China: El nuevo Bin Laden

China: El nuevo Bin Laden

la proxima guerra eeuu china enemigo numero 1

George Orwell, seudónimo de Eric Blair, que se sabe, tuvo el don de la profecía, o bien un golpe de suerte. En 1949 en su novela 1984, describió la America de hoy y, me temo que también a su país natal, Gran Bretaña, que ya no es grande y sigue a Washington, lamiendo sus botas, sometiéndose a la hegemonía de Washington sobre Inglaterra y Europa y agotándose financieramente y moralmente a fin de apoyar la hegemonía Americana sobre el resto del mundo.

En la profecía de Orwell, el gobierno del Gran Hermano domina sobre gente ciega, incapaz de tener pensamiento independiente, y que son permanentemente espiados. En 1949 no había Internet, Facebook, Twitter, GPS, etc. El espionaje del Gran Hermano se hacía a través de cámaras y micrófonos en las zonas públicas, como en Inglaterra hoy en día, y a través de televisiones equipadas con dispositivos de vigilancia en los hogares, mientras todo el mundo pensaba lo que el gobierno dijera que había que pensar, con lo que era fácil identificar a los pocos que tenían sospechas.


El miedo y la guerra se utilizaron para mantener a todos a raya, pero ni siquiera Orwell previó a Seguridad Nacional cacheando hasta los genitales de los viajeros y clientes de centros comerciales. Cada día en la vida de la gente, llegaba al televisor los Dos Minutos de Odio. Una imagen de Emmanuel Goldstein aparecía en la pantalla, una creación de propaganda del Ministerio de la Verdad, que es designado como enemigo número uno de Oceanía. Goldstein era el inexistente “enemigo del Estado“, cuya organización no existía, “La Hermandad”, era el enemigo terrorista de Oceanía. La amenaza Goldstein justificó la “Seguridad Nacional” que violó todos los Derechos conocidos de los ingleses y así se mantenía a Oceanía “segura”.

Desde el 11 S, con algunas desviaciones hacia el jeque Mohamed y Mohamed Atta, los dos rivales de bin Laden como el “cerebro del 11 S“, Osama bin Laden ha jugado el rol del siglo XXI de Emmanuel Goldstein. Ahora que el gobierno de Obama ha anunciado el asesinato de los Goldstein de hoy en día, un nuevo demonio tiene que ser creado antes de que las guerras de Oceanía se queden sin justificaciones.

Hillary Clinton, Secretario de Estado de EE.UU., está ocupada convirtiendo a China en el nuevo enemigo de Oceanía. China es el mayor acreedor de America, pero esto no inhibió a Hilary, esta semana frente a los altos funcionarios chinos, de denunciar a China por “violaciónes de los derechos humanos” y por la ausencia de democracia.

Mientras que Hilary estaba disfrutando de su perorata y mostraba la indecible hipocresía Americana, los matones de Seguridad Nacional habían organizado la policía local y alguaciles en un pequeño pueblo que es el hogar de la Western Illinois University y se lanzaron contra estudiantes pacíficos que estaban disfrutando de su fiesta anual de la calle. No había disturbios, no había daños a la propiedad, pero la policía antidisturbios o equipos SWAT de Seguridad Nacional se presentaron a los estudiantes con cañones de sonido, los gasearon y los golpearon. http://www.youtube.com/watch?v=ufKv-5t0t4E

De hecho, si alguien le presta atención a lo que sucede en America hoy, una policía militarizada y Seguridad Nacional están destruyendo los derechos constitucionales de reunión pacífica, de protesta y la libertad de expresión.

A efectos prácticos, la Constitución de los EE.UU. ya no existe. La policía puede golpear, electrocutar, abusar y arrestar sin motivo a ciudadanos estadounidenses y no experimentar consecuencias negativas.

La rama ejecutiva del gobierno federal, a los que solíamos buscar para que nos protegiera  de los abusos en el ámbito estatal y local, adquirió el derecho en el marco del régimen de Bush de ignorar las leyes de los EE.UU. y las leyes internacionales, junto con la Constitución de los EE.UU. y los poderes constitucionales del Congreso y el Poder Judicial. Mientras hay un “estado de guerra“, como el prefabricado estado de “guerra contra el terror”, el Poder Ejecutivo es superior a la ley y es inexplicable a la ley. America no es una democracia, sino un país gobernado por un César con Poder Ejecutivo.

Hillary, por supuesto, al igual que el resto del Gobierno de los EE.UU., tiene miedo por el reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que señala que China será la economía más poderosa en cinco años.

Al igual que el complejo militar/seguridad presionó al presidente John F. Kennedy para iniciar una guerra con la Unión Soviética durante la crisis cubana de los misiles, mientras  los EE.UU. todavía tenían la ventaja nuclear, Hillary se está trasladando a China el papel de Emmanuel Goldstein. El odio tiene que ser movilizado, antes de que Washington pueda mover a las masas ignorantes a la guerra patriótica.

¿Cómo puede Oceanía continuar si el enemigo declarado, Osama bin Laden, está muerto? El Gran Hermano inmediatamente tiene que inventar otro “enemigo del pueblo”.

Pero Hillary, ha optado por un país que tiene otras armas aparte de las militares. Mientras que America apoya a los “disidentes” en China, que son lo suficientemente estúpidos para creer que la democracia existe en America, el insultado gobierno chino se sienta sobre 2 billones de dólares en activos de EE.UU. que pueden tirar a la basura, destruyendo así el valor de cotización del dólar de EE.UU. y el papel del dólar como moneda de reserva, la principal fuente de poder de EE.UU.

Hillary, en un acto sin precedentes de hipocresía, denunció a China por “violaciónes de los derechos humanos.” Esto lo hace un país que ha violado los derechos humanos de millones de víctimas en nuestro tiempo en Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Libia, Somalia, Abu Ghraib, Guantánamo, cárceles secretas de la CIA repartidas por todo el planeta, en los tribunales de los EE.UU., y en las detenciones y la incautación de documentos de manifestantes contra la guerra de Estados Unidos. No hay peor violador de los derechos humanos en el planeta que el gobierno de EE.UU. y el mundo lo sabe.

La soberbia y la arrogancia de los políticos de EE.UU., y las mentiras que inculcan en el público estadounidense, han expuesto a Washington a la guerra con el país más poblado del mundo, un país que tiene una alianza militar con Rusia, que tiene suficientes armas nucleares como para acabar con toda la vida en la tierra. Los idiotas de Washington están desesperados por crear a China como el nuevo Osama bin Laden, la figura de dos minutos de odio cada hora de noticias, de modo que la única superpotencia mundial se pueda llevar por delante a los chinos antes de que superen a los EE.UU. como potencia número uno.

Ningún país del mundo tiene un gobierno menos responsable que los americanos. Sin embargo, los estadounidenses se defenderán contra su propia opresión, y la del mundo, hasta el más amargo final.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: