YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

España

YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

Varios historiadores analizan la «estratégica» colaboración de España y Argentina desde la independencia de 1816, con hitos como las ayudas tras la Guerra Civil o el discurso del Rey a favor de la democracia en plena dictadura de Videla

ISRAEL VIANA isra_viana / MADRID

Desde la declaración de independencia, en julio de 1816, las relaciones entre España y Argentina siempre han gozado de un estatus especial para ambos gobiernos. Casi 200 años de una colaboración muy importante más allá de dictaduras, democracias, periodos de crecimiento o profundas crisis, que hoy vive uno de sus peores momentos, tras la decisión de Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar YPF, la filial de Repsol.

YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

jAIME GARCÍA
El Rey despide al presidente argentino Fernando de la Rúa (2000)

«Es una quiebra importante en unas relaciones históricamente privilegiadas entre los dos países, que va a tener consecuencias duras, no solamente para España, sino para otras empresas, por la inseguridad jurídica que puede generar el hecho de invertir en Argentina», asegura Juan Carlos Pereira, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y autor de varios estudios sobre la historia de la política exterior española y las relaciones internacionales contemporáneas.

Para este historiador, en esta decisión «se han juntado los deseos populistas de la presidenta Kirchner y un nacionalismo que ha estado siempre muy presente en la historia de los argentinos, en el que se ha elegido un chivo expiatorio, que es Repsol, para superar este momento de crisis».

La primera embajada, en Buenos Aires

Las relaciones bilaterales entre España y Argentina se iniciaron después de que se ratificara la paz en 1829 –«casi el primero de los países con el que firmamos un tratado de paz», aclara Pereira– y apenas se han interrumpido en el tiempo en estos dos siglos. Y es significativo también que la primera embajada de España en Latinoamérica fuera la de Buenos Aires, en 1917. Desde entonces, el Gobierno español siempre se ha preocupado de que los embajadores en Argentina sean figuras de primer orden, como históricamente lo fueron Ramiro de Maeztu, Jose María Alfaro o Gregorio Marañón.

YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

REUTERS
Aznar y Carlos Manem, en 1997

En los manuales de historia, los momentos de tensión son escasos. «Nunca ha habido ningún tipo de ruptura», explica el catedrático de Historia de América de la Universidad de Alcalá, Pedro Pérez Herrero, con varios estudios en su haber sobre las relaciones internacionales de España e Iberoamérica, para quien estas relaciones bilaterales han estado basadas siempre «en el reconocimiento mutuo y en el hecho de mirar hacia otro lado en los momentos más peliagudos, como cuando ellos tenían una democracia y nosotros una dictadura, o viceversa».

En los años de aislamiento internacional de Franco –después de que la Asamblea General de la ONU, en febrero de 1946, decidiera no admitir a España en la organización y recomendara la retirada de los embajadores acreditados en Madrid–, la Argentina de Juan Domingo Perón se convirtió en el salvavidas de la dictadura, el único país de Latinoamérica que apoyó al régimen mediante la venta de productos como el trigo. Fue un convenio «que alivió los años de hambre posteriores a la Guerra Civil, cuando casi ningún país tenía relaciones con España», cuenta Pereira.

En esta centenaria colaboración, cabe destacar también otros dos momentos: el apoyo que recibió Argentina por parte de España dentro de la UE, para que este país recibiera un trato privilegiado del organismo, y durante la crisis que sufrió el gobierno de Carlos Menem, donde hubo una importante ayuda económica por parte de España. «Estás ayudas se han producido entre ambos gobiernos a lo largo de otras muchas crisis», subraya Pereira.

El Rey, en defensa de la democracia

Según el catedrático de la UCM, el peor momento de los últimos 200 años se produjo, probablemente, durante la Guerra de las Malvinas, en 1982. El presidente Leopoldo Calvo Sotelo «jugó un papel muy ambiguo y recibimos castigos de todas las partes, generando una tensión con los argentinos que duró un tiempo», recuerda Pereira. España quería apoyar a Argentina en sus reivindicaciones, en sintonía con el problema de Gibraltar, pero le resultaba complicado porque también estaba negociando su ingreso en la Comunidad Económica Europea y en la OTAN, «y los británicos estaban muy atentos de lo que hacíamos para castigarnos», añade.

YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

EFE
Los Reyes de España, aclamados la en Buenos Aires (1985)

Uno de los hitos más importantes se produjo en 1978, cuando los Reyes de España visitaron Buenos Aires en plena dictadura militar de Jorge Videla. «Se había generado un debate muy importante sobre si debían ir o no, ya que España acababa de pasar por otra dictadura muy dura. Al llegar a Argentina, Don Juan Carlos pronunció unas palabras muy claras en favor de la democracia y los derechos humanos, que tuvieron un impacto muy hondo en el pueblo argentino, pero que provocaron en el ejecutivo de Videla una frialdad terrible que degeneró en una situación muy complicada», cuenta el catedrático de la Universidad Complutense.

Acontecimientos puntuales que nunca empañaron las estrechas relaciones que España mantuvo con Argentina a lo largo de los siglos XIX y XX, y que en la democracia española han sido calificadas, en boca del experto en relaciones internacionales con Iberoamérica, Pedro Pérez Herrero, «de estratégicas, con vínculos estrechos no sólo a nivel político y diplomático, sino también empresarial y económico». Precisamente los vínculos que hoy están puestos en entredicho, tras la expropiación del 51% de las acciones de YPF.

Inmigrantes, el gran intercambio

Es imposible no tener en cuenta la importancia capital que ha tenido en este intercambio las continuas oleadas de inmigrantes hacia ambos países. Hacia Argentina, sobre todo desde finales del siglo XIX y hasta la primera mitad del siglo XX, en una época en la que la mitad de los inmigrantes que viajaban allí eran españoles. Y hacia España, primero a partir de 1970, escapando de las dictaduras, y, después, a partir de 2001, a causa de la crisis y el corralito. Una llegada de argentino que no ha hecho sino crecer exponencialmente en la última década: en 2001 se contaban poco más de 32.000 argentinos en España y hoy hay más de 120.000.

YPF, la gran quiebra de unas relaciones históricamente privilegiadas

JOSÉ MARÍA BARROSO
Nestor Kirchner y Aznar, en 2000

«Argentina ha abierto los brazos cuando lo hemos necesitado, y durante la Guerra Civil recibieron a miles de españoles, con figuras como Ortega y Gasset o Sánchez Alborno. Y durante la dictadura de Vídela se abrieron las puertas de España, llegando aquí académicos, economistas, odontólogos y todo tipo de profesionales», cuenta Pérez Herrero.

«Error diplomático y político» o «ataque directo a unas relaciones políticas, económicas y diplomáticas privilegiadas», han calificado la decisión de Kirchner con respecto a YPF, que significará, sin duda, una (¿pequeña?) mancha en el historial de Argentina y España. Hasta cuándo, aún está por ver.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: