Tag Archives: chavez grave

RUNRUNES DE BOCARANDA

ALTO

¿CANDIDATO?:

El caudillo juega a la desinformación. Sólo con dos de los más allegados ha conversado la posibilidad de buscar otro candidato que represente “el proceso”. Los que si saben todo son los hermanos Castro y sus más importantes generales. Estos lo han dejado saber, entre dientes, a sus colegas venezolanos de más confianza. Los que estuvieron en la reunión de El Laguito. Allí donde al lado de Cliver Alcalá quien lució más aguerrido en defender con las armas la revolución fue el comandante del Ejército Euclides Amador Campos Aponte. Son los vientos de guerra que soplan como lo contó esta semana, muy molesto, Douglas Bravo a una colega. Dos de las corrientes que por el lado de las armas se disputan el liderazgo tienen posiciones encontradas en cuanto a la figura del caudillo. Una quiere verlo como el Gaitán que dé el chispazo al morir y otro como el Perón que establezca una referencia futura en las generaciones por venir. Mientras que la mayoría entiende que “los únicos presos en Latinoamérica por la violación de los derechos humanos son militares” y por ende deben apegarse a los principios democráticos, más aún cuando hoy día en la comunidad internacional no está fácil patear la lámpara de las instituciones. Se recuerdan de los casos de Zelaya y Correa por lo reciente que son ambos.

La enfermedad del paciente no disminuye sino por el contrario avanza. Su nerviosismo y depresión hacen de las suyas. Los días en el Cimeq han sido más de reposo que de tratamiento. Se está dando un tiempo para tomar una decisión. Ante la nota que publiqué  que Nicolás Maduro podría ser el ungido, la reacción del ala uniformada no se hizo esperar. Me llamaron, a través de intermediarios para señalarme que Chávez nunca dejaría a un civil como su sucesor. Que el compromiso con sus compañeros de uniforme estaba por encima de todo. Que ésta es una revolución militar y que de lo contrario, respetar y obedecer las órdenes de un civil aunque sea el más chavista de todos, les sería muy difícil de aceptar. ¿Cuáles son las ideas de Hugo Chávez Frías? ¿Qué piensa el caudillo que ha mandado por ya casi 14 años, lo que serían tres períodos de la vieja democracia, y que ha manejado más de un millón de millones de dólares provocando el más grave deterioro y retroceso que como país hemos sufrido?. Sólo dos ejemplos recientes: las deudas con los trabajadores por sus prestaciones  en las empresas de Guayana, ahora que quiere anunciar una nueva Ley de Trabajo montada en secreto, llegan a 18 Mil millones de dólares y uno de cada tres trabajadores en el sector formal están en el plantel burocrático gubernamental.

El gobierno a control remoto, donde el Twitter se ha convertido en la más usada herramienta por gobierno alguno, es la constante diaria desde Cuba.  Por lo pronto con Fidel y Raúl una de las más recientes conversas, tras el acercamiento de Aponte Aponte a los Estados Unidos, tuvo que ver con el fusilamiento del general Ochoa por acusaciones de narcotraficante y todo el proceso que allí en Cuba se siguió en torno al caso. Tiempos diferentes y hoy más difíciles por la cantidad de dinero que se maneja. Hasta ahora no ha hablado Zaratustra…

MEDIO

APONTE APONTE:

Ex policías, un banquero y varios periodistas son apenas parte de la saga que arrancó desde que el temido militar,  convertido en juez por capricho de Chávez, se escapó en lancha hacia Curazao apenas el pasado mes. Sus declaraciones grabadas para la DEA son la mejor prueba de la inmundicia roja rojita en materia de justicia. Aponte, amenazado de muerte por militares, carteles y funcionarios del gobierno, optó por salvar su pellejo y contar lo que sabe del negocio de la droga y del negocio de la política en el chavismo corrupto que controla el país.

Sus historias: Luisa Estela Morales y Luis Ortega eran extorsionadoras y me llamaban para darme instrucciones para imputar o allanar sin razones. Cuenta como los casos de Mazuco y los paracachitos fueron “montados”. Confirma que el testigo encapuchado contra el diputado zuliano era un preso al que le dieron el guión acusatorio y luego lo perdonaron. Todo falso. Apunta a perdones que para supuestos narcotraficantes se ordenaban desde oficinas del alto gobierno. No tiene empacho en señalar a los generales Cliver Alcalá  y Reverol de la ONA como vinculados al narcotráfico. Dirijan las pesquisas a Puerto Cabello para comprobarlo. Las sentencias tienen costo. La justicia se compra con dinero en Venezuela. Habla de las reuniones todos los viernes en la sede de la Vicepresidencia con los jefes de los poderes: TSJ, FGR, AN PGR, CGR  para darles órdenes de a quien perjudicar o abrirle juicio. Cita el caso de un militar agarrado con droga por el que lo llamaron  desde una oficina en Miraflores,  de MinDefensa cuando era  ministro Baduel,  Rangel Silva, Carvajal de la DIM y otros para que lo soltara. Revela los montajes a Usón, Poggioli, Simonovis y  los policías del 11 de Abril donde la Sala Penal convalidó todo lo que presentaron en su contra y no aceptaron ninguna de sus defensas.

Aponte se siente utilizado (?) y dice que le dio miedo quedarse por temor a ser asesinado en “un atraco normal de los que pasan a diario en Caracas”. Tras recoger sus libros de su oficina en el  TSJ se dio cuenta que la justicia era de plastilina. Reconoce la valentía y honestidad de la Jueza Afiuni al decir: “es una mujer muy valiente y que esos son los juristas que representan bien al sistema judicial”. El cinismo del magistrado no tiene nombre. Y apenas comienza. Tiene guardados en Curazao, Panamá y Dominicana cantidad de documentos que comprometen al gobierno a todo nivel. El ventilador está en “ON”…

BAJO

DESABASTECIMIENTO:


La reunión en el despacho de la vicepresidencia fue de confrontación. Por un lado fabricantes, industriales, empresas locales y transnacionales y supermercados y por otro los burócratas que tienen que ver con los temas de alimentos y productos diversos. La orden de Jaua fue llenar los anaqueles. Hasta a Procter se le reconocieron sus dólares para repatriar con el compromiso que los anaqueles estén llenos, desde pañales a champús, pasando por toallas sanitarias y otros artilugios de belleza natural a laos que están acostumbrados  los venezolanos. Confrontaron con el Seniat, Cadivi y Sundecop entre los más destacados entes públicos. La amenaza está pendiente. No puede haber escasez de nada.

Sin embargo, los inventarios de papel sanitario y jabón de lavar no llegan a Julio. Con los absurdos precios que les colocaron ya la oferta se ve escasa. Hasta los propios empleados de los Bicentenario se lo espetaron a los jefes: “se lo dijimos y no nos hicieron caso…se creen que se las saben todas”…

El Tercer Acto de Hugo Chávez por Ibsen Martínez

El Tercer Acto de Hugo Chávez por Ibsen Martínez

Su grave enfermedad puede brindarle al paciente habanero la ocasión de salirse nuevamente con la suya al trocar una derrota segura en una nueva oportunidad para sus tiránicos propósitos.Hugo Chávez ha encontrado en su denodada lucha contra una temible enfermedad la epopeya que la vida siempre le negó.El único episodio de su carrera de militar conspirador, lanzado hacia el poder absoluto, que pudo asemejarse a una batalla verdadera terminó en rendición. Las batallas contra el cáncer suelen tener un desenlace tan previsible en el caso del líder máximo del Psuv como puede serlo el desempeño del precio del crudo en los años venideros. Pero, al igual que en la traicionera y sangrienta madrugada del 4 de febrero, su enfermedad puede brindarle al paciente habanero la ocasión de salirse nuevamente con la suya al trocar una derrota segura en una nueva oportunidad para sus tiránicos propósitos.

El secreto de estado que ha rodeado su condición médica, el vociferante melodrama, no por barato y ramplón menos eficaz, que se desgrana en despedidas y recibimientos multitudinarios en el aeropuerto y en manipuladores “tuiteos” sensibleros , enviados desde un hospital en La Habana; su promesa de vivir para triunfar de sus enemigos; el recrudecer de la megalomanía que equipara su carrera política a la de Simón Bolívar; su irresponsable despilfarro del dinero público, la terca resolución de poner la suerte toda del país en las mismas manos extranjeras en que ha puesto su personal destino médico, la orden general de volcar obscenamente, como nunca antes en catorce años, las arcas del Estado sobre la fracción más menesterosa y dócil de su electorado; la clara voluntad de extorsionar, una vez más por la vía del miedo, el voto de los empleados públicos; la demencial contumacia con que niega la formidable magnitud de problemas como la inseguridad y la escasez que su sectario desgobierno ha dejado caer sobre la nación entera, y junto a ello, su renuencia a apartarse de la vida pública, como recomienda el más elemental sentido de las limitaciones de la voluntad humana, todo, ¡todo!, nos habla del designio de persistir en ser candidato a la presidencia, sin contemplar siquiera la posibilidad de designar a uno de sus partidarios como sustituto.

¿Quién, en su sano juicio se empeñaría en protagonizar una campaña electoral en el precario estado de salud que la profesión médica consultada, dentro y fuera del país, describe desde hace tiempo como terminal? ¡Ah!, pero en el momento que vive Venezuela, de nada sirve ponerse en los zapatos del adversario porque los zapatos del adversario son los de un hombre superlativamente perturbado por un terrible trastorno de personalidad que lo lleva a despreciar la opción que cualquiera de sus seguidores, y para el caso, cualquiera de nosotros, puesto en su lugar, seguiría.

Es precisamente eso, la ausencia todal de sano juicio, el elemento faltante a la hora de conjeturar con mediana posibilidad de acierto qué rayos se propone Chávez. Si prescindimos de esa condición, si dejamos fuera el sano juicio, el panorama ante nosotros se clarifica: Chávez ha tomado la decisión de morir matando. Y conviene desengañarnos.

La delirante y malsana lógica de este hombre que se cree predestinado a hacer, contra viento y marea, de América Latina un nuevo continente para el totalitarismo colectivista, lo lleva a priorizar, no su salud ni su sobrevivencia personal, sino la instauración, a trancas y barrancas, del mostrenco experimento de federación cubano-venezolana. Valga lo que valiere este inviable desatino, obviamente condenado al fracaso en breve tiempo, para Chávez es absolutamente imprescindible asegurar la permanencia del Psuv en el poder. Para él es imperiosamente necesario ganar las elecciones del 7 de octubre, aunque ello signifique inmolarse.

Tan demencial como pueda esto parecer, no cabe otra explicación para la renuencia de Chávez a retraerse resignadamente al ámbito familiar. Los caudillos megalómanos y mesiánicos tienen en la humana condición mortal a su enemigo más odiado y nada halaga tanto su narcicismo que la idea de prevalecer más allá de la muerte.

La mejor manera de burlar lo que, sin su candidatura, parece el destino cierto del chavismo ― ser desalojado del poder, así sea temporalmente ―, es lanzar los nueve innings completos, aun al precio de expirar inmediatamente después del out numero ventisiete, pero dejando, eso sí, a la oposición democrática en el terreno.

Esa es su idea fija, una monomanía terminal que los Castro han de explotar con la astucia y la acometividad de quienes juegan su última carta histórica. De ella emana el cariz ominoso y fatídico de la actual hora venezolana.

La reencarnación de Bolívar no entrará a la noche que indefectiblemente le espera sin dar la batalla de las Queseras del Medio, sin gritar “vuelvan caras” al borde de la tumba y dejar consolidada detrás suyo la pesadilla comunista en nuestro país.

Para derrotar tan monstruosa pulsión de muerte es preciso, ante todo, penetrarnos de su inhumana magnitud y poner en tensión todos los recursos de movilización electoral a nuestro alcance. Octubre puede ser el término definitivo de la tragedia venezolana.

En cada uno de nosotros está el evitarlo.

Chávez no llegará hoy a Cartagena por problemas de salud

Chávez no llegará hoy a Cartagena por problemas de salud

(Foto archivo Afp)

Fuentes de la Casa de Nariño confirmaron a Caracol Radio que el presidente venezolano, Hugo Chávez, retrasó su viaje a Colombia y llegará este sábado al medio día a Cartagena.

El jefe de Estado venezolano le había indicado a su par colombiano, Juan Manuel Santos, que si sus médicos le permitían viajar en el horario indicado, es decir hoy a las dos de la tarde, haría presencia en ‘La Heroica’ y posiblemente pasaría una noche en Colombia.

No obstante, con la decisión tomada hoy, el viaje del mandatario se limitaría a cerca de tres horas en la Cumbre de las Américas.

El Espectador informa que el presidente venezolano Hugo Chávez no llegará a Cartagena este viernes como se tenía previsto,problemas de salud habrían postergado el arribo del mandatario para el sábado hacia el medio día.

El jefe de Estado venezolano le había indicado al presidente Juan Manuel Santos que llegaría a Cartagena este viernes y pasaría una noche en La Heroica, si su personal médico lo autorizaba para el viaje.

Así las cosas, Chávez se quedará cerca de tres horas en Cartagena y delegará la vocería de su país al canciller Nicolás Maduro, según pudo establecer Caracol Radio.

Maduro que ya hace presencia en la VI Cumbre de las Américas, protagonizó un sorpresivo anuncio hecho por los cancilleres presentes en la La Heroica. El canciller venezolano indicó que se aprobó una sorpresiva propuesta para que el presidente cubano Raúl Castro viaje el sábado a Cartagena.

 

Santos emerge como líder regional en Cumbre de las Américas

Santos emerge como líder regional en Cumbre de las Américas

 

Juan M. Santos
Juan M. Santos

Fernando Vergara / AP

Vivian Sequera y Frank Bajak

AP

Cartagena, Colombia — El veto de Washington a la presencia de Cuba amenazaba con hacer fracasar la Cumbre de las Américas de este fin de semana en este puerto colonial colombiano.

El anfitrión Juan Manuel Santos, no obstante, tomó el toro por los cuernos y viajó a Cuba para explicarle personalmente a sus líderes que era imposible invitarlos al no haberse alcanzado un consenso regional. El gobierno cubano le agradeció el gesto y le dijo que no tenía la intención de arruinar la cumbre insistiendo en ser invitado.

Después de todo, sin el presidente Barack Obama no hay cumbre, le comentó en broma el gobernante cubano Raúl Castro, según funcionarios que pidieron no ser identificados.

Se evitó así un desastre y se afianzó la imagen del presidente colombiano Santos como diplomático astuto y hábil mediador.

“Hay pocas dudas de que Santos ha emergido como un líder regional. Esta fue su aspiración desde el día que asumió el cargo”, indicó Michael Shifter, presidente del centro Diálogo Inter-Americano, en Washington.

Santos ha probado, desde que asumió la presidencia en agosto del 2010, su pragmatismo político y habilidades diplomáticas perfilándose así como un nuevo líder regional en una América Latina que aún no llena la vacante dejada por el ex mandatario de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva y que ve palidecer al presidente venezolano Hugo Chávez, quien sufre de cáncer.

A pesar de algunos éxitos diplomáticos, con impacto mayormente doméstico, a Santos le queda todavía un largo trecho para ser el indiscutible líder latinoamericano que se mueva como pez en el agua, como lo hizo Lula, entre Washington, La Habana, Caracas o La Paz, entre otras capitales, apagando fuegos o resolviendo problemas ya sea por disputas bilaterales o multilaterales e incluso nacionales, coincidieron analistas consultados por la Associated Press.

Después de jurar como presidente Santos, de 60 años, enmendó las relaciones diplomáticas con Venezuela y Ecuador, participó en un acuerdo para el regreso a Honduras del depuesto mandatario Manuel Zelaya y ha continuado apoyando la lucha contra el narcotráfico, enviando agentes a México y ofreciendo una asistencia similar a naciones de Centroamérica.

También ha abierto su país para incrementar la inversión de China, y todo eso mientras sigue siendo el más cercano aliado de Washington en Latinoamérica.

Este egresado de la Universidad de Kansas, y miembro de una de las familias más influyentes de Colombia –su tío abuelo, Eduardo Santos, fue mandatario de Colombia entre 1938 y 1942–, aún debe probarse aún más alla de temas de impacto doméstico y con sus vecinos.

Y emular a Lula no será tarea sencilla.

Lula no sólo fue un interlocutor eficiente que auxilió a Chávez en medio de la crisis desatada con la revuelta militar de abril del 2002 y la posterior huelga del sector petrolero, enviando embarques brasileños de combustibles, sino que medió entre Chávez y otros dirigentes de la región cuando Colombia, presidida entonces por Alvaro Uribe, quedó en una encrucijada y era intensamente criticada por un plan de ampliar la presencia de militares estadounidenses en bases en el país en el 2009.

El ex mandatario brasileño (2003-2010) además jugó en las grandes ligas cuando Brasil era el más fuerte representante de los países en desarrollo latinoamericanos en el llamado Grupo de los 20 (G-20), que negociaba un acuerdo comercial global con Estados Unidos y la Unión Europea en la llamada Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Además, se resistió a abrir los mercados de este lado del mundo sin que las naciones industrializadas abrieran los suyos y cortaran los subsidios a sus productores agrícolas.

Por decisión de las Naciones Unidas, Brasil además se convirtió en una de las patas más importantes de la mesa para auxiliar a Haití, la más nación más pobre del hemisferio, al encabezar un contingente militar de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) desde la creación de esa misión en 2004.

“Lula tenía un enorme carisma y en su ausencia realmente no hay mucha competencia”, afirmó Cynthia Arnson, directora para América Latina del Centro Woodrow Wilson, en Washington.

Santos trataría de aprovechar el hecho de que a la sucesora de Lula, Dilma Rousseff “no le interesa tanto el candelero y se preocupa más de los asuntos domésticos”, según Shifter.

Arnson, no obstante, señala que “Colombia no tiene el peso económico, ni de cerca, que tiene Brasil”, la sexta economía del mundo.

Pero a Santos no le faltan ambiciones y el fin de semana pasado, en una entrevista publicada en el diario bogotano El Tiempo, cuya propiedad fue de su familia hasta hace muy poco, el mandatario declaró que Estados Unidos y Cuba debían acercase y cambiar sus relaciones, y que estaba dispuesto a aportar su granito de arena para ese fin.

Además Santos indicó que carecía de todo sentido que Cuba siguiera excluida de cumbres como la de las Américas.

Ya países como Brasil han dicho que se ausentarán si Cuba nuevamente queda por fuera del cónclave. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue más allá. Aunque agradeció la invitación de Colombia a la cita dijo que no podía asistir, después de todo fue él quien propuso hacer un boicot y ausentarse de Cartagena en caso La Habana quedara por fuera de la VI edición de la reunión hemisférica.

Entre los logros que más se le reconocen a Santos está la reanudación de relaciones con Venezuela.

Cuatro días después de asumir el cargo en agosto del 2010, Santos y Chávez se reunieron en la ciudad colombiana de Santa Marta y anunciaron la reanudación de lazos.

Santos declaró a Chávez como su “nuevo mejor amigo” y con el paso de los meses ha logrado que Caracas, con cooperación de la policía colombiana, detenga y entregue a Bogotá o extradite a Estados Unidos a narcotraficantes buscados en ese país. También que Venezuela capture a miembros medios de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y algunos sean deportados a Colombia, aunque otros aún aguarden una medida similar.

Entre Quito y Bogotá ya venía produciéndose una lenta normalización de las relaciones desde fines del gobierno de Uribe, tras la ruptura declarada por Ecuador por un ataque militar colombiano en marzo del 2008 en su territorio a un campamento de las guerrillas de las FARC, en el que fue abatido Raúl Reyes, uno de los siete miembro de la jefatura insurgente. Santos y el presidente Rafael Correa se encontraron primero en los actos de posesión del mandatario colombiano y luego en una visita de Correa a Colombia en diciembre del 2010.

Como reflejo de la buena relación con sus vecinos, Santos, explicando que Caracas lo había solicitado antes que Washington, entregó a Venezuela a Walid Makled, un narcotraficante venezolano buscado por Washington.

“En contraste con la relación solícita que tenía Uribe, Santos ha adoptado un posición más pragmática y distante”, señaló Arnson, del Centro Woodrow Wilson.

Pero además Santos archivó un pacto sellado por Uribe con EEUU para ampliar la presencia de militares estadounidense en bases colombianas.

Aunque Santos ha admitido que aún tienen dificultades, Colombia está lejos de ser aquel campo de batalla de fines de los años 80 y los 90, cuando los grandes carteles de la droga asesinaban a candidatos presidenciales, ministros, magistrados y periodistas, entre otros, mientras la guerrilla y el paramilitarismo se regodeaban en su control territorial.

Ese era un escenario que hacía sentir poca confianza a los mandatarios de Estados Unidos para quedarse a dormir en Colombia una noche.

En el caso de Obama serán dos noches las que se quede en Cartagena.

 

A %d blogueros les gusta esto: