Ni amoroso; ni invencible; ni estrategia

Ni amoroso; ni invencible; ni estrategia

Martín Moreno

López Obrador ya guardó el discurso amoroso y regresó a su naturaleza política: el discurso de fuego, de fajador. Peña Nieto opta por no responder a “los ataques en mi contra” —en realidad son descripciones de gobierno—, pero los spots del PAN ya lo dañaron. Vázquez Mota dio “golpe de timón”, pero hay un problema: en su barco nadie encuentra un timón.

AMLO: adiós a la República Amorosa.

Peña Nieto: no es invencible.

Vázquez Mota: ¿a dónde vamos, Josefina?

AMLO. De lo amoroso a lo estruendoso. Volver al futuro con el discurso del Andrés Manuel de siempre: crítico, con excesos si se quiere, pero asumiéndose como una oposición legítima, dura. “Comen en el mismo plato: Fox, Peña, Salinas, Elba Esther”… fuera máscaras”. Está de vuelta. La pregunta es: ¿le alcanzará a López Obrador para atravesar, siquiera, el umbral de 20% de preferencia electoral en el que parece estancado?

En la praxis política, AMLO no tenía de otra. Es todo o nada: o vuelve el AMLO de hace seis años —aunque lo niegue en la entrevista, pero lo confirme en la plaza pública— o se consume en la llama de lo anodino, de lo intrascendente.

Y nos gustará o no, pero Andrés Manuel es un animal político que no pasa desapercibido. Con odios o con adoraciones. Con estruendos y hasta excesos que lo han llevado a la crucifixión —toma de Reforma, mandar al diablo a las instituciones, ofensas al Presidente— o al delirio, pero nunca a la indiferencia.

El AMLO de 2006 está de vuelta.

PEÑA NIETO. Las plumas y voces al servicio del priista —identificadas siempre, sin ningún recato— dicen que Peña es invencible y que nada lo daña. Mienten. De acuerdo con los encuestadores, tan sólo el resbalón en la FIL le costó… ¡cuatro millones de votos! No es poca cosa.

Y dirán misa, pero los spots del PAN —a eso llegaron los hombres del Presidente— lastimaron a Peña Nieto. ¡Cómo de que no! Millones de ojos vieron los resultados que el priista presentaba como obra cumplida durante su gobierno en el Edomex.

En algo tiene razón Peña: mientras AMLO y Josefina le tunden, él dice hablarles a los ciudadanos. Pero es de lógica política: al puntero siempre se le tratará de derribar. Ni modo que se le echen encima a Gabriel Quadri.

Peña está lejos de ser invencible.

Para gran parte de la opinión pública —millones de votantes en potencia—, lo que el PRI llama “guerra sucia” en realidad fue exhibir actos inconclusos. Muchas cejas se levantaron, no al escuchar los spots panistas, sino cuando sus ojos vieron las obras presumidas.

Y muchos de esos millones de pares de ojos ven, y piensan y razonarán su voto. Son parte del 30% de indecisos que aún no saben si quieren Presidenta o Presidente. En sólo una semana, con esos spots, a Peña Nieto se le afectó más ahora que cuando fue destapado como candidato presidencial del PRI.

Y lo que falta.

Recordemos que el jefe de la campaña presidencial del PAN está en Los Pinos y sus iniciales son: Felipe Calderón.

VÁZQUEZ MOTA. Coincide el “golpe de timón” de la campaña de Josefina con la semana del 100 aniversario del hundimiento del Titanic. Lo que aún no sabemos es si el buque blanquiazul alcanzó a evadir el iceberg o chocó y se hundirá.

Lo decíamos aquí: la candidata estaba haciendo agua, y por eso llegaron los hombres del Presidente al rescate.

Los spots contra Peña Nieto dieron resultado. Pero no les va a alcanzar con eso. Y lo saben.

El gran problema de Vázquez Mota es, todavía, la falta de estrategia. Exponer claramente el país que quiere, más allá de lugares y de frases comunes. Qué hará con los monopolios públicos y privados. Con Elba EstherAMLO, guste o no, ya adelantó que, si él gana, la señora Gordillo se irá con sus nietos—. Con la inseguridad. Con la pobreza extrema. Con el abuso del poder.

En el fondo, la falla en la campaña de La Jefa continúa siendo la falta de claridad. La agenda programática, el discurso claro y contundente, las palabras que suenen a Presidenta. “Tengo faldas, pero muchos pantalones”, dice, pero sin fuerza, sin convicción. Falta corazón a la frase.

Y a ver si ya encuentran el timón.

ARCHIVOS CONFIDENCIALES

FOX. “Si alguien cree que Fox dice tonterías, se equivoca. Es muy astuto. A veces lo hace hasta por estrategia”, me dijo alguna vez Jorge Castañeda. Y si ahora el ex Presidente adelanta el triunfo de Peña, el asunto trae mucho más de fondo.

ELECCIÓN EN EL DF. El Tribunal Electoral del DF incursionó en las redes sociales —a través de los portales de Sólo Vecinos— para transparentar la elección capitalina del 1 de julio. “Utilizaremos lenguaje sencillo para comunicarnos con los ciudadanos”, afirma su presidente, Adolfo Riva Palacio. Eso es clave: transparentar los procesos electorales. Por aquello de las malditas dudas.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: