Islandia se volvió la envidia de Europa

Islandia se volvió la envidia de Europa

El Economista. Cinco Dias

Se dijo que Islandia sería un paria para los inversionistas, que los fondos internacionales se retirarían, que su forma heterodoxa de afrontar el estallido de su sistema financiero provocaría un incendio a largo plazo que terminaría por arrasar su idea del estado de bienestar.

En ese fatídico octubre del 2008, Lehman Brothers saltó por los aires y los bancos de Islandia quebraron en pleno. El mundo occidental entraba de lleno en la Gran Recesión y el pequeño cayó en una profunda crisis.

Pocos pudieron ahorrarse los adjetivos al describir la situación: “Cuando visité Reykjavík en octubre del 2008 para ofrecer la asistencia del FMI, la situación del país era crítica. Los tres principales bancos de Islandia -que representaban casi la totalidad del sistema financiero- acababan de desplomarse con una semana de diferencia. La sensación de temor y el estado de shock eran evidentes; pocos países -o ninguno- habían experimentado jamás un colapso económico tan catastrófico como ése”, recordaba Poul M. Thomsen, subdirector del Departamento Europeo del FMI, en un artículo publicado en octubre pasado.

Todo el continente se estremeció. Ellos fueron los primeros; luego el azote se extendió. Pero las respuestas no fueron las mismas. Islandia optó por no cargar a los ciudadanos con los errores de sus bancos. Europa, mientras, se embarcó en severas medidas de austeridad para sostener a su sistema financiero.

El análisis puede resultar simplista pero los resultados están ahí.

El FMI acaba de publicar su última revisión sobre el estado de Islandia y las previsiones dicen que este año su economía crecerá 2.4%, con un consumo privado tirando a 3% y compensando la caída de la inversión pública fruto de las medidas de austeridad. Y es que, sí, la temida consolidación fiscal ha llegado a todas partes, pero en Islandia lo hizo “a su manera”, a decir del FMI. Proteger el estado del bienestar se puso por encima de todo.

En el informe publicado esta semana sobre la pequeña isla europea, el FMI destaca cómo ha reducido su sistema bancario, que suponía un temible 900% del PIB antes de la crisis y que se cuenta por 200% ahora, con todos los bancos perfectamente capitalizados. La demanda privada está respondiendo y el mercado de valores da cada más vez signos de vida, mientras que el desempleo caerá este año en torno de 6%, aunque para una economía acostumbrada al pleno empleo eso siga siendo doloroso.

Eso sí, su deuda pública sigue suponiendo 100% del PIB. Pero, el país está adelantando el pago de sus compromisos con el FMI, el año pasado resucitó en el mercado de bonos y las tres agencias de calificación le han devuelto el grado de inversión.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: