Category Archives: colombia

Secretos del Servicio

Secretos del Servicio

Anuncios

Estados Unidos al borde de América Latina

Estados Unidos al borde de América Latina

Rule_of_lawPor Armando Ribas

Diario Las Americas

El dogma de que el poder absoluto, por la hipótesis de su origen popular puede ser tan legítimo como la libertad constitucional, ha comenzado a enrarecer el ambiente. – Lord Acton

En una de sus últimas presentaciones públicas el presidente Obama dijo: “Estados Unidos sufre la división social más grande en décadas…Esta elección tendrá el contraste más grande que hemos visto desde la elección de Johnson-Goldwater”. Perdóneme señor presidente, pero la división que Usted ha planteado es a mi juicio la única en la historia de Estados Unidos. Ni aun la Guerra de secesión implicaba una división conceptual como la que Ud. plantea. Así le puedo decir que las diferencias políticas entre Johnson y Goldwater no implicaban en ningún caso, una amenaza al sistema del Rule of Law, tal como fuera concebido e implementado en su oportunidad por los Founding Fathers. Tanto es así que podría decir que cuando Johnson alcanzó el poder implementó las políticas propuestas por Goldwater. Fue así que Santo Domingo se salvó de ser otra Cuba por la llegada de los “marines”.

Permítame decir que ese sistema ético político y jurídico concebido por los Founding Fathers implicó un cambio sustancial en la historia de la humanidad, por mas que fuera desconocido y a la vez descalificado por Marx como el capitalismo. Así surgió la pretensión del nirvana socialista, de crear un hombre nuevo, que alcanzaría la igualdad (De cada cual de acuerdo a sus capacidades a cada cual de acuerdo a sus necesidades) y el estado desaparecería así como la división del trabajo. Alcanzaríamos así el fin de la historia pues desaparecerían los antagonismos.

Ya vemos así la línea de su pensamiento político cuando se refiere casi ignominiosamente a los ricos y propone imponerles impuestos mayúsculos. Aparece así en su retórica las virtudes del pueblo tal como las expusiera Aristóteles: “Cuando el pueblo se hace monarca, actúa como tal y viola la ley y desde entonces los aduladores del pueblo tienen un gran partido.”Esa batalla por la igualdad entra en una violación paladina de los principios en que se sustenta el Rule of Law, tal como lo expresara Madison en el Federalista, donde escribió: “En una sociedad bajo la forma de la cual la facción más poderosa se puede rápidamente unir y oprimir a la más débil, se puede decir que reina la anarquía, donde el individuo más débil no está seguro frente a la violencia del más fuerte”.

Es decir que en esa posición Obama está pretendiendo violar el derecho de propiedad, y aun más el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Es decir que queda descalificado el interés privado, en nombre de una supuesta igualdad, que logra destruir las fuerzas productivas y determina la concentración del poder político. Esa concentración de poder en nombre del pueblo, constituye una violación de otro principio básico del Rule of Law, que es el reconocimiento de la falibilidad de la naturaleza humana y por tanto se impone la limitación del poder político.

La esencia de esa limitación del poder político se constituye en la división de los poderes. Permítanme otra cita trascendente al respecto de Adam Smith: “Cuando el poder judicial está unido al poder ejecutivo, es prácticamente imposible que la justicia no sea sacrificada frecuentemente a lo que vulgarmente se denomina política.” Una vez más ha quedado claro que Obama desconoce la naturaleza misma del Judicial Review. (Revisión judicial). Ese concepto fue aun ignorado en Inglaterra durante el Glorious Revolution de 1688, cuando las prerrogativas del rey fueron trasladadas al Parlamento. El rey reina pero no gobierna, pero el Parlamento es omnipotente en nombre del pueblo.

Esa gran diferencia con el sistema Americano fue señalada primeramente por Hamilton en la Carta 78 de El Federalista donde escribió: “Porque yo concuerdo en que no hay libertad, si el poder judicial no está separado de los poderes ejecutivo y legislativo. Por tanto ningún acto legislativo contrario a la Constitución es válido.” Este principio fundamental es igualmente ignorado por Obama cuando pretende desconocer el derecho de la Corte Suprema de declarar inconstitucional su ley de salud (Obamacare) Tanto así que hasta ha pretendido desconocer que exista algún precedente jurídico que reconozca tal poder de la Corte Suprema.

Señor presidente lamento informarle que ese antecedente que Ud. ignora data de 1803. Fue en esa fecha que en el famoso caso Marbury vs Madison el Juez Marshall tomo la siguiente decisión y dijo: “Todos aquellos que han formado constituciones escritas, las consideran como formando la ley fundamental y principal de la Nación, y consiguientemente la teoría de tales gobiernos debe ser que cada acto de la legislatura repugnante a la Constitución es nulo. Es enfáticamente el ámbito y el deber del Departamento de Justicia el decir que es la ley.” Esa fue la aplicación práctica de los principios expuestos por Hamilton a los cuales nos hemos referido.

Basado en estos principios se instituyó a partir de 1787, el sistema político que transformó la historia del mundo. Tanto así que en solo 100 años Estados Unidos se convirtió en la primera potencia mundial. Y más aun le debemos el mantenimiento de la libertad y no ser nazis o comunistas. No obstante esta realidad ese sistema fue descalificado por Marx como capitalismo, y por Lenin como imperialismo. Lamentablemente Lenin esta presente y la oposición al mismo se ha convertido en una fuente del poder de la izquierda en nombre del antiimperialismo. Aun en Europa se le descalifica como la hegemonía americana. El problema que genera la posición de Obama pues es el riesgo de que se viole el sistema del Rule of Law. Y ese sistema no es económico sino que la economía es el resultado del mismo.

Ya Tocqueville había señalado que: “Los vicios del sistema son tanto más fuertes que la virtud de los que lo practican.” Y ese vicio del sistema se manifiesta cuando se reconoce la democracia como el poder de las mayorías. Así se olvida que cuando el “pueblo” tiene derechos, desaparecen los derechos individuales en nombre del bien común y consecuentemente queda el poder político absoluto, tal como lo previera Lord Acton. Debo recordarle a Obama que tanto Hitler como Mussolini fueron elegidos por el pueblo. Por tanto recordemos la observación de Jefferson al respecto cuando expresó: “Un despotismo electivo no es el gobierno por el que luchamos”. En esa línea nos encontramos con múltiples gobiernos latinoamericanos.

La actitud de Obama es realmente preocupante para la historia universal y el momento que se vive. No hay sustituto en el mundo para la libertad como la ha representado Estados Unidos a través de su historia. Insisto, jamás se ha presentado en este país una disyuntiva como la planteada por Obama que amenaza la sobrevivencia del sistema de libertad ante la violación paladina de los derechos individuales y el desconocimiento de la función prioritaria de la Corte Suprema en defensa de la Constitución. Esperemos que los americanos tomen conciencia del riesgo que están corriendo de hacer de Estados Unidos un país latinoamericano más y por supuesto obtener los mismos resultados. Y al respecto me permito señalar que la diferencia no es racial ni cultural sino del imperio del sistema que es desconocido diría en el mundo. Como dijera David Hume: “La naturaleza humana es inmodificable, si queremos cambiar los comportamientos debemos modificar las circunstancias.” Evidentemente la circunstancia es el sistema político en el que se desarrolla la actividad del hombre.

Ecuador: Abrir las fronteras no es cooperar con terroristas

Ecuador: Abrir las fronteras no es cooperar con terroristas

por Gabriela Calderón de Burgos

Gabriela Calderón es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo (Ecuador).

En uno de los blogs de la revista Foreign Policy Otto Reich, ex asistente del Secretario de Estado de EE.UU., y Ezequiel Vásquez, colaborador de Americas Forum, afirman que la política migratoria del gobierno de Rafael Correa “ha permitido que las organizaciones criminales transnacionales  y grupos terroristas…potencialmente usen al país como una base de operaciones con el objetivo de eventualmente perjudicar a EE.UU.”1 Contrario a lo que piensan los autores, señalar una vulnerabilidad no es un argumento suficiente como para imponer restricciones.

Vale la pena recordar que antes de que Correa anunciara en junio de 2008 su política de la “ciudadanía universal”, Ecuador ya tenía una política migratoria liberal comparado con otros países. El Estado ecuatoriano solo le pedía visa de turismo a 27 países.2

También es importante recordar que en Ecuador hay dos mundos paralelos desde antes de que Correa llegue al poder: aquel descrito en nuestra Constitución, leyes y documentos oficiales y lo que sucede en la práctica. Los autores asumen que si hubiese una ley migratoria con mayores restricciones se dificultara el ingreso de criminales internacionales a nuestro país y su capacidad de utilizar nuestro territorio como base de operaciones. Sin embargo, fue en 2004 que se capturó a Simón Trinidad de las FARC en Quito con documentos ecuatorianos falsos —pasaporte y cédula.3 También fue entre 2004 y 2007 que las Fuerzas Armadas ecuatorianas hallaron 117 campamentos de esa organización terrorista en nuestro territorio.4 Tampoco hay que olvidar que el número dos de las FARC, Raúl Reyes, estaba utilizando territorio ecuatoriano como base de operaciones hasta marzo de 2008. Todo esto ocurrió antes de que Correa implementara la política que los autores cuestionan.

Reich y Vásquez señalan como evidencia, por ejemplo, el incremento en un 550% (de 92 personas en 2006  a 518 en 2010) del ingreso de pakistaníes al Ecuador durante los últimos cuatro años y luego mencionan el caso del ciudadano pakistaní arrestado en 2011 por estar involucrado en tráfico de personas. Sin embargo, no explican por qué hay que asumir que cualquier pakistaní que ingresa a Ecuador es un potencial criminal o terrorista.

Las cifras mencionadas por Reich y Vásquez deben ser contextualizadas. El ingreso de extranjeros ha aumentado en general, un efecto natural de facilitarle a los extranjeros (de cualquier nacionalidad) visitar nuestro país. Un incremento de 550% fuese algo inusualmente extraño si fuese un caso aislado. Pero si analizamos las estadísticas de ingresos de extranjeros provenientes de todos los países entre 2006 y 2010, veremos que el incremento promedio fue de 318%.

Finalmente, Reich y Vásquez afirman que Ecuador se está volviendo un Estado fallido debido al demostrado ingreso de terroristas y criminales internacionales. Sucede que si seguimos esa misma argumentación habría que concluir que EE.UU. también va por el mismo camino debido a las múltiples detenciones de capos de drogas en territorio estadounidense y a que los que perpetraron la barbaridad del 9/11 tenían visa de turistas para estar en EE.UU. Pero eso sería una exageración, como la de los autores cuando expresaron que abrir las fronteras a turistas de cualquier nacionalidad es algo “anti-americano, anti-democrático, pro-Irán”.5

Colombia: ¿Quién dijo diálogo? – por Fernando Londoño Hoyos

Algo muy serio parece estar fallando en la formación de las nuevas generaciones en lo tocante al comportamiento y al sentido de patria.

Impecable manejo le dio el Gobierno al arduo tema de la liberación de los secuestrados. Tuvo tacto, determinación y claridad. El festival mamerto de Piedad Córdoba se quedó ensayado, y como en las buenas faenas el Presidente remató con estocada en todo lo alto. Sin restarle importancia a lo que se hacía, recordó, en el mejor momento, que nos quedaban 700 colombianos por recibir. Y que sin ellos, o cuando menos sin noticia precisa de lo que con ellos ha ocurrido, no se daría un paso adelante.

Siguiendo esa sencilla línea argumental, no habrá de qué hablar mientras las Farc no devuelvan a los miles de niños que se robaron de sus hogares y que utilizan en los más abyectos menesteres. Como tampoco será posible ninguna aproximación con sembradores de minas que se nieguen a retirarlas o cuando menos a dar noticia exacta de su ubicación.

Por descontado se da que esas formas elementales de reparación tienen que llegar de la mano de manifestaciones explícitas de no repetir esta lista de crímenes atroces. Como tampoco serán imaginables asaltos a los pueblos ni ataques a la infraestructura de vías o transmisión eléctrica, o a los medios de transporte o a las industrias básicas de la Nación.

Pero cumplidos estos requisitos esenciales, queda pendiente la primera y fundamental de las tareas. Mientras las Farc no abandonen el narcotráfico, con entrega real y efectiva de sembrados de coca y amapola, de laboratorios y cristalizaderos, de rutas y de cómplices, no hay para qué pensar en que sean interlocutores de nada o para nada. La cocaína y la amapola son los combustibles que alimentan todas las guerras. No cabe, entonces, la mala mentira de que se pueda hablar de paz dejando intactas las condiciones de la guerra.

Estamos seguros de que este Gobierno no cometerá los errores del pasado, incluyendo el que causó tan grave daño en la desmovilización de los grupos paramilitares. Por no exigir el desmantelamiento del negocio de la coca, se tuvo que pagar el altísimo precio político que se conoce. La cuestión no es recibir fusiles, que tan fácilmente se remplazan por otros, sino recibir combatientes que dejan de serlo para incorporarse de buena fe a la sociedad que han maltratado tanto.

Por supuesto que no paran aquí los complejos asuntos que el debate plantea. Porque las Farc, y particularmente quienes las utilizan con fines políticos, pretenden convertirse en una especie de Asamblea Constituyente. El comandante Chávez, desde Venezuela, las señoras Córdoba y Cuartas, cierto congresista Cepeda, los curas Giraldo y De Roux sueñan con que diálogos de paz se llame una especie de foro en el que Colombia decida su estructura política y las líneas maestras de su economía y su forma de organización social. Lo que nunca lograron por las armas. Para lo que jamás han conseguido el favor del pueblo, lo pretenden por la puerta trasera de los diálogos que piden.

Queden desde ahora definidos los alcances de los diálogos que se proponen en nombre de la paz. Si en ellos se buscan formas de justicia sustitutiva de la tradicional, medios para que dejen las armas quienes con ellas tanto han atormentado al pueblo colombiano, podrá pensarse en gestos de generosidad y grandeza. Pero que se sepa de una vez que los diálogos de que se habla no pueden ser la ocasión para convertir en factores fundamentales de la política colombiana a quienes no tienen más mérito que el delito. En otras palabras dicho, que los diálogos no sean un Golpe de Estado encubierto. Es lo que quieren sus promotores. Y es lo que los ciudadanos no aceptaríamos jamás.

Desde esta perspectiva fundamental corresponderá examinar estas conversaciones. Porque está claro lo que buscan quienes las proponen. Y también está claro lo que jamás aceptaríamos los que seguiremos creyendo en la Democracia.

Las mansiones de los capos del narco

Las mansiones que habitan los narcotraficantes parecen grandes palacios. Lucen con muebles de muy diferentes estilos, y la decoración destaca por las piezas muy costosas más que por ser de buen gusto. Todas estas ostentosas viviendas son protegidas por guardias armados hasta los dientes.

El 18 de enero el New York Times publicó un reportaje sobre las casas del narco en México. Bajo el título “Dentro de las casas de los ricos e infames de México” el corresponsal del periódico estadounidense, Damien Cave, describió algunas de las casas de personajes ligados con el narco. El periodista presentó un panorama del fenómeno de la “narco arquitectura”.

Cave explica la evolución que la estética del narco ha sufrido en los últimos años. En los primeros años del “boom” del narco, el presumir poderío a través de construcciones suntuosas era una forma de ganar reclutas e impresionar a los competidores.

Esto no es nada nuevo, a lo largo de la historia. Una manera recurrente para demostrar riqueza y poder ha sido levantar edificios y monumentos que impresionen a todos y trasciendan a sus dueños.

Una rápida acumulación de riqueza(legal o ilegalmente) y que no va acompañada de un aprendizaje educativo y cultural, lleva a la adopción de elementos externos que se identifican con “clase”, “estatus” y “lujo”, creando una mezcla de elementos, ya sea en cuanto a moda, diseños arquitectónicos y decoración.

Sin embargo, los violentos enfrentamientos entre los mismos cárteles de la droga y con las fuerzas armadas, ha llevado a los capos del narco a mantener un perfil bajo, prefiriendo comprar inmuebles ya existentes en lugar de construir casas suntuosas que llamen la atención.

Pareciera que especialmente los involucrados desde hace más tiempo en el tráfico optaron por mantener hacia el exterior una forma de vida algo más discreta. Tal es el caso de la casa en la que Eduardo Arellano Félix, quien fue capturado en la ciudad de Tijuana en 2008. La casa –que todavía presenta las huellas de la intensa balacera- es una construcción que bien podría pertenecer a una familia de clase media. La residencia del extinto Amado Carrillo es similar, su fachada de ladrillo no llama la atención en ningún sentido.

Contrariamente, las nuevas generaciones de narcotraficantes mantienen un perfil distinto. José Jorge Balderas, alias el J.J., fue capturado hace un año en su domicilio en Bosques de Las Lomas. El inmueble es una mezcla entre una decoración “kitsch” y una “parodia de departamento de soltero”. En el piso inferior se encuentra un espacio acondicionado como bar, con cortinas rojas, grandes sillones con tapiz de cebra e incluso una bola de espejos.

La casa del chino-mexicano Zhenli Ye Gon, detenido en 2007 por comercializar pseudoefedrina de manera ilícita, se encuentra en Lomas de Chapultepec, es sin duda la más impresionante de todas las que el periodista estadounidense visitó para hacer su reportaje, el cual originó muchas controversias a nivel internacional.

La estructura de los cárteles

Hay cuatro niveles de poder:

Nivel 1: Los capos. Son los líderes de las organizaciones. Son ellos quienes toman las decisiones para el cártel, pero de vez en cuando suelen hacer acuerdos con otros grupos delictivos.

Nivel 2: Lo ocupan los financieros y los lugartenientes. Los primeros se encargan de limpiar el dinero generado por la venta de droga, comprando bienes raíces, invirtiendo en negocios legítimos. Su misión es hacer pasar como legal 25 mil millones de dólares que se generan al año en México por la venta ilegal de estupefacientes.

Los lugartenientes son la mano derecha de los capos, se caracterizan por ser ambiciosas como sus jefes y generalmente son de clase media baja.

Nivel 3: Aquí se ubican los sicarios y los funcionarios. Unos son el brazo armado de los cárteles y se encargan de ajustar cuentas entre carteles, trabajan por sumas importantes de dinero, generalmente son pistoleros experimentados y delincuentes. En los últimos años resalta el grupo de elite los zetas, trabajan para el Cártel del Golfo y está integrado por ex militares que cuentan con un riguroso entrenamiento.

Otros son los funcionarios, empleados de gobierno coludidos con los cárteles para hacer más fácil la producción, transporte y comercio de las drogas. Entre un 20% y 50% de las ganancias de las organizaciones se utilizan para sobornarlos.

Nivel 4: Los transportistas, distribuidores y productores componen la tríada que ocupa este nivel.

Los transportistas mueven toneladas de droga por cielo, mar y tierra dentro de estos puestos se encuentran chóferes, pilotos y capitanes. También existen los llamados burreros que pasan la droga dentro de su cuerpo.

Los distribuidores trabajan en las calles, son los vendedores minoristas que con esta actividad obtienen dinero de una manera rápida.

Los productores, son campesinos de escasos recursos que son abordados por narcotraficantes y se les compra o intimida para que siembren las plantas de marihuana o amapola.

Todos ellos sueñan con erigirse como el gran capo.

La seducción del narco

Las glamorosas “narco esposas” se pasan el día en salones de belleza, enfundadas en caros atuendos de famosos diseñadores. Una de estas víctimas es la ex Miss Hispanoamericana Laura Zúñiga, una mujer de 23 años que al momento de ser capturada en diciembre del año pasado portaba costosos aretes Chanel.

Cada año, docenas de chicas participan en concursos de belleza en las soleadas colinas del estado de Sinaloa. Atraen a acaudalados narcotraficantes, quienes eligen a algunas de ellas para llevárselas a su guarida en las montañas.

Las perspectivas laborales para las chicas sinaloenses son pocas, y conquistar a un prominente narcotraficante es la puerta de entrada a un mundo de riqueza descomunal, con mansiones y vehículos de lujo, sesiones interminables de spa y un guardarropa con las marcas más exclusivas.

Sin embargo, los riesgos no se desvanecen. A la ganadora del concurso Miss Sinaloa su reinado le llegó a su fin en diciembre del 2011, cuando fue arrestada junto con su novio contrabandista en una camioneta llena de armas y dinero. Unos días antes, la ex amante de un capo de la droga fue encontrada muerta dentro del maletero de un coche, con heridas en forma de zeta. Cada vez son más las mujeres asesinadas dentro de una guerra que costó al país la vida de unas 5,700 personas tan sólo el año pasado.

Otra belleza sinaloense, Zulema Yulia Hernández, capturó la atención del capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán, mientras ambos se encontraban encarcelados hace ya más de diez años. Una vez fuera ella llevó una vida glamorosa trabajando para la banda de Guzmán, el cártel de Sinaloa, pero todo tuvo trágico final apenas este diciembre, cuando fue asesinada y abandonada en un automóvil cerca de la Ciudad de México.

Los riesgos no impidieron que Emma Coronel, ganadora de un concurso de belleza local, se casara a sus dieciocho años con Guzmán, no mucho tiempo después de que éste escapara de la cárcel donde fue amante de Zulema.

“Caen en el encanto de la idea de que tener un narco significa una nueva vida de lujo”, dice Martín Meza, alcalde de Badiraguato, donde nació Guzmán. “Les dan una vida de reina pero después esas mujeres se vuelven intocables”.

En el lugar abundan las historias de hombres asesinados por coquetear con la novia de algún narcotraficante, o de colegialas aterrorizadas al recibir un arreglo floral caro en su salón de clases

Moda narco Los ejemplos más ostentosos son los mausoleos erigidos en los cementerios en honor de las víctimas de la guerra del narcotráfico. Con ventanas, aire acondicionado y cuartos para que la familia pueda lamentarse cómodamente, están repletos de retratos gigantes, globos de fiesta y juguetes a escala de los autos y armas favoritos de la víctima.

La riqueza que derraman los capos en la zona, especialmente en comunidades rurales, les ayuda a ganarse el respeto de los sinaloenses mayores y de los jóvenes que ven en la estética narco el último grito de la moda.

Autos blindados y lujosos

En fechas recientes se logró ubicar más de cien vehículos blindados asegurados por el Ejército, en donde figuran camiones tipo “rinoceronte”, cuya imitación revela una burda imaginación al colocarle dos escopetas al frente, una escotilla para sacar a un tirador y mirillas para diez tiradores en los costados y la parte trasera, cada uno con su propia cabina blindada.

En la confección artesanal de los vehículos acorazados, un intento criminal por materializar la ficción en realidad, los narcotraficantes armaron una camioneta pick up de tres toneladas, en cuya plataforma llegan a poner una cabina giratoria blindada para un tirador.

Mandan a construir autos blindados para su guerra, son camionetas pick up doble cabina con cortinas de acero para proteger a los sicarios de fusiles y lanza granadas, y que usan para romper cercos o rescatar a jefes en peligro.

Han echado mano de todo. Incluso clonan vehículos militares de campaña con los que transitan y operan, confundiendo a la población e incluso a las mismas autoridades. Son casi idénticos, a tal grado que sólo los militares logran distinguir las diferencias: acabados, dimensiones y tamaño de matrículas.

En la Octava Zona Militar hay decenas de estas camionetas blindadas y modificadas confiscadas a los narcotraficantes, son los vehículos de la guerra entre Los Zetas y el cártel del Golfo.

La mayoría están chocados, baleados y muchos de ellos inservibles. El blindaje y las modificaciones hechas por los narcotraficantes no han sido un impedimento para que los militares puedan detenerlos.

Decomisos al por mayor

El armamento decomisado por el Ejército es como para sostener una guerra por varios meses, son más de 800 mil cartuchos confiscados. También se han incautado ametralladoras, desde las más viejas y convencionales hasta las artilladas como las Barret. De igual modo hay fusiles de asalto belgas que usan las balas llamadas “matapolicía”, las calibre 5.7.

Llama la atención los lanzagranadas, y que comienzan a popularizase como si fueran cuernos de chivo. Mas de mil 600 granadas que pertenecían a los narcos ya están en manos del Ejército. Las pistolas más decomisadas son las calibre .45, 0.9 milímetros y .38, pero también hay aquellas de origen israelita, como las Águila del Desierto, y otras que los capos han mandado a confeccionar con recubrimientos en oro e incrustaciones de diamantes, además de estar tatuadas con marcas como Versace, Rolex y Cartier. Un arsenal que vale mucho dinero, pero que igualmente se usa para derramar más sangre.

Chávez asistirá a la Cumbre de las Américas y Obama llegará el viernes a Cartagena

Publicado el 10 de abr de 2012 4:15 pm |

2 comentarios

Foto: Jorge Silva / Reuters / archivo

(Bogotá, 10 abril. EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, asistirá a la Cumbre de las Américas aunque posiblemente estará solo unas horas y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegará el viernes, una día antes del encuentro presidencial, anuncio hoy la canciller colombiana, María Ángela Holguín.

La ministra hizo estos anuncios en una rueda de prensa en el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, tras conocer las actividades con actores sociales previas a la Cumbre de presidentes del fin de semana.

“La información que tenemos es que sí va a asistir (Chávez), muy seguramente no vaya a dormir en Cartagena (…) es muy complicado por el tratamiento que lleva pero hasta ahora si está confirmada su asistencia”, aseveró

Las FARC: ¿y ahora qué?

Las FARC: ¿y ahora qué?

FARCPor Alvaro Vargas Llosa

El Mundo.es

Tras la liberación de 10 militares y policías que estaban secuestrados por las FARC en Colombia, el Presidente Juan Manuel Santos enfrenta el dilema que han enfrentado sus antecesores en casi cinco décadas: ¿dialogar o no dialogar?

Es importante recordar, antes de responder a esa pregunta, cómo llegó Colombia adonde hoy está, con las FARC debilitadas, desmoralizadas y urgidas de una salida negociada que las preserven de una derrota.

Los ‘diálogos’ con la organización terrorista empezaron con el conservador Belisario Betancor allá por 1982 y acabaron para todo efecto práctico en 2002, cuando otro conservador, Andrés Pastrana, puso fin al despeje que había ordenado casi cuatro años antes en una zona de 42.000 kilómetros cuadrados a fin de facilitar, precisamente, la negociación con el enemigo alzado en armas. En ese lapso hubo de todo, incluyendo conversaciones formales en México y Venezuela (época de César Gaviria) y contactos informales en La Habana, además de tratos episódicos en el propio territorio colombiano.

Los distintos gobiernos hicieron todas las ofertas imaginables; hubo treguas bajo gobiernos conservadores como el de Betancor y liberales como el de Virgilio Barco. En todos los casos, los ‘diálogos’ con las FARC fueron útiles para el terrorismo e inútiles para la paz, el Estado de Derecho y la democracia. Mientras se ‘dialogaba’, se siguió reclutando, secuestrando, matando y organizando estrategias y tácticas con el único fin de acabar con la convivencia pacífica y las instituciones imperantes. El ‘diálogo’ era un arma más.

Por eso ?y sólo por eso? llegó Álvaro Uribe al poder en 2002. En ningún otro escenario este relativo ‘outsider’ al que nadie tenía en su radar pocos años antes hubiese ganado ?con un mandato apabullante en primera vuelta? las elecciones en un país bastante institucionalizado como Colombia. Lo que hizo en el poder lo sabemos todos: mediante una ofensiva en distintos frentes civiles y militares, Uribe revirtió los términos del conflicto. Los estudios del investigador Camilo Echeandía muestran con claridad el cambio que se produce a partir de 2003 y cómo desde 2007 las FARC dejan de ser una sombra siquiera de lo que habían sido. A partir de Uribe, todos los combates nacen de iniciativas de las fuerzas armadas, no de la organización narcoterrorista. En la mayor parte del territorio colombiano se volvió a circular, comerciar y hacer política en paz. Por eso mismo se estuvo tan cerca de la tentación autoritaria que hubiera podido hacer de Uribe un Presidente perpetuo. Felizmente las instituciones lo impidieron.

Pues bien: desde que Juan Manuel Santos sucedió a Uribe, los colombianos se dividen entre quienes creen que el actual mandatario, que había sido Ministro de Defensa durante los golpes asestados a las FARC en tiempos de Uribe, abandonó la lucha contra el terror y quienes sostienen que ésta se mantiene, pero con matices tácticos propios de las circunstancias imperantes. Los reveses recibidos por el Secretariado (suerte de sancta sanctorum) de las FARC y por otros estamentos de la organización bajo el gobierno de Santos desmienten que el actual gobierno haya bajado la guardia.

A los pocos días del espeluznante atentado terrorista que costó la vida a once uniformados en marzo pasado, las fuerzas armadas acabaron con 33 narcoterroristas en Arauca; casi inmediatamente después, se cargaron a 36 narcoterroristas en un campamento clave del Meta donde operaban y entrenaban los herederos del Bloque Oriental del Mono Jojoy, abatido en 2010. Entre ellos estaban dos jefes de frentes importantes de las FARC y mandos medios que costaría años reemplazar.

El Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha llevado a cabo una estrategia eficaz, haciendo que los servicios de inteligencia de las distintas armas compartan de inmediato sus informaciones entre sí (buena parte de ellas obtenidas mediante infiltraciones) en lugar de elevarlas burocráticamente a sus respectivos jefes. Por otro lado, el gobierno ha modificado el reparto de las regalías provenientes del petróleo de tal modo que los municipios petroleros, sin dejar de recibir abundante dinero, obtengan menos recursos que antes y así se reduzca una vieja fuente de ingresos extorsivos de las FARC (en compensación, el dinero va a municipios donde no hay petróleo).

Éste es el contexto en el que las FARC acaban de liberar a 10 secuestrados, semanas después de anunciar en un comunicado que acabarán con la práctica siniestra de plagiar a seres humanos para conseguir financiación. No hace falta ninguna luz especial para ver lo obvio: las FARC están en su hora más débil en décadas.

¿Qué debe hacer el gobierno? Pues exactamente lo mismo que viene haciendo: asediarlas -manteniendo la misma combinación de ferocidad operativa y amabilidad gestual que tan bien maneja Santos- hasta que esté claro que el próximo ‘diálogo’ será el único real en la larga historia de falsos ‘diálogos’.

Es decir, hasta que ‘dialogar’ sea una fruta madura que cae por su propio peso, o sea el otro nombre de rendirse.

A %d blogueros les gusta esto: