El doble rasero de EEUU en el Estrecho de Ormuz

El doble rasero de EEUU en el Estrecho de Ormuz

la proxima guerra ejercito iran golfo persico estrecho ormuz

El 2011 llegó a su fin y la política de ruido de sables entre los EE.UU. e Irán continá intensificándose.

Este aumento de las tensiones más reciente es el resultado de las sanciones de los estadounidenses presionando contra la industria petrolera de Irán, y el régimen de Teherán a su vez amenazando con cerrar el Estrecho de Ormuz a todos los petroleros. Tal acción por parte de Irán podría detener el flujo de aproximadamente una sexta parte del suministro de petróleo del mundo.

Para ilustrar la resolución de Irán, la semana pasada su marina de guerra llevó a cabo una serie de ejercicios y exhibiciones en el Golfo Pérsico cerca del Estrecho de Ormuz. En respuesta, la Armada de EE.UU. emitió sus propias advertencias y amenazas.

“La libre circulación de bienes y servicios a través del Estrecho de Ormuz es vital para la prosperidad regional y mundial”, dijo un portavoz de la marina de EEUU. “Cualquier persona que amenaza con perturbar la libertad de navegación en un estrecho internacional está claramente fuera de la comunidad de las naciones y cualquier interrupción no será tolerada.”

Estas son palabras fuertes de hecho, y como era de esperar, contienen el mensaje habitual de la libertad del mundo amenazada y la posición de los estadounidenses como los protectores de la libertad global.

Lo verdaderamente cómico fue la manera en que numerosos expertos militares de EE.UU. exageraron la amenaza real de los primitivos movimientos de la armada iraní.

Contrariamente a las exageraciones, lo cierto es que la amenaza más seria en el arsenal marítimo de Irán son sus pequeños y envejecidos tres submarinos de la era soviética de la clase Kilo. Se cree que en el mejor de los casos, sólo dos de los buques, estarían aún en condiciones de navegar, y el estrecho poco profundo de Ormuz, impide el uso eficaz de los submarinos.

En cuanto a su flota de superficie, Irán posee algunas lanchas rápidas de misiles y otras flotillas de barcos designados a ataques suicidas. La mayoría de estas embarcaciones son poco más que cascos rígidos inflables que montan una variedad de ametralladoras ligeras, cargan explosivos y son tripuladas por fanáticos de milicias.

Oponiéndose a esta marina de los Picapiedra está la poderosa Quinta Flota de EE.UU.. que consta de más de 20 buques de guerra, incluyendo portaaviones y misiles de crucero, la Quinta Flota opera fuera de su importante base naval de Manama, Bahréin, donde ocupa una posición estratégica para controlar los cielos de Irak y Afganistán.

El poder de fuego y las ventajas tecnológicas de la Quinta Flota también le permitirían eliminar a la armada iraní y a su fuerza aérea en cuestión de horas en cualquier conflagración en toda regla.

Vale la pena señalar que la amenaza iraní, basada en embarcaciones abiertas con motores fuera borda, sólo es posible porque los barcos operan desde sus puertos de origen, en sus propias aguas territoriales.

Teniendo en cuenta las circunstancias detrás de esta crisis actual y la enorme discrepancia en la capacidad militar entre los dos potenciales beligerantes, es sorprendente que Irán aún está siendo retratado en los medios occidentales como el instigador del mal.

Los EE.UU., presionando con sanciones adicionales contra las exportaciones de petróleo de Irán, es como un gigante poderoso amenazando a la garganta de su oponente. A su vez, la casi desdentada Irán afirma que va a morder el dedo de los pies del gigante si esa amenaza actúa sobre ellos.

El hecho de que los estadounidenses usen sus tácticas políticas arriesgadas como defendiendo la libertad es aún más irónico, dado que la Quinta Flota está basada precisamente en la zona.

Bahrein es una pequeña nación insular gobernada por la familia real Khalifa. Los califas son musulmanes suníes, la mayoría de los habitantes de Bahrein son chiíes.

Mientras los movimientos pro democracia echaban raíces en Oriente Medio el año pasado en lo que ha sido denominado Primavera Árabe, Bahrein no era inmune a los disturbios. El levantamiento se inició en febrero, cuando decenas de miles de ciudadanos de Bahrein chiíes acampados en la Plaza de la Perla de Manama pedían reformas democráticas. Con la presencia de la Quinta Flota en el puerto de la ciudad, uno habría esperado que esto garantizaría a los ciudadanos de Bahrein el derecho a la protesta pública segura…

…Pero los estadounidenses están mucho más preocupados por mantener su base naval y la disposición acogedora con la monarquía Khalifa, por lo que los ojos miraron a otro lado y no a la seguridad de los manifestantes. De hecho, ni una protesta de EE.UU. se pronunció cuando Bahrein solicitó la ayuda de las tropas de Arabia Saudita para ayudar a aplastar brutalmente el levantamiento.

A diferencia de Muamar Gadafi en Libia o Bashar al-Assad en Siria, el rey Khalifa no fue demonizado por la prensa occidental por disparar contra su propio pueblo.

Los movimientos por la libertad y la democracia parecen ser dignos de apoyo sólo si socavan los regímenes hostiles y estados canallas – no si están activos entre los aliados cómplices.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: