Tag Archives: America Latina

América Latina: el motín de los dinosaurios

América Latina: el motín de los dinosaurios

Por Alvaro Vargas Llosa

El Mundo.es

Me ha vuelto a la mente el hermoso título de un libro de Carlos Raúl Hernández -‘El motín de los dinosaurios’- pensando en cómo un grupo minoritario de gobiernos de la izquierda carnívora (por oposición a la izquierda y la derecha vegetarianas) están secuestrando las relaciones y la imagen de América Latina de cara al mundo. Esto, en el mejor momento político y económico de la historia contemporánea de aquella zona del globo.

Hace muy pocos días, el puñado de aliados de Cuba, todos ellos debilitados por sus crisis respectivas, impidieron que la Cumbre de las Américas, escenario en el que la región dialoga con Estados Unidos y Canadá para pensar el futuro común, produjera un documento final. Con el pretexto de que es inadmisible la no participación de Cuba, una dictadura de 53 años que viola la Carta Democrática de la OEA, frustraron la reunión. Ya lo habían hecho en ocasiones anteriores. Por culpa de ellos no se pudo aprobar, en 2005, en la misma cita, el Área de Libre Comercio de las Américas que hubiera permitido avanzar hacia un continente con libre circulación de bienes, capitales, ideas y quizá, algún día, personas.

Casi inmediatamente después del fiasco de Cartagena, la señora Cristina Kirchner, que también había armado un berrinche en la Cumbre de las Américas porque los demás no se plegaron a su exigencia de hacer causa común con su muy reciente reclamo sobre Las Malvinas, decidió dar el zarpazo contra la filial de Repsol y, a juzgar por el lenguaje de baja estofa, el asalto a la sede de la empresa y la expulsión perentoria de los ejecutivos salientes, contra España. Esto, luego de ir a la greña con el Reino Unido desde diciembre pasado.

Y así llevamos algunos años en que, a pesar de que las dos mayores economías latinoamericanas, Brasil y México, y la mayor parte de países de la región están en manos de líderes razonables, resulta imposible fijar unas pautas de relación exterior colectiva desacomplejadas y modernas. Los Chávez, los Kirchner, los Morales, los Correa y los Ortega logran, para felicidad de La Habana, impedir que la izquierda y la derecha vegetarianas prevalezcan en las cumbres y, por supuesto, en la conducción del organismo hemisférico, la OEA, que se supone debería expresar los valores liberales del continente.

¿Qué está pasando? Esencialmente, la capitulación de los demás. Por temor a las repercusiones internas, por falta de visión regional, y por creer que el daño lo sufren sólo los gobiernos que así se comportan, países como Brasil, México, Chile, Perú, Colombia y Uruguay, entre otros, prefieren no tomar el control de la imagen colectiva del continente ante el mundo. A lo cual se añade otra razón: ciertos países de la izquierda vegetariana, incómodos por haber abandonado sus raíces ideológicas, sienten un placer compensatorio en ver a sus pares carnívoros hacer de las suyas.

Todo esto ha contribuido a que Estados Unidos se desentienda de América Latina en términos políticos (quizá también a que el servicio secreto del mandatario estadounidense creyera hace pocos días que Cartagena era un burdel en lugar de la hermosa ciudad colonial de un país que progresa asombrosamente) y a que las relaciones con Europa se vayan tensando cada vez más.

Los dinosaurios están amotinados y se echa en falta un capitán a bordo que retome el control del barco.

DE AGUJAS A ARADOS

DE AGUJAS A ARADOS

¿Queremos combatir el problema de las drogas en Latinoamérica? ¿Por qué no intentar una reforma agraria?

Luis Acosta/AFP/Getty Images

Latinoamérica tiene muchas cosas de las que enorgullecerse. En los últimos años, muchos países de la región han logrado establecer instituciones democráticas y estimular el crecimiento económico. Pero sigue habiendo graves desafíos. América Latina posee los mayores niveles de desigualdad del mundo, y sufre numerosas amenazas contra la seguridad, entre ellas, la terrible guerra contra el narcotráfico en México, la violencia de las bandas y el tráfico de personas en Centroamérica y la persistencia del crimen.

Muchos de estos problemas están relacionados con la producción de drogas en Colombia, alimentada por decenios de conflicto durante los que varios grupos armados ilegales se han apoderado de tierras para usos ilícitos y han desplazado a millones de campesinos. Los líderes de la región  mantienen un debate cada vez más intenso sobre formas alternativas de abordar la guerra contra las drogas y los grandes problemas de seguridad que ha creado, una conversación que también ha tenido hueco en el orden del día de la Sexta Cumbre de las Américas, en Cartagena, el 14 y 15 de abril.

Es probable que en la mente de todos esté una iniciativa reciente de Colombia: su innovadora Ley de víctimas de 2011, que ofrece compensaciones en forma de tierras para las víctimas de los 50 años de guerra civil en el país. Cuando el presidente Juan Manuel Santos llegó al poder en 2010, tuvo el valor de apoyar esta estrategia para llamar la atención sobre los que han sufrido a causa de la guerra y saldar lo que denominó “una deuda histórica con los campesinos”. La ley incluye indemnizaciones y títulos de propiedad de tierras para las víctimas del conflicto armado, incluidos los desplazados de sus tierras originales. El alcance propuesto no tiene precedentes: se calcula que cuatro millones de personas podrán recibir compensaciones y 350.000 familias tienen derecho a reclamar alrededor de dos millones de hectáreas de tierra.

La Ley de víctimas tiene enormes ramificaciones posibles, dado que la ambigüedad y la controversia sobre los derechos de propiedad que ocupan el corazón del conflicto colombiano no son exclusivos de dicho país. La expansión de las tierras de cultivo en Brasil está llena de conflictos, igual que la promoción de nuevos asentamientos en Bolivia y Ecuador cerca de comunidades indígenas y las actuales expropiaciones e invasiones de tierras en la Venezuela de Chávez. Los campesinos de Paraguay y Honduras están presionando para que se lleve a cabo una redistribución y una invasión de latifundios de propiedad dudosa, con las consiguientes amenazas y actos violentos contra los activistas.

El trazado claro de lindes y la legalización de los títulos de propiedad son los primeros pasos fundamentales que pueden dar los gobiernos para resolver estos problemas. La legalización ayuda a prevenir las disputas entre propietarios y también puede contribuir a sacar a los campesinos de la pobreza, al ofrecer incentivos para plantar e invertir en tierras y facilitar el acceso al crédito con unos bienes –las tierras– que sirven de garantía. Pero la legalización, por si sola, no es suficiente. La concesión de títulos de propiedad de tierras a las víctimas de los desplazamientos y los habitantes marginados de zonas rurales también forma parte importante de la solución a los problemas estructurales que producen inseguridad en el campo. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el mayor grupo rebelde del país, que está también involucrado en el narcotráfico, llevan mucho tiempo jugándose su reputación con la promesa de la reforma agraria. (La fotografía superior muestra a familiares de personas secuestradas por las FARC en una manifestación en Bogotá el 4 de abril).

El reparto de tierras y la concesión de títulos de propiedad según la Ley de víctimas proporciona una manera de debilitar la dinámica que da vida a los grupos insurgentes

El reparto de tierras y la concesión de títulos de propiedad según la Ley de víctimas proporciona una manera de debilitar la dinámica que da vida a los grupos insurgentes. En un discurso ante los primeros beneficiarios de la distribución de tierras en virtud de la nueva ley, el pasado mes de enero, el presidente Santos declaró que la nueva ola de reformas agrarias “quitará el discurso a los insurgentes” y eliminará los resentimientos sociales que contribuyen a reclutar rebeldes y reunir apoyo popular.

Compartimos el optimismo de Colombia sobre el programa de restitución, pero también cautela de que las experiencias pasadas sirvan de guía para el presente. La historia de la reforma agraria en Colombia está llena de carga política. En los 60 hubo un ambicioso programa de títulos de propiedad que se paralizó y no se implantó en serio más que en unas cuantas áreas concretas. Más tarde, la resistencia y las contrarreformas de los grandes terratenientes y los grupos paramilitares que desplazaban a los campesinos de sus tierras contribuyeron a la actual demanda de reparaciones.

Las investigaciones que hemos realizado sobre la influencia que tuvo la reforma agraria en las actividades rebeldes en el plano municipal entre 1960 y 2000 indican que, en la mayor parte de Colombia, las reformas no acallaron la rebelión. Al contrario, agudizaron las disputas y los sentimientos de agravio relacionados con las tierras. Solo en unas cuantas zonas concretas, gracias a la concesión masiva de títulos de propiedad y el apoyo constante del Estado, pudieron resolverse de manera más definitiva las disputas y se redujo el apoyo a los insurgentes. Eso solo se logró, en total, en el 5%, aproximadamente, de los municipios de Colombia. En otras palabras, robar el discurso a los insurgentes no será fácil.

Las autoridades colombianas, desde luego, son conscientes de que la restitución de tierras a tantas víctimas va a toparse con numerosos obstáculos técnicos, burocráticos y políticos. A pesar de las recientes mejoras en materia de seguridad y las operaciones contra grupos rebeldes y criminales, las amenazas contra el programa de tierras no son ningún secreto. Ya han muerto asesinados varios abogados de tierras destacados a manos de bandas criminales y grandes terratenientes que se oponen a la reforma.

En la cumbre se ha podido presumir, con razón, de cómo ha progresado Latinoamérica. Pero todavía quedan retos importantes, derivados de un legado de conflictos, desigualdades e intereses arraigados de las clases dirigentes. Con la Ley de víctimas, Colombia está intentando sentar ejemplo de cómo seguir avanzando. Una buena política agraria puede dar un empujón a los ciudadanos corrientes y mejorar la seguridad en la vida diaria de los colombianos. También puede tener repercusiones positivas en toda la región, como modelo de buena gobernanza y como posibilidad de eliminación del problema de la droga, que crea conflictos en todos los países de la zona. Con tantas cosas en juego en la región y con los miles de millones de dólares que Estados Unidos da a los colombianos en concepto de ayuda, confiamos en que el presidente Obama y sus homólogos latinoamericanos ofrezcan su más enérgico apoyo a los esfuerzos reformistas de Colombia.

Cena que ofrece el Presidente a los participantes del Foro Económico Mundial para América Latina

Obama y América Latina debatirán la legalización de las drogas

VI CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Obama y América Latina debatirán la legalización de las drogas

La Cumbre de las Américas tendrá lugar este fin de semana en Cartagena de Indias

Se debatirá también el aislamiento de Cuba y el incremento del comercio en el continente

Washington
Un partidario de Obama se prepara para su visita a Colombia. / LUIS ACOSTA (AFP)

Barack Obama se sumará al resto de los líderes de América para discutir, por primera vez en una cumbre, nuevos métodos de combatir el tráfico de drogas, incluido el de su despenalización, con el fin de atajar el mayor problema de la región en estos momentos: la violencia endémica que estrangula el crecimiento económico, dificulta el progreso social y condiciona el desarrollo democrático. Este asunto, junto al aislamiento de Cuba y el incremento del comercio en el continente, centrará la reunión de 33 presidentes que este fin de semana se celebra en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

Colombia es el marco perfecto para entender el daño que el narcotráfico puede llegar a causar en un país, pero también es un ejemplo de que es posible salir de ese desastre con la combinación adecuada de firmeza institucional y unidad nacional. Hoy Colombia ha dejado de ser el centro mundial de producción de cocaína, pero el fenómeno se ha extendido a otros países y, en mayor o menor medida, es la principal causa de crimen y corrupción en México, Centroamérica, Brasil, Venezuela y otros países del área.

Durante décadas, este problema ha sido abordado con un discurso maniqueo en el que los países productores acusaban a Estados Unidos, el principal consumidor, de excesiva tolerancia en la venta del producto, mientras que Washington ponía todo el acento en la necesidad de represión en los puntos de origen del comercio ilegal. “Estamos como en un bicicleta estática, siempre en el mismo lugar”, ha comentado el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, horas antes de recibir a sus invitados. “Necesitamos coger el toro por los cuernos y empezar un debate para ver si somos capaces de encontrar un alternativa”.

El presidente Obama no apoya la despenalización, pero cree que es un debate legítimo”

Dan Restrepo, asesor Obama para asuntos latinoamericanos

Santos, respaldado por otros presidentes latinoamericanos, es el promotor de que ese asunto sea tratado por fin al más alto nivel: en la Cumbre de las Américas. Para el Gobierno de EE UU, que se opone rotundamente a la legalización de las drogas, resulta algo complicado hablar de eso en un foro de esta trascendencia, pero ha aceptado hacerlo porque entiende, igualmente, que la amenaza del narcotráfico, que es ya un seria preocupación fronteriza, empieza a convertirse en una amenaza para su seguridad nacional.

“El presidente Obama no apoya la despenalización, pero cree que es un debate legítimo”, afirma Dan Restrepo, principal asesor de la Casa Blanca para asuntos latinoamericanos. “No existe una receta mágica en este problema, pero entendemos que esta es una buena oportunidad de discutir colectivamente sobre estos desafíos”.

No cabe esperarse acuerdos aparatosos en esta materia, pero los expertos destacan que el hecho de que se aborde desde nuevas perspectivas abre una oportunidad para su solución. La marihuana, que ya es legal para usos médicos en varios Estados norteamericanos, representa alrededor de una cuarta parte de los ingresos de las mafias. Este debate puede servir también para que EE UU se acerque a América Latina en un problema que, tradicionalmente, ha sido fuente de enfrentamiento.

Estamos como en un bicicleta estática, siempre en el mismo lugar”

Presidente colombiano, Juan Manuel Santos

El incremento de la colaboración continental es el principal objetivo de Obama en esta cumbre. Desde la última reunión, celebrada en 2009 en Trinidad y Tobago, la Administración norteamericana ha prestado escasa atención a sus vecinos, quienes, a su vez, han buscado en otras latitudes alternativas con los que diversificar sus relaciones. China es actualmente el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú, y es segundo, a muy corta distancia de EE UU, de Argentina y Colombia.

Washington se ve obligado a reaccionar para no perder aún más terreno en una región con la que ha tenido múltiples conflictos en el pasado pero que hoy crece económicamente de forma acelerada y se ha convertido en un atractivo polo de negocios y de inversiones. “No queremos hablar del siglo XX sino del siglo XXI. Nuestro interés en América Latina es tanto el de promover la seguridad y la democracia en el hemisferio, como ayudar al crecimiento económico aquí, en casa”, asegura el viceconsejero nacional de Seguridad Ben Rhodes.

Antes de llegar este viernes a Cartagena, donde Obama se convertirá en el primer presidente norteamericano que duerma en suelo colombiano, el presidente hará una escala en Florida, precisamente para resaltar, en un Estado de fuerte presencia hispana, la importancia que representa actualmente América Latina para aumentar las exportaciones y crear puestos de trabajo. Florida es también un decisivo territorio electoral y el lugar que alberga a la principal comunidad cubana en el exilio.

Obama ha sido muy firme antes de esta Cumbre en que no se sentaría en la misma mesa de Raúl Castro. Santos se vio obligado a elegir entre Obama y Castro, y hace pocas semanas viajó a La Habana para comunicar al presidente cubano que no sería bienvenido a Colombia. Sí tiene previsto estar, si su enfermedad no lo impide, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien quizá quiera aprovechar la ocasión para recuperar el protagonismo que está perdiendo. Chávez no vive los momentos de gloria personal de años pasados, pero sigue teniendo aliados y voluntad suficientes como para complicarle la estancia a Obama y crearle dificultades imprevistas en su campaña electoral.

Aznar alerta sobre “Cuba y sus satélites” en su Informe sobre América Latina

Presentación el 10, en Cádiz

Los disidentes cubanos y opositores al régimen de Venezuela tendrán un lugar destacado en la presentación del Informe FAES.

Ampliar la foto

Miguel Ángel Cortes, Javier Zarzalejos y Cayetana Álvarez de Toledo, este miércoles en la sede de FAES.
 P. Montesinos 2012-03-28

América Latina como ejemplo de prosperidad y desarrollo, pero sin dejar de prestar atención a las “sombras” que suponen los regímenes de Cuba y Venezuela. Coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de 1812, la Fundación FAES ha elaborado el informe estratégico ‘América Latina. Una agenda de libertad 2012’, un completísimo manual que ha contado con la ayuda de más de 1.400 expertos.

El laboratorio ideológico del PP da máxima importancia al documento, que ya pueden leer íntegramente en nuestro diario, y que será presentado por José María Aznar en la cuna de la Carta Magna liberal: el Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz, el próximo martes diez de abril. Además del expresidente, que prologa el texto, también tomarán la palabra el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo; el diputado popular y director del informe, Miguel Ángel Cortés, y la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez.

Bajo el ideario de una “democracia liberal, el respeto a las libertades individuales, la vigencia del Estado de Derecho, el fortalecimiento institucional y la economía abierta”, FAES también quiere dar voz a quienes no pueden ser escuchados en sus países de origen, y de ahí que los disidentes cubanos y los opositores a Hugo Chávez vayan a tener un lugar destacado en el Oratorio. Otros asistentes serán los exministros de Exteriores José Pedro Pérez-Llorca, Abel Matutes, Josep Piqué y Ana Palacio, así como embajadores de países latinoamericanos, parlamentarios, empresarios e intelectuales.

Un nuevo evento político para un informe que ya cuenta con un prestigio incuestionable, desde que fuera publicado en 2007 por la Fundación. Hasta 100 instituciones de España y América Latina han contribuido a la actualización a través de debates y escritos, así como al uso de las nuevas tecnologías. En este sentido, cabe destacar el papel de Guillermo Hirschfeld, coordinador de Programas para Iberoamérica.

Y Cádiz solo será el inicio, aseguraron los responsables en un desayuno informativo, en el que también participó Cayetana Álvarez de Toledo, uno de los fichajes estrella de su remodelación tras la llegada del PP al Gobierno. Precisamente, Mariano Rajoy será uno de los receptores del documento. Además, se hará lo propio con mandatarios, think tanks y medios de comunicación en países iberoamericanos como México, Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Perú, Guatemala y Ecuador.  Estados Unidos y varias ciudades europeas como Bruselas, Londres y Berlín también están en la agenda.

En voz de Aznar, “con la fuerza de las ideas de libertad y democracia, América Latina está en condiciones de situarse en la vanguardia de las naciones”. Eso sí, aún queda mucho por hacer: “Si bien la región ha resistido el embate del populismo, que ha retrocedido, escapan a este panorama la dictadura cubana y sus satélites, refractarios a la adopción de reformas e incompatibles con la idea de sociedad abierta”.

 

Nacionalismo y elección de 2013

Nacionalismo y elección de 2013 PDF Imprimir E-Mail

– por Rosendo Fraga

A un año y medio de las elecciones legislativas de 2013, el oficialismo analiza alternativas para asegurarse el triunfo. Una de ellas es conceder el voto desde los 16 años, para lo cual se requiere una ley del Congreso. El kirchnerismo estima que el voto joven lo favorece y de esta manera podría mejorar su posición al ampliarlo a este segmento. Otra es adelantar la fecha de los comicios, previstos en principio para el último domingo de octubre. La evolución de la economía será la clave para adelantarlas o no, aunque en 2009 el adelanto terminó jugando en contra y no a favor del gobierno. Para repetir esta alternativa se requiere también una ley del Congreso. Ello por ahora resulta fácil para el Ejecutivo. La semana pasada el Senado dio sanción definitiva a la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central por 44 a 19 votos, después que Diputados lo aprobará por 142 a 84. La Cámara Alta también dio media sanción al proyecto que impone el traspaso del subte a la Ciudad de Buenos Aires por una amplia mayoría de 55 a 9 votos y Diputados le daría sanción definitiva durante esta semana. La oposición votará dividida, incluso dentro de la UCR y el FAP. En la ratificación de la llamada declaración de Ushuaia respecto del reclamo de soberanía en Malvinas, la aprobación fue unánime en ambas cámaras dadas las características del tema. Dentro del oficialismo se va perfilando que la cuñada de la Presidente (Alicia) y su hijo (Máximo) encabecen el año próximo las listas de candidatos a diputados nacionales en Buenos Aires y Santa Cruz. Esta posibilidad, junto con el acelerado avance de la Cámpora – cuenta con 200 funcionarios relevantes y aspira a sumar posiciones ahora en Relaciones Exteriores y la SIDE- van acentuando una línea política muy marcada que bien puede ser definida como Cristinismo.

Pero en el Poder Judicial si bien la influencia del gobierno es muy marcada en la justicia federal, en la Corte encuentra cierto límite. Dada la prioridad que el oficialismo da a una urgente definición del máximo tribunal respecto a la vigencia del artículo de la ley de medios que obliga a los multimedios a vender licencias de radio y televisión -quizás la acción más importante que se impulsa desde la Casa Rosada contra el grupo Clarín- el Presidente de la Corte (Lorenzetti) dijo que la ley está vigente, mientras se sustancian en la justicia cuestiones puntuales respecto de ella. En el oficialismo se impulsa un proyecto para limitar las medidas cautelares -que suspenden transitoriamente la vigencia de medidas de gobierno hasta que la justicia se pronuncie sobre el fondo de la cuestión-, algo que busca obligar a que la Corte se pronuncie sobre el tema. La justicia también tiene un rol central en el conflicto entre la Casa Rosada y el titular de la CGT (Moyano), quien se ve amenazado tanto por la reactivación de la causa del exhorto de la justicia suiza como por las denuncias entorno a las irregularidades en las obras sociales. Los últimos funcionarios que respondían al dirigente camionero en el área de gobierno correspondiente han sido reemplazados. La justicia también es relevante en la causa que afecta al Vicepresidente, quien al ver suspendido con sólo horas de anticipación el viaje a Corea del Sur y a Emiratos Árabes Unidos ha sufrido una nueva muestra de debilitamiento.

El sesgo nacionalista que la Presidenta está dando a su gestión, de la cual Malvinas e YPF siguen siendo las dos caras de una misma moneda, continúa siendo su eje central. Se han dado nuevos pasos en la denuncia contra las cinco petroleras que exploran en Malvinas y las empresas que les prestan servicios (financieros, jurídicos, logísticos, de lobby y comunicación, de calificación de riesgo, etc.), notificando a las bolsas de New York y Londres de las acciones iniciadas. El gobierno de las islas ha respondido acelerando la llegada de centenares de ingenieros, técnicos y científicos para trabajar en la exploración, al igual que una delegación de expertos del Servicios Geológico británico. La difusión del Informe Rattenbach ha sido otro paso de la Presidente en esta dirección, pero será el discurso que pronunciará el 2 de abril su acción más importante en lo inmediato. Las provincias siguen cancelando áreas de exploración a YPF, que perdería 26 de las 60 que tiene asignadas. Medidas similares alcanzarían en las próximas semanas a otras petroleras importantes como Petrobras. La idea sigue siendo la nacionalización de la empresa, evitando su estatización. El acto que presidirá la Presidenta el 29 de marzo en Santa Cruz respaldando la minería parece contrastar con la política nacionalista, pero ello no impedirá que esta siga siendo el eje central en los próximos meses. La intención del oficialismo de impulsar que se investigue a los grandes grupos empresarios por su vinculación con el gobierno militar -evidenciada al conmemorarse el aniversario del último golpe- agrega un factor más de preocupación en el ámbito económico.

La política nacionalista llevada al plano de las importaciones por el secretario de Comercio (Moreno) está generando crecientes problemas internacionales. Tanto el ministro de Industria de Brasil (Pimentel), como el titular del Consejo Internacional de la Federación de Industriales de Sao Pablo (Barbosa) y diversos empresarios brasileños, han reiterado sus reclamos por las restricciones a las exportaciones hacia Argentina. Dentro del MERCOSUR, Uruguay y Paraguay han expresado reiteradamente sus quejas. Los cuatro países de la Iniciativa del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) han anticipado que llevarán a la OMC denuncias contra las restricciones argentinas. Un reclamo similar está planteando la Unión Europea. La decisión de la EE.UU. de excluir a Argentina del régimen de preferencias arancelarias es otra manifestación en este sentido. Pero la Presidente mantiene firme el respaldo a Moreno y la designación del viceministro de Economía (Kicillof) -el hombre de más influencia en materia económica ante Cristina- para que arbitre en sus diferencias con el ministro de Planificación e Infraestructura (De Vido) -cuya influencia decrece- juega a favor del secretario de Comercio.

En conclusión: a un año y medio de las elecciones legislativas de 2013, el oficialismo analiza alternativas como permitir que se vote desde los 16 años o adelantar la fecha para asegurarse el triunfo; mientras el Congreso aparece definidamente alineado con el Ejecutivo al igual que la justicia federal, la Corte sigue dilatando definiciones sobre la ley de medios que pretende la Casa Rosada; Malvinas e YPF siguen siendo las dos caras de un sesgo nacionalista que Cristina seguirá dando a su gestión durante los próximos meses y la restricción a las importaciones está generando crecientes conflictos internacionales, cuando EE.UU. saca a Argentina de su régimen de preferencias comerciales.

A %d blogueros les gusta esto: