Cada vez más menores se ponen al servicio de los narcos mexicanos

Cada vez más menores se ponen al servicio de los narcos mexicanos

Cada vez más menores se ponen al servicio de los narcos mexicanos
Imagen: Corbis

Los narcotraficantes reclutan a menores para transportar droga a través de la frontera con EE. UU. Entre los niños y adolescentes al servicio de los carteles hay tanto mexicanos, como hijos de latinos con ciudadanía estadounidense, porque estos tienen más facilidad para cruzar la frontera, según la Agencia Antidrogas de EE. UU. (DEA) y el Servicio de Aduanas y Migración (ICE).

Los carteles tienen a los menores de entre 11 y 17 años en su punto de mira porque, usados como ‘mulas’, pueden pasar desapercibidos y no provocar las sospechas de los oficiales de la aduana en los puntos de control fronterizo.

De acuerdo con la información de la DEA, en los últimos meses de 2011 la cantidad de menores estadounidenses detenidos por vínculos con el narcotráfico aumentó. En la ciudad de San Diego, en California, el nivel de reclutamiento aumentó especialmente en el último trimestre del año pasado.

Pero el transporte de drogas no es la única función de los menores reclutados por el crimen organizado. También pueden hacer de espías y avisar a los delincuentes sobre la movilización de las fuerzas del orden en una ubicación determinada. Además vigilan a los secuestrados por los carteles.

El dinero, principal motivación

El dinero que pagan los carteles es el factor más atractivo para los menores. Según los jóvenes detenidos por el ICE en la frontera estadounidense, el ‘sueldo’ depende de la tarea que tiene que cumplir el menor, así como de su ‘empleador’.

Así por ejemplo, Los Zetas y el cártel del Golfo pagan una media de 500 dólares por transportar droga a través de la frontera, mientras que dan 1.000 dólares por vigilar a un secuestrado durante un mes, y 1.500 por espiar.

Otro factor que hace que cada vez más niños sean reclutados por el narcotráfico es el corto plazo de encarcelamiento que les espera en caso de la captura. Los menores con nacionalidad estadounidense pasan 15 meses en unos campos especiales para jóvenes, mientras que los mexicanos son deportados a su país natal donde pueden volver a delinquir.

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: