Luis Astorga is a researcher at the Institute of Social Research, Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Full profile

Mxico: Pax mafiosa, imperio de la ley o cambio de paradigma?

Ciudad de Mxico – La muerte de Ignacio Villareal, un jefe de la coalicin de traficantes de drogas de Sinaloa, a manos de fuerzas especiales del ejrcito, impone preguntarse si es realmente eficaz la estrategia de eliminacin de los barones de la droga en Mxico.

El gobierno mexicano tiene varias opciones para terminar con la violencia mafiosa que asola el pas y debilita al sistema. Slo dos son recomendables. Pero no son fciles de implementar ni tienen una eficacia garantizada.

El presidente Caldern decidi emplear a las fuerzas armadas en operativos contra los traficantes de drogas ilegales en varios estados donde se han asentado las principales organizaciones. Busca contener su capacidad de generar violencia y mermar sus recursos econmicos. Pero an no ha logrado realizar un trabajo de inteligencia que combine economa de medios y xito.

Las dos grandes coaliciones de traficantes del pas, la de Sinaloa y la de Tamaulipas antes rivales, hoy estn presuntamente unidas contra otra coalicin: la de sus antiguos socios (Carrillo-Beltrn-Zetas), surgidos en la poca del sistema de partido nico de Estado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Ese partido, creado en 1929, perdi la presidencia del pas en el 2000 por primera vez en la historia. A partir de entonces, se dieron dos transiciones paralelas: la democrtica por un lado, y la del campo del trfico de drogas hacia un esquema mafioso-paramilitar, por el otro.

Fue la organizacin de traficantes de Tamaulipas la que inici ese proceso de transformacin cualitativa a finales de los aos noventa. Mostr muy pronto una tendencia a pasar de la presencia territorial y las relaciones de corrupcin con los polticos, al control y expansin territorial y al control de posiciones clave en las instituciones de seguridad, municipales y estatales; al escalamiento de la violencia armada contra policas, militares y periodistas; a la incursin en el campo poltico y a la diversificacin de la renta criminal (secuestros, extorsiones, piratera, trfico de indocumentados, etc.). Ese proceso fue paradjicamente acelerado y facilitado por algunos efectos de la nueva alternancia poltica: partidos sin pactos, sin consensos, sin visin compartida y corresponsable sobre los asuntos de seguridad del Estado.

Las zonas de produccin de plantas prohibidas, las de introduccin de cocana y las rutas de las drogas ilegales hacia Estados Unidos atraviesan territorios gobernados por los principales partidos polticos y ninguno est tica ni genticamente blindado contra la corrupcin. Tampoco son inmunes a las balas. Las probabilidades de corrupcin, o de proteccin ( a los traficantes), y las de ser blanco de la violencia criminal -que trata de revertir su histrica subordinacin al poder poltico- estn distribuidas segn los partidos que gobiernan en los estados y la federacin.

En las elecciones de 2010, en Tamaulipas, fueron asesinados dos candidatos a alcalde presuntamente por la delincuencia organizada. Otros candidatos a alcaldas, fueron amenazados de muerte. En Chihuahua, otros candidatos dijeron haber recibido amenazas y algunos solicitaron proteccin policiaca. En Tamaulipas, los antiguos socios Golfo-Zetas se pelean a muerte. Y en Chihuahua, el estado con mayor nmero de homicidios dolosos en el pas, se enfrentan tambin grupos poderosos antes unidos.

El PRI retuvo la gobernacin en esos estados -los votantes no le hicieron pagar a ese partido la parte de la responsabilidad que le corresponde en los ndices de violencia-. Pero el abstencionismo super el 60%

La clase poltica tiene por lo menos seis opciones en su lucha con los traficantes:

No hacer nada y dejar que los traficantes impongan su ley.

Considerar que la poltica antidrogas es un asunto exclusivo del gobierno federal, apostarle al fracaso mediante la inaccin o la obstruccin, y tratar de capitalizar los errores.

Asociarse de manera estratgica con los traficantes con la esperanza de stos cumplan un pacto de caballeros y se comprometan a disminuir los niveles de violencia y a evitar los enfrentamientos con policas y militares. Eso significara otorgarles un reconocimiento poltico y ceder ante algunas de sus demandas a cambio de una supuesta pax mafiosa.

Apoyar a medias y continuar la estrategia de la administracin actual, incluido el tipo de cooperacin acordada con Estados Unidos para combatir a la delincuencia organizada transnacional. El financiamiento de EU est destinado al combate al trfico de drogas, la violencia relacionada y el crimen organizado

Unir esfuerzos entre los partidos y el gobierno federal para disear una poltica de seguridad de Estado, consolidar las instituciones e imponer la autoridad en todo el territorio nacional sobre cualquier grupo armado ilegal.

Cambiar radicalmente la poltica sobre drogas vigente: legalizarlas y asumir las consecuencias en la ONU y en la relacin con Estados Unidos.

No hay nada que indique una tendencia de la clase poltica a optar por la ltima opcin. En la actualidad se observan modalidades de las otras opciones. Si por lo menos se lograra la cuarta, acompaada de medidas econmicas y sociales que impliquen mejores empleos y niveles de vida, habra mayores probabilidades de debilitar, contener y controlar a las organizaciones de traficantes que hoy en da crean los mayores problemas de violencia y gobernabilidad en el pas.

Fernando Henrique Cardoso was President of Brazil (1995-2003), overseeing widespread denationalization of industry and significant disinflation, thereby helping to jump-start subsequent growth. He cur Full profile

El fin de la interminable guerra contra las drogas

SAO PAULO La guerra contra las drogas es una guerra perdida y 2011 ser el momento para abandonar el enfoque punitivo y emprender una nueva serie de polticas que estn basadas en la salud pblica, los derechos humanos y el sentido comn. Estas fueron las principales conclusiones de la Iniciativa Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, que organic junto con los ex presidentes Ernesto Zedillo de Mxico y Csar Gaviria de Colombia.

Decidimos participar en este asunto por una razn de peso: la violencia y corrupcin asociadas con el trfico de drogas representa una grave amenaza a la democracia en nuestra regin. Este sentido de urgencia nos condujo a evaluar las polticas actuales y buscar alternativas viables. La evidencia es abrumadora. Es claro que el enfoque prohibitivo, basado en la represin de la produccin y criminalizacin del consumo, ha fracasado.

Despus de 30 aos de un enorme esfuerzo, lo nico que se ha logrado con el enfoque prohibitivo es cambiar los crteles y el cultivo de un pas a otro. Amrica Latina sigue siendo el exportador ms grande de cocana y marihuana.

Miles de jvenes siguen perdiendo la vida por las guerras entre pandillas. Los capos de la droga ejercen un control de miedo en comunidades enteras.

Nuestro informe concluye con un llamado para cambiar de paradigma. El comercio ilcito de drogas continuar mientras exista la demanda de drogas. En lugar de aferrarse a polticas intiles que no reducen la rentabilidad del comercio de drogas y por consiguiente su poder- debemos reorientar nuestros esfuerzos para lidiar con los daos que causan las drogas a las personas y sociedades, y para reducir el consumo.

A lo largo de la historia siempre ha existido un cierto tipo de consumo de drogas en las culturas ms diversas. Ahora, la sociedad es la que usa las drogas. Personas de todo tipo usan las drogas por diferentes razones: para aliviar el dolor o experimentar placer, para escapar de la realidad o para acentuar tal percepcin.

Sin embargo, el enfoque que se recomienda en la declaracin de la Iniciativa no contempla la satisfaccin. Las drogas son nocivas para la salud. Minan la capacidad de toma de decisiones de los consumidores. El uso compartido de agujas propaga el VIH/SIDA y otras enfermedades. La adiccin puede conducir a la ruina financiera y a la violencia personal, especialmente en los nios.

Por lo tanto, el objetivo principal debe ser la reduccin del consumo tanto como sea posible. No obstante, ello requiere tratar a los consumidores de drogas no como criminales que hay que encarcelar, sino como pacientes que hay que atender. Varios pases estn emprendiendo polticas que se centran en la prevencin y el tratamiento en lugar de la represin y sus medidas punitivas las reorientan a la lucha contra el verdadero enemigo: el crimen organizado.

El consenso global sobre el enfoque prohibitivo se est ampliando. Un nmero creciente de pases en Europa y en Amrica Latina se estn alejando del modelo meramente represivo.

Portugal y Suiza son buenos ejemplos del impacto positivo de las polticas centradas en la prevencin, el tratamiento y la reduccin de los daos. Los dos pases han despenalizado la posesin de drogas para uso personal. En lugar de dar lugar a una explosin del consumo de drogas, como muchos teman, el nmero de personas que buscan tratamiento se ha incrementado y el consumo de drogas en general ha cado.

Cuando el enfoque poltico cambia de la represin criminal a la salud pblica, los consumidores de drogas estn ms dispuestos a buscar tratamiento. La despenalizacin del consumo tambin reduce el poder de los traficantes para influir y controlar la conducta de los consumidores.

En nuestro informe recomendamos analizar los mritos de la despenalizacin de la posesin de cannabis para uso personal desde un punto de vista de salud pblica y sobre la base de la ciencia mdica ms avanzada.

La marihuana es con mucho la droga ms ampliamente utilizada. Hay un conjunto de evidencias que sugieren con ms contundencia que los daos que causa son por lo menos igual de graves que los del alcohol o el tabaco. Adems, muchos de los daos que estn relacionados con el uso de la marihuana desde el encarcelamiento indiscriminado de los consumidores hasta la violencia y corrupcin asociadas con el comercio de drogas- son el resultado de las actuales polticas prohibitivas.

La despenalizacin del cannabis sera por lo tanto un gran avance hacia la adopcin del uso de drogas como un enfoque de salud y no como un problema del sistema de justicia penal.

Para tener credibilidad y eficacia, la despenalizacin se tiene que acompaar de fuertes campaas de prevencin. La cada fuerte y sostenida del consumo del tabaco en dcadas recientes muestra que la informacin pblica y las campaas de prevencin pueden funcionar cuando estn basadas en mensajes que son consistentes con la experiencia de las personas a las que se dirigen. Al tabaco se le quit su lado glamoroso y se grav y regul; no se ha prohibido su uso.

Ningn pas ha diseado una solucin integral al problema de las drogas. Sin embargo, una solucin no requiere de una eleccin tajante entre la prohibicin y la legalizacin. La peor prohibicin es la prohibicin de pensar. Ahora, por fin, el tab que impeda el debate se ha superado. Se estn probando enfoques alternativos y hay que analizarlos cuidadosamente.

Al final del da, la capacidad de las personas para evaluar los riesgos y tomar decisiones informadas ser tan importante para regular el uso de las drogas, como el diseo de polticas y leyes ms humanas. S, las drogas socavan la libertad de las personas. Sin embargo, es momento de reconocer que las polticas represivas hacia los consumidores de drogas, fundamentadas en el prejuicio, el miedo y la ideologa, son tambin una amenaza a la libertad.

Denise Dresser is Professor of Political Science, Instituto Tecnolgico Autnomo de Mxico. Full profile

Las Dos Caras de Felipe Caldern

CommentsEl presidente mexicano Felipe Caldern finalmente logr lo que quera: la renuncia del embajador de Estados Unidos, Carlos Pascual. Mat al mensajero por incomodar al presidente al criticar la guerra contra las drogas que l desat cuatro aos atrs. Las crticas -contenidas en cables secretos, difundidos por Wikileaks- tambin molestaron al Ejrcito. El embajador dijo que las fuerzas armadas no suelen actuar con la eficacia o la rapidez necesarias y demuestran una gran aversion al riesgo. Tambin denunci que las agencias de seguridad emplean ms tiempo compitiendo entre ellas que confrontando al crimen organizado. Pascual perdi su trabajo por hacerlo bien, por decir la verdad que el presidente no quiere encarar y su gobierno preferira que no fuera cierta.

This illustration is by Newsart and comes from <a href="http://www.newsart.com">NewsArt.com</a>, and is the property of the NewsArt organization and of its artist. Reproducing this image is a violation of copyright law.Illustration by Newsart

CommentsPero la verdad recalcitrante que el diplomtico revel se asoma da tras da a pesar del nmero de capos arrestados, y la cantidad de armas y cocana confiscada. Mxico no est ganando la guerra contra el narcotrfico y el crmen organizado. La renuncia obligada del embajador estadounidense no puede ocultar los 34,000 muertos, el ascenso en la adicciones, la escalada de las ejecuciones, el incremento de los secuestros, la intransigencia de la impunidad.

CommentsLa narrativa oficial es que la violencia es una consecuencia inevitable. Pero otros pases han logrado prevenir que bandas de narcotraficantes desaten su furia sobre la poblacin civil. Y, mientras a los mexicanos se les dice que la violencia se trata tan solo de capos destazndose entre s, en realidad las ejecuciones rebasan el mundo del narcotrfico, Y se les exhorta a denunciar a los malosos, cuando 98.5 por ciento de los crmenes en el pas jams son resueltos. Una encuesta reciente demuestra que 59 por ciento de la poblacin cree que el gobierno est perdiendo la guerra que emprendi, mientras solo 23 por ciento apoya la ruta actual.

CommentsComo advierte Sun Tzu en El Arte de la Guerra, toda guerra entraa la decepcin y vaya que Mxico es vctima de ella. El gobierno mexicano no ha sido honesto con la poblacin del pas sobre la enormidad de los retos que enfrenta. Los errores contraproducentes que ha cometido. El tipo de ayuda estadounidense que ha solicitado. El grado de colaboracin que ha exigido. El nmero de agentes norteamericanos que ha permitido. Y de all las contradicciones, las evasiones, las incongruencias que demuestran los miembros del equipo de Felipe Caldern. Todos demandan que Estados Unidos asigne ms recursos, ms atencin, ms importancia a la guerra de Felipe Caldern, pero reculan cuando esa ayuda se hace pblica.

CommentsEn semanas recientes, el gobierno mexicano no ha sido capaz de explicar por qu autoriz vuelos de aviones espas no tripulados sobre su territorio para tareas de inteligencia.

CommentsY al mismo tiempo que Caldern insiste en que Estados Unidos asuma sus responsabilidades bilaterales, demanda que le sea entregada la cabeza del embajador por revelar las fallas de la guerra que promovi.

CommentsLa postura contradictoria de Caldern est enraizada en los hbitos reflexivos de una clase poltica entrenada para ganar puntos politicos pateando a los Estados Unidos. El president(E) mexicano, tambin ha buscado refugio bajo el paraguas del patriotismo, entre los pliegues de la bandera nacional, y detrs de las diatribas pronunciadas en nombre de la soberana. Acusa a Estados Unidos de intromisin, despus de que ha sido asiduamente pedida por su propio gobierno. Critica a Estados Unidos de intervencin, despus de que ha sido solicitada. Acusa a Carlos Pascual de ser Proconsul, despus de que las autoridades mexicanas por incompetencia o irresponsabilidad le han asignado ese papel. Destaza al embajador Pascual por su ignorancia, despus de que enva cables que contienen diagnsticos acertados. Duros de leer pero difciles de contradecir.

CommentsMs que matar al mensajero, Felipe Caldern debera reflexionar sobre los mensajes que envi. Contienen todo aquello que debera llevarlo a repensar la guerra y los trminos en los cuales la est librando. A rectificar la estrategia que hasta el momento ha aumentado la violencia sin disminuir el narcotrfico. A replantear la relacin con Estados Unidos sobre bases ms honestas, consigo mismo y con sus compatriotas. A redefinir el xito de su ofensiva para que la prioridad sea la reduccin de las ejecuciones. Porque si no hace eso, poco importar si Caldern consigui la cabeza de Carlos Pascual, si obtuvo aplausos cortoplacistas, si impuso su voluntad.

CommentsMaana, cuando el gringo feo haya empacado sus maletas, Ciudad Jarez seguir siendo la ciudad ms insegura del mundo. La tasa de homicidios seguir creciendo de manera alarmante. Las instituciones de seguridad pblica seguirn siendo incapaces de prevenir, detectar, investigar o sancionar la gran mayora de los hechos violentos que atemorizan al pas. El gobierno mexicano seguir pidiendo la ayuda del gobierno estadounidense de manera surrepticia, y negndolo cuando salga a la luz.

CommentsEl mensaje es claro: si los mexicanos no acabamos con esta guerra tan mal concebida, tan mal librada, tan mal explicada acabar con nosostros. Y no se necesita leer los cables de Carlos Pascual para entenderlo.

La mayor crisis econmica Europea necesaria para consolidar el control poltico

la proxima guerra crisis deuda europea amenaza consolidar poder politico

“Si la zona euro se dividiera, es difcil imaginar que la Unin Europea no se dividiera tambin. Es difcil imaginar que Europa fuera tan segura como lo es ahora, sin la Unin Europea”. – El ministro de Finanzas polaco Jacek Rostowski (AP)

El miedo se est azuzando de nuevo mientras otra “crisis” est siendo utilizada en un intento de consolidar el poder poltico. Esta tctica consagrada en el tiempo parece que est recibiendo ahora el empujn final en Europa, con los lderes financieros y presidentes por igual llamando a los Estados Unidos de Europa para evitar el colapso.

El mensaje es claro provenientes del establishment: Formen una unin ms centralizada, que controle la poltica y la economa o van a sufrir.

Por desgracia, eso no es una prediccin, sino una promesa.

Es obvio que este ha sido el plan desde el principio. “Si usted tiene una unin monetaria, sin duda tambin necesitar ms elementos de una poltica y de una unin econmica. Eso estaba claro desde el principio, cuando comenzamos este proyecto alrededor de hace 10 o 15 aos”, dijo el ministro de Finanzas luxemburgus Frieden.

Sin embargo, muchas naciones no han sido tan rpidas en renunciar a su soberana e independencia econmica. Por lo tanto, una buena crisis es necesaria, seguida por un coro de expertos coordinados para influir en la opinin pblica y la poltica.

A principios de este mes el ex canciller alemn, Gerhard Schroeder, sent las bases para una solucin llamando a los Estados Unidos de Europa.” La crisis actual hace que sea implacablemente claro que no podemos tener una zona monetaria comn sin una poltica comn fiscal, econmica y social”, y agreg: “Vamos a tener que renunciar a la soberana nacional. De la Comisin Europea, debemos hacer un gobierno que sera supervisado por el Parlamento Europeo. Y eso significa los Estados Unidos de Europa“.

La nueva jefa del FMI, Christine Lagarde, advirti que las economas desarrolladas han entrado en una “fase nueva y peligrosa” debido a un “crculo vicioso” de dbil crecimiento econmico y un liderazgo poltico dbil. Cantando la misma meloda, Lagarde recomienda una solucin colectiva: “Sin una accin colectiva, una accin audaz, hay un riesgo real de que las principales economas caigan en recesin en vez de avanzar.” Dicho sea de paso, la deuda no fue mencionada como parte del problema.

George Soros afirm recientemente que un tesoro europeo evitara una depresin. Soros advirti: “Incluso si una catstrofe se puede evitar, una cosa es cierta: la presin para reducir el dficit har que la zona euro caiga en recesin prolongada. Esto tendr incalculables consecuencias polticas”, sin dejar espacio para la discusin, afirma Soros. “No hay otra alternativa que dar a luz al ingrediente que falta: Un tesoro europeo con potestad tributaria y a quien pedir prestado.”

El secretario del Tesoro Geithner no ha respaldado pblicamente la poltica, pero es exigente con “ms medidas de fuerza”. Geithner, tambin hacindose eco de las llamadas a una mayor unidad, dijo: “Lo que es muy perjudicial, no es slo ver la divisin en el debate sobre la estrategia en Europa, sino el conflicto entre los pases y los Bancos Centrales Europeos. “En otras palabras, las naciones y el Banco Central Europeo deben unir las polticas.

Y la Reserva Federal seguir haciendo su parte para apoyar al Banco Central Europeo, para evitar el contagio global, mientras coordinan las polticas. A medida que el Washington Post informa, “Preocupada porque una crisis de deuda en Europa podra hacer tropezar la economa global, la Reserva Federal abri su caja fuerte el jueves a los bancos centrales de otros pases en un esfuerzo por evitar una escasez paralizante de dlares.” No se dio ninguna cifra en dlares para estos swaps de divisas a corto plazo, pero despus de las primeras decenas de billones, quien sigue contando?

Por lo tanto, los autores de la llamada crisis estn hablando con una sola voz para evitar el desastre; Danos un mayor control sobre los impuestos y la poltica y vamos a mantener la miseria en los niveles actuales. A pesar de la crisis financiera que ha sido fabricada especficamente para esta toma del poder, la amenaza del colapso sigue siendo muy real ya que los bancos pueden apagar las luces cuando quieran. Si las amenazas no traen todas las naciones disidentes al redil, simplemente se va a cumplir su promesa de apretar las tuercas de la deuda y de la austeridad hasta que el torturado se someta a sus exigencias. Este ciclo debe ser roto obviamente a menos que las naciones europeas prefieran una dictadura global tal como describi Nigel Farage durante un reciente debate en el Parlamento Europeo.

Una crisis econmica orquestada con resultados desastrosos

la proxima guerra obama cesar crisis economica orquestada

Con el mundo preocupado por la credibilidad financiera de EEUU y las pobres perspectivas para su economa, ahora no es el momento para los republicanos de atrincherarse con la deuda pblica. El techo de la deuda debera ser levantado en silencio. En cambio, los republicanos provocan un incendio y luego arrojan gasolina sobre el, creando un infierno que puede quemar la red de seguridad social de EEUU, la calificacin de la deuda de EEUU y el papel del dlar como moneda de reserva mundial o lo que queda de la separacin de poderes.

En consecuencia, los mercados financieros mundiales, los mercados de divisas, mercados de materias primas, los bancos centrales, y el mercado de fondos de inversin y los fondos de bonos son un manojo de nervios.

Este nivel de irresponsabilidad rara vez ha sido visto, incluso en los polticos estadounidenses.Los republicanos han creado una crisis totalmente innecesaria y la han convertido en un teatro poltico. Quebrar Estados Unidos? Recortar Obama el poder del Congreso a fin de salvar el dlar y la calificacin crediticia de EEUU? No haca falta que ninguna de estas preguntas surgiera.

Mientras que los medios del mundo se fijan en la crisis orquestada del techo de la deuda, el gobierno de EEUU sigue bombardeando civiles en Afganistn, Libia, Irak, Pakistn, Yemen y Somalia, y contina con los preparativos para hacer la misma guerra en Siria e Irn.

Las violacines de las soberanas de otros pases, agresiones que constituyen crmenes de guerra, el asesinato de no combatientes, y el gasto terrible moral y econmico causado por la maximizacin de la seguridad militar no son de alguna manera una crisis. Estos son solo rutina, eventos normales, cosas de todos los das. Nada que notar o por lo que molestarse.

La deslocalizacin de puestos de trabajo en EEUU, el PIB, los impuestos, y la demanda del consumidor que han erosionado la economa de EEUU y la base de los impuestos del gobierno, elevando as el dficit, no es de alguna manera una crisis. Estos son slo los imperativos de la globalizacin y la maximizacin rutinaria de los beneficios de los accionistas y de gestores de bonos.

Los EEUU se han convertido en una coleccin tan ridcula de necios que no hay crisis real que pueda ser reconocida. En cambio, el pas est cautivado por una crisis falsa.

La falsa crisis orquestada puede fcilmente convertirse en una de verdad. Si los programas de apoyo a los ingresos son reducidos, tambin lo ser la demanda de los consumidores y la economa de EEUU se reducir an ms, se ampliar el dficit presupuestario y la deuda nacional.

Si los republicanos fuerzan a EEUU a la quiebra, el dlar va a sufrir. Por lo menos, los precios de importacin se elevarn y el dficit comercial con ellos. En el peor de los casos, el dlar perder su papel de moneda de reserva, y los EEUU ya no sern capaces de pagar su factura petrolera en su propia moneda. Con su balanza de pagos en nmeros rojos, no tiene moneda extranjera con la que comprar petrleo.

Si Obama tiene que recortar el poder de los Mercadoscon el fin de evitar una nueva crisis financiera aadida a la actual crisis financiera, la democracia se llevar otro gran golpe.

Los estadounidenses necesitan desesperdamente preguntarse por qu poner en un cargo poltico a personas absolutamente irresponsable e incompetentes capaces de crear una crisis totalmente innecesaria con resultados potencialmente desastrosos. Al parecer, la poblacin estadounidense es demasiado despreocupada como para usar el voto con algn tipo de cuidado.

No es de extraar que el presidente se est convirtiendo en un Csar.

La prxima Reunin del Grupo Bilderberg en 2012 ser en EEUU

la proxima guerra reunion 2012 club bilderberg group grupo

La especulacin de que la ubicacin de la reunin anual del Grupo Bilderberg sera elegida para que coincida con las elecciones presidenciales de este ao en EE.UU. parecen haber sido precisas con la probabilidad de que el Club Bilderberg celebrar su cnclave en Chantilly, Virginia, del 31 de mayo al 3 de junio.

Como se inform ayer, los rumores de que Haifa, Israel seran el lugar de la conferencia parecen haber sido un error. El Westfields Marriott Washington Dulles Hotel, sede de la reunin del Bilderberg en 2002 y 2008, est lleno desde el jueves 31 de mayo hasta e incluyendo el 3 de junio, pero dispone de habitaciones a ambos lados de esas fechas, lo que sugiere casi con toda seguridad que va a ser en su propio terreno el encuentro crucial para el 2012 del Grupo Bilderberg.

“Las probabilidades eran bastante altas de que en el ao electoral la cara no tan pblica de la continuidad de Bormann continuity NATO P2 – tambin conocida como la conferencia de Bilderberg – se llevara a cabo en los EE.UU.”, seala Bilderberg.org.

El investigador del Bilderbergj, Gosling, seala que la eleccin de la ubicacin virtualmente garantiza que las personas que vuelen a Estados Unidos para cubrir la conferencia se encontrarn con “lo que se han convertido en los controles normales de los controles de aduanas fascitas pre-Tercera Guerra Mundial de EE.UU.”

De hecho, despus de las escenas del ao pasado en St. Moritz, Suiza, donde los miembros de Bilderberg se encontaron directamente con los manifestantes despus de una decisin extraa de tomar un “paseo por la naturaleza” por la ladera de la montaa hacia su hotel, se espera que la seguridad alrededor de la conferencia de este ao sea notablemente ms fuerte.

Aunque el Marriott Westfields es muy probable que sea el anfitrin de la reunin de este ao de Bilderberg, el grupo ha sido conocido en el pasado por reservar numerosos hoteles como gancho para tirar a los periodistas fuera de la pista.

La decisin de Bilderbergde celebrar la conferencia en los Estados Unidos est directamente relacionada con el papel fundamental de la camarilla secreta de los industriales, banqueros, lderes acadmicos y mascarones de proa de los medios que desempean el papel de influir en la eleccin presidencial de 2012.

Como se inform a principios de este mes, se espera que Bilderberg seleccione al compaero de carrera de Mitt Romney, el senador por Florida Marco Rubio, como el principal candidato a tomar la vicepresidencia. Bilderberg mostr su capacidad de hacer esto durante las dos ltimas elecciones presidenciales en Estados Unidos cuando seleccion al compaero de Barack Obama, Joe Biden, en el ao 2008, as como a John Edwards, para ser vicepresidente de John Kerry en 2004.

Rubio se ha preparado como un candidato bien preparado e internacionalista, a raz de la talla de Hillary Clinton en torno a las cumbres internacionales, entre ellas la semana pasada en la Cumbre de las Amricas en Colombia.

La posibilidad de que el propio Obama haga una aparicin en el evento de este ao es tambin una posibilidad distinta dado lo ocurrido hace cuatro aos, cuando Obama y Clinton eludieron a la prensa y se reunieron con Bilderberg en Virginia a puerta cerrada. Un ao ms tarde en la reunin de Bilderberg en Grecia 2009, funcionarios de Obama entregaron iformes a la reunin privada de elitistas de Bilderberg, inform Ken Vogel de Politico.com

Aunque ninguna decisin final se ha tomado, es casi seguro que Alex Jones estar presente para protestar contra la reunin, habiendo estado justo en el mismo lugar en 2008. Mientras tanto, el veterano rastreador de Bilderberg, Jim Tucker, de American Free Press no tendr que viajar lejos – dada la cantidad de millas en el aire que Tucker ha acumulado a lo largo de las dcadas mientras cubrir la confabulacin Bilderberg de este ao que est prcticamente en su patio trasero.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: