La mano de Chávez en la toma de Repsol

La mano de Chávez en la toma de Repsol

La expropiación de la petrolera española se da en el contexto del impulso a la organización de los países de América del Sur y a su estrategia de jugar un papel más activo e importante en la economía mundial

 

Foto: Natacha Pisarenko/ AP

El 17 de abril de 2007 el presidente Hugo Chávez salió muy alegre de la reunión de Porlamar, en la isla de Margarita, Venezuela, ahí donde los jefes y jefas de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) aprobaron las líneas del Acuerdo Energético Suramericano y la creación de un Consejo Energético de Suramérica (CES), que él había propuesto.

“Fue una reunión muy provechosa, de las más importantes a las que he asistido desde que Unasur comenzó a existir”, dijo. Preveía una crisis energética y decía que la invasión a Irak era la mejor prueba; urgía a los gobiernos del sur de América Latina a tomar posiciones “estratégicas” para la defensa y control de la soberanía energética.

Desde esa fecha el CES está encabezado por Venezuela; a principios de mayo próximo, en Cartagena, Colombia, presentará a los gobernantes de los 12 países integrantes de la Unasur —Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Chile, Guyana y Surinam— su propuesta de políticas comunes para aprovechar el petróleo, el gas y los hidrocarburos en general, más la electricidad para satisfacer la demanda interna y exportar excedentes con mayor valor agregado.

Sería cumplir con el sueño de Chávez: un anillo energético de América del Sur, donde se encuentran reservas de hidrocarburos para más de 100 años de consumo al ritmo actual. (Por cierto: el cuatro de mayo de 2010, en Los Cardales, Provincia de Buenos Aires, durante la Reunión Extraordinaria del Consejo de jefes y jefas de Estado de la Unasur, se designó como primer secretario general de la organización a Néstor Carlos Kirchner).

El próximo secretario de Unasur, Alí Rodríguez Araque, ex ministro de Energía de Venezuela, comenta que uno de sus retos será “planificar una agenda de negociaciones que permita avanzar en la creación del Tratado Energético Suramericano. Tenemos que garantizar que las fuentes de energía sean empleadas para satisfacer nuestras necesidades, y Unasur persigue justamente eso: la complementación económica, la cooperación, la solidaridad, en lugar de la imposición de condiciones”.

 

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, explica el Proyecto Socialista Orinoco sobre el mapa de Sudamérica, en febrero de 2010 en su país.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, explica el Proyecto Socialista Orinoco sobre el mapa de Sudamérica, en febrero de 2010 en su país. Foto: Especial

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones de Paraguay, Cecilio Pérez Bordón, que el fin de semana encabezó la XII Reunión del Grupo de Expertos en Energía de Unasur en su país, explicó que “los pilares de toda integración energética deben ser el libre tránsito, el precio justo, la reciprocidad, la no discriminación, la solidaridad y el reconocimiento de las asimetrías; y para ello el Tratado Energético Suramericano sería el instrumento base para concretar la anhelada realidad de la integración”.

En este ambiente regional se dio la expropiación de Repsol YPF en Argentina, el pasado 16 de abril. En su mensaje a la Nación, la presidenta Cristina Fernández dijo que se “recuperó la soberanía y el control” de los recursos energéticos, y que con Brasil y Venezuela se buscará en forma conjunta “ayudar a que esta América del Sur se convierta también en una región de autoabastecimiento… Me han escuchado hablar también de la necesidad de incorporar a Venezuela al Mercosur para cerrar el anillo energético”.

El mismo día de la expropiación, el presidente Hugo Chávez, que está en Cuba, a través de un comunicado oficial respaldó la decisión argentina y resaltó “la vigencia de la doctrina de manejo soberano de los recursos naturales especialmente los recursos energéticos, ratificando así el rumbo que nuestros países estamos construyendo tanto bilateralmente como en el seno de la Unión de Naciones Suramericanas”.

Enseguida puso a disposición del gobierno argentino “toda la experiencia técnica, operativa, jurídica y política de la empresa nacional Petróleos de Venezuela (Pdvsa), para el fortalecimiento del sector público petrolero y la consolidación de su soberanía energética”.

Brasil también se hizo presente. El viernes 13 Julio De Vido, ministro de Planificación Federal e interventor en YPF, dijo en Brasilia, frente al ministro de Minas y Energía local, Edison Lobao, que la petrolera argentina y la brasileña Petrobras “tienen el desafío de trabajar en conjunto… El desafío que tiene esta nueva YPF y Petrobras es trabajar en conjunto, en negocios y finanzas conjuntas”. El lunes 23 será la primera reunión de trabajo para hablar del tema de yacimientos de gas.

Hay que recordar que la española Repsol, en noviembre pasado, informó de la localización de un yacimiento de gas shell en Argentina (el tercero más importante en el mundo), que también fue expropiado.

 

Firma de Convenio de Unasur, en febrero de 2009 en Buenos Aires entre la presidenta argentina Cristina Fernández y su homólogo venezolano Hugo Chávez.

Firma de Convenio de Unasur, en febrero de 2009 en Buenos Aires entre la presidenta argentina Cristina Fernández y su homólogo venezolano Hugo Chávez. Foto: Especial
EL POTENCIAL DE UNASUR

De acuerdo con María Emma Mejía, secretaria general de Unasur —quien habló sobre el potencial de la organización en el Instituto Matías Romero de la Ciudad de México el primero de marzo pasado—, la población conjunta de los 12 países integrantes alcanza casi 400 millones de personas, la cuarta a nivel mundial, en un área de 17.6 millones de kilómetros cuadrados.

Dijo que las cinco economías más dinámicas de Suramérica (Brasil, Argentina, Colombia, Chile y Perú) alcanzan hoy un PIB similar al de Alemania, la cuarta economía mundial; Brasil solo ya le quitó el puesto a Gran Bretaña como sexta economía del mundo. Suramérica es hoy la quinta economía del mundo, con un PIB de 973 mil 613 millones de dólares.

“Tenemos una buena cantera de los recursos estratégicos que serán esenciales en el futuro: contamos con cinco de los países más biodiversos del mundo, el 27 por ciento del agua dulce del planeta, ocho millones de kilómetros de bosques, reservas de hidrocarburos para más de 100 años, grandes reservas de gas, además de una gran riqueza mineral y una reserva alimentaria de donde, en el 2025, ¡saldrán cerca del 40 por ciento de los alimentos del mundo!… Nuestras reservas monetarias alcanzan los 600 mil millones de dólares”, precisó la funcionaria.

El 23 de mayo de 2008 se firmó el acta constitutiva de Unasur, y de acuerdo con Mejía, se han alcanzado “acuerdos conjuntos muy importantes”, como el “registro de gasto militar de cada uno de nuestros 12 países suramericanos”, y señaló que se avanza en la creación de una red de anillos ópticos suramericanos para expandir y abaratar el acceso a internet y “tomar soberanía sobre nuestras telecomunicaciones”, así como en la creación de una red de medios públicos audiovisuales.

Por cierto, el Consejo Electoral de Unasur se estrenará con sus observadores en las elección presidencial del siete de octubre en Venezuela, en la que Hugo Chávez busca una nueva reelección, si su enfermedad (cáncer) se lo permite.

México no está dentro de Unasur y busca fortalecer su internacionalización petrolera a través de Repsol.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: