Centroamérica: ¿una nueva Somalia?

Centroamérica: ¿una nueva Somalia?

“Oppenheimer Presenta” Los viernes a las 10 p.m. en V-Me Tv, por Comcast 201; Atlantic Broadband 652; WPBT 2.3; DirecTV 440 y Dish Network 846 y 9414

Andrés Oppenheimer

Cuando le pregunté al nuevo presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, en una entrevista días atrás si América Central se está convirtiendo en una región sumida en el caos y la violencia, como Somalia en Africa, hizo un gesto negativo con la cabeza y respondió que esa comparación es “exagerada”.

Poco antes, el 20 de febrero, el diario español El País había publicado un artículo del analista político salvadoreño y ex jefe guerrillero Joaquín Villalobos, en el que afirmaba que Guatemala, El Salvador y Honduras corren un serio peligro de convertirse en “una Somalia latinoamericana”.

Entre sus argumentos se cuentan: Honduras y El Salvador ya son los dos países más violentos del mundo, con un índice anual de homicidios de 81 y 66 personas por cada 100,000 habitantes, respectivamente, según cifras de las Naciones Unidas. Guatemala no se queda muy atrás, con 41 homicidios anuales por cada 100,000 personas.

En comparación, el índice de homicidios en México es de 18 personas por cada 100,000 habitantes, y el de Estados Unidos y casi todos los países europeos es de 5 o menos por cada 100,000 habitantes.

“Centroamérica es un entramado de fallas sísmicas, ruta de drogas, paso de huracanes, agravios históricos, oligarquías insensibles que se resisten a pagar impuestos, polarización política irracional, Estados sin recursos, ausencia de riquezas naturales, pobreza extrema, corrupción elevada, pandillas salvajes, narcotraficantes poderosos y una clase política incapaz de mantener la cohesión social”, escribió Villalobos.

¿Acaso todo eso no es cierto?, le pregunté al presidente guatemalteco. Pérez Molina concedió que algunos de esos hechos son innegables, pero agregó que confía en que las tasas de violencia en su país comenzarán a bajar “en seis meses o un año”.

Dijo que desde que asumió la presidencia el 14 de enero, ha lanzado campañas contra el crimen y contra la pobreza, y ha empezado a sostener conversaciones con sus colegas de El Salvador y Honduras para combatir conjuntamente el narcotráfico y las pandillas.

Al mismo tiempo, ha lanzado una campaña regional a largo plazo para despenalizar las drogas y cambiar el enfoque de la actual guerra contra las drogas, para poder dedicar más recursos a la educación y la reducción del uso de drogas en los países consumidores.

Pérez Molina me dijo que llevará su propuesta de despenalización a la Cumbre de las Américas que se realizará en Colombia el 14 de abril, a la que tienen previsto asistir el presidente Barack Obama y 33 jefes de estado del continente.

“Estamos hablando de despenalizar para ver si podemos abrir otra línea que sea diferente a la que hemos estado intentando por más de 30 años”, me dijo Pérez Molina, agregando que la actual guerra contra las drogas “es una locura”.

Algunos analistas comparten la opinión de Pérez Molina de que las comparaciones de Centroamérica con Somalia son exageradas, señalando que hay varias tendencias positivas en América Central.

Manuel Orozco, un experto en Centroamérica del Diálogo Inter-Americano, un centro de estudios con sede en Washington, dice que las economías de América Central han estado creciendo lenta pero constantemente durante las dos últimas décadas, y que se espera que tengan un crecimiento del 3.5 por ciento este año. Además, los países de la región tienen gobiernos que, pese a sus problemas, siguen funcionando.

“A diferencia de lo que ocurre en Somalia, en Centroamérica hay gobiernos que tienen un monopolio del uso de la fuerza”, señaló Orozco. “Han sido infiltrados por el crimen organizado, pero no han sido capturados, ni tomados”.

Sin embargo, un informe anual publicado el martes por la Junta Internacional para el Control de Estupefacientes de la ONU dijo que los niveles de violencia de Centroamérica han llegado a “niveles alarmantes que no tienen precedentes”. Según el informe, hay 900 pandillas armadas con un total de más de 70,000 miembros en Centroamérica.

Y una encuesta publicada la semana pasada por la firma encuestadora Latinobarómetro, con sede en Chile, revela que los centroamericanos tienen tan poca confianza en sus policías, que tan sólo el 7 por ciento de los hondureños y el 11 por ciento de los guatemaltecos y salvadoreños denuncian crímenes a la policía, menos que en prácticamente todos los demás países latinoamericanos.

Mi opinión: no sé si Centroamérica está a punto de convertirse en otra Somalia, pero los países centroamericanos deberán hacer mucho más de lo que están haciendo por dejar atrás sus mezquinas disputas internas, y dedicarse a aumentar su cooperación en seguridad e intercambio de inteligencia. Incluso deberían crear una fuerza regional para combatir el crimen.

Por absurdo que suene, los diminutos países centroamericanos siguen teniendo una profunda desconfianza entre ellos debido a viejas disputas territoriales que aún mantienen vivas, y que les impiden actuar en conjunto. Si no crean estructuras supra-nacionales, integran sus economías y adoptan estrategias regionales para combatir el crimen, es difícil ser optimista sobre su futuro.

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: