La verdadera guerra sucia

La verdadera guerra sucia

Martín Moreno

Durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari fueron asesinados cerca de 500 integrantes del PRD. Eso es guerra sucia. Y no que durante una campaña política se le llame “mentiroso” a algún candidato a la Presidencia.

En los años setenta, los ajusticiamientos y la represión contra opositores al régimen políticamente dictatorial del PRI provocaron decenas de muertos y desaparecidos. Eso es guerra sucia. No que se acuse a un aspirante presidencial de incumplir con sus obras de gobierno.

La guerra sucia evoca a la represión de una dictadura política. Significa dolor. Provoca indignación. Huele a muerte.

Eso es la guerra sucia. No que un partido acuse a otro de mentir con sus obras inconclusas o poner en entredicho las promesas de gobierno. Eso es política pura. Y son cosas muy distintas. Tan opuestas como la libertad y la censura.

Exterminio político. Represión. Intolerancia. Crímenes por encargo. Muertes de mexicanos. Eso es guerra sucia practicada en los gobiernos de Luis Echeverría y de Salinas de Gortari. Que no nos intenten confundir.

Y allí está la memoria nacional que no miente. Breves ejemplos: las ejecuciones de Francisco Xavier Ovando y Román Gil Heráldez —cercanos a Cuauhtémoc Cárdenas—, cuatro días antes de la elección presidencial de 1988. Y las que siguieron con Salinas. O el documental Flor en Otomí, donde se narra la historia de Deni Prieto, de 19 años de edad, acribillada por soldados en 1974 por ser opositora al régimen de Echeverría.

Eso sí es guerra sucia: represión, ejecuciones, muertes de mexicanos.

Eso es guerra sucia, y no simples spots entre políticos.

Así que no digan el PRI y sus voceros, ahora, que es guerra sucia que tilden de mentiroso a su candidato presidencial. Chorradas. Eso se llama estrategia política. De campaña. Y punto.

Si Peña Nieto no es un mentiroso, pues no debe preocuparse. Si lo es, entonces que sí se preocupe.

Y que ni el PRI ni el PAN se asuman como teleprompter político de millones de votantes y traten de influir, insultando su inteligencia, en su voto. Que no les digan que Peña “es el peor” o “es el mejor”. Que muestren fotografías y pruebas de las obras cumplidas o incumplidas en el Edomex, y que el votante decida. Por sus ojos. Por su razonamiento. Y no por la perversidad de los partidos.

Hay que dejarlo claro: la batalla política es dura, cruenta, pero nada que ver con la guerra sucia de las presidencias imperiales del PRI que cobraron muertes y desaparecidos.

La verdadera guerra sucia se hace con balas, no con spots.

A menos que la batalla política también cobre víctimas… entre los propios priistas. Como ocurrió con la ejecución de Luis Donaldo Colosio.

Ese sí fue crimen político.

Y no un spot.

ARCHIVOS CONFIDENCIALES

IFE. Dos decisiones favorables a la libertad de expresión y a la equidad en la contienda electoral asumió el Instituto Federal Electoral en la últimas horas. Permitir los spots en los que el PAN cuestiona las obras de gobierno de Peña Nieto en el Edomex y dejar que el ciudadano juzgue, y determinar también que el presidente Calderón violó la Constitución y “puso en riesgo la equidad de la contienda electoral”, son resoluciones aplaudibles y que hacen recuperar parte de la confianza perdida hacia el IFE. Sobre el primer caso —volvemos al tema principal de estos Archivos—, ni es guerra sucia ni campaña negra. Simplemente es evaluación de un gobierno informar sobre sus buenos o malos resultados. Hasta ahí. Y respecto a la injerencia de Calderón al enviar cartas del SAT a los contribuyentes promoviendo obras de gobierno, envía el mensaje de que, en ningún nivel, se van a permitir violaciones o impunidades electorales. El IFE tiene en sus manos otra bomba: acusaciones del PAN y del PRD contra el PRI por rebasar el tope en sus gastos de campaña. Veremos si Leonardo Valdés y los consejeros siguen actuando de manera imparcial y justa.

ALCALDE ZETA. Que no nos sorprenda que el presidente municipal en funciones, del PAN, de Chinameca, Veracruz, Martín Padua Zúñiga, estaba al servicio de Los Zetas. El poder corruptor del crimen organizado llega prácticamente a todos los niveles: desde alcaldes hasta gobernadores. Sobran casos, y en ellos están tocados infinidad de priistas, perredistas, panistas. Padua Zúñiga sólo es otro eslabón en la extensa red del cártel más poderoso de México —drogas, extorsión, juego, piratería—: Los Zetas, comandados por Heriberto Lazcano, El Lazca.

REPORTE 2012. Los invitamos, a partir del próximo domingo 22 de abril, a escuchar el análisis, la información y el rumbo que llevan las campañas presidenciales, a través de Reporte a Debate, de 7 a 8 de la noche, por Reporte 98.5 FM. Lo haremos periodistas, analistas y usted, con sus llamadas al aire. Participe en este ejercicio de democracia radiofónica. Los esperamos. En vivo, por supuesto.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: