Camino al cielo

Camino al cielo

AMLO ha recurrido a los instrumentos más extremos de la guerra electoral: la difamación, el engaño, la mentira y… hasta la fantasía.

Ricardo Alemán

Ya estamos en campaña. Ahora sí es posible decir que vemos en plena acción el músculo de los presidenciables; que presenciamos el tamaño y los alcances de sus estrategias y, por consecuencia, que sólo es cuestión de tiempo para que sean visibles las estrategias fallidas.

Por lo pronto, está claro que tres de “los cuatro” en contienda han movido todas sus baterías contra el puntero, Enrique Peña Nieto. Pero también es cierto que la estrategia que han seguido es la correcta: debilitar la imagen, la credibilidad y todos los vestigios de una percepción ciudadana positiva a favor de Peña Nieto.

El PAN, por ejemplo, centró su estratagema en cuestionar y hasta ridiculizar “los compromisos” de Peña Nieto en el Estado de México, al grado de que hizo de esa batalla su motivo fundamental. Y tan fue acertada la apuesta del PAN, que el IFE validó el spot de los azules en contra del mexiquense, a quien motejan de “mentiroso”, que no cumple.

Todos saben que Peña Nieto montó su campaña en su “fortaleza” como un político “que cumple” —más allá de mentiras reales o inventadas—, y que resultó tan exitosa, que no sólo lo convirtió en gobernador, sino que hizo ganar a su delfín Eruviel Ávila y hasta le dio para colocarse en la punta de las encuestas, de la elección presidencial. Por eso, el PAN atacó por ese flanco, para minar “la confianza” ciudadana “en el candidato que cumple”.

Sin embargo, lo que debemos entender los ciudadanos es que —en el fondo— lo que realmente está en juego no es si Peña miente o no. Lo que se juega es la capacidad estratégica de “engañar al ojo social”, de los electores, para quitarle votos a Peña Nieto y  trasladar esos votos a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota.

Pero resulta que los estrategas del PAN se equivocaron y no lograron derrumbar la imagen de Peña Nieto. Peor aún, desde el inicio formal de las campañas presidenciales la candidata del PAN es la única que ha visto reducir su preferencia de votos. Acaso por ello, pronto cambiará de objetivo para buscar otro flanco débil de Peña Nieto.

En el caso de Andrés Manuel López Obrador, sus estrategas —en realidad él es su propio estratega— también tienen “en la mira” a Peña Nieto. Está claro que AMLO hará todo lo que tenga que hacer para debilitar al mexiquense, lograr que tropiece y, si es necesario, aniquilarlo políticamente. En el fondo, de eso se trata en la política, de acabar con el adversario político.

Por eso, AMLO ha recurrido —con toda razón— a los instrumentos más extremos de la guerra electoral: la difamación, el engaño, la mentira y… hasta la fantasía. AMLO ha mentido sobre los spots de Peña Nieto; acerca de la incorporación de la profesora Gordillo a la Secretaría de Educación en el eventual gobierno de Peña; miente al comparar a Peña con Santa Anna y miente al subirse al carro de los compromisos incumplidos de Peña Nieto.

¿Es bueno o es malo que AMLO mienta, engañe, difame, invente y llegue al extremo de la fantasía? Sería malo si AMLO estuviera peleando por entrar al cielo. Pero los procesos electorales, en tanto batallas por el poder, son una guerra en la que se vale todo. Y todo es todo; por inmoral y nada ético que parezca. Y aquellos que pretendan creer que una lucha político-electoral por el poder es igual a una competencia moral, ética, de valores y principios, se equivocan de cabo a rabo.

AMLO está en lo suyo —con todas sus mentiras y engaños—, en tanto Josefina hace lo propio con la guerra de contraste. Pero les guste o no a los fanáticos de AMLO y a los creyentes de Josefina, la diferencia es que Peña Nieto aplicó la mejor estrategia de todas. Y el ejemplo es el “no voy a dividir a México”, que es uno de los fantasmas que rondan a AMLO. Pero de eso hablaremos mañana.

EN EL CAMINO

Los fanáticos de AMLO —que suelen actuar como jauría—, junto con los malquerientes de Peña Nieto, vivieron su mayor excitación cuando el equipo del mexiquense informó que no debatiría en el informativo de la señora Aristegui. Atrapados por un ataque de histeria colectiva, miles cuestionaron que Peña Nieto decidiera acudir a una entrevista con Maxine Woodside, y que rechazara la “invitación” de la más fiel de las militantes del lopezobradorismo. Y, claro, ciegos y sordos como suelen ser, no ven que los candidatos van a donde más les conviene. Y con toda razón Peña no acude a donde lo van a madrear, como AMLO no fue a que lo madrearan al primer debate, en 2006. Pragmatismo puro que, por pura casualidad, suele ser veneno puro para los fanáticos. “¡Serenos!”, que el cielo espera. Aconseja el mesías. ¿Qué, no?

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: