Tag Archives: china

China desbloquea informe sobre Corea del Norte sobre tecnología nuclear prohibida.

China desbloquea informe sobre Corea del Norte sobre tecnología nuclear prohibida.

la proxima guerra china corea del norte

Luego de pasar meses en el limbo debido a objeciones presentadas por China, un reporte que sugiere que Corea del Norte podría haber suministrado tecnología nuclear prohibida a Siria, Irán y Myanmar será enviado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El último reporte del Panel de Expertos sobre el cumplimiento de Pyongyang a las sanciones de la ONU fue entregado en mayo al comité de sanciones de Corea del Norte del Consejo de Seguridad, indicó Reuters.

Normalmente, el documento debe ser revisado y remitido al consejo para que considere tomar medidas. Pero el informe no se movió por casi seis meses debido a las objeciones chinas y su destino aún era incierto el viernes, dijeron diplomáticos.


El reporte sobre Corea del Norte debería ser publicado en la página de internet del comité de sanciones tan pronto como el martes, agregaron.

El intento de evitar la transferencia al Consejo de Seguridad y su publicación, según los enviados, es emblemático del enfoque cada vez más autosuficiente de Pekín hacia la diplomacia internacional, mientras busca proteger a estados como Corea del Norte y Sudán, con los que tiene relaciones cercanas.

De acuerdo a un reporte de Reuters en mayo, el informe decía que había razones para sospechar que Corea del Norte -sancionada por la ONU por probar dispositivos nucleares en el 2006 y el 2009- había comenzado la proliferación de tecnología prohibida.

El documento de 75 páginas indicó que el panel estaba preocupado por los reportes sobre una “continua intervención de Corea del Norte en actividades nucleares y de misiles en ciertos países, incluyendo Irán, Siria y Myanmar“.

La semana pasada, China eligió mantener silencio cuando el comité de sanciones preguntó a sus miembros -las 15 naciones en el Consejo de Seguridad- si tenían alguna objeción al reporte. Eso permitió que fuera remitido.

“China repentinamente ha decidido permitir que este reporte crítico vaya al Consejo de Seguridad”, dijo un diplomático en condición de anonimato. “Creo que Siria y Myanmar estaban contentos cuando China lo bloqueaba. Ahora China tiene otras prioridades”, agregó.

Pero se prevé que Pekín no permitirá que el reporte sea usado para aplicar nuevas sanciones contra Pyongyang, sostuvieron los enviados.

Las otras prioridades chinas, de acuerdo a los diplomáticos, incluyen el bloqueo a un reporte similar de otro panel de expertos de la ONU sobre el cumplimiento de un embargo de armas para el conflicto en la región de Darfur, en el oeste de Sudán.

El documento sobre el país africano ha enfurecido a China, que durante semanas impidió su transferencia al Consejo de Seguridad para que considere las recomendaciones del panel.

Los comités de sanciones trabajan en base al consenso, lo que implica que cada miembro tiene un poder virtual de veto.

 

Anuncios

China: El nuevo Bin Laden

China: El nuevo Bin Laden

la proxima guerra eeuu china enemigo numero 1

George Orwell, seudónimo de Eric Blair, que se sabe, tuvo el don de la profecía, o bien un golpe de suerte. En 1949 en su novela 1984, describió la America de hoy y, me temo que también a su país natal, Gran Bretaña, que ya no es grande y sigue a Washington, lamiendo sus botas, sometiéndose a la hegemonía de Washington sobre Inglaterra y Europa y agotándose financieramente y moralmente a fin de apoyar la hegemonía Americana sobre el resto del mundo.

En la profecía de Orwell, el gobierno del Gran Hermano domina sobre gente ciega, incapaz de tener pensamiento independiente, y que son permanentemente espiados. En 1949 no había Internet, Facebook, Twitter, GPS, etc. El espionaje del Gran Hermano se hacía a través de cámaras y micrófonos en las zonas públicas, como en Inglaterra hoy en día, y a través de televisiones equipadas con dispositivos de vigilancia en los hogares, mientras todo el mundo pensaba lo que el gobierno dijera que había que pensar, con lo que era fácil identificar a los pocos que tenían sospechas.


El miedo y la guerra se utilizaron para mantener a todos a raya, pero ni siquiera Orwell previó a Seguridad Nacional cacheando hasta los genitales de los viajeros y clientes de centros comerciales. Cada día en la vida de la gente, llegaba al televisor los Dos Minutos de Odio. Una imagen de Emmanuel Goldstein aparecía en la pantalla, una creación de propaganda del Ministerio de la Verdad, que es designado como enemigo número uno de Oceanía. Goldstein era el inexistente “enemigo del Estado“, cuya organización no existía, “La Hermandad”, era el enemigo terrorista de Oceanía. La amenaza Goldstein justificó la “Seguridad Nacional” que violó todos los Derechos conocidos de los ingleses y así se mantenía a Oceanía “segura”.

Desde el 11 S, con algunas desviaciones hacia el jeque Mohamed y Mohamed Atta, los dos rivales de bin Laden como el “cerebro del 11 S“, Osama bin Laden ha jugado el rol del siglo XXI de Emmanuel Goldstein. Ahora que el gobierno de Obama ha anunciado el asesinato de los Goldstein de hoy en día, un nuevo demonio tiene que ser creado antes de que las guerras de Oceanía se queden sin justificaciones.

Hillary Clinton, Secretario de Estado de EE.UU., está ocupada convirtiendo a China en el nuevo enemigo de Oceanía. China es el mayor acreedor de America, pero esto no inhibió a Hilary, esta semana frente a los altos funcionarios chinos, de denunciar a China por “violaciónes de los derechos humanos” y por la ausencia de democracia.

Mientras que Hilary estaba disfrutando de su perorata y mostraba la indecible hipocresía Americana, los matones de Seguridad Nacional habían organizado la policía local y alguaciles en un pequeño pueblo que es el hogar de la Western Illinois University y se lanzaron contra estudiantes pacíficos que estaban disfrutando de su fiesta anual de la calle. No había disturbios, no había daños a la propiedad, pero la policía antidisturbios o equipos SWAT de Seguridad Nacional se presentaron a los estudiantes con cañones de sonido, los gasearon y los golpearon. http://www.youtube.com/watch?v=ufKv-5t0t4E

De hecho, si alguien le presta atención a lo que sucede en America hoy, una policía militarizada y Seguridad Nacional están destruyendo los derechos constitucionales de reunión pacífica, de protesta y la libertad de expresión.

A efectos prácticos, la Constitución de los EE.UU. ya no existe. La policía puede golpear, electrocutar, abusar y arrestar sin motivo a ciudadanos estadounidenses y no experimentar consecuencias negativas.

La rama ejecutiva del gobierno federal, a los que solíamos buscar para que nos protegiera  de los abusos en el ámbito estatal y local, adquirió el derecho en el marco del régimen de Bush de ignorar las leyes de los EE.UU. y las leyes internacionales, junto con la Constitución de los EE.UU. y los poderes constitucionales del Congreso y el Poder Judicial. Mientras hay un “estado de guerra“, como el prefabricado estado de “guerra contra el terror”, el Poder Ejecutivo es superior a la ley y es inexplicable a la ley. America no es una democracia, sino un país gobernado por un César con Poder Ejecutivo.

Hillary, por supuesto, al igual que el resto del Gobierno de los EE.UU., tiene miedo por el reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que señala que China será la economía más poderosa en cinco años.

Al igual que el complejo militar/seguridad presionó al presidente John F. Kennedy para iniciar una guerra con la Unión Soviética durante la crisis cubana de los misiles, mientras  los EE.UU. todavía tenían la ventaja nuclear, Hillary se está trasladando a China el papel de Emmanuel Goldstein. El odio tiene que ser movilizado, antes de que Washington pueda mover a las masas ignorantes a la guerra patriótica.

¿Cómo puede Oceanía continuar si el enemigo declarado, Osama bin Laden, está muerto? El Gran Hermano inmediatamente tiene que inventar otro “enemigo del pueblo”.

Pero Hillary, ha optado por un país que tiene otras armas aparte de las militares. Mientras que America apoya a los “disidentes” en China, que son lo suficientemente estúpidos para creer que la democracia existe en America, el insultado gobierno chino se sienta sobre 2 billones de dólares en activos de EE.UU. que pueden tirar a la basura, destruyendo así el valor de cotización del dólar de EE.UU. y el papel del dólar como moneda de reserva, la principal fuente de poder de EE.UU.

Hillary, en un acto sin precedentes de hipocresía, denunció a China por “violaciónes de los derechos humanos.” Esto lo hace un país que ha violado los derechos humanos de millones de víctimas en nuestro tiempo en Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Libia, Somalia, Abu Ghraib, Guantánamo, cárceles secretas de la CIA repartidas por todo el planeta, en los tribunales de los EE.UU., y en las detenciones y la incautación de documentos de manifestantes contra la guerra de Estados Unidos. No hay peor violador de los derechos humanos en el planeta que el gobierno de EE.UU. y el mundo lo sabe.

La soberbia y la arrogancia de los políticos de EE.UU., y las mentiras que inculcan en el público estadounidense, han expuesto a Washington a la guerra con el país más poblado del mundo, un país que tiene una alianza militar con Rusia, que tiene suficientes armas nucleares como para acabar con toda la vida en la tierra. Los idiotas de Washington están desesperados por crear a China como el nuevo Osama bin Laden, la figura de dos minutos de odio cada hora de noticias, de modo que la única superpotencia mundial se pueda llevar por delante a los chinos antes de que superen a los EE.UU. como potencia número uno.

Ningún país del mundo tiene un gobierno menos responsable que los americanos. Sin embargo, los estadounidenses se defenderán contra su propia opresión, y la del mundo, hasta el más amargo final.

China en YPF

China en YPF

Por: Juan Pablo Cardenal |

Esta tarde llevaba un buen rato preguntándome, como se hacen desde algunos medios argentinos, de dónde saldrá no sólo el dinero que pagará la nacionalización de YPF, sino sobre todo de dónde sacarán los miles de millones de euros en inversión (supuestamente, 25.000 millones) que son imprescindibles para que la petrolera -que en breve pasará a control del Gobierno argentino- pueda aumentar la producción de petróleo y gas. En las arcas del Estado argentino abundan las telarañas, dicho sea de paso.

El nombre de China se me ha pasado inmediatamente por la cabeza, porque claro, en los tiempos que corren, cuando de necesidades de financiación se trata el nuevo banquero del mundo está siempre presto al quite. Sobre todo, como es el caso, cuando tiene a tiro adquirir activos petroleros, los cuales son de importancia estratégica para Pekín. Además, el interés chino por la petrolera española no es nuevo y, de hecho, ya le compró en 2010 un 40 por ciento de su negocio en Brasil.

Argentinas-Gobierno-YPF-Cristina-Fernandez_CLAIMA20120417_0124_19

Ha sido entonces cuando la revista económica Caixin ha publicado en su edición digital que Repsol estaría negociando la venta de su 57 por ciento en YPF a la petrolera china Sinopec, por 15.000 millones de dólares. La noticia alude a fuentes de la propia petrolera china, lo que tiene un indudable valor teniendo en cuenta que Caixin es uno de los escasísimos medios de comunicación chinos que ha demostrado una y otra vez su solvencia periodística, atrevimiento y cierta independencia. La operación no es en absoluto descabellada.

Se trataría de una salida airosa -al menos económicamente- para Repsol, mientras que a China le permitiría adquirir unos valiosísimos activos que encajarían cabalmente en su estrategia nacional, al tiempo que sus inacabables recursos financieros servirían para afrontar las inversiones millonarias que exige el Gobierno de Cristina Fernández. Si la operación no fructifica, alternativamente los chinos podrían entrar en un acuerdo a posteriori con el Gobierno argentino (a saber con qué formato), porque los chinos parece que son los únicos que tienen la financiación que se requiere y el estómago para invertir en un país con tanto riesgo como Argentina.

Los chinos son maestros en el arte de pescar en río revuelto. Fuimos testigo de ello durante la investigación de nuestro libro La Silenciosa Conquista China, principalmente en Venezuela e Irán, segunda y tercera potencia petrolera del mundo en términos de reservas y producción. En lo político, les dan cobertura hasta el límite de la cólera estadounidense, por ejemplo dando una de cal y dos de arena en Naciones Unidas a propósito de las sanciones contra el régimen de Ahmadineyad, o haciéndole el juego a Hugo Chávez. Como nos dijo Héctor Ciavaldini, ex presidente de la petrolera venezolana PDVSA, “a los chinos tú les dices que eres fascista-leninista, y te lo compran a su favor”.

ChavezHu1

Realmente, China es demasiado avispada y lúcida como para involucrarse en la cruzada contra el Imperio –haciendo uso de la retórica chavista- que le proponen los Chávez, Evo Morales, Correa, Castro y compañía. Tampoco participaría –se supone- en la deriva populista de la señora Fernández de Kirchner. Pero lo que sí hace es aprovechar las turbulencias para conseguir sus objetivos comerciales y estratégicos, de ahí que es perfectamente factible que la expropiación de YPF haya levantado las orejas a más de uno en Pekín. Así se escribe la historia de la expansión china del mundo: con inteligencia y cálculo, pero también de forma camaleónica y sin escrúpulos.

Lo que, indudablemente, tiene su mérito, porque es capaz de implicarse en proyectos a largo plazo y muchísimo riesgo en países en los que casi nadie en su sano juicio se atrevería a invertir ni un duro. Quizá el mejor ejemplo es su inversión de ‘minerales por infraestructuras’ por valor de 6.000 millones de dólares en la República Democrática del Congo, uno de los países más problemáticos y jurídicamente inseguros del mundo. O en la propia Argentina, donde una empresa estatal china va a desembolsar –pese a su riesgo-país- 1.400 millones de dólares en la provincia de Río Negro para habilitar 320.000 hectáreas de tierra yerma al objeto de fertilizarlas y exportar la producción a China. Todo ello impulsado por otra necesidad estratégica del gigante: su seguridad alimentaria.

Si China se mete en un proyecto así, con la inseguridad jurídica de Argentina, sus históricos cuellos de botella logísticos y un sector agrario conflictivo y politizado, ¿cómo no va a meterse en una operación que le permita entrar en el pastel de YPF?

Por: Juan Pablo Cardenal |

Esta tarde llevaba un buen rato preguntándome, como se hacen desde algunos medios argentinos, de dónde saldrá no sólo el dinero que pagará la nacionalización de YPF, sino sobre todo de dónde sacarán los miles de millones de euros en inversión (supuestamente, 25.000 millones) que son imprescindibles para que la petrolera -que en breve pasará a control del Gobierno argentino- pueda aumentar la producción de petróleo y gas. En las arcas del Estado argentino abundan las telarañas, dicho sea de paso.

El nombre de China se me ha pasado inmediatamente por la cabeza, porque claro, en los tiempos que corren, cuando de necesidades de financiación se trata el nuevo banquero del mundo está siempre presto al quite. Sobre todo, como es el caso, cuando tiene a tiro adquirir activos petroleros, los cuales son de importancia estratégica para Pekín. Además, el interés chino por la petrolera española no es nuevo y, de hecho, ya le compró en 2010 un 40 por ciento de su negocio en Brasil.

Argentinas-Gobierno-YPF-Cristina-Fernandez_CLAIMA20120417_0124_19

Ha sido entonces cuando la revista económica Caixin ha publicado en su edición digital que Repsol estaría negociando la venta de su 57 por ciento en YPF a la petrolera china Sinopec, por 15.000 millones de dólares. La noticia alude a fuentes de la propia petrolera china, lo que tiene un indudable valor teniendo en cuenta que Caixin es uno de los escasísimos medios de comunicación chinos que ha demostrado una y otra vez su solvencia periodística, atrevimiento y cierta independencia. La operación no es en absoluto descabellada.

Se trataría de una salida airosa -al menos económicamente- para Repsol, mientras que a China le permitiría adquirir unos valiosísimos activos que encajarían cabalmente en su estrategia nacional, al tiempo que sus inacabables recursos financieros servirían para afrontar las inversiones millonarias que exige el Gobierno de Cristina Fernández. Si la operación no fructifica, alternativamente los chinos podrían entrar en un acuerdo a posteriori con el Gobierno argentino (a saber con qué formato), porque los chinos parece que son los únicos que tienen la financiación que se requiere y el estómago para invertir en un país con tanto riesgo como Argentina.

Los chinos son maestros en el arte de pescar en río revuelto. Fuimos testigo de ello durante la investigación de nuestro libro La Silenciosa Conquista China, principalmente en Venezuela e Irán, segunda y tercera potencia petrolera del mundo en términos de reservas y producción. En lo político, les dan cobertura hasta el límite de la cólera estadounidense, por ejemplo dando una de cal y dos de arena en Naciones Unidas a propósito de las sanciones contra el régimen de Ahmadineyad, o haciéndole el juego a Hugo Chávez. Como nos dijo Héctor Ciavaldini, ex presidente de la petrolera venezolana PDVSA, “a los chinos tú les dices que eres fascista-leninista, y te lo compran a su favor”.

ChavezHu1

Realmente, China es demasiado avispada y lúcida como para involucrarse en la cruzada contra el Imperio –haciendo uso de la retórica chavista- que le proponen los Chávez, Evo Morales, Correa, Castro y compañía. Tampoco participaría –se supone- en la deriva populista de la señora Fernández de Kirchner. Pero lo que sí hace es aprovechar las turbulencias para conseguir sus objetivos comerciales y estratégicos, de ahí que es perfectamente factible que la expropiación de YPF haya levantado las orejas a más de uno en Pekín. Así se escribe la historia de la expansión china del mundo: con inteligencia y cálculo, pero también de forma camaleónica y sin escrúpulos.

Lo que, indudablemente, tiene su mérito, porque es capaz de implicarse en proyectos a largo plazo y muchísimo riesgo en países en los que casi nadie en su sano juicio se atrevería a invertir ni un duro. Quizá el mejor ejemplo es su inversión de ‘minerales por infraestructuras’ por valor de 6.000 millones de dólares en la República Democrática del Congo, uno de los países más problemáticos y jurídicamente inseguros del mundo. O en la propia Argentina, donde una empresa estatal china va a desembolsar –pese a su riesgo-país- 1.400 millones de dólares en la provincia de Río Negro para habilitar 320.000 hectáreas de tierra yerma al objeto de fertilizarlas y exportar la producción a China. Todo ello impulsado por otra necesidad estratégica del gigante: su seguridad alimentaria.

Si China se mete en un proyecto así, con la inseguridad jurídica de Argentina, sus históricos cuellos de botella logísticos y un sector agrario conflictivo y politizado, ¿cómo no va a meterse en una operación que le permita entrar en el pastel de YPF?

Por qué India sobrepasará a China

Por qué India sobrepasará a China

por Swaminathan S. Anklesaria Aiyar

Swaminathan S. Anklesaria Aiyar es Académico Titular de Investigaciones del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute.

Las instituciones políticas extractivas (la autocracia y el imperio) conducen a economías extractivas que benefician a élites y no pueden crear prosperidad general excepto solo por periodos limitados. Las instituciones políticas inclusivas, (la democracia, el Estado de Derecho y los derechos para todos) generan regímenes económicos inclusivos con oportunidades para todos, conduciendo finalmente a la prosperidad. Las instituciones inclusivas llevan a la destrucción creativa, elemento esencial para mantener la prosperidad pero amenaza a los regímenes extractivos y es saboteada frecuentemente por ellos. Solamente los regímenes políticamente libres permitirán la destrucción creativa. Es por esto que algunas naciones fracasan y otras se desarrollan.

Así lo dice el best seller de este año, Why Nations Fail (Por qué fallan las naciones) de Daron Acemoglu y James Robinson. Los autores no pretenden hacer una comparación entre China e India. Pero su lógica sugiere que India eventualmente tendrá ventaja por sus instituciones políticas inclusivas y China eventualmente fracasará por sus instituciones políticas extractivas. Esto necesita una especificación. Las democracias pueden ser parcialmente extractivas —tome en cuenta los múltiples fraudes en la India— y las autocracias pueden ser parcialmente inclusivas. Por este motivo, las democracias pueden fallar en proveer prosperidad por décadas al igual que las autocracias pueden producir buenos resultados económicos por décadas. Pero a fin de cuentas, afirman Acemoglu y Robinson, lo fundamental se impondrá. Esta afirmación está brillantemente argumentado.

El libro ofrece una gama alucinante de ejemplos históricos de todos los continentes y siglos, desde la Revolución Gloriosa de 1688 en Gran Bretaña a la evolución de Botsuana y la colonización española de Argentina. Un capítulo se titula “Lo que Stalin, el rey Shyaam (del Congo), la Revolución Neolítica y las ciudades-estado Maya tenían en común, y cómo esto explica por qué el actual crecimiento de China no puede durar”. Esto resume la amplitud del libro.

Acemoglu y Robinson se diferencian de los historiadores económicos como Douglas North, quien hace hincapié en la política sobre todo. Las buenas instituciones son la clave para la prosperidad, afirman los historiadores. Pero este libro dice que las buenas instituciones se establecerán de manera sostenible hasta que la política sea la correcta. No se puede depender del proceso de modernización para garantizar que los regímenes autoritarios con ingresos ascendentes se conviertan automáticamente en democracias. Condicionar la ayuda exterior y la política exterior tampoco puede producir tales cambios. La dinámica interna importa más que nada. El catalizador más importante para la libertad política pueden ser los medios de comunicación libres.

Pocos lectores están familiarizados con la Revolución Gloriosa de 1688, a la que el libro se refiere constantemente. La lucha entre la dinastía de los Estuardo y el Parlamento, representando a los más grandes propietarios de tierras y empresarios, terminó en 1688 con la expulsión de Jacobo II y su reemplazo por Guillermo de Orange, quien aceptó una limitación de los poderes reales y una Carta de Derechos.

Esto puso en marcha un círculo virtuoso, con reformas políticas que gradualmente incluyeron más y más secciones de la población, hasta llegar el sufragio universal. Los autores afirman que esta inclusión política fue crucial para ampliar las oportunidades económicas y que explica por qué la Revolución Industrial comenzó en Gran Bretaña.

Otros factores incluyen el comercio marítimo británico, desarrollado en gran medida por comerciantes, mientras que las flotas española y francesa eran monopolios reales.

No hay un determinismo histórico, dicen los autores. La suerte y la casualidad desempeñan papeles importantes. Las pequeñas diferencias y los pequeños cambios pueden tener consecuencias enormes e imprevisibles. Sin embargo, descubrieron que el éxito sostenido necesita de una constante ampliación de las oportunidades económicas, además de sistemas económicos que permitan a los recién llegados barrer con lo viejo: la destrucción creativa. Los autócratas aplastaron la innovación, temiendo que esto daría poder a una nueva clase que podría poner en riesgo el suyo.

Muchos lectores cuestionarán la ecuación que el libro plantea, de economías extractivas con autocracia y de economías inclusivas con democracia. Los cuatro tigres asiáticos originales, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur, fueron autocracias de algún tipo y por ello tuvieron éxito también China, Tailandia, Malasia e Indonesia. India estuvo decepcionó por tanto tiempo que muchos asumieron que la autocracia contribuía a la prosperidad y que la democracia era un obstáculo. Solo en la última década el éxito de la India ha cambiado esa imagen.

El libro supone que esto era inevitable y que el declive de China no es menos inevitable. Este dice que las autocracias pueden producir excelentes resultados por algún tiempo, incluso décadas, pero no de manera sostenible (recuerde a la Unión Soviética). Las democracias como la India tienden a desarrollar círculos virtuosos que eventualmente mejoran la gobernabilidad y reducen la tendencia de extracción, mientras que las autocracias tienden a desarrollar círculos viciosos que aumentan estas tendencias.

El libro tiene un gran mensaje implícito para la India: reconsideren el significado de “inclusivo”. Todos los partidos de la India dicen buscar el crecimiento inclusivo, pero entienden por inclusión subsidios y cuotas de puestos en el trabajo y en las instituciones educativas. Esto es política de acumulación de votos disfrazada de inclusión. Para Acemoglu y Robinson, el crecimiento inclusivo significa la difusión de oportunidades para todos de participar en la actividad económica, lo que lleva a la destrucción creativa en la cuál los recién llegados derrocan lo viejo.

La Corporación Financiera Internacional y el Banco Mundial clasifican a India en el puesto número 134 de 183 países en el índice de facilidad de hacer negocios, 166 en la facilidad de iniciar un negocio, 179 en la obtención de permisos de construcción, y de 182 en la ejecución de un contrato. Estas son barreras que deberían ser atacadas de cualquier manera para alcanzar la inclusión. Sin embargo, nuestro discurso político sobre la inclusión apenas toca estos temas.

El proceso político gusta de la creación mas no de la destrucción. Por lo tanto, figuras como Kingfisher Airlines y Air India reciben apoyo, desplazando a los recién llegados. La liquidación a una compañía toma décadas. Las leyes laborales protegen a una aristocracia obrera sindicalizada a costa de los no sindicalizados. Esta es una osificación falta de creatividad. Es lo opuesto a la destrucción creativa que el corazón de la inclusión.

Cooperación Antimisiles India-OTAN

Cooperación Antimisiles India-OTAN

la proxima guerra escudo antimisiles europa otan india

Al ver los ataques con misiles como una amenaza común, la alianza militar de la OTAN liderada por EEUU ha ofrecido a la India la cooperación y el intercambio de tecnología en el campo de la defensa antimisiles.

Durante una visita a la sede de la OTAN en Bruselas, su equipo directivo informó sobre su programa de escudo antimisiles para defender a Europa de un posible ataque con misiles de Irán o Siria.

“Hay una amenaza de misiles que afrontáis. Nosotros contamos con una amenaza de misiles a la que nos enfrentamos. Es una diferente, pero nuestra capacidad para defendernos de ella podría ser la misma. Buscamos la cooperación en ese tipo de asuntos”, dijo un alto oficial de la OTAN.

Añadió que la OTAN y la India necesita tener el tipo de diálogo que los EEUU e India ya están teniendo como socios bilaterales.

“Las democracias se enfrentan a desafíos que son comunes. Tenemos que trabajar juntos y resolverlos. Tenemos que cooperar, porque individualmente no podemos hacer frente a tales amenazas. Es mejor hacer frente a tales cuestiones conjuntamente que tratar con ellas de forma individual”, dijo.
Hablando de las similitudes entre la India y la OTAN sobre el proyecto de defensa antimisiles, dijo el funcionario de la OTAN, “Uno estaría en la tecnología de defensa”.

Y añadió: “A pesar de que las amenazas de misiles proceden de direcciones diferentes, no necesariamente vemos la amenaza que ustedes ven, porque su situación estratégica es diferente a la nuestra. Pero, la tecnología de descubrir e interceptar misiles es similar”.

Otro alto funcionario de EEUU en la OTAN, sin embargo, dijo que el área de defensa antimisiles también es de interés para la sociedad indo-estadounidense y “podría ser mas la relación de Estados Unidos e India, que una de la OTAN y la India. Sin embargo, estamos entrando en los sistemas de defensa anti misiles balísticos de una manera muy grande”.

“Como resultado, tenemos conocimiento que se puede compartir y podemos entrenarnos juntos. A pesar de que la amenaza es diferente, la naturaleza de la respuesta puede ser similar”. Lo que implica en última instancia dependerá de la India, dijo el funcionario, y agregó que “hay experiencias que podríamos hablar con ellos y compartir”.

Los EEUU por sí mismos han sugerido una asociación con la India en su programa nacional de defensa antimisiles. También ha ofrecido el sistema de defensa antimisiles Patriot a la India.

Mientras que la India ha aceptado sesiones informativas sobre el programa de defensa de misiles de EEUU, hasta ahora ha estado haciendo un seguimiento de un curso independiente. DRDO de la India es el desarrollo de un sistema autóctono de dos niveles  de defensa antimisiles para interceptar misiles balísticos enemigos, que está previsto que entre en funcionamiento en 2015.

Mientras que la India no ha identificado públicamente o hablado sobre el origen de las amenazas de misiles a su país, su programa está claramente dirigido a embotar la amenaza de los misiles de Pakistán y China. La OTAN también está tomando medidas para hacer frente a las ansiedades de Rusia sobre el escudo antimisiles en Europa. Las cuatro fases del programa de defensa antimisiles de la OTAN iniciada por Europa en mayo de 2001, tiene como objetivo trabajar con las 28 naciones miembros para crear conjuntamente un sistema de defensa en Europa frente a las posibles amenazas de misiles.

Funcionarios de la OTAN dijeron que la primera fase del programa de escudo antimisiles ya está en marcha y la segunda lo estará en breve. Mientras que la tercera fase sería en 2015 y la cuarta sería en el año 2020. “Ya hemos firmado un acuerdo con Rumania para tener radares e interceptores basados en su territorio”, dijeron las autoridades.

Funcionarios de la OTAN dijo que Rusia tiene dudas acerca de la fase 3 y 4 de este programa, que se cree que podría anular contundentemente su capacidad de misiles balísticos.

“Si bien vemos una amenaza de misiles de Irán en el sudeste de Europa … La OTAN no está planificando una guerra más grande en tierra europea como en la guerra fría”, dijeron las  autoridades, y agregaron que “Rusia a veces construye sus capacidades militares con la OTAN en mira, pero la OTAN no hace lo mismo a la inversa”. Funcionarios agregaron que a Rusia le preocupan los ejercicios militares en las antiguas naciones de la Unión Soviética, que son ahora naciones independientes.

La OTAN ya está trabajando con Rusia para eliminar esas dudas y se ha formado el Consejo OTAN-Rusia, que se reúne cada mes y se informa a Rusia sobre el programa de defensa antimisiles para Europa. Funcionarios de la OTAN dijeron que los programas de defensa antimisiles también podrían convertirse en la asociación clave de la cooperación entre la India y la OTAN.

Guerra por el Petróleo de Sudán entre potencias mundiales

Guerra por el Petróleo de Sudán entre potencias mundiales

la proxima guerra sudan del sur petroleo oil eeuu usa china russia rusia mapa

El presidente de Sudán, ha amenazado con derrocar al gobierno del sur para “liberar” a los sudaneses del sur. Mientras una sangrienta batalla en un campo petrolero en disputa se dirige hacia la guerra total, esto amenaza con provocar un conflicto entre los EE.UU. y Rusia-China.
El miércoles el presidente sudanés Omar al-Bashir acusó a las autoridades en la capital del Sur, Juba, de tratar de derrocar a su gobierno y se comprometió a tomar represalias.

“Esta situación hace que sea imperativo para Sudán afrontar el reto del Estado de Sudán del Sur para derrocar al gobierno de Jartum, trabajando para liberar a los ciudadanos del sur”, dijo al-Bashir.

Sudán del Sur se separó de su vecino del norte en julio pasado después de décadas de encendido y apagado de la guerra civil. Pero nunca se pusieron los dos de acuerdo en cómo compartir la riqueza petrolera que se encuentra en la región entre los dos países, y la frontera nunca fue demarcada por completo.

La lucha está teniendo lugar a lo largo de la frontera compartida en torno a la ciudad petrolera de Heglig, que las tropas sudanesas del sur capturaron la semana pasada.

El Parlamento del estado norteño fue rápido en marcar a su vecino del sur como “enemigo” y pidió la rápida recuperación de la región.

El campo de Heglig es vital para la economía de Sudán, ya que representa la mitad de los 115.000 barriles por día de salida que se quedaron bajo su control cuando el sur de Sudán se separó en julio y Jartum perdió el 75 por ciento de la producción petrolera del país.

A su vez, la salida al mar del Sur perdió sus 350.000 barriles por día de salida después de no poder ponerse de acuerdo sobre cuánto debe pagar para exportar a través de las tuberías de Sudán, de un puerto del Mar Rojo y de otras instalaciones.

Las peleas por los pagos de transporte del petróleo y el territorio en disputa ya ha marchitado la producción de crudo combinada de ambos países, que son altamente dependientes del petróleo. Cualquier lucha prolongada dañaría gravemente sus economías y puede perturbar la región circundante.

Impulsando una carrera de armamentos

La comunidad internacional está llamando a detener el derramamiento de sangre, pero las dos partes parecen decididas a resolver el problema por la fuerza.

Mientras tanto, su “guerra fronteriza” amenaza con provocar un conflicto entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Sudán del Sur es un aliado de los EE.UU., mientras que Jartum mantiene estrechos lazos con Rusia y China.

“Si el conflicto se intensifica, es probable que se llegue a un punto muerto en el Consejo de Seguridad con China y Rusia oponiéndose a cualquier propuesta que pueda ser políticamente costosa para Sudán”, dijo a RT el autor y columnista político Reason Wafawarova. “Los EE.UU., con sus aliados Francia y el Reino Unido, es probable que impulsen propuestas de políticas favorables a Sudán del Sur, mientras se opondrá a las propuestas que puedan ver que beneficien a Sudán.”

Wafawarova dice que Sudán es visto como militarmente superior a su vecino del sur. Los EE.UU. es poco probable que permitan la capitulación de Juba, aumentando su apoyo militar.

Algunos informes afirman que Occidente ya está proporcionando armas a Sudán del Sur a través de sus socios en Oriente Medio. Por ejemplo, Al-Intibaha, un periódico de Sudán escribe que Israel podría estar suministrando armas a Juba.

El Sur también habla con dureza

Otro indicador de que Juba tiene algunos aliados importantes en Occidente es la postura firme del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir.

Cuando el Secretario General Ban Ki-moon, lo llamó y le pidió que dejara el ataque a Heglig, recibió una respuesta sorprendentemente desafiante: “Yo no soy un esclavo para cumplir sus órdenes!”

Los expertos dicen que el comportamiento del presidente Kiir puede explicarse por el hecho de que él estaba confiado en el apoyo inquebrantable de los Estados Unidos. Anteriormente los EE.UU. ayudaron a los sureños en su lucha contra el “régimen dictatorial en Jartum”.

La razón, dice Wafawarova, es que no es ningún secreto militar que los Estados Unidos apoyaron el sur de Sudán en su campaña a favor de la secesión del norte.

Los EE.UU. se informa que han proporcionado 100 millones de dólares al año en ayuda militar al SPLA. La información sobre la naturaleza de esta ayuda ha sido escasa, pero en diciembre de 2009 WikiLeaks publicó un cable diplomático que se refería a un “programa de EEUU de capacitación para el SPLA, incluida la formación de soldados en armas de combate”.

En el otro lado están Rusia y China, que han apoyado tradicionalmente estrechos vínculos con Jartum, vendiendo armas a Sudán hasta el embargo de armas de la ONU en 2005 sobre el gobierno sudanés a causa de la guerra en Darfur.

Sin embargo, en 2008, un informe de la BBC afirmó haber encontrado pruebas de que China y Sudán comerciaron en violación del embargo.

En la actualidad, China es el mayor socio comercial de Sudán, con importación de petróleo y exportación de productos de bajo costo.

Wafawarova cree que la disputa de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU por la región puede llevar a una carrera armamentista entre los dos Sudans. EE.UU. será “la expansión de la fuerza militar de Sudán del Sur, mientras que China y Rusia mantendrán a Jartum armado”, dijo.

También hay rumores persistentes de que los EE.UU. planean establecer una base militar en el sur de Sudán – la más grande de África.

“Los EE.UU. no han establecido su base del AFRICOM en Ghana, Mozambique, Uganda, Kenia y otros países propuestos en el pasado”, dice Wafawarova.” No sería sorprendente que los EE.UU. estuvieran tratando de sacar provecho de la vulnerabilidad del sur de Sudán en sus esfuerzos por establecer la base del AFRICOM en algún lugar del África subsahariana “.

Sin embargo, hizo hincapié Wafawarova en que todos los esfuerzos para establecer AFRICOM en el sur de Sudán, es probable que afronten una dura oposición de Rusia y China, así como de la Unión Africana y los países africanos a nivel individual.

Desplazamiento de la culpa

Mientras que todos los involucrados en el conflicto están llevando a cabo sus propios intereses, siempre tiene haber alguien a quien culpar. Parece que Rusia y China podrían volver a convertirse en el saco de boxeo de Occidente para este propósito.

Uno de los indicadores que de que esto podría ser el caso es el cambio de actitud de Amnistía Internacional hacia las partes involucradas. En julio de 2011, la organización acusó a China, Rusia y los EE.UU. de promover los conflictos en la región.

La organización ha condenado a los países “por proporcionar armas o entrenamiento militar a las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y al Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés (SPLA), el ejército oficial de Sudán del Sur.”

Sin embargo, en febrero de 2012, sólo China y Rusia fueron acusadas de suministrar armas a la volátil región, sin rastros de la participación de EE.UU. en absoluto.
“China, Rusia y Bielorrusia continúan suministrando armas y municiones a Sudán, a pesar de la evidencia convincente de que las armas serán utilizadas contra la población civil en Darfur”, dice el nuevo informe de Amnistía Internacional.

El martes, los miembros del Consejo se comprometieron a analizar la crisis con urgencia, incluida la posibilidad de sanciones.

“Las llamadas desde el Consejo de Seguridad para un alto el fuego son hipócritas y sin fuerza por el tiempo que China, los EE.UU. y Rusia están llevando a cabo sus propios intereses políticos y económicos en Sudán”, cree Reason Wafawarova.” Y el hecho de que Heglig es, en realidad, un conflicto por el petróleo hace que la perspectiva de una solución amistosa sea sombría”.

A %d blogueros les gusta esto: