisión argentina de expropiar YPF “no es justa ni buena” y consideró que es “mucho peor” para Argentina que para España.

Rajoy afirmó que la decisión argentina de expropiar YPF “no es justa ni buena” y consideró que es “mucho peor” para Argentina que para España.

“Creo que lo que se ha hecho es una injusticia, no es un tema de España, creo que las relaciones entre países y personas se basan en la buena voluntad, en la palabra dada, en la libertad, son principios y valores”, destacó Rajoy en una conferencia de prensa en Bogotá en la que descartó que esa medida “vaya a provocar dudas sobre el resto de economías latinoamericanas”.

Tras conocerse el anuncio argentino, los ministros españoles de Asuntos Exteriores e Industria, José Manuel García Margallo y José Manuel Soria, respectivamente, adelantaron que se preparan medidas “claras y contundentes” en respuesta.

El Ejecutivo también tratará hoy las peticiones que España presentará el próximo lunes a los demás países de la Unión Europea en la reunión que celebrarán en Luxemburgo los ministros de Asuntos Exteriores.

Está previsto que en esa reunión se trate la expropiación de la petrolera filial de Repsol.

La vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Justicia, Viviane Reding, afirmó este jueves durante una visita a Madrid que “cuando alguien ataca a España está atacando al conjunto” de la UE.

“No se puede llevar uno la propiedad de otro sin que haya un reemplazo o sustitución de dicha propiedad y vamos a ayudar a España para que resuelva este problema”, dijo la vicepresidenta de la Comisión Europea entrevistada en Televisión Española (TVE) sobre el conflicto en torno a YPF.

Hoy, el presidente de la multinacional energética Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, condenó la expropiación de la filial de Repsol y abogó por que el Gobierno español ejerza una presión “inteligente” que ayude a resolver el conflicto.

En una conferencia de prensa, Gabarró afirmó que la expropiación anunciada por la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, “no se ajusta a ningún derecho internacional ni a funcionamientos normales del mercado”

El papel oculto de China en la crisis de YPF: ¿aliada o enemiga?

El papel oculto de China en la crisis
de YPF: ¿aliada o enemiga?

 Pekín Marcelo Serpa

El gigante asiático es una de las estrellas invitadas en el drama de la nacionalización de la filial argentina de Repsol. De aliada de los españoles en Brasil, a posible sustituta en Argentina.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el de la china Sinopec, Su Shulin.El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el de la china Sinopec, Su Shulin.

La sombra de China es demasiado alargada en todo el proceso de nacionalización de YPF como para que pase desapercibida. Su presencia indirecta, a través de dos de sus grandes petroleras (Sinopec y CNOOC), hace sospechar que Pekín no ha sido un mero espectador del teatro que ha montado la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kichner, para arrebatar a Repsol su filial austral.

La prensa china publicaba ayer un opinión anónima de un supuesto experto de Sinopec, aliado de Repsol en Brasil, en el que consideraba que la nacionalización “puede acarrear beneficios y ventajas, entre otras la mayor facilidad de comunicación e intercambio entre los gobiernos de países en desarrollo”. Todo un aviso.

El ministro de Economía argentino, Julio de Vido, ya apuntó el martes que una petrolera china podría invertir en la región para desarrollar el yacimiento de Vaca Muerta, cuyas reservas potenciales ascienden a cerca de 23.000 millones de barriles equivalentes de petróleo. Buenos Aires necesita contar con un socio extranjero capaz de explotar todo el potencial de los pozos, que se extienden a lo largo de cientos de kilómetros y que necesitan una inversión de 10.000 millones de dólares. Y, claro, cualquier compañía occidental se lo pensaría dos veces visto el precedente.

Por su parte, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, quiso quitar importancia a la posible entrada de las chinas tras la salida de la española, lo que podría considerar una traición en toda regla. “Los chinos, aunque chinos, son muy serios”, dijo cuando se le preguntó al respecto. En el caso de que se consumase la operación, Brufau debería pedir explicaciones a Sinopec para que aclare su papel máxime cuando hasta hace poco le llamaban a la puerta para comprar YPF.

Vender YPF
La vaporosa y amenazante presencia china en todo el revuelo argentino venía cociéndose desde hace tiempo. Según apuntaban varias fuentes, Repsol había negociado la posible venta del 57% que mantenía en YPF ante el retumbar de los tambores de la nacionalización. Como siempre, los sospechosos habituales eran chinos: CNOOC y Sinopec. Ninguno prosperó porque Buenos Aires ocupó YPF antes del posible cierra de alguna de las operaciones.

Las amables invitaciones de Vido hacen sospechar que a ambas no les importaría entrar a formar parte del negocio, a pesar de la nacionalización y de los futuros problemas legales que pueda acarrear si finalmente se consuman todas las amenazas de España y Repsol.

Caminos paralelos
Argentina sería una pieza más a cobrar en la carrera que mantiene China para sumar hidrocarburos. Las dos petroleras se encuentran inmersas en un plan de inversión internacional para incrementar sus reservas: tienen dinero, el respaldo del Gobierno y no les importa hacer negocios con gente poco recomendable.

Sinopec, controlada en un 75% por el Estado chino, es el principal socio de la petrolera española en Brasil tras invertir 9.000 millones de dólares para hacerse con el 40% de Repsol Brasil. Sin presencia en Argentina, sí que tiene experiencia en la explotación de los llamados recursos no convencionales (los que yacen en Vaca Muerta).

CNOOC, con un 64% de su accionariado en manos de Pekín, está presente en Argentina desde 2010, tras su alianza con la petrolera nacional Bridas. La tercera petrolera china está en plena expansión de su actividad exterior y quiere incrementar el porcentaje de producción de crudo foráneo, que actualmente roza el 12%.

Ambas están férreamente controladas por Pekín. Un ejemplo es que el actual presidente de Sinopec, Fu Chengyu, fue máximo directivo de CNOOC hasta hace poco más de un año. Todo un símbolo de quién controla realmente las dos empresas.

Si finalmente se da el caso, Pekín habría dado un nuevo paso más agresivo en su estrategia mundial. Hasta el momento, el gigante no había sido muy escrupuloso a la hora de elegir a sus aliados energéticos, pero sólo entraba donde nadie quería ir y nunca había sido un actor activo.

China fue uno de los pocos países que se mantuvo presente en Sudán mientras que las organizaciones no gubernamentales denunciaban el genocidio que allí estaba pasando. También se mostró reticente a apoyar el embargo de Estados Unidos y la Unión Europea a la compra de petróleo de Irán. Lo hizo al final, y a regañadientes, ya que se trataba de su mayor proveedor foráneo.

Si se confirmase un acuerdo previo de Pekín con Buenos Aires en el que se aseguraba que las petroleras chinas ayudarían a la explotación de los recursos tras la nacionalización, China habría demostrado que su cacareado ascenso pacífico mundial no era más que una mascarada. Si se desmiente, China habría demostrado que respeta las reglas y se ha convertido en un socio de fiar. Sólo el tiempo será capaz de responder qué papel ha jugado el gigante asiático en esta partida.

 

Ibsen Martínez: Nacionalización de YPF: El Eterno Retorno

Las acciones de la señora Cristina K encaminadas a renacionalizar YPF  mueven de nuevo a pensar en la nacionalización como rito chamánico.

Al no pretender ser magia negra— puesto que no procura hacer el mal, sino el bien –, la estatización de la economía está condenada al fracaso porque, tal como muestra la experiencia humana desde hace ya suficiente tiempo, sólo la brujería decididamente maléfica del mercado y el interés individual logran salirse con la suya.

En efecto, la nacionalización en  América Latina puede y debe verse como un rito de fertilidad y de abundancia. Una danza propiciatoria para hacer lluvia en tiempo de sequía.

Equivale a la ceremonia con que los sioux de las praderas norteamericanas rogaban a sus deidades que sus partidas caza hallasen nutridos rebaños de bisontes. O a las que los chamanes de nuestras etnias amazónicas recurren para propiciar a sus congéneres buena caza o  buena pesca y que no se los coma el tigre.  Es pensamiento “mágico-distributivo”, digamos, aplicado a la macroeconomía con vistas al desarrollo y la prosperidad de todos.

Pero al no pretender ser magia negra— puesto que no procura hacer el mal, sino el bien –, la nacionalización está condenada al fracaso porque, tal como muestra la experiencia humana desde hace ya suficiente tiempo, sólo la brujería decididamente maléfica del mercado y el interés individual logran salirse con la suya.

Recuerdo que el 1º de mayo de 2006,  fecha en que Evo Morales nacionalizó “sorpresivamente” la industria de hidrocarburos boliviana,  lo pasé encerrado en una habitación de un hotel de Cochabamba, abatido por una doble frustración.

Un esquivo sindicalista “trotsko-cocalero” con quien concerté  una entrevista para The New Republic me había dejado plantado.

La segunda frustración vino al encender la televisión y percatarme de que Evo Morales presidía en aquellos momentos una ceremonia de ocupación de un campo gasífero en Tarija. Yo habría debido estar allí y no en Cochabamba. Pero no me perdí demasiado.

En realidad, lo único sorpresivo que cabía registrar fue el adelanto de la fecha. Lo más colorido del  ceremonial fue el despliegue militar en las instalaciones de una concesionaria extranjera, como si del asalto a una fortificación enemiga se tratase. Lo mismo ocurría con las inofensivas gasolineras de Petrobras: piquetes de soldados en traje de campaña y armados hasta los dientes custodiaban los surtidores.

La oratoria reivindicativa de la soberanía de la nación boliviana respecto de la riqueza del subsuelo me hizo recordar el discurso de Carlos Andrés Pérez, treinta años atrás, cuando se nacionalizó por primera vez la industria petrolera venezolana: las mismas invocaciones a Bolívar, las mismas consignas sobre el “patrimonio de todos”, las mismas admoniciones sobre la necesidad de “administrar la abundancia con criterio de escasez.”

La nacionalización boliviana se anunció  como lo han hecho todas las nacionalizaciones  de la región: como el advenimiento  de una nueva era, aunque en realidad no fuese más que un avatar del mito del eterno retorno. Con la de 2006, Bolivia nacionalizaba por tercera vez en menos de setenta años su riqueza fósil, para no hablar del estaño, nacionalizado  medio siglo atrás.

Sólo unos cuantos meses más tarde, en los primeros días de enero de 2007,  durante la ceremonia inaugural  de su actual período presidencial, Hugo Chávez anunciaba nacionalizaciones que  describió como el comienzo del largo camino al “socialismo del siglo XXI”.

Poco después comenzó por “renacionalizar” ­ empresas públicas  privatizadas en los años noventa: la telefonía y las compañías de electricidad.

En el mismo acto se anunció el designio de lograr mayoría accionaria en la participación de la petrolera estatal venezolana en los grandes proyectos de la faja bituminosa del Orinoco, hasta entonces dominados  por las estadounidenses ExxonMobil, Conoco-Phillips y  Chevron, junto a la francesa Total, la inglesa BP y la noruega Statoil.

Característicamente, Chávez ordenó la ocupación militar de las instalaciones arrebatadas a la codicia extranjera. La puesta en escena de la ceremonia incluyó el vuelo rasante, por sobre el complejo petrolero escogido para el acto, de un dúo de cazas interceptores Sukhoi, de fabricación rusa y  reciente adquisición.

¡Qué amasijo de mixtificaciones belicistas, cuánta descaminadora carga simbólica militarista, cuánta inconducente teatralidad compensatoria tiene  en nuestro continente este tipo de medida económica, a pesar de su largo y grueso historial de fracasos tan idealizados como ruidosos!

En América Latina  puede hablarse ya  de oleadas nacionalizadoras, tal como los historiadores del siglo XX hablan  de una primera, segunda  y tercera oleadas de populismo.

La primera se asocia con la hora estelar del general Lázaro Cárdenas en México y es de aquella, sin duda, que la idea cobró su modélica calidad de militarismo anti-imperialista.

Siete décadas más tarde, Chávez protagoniza la tercera, o cuarta, quinta o quizá sexta oleada de nacionalizaciones, luego de los fiascos mexicanos, argentinos, peruanos y bolivianos. Y de sus propios fiascos.

El rasgo más prominente de las oleadas nacionalizadoras  es su cariz exculpatorio de toda insuficiencia en la gestión del estado.  Chávez nacionaliza fundos pecuarios, cañaverales, silos platanales, hoteles y condominios en construcción, para compensar la colosal ineptitud de un petrogobierno que acusa, sin fundamento alguno, a las cementeras extranjeras del fracaso estruendoso de su plan de viviendas. Cristina K, por su parte,  nacionaliza las acciones de Repsol en YPF so pretexto de detener enérgicamente la caída en la producción,  pero, en realidad, para encubrir que esa caída en la producción obedece  a la pésima gestión gubernamental, tan  propicia a la desinversión en todos os rubros económicos. Junto a ello, la caída de las reservas argetninas, concomitante del aumento en las importaciones. NO deja de ser carcatsrísticode la maacarada populista de gobiernosmcomo el de la Srgentina el que los señores K hayan aprobado entusiastametne las privatizaciones de los años 90 precedids por Carlos Menem.

Peero está probado que como electoral artificio de chamanismo económico,  las nacionalizaciones no son buenas, hacen daño y se acaba por rodar.

Y al cabo, igual viene el tigre y te come

 

España recibe el apoyo de EEUU para cooperar contra la expropiación de YPF

España recibe el apoyo de EEUU para cooperar contra la expropiación de YPF

EFE

Rafael Cañas

Bruselas .- España recibió hoy el apoyo de Estados Unidos para colaborar conjuntamente a nivel internacional con el objetivo de tratar de convencer al Gobierno argentino para que rectifique su decisión de nacionalizar la empresa petrolera YPF.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, conversó hoy sobre el asunto con la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien le expresó la oposición de Washington a la medida decidida por el Gobierno de Argentina de expropiar el 51 % de las acciones de YPF, controlada por la empresa española Repsol.

“Vamos a explorar todas las vías en las que podamos colaborar juntos para restablecer la legalidad internacional”, declaró el ministro español tras la reunión.

Añadió que ambos países van a analizar “en qué podemos trabajar en el Banco Mundial, en el Fondo Monetario Internacional, en el G20, en el Club de París, en cualquier otra institución en que se pueda ejercer una acción para intentar que el Gobierno de Argentina rectifique”.

García-Margallo recordó que están sobre la mesa “todas las medidas que se consideren oportunas y legalmente admisibles”.

En este sentido, avanzó que el Consejo de Ministros español va a analizar mañana las acciones que España podría tomar dentro de sus competencias y discutirá también “las peticiones que vamos a llevar” a la reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea del próximo lunes en Luxemburgo, en la que se tratará la expropiación.

Sin embargo, García-Margallo no quiso hablar de iniciativas concretas (como la posibilidad de que la UE suspenda las ventajas arancelarias a Argentina), ya que “no tiene mucho sentido” discutir de medidas aisladas y es mejor elaborar “un plan conjunto” para transmitirlo a los socios y aliados de España en la Unión Europea.

El jefe de la diplomacia española avanzó que tras el Consejo de Ministros, tanto él como el titular de Industria y Energía, José Manuel Soria, expondrán a la prensa en el Palacio de Santa Cruz (sede del Ministerio de Exteriores en Madrid) las medidas que el Gobierno adoptará dentro de sus competencias y las que piensa proponer a la Unión Europea.

Mañana, viernes, habrá “una visión completa de qué es lo que queremos hacer”, resumió el ministro.

García-Margallo recordó que Estados Unidos retiró recientemente a las preferencias arancelarias a los productos importa de Argentina, una decisión tomada el pasado 26 de marzo por el impago de las indemnizaciones de 300 millones de dólares que fijó un tribunal arbitral para dos empresas estadounidenses con activos en el país suramericano.

La posibilidad de suspender a Argentina del sistema generalizado de preferencias (SGP) de la UE, del que se benefician las exportaciones de ese país para entrar al mercado comunitario, figura en el borrador de la resolución que tiene previsto votar mañana el Parlamento Europeo.

Preguntado sobre si España pediría la expulsión de Argentina del G20, el ministro no respondió directamente y se limitó a decir que “todas las medidas que se consideren oportunas y legalmente admisibles van a ser estudiadas. A través del diálogo siempre que sea posible y a través de cualquier otro medio lícito”.

“Intentamos presionar a Argentina para que vea que este camino no lleva a ningún sitio”, insistió el titular español, quien recalcó que “si no rectifican el porvenir al que llevan a su pueblo es un mal porvenir”.

García-Margallo, que se reunió con Clinton al margen de una reunión ministerial de la OTAN en Bruselas, agradeció a la secretaria de Estado la clara posición en contra de la expropiación manifestada ayer por un portavoz del Departamento de Estado en Washington.

Es “una declaración muy firme de respaldo inequívoco a España”, afirmó el ministro.

La declaración del portavoz del Departamento de Estado Mark Toner se produjo después de que el propio ministro español se quejara de la tibia respuesta dada hasta entonces por Estados Unidos.

García-Margallo dijo que Clinton se ofreció a estudiar las propuestas que España y la UE le trasladen.

El ministro español calificó la expropiación como una “huida hacia adelante” ante situación económica “muy difícil” causada por el actual Gobierno, por lo que la medida supone “aislarles del contexto internacional y privarles del capital que el pueblo argentino necesita”.

Relató que Clinton calificó la nacionalización de YPF como una “violación” del derecho internacional y como una medida “perjudicial” para el Gobierno argentino.

García-Margallo reconoció también la respuesta de las instituciones y responsables de la Unión Europea, que han sido de una “claridad inequívoca”.

 

Rajoy pide apoyos en América ante el “grave precedente” de YPF

respaldo de chile, méxico, guatemala…

Rajoy pide apoyos en América ante el “grave precedente” de YPF

El presidente alerta, en México, del peligroso precedente y llama a situarse del lado de España. Sonora ovación del Fondo Económico Mundial.

Ampliar la foto

Rajoy, en la Cumbre, con el presidente mexicano Calderón. | PP/Diego Crespo

Rajoy, en México y Colombia

Ver

Play

Expresa su “profundo malestar”

 Pablo Montesinos 2012-04-17

Nada más aterrizó en el aeropuerto internacional de Puerto Vallarta, México, Mariano Rajoy buscó el calor de sus aliados en América Latina para evidenciar la soledad de Argentina en su ataque contra España. Tanto en el gabinete de urgencia convocado en la víspera, como en el avión, el presidente del Gobierno concertó una estrategia dirigida a presionar a todos los niveles a Cristina Fernández, siendo decisivo que los países de la zona se pusieran de su lado.

Desde el minuto uno empezó a cosechar apoyos. En un encuentro bilateral a primerísima hora de la mañana, a las ocho, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, le decía que podía contar con él en su política de presión. Media hora más tarde, su anfitrión, Felipe Calderón, escenificaba en un desayuno público su respaldo. Desde Chile, país vecino de Argentina, Sebastián Piñera confirmaba de igual forma su alineamiento con España.

Poco después de las diez, Rajoy recibía el calor del Fondo Económico Mundial, en voz de su presidente, Klaus Schwab: la expropiación es “inadmisible”, le dijo, según fuentes diplomáticas. A todos ellos, en privado, el jefe del Gobierno expuso lo que después diría a micrófono abierto ante el citado organismo: Argentina abre un precedente muy peligroso que puede alejar la inversión extranjera y con ello el crecimiento. España llama a que América Latina se revuelva contra Fernández.

La expectación era máxima; los medios de comunicación de medio mundo esperaban sus palabras. El presidente inició su breve intervención ante el Fondo recordando que el capital europeo, y en particular el español, es clave “para modernizar” Latinoamérica. Las empresas “ven en estos países un destino permanente para su actividad y sus inversiones. Lo que quieren es quedarse, crear empleo y prosperidad”, expuso. Sin ir más lejos, en Argentina, España es el principal país inversor.

Invertir los flujos económicos internacionales, alertó Rajoy, sería “muy pernicioso” y podría dar al traste “con el periodo de crecimiento”. España “ha defendido siempre una respuesta internacional, decidida y coordinada” para salir de la crisis económica, y en este sentido pidió al G-20 -que preside Calderón- que trabaje en este sentido. Para ello, prosiguió, es “muy importante” un marco jurídico y económico “entendible y estable”.

Todo ello, todos los puntos expuestos, quedaron hecho añicos por Argentina, en opinión del presidente, que declaró su “profundo malestar” por la decisión de su Gobierno. Una decisión “negativa para todos”. “Desde luego para la empresa, que se ha visto expropiada sin justificación ni razón económica alguna” pero también “rompe el buen clima de entendimiento de las relaciones entre nuestros dos países. Perjudica a España y a Argentina“, resumió Rajoy.

Fue entonces cuando el presidente avisó del peligroso precedente que crea el populismo argentino; de la necesidad de un rechazo unánime. “El esfuerzo encomiable de los gobiernos americanos de hacer de la región una región argentina no puede verse empañado de ninguna de las maneras”, expuso, alertando de que así podría darse de los “menos conocedores” de la zona. “Lo que ayer le ha pasado a una empresa española alguien puede pensar que puede ocurrirle mañana a cualquier otra inversión”, fueron sus palabras textuales. Frente a ello, “tengan la total certeza de que yo trabajaré para que eso no suceda” porque “no sería justo”, afirmó. Aún sin terminar, recibió un sonoro aplauso del influyente auditorio, que no cejó hasta que Rajoy reemprendió su intervención.

“Alguien puede pensar que le pueda ocurrir a cualquier otra inversión”, insistió, dejando claro el “grave precedente”. Marcó entonces la línea a seguir: “Un modelo de relaciones internacionales y comerciales con seguridad jurídica y principios básicos. Cuando defendemos esos principios, estamos defendiendo el bienestar de la gente, su progreso y su riqueza. Estamos ayudando a contribuir que mucha gente pueda, mejorar”.

Valores, dijo en forma de estacada final, que hoy, tras el órdago argentino, “están en juego” al tomarse “decisiones difíciles de comprender”. Como sus ministros, no dio detalles de las posibles represalias. De hecho, no usó ni de lejos la gravedad de José Manuel García Margallo (Exteriores) y José Manuel Soria (Industria). Sin embargo, recibió, por segunda vez, la ovación cerrada del órgano.

En paralelo, desde Madrid, el Ejecutivo trabaja para que la Unión Europea se pronuncie en los términos más contundentes. De igual forma, Soraya Sáenz de Santamaría pilota la respuesta prometida, y que verá la luz en el Consejo de Ministros del viernes. El Gobierno baraja sanciones industriales, comerciales y energéticas. Soria ya tiene preparada una orden para dejar de importar bioetanol, la exportación que más daño haría a Argentina, según avanzó El Mundo. La Comisión Delegada para Asuntos Económicos, que presidirá el jueves la vicepresidenta en sustitución de Rajoy, concretará las represalias.

 

Avanza proyecto de ley sobre nacionalización de YPF

http://www.youtube.com/watch?v=aDEdNGVH8ok&feature=g-u-u&context=G289a2daFUAAAAAAACAA

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”http://www.youtube.com/embed/aDEdNGVH8ok” frameborder=”0″ allowfullscreen>

Margallo, molesto con la tibia reacción de EE UU a la nacionalización de YPF

Margallo, molesto con la tibia reacción de EE UU a la nacionalización de YPF

Bettini abandona el Ministerio de Exteriores sin hacer declaraciones

Ayer el ministro dijo que la nacionalización de YPF rompe el clima de amistad con Buenos Aires

Madrid

 

“Argentina se ha dado un tiro en el pie”. “Argentina se ha dado un tiro en el pie de estos que son realmente importantes”, ha declarado el ministro de Exteriores respecto a la decisión de Argentina de nacionalizar YPF. Lo ha dicho tras reunirse con el embajador argentino

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se ha mostrado molesto con la actitud de Estados Unidos respecto a la nacionalización de YPF, filial de Repsol, por parte del Gobierno de Argentina. Durante su intervención en el Foro ABC, organizado también por Deloitte y OHL, García-Margallo ha declarado: “La respuesta de Hillary Clinton no ha sido todo lo entusiasta que me hubiese gustado”. El jefe de la diplomacia española ha añadido que puede entender que ese entusiasmo haya sido menor por los intereses económicos de EE UU en Argentina, pero espera que “con el tiempo” la Administración estadounidense se dé cuenta de que España es “un socio privilegiado”.

El ministro sí está satisfecho con el apoyo de la UE, que ha tomado medidas como la suspensión de la cumbre con Argentina que se iba a celebrar esta semana o cambiar el orden del día del pleno de hoy en Estrasburgo (Francia) para que haya un debate sobre el asunto y se adopte una resolución. “Hemos recibido reacciones importantes de varios países europeos. Espero la del Reino Unido en breve”, ha asegurado. En el continente americano, ha mencionado la colaboración de Chile y México. “La respuesta de nuestros socios está siendo valiente, la que se da a un socio fiable, realista, como es el Gobierno de Mariano Rajoy”, ha afirmado.

El ministro ha reconocido que lo que iba a ocurrir con YPF se sabía desde hacía tiempo y ha recordado que se consiguió “parar el golpe” en dos ocasiones, una el 1 de marzo, durante la apertura del curso parlamentario en Argentina, y otra durante el discurso de la presidenta, Cristina Fernández, el día del 30 aniversario de la guerra de las Malvinas. Margallo ha calificado la decisión adoptada por Fernández de “salida de emergencia” que viene provocada por la situación económica que atraviesa el país, y que se ha adoptado “para pasar el siguiente cuarto de hora, sin preocuparse de las consecuencias futuras”.

Durante una intensa jornada, antes de participar en este foro, el ministro se ha reunido durante una hora con el embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, para tratar la nacionalización de YPF. García-Margallo había convocado al embajador para pedirle explicaciones tras el anuncio del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de expropiar la petrolera. Bettini ha salido del Ministerio sin hacer declaraciones. El diplomático argentino tan solo ha respondido con un “muy bien, muy bien” cuando la prensa le ha preguntado cómo había transcurrido el encuentro.

Al término de la reunión, García-Margallo ha declarado: “Argentina se ha dado un tiro en el pie de estos que son realmente importantes, y lo que más me preocupa es que esto supone el corte, o por lo menos la desconfianza, en unas relaciones realmente fraternales durante muchísimo tiempo”. El ministro ha añadido que “la presidencia argentina tendrá que explicar a los argentinos dentro de dos o tres meses, no pasado mañana, que estas medidas sirven para que tengan más energía y a un precio más barato”.

Durante su discurso en el foro ha añadido que ha trasladado a Bettini la protesta formal por “una agresión arbitraria y discriminatoria” y le ha reiterado que se ha roto “el clima” que ha regido siempre las relaciones entre ambos países. También le ha dicho que España está buscando socios y que adoptará medidas, que el Gobierno sigue sin concretar.

Este era el segundo encuentro entre ambos en pocos días. El titular de Exteriores ya convocó el pasado viernes al embajador de Argentina en España. En ese encuentro, Margallo trasladó a Bettini una protesta por los planes de nacionalización de YPF.

En este contexto, Mariano Rajoy, ha iniciado hoy su primera gira por Iberoamérica como presidente del Gobierno que le llevará durante tres días a México y Colombia en plena ofensiva diplomática para intentar frenar el plan de la presidenta argentina. El viaje estaba previsto ya antes de que su Ejecutivo confirmase que toma el control de la filial de Repsol, tras anunciar que la producción de hidrocarburos será considerada de interés público.

 

La UE está “sumamente decepcionada” por la expropiación de YPF en Argentina

La UE está “sumamente decepcionada” por la expropiación de YPF en Argentina

Foto: REUTERS/Juan Medina

(La Paz, 17 abril. EFE).- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se declaró hoy “sumamente decepcionado” por el anuncio de la expropiación del 51 % de YPF por parte del Gobierno argentino, y pidió a Argentina que honre sus compromisos internacionales y bilaterales con España.

“La Comisión Europea ya trasladó sus preocupaciones al Gobierno argentino, enfatizamos en la necesidad de que se encuentre soluciones de mutuo acuerdo que no dañen el clima de negocios y por eso estoy seriamente decepcionado por el anuncio de ayer”, señaló Barroso a la prensa tras reunirse con el presidente de la República Federal de Alemania, Joachim Gauck.

El presidente del Ejecutivo comunitario recalcó que espera de las autoridades argentinas que “respeten sus compromisos y obligaciones internacionales, especialmente aquellos que resultan del acuerdo bilateral sobre la protección de inversiones con España”.

Barroso ha pedido a los servicios comunitarios que “sigan de cerca” este asunto y que le den además “máxima prioridad”.

Ya ayer, el portavoz comunitario de Comercio, John Clancy, advirtió a Argentina de que la expropiación del 51 % del capital social de YPF, controlada por la española Repsol, enviaría una señal “muy negativa” a los inversores y podría dañar seriamente el clima de negocio en el país.

Clancy expresó el deseo de la Comisión Europea de que las diferencias entre el Gobierno argentino y Repsol YPF puedan ser limadas a través de una solución común que satisfaga a ambas partes.

El Ejecutivo comunitario aboga en este sentido, tal y como ha indicado hoy Barroso, por encontrar una “solución de mutuo acuerdo que no dañe el clima empresarial y las relaciones entre la UE y Argentina”.

La semana pasada, la Comisión Europea dijo que está “del lado de España” en esta polémica con Argentina, aunque ha reconocido que la UE no cuenta en la actualidad con mecanismos jurídicos para presionar al país latinoamericano con el fin de que cumpla sus compromisos en relación con las inversiones de empresas de países comunitarios en su territorio.

El Ejecutivo comunitario prevé expresar su preocupación por el impacto negativo que puede tener la expropiación en los intereses económicos y comerciales de la UE y en las relaciones bilaterales durante la reunión del comité conjunto UE-Argentina que tendrá lugar los próximos 19 y 20 de abril en Buenos Aires.

Evo Morales toma distancia: la expropiación de YPF “es un tema entre España y Argentina”

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo hoy que la expropiación de YPF, filial argentina de Repsol, es un “tema de Argentina y España” que no supondrá ningún problema para Bolivia, donde con la petrolera española hay una relación de “mucha confianza”.

En una rueda de prensa en La Paz, el gobernante afirmó que “el tema Argentina-Repsol es un tema de Argentina y España, (de) Repsol como empresa y Argentina. No nos va a traer ningún problema, porque nosotros tenemos una relación de mucha confianza con Repsol”.

El mandatario, que dispuso la nacionalización de los hidrocarburos poco después de llegar al poder en 2006 pero luego negoció nuevos contratos con las petroleras, afirmó que “Repsol respeta todas las normas bolivianas y las inversiones que están haciendo van bien”.

Morales dijo que “hubo un momento de tensión” con Repsol cuando la Asamblea Constituyente redactaba la nueva Carta Magna de 2009 y como “todavía las normas no estaban bien definidas”, entonces “un poco se paralizaron las inversiones”, pero “una vez aprobada la nueva Constitución, los nuevos contratos, se aceleró la inversión”.

“Este hecho de Repsol-Argentina estoy convencido de que no va a influir para nada en Bolivia, porque nuestros acuerdos firmados son entre empresas y con la confianza de los gobiernos de España y Bolivia”, añadió

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

La dirigente peronista explica la expropiación: “YPF duplicó sus ventas, pero los argentinos hemos tenido que importar”.

Ampliar la foto

Fernández exhibe una muestra del primer petróleo extraido. | EFE

Play

Cristina Fernández de Kirchner expropia el 51% de las acciones de YPF

A las 12.00 del mediodía hora de Buenos Aires (17.00 hora peninsular), Cristina Fernández de Kirchner realizaba el anuncio a lo largo de un discurso en la Casa Rosada transmitido a través de la televisión pública. El acto en el salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario, que está decorado con diferentes retratos de Eva Perón. También participaron los demás ministros del gabinete y los gobernadores de las diferentes provincias con intereses petrolíferos. Éstas son algunas de las frases más destacadas de la presidenta de Argentina:

Esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza no va a responder ningún exabrupto, no se va a hacer eco de frases insolente, soy una jefa de Estado y no una patotera. Los que esperen que esta presidenta responda improperios pierden el tiempo, no me han votado para eso.

El modelo que hemos elegido para YPF no es de estatización, es de recuperación de la soberanía porque seguimos funcionando igual. Vamos a hacer una dirección de empresa estrictamente profesionalizada. Los recursos del estado van a ser bien gestionados por los argentinos.

Hicimos este pacto de sindicación con una cláusula que requiere la autorización del Congreso de la Nación [para privatizar la empresa] con los 2/3 del Congreso, que es igual que lo que se necesita para reformar la constitución. Si algún día después de mí quieren vender patrimonio del Estado les va a ser complicado conseguir los 2/3 porque yo no soy eterna.

En 2011 tuvimos que importar combustibles en 9.000 millones de dólares, lo que casi supera el superávit comercial argentino. Bastaría con mostrar estos gráficos para saber que de proseguir esta política de vaciamiento nos convertiremos en un país inviable, por políticas empresariales y no por recursos, porque somos el tercer país en nivel de recursos.

No se trabajó ni se produjo sobre el gas convencional. Las reservas han bajado y se ha reducido la producción. La empresa debería haber perdido, pero pese a esto YPF duplicó sus ventas por el aumento de precios. Ha sido el año en el que los argentinos más hemos tenido que importar, aunque ellos vendieron miles de millones de dólares en vez de dar pérdidas. La curva de desinversión de YPF Repsol se parece a la de la trompa del elefante.

El gran problema fue la desnacionalización [que cedió] el poder que tiene que tener el Gobierno en ciertos sectores como es el de los combustibles. Ahí es cuando mientras han reducido la producción, lo lógico sería es que entraran en pérdidas, pues no sólo han multiplicado sus beneficios sino que han repartido dividendos. En 1999, Repsol compró YPF para dejar de ser una pequeña empresa local para empezar a jugar en la primera división.

No vamos a caer en que se puede gestionar una empresa de manera liviana y lo vamos a hacer con mucha profesionalidad. Les puedo a asegurar que voy a poner todo el esfuerzo y el compromiso para que los argentinos le den el lugar a YPF que se merece.

Hay motivos más fuertes para tomar esta decisión. Después de 17 años desde que se desnacionalizó YPF, esa barra roja nos convirtió en importadores netos de gas y petróleo y con un déficit de millones. Es la primera vez en 17 años que tenemos que importar gas y petróleo, por valor de más de 3.000 millones de dólares.

A los argentinos, a los españoles, ¿escucharon a esta presidenta reclamarles al Gobierno de España sobre el vaciamiento de Aerolíneas Argentinas? Tuvimos que hacernos cargo de los empleados y carburantes. Y hoy esos empresarios están procesados en su país por fraude. ¿Esta presidenta alguna vez ha tenido una mala palabra para gobiernos extranjeros?

Aunque haya empresas extrajeras afincadas aquí, que a nadie se le escape que son empresas argentinas. Y hay otras empresas extranjeras, que por ejemplo el otro día tuvimos un apagón, espero que el Gobierno tome medidas [mensaje a Endesa]. Con las empresas argentinas cuyos accionistas sean extranjeros vamos a seguir colaborando codo con codo, pero siguen siendo empresas argentinas.

Esto es una política de estado que debe unirnos a todos los argentinos. YPF es de todos. En tanto la dirección sea llevada por argentinos no tenemos que tener perjuicios, ese 51% no va a ser manejado por ningún grupo económico privado. Colocamos al frente de la operación al ministro de planificación acompañado los otros dos funcionarios. Los empresarios argentinos van a volver a tener mucha representación en este modelo. Cuando estas acá tienes que ocuparte del petróleo y de la hierba

Hacemos una defensa de la producción nacional, este es el único país en el que algunos medios de comunicación defienden a empresarios de otros países. No lo vamos a tolerar, porque vamos a proteger a la industria nacional y a los usuarios y consumidores. Esto fue una Guerra de Secesión al revés, ganó el Sur y perdió el Norte“.

Todo el discurso ha sido seguido con estruendosos aplausos, vítores y cánticos por parte de los cientos de personas que abarrotaban el salón de la Casa Rosada donde hablaba la presidenta argentina.

 

Argentina baraja limitarse a controlar el 30% de YPF para evitar conflictos

Argentina baraja limitarse a controlar el 30% de YPF para evitar conflictos

Lorena López / Rubén Esteller
cristina-kirchner.jpg

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Archivo

Las duras advertencias por parte del Ejecutivo español sobre las consecuencias que tendría una eventual nacionalización de YPF han surtido efecto. Parece que Argentina habría limitado sus pretensiones por los enfrentamientos judiciales que supondría una nacionalización y ahora se propondría controlar el 30% de la petrolera.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha decidido retrasar cualquier decisión sobre la filial de Repsol en un momento marcado por la tensión política y con la Cumbre de las Américas como escenario de fondo, que se celebró el fiin de semana en Colombia con líderes de todos los países como Barack Obama.

El diario La Nación asegura que el Gobierno retomará el asunto una vez finalice la Cumbre. Sin embargo, Kirchner ha provocado el descontento también dentro de sus fronteras. Las provincias petroleras, que hasta ahora han liderado el acoso a YPF, están molestas por la forma en la que el Gobierno argentino habría planeado la nacionalización, es decir, de forma centralizada y sin ceder ningún poder a las provincias.

Por ello, la mandataria se reunirá mañana con los gobernadores de estas provincias, integradas en la Ofephi (Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos), con el fin de comenzar una ronda de negociaciones sobre las medidas a tomar sobre la principal petrolera y, de paso, intentar solucionar el problema de fondo: conseguir más crudo para tener que importar menos y compensar así la balanza comercial.

Segín el diario argentino, han prosperado las posturas más moderadas frente a las radicales y en lugar de plantear la intervención sobre el 50% del capital, ahora se conforman con el 30%. En esta posición se encontraría Julio de Vido, ministro de Planificación, aunque en un primer momento lideró las amenazas a Repsol. Es más, la prensa local apunta a que fue el propio De Vido quien movilizó a las provincias para rechazar la propuesta por posibles perjuicios económicos y judiciales para sus distritos.

Sin embargo, seguiría siendo una nacionalización, aunque aquí entraría en juego una negociación con Repsol para fijar el precio. Esta fórmula consistiría previsiblemente en crear una sociedad mixta para explotar el gran yacimiento del país: Vaca Muerta, lo que permitiría al Gobierno tener control directo sobre el mayor recurso de su historia. El mismo mecanismo se utiliza en Brasil, donde se consigue un equilibrio entre los intereses empresariales y los gubernamentales.

La Casa Rosada considera que YPF valía hace tres meses 18.000 millones de dólares. Sin embargo, tras los varapalos en bolsa por las amenazas de nacionalización, la cotización tan sólo asciende a 10.000 millones. De hecho, el regulador bursátil estadounidense (SEC) volvió a requerir información a YPF por la volatilidad de sus títulos.

Según La Nación, el Gobierno argentino podría ofrecer 6.000 millones de dólares y negociar por el porcentaje, los plazos y la forma de pago. De ahí que tenga tanta importancia la próxima junta de YPF el próximo 25 de abril, donde se aprobará el pago del dividendo, uno de los principales puntos de fricción entre la petrolera y el Ejecutivo.

Obama muestra su malestar

Pero antes, una serie de encuentros marcarán las decisiones de Kirchner. Uno de los más importantes fue la reunión mantenida este fin de semana entre la mandataria y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el marco de la Cumbre de las Américas. Obama rechazó de plano las restricciones comerciales del país y su Gobierno se ha mostrado en contra de la intervención de YPF con el apoyo ofrecido para tomar represalias si se llega a tal extremo.

Cabe recordar que el propio Obama mantuvo un encuentro informal hace unas semanas en el marco de la última reunión del G-20, una organización que precisamente volverá a reunirse en México desde mañana, al igual que la Comisión Mixta de la Unión Europea, donde se reafirmará el apoyo a España y a YPF en su conflicto con Argentina . A esto se suma que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha defendido que los países tienen que cumplir las leyes comerciales y respetar los acuerdos de inversión.

Precisamente este cierre de filas ha sido el que ha conseguido reconducir la situación, tal como explicó el fin de semana el ministro de Industria, José Manuel Soria. “A lo largo de las últimas 48 horas las cosas parece que se encauzan “, explicó el ministro, aunque también confirmó que no había tenido ningún contacto nuevo.

El Gobierno rompe con Argentina: habrá medidas “contundentes” tras la expropiación de YPF

El Gobierno rompe con Argentina: habrá medidas “contundentes” tras la expropiación de YPF

elEconomista.es | Europa Press
Margallo junto a Soria tras la expropiación de YPF

El ministro de Asuntos Exteriores, junto a José Manuel Soria. Foto: EFE.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha advertido este martes que la “arbitraria” expropiación de YPF, filial de Repsol, “rompe el clima de cordialidad y amistad” que tradicionalmente han unido a España y Argentina y ha pedido que esta medida se discuta en el Pleno que está teniendo lugar en Estrasburgo. Repsol se quedará con el 6,4% de YPF.

García-Margallo y el de Industria y Energía, José Manuel Soria, han comparecido en La Moncloa para valorar la decisión del Gobierno argentino tras la reunión de urgencia que han mantenido con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Asimismo, el titular de Exteriores ha recordado la contribución que España ha tenido con Argentina “en sus peores horas” y ha expresado la “enérgica” condenado del Ejecutivo a esta “arbitraria” medida y “pésima decisión” entre “países amigos”.

 

España moviliza a sus socios y aliados para frenar la expropiación de YPF

España moviliza a sus socios y aliados para frenar la expropiación de YPF

Madrid busca el respaldo de EE UU, la UE, el G-20 y los países iberoamericanos ante Buenos Aires

El Gobierno de Rajoy amaga con medidas de represalia

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante la rueda de prensa de este viernes. / ÁNGEL DÍAZ (EFE)

El Gobierno español elevó este viernes el tono de su enfrentamiento con el Ejecutivo de Cristina Fernández ante la amenaza de una inminente expropiación de la participación de Repsol en la petrolera argentina YPF. Si el jueves el ministro de Industria, José Manuel Soria, declaró que los “gestos de hostilidad [hacia la compañía española], traerán consecuencias”, el viernes su colega de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, fue más lejos. “Cualquier agresión, violando el principio de seguridad jurídica, a Repsol será considerado una agresión por parte del Gobierno español, que tomará las acciones que considere oportunas y pedirá el apoyo que considere necesario a sus socios y aliados”, dijo el ministro, tras reunirse con el embajador argentino en España, Carlo Antonio Bettini, a quien convocó a la sede de su ministerio para trasladarle la preocupación de las autoridades españolas y pedirle aclaraciones sobre los planes de su país respecto a la petrolera española.

Tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría contribuyó a escenificar la gravedad de la crisis al advertir, con tono solemne, que “la obligación del Gobierno es defender, con todos los instrumentos a su alcance, los intereses generales de España”.

Ni Margallo ni Saénz de Santamaría quisieron detallar las posibles represalias

Ni Margallo ni Saénz de Santamaría quisieron detallar las posibles represalias. El primero argumentó que aún hay margen para una salida negociada y la segunda porque, según sus palabras, “las medidas no se anuncian, se adoptan. Y espero que este Gobierno no tenga que adoptarlas, pero si tiene que adoptarlas, lo hará”, apostilló.

De momento, el Gobierno ha iniciado una ofensiva diplomática para ganarse el apoyo de sus socios y aliados. Margallo reveló que su departamento ya ha informado sobre este contencioso a Estados Unidos —segundo inversor extranjero en Argentina tras España—, a través de su embajador en Madrid, Alan Solomont, y del Departamento de Estado; a México, que ejerce la presidencia de turno del G-20; y a Colombia, anfitrión de la Cumbre de las Américas, que se inicia este viernes en Cartagena de Indias, para que se aborde en la misma.

También se ha dirigido a la Comisión Europea, que se alineó con la posición española. “Esperamos que Argentina respete sus acuerdos internacionales en la protección de la inversión, estamos del lado de España en este asunto”, manifestó un portavoz de la Comisión, quien confirmó que su presidente, José Manuel Durao Barroso, ha trasladado a la presidenta Fernández de Kirchner su preocupación por este asunto, a través de la representación de la UE en Buenos Aires, informa desde Bruselas Lucía Abellán.

El peor daño no es el que España puede hacer a Argentina, sino que el que Argentina se hace a sí misma con esta decisión

La denuncia ante los foros internacionales de la falta de respeto a las reglas del Estado de Derecho por parte de la Administración de Fernández de Kirchner constituye, según fuentes diplomáticas, el instrumento de presión más eficaz; de ahí que las primeras gestiones se hayan dirigido hacia EE UU y el G-20, del que Argentina forma parte. En palabras del secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, Buenos Aires puede convertirse en un “apestado internacional”, ya que “romper las reglas de juego tiene un coste”.

“Una cosa es defender un sector estratégico como los hidrocarburos, incluso llegando a la nacionalización, y otra actuar contra los intereses de una empresa”, advierte un ex diplomático con largos años en Argentina.

Por lo que se conoce, el propósito de las autoridades argentinas es hacerse con la mayoría de YPF expropiando las acciones en manos de la familia argentina Eskenazi y un 27% de las de Repsol, cuya participación quedaría limitada al 30%. No se tocaría, sin embargo, el 17% en manos de fondos de inversión estadounidenses ni tampoco a las otras petroleras, pese a que adolecen de las mismas deficiencias que Buenos Aires achaca a YPF.

Medidas de retorsión

Argentina necesita invertir en los próximos años 25.000 millones de dólares en la explotación del yacimiento de Vaca Muerta, que por sí solo representa la mitad de las reservas de hidrocarburos del país, y difícilmente hallará un inversor extranjero dispuesto a arriesgarse si no existe seguridad jurídica. “El peor daño no es el que España puede hacer a Argentina, sino que el que Argentina se hace a sí misma con esta decisión”, subrayan las mismas fuentes.

Otras medidas de retorsión son más problemáticas: la denuncia del Tratado de Cooperación y Amistad (1998) o del Acuerdo de Protección Recíproca de Inversiones (1991) perjudicaría, sobre todo, a las demás empresas españolas que operan en Argentina, al margen de Repsol. La congelación de las negociaciones para un acuerdo de cooperación y libre comercio entre la UE y Mercosur apenas haría mella en Argentina, que con su política económica proteccionista es el país de la región menos entusiasta de dicho acuerdo. Lo que sí podría hacer el Gobierno es dar luz verde a una orden ministerial para proteger la producción nacional de biodiesel frente a la avalancha de importaciones de Argentina, que han pasado de 90 a 800 millones de dólares entre 2008 y 2011, aunque esta disposición, que se prepara desde hace meses, no tenga relación con el actual contencioso.

Oficialmente, el Gobierno español no tenía este viernes constancia de que el proyecto de nacionalización hubiera salido de la Casa Rosada hacia el Parlamento, pero las informaciones que llegaban de Buenos Aires eran muy pesimistas. “Se trata de una estrategia cuidadosamente planificada, que ha incluido el acoso a Repsol para forzar la pérdida de valor de la compañía, y no es fácil que [Cristina Fernández] renuncie en el último momento a culminarla”, sostienen fuentes gubernamentales.

Por eso, el Ejecutivo decidió dejar a un lado las gestiones discretas que ha realizado sin éxito desde febrero pasado —incluida una llamada del Rey a Cristina Fernández para interesarse por los rumores de nacionalización de YPF— y trasladar el contencioso a la escena pública, en un último intento por frenar lo que parece inevitable.

Tras recordar que España fue uno de los pocos países que acudió al rescate de Argentina, tras la crisis del corralito en 2001, con un préstamo de mil millones de dólares, Margallo advirtió de que la ruptura de la relación estratégica que mantienen desde hace años ambos países “no sería solo en términos económicos y ese es el peor escenario que podríamos imaginar”.

A %d blogueros les gusta esto: