Category Archives: cuba

Los sicarios de Fidel

Planeada venganza por la muerte del Che Guevara

Los sicarios de Fidel

Esta es la primera de una serie de tres entregas que presentará El Nuevo Herald con fragmentos del libro “Castro’s Secrets: The CIA and Cuba’s Intelligence Machine” (Los secrestos de Castro: la CIA y la máquina de inteligencia de Cuba).

 Brian Latell

Los atentados siempre han sido la especialidad personal de Fidel. Ninguno ha sido llevado a cabo sin que él lo haya autorizado y ayudado a planear. Los medios para realizarlos, la más siniestra de la capacidades secretas cubanas, fueron siempre descentralizados y rígidamente compartimentados. No eran escrúpulos los que preocupaban a Fidel sino la necesidad de poderlos negar con hermética efectividad.

Para ejecutarlos, los cubanos usaban extranjeros ilegales controlados por su Departamento General de Inteligencia (DGI), sustitutos de otras nacionalidades. Estos llevaron a cabo algunas de las más sensitivas misiones en el extranjero, especialmente contra objetivos de alta visibilidad y bien protegidos. Podían contar con escuadrones de la muerte procedentes de grupos terroristas y revolucionarios endeudados con Cuba, aumentando por grados de separación la capacidad de negar la participación cubana. Investigados cuidadosamente, los asesinos extranjeros eran entrenados en bases secretas cubanas, aprendiendo a matar en el estilo pandillero, en operaciones elaboradamente orquestadas, ataques comandos y envenenamientos subrepticios.

En las operaciones más sensitivas, cuando se deseaba una capacidad de negación aún mayor, Fidel sí dependía de cubanos cuidadosamente investigados. En los años setenta y ochenta, según Florentino Aspillaga, un escuadrón supersecreto formado por cuatro asesinos reportaba directamente a Castro. En nuestras reuniones, Aspillaga describió a dos de los asesinos secretos de Fidel. A uno que conoció en los años ochenta lo llamaban El Chiquitico. A otro lo conocía sólo como El Chamaco. En una de nuestras entrevistas grabadas, Aspillaga dijo de Fidel: “Cuando él escoge a alguien, asume su personalidad y te domina . . . te controla mentalmente. Eso fue lo que hizo con esos cuatro asesinos”. Aspillaga creía que les habían lavado el cerebro y que habían sido moldeados y convertidos en ciegamente fieles máquinas de matar.

Le pedí ejemplos de su maestría.

Fidel, dijo, “mandó matar a generales en Bolivia que participaron en la muerte del Che”. Analistas de la CIA habían llegado a esa conclusión años antes de que Aspillaga desertara. Cuatro bolivianos — dos generales, un capitán del ejército y un campesino — que habían contribuido materialmente a la muerte del teniente de Castro, Che Guevara, fueron asesinados, según toda apariencia, por escuadrones de la muerte. Otro general, René Barrientos, el popular presidente de Bolivia cuando el Che fue capturado, murió un año y medio después en un accidente de helicóptero que nunca fue explicado.

Al final de los años sesenta, nosotros, los analistas de mesa de la CIA, nada sabíamos acerca del equipo personal de asesinos de Castro y, francamente, muy poco acerca de esa compulsión suya hacia la venganza mortal. Sin embargo, el número y patrón de las muertes de los bolivianos, la obvia motivación de Fidel, y el profesionalismo de las ejecuciones sugerían una participación oficial cubana. No era este el tipo de muertes misteriosas que podían haber sido explicadas como infartos cardíacos, suicidios o accidentes. No nos cabía duda de que los bolivianos habían sido asesinados con la siniestra intención de vengar al Che.

El primero en morir después de Barrientos fue Honorato Rojas, que comía de lo que producía su finca en el campo boliviano donde la insurgencia del Che había luchado por establecer un punto de apoyo. Al principio Rojas ayudó a una banda de guerrilleros comandados por uno de los tenientes del Che, y aceptó guiarlos a través del enmarañado terreno. Pero un oficial del ejército boliviano lo persuadió de que traicionara a los extraños y desastrados intrusos, en su mayoría cubanos. El 31 de agosto de 1967, Rojas dirigió a los guerrilleros directamente hacia una mortal emboscada en la confluencia de dos rápidos arroyos. Media docena del ya reducido número de hombres del Che fueron muertos instantáneamente y otros capturados. Fue una de las decisivas escaramuzas en el desigual conflicto boliviano y fue seguida cinco semanas más tarde por la captura y la ejecución del Che.

La traición de Rojas resultó crucial en el fracaso de todo el empeño revolucionario; la emboscada que él organizó eliminó una tercera parte de las fuerzas del Che. En julio de 1969, Rojas pagó el máximo precio por su traición. El desafortunado campesino fue muerto a tiros por desconocidos asaltantes que dijeron ser miembros de un frente revolucionario boliviano.

El próximo objetivo fue Roberto Quintanilla, un oficial de inteligencia militar boliviano que desempeñó un papel en el fracaso del Che. Fue asesinado en Alemania en 1971. La víctima más conocida fue el General Joaquín Zenteno, comandante de la división del ejército que persiguió al Che. Zenteno fue muerto a tiros en París en mayo de 1976 mientras representaba a su país como embajador. El Comando Che Guevara, del cual nada se había oído anteriormente, reclamó responsabilidad por el hecho; nunca más se supo de este grupo. Dos semanas más tarde otro general, Juan José Torres, un oficial boliviano de alto rango que había ratificado la orden de ejecución del Che, fue asesinado por un escuadrón de la muerte argentino. Todos estos casos fueron rápidamente archivados.

El General Zenteno era un doble anatema para Fidel. En su persecución del Che le habían ayudado dos exiliados cubanos contratados como operativos de la CIA, ambos veteranos de las anteriores guerras clandestinas a través del Estrecho de la Florida. Eran bien conocidos de la inteligencia cubana. En sus memorias, Félix Rodríguez admitió haber participado en un complot para asesinar a Fidel en 1961, y él cree que Castro lo había marcado para darle muerte después de la ejecución del Che. Gustavo Villoldo, el segundo exiliado cubano, consejero del General Zenteno, también publicó sus memorias y me dijo que había estado en la lista para ser asesinado en tres ocasiones diferentes por operativos cubanos, el más reciente intento durante una visita a Bolivia.

Hacer arreglos para la ejecución de desertores, traidores, importantes enemigos, incluso un ocasional general extranjero, era algo común en los casi 50 años de la carrera de Fidel en el poder. Sin embargo, apuntar a ex jefes de estado o en funciones constituía un proyecto más atrevido aún.

No obstante, a lo largo de sus años en el poder Fidel jugó bajo sus propias reglas de venganza. Al menos cuatro presidentes de países latinoamericanos, en funciones o retirados, estuvieron en la mirilla de “oscuras” operaciones cubanas meticulosamente planeadas. Probablemente hubo otras operaciones similares que no dejaron huellas.

Informadas fuentes del exilio me han dicho que durante años Fidel había tenido a su predecesor, Fulgencio Batista, marcado para ser ejecutado. El viejo dictador, que vivía exiliado en Portugal y España, fue objeto en 1973 de un complot cubano elaboradamente ensayado.

El plan de Fidel no era asesinarlo, sino capturarlo o secuestrarlo vivo. Hubiera sido una versión cubana de la justicia que le fue impuesta al asesino en masa nazi Adolf Eichmann, quien fue secuestrado por la inteligencia israelí en Argentina y convicto en un espectacular juicio en Jerusalén en 1961. Comandos cubanos y operativos de la DGI estaban listos para capturar a Batista en un complejo rodeado de un muro cerca de Lisboa donde vivía o en algún momento en que se aventurara a salir. La idea era drogarlo, llevarlo de contrabando a La Habana — probablemente en un barco mercante cubano — y exhibirlo y humillarlo ante un tribunal revolucionario para luego fusilarlo.

Supe de esta conspiración, de la cual nada se había sabido antes, por un desertor de alto rango de la DGI que ahora vive en Estados Unidos bajo una identidad falsa. Él supo del complot de Lisboa por otro oficial principal de la DGI que estaba al tanto de lo que se estaba planeando.

“El plan estaba listo para ejecutarse”, me dijo. “Teníamos un escuadrón de ilegales preparados en una casa segura listos para capturar a Batista y llevarlo a Cuba . . . o asesinarlo, si el complot no se llegaba a completar. Fue algo planeado elaboradamente”.

Irónicamente, Batista murió de causas naturales durante unas vacaciones en un pueblo turístico español en agosto de 1973, poco antes de la fecha en que se planeaba realizar la operación.

El salvaje dictador dominicano Rafael Trujillo fue otro ejemplo. Era un tirano genuino desde casi cualquier perspectiva. Trujillo autorizaba la tortura y el despiadado asesinato de sus opositores. El rencor que Fidel le guardaba, sin embargo, se debía al apoyo que Trujillo había dado a un torpe intento de golpe contra él en agosto de 1959. Aun entonces — su primer verano en el poder — ya Castro andaba manejando agentes dobles, uno de los cuales lo mantuvo informado de la conspiración de Trujillo. Y Castro, según me dijo un desertor de la DGI, conspiró infructuosamente para responder y asesinarlo.

Para Castro, sin embargo, no había objetivos más merecedores de su ira que dos de los más despreciados dictadores de la moderna América Latina, ambos también generales. Anastasio Somoza, el dictador nicaragüense de tantos años, y Augusto Pinochet, presidente chileno desde 1973 hasta 1989, encabezaron durante años la lista de Fidel de sus más deseados.

Somoza, comandante de la Guardia Nacional de Nicaragua antes de heredar la presidencia en 1967, había hecho mucho para ganarse el odio de Fidel. Trabajando para la CIA, había ofrecido instalaciones de entrenamiento y una base aérea a la Brigada de Bahía de Cochinos en 1961. Dos años más tarde permitió a un grupo exiliado entrenar y lanzar ataques de sabotaje hacia la isla desde una base en la costa nicaragüense en el Caribe. Castro no podía perdonar el tipo de beligerancia mercenaria de Somoza.

La DGI montó su primer atentado serio contra el dictador en 1964. Pero no fue hasta dieciséis años después que una operación de comando perfectamente ejecutada asesinó exitosamente al ex presidente nicaragüense. El automóvil blindado en el que era transportado por las calles de Asunción, Paraguay, fue incinerado por un ataque de bazuca fríamente calibrado el 17 de septiembre de 1980.

Jorge Masetti ha escrito sobre el tema. Masetti era el hijo del un caído líder guerrillero argentino del mismo nombre muy cercano al Che. Siguiendo los pasos de su padre, el joven Masetti fue durante años un errante guerrero y operativo de la DGI. Después de desertar en 1990, describió el asesinato de Somoza. Fue un ataque de precisión, concebido, planeado y ensayado a la perfección en una base secreta en Cuba.

El verdugo “se arrodilló en medio de la calle”, según Masetti. “Su disparo dio en el centro del blanco, pero el proyectil no estalló. Entonces, en medio del consiguiente fuego cruzado . . . con toda su calma volvió a cargar la bazuca e hizo un segundo disparo que mató a Somoza. Los guerrilleros hicieron una retirada inmediata tal como estaba planeado”. Masetti los conocía; era un grupo de terroristas argentinos, ilegales de la DGI.

Con Somoza fuera, Pinochet ascendió a la cima de la demonología de Fidel. Líder del golpe de septiembre de 1973 que derrocó al ferviente aliado de Cuba, Salvador Allende, el presidente chileno resultaría menos vulnerable que el exiliado Somoza. Puede haber habido otros atentados fallidos, pero el que más se acercó al éxito ocurrió en septiembre de 1986.

Fue una operación paramilitar similar a la de Somoza, realizada en la curva de una carretera en las afueras de Santiago con un arsenal de armas pesadas. Dos desertores cubanos — los ex operativos principales de la DGI José Maragón y Lázaro Betancourt, uno comando y el otro francotirador — conocen los detalles del ataque planeado meticulosamente. Me contaron que la dirección de la mano cubana era de conocimiento común en sus círculos de inteligencia.

Betancourt estaba familiarizado con el fracasado atentado porque fue utilizado como caso de estudio en su entrenamiento de comando. Su instructor había preparado a los terroristas chilenos que condujeron el asalto. Eran miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, uno de los grupos terroristas suramericanos que la DGI utilizaba para operaciones especiales que no dejaban rastros que pudieran implicar a Cuba.

Ningún cubano participó, pero la planeación y el entrenamiento habían sido realizados en la base cubana. Las Tropas Especiales Cubanas transportaron — a bordo de un barco de la flota pesquera cubana — hacia un punto aislado en la costa del Pacífico en el norte de Chile las armas de la época de Vietnam que se utilizarían.

El periódico de Londres The Guardian describió el asalto como “dramáticamente cinematográfico en su ejecución”. El vehículo fuertemente blindado de Pinochet cayó bajo una lluvia de fuego de ametralladoras y fue sacudido por al menos le explosión de una granada. Se reportó que también se utilizaron bazucas y lanzacohetes. El dictador, acompañado de su joven nieto, resultó levemente herido pero sobrevivió para servir otros tres años como presidente. Cinco de sus guardaespaldas murieron en el ataque y otros once resultaron heridos. Todos los agresores lograron escapar sanos y salvos de regreso a Cuba.

 

Obama lanza crítica a régimen cubano

Obama lanza crítica a régimen cubano

 

El presidente Barack Obama arriba a Cartagena, Colombia, el viernes.
El presidente Barack Obama arriba a Cartagena, Colombia, el viernes.

Dolores Ochoa / AP

Juan O. Tamayo

El presidente Barack Obama mantuvo el viernes su política de rechazo a Cuba mientras viajaba a la VI Cumbre de las Américas, donde otros líderes del hemisferio exigirán que el gobierno comunista sea admitido en su próxima reunión.

Cuba no ha hecho el menor esfuerzo por mejorar su historial de derechos humanos, declaró Obama, lo cual es un prerrequisito para participar en las cumbres, que se celebran al menos cada tres años para promover la integración regional.

“Los funcionarios cubanos no mostraron interés alguno en cambiar sus relaciones con Estados Unidos o en respetar los derechos democráticos o humanos del pueblo cubano”, indicó el Presidente en una entrevista con el Grupo Periódicos América publicada el viernes en el rotativo brasileño O Globo.

Obama y los otros líderes que se reúnen en la ciudad colombiana de Cartagena este fin de semana tienen una agenda cargada de temas que van desde la cooperación en energía y la lucha contra el tráfico de drogas hasta las islas Malvinas, gobernadas por Gran Bretaña y reclamadas por Argentina.

Pero los líderes de Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Brasil, Argentina y Colombia han puesto en claro que presionarán a la cumbre para invitar a Cuba a la próxima reunión. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, está boicoteando la presente cumbre para protestar contra la ausencia de Cuba.

Hasta el momento, sólo Canadá se había unido a Estados Unidos en oponerse públicamente a la participación de Cuba en las cumbres, señalando que en la Cumbre de las Américas de Quebec en el 2001 las naciones asistentes firmaron una Cláusula Democrática.

Una decena de exiliados cubanos viajaron de Miami a Cartagena para oponerse a la admisión de Cuba.

“Las voces de los cubanos que luchan dentro de Cuba y se enfrentan cívicamente a la dictadura comunista de los hermanos Castro, deben ser escuchadas”, afirmó Sylvia Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres Anti-Represión.

Una decena de miembros de la Asamblea de la Resistencia –una alianza de 50 grupos anticastristas del sur de la Florida y Cuba–celebraron una conferencia de prensa en Cartagena, mostraron un video sobre la represión del gobierno cubano e hicieron públicas cartas a los líderes nacionales en Cartagena escritas por opositores del gobierno de la isla.

Antes de que Obama volara el viernes a Cartagena, el argumento estadounidense para mantener a Cuba fuera de la Cumbre de las Américas –cuya membresía es la misma que la de la Organización de Estados Americanos– fue expuesto por el principal asesor de la Casa Blanca sobre América Latina, Dan Restrepo.

En la última cumbre en el 2009, recordó Restrepo, muchos participantes llamaron a permitir la entrada de Cuba. Y meses después, en la Asamblea General de la OEA, los miembros acordaron terminar con la suspensión de la membresía de Cuba, con una condición.

Cuba tendría que cumplir con los mismos compromisos básicos de respetar la democracia y los derechos humanos que otras naciones han hecho como parte de su membresía en la OEA y en las Cumbres de las Américas.

“Desdichadamente, las autoridades cubanas no se han decidido a tomar ese camino”, afirmó Restrepo durante una sesión informativa por teléfono con la prensa la semana pasada. “En lugar de eso se ve, incluso con el papa Benedicto en Cuba hace un par de semanas, a los cubanos [el régimen] insistiendo públicamente en que el suyo siga siendo un Estado de un solo partido, y reprimiendo” a la disidencia.

 

Cuba promete reforma migratoria ‘radical y profunda’ en próximos meses

Cuba promete reforma migratoria ‘radical y profunda’ en próximos meses

 

Vista de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Cuba. ARCHIVO/EFE
Vista de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Cuba. ARCHIVO/EFE

AFP

LA HABANA – — Cuba pondrá en marcha “una reforma migratoria radical y profunda en los próximos meses” que eliminará restricciones que han tenido durante décadas los cubanos para viajar al exterior, anunció este viernes el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón.

“Uno de los temas que estamos debatiendo actualmente al más alto nivel del Estado concierne la cuestión migratoria. Vamos a proceder a una reforma migratoria radical y profunda en los próximos meses con el fin de eliminar este tipo de restricción”, dijo Alarcón a un medio digital sin dar detalles sobre el alcance del eventual levantamiento de las limitaciones a los viajes al exterior.

En una entrevista con el diario digital World del Huffingtonpost.com, Alarcón afirmó que “la cuestión migratoria (…) siempre se ha usado como un arma de desestabilización contra Cuba desde 1959 y como un elemento de distorsión de la realidad cubana”.

Desde hace medio siglo existen restricciones para viajar, pero miles de cubanos emigran ilegalmente cada año, a veces en peligrosas travesías en el mar en precarias embarcaciones. Desde 1966, los cubanos tienen derecho a residencia automática al llegar a territorio estadounidense.

Para viajar al exterior, los cubanos requieren un permiso de salida que, a un costo de 150 dólares, se otorga por 30 días prorrogable 10 veces, luego de lo cual debe regresar o pierden el derecho a residir en su país.

Alarcón señaló que “existe también otra explicación a esas restricciones: la necesidad de proteger nuestro capital humano. La formación de médicos, técnicos, profesores, etc., cuesta muy caro al Estado cubano y Estados Unidos lo hace todo para privarnos de estas riquezas humanas”.

Además de los que se van en forma ilegal de la isla, más de 30.000 cubanos emigran legalmente cada año.

Alarcón dijo que la reforma favorecerá también a los cubanos emigrados –que necesitan un permiso de ingreso–, quienes no tienen ahora el mismo “perfil” que los que se marcharon en los primeros años del régimen comunista.

“Las cosas han cambiado mucho (…). Cerca de medio millón de cubanos instalados fuera de nuestras fronteras nos visitan cada año. La inmensa mayoría de la emigración cubana tiene una relación normal con su patria de origen”, dijo.

 

“Guillén cayó en un slump existencial por andar bateando chistes malos”

Earle Herrera: “Guillén cayó en un slump existencial por andar bateando chistes malos”

Foto: Reuters

(Caracas, 12 de abril. Noticias24) – El diputado oficialista Earle Herrera escribió este jueves, en su columna “Por La Goma” del diario Ciudad Caracas, sobre el “antichavismo” que debió demostrar el mánager de los Marlins Oswaldo Guillén ante la comunidad “mayamera” que lo fustigó tras declarar su amor por Fidel Castro.

Esta es su columna completa:

Oswaldo Guillén cayó en un slump existencial por andar bateando chistes malos. En su spanglish dijo algo que tradujeron por “I love Fidel”. Los mayameros se la juraron. En vano suplicó perdón. ¿Y la libertad de expresión? Nada, en Miami no creen en CIDH ni SIP. Para demostrar su antichavismo sollozó que trabaja para la Polar. Nada. Como aquí estimamos a Oswaldo, le vamos a pedir a Chávez que envíe una carta a Miami donde certifique que Guillén lo detesta. Quién quita y le dan otra oportunidad. Hágalo por el guillotinado Ozzie, comandante

Periodistas por la Verdad critica la “humillación” a la que fue sometido Oswaldo Guillén

Foto: AP

(Caracas, 12 de abril. Noticias24) – La organización Periodistas por la Verdad emitió un comunicado en el que critica “la doble moral” y el “rancio escarnio público” al que fue sometido el mánager de los Marlins de Miami Oswaldo Guillén por la comunidad cubana en la península de la Florida y los medios de comunicación de EE UU luego de admitir –y luego negar– su amor por Fidel Castro.

Lea el comunicado completo de Periodistas por la Verdad:

Estados Unidos, país que se autodenomina “campeón” de la libertad de expresión y de los derechos humanos, dio una terminante demostración de doble moral al someter al más rancio escarnio público a Oswaldo Guillén, manager de los Marlins de Miami, por sus declaraciones a una revista en donde manifestó su admiración por Fidel Castro.

Fue el detonante para que la inquisidora maquinaria del Imperio, enquistada en Miami, prácticamente crucificara al ex pelotero, ante la mirada complaciente de sus aliados en Venezuela, quienes aplauden cualquier idea tutelada del Norte.

Claro, al estar nuestro país en la “lista negra” de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos desde 2002 –año del fracasado golpe de Estado- va una década de constante ataque por supuestamente contar Venezuela con “Leyes restrictivas, una “grave” criminalidad, ataques a la libertad de expresión y la “fragilidad” del poder judicial que, según analiza la Corte, afectan seriamente los DDHH en Venezuela.

No es la primera vez que deportista o figura pública alguna haya reflejado en un medio de comunicación su admiración por Fidel Castro. En el pasado lo hicieron Maradona, Sean Penn y Oliver Stone, y no hubo tal reconcomio como lo que ahora le sucede a Oswaldo Guillén.

Pero en Venezuela sectores de la oposición, ante la vista gorda de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, sí idolatra a asesinos de la talla de George W. Bush, Alvaro Uribe Vélez o Posada Carrilles y no pasa nada, es decir, la libertad de expresión se respeta.

Lo que le falta, en cambio a Guillen en Estados Unidos es que lo condenen a la silla eléctrica luego del terrible juicio público, político y en mayor medida económico, transmitido vía satélite por grandes cadenas cono CNN o Espn.

“Pido perdón con todo mi corazón en mis manos, de rodillas”, dijo Guillén prácticamente obligado, humillado, sometido al escarnio público y de manera denigrante, es decir, en una muestra que la comunidad latina en Estados Unidos no tiene derecho alguno de expresarse con libertad y opinión propia sin ningún tipo de lineamientos.

La ONG “Periodistas por la Verdad” se pregunta: ¿Quién es el gran beneficiado con todo este lío?. ¿Acaso no se trata de una victoria para la censura en un país que se dice adalid de la libertad de expresión?.

Para el Imperio, no importa el ser humano si lesionas intereses económicos y políticos…

Chile: Gobierno califica de “retrógradas” las declaraciones de Camila Vallejo sobre dictadura de Fidel Castro – La Tercera

El vocero de gobierno Andrés Chadwick aseguró que las impresiones de la dirigente estudiantil tras sostener un encuentro con Castro parecieran ser la “de una vieja y retrógrada dirigente del PC, con convicciones que ojalá nunca tengamos en Chile”.

Una dura respuesta dio el vocero de gobierno Andrés Chadwick a las declaraciones que sostuvo la dirigente estudiantil, Camila Vallejo a un medio cubano sobre su encuentro con el dirigente del régimen castrista. En dicha publicación, Vallejo sostuvo que “para nosotros lo que (Fidel) diga, reflexione, lo que nos señale, es como una carta de ruta”.

“(Sus declaraciones parecen) de una vieja y retrógrada dirigente del Partido Comunista, previo a la caída del Muro de Berlín, previo a lo que ha demostrado que fue el comunismo en el mundo, y con convicciones que ojalá nunca tengamos en Chile”. 

“No queremos tener un Fidel Castro en Chile, y lamentamos mucho que una dirigente joven pueda pensar que Chile quiere tener un Fidel Castro o que Fidel Castro pueda representar una luz para Chile, ¡por favor!”, sostuvo el titular de la Segegob.

Esto pues, dijo el vocero “si algo hemos construido y valoramos y que todos estamos de acuerdo es en nuestra democracia y en nuestra libertad, y en Cuba no hay democracia ni libertad”.

Entonces, “es una de las declaraciones más retrógradas que yo he escuchado acerca de un pensamiento político. Y no nos vengan a decir ahora; la dirigenta Camila Vallejo, lo podría hacer dicho el año pasado, que quiere un Fidel Castro para Chile, ¡porfavor!”.

Fuente: La Tercera (Chile)


Suspenden a Guillén y arremete contra Chávez: “Ha hecho tanto daño a Venezuela como Fidel a Cuba”

Foto: Reuters

(Caracas, 10 de abril. Noticias24) – El manager de los Marlins de Miami Oswaldo Guillén, fue suspendido por el equipo por cinco juegos luego de decir a la revista Time que siente amor y respeto por la figura del expresidente cubano Fidel Castro.

El comunicado del club expresa textualmente: “Los Marlins reconocen la seriedad de las declaraciones atribuidas a Guillén. El dolor y el sufrimiento causados por Fidel Castro no pueden ser minimizados, especialmente en una comunidad llena de víctimas de la dictadura”.

Tras el anuncio de la franquicia, el venezolano inició una rueda de prensa en la que pidió perdón a los latinos en general y al pueblo cubano en particular.

Foto: Reuters

Estoy aquí con el corazón en la mano para pedirle perdón a toda aquella gente que directa o indirectamente he herido“. No vengo aquí para salir de un problema sino para aclarar las cosas”, dijo al inicio de sus palabras.

Un periodista le consultó cuál era su opinión sobre la figura de Hugo Chávez, a lo que el grandeliga respondió que “le ha hecho poquito a poco tanto daño a Venezuela como Fidel (Castro) le hizo a Cuba“.

“Tengo muchos amigos cubanos, he vivido en Miami por mucho tiempo y me siento avergonzado que ellos piensen que nuestra amistad ha sido traicionada. Los últimos días han sido muy difíciles para mí, sólo Dios y mi familia saben lo mal que lo he pasado”.

Error de interpretación

Foto: Reuters

Aunque echó la culpa de la situación a una supuesta mala interpretación al traducir el inglés –”no por culpa del periodista, sino mía que no supe expresarme”–, insistió con la disculpa:

“Nuevamente mil disculpas, en especial a toda la comunidad cubana: estoy arrepentido de lo que estamos pasando en estos momentos y de poner a muchas personas en un puesto que no necesitan estar. Yo lo que quise decir fue que una persona que ha hecho tanto daño en el mundo todavía está en el poder y está vivo. Yo no lo amo ni lo admiro”.

Resaltó que “he dañado a mucha gente y a sus sentimientos. En dos oportunidades he tenido que pedir disculpas por eso estoy aquí y lo siento, no es simplemente por mi trabajo sino es porque lo siento”.

“Tenía que hacerle sentir a la población cubana que de verdad los apoyo y estoy con ellos. Los cubanos y los venezolanos tienen mejor futuro de lo que creen. Las palabras se las lleva el viento y yo lo voy a demostrar con hechos. Yo le voy a demostrar a la comunidad cubana quién es realmente Guillén”.

Dos mujeres en el “sube y baja”

Dos mujeres en el “sube y baja”

Dilma-CKF

Por Emilio J. Cárdenas

El Diario Exterior

En verdad, es aún más alta que la que alguna vez tuvieran sus predecesores, el estadista Fernando Enrique Cardoso y el ex gremialista Luiz Inacio Lula da Silva. Esto es lo que indica claramente un reciente sondeo de opinión realizado por la propia Confederación Nacional de la Industria del Brasil.

La aprobación que recibe Dilma Rousseff es del orden del 77% de los entrevistados. Casi ocho de cada diez brasileños la aplaude, encontrando que su gestión es positiva. En los últimos cinco meses, pese a las dificultades económicas de un mundo convulsionado, su popularidad creció cinco puntos porcentuales. En gran medida porque aún ante las enormes dificultades externas Brasil logró seguir creciendo y eliminando pobreza, mientras creaba empleo. En contratara, los rechazos a su labor de gestión disminuyeron y están en apenas un 19% de los entrevistados. Lo que es notable.

Curiosamente, la aprobación que recibe la gestión de su gobierno es sustancialmente menor, del 56%. Aquí hay un 8% que entiende que esa labor es simplemente pésima. Ocurre que hay insatisfacción respecto de algunos temas. La gente se queja de la fuerte presión tributaria, que entienden excesiva y contraproducente; de la inseguridad personal que ciertamente va en aumento; y de lo que sucede en el campo particular del cuidado de la salud de la población. En todos estos capítulos la desaprobación alcanza a más del 61%.

La gente aplaude particularmente la actitud clara de rechazar presiones de la primera mandataria. Y la falta de retórica para, con ella, disimular errores. Especialmente cuando los aliados del gobierno reclaman favores o cargos en la administración. Pese a que esta actitud de corte transparente amenaza con fracturar eventualmente las mayorías en el Congreso del país vecino.

En abierto contraste, la presidente de nuestro país, Cristina Fernández atraviesa por un período de pérdida acelerada de popularidad.

Con la economía cerrada caprichosamente y en franca desaceleración; los subsidios masivos y desordenados en tren de desaparecer; la inflación en peligroso aumento; una grave y ahora sonora tensión con el resto del mundo por la política comercial proteccionista que se ha puesto en marcha en nuestro país asilándolo de los demás y por una inquietante nueva sensación de fuga de capitales que está encareciendo nuevamente al dólar marginal, el panorama político y económico parecería estar complicándose para ella.

El momento es algo así como la contra-cara del que hoy vive Dilma Rousseff. Euforia, animación y optimismo en el Brasil. Mediocridad en la conducción, ahogo y un ambiente de pesimismo creciente en la Argentina

Por todo esto el blanco y el negro que aparecen -en contraste- entre lo que están haciendo Cristina Fernández y Dilma Ruosseff en sus propios escenarios cuando de calificar a sus respectivas gestiones se trata.

Emilio J. Cárdenas fue Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

ALTO

¿CUBA O BRASIL?:

Fue la propia Cancillería venezolana la que en un comunicado el pasado martes 3 anunció que el presidente Chávez tras hablar con su ex colega Lula da Silva tenía previsto viajar a Sao Paulo para saludarlo y conversar sobre distintos tópicos entre los que destacaba el tema del cáncer que afecta a los dos amigos. La verdad tras todo ello es que el ex mandatario brasileño ha estado insistiéndole infructuosamente a Chávez que se trate con los médicos del Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo desde agosto del año pasado. Casi convencido tras los resultados del último PET Scan que indican daños en otros órganos y errores en la aplicación del tratamiento cubano el impaciente paciente decidió por unos horas llamar a Lula y planear una revisión en el HSLSP, disimulada con la visita al paciente ambulatorio que trata de recuperar el normal funcionamiento de la laringe tras una operación para removerle un tumor canceroso el año pasado. El extraño accionar de la cancillería obedecía a preparar el ambiente. Un avión Falcon de la Casa Militar llevó a Sao Paulo una avanzada de funcionarios a los que no les volvieron a aceptar las peticiones de confidencialidad y seguridad exageradas como el 2011.

Otra indicación del intento de viaje fue la declaración ofrecida el 5A por el médico Raúl Cutait, del hospital paulista y quien fue el cirujano que operó a Lula cuando señaló que “es posible que Chávez sea convencido de someterse a algunos exámenes aquí”. Mientras eso sucedía en el Sur más al norte, en Barinas, Chávez tomaba la decisión de seguir con el tratamiento en La Habana. Pesó más que su vida su fidelidad al anciano Fidel Castro. “No le puedo hacer eso a Cuba. Se nos cae todo lo que hemos hablado de la misión Barrio Adentro y los médicos cubanos. Dudar en este momento de la calidad de la medicina antillana sería una puñalada a Fidel y Raúl y al pueblo cubano que me han dado todo su cariño y dedicación”. Palabras más palabras menos fueron el dialogo con sus familiares y allegados. Discrepancias fuertes hubo en Barinas. Los temas metástasis y quimioterapia seguirán siendo un tabú. Hasta cuándo no se sabe.

Supe inclusive que para el último retorno a Barinas pidió le aplicaran de nuevo una pequeña dosis de esteroides para verse mejor a pesar de la prohibición médica. Con Lula y Rouseff coordinó que el médico brasileño que ha estado varias veces en Cuba dando su opinion profesional siga supervisando los procedimientos a aplicarse. Recuerden que de esta cooperación entre dos médicos de Brasil y dos de Venezuela, he hablado en anteriores runrunes. Ya una vez aquí reseñé aquella frase de la actual presidenta de Brasil, que ayer dialogaba con Obama en la Casa Blanca antes de volver a encontrarse en Cartagena esta misma semana, refiriéndose a que el afán de seguridad de su colega venezolano en Cuba seria su perdición en cuanto a su salud. El laberinto que debe tener el comandante presidente en su cabeza no se le desea a nadie…

MEDIO

EL GRAN ACTOR:

La puesta en escena fue impecable. Las lágrimas suyas fueron verdaderas a pesar de que en el guión -que de vez en cuando leía- estaban las de cocodrilo. La realidad sobrepasó a la ficción pues el caudillo sabe, desde hace meses, la verdad de lo que lleva por dentro. Por eso su negación a las palabras metástasis y quimioterapia y la insistente repetición de que todos los exámenes están perfectos. Ya por su verbo lo conocemos. Son catorce años de discursos en los que se contradice con demasiada frecuencia. Sólo ver los breves recuentos que hace Globovisión bajo el título “Aunque Usted no lo crea” le sirvieron a su amiga Cristina Kirchner para alertarlo, apenas comenzaba la enfermedad, de que si seguía hablando para adelante y para atrás le iban a cazar las mentiras en algún momento. No fue un hecho imprevisto ni nada familiar el montaje barinés. Cadena oficial de por medio y puesta en escena milimétrica le sirvieron para su campaña mediática de dar lástima, mostrarse invencible aún y retar al Creador exigiéndole más tiempo de vida, tal cual las órdenes que imparte a sus sumisos colaboradores y que estos cumplen a pie juntillas sin chistar.

Un presidente que ha estado en permanente ataque a la Iglesia Católica y su jerarquía desde abril del 2002 y que desde julio pasado ha estado en permanente periplo por los altares de los santuarios más importantes, como el Santo Cristo de la Grita o la Virgen de Coromoto, no ha escatimado seguir ofendiendo a los obispos bien sea por sus propias palabras o a través de los narcoprófagos contratados para el juego sucio. En nuestro portal www.runrun.es presentamos el trabajo minucioso de un colega que nos permitió recordar sus groseras palabras contra el Cardenal cuando lo llamó pervertido, maleante e inmoral; a los obispos demonios y vagabundos; a Cristo comunista; al Papa que no era ningún embajador de Cristo en la tierra; que no hay un mas allá sino un acá; que como había sido monaguillo sabía que a Eva no la sacaron de una costilla de Adán y aquella despedida al fallecido Cardenal Velasco prometiéndole encontrarse ambos en el infierno.

Su presión para que el Papa Benedicto XVI le diera le bendición en La Habana es una demostración adicional de la procesión que lleva por dentro y por la que su madre ora y ora desde la tercera intervención quirúrgica en Cuba. Notoria fue la ausencia de sus hijas en el montaje barinés empeñadas como han estado, según cuentan los médicos brasileños, en que su padre se tratara en Sao Paulo como insiste Lula desde agosto de 2011. El día de esa misa en cadena aún estaban en el tira y encoge entre Cuba y Brasil para seguir con el tratamiento. Llamadas iban y venían entre el enfermo y sus amigos Lula y Fidel. Sin embargo, montaje o no, la verdad es que la emoción del acto hizo que los temores del caudillo quedaran al descubierto. Escondidos o no por el guión perfecto se hicieron visibles. Ya no pidiendo milagros o curaciones sino un tiempo más de vida para terminar de hacer lo que todavía le falta por completar. A confesión de parte no queda duda que las pruebas fueron relevadas…

BAJO

LA DURA REALIDAD:

Molestia, por decir lo menos, en el alto gobierno por las sinceras declaraciones del presidente de Uruguay, Pepe Mujica, en torno a que “cuando pase Chávez” no habrá “construido ningún socialismo”. Consideran que dio como un hecho su desaparición. Mujica fue más allá expresando que aunque admira el Socialismo del siglo XXI, “no es el camino que elegiría” y más tajante al al afirmar que los gobiernos no deben ser “tan de izquierda como pensábamos hace 40 años, ni pueden ser tan de derecha como cosas que vimos en esta América. La aguja parece que se va arrimando un poco al centro”. Como si fuera poco el candidato radical de izquierda francés, Jean-Luc Mélenchon, señaló que escogería a Correa y a Lula como ejemplos antes que a Chávez. Y en Malí, a pesar del “apoyo incondicional de Venezuela” en un comunicado oficial, el presidente Amadou Toumani Touré renunció el domingo allanando el camino para que los soldados que lo derrocaron entreguen el poder a la Asamblea…

BASURA:

Así como arrancaron acusando a Capriles de haber preparado el ataque en su contra en Cotiza y poco a poco se les fue desinflando a pesar de la feroz campaña en los medios rojos y añadir, además, por boca del propio caudillo, que se sabia de un plan para asesinar al candidato de la Unidad para provocar un caos institucional, las maquinaciones no cejaron en la Semana Mayor. El nuevo plan diseñado es acusar a los “enemigos del régimen”, léase partidos democráticos participantes en las exitosas primarias, de estar detrás de los asesinatos de figuras como la hija del Cónsul de Chile, el representante de Caramelos de Cianuro, el diputado del Psuv Bolivar Juan Carlos Figarella y el ex gobernador de Apure Jesús Aguilarte. La macabra idea, una más a ejercitar en este año electoral, no ha podido ser implementada a fondo ni con la rapidez requerida pues los señalados de cometer los hechos fueron apresados con inusitada velocidad y por sus características no parecieran servir para dicho propósito. La máquina de la maldad alimentada por el billete sin control desde el gobierno esta funcionando. !Y cómo!…

A %d blogueros les gusta esto: