Category Archives: internacional

Poner a prueba a Ahmadineyad

INTERNACIONALES: POR EL DR. JAMES CARAFANO

Poner a prueba a Ahmadineyad

Según los informes de prensa, el presidente de Irán Mahmud Ahmadineyad ha declarado que “Irán tiene suficientes fondos para soportar un embargo total sobre sus ventas de petróleo durante dos o tres años”.

¡Fantástico! Pongámoslo a él y a sus compinches a prueba. Unas sanciones firmes, combinadas con otras iniciativas para meter presión a los chicos de Teherán (tales como situar el centro de atención sobre el abismal historial de derechos humanos del gobierno), son el mejor medio de fomentar el cambio de régimen interno del país.

Ahmadineyad debe pensar que se está preparando para los Juegos Olímpicos de verano para establecer el récord mundial de bravuconería.

Presidente iraní, Mahmoud AhmadinejadLa bravuconería parece ser un instrumento primordial de la política exterior iraní. ¿Recuerda como hace poco tiempo los políticos iraníes amenazaron con cerrar el Estrecho de Ormuz, una vía marítima clave por la que discurre alrededor de un tercio de las exportaciones mundiales de petróleo?

Sin embargo, el verdadero problema con Irán no son las amenazas vacías sino una política exterior empeñada en causar serios problemas. Por ejemplo, recientes informes del Reino Unido indican que Irán está ayudando a crear bombas para matar a soldados de la OTAN en Afganistán. Durante mucho tiempo se ha sospechado que Teherán instalaba un oleoducto para canalizar poderosos artefactos explosivos improvisados para matar a soldados de la coalición en Irak.

Irán también ha sido señalado como uno de los estados patrocinadores del terrorismo más activos del mundo.

Y, por cierto, se sospecha que los iraníes tienen un programa para desarrollar la capacidad de construir armas nucleares y los misiles de largo alcance en los que colocarlas.

Estados Unidos necesita un final de verdad para el peligroso y mortífero régimen de Irán. Y escuchar las bravatas de Ahmadineyad no lo es.

 

Anuncios

Colombia: ¿Quién dijo diálogo? – por Fernando Londoño Hoyos

Algo muy serio parece estar fallando en la formación de las nuevas generaciones en lo tocante al comportamiento y al sentido de patria.

Impecable manejo le dio el Gobierno al arduo tema de la liberación de los secuestrados. Tuvo tacto, determinación y claridad. El festival mamerto de Piedad Córdoba se quedó ensayado, y como en las buenas faenas el Presidente remató con estocada en todo lo alto. Sin restarle importancia a lo que se hacía, recordó, en el mejor momento, que nos quedaban 700 colombianos por recibir. Y que sin ellos, o cuando menos sin noticia precisa de lo que con ellos ha ocurrido, no se daría un paso adelante.

Siguiendo esa sencilla línea argumental, no habrá de qué hablar mientras las Farc no devuelvan a los miles de niños que se robaron de sus hogares y que utilizan en los más abyectos menesteres. Como tampoco será posible ninguna aproximación con sembradores de minas que se nieguen a retirarlas o cuando menos a dar noticia exacta de su ubicación.

Por descontado se da que esas formas elementales de reparación tienen que llegar de la mano de manifestaciones explícitas de no repetir esta lista de crímenes atroces. Como tampoco serán imaginables asaltos a los pueblos ni ataques a la infraestructura de vías o transmisión eléctrica, o a los medios de transporte o a las industrias básicas de la Nación.

Pero cumplidos estos requisitos esenciales, queda pendiente la primera y fundamental de las tareas. Mientras las Farc no abandonen el narcotráfico, con entrega real y efectiva de sembrados de coca y amapola, de laboratorios y cristalizaderos, de rutas y de cómplices, no hay para qué pensar en que sean interlocutores de nada o para nada. La cocaína y la amapola son los combustibles que alimentan todas las guerras. No cabe, entonces, la mala mentira de que se pueda hablar de paz dejando intactas las condiciones de la guerra.

Estamos seguros de que este Gobierno no cometerá los errores del pasado, incluyendo el que causó tan grave daño en la desmovilización de los grupos paramilitares. Por no exigir el desmantelamiento del negocio de la coca, se tuvo que pagar el altísimo precio político que se conoce. La cuestión no es recibir fusiles, que tan fácilmente se remplazan por otros, sino recibir combatientes que dejan de serlo para incorporarse de buena fe a la sociedad que han maltratado tanto.

Por supuesto que no paran aquí los complejos asuntos que el debate plantea. Porque las Farc, y particularmente quienes las utilizan con fines políticos, pretenden convertirse en una especie de Asamblea Constituyente. El comandante Chávez, desde Venezuela, las señoras Córdoba y Cuartas, cierto congresista Cepeda, los curas Giraldo y De Roux sueñan con que diálogos de paz se llame una especie de foro en el que Colombia decida su estructura política y las líneas maestras de su economía y su forma de organización social. Lo que nunca lograron por las armas. Para lo que jamás han conseguido el favor del pueblo, lo pretenden por la puerta trasera de los diálogos que piden.

Queden desde ahora definidos los alcances de los diálogos que se proponen en nombre de la paz. Si en ellos se buscan formas de justicia sustitutiva de la tradicional, medios para que dejen las armas quienes con ellas tanto han atormentado al pueblo colombiano, podrá pensarse en gestos de generosidad y grandeza. Pero que se sepa de una vez que los diálogos de que se habla no pueden ser la ocasión para convertir en factores fundamentales de la política colombiana a quienes no tienen más mérito que el delito. En otras palabras dicho, que los diálogos no sean un Golpe de Estado encubierto. Es lo que quieren sus promotores. Y es lo que los ciudadanos no aceptaríamos jamás.

Desde esta perspectiva fundamental corresponderá examinar estas conversaciones. Porque está claro lo que buscan quienes las proponen. Y también está claro lo que jamás aceptaríamos los que seguiremos creyendo en la Democracia.

Trayendo el capitalismo a las masas

Por Hernando de Soto

Hernando de Soto es el ganador del Premio Milton Friedman para el Avance de la Libertad 2004. Este ensayo es un extracto de su discurso de aceptación en San Francisco el 6 de mayo. De Soto es el fundador del Instituto Libertad y Democracia en Perú y autor de dos libros: El Otro Sendero y El Misterio del Capital. Publicado por cortesía de Cato Institute.
Las personas que despertaron nuestro interés intelectual en el Perú, en el cual las cosas no habían estado funcionando después de 12 años de régimen militar izquierdista, fueron Rose y Milton Friedman, quienes fueron mis primeros invitados en 1979.
Una de las cosas que Milton nos enseñó cuando estuvo en Lima fue que no había “almuerzo gratis”. Lo que no mencionó fue que había libros gratis. Luego de cinco años de aquella visita, Milton y Rose me mandaron un libro llamado La Tiranía del Status Quo. Ese libro me impresionó sobremanera, porque para ese entonces nuestro instituto ya había organizado a cientos de vendedores ambulantes y buscaba maneras de conseguir ratificar políticas que les facilitara ganarse la vida.
La Tiranía del Status Quo advertía “luego de unos cuantos años del gobierno de Reagan” sobre cuan difícil resultaba romper el Triangulo de Hierro de los beneficiarios, políticos y burócratas, el cual protegía el status quo y postergaba cambios de urgente realización.
Nosotros, en el Instituto Libertad y Democracia (ILD), descubrimos que había un gran respaldo popular para un cambio en los países en vías de desarrollo. A pesar de ser catalogados como “los pobres”, nosotros entendimos que esos mismos pobres no podrían estar sobreviviendo sino fuese por su espíritu empresarial. Y mientras que otros, como Fareed Zakaria señalaba, decían que mil millones de personas subsistían con un dólar diario y quizá dos o tres mil millones vivían con no más de $2 o $3 al día, nadie mencionó que había cuatro mil millones de individuos que eran pobres, empresarios y que eran excluidos completamente de la economía global e incluso de la nacional, debido a una carencia total de derecho.
Ya no estamos en el Tercer Mundo rural de los años sesenta. La población de Puerto Príncipe es 17 veces mayor de lo que era 35 años atrás. La población de ciudades en Algeria es 15 veces lo que solía ser. En ciudades ecuatorianas, 11 veces. Y países que eran mayoritariamente rurales cuando comenzamos nuestra labor, son urbanos hoy en día. Esos ciudadanos pasaron a convertirse en hombres de negocios y a aprovechar la división de trabajo que las ciudades ofrecen.
El Surgimiento de las Ciudades
Los países pobres necesitan la clase de soluciones que los países desarrollados adoptaron en el siglo XIX, no aquéllas del siglo XXI. Lo que ocurrió en Occidente en el siglo XIX está ocurriendo actualmente en países en desarrollo. “Oliver Twist” ha llegado a la ciudad, pero él y sus amigos aún no han sido reconocidos por las instituciones financieras internacionales o por la mayoría de los programas bilaterales de algunos países desarrollados. Peor aun, él ni siquiera ha sido reconocido por la mayoría de personas en los países en desarrollo quienes creen que los vendedores ambulantes son un problema o que la manufactura informal fabrica productos de mala calidad.
Mientras más consciente sea la gente de las condiciones reales en los países en desarrollo, donde viven cinco mil millones de la población total mundial de seis mil millones de personas, mejor podrán los políticos darse cuenta que el mayor respaldo para un cambio reside en los empresarios pobres.
La Riqueza de las Naciones
Mi país, Perú, tuvo un presidente de origen japonés por 10 años. Su nombre era Alberto Fujimori. Los Fujimori era una de más de un millón de familias que vinieron del Japón a Perú y Brasil en los años 30 y 40.
Ahora, el hecho que los Fujimori vinieran al Perú y los Yoshiyama se fueran a Brasil no es de relevancia. La pregunta más importante es: ¿Porqué los Toledo y los Lula no fueron a Japón? Ellos no se fueron a Japón porque Perú tenía un ingreso per cápita de 25 por ciento más que Japón en 1940 y Brasil tenía un ingreso per cápita 50 por ciento más grande que este último. Obviamente, Japón hizo algo en los últimos 50 años que lo hizo 10 veces más rico que el Perú. ¿Qué pasó?
Después de la Segunda Guerra Mundial, fue implementado un plan que se inició en Honolulú en 1942 bajo la supervisión de MacArthur. Como Mao Zedong en China, los norteamericanos básicamente destruyeron el sistema feudal en Japón que ellos pensaron era el problema central del expansionismo japonés en Asia. Sin embargo, en contraste con la China de post-guerra, se pusieron los cimientos para la creación de un amplio sistema de propiedad privada.
Al desintegrar el sistema feudal y crear un frente más amplio de apoyo ciudadano a favor de una economía de mercado, se transformó Japón y sus dos colonias: Taiwán y Corea del Sur. En 1978, Deng Xiaoping reflexionó y dijo, “Saben, no me interesa de qué color sea el gato siempre y cuando atrape ratones”. Y ahora el gigante de Asia continúa fortaleciéndose en base a un amplio sistema de propiedad.
El “Fenómeno Adolf Busch”
En el pasado, Estados Unidos como parte de su política exterior, ha transformado países y los ha convertido de economías feudales y patrimoniales a economías modernas. Pero, al parecer, hay una tendencia a olvidarse de aquellos hechos. Es mucho más sencillo para un ciudadano del tercer mundo entender lo que digo que para alguien del primer mundo porque estos últimos toman muchas cosas por hechas.
Karl Popper solía llamar a este fenómeno el fenómeno Adolf Busch. Popper y un amigo fueron alguna vez a Zurich a escuchar a Busch interpretar a Vivaldi. Al pasar del tercer al cuarto movimiento, lo hizo maravillosamente, de una manera tal que nadie jamás había oído. Lo visitaron después del concierto en su recámara y le preguntaron, “Maestro, ¿cómo hizo para ir del tercer al cuarto movimiento?” Y Adolf Busch respondió, “Bueno, es relativamente simple”. Se puso el violín al cuello y empezó a tocar.
Hablando con la Gente Incorrecta
Recuerdo que en 1988 me pidieron dar un discurso en el Foro Abierto del Secretario de Estado de los Estados Unidos. El título de mi presentación era “Los Estados Unidos: Por qué Creo Que Están Hablando con la Gente Incorrecta”. En otras palabras, la mayoría de estadounidenses hablan con ciudadanos tercermundistas que se han occidentalizado, como yo. Pero la mayoría de nosotros tenemos intereses creados. No somos en realidad capitalistas dispuestos a exponernos a la competencia, somos mas bien mercantilistas en busca de privilegios. Aquellos verdaderamente interesantes son los empresarios. Pero son pobres y pequeños, y ustedes aún no han tenido contacto con ellos.
En México, por ejemplo, cuando estábamos trabajando con el presidente Fox, descubrimos que alrededor del 80 por ciento de la población mexicana opera en la economía informal. Ellos son dueños de aproximadamente 6 millones de negocios, 137 hectáreas de tierra y 11 millones de activos inmobiliarios. Y todo eso asciende a un valor acumulado de $315 mil millones, lo cual es 7 veces el valor de las reservas petrolíferas mexicanas y 29 veces el valor de toda la inversión extranjera directa desde la independencia de la corona española.
En otras palabras, economías precapitalistas, con orientaciones capitalistas, están emergiendo alrededor de todo el mundo. En Egipto, el 92% de la población entre los que se encuentran los más pobres, tiene sus activos prediales fuera de la ley, y el 88% de los empresarios operan extralegalmente. Se estima que el valor de tales activos asciende a $248 mil millones, lo cual es equivalente a 55 veces el valor de toda la inversión extranjera directa en Egipto desde que Napoleón se retiró, incluyendo el Canal de Suez y la Represa de Aswan y 70 veces toda la ayuda bilateral que ha recibido.
En otras palabras, la mayoría de nuestros recursos no provienen de ustedes en Occidente. Sin embargo, son muy amables y aceptamos lo que ustedes nos proporcionan, pero en realidad es una gota en un balde de agua en comparación a lo que ya tenemos. La verdadera riqueza crece a través de los esfuerzos de los empresarios quienes combinan recursos y dividen eficientemente el trabajo para incrementar la productividad.
La Importancia de los Derechos de Propiedad
También hemos sido llamados a países como Ghana. Y lo que es interesante, no sólo por el Presidente Kufuor, sino también por los jefes de las tribus. Ellos leyeron nuestras propuestas y dijeron: “ya no queremos soberanía; queremos derechos de propiedad”. La soberanía es algo que la gente transgrede. Los derechos de propiedad son mucho más concretos, porque se basan en un contrato social arraigado en la reciprocidad del interés de un individuo para con otro, y no en el de una nación para con otra.
Si observamos mapas de Europa durante un determinado lapso de tiempo, podemos apreciar que la soberanía es extremadamente inestable. Sin embargo, si vemos a Alsacia-Lorraine, un territorio que ha sido una y otra vez dividido entre Franceses y Alemanes, encontraremos que, no importa a quien le pertenezca, Monsieur du Pont aún vive donde siempre vivió y Herr Schmidt aún permanece viviendo donde siempre lo hizo. Los derechos de propiedad son el resultado de contratos sociales, y se mantienen aun cuando la soberanía se fragmenta.
Propiedad y el Estado de Derecho
Estamos tratando de probar que se puede romper el triángulo de hierro demostrándoles a los líderes políticos que existe un enorme respaldo ciudadano a favor de transitar hacia una economía de mercado. La economía de mercado es esencialmente una construcción legal y no todas aquellas cosas físicas ¾ autopistas, puentes, aeropuertos, y puertos ¾ que el Occidente parece querer darles.
Si eres pobre, y todo lo que en realidad posees es un pedazo de tierra y un lugar donde trabajar, así seas un vendedor ambulante u ordeñes vacas, no existe nada más preciado para tí que aquello que te pertenece. Pero para preservarlo sin leyes tienes que satisfacer a jefes tribales, policías deshonestos, políticos corruptos, jueces malos, vecinos problemáticos, e incluso terroristas.
Pero si la ley llega y señala que esos derechos son ahora reconocidos, no sólo por los vecinos sino también por la policía y la nación entera (ahora los podrán comercializar nacional e incluso internacionalmente y la ley los protegerá), entonces la gente se interesará por el estado de derecho.
Pronto preguntarán, ¿qué pasa si tienen una disputa y se van a corte? Entonces querrán un buen sistema judicial. Y eventualmente se darán cuenta de que las leyes pueden ser cambiadas y preguntarán otra vez, ¿quién las hace? Y así, les empezará a interesar el proceso político.
El origen del estado de derecho “que permitirá el crecimiento de una nación moderna y así traerá paz, estabilidad y prosperidad al mundo” son los derechos de propiedad. Y el estado de derecho generará prosperidad.
La División del Trabajo
Adam Smith y más tarde Marx vendrían a decir que la creciente productividad en Europa se debió a la división del trabajo. El ejemplo de Smith era bien simple. Él dijo que vio trabajar a un par de personas fabricando alfileres en las afueras de Glasgow. Siguiendo 18 pasos, eran capaces de producir no más de 20 alfileres por día. Pero en otro lugar, vio a 10 personas dividirse aquellas 18 funciones entre sí. Una persona compró el alambre, otra lo cubrió con estaño y luego una tercera desenrolló el cable, otras dos lo cortaron, otra persona le sacó punta al alambre, alguien más le puso la cabeza al alfiler y así hicieron 48,000 alfileres por día.
Pero si van a los países en desarrollo, verán que no necesariamente hay compañías, porque la ley aún no les ha llegado. Todo lo que hay son familias. Y las familias tienen dificultades poniendo incluso a 10 personas a trabajar. Sólo pueden con 4. Y entre esos 4 se encuentra el hermano ocioso y el cuñado alcohólico: personas que no son buenas fabricando alfileres. Cualquier gerente sabe que es importante cómo se combinan los recursos y a quién se contrata.
Más de 4 mil millones de personas carecen de derechos de propiedad sobre sus bienes y no pueden acceder a crédito y usarlo como garantía y tampoco pueden crear una empresa a través de la cual dividir el trabajo. Esto significa que no pueden organizar los insumos ni manejar la creación del producto de manera eficiente. No pueden separar los activos que pertenecen a los accionistas de aquellos bienes que pertenecen a los prestamistas y trabajadores.
Con sólo unos pocos trabajadores pobremente organizados por cada empresa, no importa cuántos microcréditos se les otorgue, jamás serán eficientes ni podrán competir en el mercado global. El valor no es sólo pura fuerza laboral sino también el poder del hombre para dividir el trabajo. A pesar que Adam Smith fue un gran hombre, muchos de los primeros liberales nos dejaron una herencia de la cual necesitamos deshacernos: la teoría del valor-trabajo. El valor no proviene simplemente del trabajo. Proviene de soluciones políticas y económicas inteligentes que puedan ayudar a incrementar significativamente la productividad.
El Potencial de la Libertad
Para construir naciones modernas, primero tenemos que aprender cómo los pobres trabajan y luego debemos estructurar las leyes para que atiendan sus necesidades. Al final, peruanos, chinos y norteamericanos queremos básicamente las mismas cosas: vida, libertad y propiedad. Y para obtenerlas, hay que construir una economía de mercado basada en el estado de derecho. Nuestros verdaderos enemigos no son Marx u otros, sino aquellas personas que no creen en el potencial de una humanidad liberados por el estado de derecho.
Los enemigos de la ilustración son románticos, que se convierten en la clase de nacionalistas que no saben cómo hablar de la civilización en el singular, aquéllos que creen en múltiples civilizaciones a la misma vez. Porque son nacionalistas románticos, marginan a las personas de las leyes universales del progreso. Es gente como Samuel Huntington, quien en realidad es moderado a comparación de nuestros románticos, quienes creen que no deberíamos seguir el modelo de ustedes porque Max Weber los convenció que era un modelo anglo-sajón.
Así pues, estoy aquí en Cato, orgulloso de ser el segundo extranjero en recibir su premio, rodeado de compañeros latinos y presentado por un ex-ciudadano de la India. Ustedes están claramente en el sendero de la ilustración porque creen en el potencial de la gente alrededor del mundo. Estoy orgulloso de recibir este premio del Cato, que lleva el nombre del gran Milton Friedman. Y me siento honrado por la distinción a mí conferida, la cual refleja la labor de mis colegas.

Hong Kong

Por Peter T. Bauer

Este documento apareció en el libro From Subsistence to Exchange and Other Essays (Princeton, 2000) y se publica por cortesía de Cato Institute.

¿Cómo evaluaría usted las perspectivas económicas de un país asiático que tiene muy poca tierra (y encima aquella consiste solamente de puros montes erosionados) y que es realmente el país más densamente poblado del mundo; que tiene una población que ha crecido rápido, tanto por medio del aumento natural como por la inmigración a gran escala; que importa todo su petróleo y todos sus materiales crudos y aún mucha de su agua; que tiene un gobierno que no está involucrado en la planificación del desarrollo y que no ejerce control alguno por sobre los tipos de cambio ni restringe las exportaciones e importaciones de capitales; y que es la única colonia occidental de importancia alguna?[1] Usted pensaría que este país debe estar condenado, a menos que éste reciba grandes donaciones externas. O dicho de otra forma usted tendría que creer esto, si usted creyese lo que los políticos de todos los partidos, la ONU y sus organizaciones afiliadas, los economistas prominentes, y lo que la prensa de calidad dicen acerca de los países menos desarrollados. ¿Acaso no ha sido el círculo vicioso de la pobreza, la idea de que la pobreza se auto-perpetua, un principio fundamental de la economía de desarrollo desde la Segunda Guerra Mundial, y acaso no ha sido respaldada explícitamente por los Premios Nobel Gunnar Myrdal y Paul Samuelson? ¿Acaso los economistas de desarrollo del Instituto Tecnológico de Massachussets no han dicho categóricamente sobre los países menos desarrollados que

La escasez general relativa a la población de casi todos los recursos crea un círculo vicioso de pobreza que se auto-perpetúa. El capital adicional es necesario para aumentar la producción, pero la pobreza en sí hace que sea imposible poder llevar a cabo el ahorro y la inversión requeridos para una reducción voluntaria en el consumo.[2]

¿Acaso no ha insistido Gunnar Myrdal que “debe haber algo malo con un país subdesarrollado que no tiene dificultades de tipo de cambio extranjero”? ¿Acaso no dijo también que todos los expertos en desarrollo estaban de acuerdo con que la planificación comprensiva era la primera condición para el progreso económico y, de hecho, no ha sido esta la opinión de muchos economistas de desarrollo prominentes en las décadas más recientes? De nuevo, ¿acaso no dijo el celebrado Informe Pearson, encargado por el Banco Mundial, que “ningún otro fenómeno presenta perspectivas más oscuras para el desarrollo internacional que el asombroso crecimiento de la población”? Y, finalmente, ¿Acaso no incluyó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo en su Principio General Catorce que “la liquidación de los restos del colonialismo en todas sus formas es una condición necesaria para el desarrollo”?

Por lo tanto, de acuerdo a la visión enfática de muchas de las figuras respetadas en este campo, y de los representantes de la llamada opinión mundial, hasta una media docena de características con las cuales yo comencé deberían asegurar una pobreza persistente.

Pero si en vez de seguir la moda, usted piensa por sí mismo y forma su opinión en base a la evidencia, entonces usted sabrá que Hong Kong, el país en cuestión, ha progresado fenomenalmente desde los años 40, cuando era todavía muy pobre, y que se ha convertido en un competidor tan formidable que los países occidentales erigen barreras comerciales en contra de aquel país distante. Si analizara más a fondo, sabría que los ingresos y los salarios reales han subido rápidamente en Hong Kong en las recientes décadas. E incidentalmente Hong Kong es sólo un caso extremo de un fenómeno más general porque algo similar aunque con un progreso material menos pronunciado ha ocurrido en algunos países o regiones—Corea del Sur, Taiwán y Singapur entre ellos—cuando de acuerdo a los expertos esto debería haber sido imposible.

Si hubiese sospechado todo este tiempo que la opinión establecida sobre estas cuestiones era perceptiblemente infundada, usted disfrutaría de una corta pero instructiva monografía, Hong Kong: Un estudio en la libertad económica (University of Chicago Press) escrito por el Dr. Alvin Rabushka. Rabushka, un politólogo convertido en economista, conoce a Hong Kong bien, y su esposa es china. Tiene una mente incisiva. Escribe de forma clara, con confianza y, de hecho, con entusiasmo. Sus puntos principales no son difíciles, aunque se necesita de una mente firme y de un poco de coraje para presentarlos de manera tan concisa y vigorosa.

Rabushka analiza los procesos y métodos por los cuales en menos de 140 años, unas cuantas rocas vacías y estériles se convirtieron en un gran centro industrial de comercio y finanzas con cerca de cinco millones de habitantes. Él le atribuye esta historia de éxito económico a las aptitudes de las personas y a la adherencia a las políticas públicas adecuadas. La empresa, el trabajo duro, la habilidad de detectar y utilizar las oportunidades económicas, están extendidas en una población que es china en un 98 por ciento, que está concentrada determinadamente en ganar dinero día y noche. Muchos son inmigrantes que trajeron habilidades y empresa más que nada de China, especialmente de Shanghai, el olvidado lugar de habilidad y empresa ubicado en el centro de China. Las políticas enfatizadas por Rabushka son el conservadurismo fiscal; los impuestos bajos; el cobro de precios de mercado por ciertos servicios gubernamentales; la política liberal de inmigración, al menos hasta hace poco; el libre comercio en ambas direcciones; el movimiento sin restricciones del capital entrando y saliendo del país; la participación mínima del gobierno en la vida comercial, incluyendo la resistencia a conceder privilegios a los intereses seccionales. No hay incentivos especiales o barreras a la inversión extranjera, no hay insistencia en la participación local de las empresas extranjeras. Tampoco hay exenciones de impuestos o cualquier otra concesión especial para la inversión extranjera, pero de igual manera no hay restricciones sobre el retiro de capital o sobre la remisión de ganancias. Estas políticas liberales, notablemente la libertad para retirar el capital, fueron diseñadas para fomentar el flujo entrante del capital y la empresa productiva, algo que de hecho lograron.

La falta de recursos naturales junto con el dominio colonial promovieron tanto la no intervención económica oficial como el conservadurismo fiscal. La ausencia de los recursos naturales ha promovido una economía abierta con un gran volumen de exportaciones para pagar las importaciones necesarias. Tal economía requiere de un amplio rango de exportaciones competitivas y también de mercados domésticos competitivos. La asistencia gubernamental a particulares actividades económicas desvía los recursos hacia usos menos productivos y socava la posición competitiva internacional de la economía. Además, en una economía tan abierta como Hong Kong, los resultados despilfarradores de tales subsidios se vuelven evidentes más pronto que en otros lugares. Por lo tanto la misma ausencia de los recursos naturales ha asistido al progreso material al desalentar políticas públicas despilfarradoras. Es mucho más probable que las políticas públicas inapropiadas inhiban el avance económico a que lo haga una falta de recursos físicos. Los déficit presupuestarios sostenidos, financiados por creación de crédito, también tienden a resultar en gastos malversados, por lo que la pobreza de recursos desalienta la financiación de déficit. En el sistema de contabilidad tradicional inglés, las colonias no podían operar con déficit presupuestarios por mucho tiempo, y esta tradición fue continuada luego de que se obtuvo la autonomía fiscal en 1958, en parte por las razones que acabo de señalar. La ausencia de las promesas electorales, junto con una economía abierta y un gobierno limitado, han reducido los premios de la actividad política y por ende el interés en organizar grupos de presión. Todo esto promovió el conservadurismo fiscal, es decir, los impuestos bajos, los presupuestos equilibrados, y el cobro de precios de mercados por servicios públicos específicos. El deseo de atraer el capital extranjero, la visión empresarial de una comunidad tradicional de comercio, y la preocupación general de ganar dinero también contribuyeron a este fin.

Las políticas oficiales y las aptitudes y los hábitos de la población han resultado en una economía capaz de ajustes rápidos. Esta adaptabilidad le ha permitido a Hong Kong sobrevivir y aún prosperar a pesar de numerosas restricciones en contra de sus exportaciones, muchas veces impuestas o aumentadas con poco tiempo de aviso.

Por razones sociales, el principio de cobrar precios de mercado por servicios gubernamentales específicos ha estado sujeto a excepciones mayores por algún tiempo. La provisión a gran escala de viviendas subsidiadas para los pobres y la racionalización del agua al cortar la oferta de ella durante algunos periodos, en vez de cobrar precios más altos a cambio de una oferta continua, son las dos excepciones más importantes. Fueron introducidas luego de mucho debate emocional y con las condiciones sociales locales en la mira. Los subsidios están además en gran parte circunscritos a los verdaderamente pobres. Aparte de estos subsidios directos, hay subsidios en efectivo sustanciales para asegurarles a los pobres un ingreso mínimo, y también hay varias subvenciones para los deshabilitados y los enfermos. La educación primaria comprensiva y obligatoria, de hecho es como en su nombre dice, y los extensos servicios de salud pública, han operado por muchos años.

En los últimos años Hong Kong ha llegado a ser presionada tanto por el gobierno inglés como por varias organizaciones internacionales para que se dirija hacia un tal llamado completo estado de bienestar, junto con privilegios para los sindicatos, servicios sociales comprensivos, legislación laboral de gran envergadura e impuestos redistributivos. Rabushka correctamente indica que estas presiones extranjeras reflejan simplemente un deseo de servir varios intereses occidentales, como por ejemplo el de reducir la competitividad de Hong Kong al inflar los costos allá. Rabushka también se refiere al disgusto o hasta al resentimiento engendrado por los defensores de las economías controladas por el estado hacia la mejora rápida de los criterios generales en Hong Kong como también en otras economías con orientación de mercado. Estas presiones externas puede que todavía apoyen de nuevo dentro de Hong Kong a ambiciosos administradores, intelectuales descontentos, y políticos ambiciosos, todos esperando tener un mayor espacio en una sociedad más politizada. El gobernador sir Murria McLehose también está más preocupado con la opinión externa que con la de sus predecesores. Rabushka cree, yo pienso que correctamente, que la expiración en 1997 de la concesión de gran parte del terreno de Hong Kong, o la posible acción hostil por parte de la República Popular China, son una amenaza menos grave para el futuro de Hong Kong que las barreras comerciales en el occidente y las presiones occidentales para la introducción de más legislación laboral, un estado de bienestar comprehensivo, y otras políticas públicas que inflan los costos y reducen la adaptabilidad.

La admiración sinvergüenza de Rabushka por Hong Kong y por su economía de mercado permea todo el libro.

¿Acaso me atrevo a revelar mi mal gusto al decir que el ruido y el ritmo apresurado económico de Hong Kong me parecen más interesantes, divertidos, y liberadores que su falta de ópera, música y teatro refinados? El oriente en verdad se ha topado con el occidente en la economía de mercado. Los chinos y los europeos en Hong Kong no tienen tiempo para los altercados raciales, los cuales solo interferirían con la posibilidad de ganar dinero. Este prospecto de ganancia individual en el mercado hacen de la actividad colectiva para la ganancia política algo innecesario; la economía de mercado es realmente daltoniana.

Hay algo de excesiva simplificación en esto. Por ejemplo, la búsqueda de ganancias puede muy fácilmente ir de la mano con los conflictos raciales en las economías controladas por el estado. El factor crucial no es el hecho de que se pueda ganar dinero como tal sino el gobierno limitado. Es, sin embargo, claro que una sociedad como Hong Kong ofrece poco espacio para los literatos ambiciosos, que muchas veces se vuelven amargados o, peor aún, hostiles. Hasta hace poco y en cualquier nivel, la filosofía económica del gobierno ofrecía pocas oportunidades de empleo para los sociólogos, especialmente para los economistas. Antes de 1973, las estimaciones del ingreso nacional no habían sido publicadas. Esto de ninguna manera inhibió el espectacular crecimiento de ingresos y de calidad de vida. Pero redujo las oportunidades de empleo para economistas, expertos en estadística y servidores civiles y, por ende, para los bachilleres de las universidades, lo cual de nuevo incitó hostilidad por parte de los literatos tanto en casa como en el extranjero.

Aparte de los principales puntos, hay mucho detalle más informativo e inesperado en este libro. Por ejemplo, quién hubiera pensado que en 1843 el secretario para asuntos exteriores de Gran Bretaña insistió que si, como resultado de la creación de un puerto de mercado libre, “muchas personas eran atraídas a Hong Kong, entonces el gobierno H.M. se sentiría justificado en asegurarle a la Reina los valores aumentados que la tierra entonces tendría”.

El rol decisivo en la vida económica de las aptitudes y motivaciones personales, las costumbres sociales, y los arreglos políticos apropiados es la lección sobresaliente de Hong Kong. El acceso a los mercados también es importante, pero menos fundamental. Otros países también han tenido acceso a los mercados y provisiones extranjeras, sin haber producido tal historia de éxito económico. Los recursos físicos o financieros son mucho menos importantes; o aún insignificantes, comparados con los factores personales y sociales y con los arreglos políticos apropiados, especialmente con el gobierno firme pero limitado.

La noción de que el ingreso bajo inicia un círculo vicioso de pobreza y estancamiento confunde la pobreza con sus causas. Tener dinero es el resultado de un logro económico, no su precondición. La utilización de los recursos naturales depende enteramente de otros factores que acaban de ser señalados. En ciertas condiciones de mercado o situaciones políticas, la posesión o adquisición de recursos naturales puede traer ganancias inesperadas; nótese el oro y la plata de los estadounidenses en el siglo XVI y las operaciones de OPEC en el siglo XX. Pero hasta ahora en cualquier circunstancia, aquellas ganancias inesperadas no se han transformado en progreso económico duradero, mucho menos en el avance sostenido y espectacular como el de Hong Kong. Tampoco es el éxito económico sin recursos naturales algo nuevo, es tan evidente como por ejemplo en Venecia, los Países Bajos, Suiza, y Japón. Recíprocamente, el retraso en medio de abundantes recursos naturales es evidente tanto en los indios americanos como en el actual Tercer Mundo, dónde muchos millones de personas extremadamente pobres viven en medio de tierra cultivable ilimitada. Hace más de 100 años atrás Tocqueville escribió,

Observando el vuelco dado al espíritu humano en Inglaterra por la vida política; viendo que el inglés, seguro del apoyo de sus propias leyes, confiando en si mismo e inconsciente de obstáculo alguno excepto el límite de sus propios poderes, actuando sin restricción. . . Yo no estoy en apuro alguno de averiguar si la naturaleza ha puesto un puerto para él, y le ha dado carbón y hierro. La razón para su prosperidad comercial no está ahí para nada: está en sí mismo.[3]

Hong Kong muestra que el aumento en la población no es un obstáculo para el crecimiento, que las personas motivadas de manera adecuada son bienes más no deudas, son agentes del progreso como también sus beneficiarios. Muestra también como el desempeño económico le debe poco a la educación formal. En Hong Kong como en otras partes del oriente lejano, el desempeño económico o el éxito de cientos de miles o hasta millones de personas ha resultado no de la educación formal sino de la industria, la empresa, la frugalidad y la habilidad de aprovechar las oportunidades económicas. Eso está incomodando a los educadores profesionales, a quienes las gusta mercadear sus mercancías como necesarias para el éxito económico.

Otras lecciones de Hong Kong son, nuevamente, discernibles en otras partes pero sobresalen de manera clara especialmente ahí. Hong Kong es aún otra refutación más evidente de los principios de la literatura de desarrollo dominante y popular, los cuales he mencionado antes, tales como la creencia de que la pobreza se auto-perpetúa; que las dificultades en la balanza de pagos son inevitables en el camino desde la pobreza hacia el avance económico; que la planificación comprensiva y la ayuda externa son indispensables o aún suficientes para el progreso económico. Aún así estas fábulas son propagadas por el resto del occidente por las organizaciones internacionales, por las agencias de ayuda externa, y por los académicos financiados por los contribuyentes y por las grandes fundaciones. De hecho, los propagadores de estos mitos están a cargo de recursos casi ilimitados lo que hace que sea más difícil poner en evidencia sus fábulas. La experiencia de Hong Kong ofende la opinión respetable de otras maneras también. Muestra que los equipos de planificación y los grupos para consejo son innecesarios para el desarrollo; y por contraste con la experiencia de otros países, gruñendo bajo las políticas respaldadas por las Naciones Unidas y por los consejeros académicos aceptados, muestra que sus actividades es probable que sean perjudiciales. Hong Kong ha triunfado de manera imperdonable desafiando la mejor opinión profesional.

Hong Kong no es popular ni entre los grupos estatales de ayuda externa ni entre las organizaciones caritativas politizadas. Estos grupos son hostiles a las personas que pueden dispensar de sus ministerios. De ahí la mala prensa que Hong Kong tiene en occidente y la hostilidad que recibe de los grandes y de los buenos. El logro es ignorado o aminorado, y las limitaciones, sean reales o ficticias, evitables o inevitables, son destacadas de manera prominente. La sobrepoblación y el trabajo infantil son ejemplos. En todas estas cuestiones, Hong Kong está mejor que el resto de Asia. Por ejemplo, los salarios reales son los más altos en Asia, después de Japón. Pero si un gobierno trata de conducir una economía socialista, o en cualquier grado a una que sea en gran parte controlada por el estado, los políticos occidentales, los escritores, los académicos, y los periodistas son aptos para presentar el infortunio y aún el sufrimiento de ahí como algo inevitable o hasta lo felicitan por sus loables esfuerzos por promover el progreso. Pero si el gobierno depende de una economía de mercado, entonces cualquier desviación de las normas arbitrarias e inspiradas en el occidente es vista como un defecto o hasta como un crimen. Y si además ese país es exitoso y también deja de usar la ayuda externa oficial y la caridad politizada, la conducta del gobierno o hasta de la población será vista como inaceptable.

De acuerdo al Principio General Catorce de UNCTAD, el status colonial es incompatible con el progreso material. Esto fue formalmente anunciado en 1964, cuando Hong Kong llevaba años progresando rápidamente y después de que las incursiones de sus productos en los mercados occidentales causaran tanta vergüenza. Sin importar lo que uno piense del colonialismo occidental, el Principio General Catorce de UNCTAD es una falsedad evidente. Esto es claro no solo en Hong Kong pero también debido al avance a gran escala de muchas colonias occidentales, incluyendo Malasia, Nigeria, Ghana, Costa de Marfil, y Singapur. Aún así esta patente falsedad fue anunciada solemnemente en una conferencia internacional muy importante que fue en gran parte financiada por occidente.

Otra implicación de la experiencia de Hong Kong también alborota el clima político e intelectual. Que un país sea una colonia o un estado soberano e independiente no tiene nada que ver con la libertad personal que ahí pueda haber. Los estados africanos recientemente independientes muchas veces son denominados libres, queriendo decir que sus gobiernos son soberanos. Pero las personas ahí no son nada libres, menos libres de lo que eran bajo el reinado colonial; son seguramente mucho menos libres que las personas en Hong Kong. Hong Kong es una dictadura, en la que las personas no tienen voto. Pero en sus vidas personales, especialmente en su vida económica, son más libres que la mayoría de las personas en occidente. Hong Kong debería recordarnos que en el mundo moderno un gobierno no elegido puede ser más limitado que uno elegido y que, para la mayoría de las personas ordinarias, es en cierta forma más importante si el gobierno es limitado o ilimitado que si el gobierno es elegido o no elegido

Chávez asistirá a la Cumbre de las Américas y Obama llegará el viernes a Cartagena

Publicado el 10 de abr de 2012 4:15 pm |

2 comentarios

Foto: Jorge Silva / Reuters / archivo

(Bogotá, 10 abril. EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, asistirá a la Cumbre de las Américas aunque posiblemente estará solo unas horas y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegará el viernes, una día antes del encuentro presidencial, anuncio hoy la canciller colombiana, María Ángela Holguín.

La ministra hizo estos anuncios en una rueda de prensa en el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, tras conocer las actividades con actores sociales previas a la Cumbre de presidentes del fin de semana.

“La información que tenemos es que sí va a asistir (Chávez), muy seguramente no vaya a dormir en Cartagena (…) es muy complicado por el tratamiento que lleva pero hasta ahora si está confirmada su asistencia”, aseveró

Suspenden a Guillén y arremete contra Chávez: “Ha hecho tanto daño a Venezuela como Fidel a Cuba”

Foto: Reuters

(Caracas, 10 de abril. Noticias24) – El manager de los Marlins de Miami Oswaldo Guillén, fue suspendido por el equipo por cinco juegos luego de decir a la revista Time que siente amor y respeto por la figura del expresidente cubano Fidel Castro.

El comunicado del club expresa textualmente: “Los Marlins reconocen la seriedad de las declaraciones atribuidas a Guillén. El dolor y el sufrimiento causados por Fidel Castro no pueden ser minimizados, especialmente en una comunidad llena de víctimas de la dictadura”.

Tras el anuncio de la franquicia, el venezolano inició una rueda de prensa en la que pidió perdón a los latinos en general y al pueblo cubano en particular.

Foto: Reuters

Estoy aquí con el corazón en la mano para pedirle perdón a toda aquella gente que directa o indirectamente he herido“. No vengo aquí para salir de un problema sino para aclarar las cosas”, dijo al inicio de sus palabras.

Un periodista le consultó cuál era su opinión sobre la figura de Hugo Chávez, a lo que el grandeliga respondió que “le ha hecho poquito a poco tanto daño a Venezuela como Fidel (Castro) le hizo a Cuba“.

“Tengo muchos amigos cubanos, he vivido en Miami por mucho tiempo y me siento avergonzado que ellos piensen que nuestra amistad ha sido traicionada. Los últimos días han sido muy difíciles para mí, sólo Dios y mi familia saben lo mal que lo he pasado”.

Error de interpretación

Foto: Reuters

Aunque echó la culpa de la situación a una supuesta mala interpretación al traducir el inglés –”no por culpa del periodista, sino mía que no supe expresarme”–, insistió con la disculpa:

“Nuevamente mil disculpas, en especial a toda la comunidad cubana: estoy arrepentido de lo que estamos pasando en estos momentos y de poner a muchas personas en un puesto que no necesitan estar. Yo lo que quise decir fue que una persona que ha hecho tanto daño en el mundo todavía está en el poder y está vivo. Yo no lo amo ni lo admiro”.

Resaltó que “he dañado a mucha gente y a sus sentimientos. En dos oportunidades he tenido que pedir disculpas por eso estoy aquí y lo siento, no es simplemente por mi trabajo sino es porque lo siento”.

“Tenía que hacerle sentir a la población cubana que de verdad los apoyo y estoy con ellos. Los cubanos y los venezolanos tienen mejor futuro de lo que creen. Las palabras se las lleva el viento y yo lo voy a demostrar con hechos. Yo le voy a demostrar a la comunidad cubana quién es realmente Guillén”.

ALTO

¿CUBA O BRASIL?:

Fue la propia Cancillería venezolana la que en un comunicado el pasado martes 3 anunció que el presidente Chávez tras hablar con su ex colega Lula da Silva tenía previsto viajar a Sao Paulo para saludarlo y conversar sobre distintos tópicos entre los que destacaba el tema del cáncer que afecta a los dos amigos. La verdad tras todo ello es que el ex mandatario brasileño ha estado insistiéndole infructuosamente a Chávez que se trate con los médicos del Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo desde agosto del año pasado. Casi convencido tras los resultados del último PET Scan que indican daños en otros órganos y errores en la aplicación del tratamiento cubano el impaciente paciente decidió por unos horas llamar a Lula y planear una revisión en el HSLSP, disimulada con la visita al paciente ambulatorio que trata de recuperar el normal funcionamiento de la laringe tras una operación para removerle un tumor canceroso el año pasado. El extraño accionar de la cancillería obedecía a preparar el ambiente. Un avión Falcon de la Casa Militar llevó a Sao Paulo una avanzada de funcionarios a los que no les volvieron a aceptar las peticiones de confidencialidad y seguridad exageradas como el 2011.

Otra indicación del intento de viaje fue la declaración ofrecida el 5A por el médico Raúl Cutait, del hospital paulista y quien fue el cirujano que operó a Lula cuando señaló que “es posible que Chávez sea convencido de someterse a algunos exámenes aquí”. Mientras eso sucedía en el Sur más al norte, en Barinas, Chávez tomaba la decisión de seguir con el tratamiento en La Habana. Pesó más que su vida su fidelidad al anciano Fidel Castro. “No le puedo hacer eso a Cuba. Se nos cae todo lo que hemos hablado de la misión Barrio Adentro y los médicos cubanos. Dudar en este momento de la calidad de la medicina antillana sería una puñalada a Fidel y Raúl y al pueblo cubano que me han dado todo su cariño y dedicación”. Palabras más palabras menos fueron el dialogo con sus familiares y allegados. Discrepancias fuertes hubo en Barinas. Los temas metástasis y quimioterapia seguirán siendo un tabú. Hasta cuándo no se sabe.

Supe inclusive que para el último retorno a Barinas pidió le aplicaran de nuevo una pequeña dosis de esteroides para verse mejor a pesar de la prohibición médica. Con Lula y Rouseff coordinó que el médico brasileño que ha estado varias veces en Cuba dando su opinion profesional siga supervisando los procedimientos a aplicarse. Recuerden que de esta cooperación entre dos médicos de Brasil y dos de Venezuela, he hablado en anteriores runrunes. Ya una vez aquí reseñé aquella frase de la actual presidenta de Brasil, que ayer dialogaba con Obama en la Casa Blanca antes de volver a encontrarse en Cartagena esta misma semana, refiriéndose a que el afán de seguridad de su colega venezolano en Cuba seria su perdición en cuanto a su salud. El laberinto que debe tener el comandante presidente en su cabeza no se le desea a nadie…

MEDIO

EL GRAN ACTOR:

La puesta en escena fue impecable. Las lágrimas suyas fueron verdaderas a pesar de que en el guión -que de vez en cuando leía- estaban las de cocodrilo. La realidad sobrepasó a la ficción pues el caudillo sabe, desde hace meses, la verdad de lo que lleva por dentro. Por eso su negación a las palabras metástasis y quimioterapia y la insistente repetición de que todos los exámenes están perfectos. Ya por su verbo lo conocemos. Son catorce años de discursos en los que se contradice con demasiada frecuencia. Sólo ver los breves recuentos que hace Globovisión bajo el título “Aunque Usted no lo crea” le sirvieron a su amiga Cristina Kirchner para alertarlo, apenas comenzaba la enfermedad, de que si seguía hablando para adelante y para atrás le iban a cazar las mentiras en algún momento. No fue un hecho imprevisto ni nada familiar el montaje barinés. Cadena oficial de por medio y puesta en escena milimétrica le sirvieron para su campaña mediática de dar lástima, mostrarse invencible aún y retar al Creador exigiéndole más tiempo de vida, tal cual las órdenes que imparte a sus sumisos colaboradores y que estos cumplen a pie juntillas sin chistar.

Un presidente que ha estado en permanente ataque a la Iglesia Católica y su jerarquía desde abril del 2002 y que desde julio pasado ha estado en permanente periplo por los altares de los santuarios más importantes, como el Santo Cristo de la Grita o la Virgen de Coromoto, no ha escatimado seguir ofendiendo a los obispos bien sea por sus propias palabras o a través de los narcoprófagos contratados para el juego sucio. En nuestro portal www.runrun.es presentamos el trabajo minucioso de un colega que nos permitió recordar sus groseras palabras contra el Cardenal cuando lo llamó pervertido, maleante e inmoral; a los obispos demonios y vagabundos; a Cristo comunista; al Papa que no era ningún embajador de Cristo en la tierra; que no hay un mas allá sino un acá; que como había sido monaguillo sabía que a Eva no la sacaron de una costilla de Adán y aquella despedida al fallecido Cardenal Velasco prometiéndole encontrarse ambos en el infierno.

Su presión para que el Papa Benedicto XVI le diera le bendición en La Habana es una demostración adicional de la procesión que lleva por dentro y por la que su madre ora y ora desde la tercera intervención quirúrgica en Cuba. Notoria fue la ausencia de sus hijas en el montaje barinés empeñadas como han estado, según cuentan los médicos brasileños, en que su padre se tratara en Sao Paulo como insiste Lula desde agosto de 2011. El día de esa misa en cadena aún estaban en el tira y encoge entre Cuba y Brasil para seguir con el tratamiento. Llamadas iban y venían entre el enfermo y sus amigos Lula y Fidel. Sin embargo, montaje o no, la verdad es que la emoción del acto hizo que los temores del caudillo quedaran al descubierto. Escondidos o no por el guión perfecto se hicieron visibles. Ya no pidiendo milagros o curaciones sino un tiempo más de vida para terminar de hacer lo que todavía le falta por completar. A confesión de parte no queda duda que las pruebas fueron relevadas…

BAJO

LA DURA REALIDAD:

Molestia, por decir lo menos, en el alto gobierno por las sinceras declaraciones del presidente de Uruguay, Pepe Mujica, en torno a que “cuando pase Chávez” no habrá “construido ningún socialismo”. Consideran que dio como un hecho su desaparición. Mujica fue más allá expresando que aunque admira el Socialismo del siglo XXI, “no es el camino que elegiría” y más tajante al al afirmar que los gobiernos no deben ser “tan de izquierda como pensábamos hace 40 años, ni pueden ser tan de derecha como cosas que vimos en esta América. La aguja parece que se va arrimando un poco al centro”. Como si fuera poco el candidato radical de izquierda francés, Jean-Luc Mélenchon, señaló que escogería a Correa y a Lula como ejemplos antes que a Chávez. Y en Malí, a pesar del “apoyo incondicional de Venezuela” en un comunicado oficial, el presidente Amadou Toumani Touré renunció el domingo allanando el camino para que los soldados que lo derrocaron entreguen el poder a la Asamblea…

BASURA:

Así como arrancaron acusando a Capriles de haber preparado el ataque en su contra en Cotiza y poco a poco se les fue desinflando a pesar de la feroz campaña en los medios rojos y añadir, además, por boca del propio caudillo, que se sabia de un plan para asesinar al candidato de la Unidad para provocar un caos institucional, las maquinaciones no cejaron en la Semana Mayor. El nuevo plan diseñado es acusar a los “enemigos del régimen”, léase partidos democráticos participantes en las exitosas primarias, de estar detrás de los asesinatos de figuras como la hija del Cónsul de Chile, el representante de Caramelos de Cianuro, el diputado del Psuv Bolivar Juan Carlos Figarella y el ex gobernador de Apure Jesús Aguilarte. La macabra idea, una más a ejercitar en este año electoral, no ha podido ser implementada a fondo ni con la rapidez requerida pues los señalados de cometer los hechos fueron apresados con inusitada velocidad y por sus características no parecieran servir para dicho propósito. La máquina de la maldad alimentada por el billete sin control desde el gobierno esta funcionando. !Y cómo!…

¿Qué pasó en Islandia?

Por Juan Ramón Rallo Julián

Si –dejando de lado Estados Unidos– ha habido una crisis que ha cobrado brillo propio, ha sido sin duda alguna la de Islandia. La intensidad del desplome de su economía fue tal, que, en medio de un pánico financiero internacional que amenazaba con llevar a la quiebra a la mayor parte de los bancos internacionales, los periódicos encontraron un espacio destacado para informar sobre los acontecimientos de ese país del que pocos habían tenido noticia antes, salvo por sus géiseres.

La mayoría de los rotativos atribuía la crisis islandesa a la desregulación financiera y al retroceso del Estado. En sus cabezas, Islandia aparecía como un caso flagrante de libre mercado fracasado. Y no, desde luego, porque el tamaño de su sector público fuera diminuto o se hubiera reducido entre 2001 y 2007; más bien al contrario: justo antes de desatarse la crisis, la presión fiscal islandesa era la novena más alta de la OCDE (41,1% del PIB), por encima de la de países como Alemania o España y al nivel de otros tan socialdemócratas como Francia o Finlandia.

No: si numerosos economistas y periodistas se lanzaron a la piscina de la identificación de Islandia con el mercado libre fue por dos motivos. El primero, relativamente disculpable, es que Islandia concluyó la privatización de su sistema bancario en 2003, y ya se sabe que cualquier país que privatice alguna de sus industrias –especialmente si es la que causa problemas– merece el sambenito de potencia ultraliberal. El segundo, sin embargo, no deja de ser un reflejo de la impotencia que muchos intervencionistas sintieron ante la crisis islandesa: cuando quebraron los bancos de la isla, en octubre de 2008, el Estado se planteó rescatarlos, pero se dio cuenta de que le resultaba del todo imposible, porque las deudas de la banca eran once veces superiores al PIB del país, y para más inri la mayor parte de las mismas eran en moneda extranjera.

Para los amamantados en el mito de la omnipotencia estatal, semejante fiasco, semejante ducha de agua fría, obviamente sólo podía significar que algún tipo de perversa influencia estaba teniendo el ultracapitalismo. Lo que debería haber sido un choque de bruces con la realidad se convirtió en una coartada para seguir creyendo en las bondades del Estado, sólo limitadas por la rapiña de los mercados libres.

El problema, sin embargo, es que nada de todo esto nos ayuda demasiado a esclarecer la realidad y a comprender qué sucedió en ese país europeo. Analizando con un poco de detalle la situación, podemos comprobar que el caso de Islandia no supone ninguna excepción con respecto al del resto de economías: sus bancos se endeudaron masivamente a corto plazo para invertir a largo. En concreto, en algunos momentos de 2008 debían a 3 meses 500.000 millones de coronas islandesas más del dinero que tendrían disponible en ese mismo plazo; una cantidad que equivalía a más del 33% del PIB del país.

Las razones que incitaron a los bancos a emprender esa insostenible estrategia financiera las he expuesto de manera extensa en muchos otros artículos, así que me limitaré a sintetizarlas: los tipos de interés a largo plazo son bastante superiores a los tipos a corto, de modo que pueden lograrse cuantiosas ganancias tomando prestado al tipo bajo e invirtiendo al alto. Claro que esta estrategia, por rentable que sea, no deja de estar condenada al fracaso: si los pasivos de los bancos vencen mucho antes que sus activos, más pronto que tarde se encontrarán en una situación de iliquidez, antesala de la suspensión de pagos. Que esto último no se produzca se debe simplemente a las permanentes intervenciones de los bancos centrales en los mercados interbancarios tendentes a refinanciar y sostener a los bancos con mayores problemas de iliquidez; es decir: sólo gracias a la manipulación que ejercen los bancos centrales sobre el dinero fiduciario de curso legal, que emiten en régimen de monopolio, los bancos privados pueden seguir endeudándose a corto e invirtiendo a largo, por mucho más tiempo del que sobrevivirían en un mercado libre.

Aun así, los bancos centrales no pueden retrasar indefinidamente el colapso de esta estrategia, ya que el problema subyacente es que se está invirtiendo a través del crédito mucho más de lo que se ha ahorrado, con el resultado de que la estructura productiva de la economía se distorsiona –con demasiada inversión demasiado alejada del consumo final–, y debe terminar reajustándose en forma de crisis económica.

En este sentido, pues, los bancos islandeses no fueron una rara avis. Si acaso, la nota más distintiva hay que buscarla en el hecho de que se endeudaran a corto en moneda extranjera para invertir a largo en moneda nacional. Dado que durante la primera década del siglo XXI los tipos de interés han estado mucho más bajos en Estados Unidos o en la zona del euro que en Islandia, los bancos islandeses emitieron enormes cantidades de deuda a corto plazo en moneda extranjera, que luego convertían en coronas islandesas (el indicador de la masa monetaria, M1, se multiplicó por 5,5 entre 2002 y 2007 frente a un incremento bastante más moderado del 16% en EEUU), y las prestaban a los ciudadanos islandeses. Es una práctica similar a la de los inversores que en España contrataron una hipoteca multidivisa tratando de aprovechar los menores tipos de interés hipotecarios de los sistemas monetarios extranjeros.

Para que nos hagamos una idea: casi el 70% de la deuda de los bancos islandeses había sido concertada en moneda extranjera, especialmente euros, dólares, libras y coronas noruegas. Parte de esa deuda se había vuelto a prestar a extranjeros (los bancos islandeses actuaban en este caso como simples intermediarios financieros internacionales), pero otra porción muy significativa (unos 2,5 billones de coronas islandesas, casi dos veces el PIB de la isla) había ido dirigida a préstamos internos.

Esta enorme expansión del crédito se canalizó especialmente a la minería de aluminio y al sector de la construcción, y tuvo su reflejo en el saldo exterior de Islandia. Dado que los bancos habían concedido a los islandeses mucho más poder de compra del que los islandeses habían producido y ahorrado, las importaciones se dispararon: si en 2003 el déficit exterior era del 0%, en 2006 llegó a situarse en el 30% del PIB.

Todo este entramado –que a medio plazo implicaba un desembolso brutal en divisas extranjeras, de las que carecía el sistema bancario– podría haberse sostenido mal que bien si el banco central islandés hubiera tenido cantidades apreciables de reservas de divisa extranjera para hacer frente a tales pagos. Básicamente, podría haber intercambiado las coronas islandesas que tenían los bancos privados por los euros y los dólares que necesitaban. Sin embargo, la cantidad de divisas extranjeras que suelen hacer falta para este tipo de operaciones son de tal magnitud, que los bancos centrales suelen mostrarse impotentes a la hora de la verdad. Para tomar alguna referencia: antes de sus respectivas crisis monetarias –en 1994 y 2001–, la deuda externa de México era 12 veces superior a sus reservas de divisas extranjeras, y la de Argentina 5; pues bien, la islandesa era, en octubre de 2008, 32 veces superior a las reservas de divisas del banco central, lo que claramente indicaba una fuerte incapacidad para atender los pagos extranjeros, especialmente los concentrados en los vencimientos más inmediatos.

Lo curioso es que casi nadie se percatara de los enormes desequilibrios que presentaba la economía. Para los bancos islandeses, ese volumen de deudas extranjeras significaba que si en algún momento los mercados interbancarios internacionales se les cerraban, no podrían acudir al banco central islandés para refinanciarse, salvo por el importe de sus escuálidas reservas de divisas (aquél puede crear coronas islandesas, pero no dólares o euros). Pero parece que ninguno vio venir los problemas. De hecho, leyendo sus informes anuales uno tiene la impresión de que incluso se mostraban seguros de que contaban con sobradas divisas extranjeras como para atender todos los pagos futuros.

La fuente de esa ilusoria confianza eran uno de esos productos de ingeniería financiera que se desarrollaron a raíz del abandono del patrón oro: los swaps de divisas. Un swap de divisas no es más que un intercambio de los flujos de caja futuros que recibirán los implicados en sus respectivas monedas. Imagine que un empresario español vende su mercancía a Estados Unidos y que, por tanto, cobra en dólares pero que, al mismo tiempo, paga su hipoteca en España en euros; e imagine también que en Estados Unidos hay un empresario en una posición análoga: vende a España y cobra en euros pero paga su hipoteca en dólares. Si los dos empresarios se quedan de brazos cruzados, se enfrentarán al muy temido riesgo de cambio, esto es, a la posibilidad de que, por ejemplo, el dólar se deprecie muchísimo y, por seguir con el ejemplo de arriba, el empresario español vea dispararse el coste real de su deuda en euros (como debe convertir sus ingresos en dólares en euros para pagar la hipoteca, si el dólar se deprecia necesitará muchos más dólares que antes). Así pues, a ambos sujetos les interesa eliminar ese riesgo concertando un swap: el empresario español se compromete a entregar cada año una parte de sus beneficios en dólares al empresario estadounidense, a cambio de que éste le entregue una parte de sus beneficios anuales en euros (por ejemplo, 100.000 euros a cambio de 130.000 dólares). El tipo de cambio se cierra en ese momento (1 euro por 1,3 dólares), y ya pueden olvidarse de la cotización internacional de las divisas.

Los bancos islandeses suscribieron multitud de swaps de divisas para tener cubiertas todas sus posiciones. Lo que no llegaron a comprender fue que el descalce de plazos, haberse endeudado muy a corto plazo e invertido a largo, arramblaba con la asistencia que pudieran prestarles los swaps. Si estás muy endeudado a corto en moneda extranjera, puede que llegue un momento en el que necesites de inmediato cantidades enormes de esa moneda extranjera, mientras que los swaps sólo te proporcionan cada año una pequeña suma: la porción de la inversión a largo plazo que se recupera anualmente. Dicho de otra manera: si un banco ha pedido prestados 100.000 yenes para conceder una hipoteca de 100.000 euros, con un swap podrá convertir cada año en yenes la letra anual que pague su deudor (por ejemplo, 10.000 euros), pero no de repente la totalidad de la hipoteca.

Así pues, mientras los bancos centrales extranjeros seguían expandiendo masivamente el crédito (entre 2002 y 2005), los bancos islandeses no tenían demasiados problemas para renovar sus deudas a corto plazo en moneda extranjera. Simplemente tenían que acudir a los mercados interbancarios y pedir una refinanciación de sus créditos. No obstante, cuando a partir de 2006 el grifo del interbancario comienza a cerrarse, Islandia empieza a experimentar graves dificultades en forma de inflación y depreciación de la corona. Sin embargo, las fuertes subidas de los tipos de interés (del 9 al 12,75%) dictadas por el banco central consiguen frenar el proceso inflacionario y postergarlo; hasta que la crisis de liquidez se manifiesta en toda su intensidad: agosto de 2007.

A partir de esa fecha, para atender a sus pagos en divisa extrajera, a los bancos islandeses no les queda más remedio que pedir prestadas coronas al banco central e intercambiarlas por euros, dólares y demás monedas, lo cual provocará una intensísima depreciación de la corona, hasta el punto de que en marzo de 2008 ésta había perdido el 30% de su valor con respecto al euro.

El banco central islandés continúa aumentando los tipos de interés hasta llegar al 15% en septiembre de 2008, tanto para limitar las peticiones de crédito de los bancos como, sobre todo, para conseguir que los extranjeros conviertan sus monedas en coronas y las depositen al 15% en la isla. Además, en ese período también logra que el banco central de Noruega le conceda un crédito extraordinario para poder refinanciar las deudas nominadas en coronas noruegas. Los esfuerzos no son del todo en vano, porque aunque la inflación sigue escalando hasta el 14%, la depreciación de la corona islandesa se detiene.

Sin embargo, este encaje de bolillos salta por los aires cuando quiebra Lehman Brothers y el pánico se extiende por todos los mercados financieros del mundo. A partir de ese momento, el crédito se restringe de manera muy considerable y los tres grandes bancos islandeses –el Glitnir, el Landsbanki y el Kaupthing– entran en quiebra, a raíz de lo cual pasan a ser controlados por el Estado. Si hubieran dispuesto de créditos a corto plazo, habrían podido hacer frente a sus obligaciones a corto, o, en caso de que hubieran tenido sus deudas a corto en moneda nacional, el banco central podría haber refinanciado sus operaciones durante un tiempo. Pero como no era ninguno de esos casos, se veían forzados a vender sus activos a largo plazo en moneda nacional para acudir con las resultas a los mercados internacionales de divisas para obtener moneda extranjera a un precio cada vez más alto (ya que necesitaban comprar grandes cantidades de moneda extrajera de manera inminente, y además la expectativa era que la corona se siguiera depreciando). Con lo cual sus activos sufrían un doble recorte: el descuento derivado de vender en grandes cantidades activos a largo plazo y el descuento derivado de convertir apresuradamente el dinero de esa venta en moneda extranjera. Ese doble recorte daba lugar, necesariamente, a su bancarrota.

Como es lógico, esas quiebras generalizaron la desconfianza en la corona islandesa (ya que nadie quiere poseer depósitos en un banco quebrado), y su depreciación se hizo aún más intensa: en un sólo mes pierde el 60% de su valor; con lo cual la sociedad islandesa se ve sumida de súbito en una autarquía de facto ante la imposibilidad de seguir importando: incluso hubo problemas de abastecimiento de comida.

Por su parte, el mercado bursátil islandés, cuyo valor dependía en tres cuartas partes de los tres grandes bancos, se derrumbará después de haber estado cerrado más de una semana: el 15 de octubre pasa de 3.004 puntos a apenas 678 (lejos quedaba su máximo histórico de 9.000, en 2007). Todos los que habían invertido allí perdieron, pues, sus ahorros.

Ante la gravedad de la situación, el Fondo Monetario Internacional interviene proporcionando una línea de crédito extraordinaria por importe de 2.100 millones de dólares, que sin ser demasiado con respecto al monto total (alrededor del 3% de la deuda externa islandesa), sí permitía hacer frente a los compromisos de pago en divisa extranjera a corto plazo y, por tanto, estabilizar el valor de la corona.

Desde entonces, la economía está en bancarrota técnica; pero sigue funcionando gracias al crédito exterior que le van proporcionando los países, al estilo de un deudor moroso al que se le va aplazando la hora del pago.

La mejor manera de comprender el caso de Islandia es, pues, que nos imaginemos el país como un gran banco que se endeudaba a corto plazo y prestaba a largo sin que tuviera, autónomamente, la posibilidad de refinanciar su deuda a corto (como habría sucedido durante un tiempo si su deuda hubiese estado nominada en coronas islandesas). Con semejante imagen en la cabeza, más de uno pensará que, efectivamente, el caso de Islandia es un fallo del libre mercado, ya que nadie obligó al banco “Islandia S. A.” a asumir estrategias financieras tan descabelladas e insostenibles. Lo cual, claro, sería cierto… si pensáramos que el sistema financiero y monetario actual tiene algo de libre.

En realidad, si uno abandona la ceguera monetarista, la crisis de Islandia es todo un ejemplo de qué le puede suceder a un país en un sistema de dinero fiduciario nacional. Islandia simplemente se sumó a la expansión crediticia que llevaron a cabo los bancos centrales extranjeros –principalmente, la Reserva Federal y el Banco Central Europeo–, bajo la absurda hipótesis de que esas inyecciones continuas de liquidez que presionaban artificialmente a la baja los tipos de interés se mantendrían de por vida.

Nada de esto podría haber ocurrido –o al menos no durante un plazo tan prolongado, que fue lo que volvió dramática la situación en Islandia– en un sistema monetario de patrón oro. En ese marco, los bancos centrales no tienen la capacidad de crear dinero fiduciario nacional para refinanciar las deudas a corto plazo de sus bancos, con lo cual a éstos no les resulta posible expandir el crédito sin respaldo previo de ahorro.

Por consiguiente, en un sistema de patrón oro Islandia no podría haberse endeudado masivamente a corto plazo ni en moneda nacional (oro) ni en moneda extranjera (oro), con lo cual no se habría producido la hipertrofia bancaria, que copó el mercado bursátil, ni los bancos (que hubieran sido más pequeños… y solventes) habrían quebrado. Además, el valor de la corona islandesa, al estar respaldado por el oro, no habría fluctuado lo más mínimo con respecto al de otras divisas (también respaldadas por el oro; con lo cual los tipos de cambio no variarían, serían fijos) y la sociedad islandesa no se habría visto desprovista de importaciones.

Por mucho que les pese a ciertos economistas adoradores del papel moneda, éste tiene bien poco que ver con el libre mercado, ya que es fruto de una imposición estatal (monopolio de emisión más curso forzoso) destinada a privilegiar a los bancos privados y a su insostenible estrategia de descalce de plazos. Y por el mismo motivo, los fallidos swaps de divisas no son un instrumento espontáneo de los mercados libres, sino un mecanismo para tratar de paliar, muy parcialmente, los problemas que genera el abandono del patrón oro.

Sí, los bancos islandeses actuaron libremente, pero sólo dentro de un marco impuesto por el Estado que genera los perversos incentivos para que estas cosas sucedan de manera regular (ciclos económicos). Echar la culpa del colapso islandés al libre mercado sería tanto como decir que la culpa de que un preso que no ha recibido alimento alguno durante semanas es del propio preso porque era libre para deambular por su celda… y aun así no hizo nada para evitar la inanición.

 

Ciberguerra contra Israel de parte de un hacker saudí

la proxima guerra hacker arabia saudi israel ciber guerra omar

Horas después de que un estudiante israelí afirmara haber descubierto la identidad del hacker que filtró los datos personales de decenas de miles de israelíes, ‘0x Omar‘ le dice a Ynet en un intercambio de correos electrónicos que llegaron a la persona equivocada, y agregó que “nadie me va a arrestar, no es posible.”

El hacker ridiculizó la afirmación de que su identidad fue revelada, diciendo: “Si un alumno estúpido cree que puede encontrarme en 8 horas de trabajo, ¿que va a hacer el Mossad? Pero yo todavía estoy aquí y nadie me puede encontrar, tenedlo por seguro, no os preocupéis, aquí estoy esperando”.

“Voy a enviar más archivos y más correos electrónicos, ¿cuanto tiempo mas necesitarán el Mossad o la Interpol para encontrarme?” – preguntó burlonamente, y agregó que venía de Riad, no de México.

Omar insistió en que se trató de una identificación errónea, afirmando que “es imposible hacerme un seguimiento por correo electrónico o facebook ni nada de eso. Soy un hacker avanzado que sabe todo acerca de Internet, conozco muy bien la forma de ocultarme.”
Omar dijo que su próximo objetivo incluiría a contratistas militares israelíes y los sistemas SCADA (Supervisory Control y Adquisición de Datos).

El pirata informático, quien culpó a Israel antes de cometer genocidio, escribió: “Israel ataca y mata a personas inocentes palestinos, cometen genocidio, incluso rompen reglas jurídicas internacionales, todo el mundo tiene un problema con Israel, que ha sido creado mediante la compra de tierras y casas.”

“Yo quiero hacer daño a Israel financieramente y socialmente mediante la creación de largas colas, la crisis y el pánico.”

Cuando le preguntaron si se arrepentía de hacer daño a árabes-israelíes, Omar respondió: “Los árabes no deben vivir en Israel, los árabes tienen su propio país, que es Palestina, Israel también es parte de Palestina, que está ocupada. Deben ayudar a recuperarla. Herir a una persona que ocupa tierras de personas inocentes y daña a personas inocentes no es malo, es venganza.

Amenazando a Rusia: Los Aviones de Combate de la OTAN pueden patrullar por donde quieran

la+proxima+guerra+aviones+combate+otan+nato+fighter+jets+patrullando+republica+balticas

Cinco aviones de la Fuerza Aérea de Rusia han causado una conmoción en el país del Sol Naciente. Los aviones estaban volando cerca del espacio aéreo de Japón, a pesar de que no violaban ninguna ley internacional. Mientras tanto, aviones de la OTAN estarían patrullando el espacio aéreo de los Estados bálticos de forma permanente, volando a lo largo de la frontera rusa. Rusia no ha hecho ninguna reclamación al respecto.

Japón no es un miembro de la OTAN. Sin embargo, es un secreto a voces que Japón es un aliado cercano de Estados Unidos en el Lejano Oriente. La fuerza aérea de Japón se alarmó en la mañana del 8 de febrero. Dos bombarderos estratégicos rusos Tu-95 aparecieron en el espacio aéreo sobre el Océano Pacífico y el Mar de Japón. Los aviones no estaban volando muy lejos de las islas de Hokkaido y Honshu. Los bombarderos iban acompañados con dos aviones Su-24 y A-50 AWACS. Ninguno de los aviones volaron sobre el espacio aéreo de Japón. Sin embargo, los funcionarios de Defensa de Japón dijeron que fue un evento sin precedentes.

Vladimir Drik, un portavoz oficial de la Fuerza Aérea de Rusia, dijo que los vuelos en cuestión se llevaron a cabo en la zona neutral. Las tripulaciones de los bombarderos Tu-95 estaban formando sus habilidades para volar en el área sin ningún tipo de referencias visuales. Los bombarderos Tu-95 realizaron también un reabastecimiento de combustible en el aire de dos aviones Il-78. Posteriormente, los bombarderos fueron acompañados por aviones de combate Su-24, mientras que el avión A-50 estaba monitorizando el espacio aéreo.

En septiembre de 2011, bombarderos rusos Tu-95 volaron por todo Japón, sin irrumpir en su espacio aéreo. Varios aviones de combate japoneses despegaron para controlar la situación. Aviones de combate coreanos del Sur también estaban observando las maniobras de las aeronaves rusas. Posteriormente, los funcionarios japoneses pidieron que no se repitieran ese tipo de vuelos en el futuro, nunca más. Sin embargo, no existe ninguna ley internacional que limite los derechos de Rusia para tales vuelos. Por lo tanto, Rusia tenía el derecho de no hacer caso a Japón.

Mientras tanto, el Consejo de la OTAN en Bruselas extendió la misión de patrullar el espacio aéreo de los Estados bálticos a petición de los gobiernos de Letonia, Lituania y Estonia. Funcionarios occidentales de defensa comenzaron la misión en 2004, cuando los Estados del Báltico se unieron a la OTAN.

Los países no tienen las posibilidades para llevar a cabo tales misiones, así que estaban contentos de aceptar la oferta de Occidente. Los aviones fueron desplegados en Lituania. Miembros de la OTAN se turnaban para llevar a cabo las operaciones. Cada turno tiene una duración de cuatro meses. Hoy en día, es el turno de Alemania. Originalmente se creía que los vuelos de patrullaje se acabarían en 2007. Sin embargo, los líderes del Báltico solicitaron una prórroga de la misión. Como resultado, la misión existirá hasta 2018.

Así que de hecho, los aviones de combate de los países líderes de la OTAN van a volar a lo largo de las fronteras entre Estonia, Letonia, Lituania y Rusia para siempre. Es digno de notar que la situación en el norte – cerca de la frontera con Noruega y en la zona del Mar Negro, desde el lado de Turquía, es el mismo. Lo que pasa entonces es que los aviones de la OTAN pueden patrullar las fronteras de Rusia cuando lo deseen. Si Rusia hace lo mismo, entonces todo el mundo piensa que es inadmisible.

Anatoly Tsyganok, un experto militar, dijo a Pravda.Ru que Rusia ha estado recuperando la experiencia de vuelo de su aviación de larga distancia durante los últimos años.

“Los japoneses no tienen ninguna razón para alarmarse. Los estadounidenses vuelan a través del Polo Norte, vuelan cerca de las aguas territoriales de la Federación de Rusia, todo el tiempo, pero nadie dice nada en contra de eso. Japón es un aliado de EE.UU. Hay bases militares estadounidenses en Japón. Hay portaaviones en el Océano Pacífico también. La aparición de los aviones de combate rusos es un evento desagradable, por supuesto. La aviación rusa tiene ahora la oportunidad de obsrevar a los portaaviones.

En cuanto a los Estados del Báltico, uno debe ir 20 años atrás en la historia para entender las razones del acuerdo antes mencionado con la OTAN. Durante las negociaciones sobre la unificación de Alemania, los funcionarios estadounidenses, británicos, franceses y alemanes dieron garantías a la Unión Soviética de que los aviones de la OTAN no patrullarían el espacio aéreo al este de las fronteras orientales de Alemania. La OTAN no iba a ampliarse hacia el Este tampoco. Todos los altos funcionarios de la OTAN afirman que no se dieron tales garantías, pero están mintiendo. Las garantías fueron documentadas.

Tan pronto como los Estados del Báltico se unieron a la OTAN, no se les permitía tener sus propios aviones para patrullar su espacio aéreo. Como resultado, el cielo por encima de Letonia, Lituania y Estonia es controlado por aviones de combate de Alemania, Francia, Dinamarca, etc. Al mismo tiempo, la OTAN vuelve a crear toda la infraestructura de defensa de Polonia y de los Estados bálticos. Es digno de mención que utilizan un aeródromo de la antigua Unión Soviética para las salidas de ese tipo.

Después de la guerra en Osetia del Sur, los funcionarios del Báltico, dijeron que iban a necesitar una mejor protección de Rusia. La OTAN finalmente se decidió a fortalecer la defensa de Letonia, Lituania y Estonia.

Así que ahí lo tenemos. La OTAN siempre puede hacer cosas que Rusia supuestamente no puede hacer.

EEUU busca desintegrar Yemen por sus recursos petrolíferos

la proxima guerra desintegrar yemen por su petroleo

Un importante político yemení ha acusado a los Estados Unidos de estar haciendo esfuerzos para desintegrar el país con el fin de obtener el control sobre sus recursos petroleros.

El portavoz del Frente de Salvación de la Revolución de Yemen, el Sultán al-Samei, le dijo al canal de noticias Al-Alam este martes que los EE.UU. están tratando de reforzar su presencia militar en Yemen con el pretexto luchar contra al-Qaeda en el sur del país, mientras que su verdadera intención es expandir el control de EE.UU. sobre los activos de petróleo de Yemen.

Al-Samei agregó que Washington también está conspirando para dividir a Yemen con su creciente presencia militar en el país, haciendo hincapié en que los grupos terroristas que operan en Yemen y otros países son, de hecho, elementos de Estados Unidos abriendo el camino para la intervención directa de Washington en los asuntos internos de otros países.

Los comentarios de Al-Samei se produjeron días después de que el ministro de Relaciones Exteriores yemení Abu Bakr al-Qirbi confirmó el despliegue de marines de EE.UU. en la capital de Yemen, alegando que las fuerzas estadounidenses estaban en Sana’a para proteger la Embajada de los EE.UU..

Al-Samei también dijo que los grupos afiliados a al-Qaeda que operan en el sur de Yemen están vinculados con el régimen del derrocado dictador respaldado por Estados Unidos, Ali Abdullah Saleh.

Los grupos rebeldes vinculados con la red terrorista de Al Qaeda que mataron a 23 soldados yemeníes al sur del país hace unos días, están vinculados al régimen de Ali Abdullah Saleh, señaló al-Samei.

El portavoz del Frente de Salvación de la Revolución de Yemen, también dijo que el país sigue estando, en efecto, controlado y gobernado por Saleh y que el llamado gobierno de unidad encabezado por Abdu Rabbu Mansour Hadi no es más que un accesorio político.

El partido de Saleh del Consejo General del Pueblo (GPC) tiene 17 ministros en el nuevo gabinete de 34 miembros y sus familiares controlan los servicios de seguridad del país.

Saleh, que gobernó Yemen durante 33 años, renunció en febrero en virtud de un acuerdo de transferencia del poder respaldado por Estados Unidos, presentado por el dirigido por Arabia Saudí,  Consejo de Cooperación del Golfo, a cambio de inmunidad.

Su segundo, el formado en Reino Unido, el mariscal de campo Mansur Hadi Abdrabuh, lo reemplazó el 25 de febrero después de unas elecciones con un solo candidato a la presidencia apoyadas por Estados Unidos y Arabia Saudita. Hadi servirá por un ínterin de dos años según lo estipulado por el acuerdo de transferencia de poder.

APOCALIPSIS

Ocultando los riesgos de una guerra nuclear.

proxima guerra mundial nuclear

Hemos llegado a un punto de inflexión en nuestra historia. Estados Unidos y sus aliados se están preparando para desatar una guerra nuclear con consecuencias devastadoras.

Durante la Guerra Fría, el concepto de “destrucción mutua asegurada” (MAD) se puso al frente. El entendimiento de las consecuencias de una guerra nuclear contribuyó en mayor medida a evitar el estallido de la guerra entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Hoy en día, en la era post-Guerra Fría, este entendimiento ya no prevalece.

El espectro de un holocausto nuclear, que rondó al mundo durante medio siglo ha sido relegado a la categoría de “daños colaterales”.

Esta aventura militar en el verdadero sentido de la palabra amenaza el futuro de la humanidad.

Si bien se puede conceptualizar la pérdida de vidas y la destrucción como resultado de las guerras de hoy en día, incluyendo Irak y Afganistán, es imposible evaluar o comprender plenamente la devastación que resultaría de una Tercera Guerra Mundial, el uso de “nuevas tecnologías” y sistemas avanzados de armas, hasta que realmente se produzca y se convierta en una realidad.

Una serie de guerras patrocinadas por Estados Unidos caracteriza un período de nuestra historia, eufemísticamente denominado “la era de post-Guerra”. La guerra de Estados Unidos en Afganistán ha estado desarrollándose, en varias etapas, durante treinta y un años. Irak ha sido objeto de ocupación militar de Estados Unidos y sus aliados durante más de siete años.

Estamos viviendo la historia, pero al mismo tiempo somos incapaces de comprender los acontecimientos que dan forma a nuestro futuro y que actualmente se desarrollan frente a nuestros ojos.

Los detalles de los preparativos de guerra en curso han sido eliminados de la vista del público. Los medios están involucrados en actos de camuflaje. Los efectos devastadores de una guerra nuclear son trivializados o no son mencionados. Mientras tanto, la opinión pública tiene sus ojos clavados en lo que podría describirse como “falsas crisis”.

Una Tercera Guerra Mundial ya no es un escenario hipotético. Ya en 2007, el Presidente Bush había dado a entender en términos inequívocos que si Irán no cumplía con las demandas de Estados Unidos, podía ser forzado “a regañadientes” a una situación de Tercera Guerra Mundial:

“Tenemos un líder en Irán que ha anunciado que quiere destruir a Israel. Así que he dicho a la gente que si está interesada en evitar la Tercera Guerra Mundial, me parece que deberían estar interesados en impedirles tener el conocimiento necesario para fabricar un arma nuclear. Me tomo muy seriamente la amenaza un Irán con armas nucleares….” (George W. Bush, 17 de Octubre de 2007)Sonriente y burlesco: “He aquí la expresión de Bush mientras dice las palabras “Tercera Guerra Mundial“.” (The Huffington Post, 17 de octubre de 2007)

Crisis Reales contra Crisis Falsas

En una lógica completamente retorcida, la Tercera Guerra Mundial es presentada como un medio para preservar la Paz Mundial.

Irán es acusado de negarse a cumplir con las “razonables demandas” de la “comunidad internacional”.

Las realidades son retorcidas y volteadas. Irán es acusado de querer empezar la Tercera Guerra Mundial. Inherente en la doctrina militar estadounidense, las víctimas de la guerra son a menudo presentadas como los agresores.

La Tercera Guerra Mundial se sustentada como una empresa humanitaria de buena fe que contribuye a la seguridad global. En una amarga ironía, aquellos que deciden el uso de armas nucleares se creen su propia propaganda. El Presidente y Comandante en Jefe, Barack Obama, cree sus propias mentiras.

Ni la guerra ni la depresión económica mundial se entienden como parte de una crisis sin precedentes en la historia del mundo. Irónicamente, los peligros para la humanidad de una guerra nuclear no infunden miedo e interés público.

En cambio, “crisis” falsas – por ejemplo, un calentamiento global, una pandemia de gripe a nivel mundial, un ataque nuclear de “falsa bandera” por “terroristas islámicos” – , son fabricadas por los medios, los gobiernos, los aparatos de inteligencia y los think tanks de Washington.

La comprensión de los eventos políticos y sociales fundamentales es remplazada por un mundo de pura fantasía, donde “gente malvada” está al acecho. El propósito de estas “crisis falsas” es ocultar las verdaderas crisis, así como también infundir miedo e inseguridad entre la población:

“El objetivo toda de política práctica es mantener alarmada a la población… amenazándola con una serie interminable de duendes, todos ellos imaginarios… La necesidad de salvar a la humanidad casi siempre es sólo un falso rostro para la necesidad de dominarla.” (H. L. Menken)Si bien el peligro real de guerra nuclear es apenas reconocido, estas “crisis falsas” siempre son noticia de primera plana.

El desempleo masivo, los embargos hipotecarios y la pobreza no son características de una crisis (social).
La legalización de la tortura y los asesinatos políticos selectivos no forman parte de una (crisis constitucional). Torturar y matar a potenciales terroristas tiene la intención de “hacer al mundo más seguro”.
La guerra emprendida por razones humanitarias es considerada una “solución” a una crisis y no su causa. La Depresión Económica no es mencionada porque se dice que la recesión económica se terminó. En otras palabras, no hay crisis económica.
Tres Tipos de Crisis Falsas

1. Un Ataque Nuclear de Al Qaeda contra Estados Unidos

“Tarde o temprano ocurrirá un 9/11 Nuclear [por parte de terroristas islámicos] en una ciudad estadounidense o de un aliado de Estados Unidos. … Un ataque terrorista nuclear contra una ciudad estadounidense podría tomar muchas formas. El peor de los casos sería la detonación de un artefacto nuclear en una ciudad. Dependiendo del tamaño y la sofisticación de las armas, podrían matar a cientos de miles o incluso millones de personas.” David Krieger, Is a Nuclear 9/11 in Our Future?, Nuclear Age Peace Foundation, 6 de octubre 2003. La amenaza nuclear proviene de organizaciones “no estatales”, con capacidades limitadas en armas avanzadas más que de las potencias nucleares conocidas (Estados Nucleares).

2. Una Emergencia de Salud Pública Global. Una Pandemia de Gripe Global

“Hasta 2 mil millones de personas podrían infectarse [de H1N1] en los próximos dos años – cerca de un tercio de la población mundial” (Organización Mundial de la Salud según lo informado por los medios occidentales, julio de 2009, énfasis agregado)

“La gripe porcina podría golpear hasta el 40% de los estadounidenses en los próximos dos años y hasta varios cientos de miles podrían morir si una campaña de vacunación y otras medidas no tienen éxito.” (Declaración Oficial del Gobierno de los Estados Unidos, Associated Press, 24 de julio de 2009).

“Estados Unidos espera tener 160 millones de dosis de vacunas contra la gripe porcina disponibles en algún momento de octubre.” (Associated Press, 23 de julio de 2009)

“Los fabricantes de vacunas podrían producir 4900 millones de vacunas contra la gripe pandémica por año en el mejor de los casos.” (Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), citada por Reuters, 21 de julio de 2009)3. Los Peligros del Calentamiento Global

“Las cifras principales son las siguientes: 300.000 muertes y 300 millones de personas afectadas cada año [por el calentamiento global].” (Greenpeace, Deaths and displacement due to climate change set to grow. 5 de junio de 2009)

“El cambio climático es de vida o muerte. Es el campo de batalla global.” (Wangari Maathai, Premio Nobel de la Paz, énfasis agregado)

“Dos mil científicos, en un centenar de países, participan en la colaboración científica más elaborada y bien organizada en la historia de la humanidad, habiendo producido desde entonces un consenso de que nos enfrentaremos a una serie de terribles catástrofes, a menos que actuemos para prepararnos y hacer frente a las causas subyacentes del calentamiento global. (Al Gore, discurso en la Convención Nacional del Sierra Club, 9 de septiembre de 2005)

“La preocupación fundamental es que si el calentamiento global se vuelve fuera de control, las temperaturas podrían salirse de control y volver inhabitable nuestro planeta… esta es la primera vez que una especie ha estado en riesgo de generar su propia desaparición. … Los dinosaurios dominaron la Tierra durante 160 millones de años. Estamos en peligro de poner nuestro futuro en riesgo después de apenas un cuarto de millón de años.” (Michael Meacher, ex ministro británico de Medio Ambiente, citado en The Guardian, 14 de febrero de 2003, énfasis agregado)

La Inquisición Estadounidense

Anunciadas como la “real amenaza”, estas crisis falsas constituyen un encubrimiento de la “crisis real”.

El objetivo es distorsionar los hechos, crear una atmósfera de miedo e intimidación, así como acabar con la disidencia popular y la resistencia contra el orden político y económico establecido. Se trata de un ambiente inquisitorial. En las palabras de los Monty Python:

“¡Nadie espera encontrarse a la Inquisición Española! [Léase la Inquisición Estadounidense] Nuestra principal arma es la sorpresa [Léase inseguridad]… la sorpresa y el miedo… el miedo y la sorpresa…. Nuestras dos armas son el miedo y la sorpresa… y la eficiencia despiadada…. *Nuestras tres armas* son el miedo, la sorpresa y la eficiencia despiadada… y una devoción casi fanática al Papa [Léase el gobierno estadounidense]…. *Nuestros cuatro*… no… *Entre* nuestras armas…. Entre nuestras armas… están elementos tales como el miedo, la sorpresa…. Voy a entrar de nuevo.”La campaña de miedo subyacente a una falsa crisis es la intención de ocultar la verdadera crisis – incluyendo el peligro de una guerra nuclear -, así como desarmar a todas las formas de resistencia y oposición significativa.

LA GUERRA PERDIDA

La guerra contra el terrorismo es un fraude de 6 Billones de dólares, mas que el coste de la Segunda Guerra Mundial.

la proxima guerra contra el terrorismo fraude estafa

Cuando Obama comenzó su campaña de propaganda para la reelección y a engañar a la opinión pública estadounidense con el pensamiento de que él tiene la intención de poner fin a la Guerra Afganistán-Pakistán, dijo que la “guerra contra el terrorismo” ha costado 1 billón de dólares en la última década. Si bien es una cantidad asombrosa de dinero, estaba siendo engañoso, una vez más.

Como usted puede haber oído, un estudio recientemente publicado por el Proyecto de Investigación Eisenhower en la Universidad Brown reveló que el costo de la guerra contra el terrorismo es significativamente mayor de lo que Obama ha dicho. La poca cobertura que el estudio recibió en la prensa citó 3,7 billones de dólares como costo total, y fue la estimación más conservadora. La estimación moderada, la que los medios de comunicación ignoran, fue de 4,4 billones de dólares. Además, los pagos de intereses de estos costos lo más probable es que la eleven mas de 1 billón más, lo que eleva el costo total de la guerra contra el terrorismo hasta por lo menos a 5.4 billones de dólares. El informe también señala que los siguientes costos ni siquiera se incluyen en este total:


“Estos totales no incluyen: Gastos médicos para los veteranos heridos de más de 65 años, los gastos para los veteranos pagados de los presupuestos del gobierno estatal y local, la ayuda prometida de 5,3 mil millones de dólares de ayuda para la reconstrucción de Afganistán, y las consecuencias macroeconómicas adicionales de los gastos de guerra incluyendo la infraestructura y el empleo.”

David Callahan, informando para The Policy Shop, resumió el informe de estimaciones de costos así:

“…Los costos totales directos e indirectos de las guerras en Irak y Afganistán puede exceder de 6 billones de dólares… Esta cifra proviene de la combinación de asignaciones del Congreso para las guerras de la última década (1,3 billones de dólares), el gasto adicional por parte del Pentágono en relación con las guerras (326 – 652 mil millones de dólares), el interés hasta ahora en el Pentágono por los créditos para la guerra, todo lo cual fue tomado en préstamo (185 millones de dólares), los costos médicos inmediatos para los veteranos (32 millones de dólares), gastos relacionados con la de ayuda exterior para la guerra (74 millones de dólares), los gastos de seguridad (401 mil millones de dólares), los costos médicos proyectados para los veteranos hasta el 2051 (589 – 934 mil millones de dólares), los costos sociales a las familias de los militares ( 295 – 400 millones de dólares), los gastos de guerra previstos para el Pentágono y la ayuda exterior cuando las tropas estén en dos zonas de guerra ($ 453 mil millones) y pagos de intereses de todos estos gastos hasta el 2020 ($ 1 billón de dólares)”.

Una vez que se suman todos estos costos, y también se considera el hecho de que estas guerras no tienen previsto un fin cercano, la guerra contra el terrorismo fácilmente nos va a costar más de 6 billones de dólares. Para poner los costes de la Guerra contra el Terrorismo en su contexto, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso, el costo total de la Segunda Guerra Mundial, ajustado por la inflación, fue de 4,1 billones de dólares.

Otro engaño más importante es el reportado presupuesto militar anual. El presupuesto militar para 2012 se cita a menudo en 690 mil millones de dólares. Una vez más, es una gran suma de dinero para un año. Sin embargo, cuando se suman todos los demás gastos militares que no se incluyen en este presupuesto, se encuentra que nuestro verdadero presupuesto anual total “probablemente excede de 1,5 billones de dólares.”

Para poner esto en perspectiva de costes, ya que el estadounidense promedio tiene poco conocimiento de cuánto dinero se trata, un billón son un millón de millones de dólares. Si se toman todos los déficits del presupuesto estatal y se combinan, los cuales están dando lugar a recortes en programas sociales vitales que tendrán un impacto negativo en la vida de millones de estadounidenses, se necesitaría una pequeña fracción de un billón 140 mil millones dólares (aproximadamente equivalente al pago anual de intereses militares), para equilibrar el presupuesto estatal y evitar cortes en todos los programas.

Cientos de miles de millones de dólares en fraude y despilfarro.

Cuando desglosas el gasto en la guerra contra el terrorismo, se ven cientos de miles de millones de dólares en fraude escandaloso y despilfarro en general. Cuando se trata de fraude, un informe del Departamento de Defensa reveló que:

“Los militares pagaron un total de 285 millones de dólares a más de 100 contratistas entre 2007 y 2009, a pesar de que esas mismas compañías estaban defraudando a los contribuyentes en el mismo período … Quizás lo más sorprendente es que miles de millones de dólares fueron a los contratistas que habían sido suspendidos o inhabilitados por el mal uso de fondos de los contribuyentes. El Pentágono también gastó 270 mil millones de dólares en 91 contratistas involucrados en casos de fraude civil … Otros 682 millones de dólares fueron a 30 contratistas declarados culpables de fraude criminal. ”

También ha habido varios casos en que miles de millones de dólares han desaparecido. Según una revelación reciente, la Reserva Federal expedió entre $ 6,6 mil millones a $ 18,7 mil millones para la reconstrucción de Irak, que fueron robados. La razón de que haya tal discrepancia en la cantidad robada en este caso se debe al hecho de que la Reserva Federal de Nueva York se niega a revelar la cantidad total. Este es sólo uno de varios casos en que miles de millones de dólares en ayudas a Irak y Afganistán han desaparecido. Por no hablar de los honorarios exorbitantes y obscenos de muchas compañías militares privadas. A principios de este año, la Comisión del Congreso sobre la Contratación en Tiempo de Guerra, reveló que “decenas de miles de millones de dólares se han gastado en contratistas militares privados en Iraq y Afganistán – y la cantidad gastada en la contratación privada ha aumentado drásticamente durante el gobierno de Obama.”

Cuando se trata de ejemplos impactantes de despilfarro, a los militares en Afganistán les cuesta 400 dólares un galón de gasolina, y solo los infantes de marina gastaron 800,000 galones por día. Otro informe revela que el ejército gasta $ 20,2 mil millones al año en aire acondicionado. Hay más absurdos de gastos militares de lo que imaginas. La lista sigue y sigue.

No hay que olvidar que los “propios auditores del Pentágono admiten que los militares no pueden dar cuenta de un 25 por ciento de lo que pasa. “Con estas medidas, el total estimado total de $ 1,5 billones en gasto militar anual significaría que 375 mil millones de dólares se despilfarran, por año.
La guerra es un fraude

Para cualquiera que busque esto, es fácil ver que el objetivo principal no es nuestra seguridad, son grandes ganancias para las empresas militares y los intereses globales de la banca. Como el famoso dos veces Medalla de Honor del Congreso, el General Mayor Butler  dijo:

La guerra es un fraude… sin duda el más rentable, sin duda, el más cruel … Es el único en el que las ganancias se cuentan en dólares y las pérdidas en vidas.

Se lleva a cabo para el beneficio de muy pocos, a costa de muchos. Gracias a la guerra unas cuantas personas hacen grandes fortunas.

Pasé 33 años y cuatro meses en servicio militar activo y durante ese período pasé la mayor parte de mi tiempo como hombre fuerte de los Grandes Negocios, para Wall Street y los banqueros.

En pocas palabras, fui un estafador, un gángster del capitalismo. ”

La élite global saca beneficios de la guerra, mientras que el público americano afronta los graves costos financieros. En este sentido, para no mencionar la pérdida de vidas y las libertades civiles, la guerra contra el terrorismo es una guerra contra el pueblo estadounidense. Como el presidente Eisenhower dijo, cada dólar gastado en la guerra es un dólar que no se gasta en educación, alimentación, salud, etc:

“Cada arma que se fabrica, cada buque de guerra en marcha, cada cohete disparado significa, en el sentido final, un robo a quienes tienen hambre y no son alimentados, los que tienen frío y no están vestidos. Este mundo armado no está gastando dinero sólamente. Está gastando el sudor de sus trabajadores, el genio de sus científicos, las esperanzas de sus niños. Esto no es una forma de vida en absoluto en ningún sentido real. Bajo las nubes de la guerra, es la humanidad la que cuelga de una cruz de hierro. ”

Una espiral hacia la Tercera Guerra Mundial

Cuando usted investiga el entorno geopolítico, tan temible como suena, usted llega a la conclusión de que si nos quedamos con el curso actual, nos dirigimos hacia una escalada de guerras. A medida que marchamos en espiral hacia la Tercera Guerra Mundial, con el colapso de las economías, las condiciones meteorológicas cada vez más extremas, los recursos limitados y la creciente demanda, la máquina militar de EE.UU. está creando enemigos y armando regímenes brutales en todo el mundo.

La relación clave de EEUU con Pakistán va de mal en peor. Los principales adversarios estadounidenses, tales como Afganistán, Pakistán, Corea del Norte, Venezuela, Rusia, Irak, Siria e Irán han ido creando alianzas sólidas con China. Obama sigue apoyando la guerra de Estados Unidos y la OTAN con Libia y la ofensiva militar liderada por Arabia Saudita contra los levantamientos populares en muchos países del Oriente Medio y África del Norte.

En esta región, Yemen, Siria, Bahrein, Somalia y Costa de Marfil, por nombrar unos pocos países, se están consumiendo en conflictos armados. Por no hablar de la escalada de los conflictos de Israel y Palestina, Líbano, Siria, Hamas, Hezbolá e Irán. La guerra muy poco publicada en los medios contra el tráfico de drogas internacional se está convirtiendo en mucho más violenta, con contratistas militares privados, una vez más obteniendo enormes beneficios.

Mezcle todos estas crecientes tensiones con el gasto militar fuera de control y los beneficios de la guerra, y tendrá usted los peores temores que tuvo Eisenhower, un mundo dominado por las empresas militares.

El rap del Banco Mundial

Obama presenta a un candidato de nuevo perfil, pero la institución debería nombrar a un representante de las economías emergentes

MARCOS BALFAGÓN

Barack Obama ha sorprendido a propios y a extraños al proponer como candidato de EE UU a la presidencia del Banco Mundial a Jim Yong Kim, médico y antropólogo nacido en Seúl, nacionalizado estadounidense, y en la actualidad presidente del prestigioso Dartmouth College. Tradicionalmente, este cargo va a un norteamericano, y la dirección del Fondo Monetario Internacional a un europeo, en el último caso Christine Lagarde. Este reparto no escrito es producto del poder de los votos en ambas instituciones relativo a lo que cada país aporta.

En las organizaciones nacidas de Bretton Woods, sería hora de cambiar y reflejar mejor que estamos en un mundo muy diferente del de 1944. El reparto de poder en el mundo está cambiando a favor de los países emergentes, y estos exigen su lugar en la mesa. Además, han presentado dos candidatos de inmensa valía. Por una parte, el economista colombiano José Antonio Ocampo, que cuenta con el apoyo de Brasil, pero no de su propio país; y por otra, Ngozi Okonjo-Iweala, la ministra nigeriana de Finanzas, que ya trabajó en un alto puesto del Banco Mundial, a la que impulsa su Gobierno y Suráfrica.

Obama sabe que de no situar a otro norteamericano en sustitución de Robert Zoellick, el Congreso de EE UU podría cortar unos fondos que son esenciales para la institución. En todo caso, la opción de Jim Yong Kim ha resultado no solo sorprendente, pues no figuraba en las apuestas, sino polémica. No porque a este experto en sanidad pública le guste cantar rap, sino porque en un libro de hace doce años fue crítico con el “neoliberalismo” cuando el Banco Mundial fue uno de los templos del llamado “Consenso de Washington”, y, sobre todo, porque se mostró contrario al “crecimiento impulsado por las grandes corporaciones” que, estima Yong Kim, empobrece a las clases medias y a los trabajadores en el mundo en desarrollo. Lo que en algunos ámbitos ha llevado a tacharle de contrario al crecimiento en sí, función central de esta institución.

Más allá de quién lo presida, el Banco está necesitado de una reinvención que pase por una mayor eficacia y representatividad. Al menos para que aunque algo sea lo mismo, no todo siga igual.

 

A %d blogueros les gusta esto: