Daily Archives: abril 16, 2012

Estados Unidos al borde de América Latina

Estados Unidos al borde de América Latina

Rule_of_lawPor Armando Ribas

Diario Las Americas

El dogma de que el poder absoluto, por la hipótesis de su origen popular puede ser tan legítimo como la libertad constitucional, ha comenzado a enrarecer el ambiente. – Lord Acton

En una de sus últimas presentaciones públicas el presidente Obama dijo: “Estados Unidos sufre la división social más grande en décadas…Esta elección tendrá el contraste más grande que hemos visto desde la elección de Johnson-Goldwater”. Perdóneme señor presidente, pero la división que Usted ha planteado es a mi juicio la única en la historia de Estados Unidos. Ni aun la Guerra de secesión implicaba una división conceptual como la que Ud. plantea. Así le puedo decir que las diferencias políticas entre Johnson y Goldwater no implicaban en ningún caso, una amenaza al sistema del Rule of Law, tal como fuera concebido e implementado en su oportunidad por los Founding Fathers. Tanto es así que podría decir que cuando Johnson alcanzó el poder implementó las políticas propuestas por Goldwater. Fue así que Santo Domingo se salvó de ser otra Cuba por la llegada de los “marines”.

Permítame decir que ese sistema ético político y jurídico concebido por los Founding Fathers implicó un cambio sustancial en la historia de la humanidad, por mas que fuera desconocido y a la vez descalificado por Marx como el capitalismo. Así surgió la pretensión del nirvana socialista, de crear un hombre nuevo, que alcanzaría la igualdad (De cada cual de acuerdo a sus capacidades a cada cual de acuerdo a sus necesidades) y el estado desaparecería así como la división del trabajo. Alcanzaríamos así el fin de la historia pues desaparecerían los antagonismos.

Ya vemos así la línea de su pensamiento político cuando se refiere casi ignominiosamente a los ricos y propone imponerles impuestos mayúsculos. Aparece así en su retórica las virtudes del pueblo tal como las expusiera Aristóteles: “Cuando el pueblo se hace monarca, actúa como tal y viola la ley y desde entonces los aduladores del pueblo tienen un gran partido.”Esa batalla por la igualdad entra en una violación paladina de los principios en que se sustenta el Rule of Law, tal como lo expresara Madison en el Federalista, donde escribió: “En una sociedad bajo la forma de la cual la facción más poderosa se puede rápidamente unir y oprimir a la más débil, se puede decir que reina la anarquía, donde el individuo más débil no está seguro frente a la violencia del más fuerte”.

Es decir que en esa posición Obama está pretendiendo violar el derecho de propiedad, y aun más el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Es decir que queda descalificado el interés privado, en nombre de una supuesta igualdad, que logra destruir las fuerzas productivas y determina la concentración del poder político. Esa concentración de poder en nombre del pueblo, constituye una violación de otro principio básico del Rule of Law, que es el reconocimiento de la falibilidad de la naturaleza humana y por tanto se impone la limitación del poder político.

La esencia de esa limitación del poder político se constituye en la división de los poderes. Permítanme otra cita trascendente al respecto de Adam Smith: “Cuando el poder judicial está unido al poder ejecutivo, es prácticamente imposible que la justicia no sea sacrificada frecuentemente a lo que vulgarmente se denomina política.” Una vez más ha quedado claro que Obama desconoce la naturaleza misma del Judicial Review. (Revisión judicial). Ese concepto fue aun ignorado en Inglaterra durante el Glorious Revolution de 1688, cuando las prerrogativas del rey fueron trasladadas al Parlamento. El rey reina pero no gobierna, pero el Parlamento es omnipotente en nombre del pueblo.

Esa gran diferencia con el sistema Americano fue señalada primeramente por Hamilton en la Carta 78 de El Federalista donde escribió: “Porque yo concuerdo en que no hay libertad, si el poder judicial no está separado de los poderes ejecutivo y legislativo. Por tanto ningún acto legislativo contrario a la Constitución es válido.” Este principio fundamental es igualmente ignorado por Obama cuando pretende desconocer el derecho de la Corte Suprema de declarar inconstitucional su ley de salud (Obamacare) Tanto así que hasta ha pretendido desconocer que exista algún precedente jurídico que reconozca tal poder de la Corte Suprema.

Señor presidente lamento informarle que ese antecedente que Ud. ignora data de 1803. Fue en esa fecha que en el famoso caso Marbury vs Madison el Juez Marshall tomo la siguiente decisión y dijo: “Todos aquellos que han formado constituciones escritas, las consideran como formando la ley fundamental y principal de la Nación, y consiguientemente la teoría de tales gobiernos debe ser que cada acto de la legislatura repugnante a la Constitución es nulo. Es enfáticamente el ámbito y el deber del Departamento de Justicia el decir que es la ley.” Esa fue la aplicación práctica de los principios expuestos por Hamilton a los cuales nos hemos referido.

Basado en estos principios se instituyó a partir de 1787, el sistema político que transformó la historia del mundo. Tanto así que en solo 100 años Estados Unidos se convirtió en la primera potencia mundial. Y más aun le debemos el mantenimiento de la libertad y no ser nazis o comunistas. No obstante esta realidad ese sistema fue descalificado por Marx como capitalismo, y por Lenin como imperialismo. Lamentablemente Lenin esta presente y la oposición al mismo se ha convertido en una fuente del poder de la izquierda en nombre del antiimperialismo. Aun en Europa se le descalifica como la hegemonía americana. El problema que genera la posición de Obama pues es el riesgo de que se viole el sistema del Rule of Law. Y ese sistema no es económico sino que la economía es el resultado del mismo.

Ya Tocqueville había señalado que: “Los vicios del sistema son tanto más fuertes que la virtud de los que lo practican.” Y ese vicio del sistema se manifiesta cuando se reconoce la democracia como el poder de las mayorías. Así se olvida que cuando el “pueblo” tiene derechos, desaparecen los derechos individuales en nombre del bien común y consecuentemente queda el poder político absoluto, tal como lo previera Lord Acton. Debo recordarle a Obama que tanto Hitler como Mussolini fueron elegidos por el pueblo. Por tanto recordemos la observación de Jefferson al respecto cuando expresó: “Un despotismo electivo no es el gobierno por el que luchamos”. En esa línea nos encontramos con múltiples gobiernos latinoamericanos.

La actitud de Obama es realmente preocupante para la historia universal y el momento que se vive. No hay sustituto en el mundo para la libertad como la ha representado Estados Unidos a través de su historia. Insisto, jamás se ha presentado en este país una disyuntiva como la planteada por Obama que amenaza la sobrevivencia del sistema de libertad ante la violación paladina de los derechos individuales y el desconocimiento de la función prioritaria de la Corte Suprema en defensa de la Constitución. Esperemos que los americanos tomen conciencia del riesgo que están corriendo de hacer de Estados Unidos un país latinoamericano más y por supuesto obtener los mismos resultados. Y al respecto me permito señalar que la diferencia no es racial ni cultural sino del imperio del sistema que es desconocido diría en el mundo. Como dijera David Hume: “La naturaleza humana es inmodificable, si queremos cambiar los comportamientos debemos modificar las circunstancias.” Evidentemente la circunstancia es el sistema político en el que se desarrolla la actividad del hombre.

Anuncios

Argentina o la política económica del latrocinio

Argentina o la política económica del latrocinio

Titanic-sinking

Por Emilio J. González

Libre Mercado, Madrid

Cristina Kirchner tiene una curiosa manera de afrontar los problemas económicos de Argentina. En vez de resolverlos, la presidenta del país acude al latrocinio para obtener recursos con los que tapar agujeros. Cuando tuvo que enfrentarse a la crisis fiscal de 2008, a esta antigua militante montonera le pidió el cuerpo que utilizara los principios del ‘Socialismo Nacional’ que defendía aquella organización y no se le ocurrió otra cosa que nacionalizar los planes privados de pensiones, en los que estaba el 96% de los trabajadores del país, y utilizar dichos recursos para cubrir los desajustes presupuestarios del país. Ahora, la situación vuelve a repetirse con la nacionalización de YPF, la filial argentina de la petrolera Repsol.

En estos momentos, el país tiene un serio problema de credibilidad política y de riesgo para los negocios, lo que ha dado lugar a una salida masiva de capitales de Argentina. Como nadie se fía del país, y mucho menos de su presidenta, las estimaciones apuntan a que, en este año, la nación recibirá en forma de inversión exterior la irrisoria cantidad de seis mil millones de dólares, el 0,7% del total de inversión directa extranjera que captará Latinoamérica. Con eso, y con la abultada deuda externa argentina, el país no tiene ni para pipas. Para complicar más las cosas, las estimaciones de los principales bancos de inversión del mundo hablan de un fuerte frenazo al crecimiento económico, estimando una caída del mismo de hasta cuatro puntos porcentuales, mientras la inflación se acerca a toda velocidad al nivel del 30% anual. Este escenario supone un serio problema en términos fiscales y, además, puede tener graves repercusiones sociales tanto por el aumento de los precios como por las consecuencias sobre el empleo de la drástica desaceleración económica.

Sin inversión exterior, y con una crisis fiscal y de deuda externa en puertas, ¿qué puede hacer Argentina? Lo lógico sería que recortase el gasto público para sanear su presupuesto, pero Kirchner no quiere hacerlo por cuestiones ideológicas y personales. ¿Qué se le ha ocurrido hacer, entonces, a esta buena señora? Pues volver a recurrir a su pasado montonero y nacionalizar YPF para, de esta forma, conseguir no solo los recursos fiscales y los ingresos en divisas que necesita mediante la exportación de petróleo, sino también buscar el medio para calmar a las masas mediante subsidios a la energía, utilizando para ello el petróleo y el gas de YPF. El latrocinio como política económica se ha convertido en uno de sus principales instrumentos de gestión y, por lo visto, no se va a parar ante nada y ante nadie, pensando que la debilidad económica de España le va a impedir actuar como tiene que actuar. Nuestro Gobierno, por ello, debería diseñar rápidamente una estrategia para responder a este atropello, porque si hoy le toca a Repsol, mañana los platos rotos pueden pagarlos Telefónica, el Santander, el BBVA o cualquier empresa española que opere en el país.

El mejor antídoto contra la pobreza

LA INDIA

El mejor antídoto contra la pobreza

Por Swaminathan S. Anklesaria Aiyar

El mejor antídoto contra la pobreza es un fuerte crecimiento del PIB. El crecimiento récord del 8,5% anual registrado entre 2004-2005 y 2009-2010 redujo la tasa de pobreza en 1,5 puntos porcentuales por año, justo el doble que en el periodo de once años inmediatamente anterior. No cabe mayor refutación del mito izquierdista de que el crecimiento acelerado solo ha beneficiado a unos pocos e ignorado a los pobres.

Por desgracia, las buenas noticias han pasado inadvertidas entre las protestas infundadas de determinados políticos y medios de comunicación. Se trata de una acusación falsa. Los datos no han sido modificados y deberían ser motivo de celebración.

El Gobierno ha tomado por referente la línea de pobreza fijada por el Comité Tendulkar, similar a la del Banco Mundial, que la sitúa en 1,25 dólares diarios (en paridad de poder de compra). Los críticos claman que la línea india es poco realista; sin embargo, la del BM lleva décadas siendo aceptada.

China fijó su línea dos tercios por debajo de la del BM; sin embargo, nadie la tachó de confusa ni alegó que es imposible vivir con tan poco. De acuerdo con Pekín, el número de chinos pobres se redujo de 250 a 29 millones entre 1978 y 2001; es decir, que en 21 años el número de pobres se redujo en 221 millones. Las cifras chinas fueron ampliamente alabadas, y los izquierdistas indios se volcaron en la comparación para criticar a Nueva Delhi.

En fin. Teniendo en cuenta el criterio Tendulkar, en cinco años la India ha reducido su número de pobres en 52 millones. A este ritmo, en 21 años podrá contar con 218 millones de pobres menos; es decir, podrá exhibir unas cifras muy parecidas a las chinas.

Tiempo atrás, cuando el PIB crecía a un ritmo inferior, la reducción del número de pobres iba también a paso lento. Pero en cuanto el crecimiento se disparó y se equiparó al experimentado por China, los niveles de disminución de la pobreza también se dispararon y se equipararon a los chinos. Cabe una advertencia: efectivamente, las líneas de pobreza china e indias no son idénticas, por lo que la comparación puede no ser exacta, pero el hecho de que el crecimiento vigoroso del PIB ha contribuido a una reducción notabilísima de la pobreza es innegable.

Ciertamente, se puede criticar a la India por que sus mejorías en buena parte de los indicadores sociales sean inferiores a las experimentadas no sólo en China sino en otros países vecinos, como Bangladesh. De hecho, eso es lo que han hecho recientemente Amartya Sen y Jean Dreze. La causa podemos encontrarla en los subsidios mal dirigidos y en los problemas de corrupción e ineficacia de la administración.

El crecimiento récord del PIB ha generado ingresos sin precedentes, que el Gobierno podría utilizar en la mejoría de determinados sectores. Pero el caso es que el Gobierno ha fracasado en las reformas que resultan cruciales para una mejor prestación de los servicios, por lo que el incremento del gasto no produce mejores resultados.

El economista Lant Pritchett denuncia que “la indiferencia, la incompetencia y la corrupción” campan por sus respetos en numerosos ámbitos, desde la seguridad a la recaudación de impuestos, pasando por la sanidad y el suministro eléctrico y de agua. “En muchos lugares”, agrega, los funcionarios públicos –policías, ingenieros, maestros, médicos– están fuera de todo control de la Administración. Sea como fuere, esto no debería desviar la atención del hecho de que el crecimiento en cifras récord del PIB ha generado una reducción inaudita de la pobreza, tal y como sucedió en China.

¿Volverá Francia a la izquierda?

EUROPA

¿Volverá Francia a la izquierda?

Por Alfredo Crespo

Durante los últimos años, la política francesa ha estado dominada por Nicolás Sarkozy. Representante de la derecha, llegó al poder en un momento en el cual Europa (y la UE) estaba más dividida ideológicamente que ahora.

El actual presidente del país vecino ha acaparado el protagonismo absoluto, mientras los socialistas se desangraban en una lucha de egos con episodios como el duelo entre la ex pareja sentimental conformada por François Hollande y Ségolène Royal o el escándalo de Dominique Strauss-Kahn, que finalmente apartó a éste de la carrera presidencial.

Durante su mandato, Sarkozy ha puesto fin a vicios políticos que habían mostrado sus antecesores, particularmente Mitterrand y Chirac, empezando por el del antiamericanismo. Por otro lado, ha mantenido fielmente el vínculo con la Alemania de Ángela Merkel, y al Reino Unido no lo despreció como socio en asuntos de defensa, pese a las diferencias que separan en la UE a Londres y a París.

En temas de seguridad, Sarkozy no ha colmulgado con el buenismo, tan característico de la izquierda francesa, tan dada a hablar de multiculturalismo (pero no a definirlo) hy a poner a su país como ejemplo de integración de los inmigrantes.

En campaña, Sarkozy está siendo políticamente incorrecto y no ha tenido reparos en comparar su Francia con España en términos económicos. En este contexto, ha hablado de recortes (palabra que, por otro lado, a algunos produce sudores fríos), cuando de lo que se trata, simplemente, es de poner coto al intervencionismo, esto es, al despilfarro, algo en lo que España ha sido ejemplo negativo en el período 2004-2011.

Sarkozy insiste una y otra vez en la necesidad de sanear la economía, por poco agradable que pueda resultar esta premisa para el votante. Mientras tanto, Hollande opta por un mal entendido nacionalismo y desafía a la UE. ¿No quedamos en que Francia era el motor y corazón de Europa?

La crítica a nuestro país, despiadada en algunas ocasiones pero cierta, ha obtenido respuestas vociferantes y carentes de argumentos por parte de los socialistas de ambos lados de los Pirineos. Por eso no debemos rechazar que el triunfo de Hollande sea festejado por el PSOE como algo propio: seguiría así la constante histórica asimilacionista de nuestro socialismo con respecto al francés.

Parece que, en una segunda vuelta, Sarkozy perdería frente a Hollande, político de perfil bajo que lidera un partido donde los excesivos personalismos parecen silenciados, aunque no es descartable que, con el Elíseo a la vista, vuelvan a hacerse notar.

Así las cosas, cabe preguntarse si Francia se ha vuelto socialista y reniega de los años de Sarkozy. Sea como fuere, prestemos atención a lo que suceda el 6 de mayo. La victoria no será de un individuo sino de un proyecto. Hollande anda hablando de “una Francia más fuerte que los mercados”. Buena frase de marketing, pero ¿qué quiere decir?, ¿qué implicaciones tendría?

La nueva Evita de la Casa Rosada

El balance 2012-04-16

La nueva Evita de la Casa Rosada

Manuel Llamas

&quote&quoteEste acto es, simplemente, un robo, institucional (ley mediante) eso sí, pero no sólo a los accionistas –legítimos propietarios– sino también a los propios argentinos. Muy posiblemente no será el último expolio que protagonice la dinastía Kirchner.

Estaba cantado. Desde finales del pasado año, la nueva mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se había propuesto nacionalizar la petrolera YPF, filial de la española Repsol, lanzando previamente todo un arsenal de amenazas con el fin de lastrar el valor de la compañía en Bolsa y abaratar así su futura expropiación. Este lunes, 16 de abril, ha consumado su tropelía enviando al Congreso el proyecto de ley por el cual se hará con el 51% de las acciones de YPF, haciendo que el Estado recupere el control de la petrolera.

Este acto es, simplemente, un robo, institucional (ley mediante) eso sí, pero no sólo a los accionistas –legítimos propietarios– sino también a los propios argentinos. No es nada nuevo y, de hecho, muy posiblemente no será el último expolio que protagonice la dinastía Kirchner. No en vano, aprovechando el estallido de la crisis financiera internacional en 2008, su Gobierno se apropió de los fondos de pensiones privados que operaban en el país, condenando así a miles de ahorradores a saborear las mieles del particular socialismo argentino, cuyos efectos son idénticos al de cualquier otro país que adopta esta senda, el de la pobreza y la miseria generalizadas.

Entonces, la excusa fue la crisis, hoy es la soberanía del pueblo o, lo que es lo mismo, el “interés público general” para garantizar el “autoabastecimiento” de petróleo. Cristina opta ahora por estatalizar el sector de hidrocarburos, en un movimiento muy similar al efectuado por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tras llegar al poder, y que está siendo imitado igualmente por otros líderes del Socialismo Latinoamericano, tales como Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador o Daniel Ortega en Nicaragua.

El impacto de la nacionalización se dejará notar más temprano que tarde, tal y como ya sucede en Venezuela, en donde la otrora poderosa industria petrolera se ha convertido en un mastodonte público que hace aguas, o como aconteció hace décadas con la potente minería boliviana. La gestión estatal de los llamados “sectores estratégicos” –al igual que muchos otros– siempre ha terminado igual: menor producción, ínfima calidad del servicio y, finalmente, quiebra e inviabilidad financiera.

Y eso, en el mejor de los casos. La colectivización de la tierra y las cosechas, de donde procede el alimento, han provocado hambre y muerte. Así, por ejemplo, la nacionalización de los cultivos en Ucrania –granero de la antigua URSS– por parte de Stalin desencadenó la muerte de entre seis y nueve millones de personas; el comunismo etíope generó la hambruna de mediados de los años 80 que tanta repercusión obtuvo en Occidente; Zimbabue era conocido como el “granero de África” antes de la llegada al poder de Robert Mugabe, quien se encargó de expropiar todo terreno cultivable…

Argentina lleva décadas viviendo bajo el yugo del socialismo, arropado bajo el manto que extendió Perón y su mujer (Evita). Una política cuasi fascista que ha terminado por condenar al país a la división de las economías en vías de desarrollo. En 1930, gracias a la liberalización y a la atracción masiva de capital, Argentina era la séptima economía más rica del mundo, por delante de Canadá y Australia. Si aún se preguntan a qué se debe su debacle, Cristina Fernández de Kirchner acaba de dar buena muestra de ello. Por cierto, Hong Kong no tiene petróleo y, sin embargo, es uno de los países más prósperos del planeta… ¿Por qué será, Cristina?, ¿por qué será?

 

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

Kirchner: “La curva de desinversión de YPF se parece a la trompa del elefante”

La dirigente peronista explica la expropiación: “YPF duplicó sus ventas, pero los argentinos hemos tenido que importar”.

Ampliar la foto

Fernández exhibe una muestra del primer petróleo extraido. | EFE

Play

Cristina Fernández de Kirchner expropia el 51% de las acciones de YPF

A las 12.00 del mediodía hora de Buenos Aires (17.00 hora peninsular), Cristina Fernández de Kirchner realizaba el anuncio a lo largo de un discurso en la Casa Rosada transmitido a través de la televisión pública. El acto en el salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario, que está decorado con diferentes retratos de Eva Perón. También participaron los demás ministros del gabinete y los gobernadores de las diferentes provincias con intereses petrolíferos. Éstas son algunas de las frases más destacadas de la presidenta de Argentina:

Esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza no va a responder ningún exabrupto, no se va a hacer eco de frases insolente, soy una jefa de Estado y no una patotera. Los que esperen que esta presidenta responda improperios pierden el tiempo, no me han votado para eso.

El modelo que hemos elegido para YPF no es de estatización, es de recuperación de la soberanía porque seguimos funcionando igual. Vamos a hacer una dirección de empresa estrictamente profesionalizada. Los recursos del estado van a ser bien gestionados por los argentinos.

Hicimos este pacto de sindicación con una cláusula que requiere la autorización del Congreso de la Nación [para privatizar la empresa] con los 2/3 del Congreso, que es igual que lo que se necesita para reformar la constitución. Si algún día después de mí quieren vender patrimonio del Estado les va a ser complicado conseguir los 2/3 porque yo no soy eterna.

En 2011 tuvimos que importar combustibles en 9.000 millones de dólares, lo que casi supera el superávit comercial argentino. Bastaría con mostrar estos gráficos para saber que de proseguir esta política de vaciamiento nos convertiremos en un país inviable, por políticas empresariales y no por recursos, porque somos el tercer país en nivel de recursos.

No se trabajó ni se produjo sobre el gas convencional. Las reservas han bajado y se ha reducido la producción. La empresa debería haber perdido, pero pese a esto YPF duplicó sus ventas por el aumento de precios. Ha sido el año en el que los argentinos más hemos tenido que importar, aunque ellos vendieron miles de millones de dólares en vez de dar pérdidas. La curva de desinversión de YPF Repsol se parece a la de la trompa del elefante.

El gran problema fue la desnacionalización [que cedió] el poder que tiene que tener el Gobierno en ciertos sectores como es el de los combustibles. Ahí es cuando mientras han reducido la producción, lo lógico sería es que entraran en pérdidas, pues no sólo han multiplicado sus beneficios sino que han repartido dividendos. En 1999, Repsol compró YPF para dejar de ser una pequeña empresa local para empezar a jugar en la primera división.

No vamos a caer en que se puede gestionar una empresa de manera liviana y lo vamos a hacer con mucha profesionalidad. Les puedo a asegurar que voy a poner todo el esfuerzo y el compromiso para que los argentinos le den el lugar a YPF que se merece.

Hay motivos más fuertes para tomar esta decisión. Después de 17 años desde que se desnacionalizó YPF, esa barra roja nos convirtió en importadores netos de gas y petróleo y con un déficit de millones. Es la primera vez en 17 años que tenemos que importar gas y petróleo, por valor de más de 3.000 millones de dólares.

A los argentinos, a los españoles, ¿escucharon a esta presidenta reclamarles al Gobierno de España sobre el vaciamiento de Aerolíneas Argentinas? Tuvimos que hacernos cargo de los empleados y carburantes. Y hoy esos empresarios están procesados en su país por fraude. ¿Esta presidenta alguna vez ha tenido una mala palabra para gobiernos extranjeros?

Aunque haya empresas extrajeras afincadas aquí, que a nadie se le escape que son empresas argentinas. Y hay otras empresas extranjeras, que por ejemplo el otro día tuvimos un apagón, espero que el Gobierno tome medidas [mensaje a Endesa]. Con las empresas argentinas cuyos accionistas sean extranjeros vamos a seguir colaborando codo con codo, pero siguen siendo empresas argentinas.

Esto es una política de estado que debe unirnos a todos los argentinos. YPF es de todos. En tanto la dirección sea llevada por argentinos no tenemos que tener perjuicios, ese 51% no va a ser manejado por ningún grupo económico privado. Colocamos al frente de la operación al ministro de planificación acompañado los otros dos funcionarios. Los empresarios argentinos van a volver a tener mucha representación en este modelo. Cuando estas acá tienes que ocuparte del petróleo y de la hierba

Hacemos una defensa de la producción nacional, este es el único país en el que algunos medios de comunicación defienden a empresarios de otros países. No lo vamos a tolerar, porque vamos a proteger a la industria nacional y a los usuarios y consumidores. Esto fue una Guerra de Secesión al revés, ganó el Sur y perdió el Norte“.

Todo el discurso ha sido seguido con estruendosos aplausos, vítores y cánticos por parte de los cientos de personas que abarrotaban el salón de la Casa Rosada donde hablaba la presidenta argentina.

 

Cómo los niños se vuelven dueños de sí mismos

Cómo los niños se vuelven dueños de sí mismos

Post image for Cómo los niños se vuelven dueños de sí mismos

Imprime

Cómo nos volvemos dueños de nosotros mismos. Escrito por Stephan Kinsella y traducido por Josep Purroy. Sobre la propiedad de uno mismo en la relación de padres e hijos.

El principal mal social de nuestro tiempo es la falta de respeto por el derecho a la auto-propiedad. Esto es lo que subyace en los delitos contra las personas como los crímenes perpetrados por las instituciones del Estado. Leyes, regulaciones y acciones estatales son condenables sólo porque el Estado está alegando que tiene derecho a controlar cómo el cuerpo de una persona debe ser utilizado.

Cuando el estado recluta a un hombre al servicio militar obligatorio o lo amenaza de prisión si viola las leyes anti-narcóticas, por ejemplo, el Estado está asumiendo un control parcial sobre el cuerpo de esa persona, rompiendo su derecho a la propiedad en sí.

Además, leyes como leyes fiscales y multas por incumplimiento de decretos arbitrarios estatales (por ejemplo: regulaciones económicas, leyes contra la discriminación) también violan el derecho a la auto-propiedad, ya que asumen la titularidad de una propiedad que pertenece a los individuos.

Después de todo, a pesar de que la propiedad de uno mismo es más fundamental que los derechos a los recursos materiales -antes necesitas ser tu propio dueño para poder adueñarte de otras cosas-, la auto-propiedad se convierte en insignificante si el derecho a poseer propiedad privada tampoco se cumple. Es por eso que Murray Rothbard insistió en que todos los “derechos humanos” son derechos de propiedad -derechos a la propiedad de recursos escasos, sea el derecho a la propiedad del cuerpo o el derecho a la propiedad de los objetos externos.

Sin embargo, como se muestra en el ejemplo anterior, todas las teorías políticas defienden alguna forma de derechos de propiedad, ya que especifican cuáles son los propietarios de los distintos tipos de recursos. Las políticas estatales que tributan, reclutan, ponen multas o encarcelan a las personas que no cumplen con las diferentes regulaciones, en realidad están atribuyendo al Estado la propiedad parcial del cuerpo o de las posesiones de esos individuos. El Estado alega tener el derecho a la propiedad parcial de estos recursos.

Todos los sistemas políticos siguen una regla para la adjudicación a la hora de determinar cuáles deben ser los propietarios de ciertos recursos. Lo que diferencia el libertarismo es su propia regla única de atribución de la propiedad: una regla que especifica que los individuos, no el Estado, son los dueños de su propio cuerpo y su propiedad.

Primer uso y apropiación original (Homesteading) de los recursos sin dueño

Por tanto, es crucial que la teoría libertaria presente bases sólidas sobre los derechos de propiedad y esclarezca su única regla de asignación de propiedad.

Basándonos en la noción lockeana de homesteading -un individuo se convierte en propietario si se apropia de algo previamente sin dueño en su estado natural-, el libertarismo adecuadamente se centra en el concepto de primer usuario de un recurso escaso, y previamente sin dueño, como la prueba esencial para determinar la propiedad de éste.

La impresión inicial puede ser que el primer usuario es la piedra angular del credo libertario en la asignación de los bienes, es decir, que decide las cuestiones de propiedad de todos los recursos escasos, tanto del cuerpo humano como de cosas materiales. El dueño de un pedazo de tierra será el primer usuario de éste (o su heredero), así como el primer usuario de un cuerpo es su dueño. Esto significaría que la propiedad sobre uno mismo se basa en el principio de su primer usuario.

Los padres como primeros propietarios

Pero, ¿qué hay de malo en confiar en la cuestión del primer usuario como la base para la auto-propiedad? Por supuesto, con respecto a la mayoría de las reclamaciones de propiedad sobre el cuerpo de una persona -un ladrón o el Estado tratando de reclutar a alguien, por ejemplo-, sólo esta persona es en realidad el “primer usuario”, por lo que tiene un mejor derecho sobre su cuerpo que el intruso. Pero ¿qué pasa con los padres de una persona? ¿Esta persona es de hecho el primer usuario de su cuerpo? ¿Estaba el cuerpo de alguien solo y sin dueño, en su estado natural, esperando que algún ocupante se apropiara de él?

No, por supuesto que no. Esta persona estaba bajo el cuidado de los -y fue producido por- sus padres. Por lo tanto, si mantenemos que el “primer usuario” siempre determina la respuesta a la pregunta “¿Quién es el dueño de este recurso?”, para absolutamente cualquier recurso, entonces es de suponer que los padres en realidad posean a sus hijos. La madre es propietaria de la materia física y de los trozos de comida y nutrición que se agregan para formar un cigoto, luego embrión, después feto, y finalmente un bebé.

Por lo tanto, ¿cuándo el niño se convierte en dueño de sí mismo? ¿O se vuelve al instante? El libertario parece estar frente a un dilema.

Posibles soluciones al dilema

Varios posibles argumentos se pueden hacer para evitar el incómodo tema de los niños en servidumbre. En primer lugar, se puede decir que el principal problema político en la sociedad implica la existencia de terceros que quieren dominar y controlar a los demás. Los padres que esclavizan a sus hijos no parece ser el peligro más urgente. En este típico caso de conflicto, el principio de su primer usuario es suficiente para demostrar la auto-propiedad de un cuerpo vis-a-vis frente a los reclamos de otros en ese cuerpo. Sin embargo, eso deja abierta la posibilidad de que los padres sean dueños de sus hijos.

En segundo lugar, se puede argumentar que incluso si los padres son realmente dueños de sus hijos, en la mayoría de los casos, los padres decentes emanciparían a los niños a una edad apropiada. Esto es probablemente cierto, pero la posibilidad de que padres brutales vendan a sus hijos para ser esclavos sigue estando sin resolver.

En tercer lugar, tal vez se podría intentar algún tipo de “teorema de la regresión” para esta cuestión -hasta llegar a Adán. Pero eso probablemente no sería fructífero.

En cuarto lugar, no es difícil prever un escenario en el que la mayoría de las líneas de descendencia, en algún momento, fueron permanentemente “liberados” o “emancipados” por las acciones de un importante antepasado benevolente. El tatarabuelo emancipó a su hijo con la condición de que éste liberase a sus descendientes, y así sucesivamente. Por lo tanto, todos o casi todos los linajes hereditarios se volvieron libres a causa de un acto pasado lejano hecho por un antepasado benevolente. Pero aún así, es abrir la posibilidad de que algunos no lo fueran; y, de todos modos, este argumento admite que, en ciertos períodos de tiempo, la esclavitud infantil existe y está permitida.

Por último, y para mí la más decisiva: el libertario podría argumentar que los padres tienen una serie de obligaciones positivas con sus hijos, tales como la obligación a alimentar, dar cobijo, educar, etc. La idea aquí es que el libertarismo no se opone a los “derechos positivos” -siempre que se practiquen voluntariamente. Una forma de hacerlo es a través de un contrato; la otra es a través de la violación de la propiedad. Así que si estuvieras viendo a un hombre que se ahoga en un lago, no tienes la obligación (legal) de intentar rescatarlo; pero si empujas a alguien a un lago, entonces sí tienes la obligación positiva de tratar de rescatarlo. Si no lo haces, eres responsable de homicidio. Del mismo modo, si tus acciones voluntarias dan vida a un niño que tiene necesidades naturales de refugio, alimentos, protección y atención, esta situación será similar a tirar a alguien a un lago. En ambos casos, se crea una situación en la que otro ser humano está en desesperada necesidad de ayuda, sin la cual va a morir. Al crear esta situación de necesidad, estarás obligado a satisfacer estas necesidades. Y, ciertamente, este conjunto de obligaciones positivas incluyen la obligación de emancipar a los niños en cierto momento.

Este último argumento es, para mí, el más atractivo, pero también es el que menos probabilidades tiene de ser aceptado por la mayoría de los libertarios, que en general se oponen a las obligaciones positivas, incluso si son el resultado de las acciones de una persona. Rothbard, por ejemplo, presenta varias objeciones a este enfoque.

El enlace objetivo: El verdadero criterio

A pesar de todo, todos estos esfuerzos herculianos son innecesarios. El dilema se planteará sólo si se asume que el “primer usuario” no solo determina la propiedad de los recursos originalmente asignados (Homestead), sino también la propiedad de los cuerpos.

Sin embargo, la regla de “primer usuario” no es más que el resultado de aplicar el principio más general del enlace objetivo para el caso de objetos que pueden ser originalmente asignados de un estado previo en que se encontraban sin dueño. Recuerda que el propósito de los derechos de propiedad es evitar conflictos por recursos escasos (y competidores). Para cumplir ese propósito, los títulos de propiedad sobre recursos particulares se asignan a propietarios particulares. Sin embargo, esta tarea no puede ser aleatoria, arbitraria o parcial, si se quiere realmente hacer de esto una regla para evitar conflictos. Lo que esto significa es que estos títulos tienen que ser asignados a uno de los competidores reclamantes, basándose en la “existencia de un enlace objetivo e intersubjetivamente comprobable entre el propietario y el” recurso reclamado.

Así es el concepto de enlace objetivo entre los demandantes y el recurso reivindicado que determina la titularidad de una propiedad. El primer usuario es meramente lo que constituye el enlace objetivo en el caso de los recursos previamente sin dueño. En este caso, el único enlace objetivo para el objeto es entre el primer usuario -el apropiador- y el objeto. Cualquier otro supuesto enlace no es objetivo, y se basa en un decreto meramente verbal, o algún tipo de formulación que viola la distinción entre la parte anterior y posterior de la situación. Pero esta distinción entre el antes y después es crucial si queremos que los derechos de propiedad establezcan derechos y eviten conflictos. Por otra parte, las reclamaciones sobre la propiedad no pueden basarse en meros decretos verbales, ya que esto no ayudaría a reducir los conflictos, ya que cualquiera puede simplemente declarar su posesión sobre el objeto.

Así que para objetos inicialmente asignados -recursos previamente sin dueño-, el enlace objetivo es el primer usuario. Debe ser así por la naturaleza de la situación.

Pero para los cuerpos, las cosas no son las mismas. Como se señaló anteriormente, una persona no es realmente el “primer usuario” de su cuerpo de la misma manera que una persona es el primer usuario de un objeto previamente sin dueño que se convierte en su posesión. No es como si el cuerpo estuviera allí, sin uso, solitario, a la espera de que el ocupante se apropie de él. Es más, como se señaló anteriormente, el ocupante no es exactamente el primer usuario de su cuerpo, en relación con sus padres.

Además, adueñarse inicialmente de un recurso sin dueño presupone que una persona ya tiene un cuerpo, el cual ella utiliza para actuar en el mundo y para apropiarse de objetos sin dueño originalmente. Pero este no es el caso cuando se trata de “apropiarse originalmente” de un cuerpo. Una persona sólo tiene un cuerpo cuando se ha ganado los derechos sobre él.

Si el “primer usuario” no es la prueba última de la “relación objetiva” en el caso de la propiedad del cuerpo, entonces, ¿qué es? Respuesta: es la relación única entre una persona y “su” cuerpo -su control directo e inmediato sobre el cuerpo, y el hecho de que, al menos de una manera, un organismo representa a una persona y viceversa. Eso es lo que hace que el enlace objetivo sea suficiente para darle a esa persona -y no a cualquier otro reclamante- un mejor título de propiedad para su cuerpo. Ni siquiera sus padres superarían esta suposición. (Una excepción sería la víctima de un delito cometido por el titular del cuerpo, por lo que podría adquirir un enlace “superior”, o una reclamación sobre, el cuerpo del criminal).

Por otra parte, cualquier extraño que reclame la propiedad sobre el cuerpo de una persona no puede negar ese enlace objetivo ni su condición especial, ya que este extraño necesariamente también presupone eso para si mismo. Esto es así porque, al tratar de ejercer control sobre la otra persona, tratando de reivindicar la propiedad sobre su cuerpo, este extraño tiene que asumir que es dueño de su propio cuerpo, lo que demuestra que se reconoce una cierta importancia en este enlace, mientras se hace caso omiso de la importancia de este vínculo entre esa persona y su cuerpo. (Tenga en cuenta que si una víctima trata de ejercer control sobre el cuerpo de su atacante con fines de castigo proporcional, su reclamo de propiedad sobre el cuerpo del delincuente no es incompatible con una reclamación de propiedad sobre uno mismo, ya que los casos son diferentes. No es inconsistente alegar que el vínculo especial entre una persona inocente y su cuerpo le ofrece el mejor reclamo a ese cuerpo, y, al mismo tiempo, también alegar que esto no se aplica a un delincuente, ya que cometió la agresión. Esta distinción no es arbitraria, ni particular; está basada en la naturaleza de las cosas).

La cuestión esencial de la primacía de un enlace “directo” sobre un enlace “indirecto” (ceteris paribus -ver la cuestión anterior sobre el castigo a los delincuentes) me fue sugerida por primera vez por Hans-Hermann Hoppe. Como puede ser evidente para quienes están familiarizados con la ética de la argumentación de Hoppe, la teoría hoppeana deduce la prioridad lógica de control directo sobre el cuerpo de uno versus el control indirecto. De hecho, el argumento anterior (que cualquier extraño que reclame la propiedad sobre el cuerpo de una persona no puede negar el vínculo objetivo entre la persona y el cuerpo) es simplemente una aplicación del enfoque ético del argumento de Hoppe. De hecho, Hoppe hizo un argumento similar en una publicación alemana en 1985:

La respuesta a la pregunta “¿Qué hace que mi cuerpo sea ‘mío’?” radica en el hecho evidente de que esto no es una mera declaración; esta es la cuestión principal. ¿Por qué decimos “esto es mi cuerpo”? Hay dos requisitos para esta pregunta. Por un lado, debe de ser cierto el hecho de que el cuerpo llamado “mi” debería en realidad (de una manera intersubjetivamente comprobable) expresar o “materializar” mis deseos. La prueba de esto, con respecto a mi cuerpo, es fácil de demostrar: cuando digo que ahora levantaré mi brazo, girar mi cabeza, descansar en la silla (o lo que sea) y estos enunciados se hacen realidad (son ejecutados), entonces esto muestra que el cuerpo que hace estas acciones fue, de hecho, apropiado por mi voluntad. Sin embargo, si mis enunciados no mostraran ninguna relación coherente con el comportamiento real de mi cuerpo, entonces la frase “esto es mi cuerpo” sería considerada una declaración vacía y objetivamente infundada; y, además, que la sentencia sería rechazada como incorrecta si, después de mi enunciado, no fuera mi brazo el que subiera, pero sí, el brazo de Müller, o de Meier, o de Schulze (situación en el que una persona estaría más inclinada a considerar que el cuerpo de Müller o Meier o Schulze es “mío”). Por otro lado, independientemente de haber demostrado que mi voluntad fue “materializada” en el cuerpo llamado “mío”, se debe demostrar que mi apropiación tiene prioridad sobre la posible apropiación del mismo cuerpo de otra persona.

En cuanto a los cuerpos, esto también es fácil de demostrar. Demostramos esto mostrando que el cuerpo está bajo mi control directo, mientras todos los demás sólo pueden materializar (expresar) mi cuerpo indirectamente, es decir, a través de sus propios cuerpos; y un control directo, obviamente, debe tener prioridad y lógica temporal (precedencia) en relación con cualquier control indirecto. Esta última afirmación sólo se deriva del hecho de que cualquier control indirecto de un bien por una persona presupone el control directo de esa persona sobre su propio cuerpo; así, para que un bien escaso sea correctamente apropiado, tenemos que asumir que la propiedad y el control directo del cuerpo de esa persona (el apropiador) se hizo de una manera justificable. Sólo entonces la propiedad de ese bien será defendible. Por lo tanto, se deduce que: si la justicia de una apropiación por medio de control directo debe ser una preposición para cualquier apropiación indirecta futura, y si solamente tengo control directo sobre mi cuerpo, entonces nunca nadie más que yo puede ser justificadamente propietario de mi cuerpo (o, dicho de otra manera, entonces la propiedad de mi cuerpo no puede ser transferida a otra persona), y cualquier intento de control indirecto sobre mi cuerpo por otra persona, a menos que lo haya acordado explícitamente, se considera ilegítima e injustificable.

Entonces, ¿quién es dueño del cuerpo de un niño? Inicialmente, los padres lo son, como una especie de tutores temporales. Los padres, como productores de sus hijos, tienen un vínculo objetivo con el cuerpo del niño, un vínculo que anula cualquier reclamo por personas ajenas (a menos que los padres rompan ese vínculo al abusar de su posición). Es decir, los padres tienen más derechos sobre el niño que cualquier extraño, debido a su vínculo natural con el niño. Sin embargo, cuando el niño se “apropia” de su cuerpo, estableciendo el vínculo objetivo necesario suficiente para establecer la auto-propiedad, el niño se convierte en un adulto, por así decirlo, y ahora pasa a tener una mejor reivindicación sobre su cuerpo en relación con sus padres.

Hoppe reconoció esta conclusión en su tratado de 1989 en la que escribió:

Vale la pena mencionar que el derecho de propiedad de la producción encuentra su límite natural sólo cuando, como en el caso de los niños, lo producido, en sí mismo, es producido por otro agente-productor. De acuerdo con la teoría natural de la propiedad, un niño, una vez nacido, es el dueño de su propio cuerpo como cualquier otra persona. Por lo tanto, no sólo el niño tiene el derecho a no ser maltratado físicamente, sino como dueño de su propio cuerpo el niño tiene derecho, en particular, a abandonar a sus padres una vez que sea capaz de alejarse de ellos y decir “no” a sus posibles intentos de recuperarlo. Los padres sólo tienen derechos especiales en relación con su hijo -a partir de su estatus único de productores del niño-, ya que ellos (y nadie más) puede reclamar el derecho de ser los tutores del niño. Y esto sólo ocurre mientras el niño es físicamente incapaz de escapar y decir “no”.

En este caso, Hoppe adopta el enfoque rothbardiano, que utiliza la capacidad del niño para salir corriendo y decir “no” como una especie de regla práctica para indicar cuándo un niño ha tomado ya por completo su cuerpo. Sin embargo, una concepción más general de la propiedad del cuerpo se puede desarrollar teniendo en cuenta lo siguiente: en primer lugar, como subraya Hoppe, apropiarse significa tener bajo control. Hoppe también sostiene que los derechos se otorgan a los agentes racionales -los que son “capaces de comunicarse, discutir, argumentar y, en particular, [son] capaces de participar en una discusión sobre los problemas normativos”. Esto sugiere que una persona alcanza la madurez, o se “apropia” de su cuerpo y adquiere derechos ilimitados de propiedad sobre el mismo, cuando alcanza el punto donde se convierte en un agente racional en consecuencia. (El hecho de ganar en plenitud el derecho de auto-propiedad puede ser considerado como una especie de apropiación original del cuerpo de una persona -de alcanzar la madurez, por así decirlo-, siempre y cuando se tenga en cuenta que ésta es un tipo especial de apropiación: no es una apropiación hecha por el dueño de un cuerpo sobre un recurso sin dueño (sin agente), sino el objetivo de establecer un vínculo constituido por un control directo e inmediato sobre el cuerpo de un agente racional).

Obviamente, hay otras cuestiones que pueden ser exploradas aquí: cuándo y exactamente cómo un niño se apropia de si mismo, o alcanza la madurez; y cuáles son las excepciones en el caso obvio, como en el caso de que una persona comete un delito que de alguna manera rompe su enlace objetivo o lo transfiere a su víctima (creando un vínculo “superior” en favor de la víctima), por lo que la víctima tendrá derecho a tomar represalias. Pero debe quedar claro que lo que distingue el libertarismo de todas las otras teorías políticas es su escrupuloso respeto -instruida por una sólida teoría económica, esto es, la Economía Austriaca- por la idea de que los derechos de propiedad sobre los recursos escasos se deben dar a la persona como la mejor relación objetiva con el recurso en cuestión; y que en el caso de los cuerpos, el enlace es la conexión natural -bien como relación- entre el ocupante y el cuerpo, mientras que para todos los otros recursos, el enlace objetivo es el primer usuario.

Seguridad sin Estado. Reseña de El mito de la defensa nacional

Seguridad sin Estado. Reseña de El mito de la defensa nacional

Post image for Seguridad sin Estado. Reseña de El mito de la defensa nacional

Seguridad sin Estado. Escrito por David Gordon. Traducido por Mariano Bas. Reseña del libro [The Myth of National Defense: Essays on the Theory and History of Security Production •editor Hans-Hermann Hoppe • Ludwig von Mises Institute, 2003 • x + 453 páginas]. David Gordon hace crítica de libros sobre economía, política, filosofía y leyes para The Mises Review, la revista cuatrimestral de literatura sobre ciencias sociales, publicada desde 1995 por el Mises Institute. Es además autor de The Essential Rothbard.

La invasión de Iraq de la administración Bush ofrece una nueva confirmación, si hacía falta, de la sentencia de Randolph Bourne: “la guerra es la salud del estado”. Ante un ejemplo tan masivo de agresión, surge la pregunta: ¿podemos arreglarnos sin ningún estado? Su eliminación acabaría con la principal fuente de violencia destructiva en el mundo.

Por muy atractiva que pueda ser esta línea de pensamiento, pocos están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. No cabe duda de que las depredaciones del estado son una amenaza siempre presente, pero ¿cómo podemos arreglárnoslas sin esta institución? ¿No caería una comunidad libertaria sin estado fácilmente presa de primer estado que decida atacarla?

La historia muestra que no puede existir ninguna comunidad civilizada de cierto tamaño sin un estado y los argumentos de la teoría política y la economía muestran que el estado es una necesidad para una defensa adecuada. El estado puede ser malo, pero es un mal necesario.

Los contribuidores a The Myth of National Defense disienten completamente de la línea de pensamiento que acabo de apuntar. Aportan una serie de objeciones a la opinión convencional, en mi opinión, con un completo éxito. El lector de este brillante libro verá que toda afirmación hecha por el estado en los dos párrafos precedentes es falsa.

Jeffrey Hummel presenta sucintamente el argumento de que la historia demuestra la necesidad del estado:

Si la defensa privada es mejor que la defensa pública, ¿por qué ha estado ganando la pública a lo largo de los siglos? En realidad, la destreza militar del estado ha más que impedido la emergencia moderna de cualquier sociedad anarcocapitalista. (…)

¿Cómo pueden [libertarios radicales como Rothbard] atribuir los orígenes del gobierno a la conquista con éxito y mantener simultáneamente que una sociedad completamente libre, sin gobierno, podría evitar dicha conquista? (pp. 276, 278).

Tanto Hummel como el equipo formado por Luigi Marco Bassani y Carlo Lottieri intentan responder distintas maneras al argumento expuesto. De acuerdo con Hummel, la aparición de la Revolución Agrícola alrededor del año 11000 a de C., creó una gran población rica y sedentaria. La gente que se benefició de esta revolución fue conquistada por bandas merodeantes que buscaban beneficiarse. En estas conquistas se encuentra el origen del estado.

¿Pero por qué la gran población agrícola no hizo uso de su número superior para expulsar a los invasores? Hummel mantiene que aunque rebelarse  era ventajoso para casi todo en la población, los costes de la resistencia eran demasiado altos para los individuos concretos.

Si alguien se resiste al estado, puede morir.

Aunque prefiriera que se fueran los invasores, cada persona no arriesgará racionalmente su vida y posesiones para expulsarlos. Más bien esperará que resista alguna otra persona o grupo, en cuyo caso se beneficia sin riesgo. Como todos pensarán de esta manera, no habrá resistencia efectiva.[1] “El problema del oportunista, presentado desde hace mucho por los economistas como justificación normativa del estado, es en realidad una explicación positiva de por qué el estado apareció en primer lugar y luego persistió” (p. 280).

Hummel ha defendido una versión de la teoría de la conquista del estado, pero ¿no hace imposible esta misma explicación una resistencia con éxito al estado contemporáneo? ¿No explicará de nuevo el problema del oportunista la persistencia del estado?

Hummel tiene una respuesta ingeniosa. Desde la Revolución Industrial, la riqueza se ha convertido en mucho más importante en el conflicto militar. Esto da a los grupos sin estado una mayor posibilidad de éxito que antes, dado el indudable hecho de que el libre mercado promueve el crecimiento económico más eficientemente que una sociedad controlada por el estado.

¿Pero qué pasa con el problema del oportunista? Hummel mantiene que no descarta completamente la acción colectiva: puede superarse si la gente tiene suficiente compromiso con la justicia de su causa. Joseph Stromberg lo expresa bien:

Respecto de los “oportunistas”, la independencia de Estados Unidos lo explica. Si los hubiéramos dejado, nunca habrían luchado. Hummel lanza un gran “¿Y qué?” rothbardiano ante el problema. Apunta que sin oportunismo la civilización no existiría (p. 237).

Bassani y Lottieri responden de forma diferente. Rechazan la teoría de la conquista del estado, así como otras explicaciones que postulan una enorme antigüedad para el estado. Muy al contrario, afirman que el estado empezó solo cuando la Edad Media llegó a su fin. Hasta entonces la gente no sufrió esa torva evolución, una autoridad centralizada manteniendo un monopolio de la fuerza a lo largo de un territorio nacional.

Muchos libertarios no han apreciado este punto, dicen, porque han estado demasiado influidos por Franz Oppenheimer y sus seguidores. Estos escritores contrastan los medios económicos de obtener bienes y servicios, que benefician a todos los dedicados a ellos, con los medios políticos, el que algunos toman por la fuerza bienes a otros.

El contraste es sin duda muy útil, pero Bassani y Lottieri encuentran en él una fuente de errores. Los medios políticos no deben hacerse equivalentes al estado. Pensar lo contrario hace de cada bandido un estado. Aunque el estado puede ser una banda criminal, no toda banda criminal es un estado.

Una vez que entendemos los orígenes del estado, ¿no se hace más fácil nuestra tarea de resistencia a éste? Ya no tenemos que ver al estado como fijo e inamovible. Si no existió siempre, tenemos alguna esperanza de eliminarlo.[2]

Si la historia no nos obliga a aceptar la necesidad del estado, ¿qué pasa con la teoría política? Hobbes argumenta que sin un estado, los individuos se encontrarían en constante conflicto. Con el fin de evitar la “guerra de todos contra todos”, ¿no deberíamos todos entregar nuestras armas al soberano que así nos protegería? Hans Hoppe encuentra este argumento menos que convincente:

[Según Hobbes] para instituir una cooperación pacífica entre ellos, dos individuos, A y B, necesitan a una parte independiente, S, como juez y pacificador último. (…) Es verdad que S hará la paz entre A y B, pero solo para poder él mismo robarles más rentablemente. Sin duda S está mejor protegido, pero cuando más protegido está, menos protegidos están A y B ante los ataques de S (p. 336).

Hobbes no demuestra que el soberano mejore el estado de naturaleza.

El excelente apunte de Hobbes golpea el centro de la justificación hobbesiana del estado, pero se repite la objeción anterior. Incluso si el estado actúa como depredador, ¿no se necesita para la defensa contra otros estados?

Aquí debemos recurrir a argumentos de la teoría económica. Se alega frecuentemente que la defensa nacional es un “bien público” que el mercado no puede atender en cantidad adecuada. Tanto Larry Sechrest y Walter Block discrepan de esta ortodoxia. ¿Por qué deberíamos pensar que la defensa en un bien único que debe proporcionarse en una base igual para todos los residentes en una nación? “No es imposible ni excluir a los que no paguen ni es cierto que poner una persona adicional bajo el paraguas de seguridad no coste recursos adicionales” (p. 323). Con su habitual estilo imaginativo, Block ofrece numerosos ejemplos ingeniosos para apoyar su desafío a la opinión habitual.[3]

Si estos autores tienen razón, una sociedad anarcolibertaria podría ofrecer defensa de una forma completamente adecuada. Joseph Stromberg refuerza la defensa con un punto esencial. En modo algunos se deduce que una sociedad libre para defenderse eficazmente deba igualar los hinchados gastos del estado Leviatán.

Supongo que estados mínimos y anarquías pueden arreglárselas sin bombas nucleares, misiles de crucero, bombarderos invisibles y “sistemas” caros apropiados para la conquista del mundo o la intervención universal. Respecto de la “estructura de fuerza” de la mera defensa, creo que veríamos una cruda combinación de milicias y “empresas aseguradoras” (tal vez no tan mutuamente exclusivas como pensamos) recurriendo a una guerra de guerrillas basada en la masa, aunque fuera organizada in extremis por quien sea (p. 237).

El argumento a favor de la defensa libertaria  se basa en dos puntos. Primero, una sociedad libertaria tendría un programa mucho menos ambicioso que el de los estados en el mundo contemporáneo. Murray Rothbard, con su característica incisividad, deja claro los límites drásticos de las circunstancias en las que se justifica la guerra. En concreto, no hay un mandato universal para imponer una buena sociedad en todo el mundo: las naciones deben ocuparse de sus propios asuntos.

Una variante especialmente peligrosa de la política a la que se opone Rothbard desea extender la democracia a todos sin excepción. Como documentan exhaustivamente Erik von Kuehnelt-Leddihn y Gerard Radnitzky, es una receta para el desastre. Las democracias, plenas de superioridad moral, tienden a entablar guerra sin límite que ignoran las limitaciones humanas.

Guido Hülsmann lleva el argumento un paso más allá. Igual que la expansión del estado es pecado mortal incluso en la búsqueda de “buenos” objetivos políticos en el exterior, debe evitarse el uso del poder del estado para realizar reformas internas. Indica que el liberalismo clásico de los siglos XVIII y XIX fracasó porque recurrió a la fuerza para imponer los objetivos que sus defensores consideraban deseables. “En lugar de poner coto al poder político, [los liberales clásicos] simplemente los cambiaron y centralizaron” (p. 379). Por el contrario, los libertarios tendrían que confiar en la secesión pacífica.

Segundo, como destacan tanto Stromberg como Hülsmann, hay buenas razones para pensar que si una sociedad libertaria se encuentra siendo víctima de una invasión, una guerra de guerrillas resultaría ser una respuesta exitosa. Stromberg concluye:

Empezamos con la evidencia de que la defensa tiene ventaja. (…) Y una vez que el pueblo se dedique a tácticas de guerrilla derrotándoles aumenta la relación entre atacantes y defensores a entre 4 a 1 y 6 a 1 o superior. Una “pacificación” y ocupación exitosas pueden requerir una superioridad de 10 a 1 (pp. 235-236).[4]

Este libro revolucionario nos obliga a deshacernos de las suposiciones sobre defensa que casi todos damos por sentadas. La idea de que solo el estado puede ofrecer una defensa adecuada no es sino un mito estatista, tal vez el más pelirgroso de todos.

Introducción de “El igualitarismo es una Revuelta Contra la Naturaleza”

Introducción de “El igualitarismo es una Revuelta Contra la Naturaleza”

Introducción a la Primera Edición del libro Egalitarianism as a Revolt Against Nature de Murray Rothbard. Traducido por Josep Purroy (para Enemigos del Estado).

Introducción a la Primera Edición

Probablemente, la pregunta que más me han hecho -con cierta exasperación- en los últimos años ha sido: “¿Por qué no te mantienes fiel a la economía?”

Por diferentes razones, esa pregunta me la han hecho colegas economistas y otros pensadores y activistas de diversas afiliaciones políticas: conservadores, izquierdistas y libertarios que están en desacuerdo conmigo en cuestiones de doctrina política y se incomodan con un economista que está “fuera de su disciplina.”.

Entre los economistas, esta pregunta es un triste reflejo de la hiper-especialización de los intelectuales de nuestro tiempo. Creo que es evidente que poquísimos expertos en economía -incluso los más devotos- se interesaron por la economía por fascinarles las curvas de costo, clases de indiferencia y el resto de la parafernalia de la teoría económica moderna. Casi por unanimidad se interesaron por la economía después de interesarse por los problemas sociales y políticos y dándose cuenta de que los problemas realmente políticos no pueden ser resueltos sin el conocimiento de la economía. Después de todo, si en realidad estuvieran interesados en las ecuaciones y tangentes en gráficas, se habrían convertido en matemáticos y no gastando sus energías en teorías económicas que son, a lo sumo, una aplicación de tercera categoría en matemáticas.

Por desgracia, lo que suele ocurrir con estas personas es que, al aprender la estructura imponente de la teoría económica, se fascinan tanto por las minucias técnicas que pierden de vista los problemas políticos y sociales que en un principio despertaron su interés. Esta fascinación se ve reforzada también por la estructura económica de la propia profesión de economista (y todas las otras profesiones académicas): a saber, que el prestigio, premios y bonificaciones no son recogidos por la reflexión sobre los grandes temas, sino por mirar el corto plazo y convertirse en un experto de un problema técnico menor.

Entre algunos economistas, este síndrome fue llevado tan lejos que desprecian cualquier atención a los problemas políticos y económicos como una impureza degradante y vil, incluso si esta atención es dada por economistas que han dejado su huella en el mundo de conocimientos técnicos. E incluso entre los economistas que en realidad lidian frente a problemas políticos, cualquier consideración dedicada a temas extra-económicos más amplios como los derechos de propiedad, la naturaleza del Estado o la importancia de la justicia es descartada como “metafísica” e inadmisible.

No es casual, sin embargo, que los economistas con un espíritu más amplio y más penetrante del siglo XX -hombres como Ludwig von Mises, Frank H. Caballero y F.A. Hayek- llegaran rápido a la conclusión de que el dominio de la teoría económica pura no era suficiente, y que explorar problemas relacionados y fundamentales de la filosofía, de la teoría política y la historia era vital. En particular, señalaron que era posible y de crucial importancia elaborar una teoría sistemática más amplia, que abarcase la acción humana como un todo y que la economía ocupase un lugar consistente pero alternativo.

En mi caso, el foco principal de mi interés y mi trabajo durante las últimas tres décadas ha sido parte de este enfoque más amplio -el liberalismo, que es la disciplina de la libertad. Porque creo que el liberalismo es de hecho una disciplina, una “ciencia”, si lo prefieren, independiente, aunque poco se ha desarrollado a lo largo del tiempo. El liberalismo es una disciplina nueva y creciente estrechamente relacionada con otras áreas de estudio de la acción humana: la economía, la filosofía, la teoría política, la historia, e incluso -pero también no menos importante- la biología. Todas estas áreas proporcionan variadas maneras en la base, el cuerpo y la aplicación de el libertarismo. Algún día, tal vez, la libertad y los “estudios libertarios” serán reconocidos como una parte independiente, pero relacionado con el currículo académico.

Este ensayo fue presentado en una conferencia sobre la diferenciación humana organizada por el Institute for Humane Studies, en Gstaad, Suiza, en el verano de 1972. Los fundamentos de la razón y la libertad son los hechos ineludibles de la biología humana; en particular el hecho de que cada individuo es una persona única, como ninguna otra en muchos aspectos. Si la diversidad individual no fuera una regla universal, la defensa de la libertad sería muy frágil. Después de todo, si los individuos son intercambiables, como los insectos, ¿por qué alguien se molestaría en aprovechar al máximo cada oportunidad de desarrollar su mente y sus habilidades y su personalidad de manera tan completa como le sea posible? El ensayo identifica el horror primigenio del socialismo igualitario en un intento de eliminar la diversidad entre los individuos y grupos. En resumen, refleja la base del liberalismo en el individualismo y la diversidad individual.

Murray N. Rothbard 1974

 

19 consecuencias olvidadas de la redistribución de la renta

19 consecuencias olvidadas de la redistribución de la renta

Texto de Robert Higgs titulado Diecinueve consecuencias olvidadas de la redistribución de la renta.

Redistribución de la renta

Virtualmente, cada acción del gobierno altera la distribución del ingreso personal, pero algunos programas gubernamentales, que otorgan dinero, bienes, o servicios a individuos que no dan nada a cambio, representan la redistribución del ingreso en su forma más cruda.

Hasta el siglo veinte, los gobiernos estadounidenses evitaron claramente tales «pagos de transferencias.» El gobierno nacional otorgaba pensiones y concesiones de tierra a los veteranos, y los gobiernos locales proveían de alimento y refugio al indigente. Pero las transferencias a los veteranos podían ser vistas como pagos diferidos por la prestación de servicios militares, y la ayuda local nunca ascendió a mucho.

Desde la creación del sistema de la Seguridad Social en 1935, y especialmente durante los últimos 30 años, la cuantía de ingreso abiertamente transferida por los gobiernos se ha incrementado dramáticamente. En 1960 los pagos de transferencias gubernamentales a individuos ascendían a $29 mil millones, o al 7 por ciento de los ingresos personales. En 1993 el total llegó a $912 mil millones, o a casi el 17 por ciento del ingreso personal.1 Es decir, un dólar de cada seis recibidos como ingresos personales toman en la actualidad la forma de beneficios por vejez, pensiones por supervivencia, discapacidad, y seguro médico ($438 mil millones), beneficios del subsidio por desempleo ($34 mil millones), beneficios de los veteranos ($20 mil millones), beneficios de retiro de los empleados del gobierno ($115 mil millones), ayuda a familias con niños dependientes ($24 mil millones), y una miscelánea de otros pagos de transferencias gubernamentales ($280 mil millones) tales como los subsidios federales a los granjeros y la asistencia pública estadual y municipal a las personas pobres.

1. Mito versus Realidad
Es tentador pensar respecto de las transferencias gubernamentales de un modo simple: una persona, el contribuyente T, pierde cierta cantidad de dinero; otra persona, el beneficiario R, gana la misma cantidad; y todo lo demás permanece igual. Cuando la gente observa a la redistribución de ingresos de este modo, tiende a efectuar un juicio sobre la deseabilidad de la transferencia considerando simplemente si es T o R quien más la merece. Comúnmente, en especial cuando la cuestión es discutida en los medios o por los políticos de la izquierda-liberal, R es retratado como un representante de los pobres y como un oprimido y T como un individuo rico o como una gran corporación. Los opositores a las transferencias, aparecen entonces como insensibles y carentes de compasión por el menos afortunado.

De hecho, una abrumadora porción —más del 85 por ciento— de todos los pagos de transferencias gubernamentales no está sujeta a verificación, es decir que no está reservada para beneficiarios de bajos ingresos.2 La mayor parte va a los ancianos bajo la forma de pensiones y beneficios del Medicare (atención de la salud), y cualquier persona de más de 65 años de edad, tanto ricos como pobres, pueden recibir estos beneficios. En la actualidad, las personas de más de 65 poseen el ingreso más alto por persona y la mayor riqueza por persona que cualquier otra categoría de edad en los Estados Unidos. Los pagos de transferencias federales a los granjeros presentan un caso aún más extremo de dádivas para aquellos que ya son relativamente pudientes. En 1989, por ejemplo, el gobierno federal pagó cerca de $15 mil millones a los granjeros en subsidios directos a la cosecha, y el 67 por ciento del dinero fue a los dueños del 17 por ciento de las granjas más grandes—en muchos casos, los pagos a los granjeros son literalmente bienestar para millonarios.3 Es simplemente un engaño pensar que, como regla, el gobierno está quitándoles a los ricos para beneficiar a los pobres. Incluso personas que creen en la rectitud de la redistribución al estilo Robin Hood deberían estar preocupadas por el verdadero carácter de la redistribución que está siendo realizada hoy día por los gobiernos en los Estados Unidos.

Pero además de los preocupantes cuestionamientos morales planteados por la redistribución, la cuestión es mucho más complicada de lo que comúnmente se la considera. Más allá del hecho desnudo de que T paga impuestos al gobierno y el gobierno le otorga bienes, servicios, o dinero a R, por lo menos otras 19 consecuencias tienen lugar cuando el gobierno redistribuye la renta.

2. Consecuencias Olvidadas

1. Los impuestos con el propósito de redistribuir ingresos desalientan a los contribuyentes a generar ingresos imponibles o a elevar el valor de la propiedad imponible mediante la inversión. Los individuos que saben que van a perder parte de sus ganancias, responden al saldo personal alterado. Consecuentemente, producen menos bienes y servicios y acumulan menos riqueza que la que de otra manera hubiesen generado. Por lo tanto, la sociedad es más pobre, tanto ahora como más adelante.

2. Los pagos de transferencias desalientan a los beneficiarios a generar ingresos en el presente y a invertir en su potencial para generar ingresos futuros. Los individuos responden al reducido costo de la ociosidad, escogiendo estar inactivos más a menudo. Cuando pueden obtener su actual ingreso sin ganárselo, realizan menos esfuerzo para generar ingresos. Cuando esperan obtener ingresos futuros sin ganárselos, invierten menos en educación, entrenamiento, experiencia laboral, salud personal, migración y otras formas de capital humano que realcen su potencial para generar ingresos en el futuro. Por lo tanto la sociedad es aún más pobre, tanto en la actualidad como más adelante, que lo que hubiese sido, simplemente porque los impuestos desalientan la producción y la inversión actuales por parte de los contribuyentes que financian las transferencias.

3. Los beneficiarios de las transferencias tienden a volverse menos independientes y más subordinados a los pagos del gobierno. Cuando la gente puede obtener ayuda sin ejercitar sus propias capacidades de descubrir y de responder a las oportunidades para generar ingresos, esas capacidades se atrofian. La gente se olvida —o sencillamente nunca aprende— de cómo asistirse, y algunos de ellos eventualmente aceptan simplemente su desamparo. No es casualidad alguna que tanto la privación material como la lasitud caractericen a los individuos acostumbrados a vivir de pagos tales como los provenientes de la Ayuda a Familias con Niños Dependientes (AFDC su sigla en inglés).

4. Los beneficiarios de las transferencias establecen un mal ejemplo para
otros, incluyendo sus hijos, familiares, y amigos, quienes ven como uno puede recibir bienes, servicios, o dinero del gobierno sin ganárselos. Los espectadores adoptan fácilmente la actitud de que ellos también, tienen derecho a tales transferencias. Tienen menos ejemplos de gente trabajadora e independiente en sus familias o vecindarios. Por lo tanto, una cultura de la dependencia en las transferencias gubernamentales puede tornarse dominante cuando mucha gente en una vecindad reposa en las mismas para lo esencial de la vida o —allí donde los beneficiarios se encuentran aventajados— sus comodidades.

5. Debido a que algunas transferencias son más generosas que otras, algunas clases de beneficiarios comienzan a resentir la «injusticia» de la distribución de la generosidad. Por lo tanto, surgen los conflictos políticos. Los representantes de los grupos descontentos politizan la determinación de las sumas que serán transferirán y se involucran en una persuasión continua para incrementar ciertas clases de transferencias, a expensas de otros si es necesario. Nótense, por ejemplo, las incesantes actividades de la Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas, quizás el grupo de presión más poderoso en Washington, esforzándose por aumentar las pensiones y los beneficios del Medicare a la vejez, o la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, buscando incrementar las transferencias que benefician en particular a los negros. Tales maniobras políticas generan y exacerban los conflictos entre los grupos definidos por su elegibilidad para recibir tipos particulares de transferencias: los viejos contra los jóvenes, los negros contra los blancos, los del campo contra los de la ciudad, los propietarios contra los inquilinos, y así sucesivamente sin un limite visible. La sociedad se torna más conflictiva.

6. Así como los beneficiarios se involucran en una guerra fratricida, lo mismo hacen los contribuyentes, quienes se resienten de las desproporcionadas cargas para el financiamiento de las transferencias. Por ejemplo, la gente joven aprende ahora que sus impuestos de la Seguridad Social están yendo directamente a los bolsillos de los jubilados, quienes como grupo, se encuentran mejor. Los contribuyentes jóvenes también aprenden que ellos nunca recuperarán probablemente sus propias contribuciones, a diferencia de los ancianos actuales, que han realizado una tasa efectiva de retorno sobre sus contribuciones extraordinariamente alta. (Actualmente la pareja casada promedio, recupera todo lo pagado, con intereses, en poco más de cuatro años.)4 Los contribuyentes negros a la Seguridad Social aprenden que, debido a que su esperanza de vida es más baja, no pueden esperar recibir tanto ingreso de retiro como puede esperar un persona blanca promedio. Los contribuyentes que se consideran desproporcionadamente grabados desarrollan un resentimiento a su explotación por parte del sistema de impuestos-ytransferencias. Por lo tanto, otorgan más apoyo a los políticos que prometen defender sus bolsos de los merodeadores legislativos, y se esfuerzan más duramente por evitar o por evadir los impuestos.

7. Como resultado de las dos consecuencias precedentes, la sociedad entera crece más dividida y agresiva. Cada vez menos la sociedad constituye una comunidad genuina. En cambio, se vuelve balcanizada en subgrupos belicosos viéndose los unos a los otros como opresores y oprimidos. La gente pierde su sentido de pertenencia a una comunidad política común con intereses colectivos y responsabilidades conjuntas. En su lugar, los ciudadanos compatriotas se ven los unos a los otros ya sea como víctimas o «mantenidos» y sienten hostilidad personal hacia aquellos que aparecen como los ganadores netos del sistema. Algunos llegan realmente a odiar a los percibidos como «mantenidos». Atestigüe la palpable hostilidad que se presenta cuando los compradores que abonan en efectivo aguardan en la fila de la caja en la tienda de comestibles mientras alguien utiliza estampillas de alimentos para hacer compras.

8. Entre los beneficiarios de las transferencias, las instituciones del esfuerzo personal languidecen. En los días de antaño, la carga de cuidar por el menos afortunado fuera de la familia era sobrellevada principalmente por los amigos y los vecinos actuando en conjunto a través de las iglesias, logias, uniones, clubes, y otras asociaciones voluntarias. Cuando los individuos pueden recibir asistencia directamente del gobierno, las asociaciones privadas competentes tienden a marchitarse y eventualmente mueren—al menos sus funciones como instituciones de ayuda desaparecen. Una vez que desaparecieron, la gente que precisa ayuda no tiene a donde acudir a excepción del gobierno, lo cual es desafortunado de muchas maneras, debido a que lo que el gobierno hace no es realmente lo mismo. Ni es tan eficaz, especialmente en el largo plazo, cuando las asociaciones privadas tienen un éxito mucho mayor en cerciorarse de que los individuos que recuperen sus capacidades reasuman entonces el cuidado de sí mismos.

Un observador puntualizó eso en las postrimerías del gran terremoto de Los Ángeles, «Miles de individuos desesperados y atomizados no hicieron otra cosa que esperar por un salvador centralizado, el gobierno federal. Los Estados Unidos han sido disminuidos por un sistema de compasión compulsiva que simplemente desea apartar del camino a las verdaderas comunidades de modo tal que el altruismo pueda ser dejado a los expertos.»

9. A medida que las instituciones del esfuerzo personal se desvanecen entre los necesitados, también lo hacen las instituciones de caridad entre los que se encuentran en mejores condiciones. Cuando las agencias gubernamentales se encuentran listas para atender a cada problema concebible en la sociedad, los individuos cuyas sensibilidades los inclinan a ayudar al menos afortunado poseen menos incentivos para organizarse y hacerlo. Es fácil decir, «Pago mis impuestos, y un montón de ellos. Dejemos que el gobierno se ocupe del problema.» Si uno contribuye caritativamente, es como si uno estuviese pagando dos veces para alcanzar el mismo objetivo. Por lo tanto, las transferencias del gobierno desplazan a las transferencias privadas. La coacción, en la forma del sistema fiscal, desplaza a la provisión voluntaria de la asistencia, y las instituciones de la caridad privada decrecen.

10. A medida que los ciudadanos abandonan su participación en las instituciones caritativas y de ayuda, dejando el gobierno asumir el control, se vuelven menos autónomos y aceptan más toda clase de actividades gubernamentales. Por lo tanto, cuando alguien propone que el gobierno emprenda una función previamente realizada en forma exclusiva dentro de la esfera privada, la gente no se estremece; ni siquiera es muy desconfiada acerca de la capacidad del gobierno para llevar a cabo la tarea. Después de todo, los gobiernos realizan en la actualidad toda clase de cosas, desde socializar a los preescolares hasta alimentar a los pobres y asegurarles los gastos médicos a los ancianos. Por ende, ¿qué ocurre si el gobierno asume otra responsabilidad? Lo que fue una vez una sospecha prevaleciente sobre la ampliación del gobierno se convierte en una resignación a, o una aceptación de, su continua expansión en nuevas áreas.

En el siglo diecinueve, los opositores a los nuevos programas gubernamentales propuestos hubiesen comúnmente protestado diciendo: «El gobierno no tiene nada que hacer en eso.» Hoy en día, raramente oímos a alguien oponerse a una iniciativa del gobierno en estos términos. Sostener que existe una esfera privada en la cual el gobierno nunca debe entrometerse se ha convertido en una especie de pensamiento casi extinto a medida que los gobiernos han desparramado sus programas y actividades, para no mencionar sus regulaciones de la vida «privada», en casi cada ranura de la sociedad.

11. Por lo tanto, la gente no moviliza a la oposición política tan fácilmente cuando son propuestos los nuevos programas gubernamentales. Enfrentando menos oposición, aquellos que apoyan a los nuevos programas se encuentran más propensos a triunfar políticamente. Los nuevos programas gubernamentales proliferan más a prisa, contenidos en cierta medida por las limitaciones presupuestarias pero no mucho por fundamentales objeciones ideológicas. Según una encuesta reciente, realizada por Wall Street Journal/NBC, «cuando se les preguntó a los estadounidenses si las prebendas deberían ser recortadas para reducir el déficit, el 61% dijo que sí. Pero cuando se les preguntó si programas tales como los de la Seguridad Social, el Medicare, el Medicaid y los subsidios agropecuarios deberían ser recortados, el 66% dijo que no.»6 Evidentemente, la mayoría se resiste a pagar por los programas, pero no tiene ninguna objeción hacia los programas en sí mismos.

12. La redistribución implica algo más que T que paga y R que recibe. En el medio yace B, la burocracia que determina la elegibilidad, escribe los cheques, guarda los registros, y hace a menudo mucho más, a veces invadiendo las vidas personales de los clientes. Las burocracias intermediarias consumen vastos recursos de trabajo y capital, contabilizando gran parte del costo bruto del sistema de transferencia. Para que el gobierno transfiera un dólar a R, nunca es suficiente con tomar apenas un dólar de T. Además una «comisión» considerable debe ser pagada para apoyar a B. Desde una perspectiva de la sociedad, una debe reconocer que el trabajo y el capital empleados por las burocracias no puede ser utilizado para producir los bienes y servicios valorados por los consumidores. Una vez más, la sociedad es más pobre.

13. Una vez que un ente público es creado, su personal se convierte en un tenaz grupo de intereses políticos, bien posicionado para defender su presupuesto y para convertir en una causa a la ampliación de sus actividades. Después de todo, ¿quién conoce más sobre la imperiosa necesidad de aumentar el presupuesto y el personal de una dependencia pública que quienes llevan a cabo sus actividades?

Los burócratas tienen un control inmediato de la información relevante y la ostensible maestría con respecto a cualquier problema que tratan. Por lo tanto, tienen potentes ventajas en el proceso político cuando intentan aumentar los recursos puestos bajo su control. Los expertos de la agencia atestiguarán que los extraños «no saben cuán serio es el problema.»

Un ente público constituye a menudo uno de los lados de un «triángulo de hierro» político, junto con los grupos organizados de clientes que forman al segundo lado y los comités del Congreso con jurisdicción legislativa que integran el tercer lado. Cuando el ente se vuelve políticamente embebido de esta manera, como la mayoría lo hace, su empobrecimiento de la sociedad puede continuar indefinidamente sin un serio desafío político.

14. Los contribuyentes no simplemente sueltan el dinero para financiar las transferencias sin resistencia. Muchos de ellos dedican tiempo, esfuerzo y dinero para reducir al mínimo su responsabilidad legal tributaria o para evadir impuestos. Compran libros y software. Emplean a consejeros financieros, abogados, y contadores. De vez en cuando organizan movimientos políticos para hacer campaña por una disminución de impuestos al estilo de la Proposición 13 de California. Todo el trabajo y capital empleados en conexión con la resistencia al impuesto son inasequibles para producir los bienes y servicios valorados por los consumidores. La sociedad se encuentra más pobre, y seguirá siendo más pobre mientras la gente continúe dedicando recursos a la resistencia al impuesto. (Sin embargo, en la medida que la resistencia al impuesto tenga éxito en volver a tipos impositivos más bajos de lo que hubiesen sido de otra manera, dicha resistencia promueve una mayor creación de riqueza en el largo plazo.)

15. Al final, muchos ciudadanos pagarán impuestos para financiar las transferencias. Incluso si nadie intenta resistirse a los impuestos ni altera su comportamiento al proveer trabajo y capital, el coste para los contribuyentes será más de un dólar por cada dólar tomado por el gobierno, debido a que es costoso cumplir con las leyes tributarias. Los contribuyentes deben guardar registros, investigar las reglamentaciones impositivas, completar formularios, y todo lo demás. Estas actividades consumen tiempo y esfuerzo, los cuales son detraídos de valiosas aplicaciones alternativas. Muchos individuos, aunque no piensen en nada más que en cumplir plenamente con la ley, contratarán el asesoramiento especializado de asesores fiscales—las reglamentaciones impositivas son tan complicadas que los meros mortales no pueden hacerles frente. La utilización de recursos para cumplir con las leyes tributarias vuelve más pobre a la sociedad.

De acuerdo con un estudio efectuado por James L. Payne, tan solo el coste del cumplimiento privado de los contribuyentes más el coste presupuestario y de aplicación del Servicio de Ingresos Internos (IRS es su sigla en inglés) añaden $270.000.000 a la cuenta por cada mil millones dólares de gastos por parte del gobierno federal.

16. Del mismo modo que los contribuyentes no se someten pasivamente a ser gravados, los beneficiarios y los potenciales beneficiarios de las transferencias no se sientan tranquilamente a esperar que su nave arribe. Ellos también actúan políticamente. Forman organizaciones, asisten a reuniones, emplean periodistas y lobbies, y hacen campaña en favor de aquellos candidatos políticos que apoyan sus objetivos. Todo el trabajo y el capital empleados en actividades de búsqueda de transferencias son inasequibles para producir los bienes y servicios valorados por los consumidores. La sociedad es más pobre y seguirá siendo más pobre mientras la gente continúe dedicando recursos a procurar transferencias.

17. Así como los contribuyentes deben emplear recursos para cumplir con las leyes impositivas, del mismo modo los beneficiarios de las transferencias deben emplear recursos para establecer y para mantener su elegibilidad para recibir las mismas. Por ejemplo, los beneficiarios del subsidio por desempleo deben visitar al departamento de seguridad en el empleo y aguardar en largas filas para certificar que efectivamente se encuentran desempleados. A veces, deben ir de lugar en lugar solicitando trabajos, los cuales pueden no tener ninguna intención de aceptar, a efectos de demostrar que se encuentran «buscando empleo.» Los beneficiarios de los beneficios del subsidio por invalidez deben visitar a médicos y a otros profesionales de la salud para obtener la certificación de que realmente son discapacitados. En cada caso, más recursos son malgastados, y la sociedad es así mucho más pobre.

18. Al adoptar programas para redistribuir cantidades sustanciales de los ingresos, una nación garantiza que su gobierno se tornará más poderoso e invasivo en otros aspectos. Debido a que el propio gobierno es el grupo de interés más amenazante en la sociedad, nada bueno puede resultar de este desarrollo, y mucho mal puede provenir del mismo. Como James Madison resaltaba hace ya más de dos siglos atrás, «una interferencia legislativa no es más que el primer eslabón de una larga cadena de repeticiones, siendo cada interferencia subsiguiente naturalmente generada por los efectos de la precedente.»8 Cuado el gobierno creó el Medicare y el Medicaid en 1965, por ejemplo, puso en marcha un tren de acontecimientos que condujo inexorablemente a la «crisis» subsiguiente de los aumentos en los costes del cuidado de la salud y en consecuencia al gobierno más grande, el que ahora se encuentra siendo forjado por los esfuerzos del Congreso de ocuparse de esta crisis artificial.

19. Crear un gobierno más poderoso y más invasivo significa que las libertades de los ciudadanos serán disminuidas. Los derechos previamente disfrutados serán dejados de lado. Durante mucho tiempo, los ciudadanos estadounidenses gozaron de extensos derechos en el sentido negativo —derechos a no ser molestados por los gobiernos u otros individuos mientras desarrollaban sus vidas. Todos los individuos podían gozar de tales derechos simultáneamente. Con el crecimiento de la sociedad de la transferencia, los ciudadanos estadounidenses han gravitado lejos de los derechos negativos hacia los derechos positivos, también conocidos como derechos al bienestar, los cuales son en efecto demandas sobre los recursos de otros individuos. El derecho al bienestar de una persona genera la correspondiente obligación de otro individuo de proporcionar los recursos necesarios para satisfacer la demanda. A medida que tales derechos han crecido, por lo tanto, las libertades en el sentido de los derechos negativos han disminuido necesariamente.

II CULMINACIÓN
Irónicamente, en la sociedad de la transferencia total y completa, donde los gobiernos se ocupan de redistribuir la renta por medio de cientos de programas diferentes, difícilmente alguien se encuentre en una posición mejor como consecuencia de ello. Aquellos que obtienen algo de valor del sistema, frecuentemente sacrifican aún más en impuestos. Además, debido a que muchas de las consecuencias de la redistribución gubernamental de los ingresos comparten el aspecto común de empobrecer a la sociedad, aún aquellos que consiguen una rebanada más grande que la que entregan, la están cortando de un pastel más pequeño. Solamente la clase gobernante —aquellos que constituyen el gobierno— pueden esperar ciertamente ganar, a medida que cada nuevo programa agranda el número de puestos públicos y el presupuesto de la burocracia.

En la sociedad de la transferencia, el público en general no sólo es más pobre sino que está menos satisfecho, es menos autónomo, más rencoroso, y más politizado. Los individuos por lo general participan menos en actividades voluntarias de la comunidad y más a menudo en beligerantes contiendas políticas. Las comunidades genuinas no pueden respirar en la atmósfera enrarecida de la política redistribucionista. Fundamentalmente, la sociedad que le permite a su gobierno redistribuir la renta a gran escala, sacrifica necesariamente gran parte de su libertad.

Finalmente, uno debe reconocer que, a pesar de que es vista como la institucionalización de la compasión, la sociedad de la transferencia destruye a la genuina virtud. La redistribución de la renta mediante la coerción gubernamental es una forma de robo. Sus partidarios procuran disfrazar su carácter esencial sosteniendo que los procedimientos democráticos le otorgan legitimidad, pero esta justificación es falaz. El robo es robo ya sea si es llevado a cabo por un ladrón o por 100 millones de ladrones actuando de común acuerdo. Y es imposible cimentar a una buena sociedad sobre la base de la institucionalización del robo.

 

TROPAS AMERICANAS REGRESEN A CASA…..LOS NECESITAMOS PARA PROTEGERNOS DEL GOBIERNO

APAGAR LAS LUCES NO SALVARA LA TIERRA PERO LIBERTAD E INOVACION SI PUEDEN HACERLO. MANTENGAMOS LAS LUCES ENCENDIDAS PARA CELEBRAR LOGROS HUMANOS EN LA LIBERTAD

SOLO UNOS CUANTOS HOMBRES TIENEN LA VIRTUD DE RECHAZAR LA MAS ALTA DE LAS OFERTAS

LA POLICIA SIMPRE VIGILA

Argentina baraja limitarse a controlar el 30% de YPF para evitar conflictos

Argentina baraja limitarse a controlar el 30% de YPF para evitar conflictos

Lorena López / Rubén Esteller
cristina-kirchner.jpg

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Archivo

Las duras advertencias por parte del Ejecutivo español sobre las consecuencias que tendría una eventual nacionalización de YPF han surtido efecto. Parece que Argentina habría limitado sus pretensiones por los enfrentamientos judiciales que supondría una nacionalización y ahora se propondría controlar el 30% de la petrolera.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha decidido retrasar cualquier decisión sobre la filial de Repsol en un momento marcado por la tensión política y con la Cumbre de las Américas como escenario de fondo, que se celebró el fiin de semana en Colombia con líderes de todos los países como Barack Obama.

El diario La Nación asegura que el Gobierno retomará el asunto una vez finalice la Cumbre. Sin embargo, Kirchner ha provocado el descontento también dentro de sus fronteras. Las provincias petroleras, que hasta ahora han liderado el acoso a YPF, están molestas por la forma en la que el Gobierno argentino habría planeado la nacionalización, es decir, de forma centralizada y sin ceder ningún poder a las provincias.

Por ello, la mandataria se reunirá mañana con los gobernadores de estas provincias, integradas en la Ofephi (Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos), con el fin de comenzar una ronda de negociaciones sobre las medidas a tomar sobre la principal petrolera y, de paso, intentar solucionar el problema de fondo: conseguir más crudo para tener que importar menos y compensar así la balanza comercial.

Segín el diario argentino, han prosperado las posturas más moderadas frente a las radicales y en lugar de plantear la intervención sobre el 50% del capital, ahora se conforman con el 30%. En esta posición se encontraría Julio de Vido, ministro de Planificación, aunque en un primer momento lideró las amenazas a Repsol. Es más, la prensa local apunta a que fue el propio De Vido quien movilizó a las provincias para rechazar la propuesta por posibles perjuicios económicos y judiciales para sus distritos.

Sin embargo, seguiría siendo una nacionalización, aunque aquí entraría en juego una negociación con Repsol para fijar el precio. Esta fórmula consistiría previsiblemente en crear una sociedad mixta para explotar el gran yacimiento del país: Vaca Muerta, lo que permitiría al Gobierno tener control directo sobre el mayor recurso de su historia. El mismo mecanismo se utiliza en Brasil, donde se consigue un equilibrio entre los intereses empresariales y los gubernamentales.

La Casa Rosada considera que YPF valía hace tres meses 18.000 millones de dólares. Sin embargo, tras los varapalos en bolsa por las amenazas de nacionalización, la cotización tan sólo asciende a 10.000 millones. De hecho, el regulador bursátil estadounidense (SEC) volvió a requerir información a YPF por la volatilidad de sus títulos.

Según La Nación, el Gobierno argentino podría ofrecer 6.000 millones de dólares y negociar por el porcentaje, los plazos y la forma de pago. De ahí que tenga tanta importancia la próxima junta de YPF el próximo 25 de abril, donde se aprobará el pago del dividendo, uno de los principales puntos de fricción entre la petrolera y el Ejecutivo.

Obama muestra su malestar

Pero antes, una serie de encuentros marcarán las decisiones de Kirchner. Uno de los más importantes fue la reunión mantenida este fin de semana entre la mandataria y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el marco de la Cumbre de las Américas. Obama rechazó de plano las restricciones comerciales del país y su Gobierno se ha mostrado en contra de la intervención de YPF con el apoyo ofrecido para tomar represalias si se llega a tal extremo.

Cabe recordar que el propio Obama mantuvo un encuentro informal hace unas semanas en el marco de la última reunión del G-20, una organización que precisamente volverá a reunirse en México desde mañana, al igual que la Comisión Mixta de la Unión Europea, donde se reafirmará el apoyo a España y a YPF en su conflicto con Argentina . A esto se suma que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha defendido que los países tienen que cumplir las leyes comerciales y respetar los acuerdos de inversión.

Precisamente este cierre de filas ha sido el que ha conseguido reconducir la situación, tal como explicó el fin de semana el ministro de Industria, José Manuel Soria. “A lo largo de las últimas 48 horas las cosas parece que se encauzan “, explicó el ministro, aunque también confirmó que no había tenido ningún contacto nuevo.

Paul Krugman: “Olvidemos la recesión, España está en plena depresión”

Paul Krugman: “Olvidemos la recesión, España está en plena depresión”

elEconomista/ Nueva York
Krugman

El premio Nobel de Economía, Paul Krugman

En su última columna de opinión publicada en el New York Times, el premio Nobel de Economía, Paul Krugman, reconoce que nuestro país “está en plena depresión”. “No importa hablar de recesión, España se encuentra en una completa depresión, con el paro en un nivel comparable al que registró Estados Unidos durante la Gran Depresión”, señala.

El economista arremete contra Alemania y afirma que la historia de cómo la economía española ha llegado a este punto “no se parece a los cuentos morales tan populares entre los funcionarios europeos, especialmente en Alemania”.

Según Krugman, “España no era fiscalmente despilfarrador” ya que en los años previos a la crisis tenía un ratio de deuda bajo y un superávit presupuestario. “Por desgracia, también tuvo una enorme burbuja inmobiliaria, una burbuja causada en gran parte por los préstamos enormes de los bancos alemanes a sus homólogos españoles”.

Para el premio Nobel de Economía, cuando la burbuja estalló, “la economía española se quedó en la estacada”, pero deja muy claro que “los problemas fiscales de España son una consecuencia de su depresión, no su causa”.

Es por ello que Krugman ataca duramente la receta implantada por Berlín que, como es obvio, se centra en una mayor austeridad fiscal. De nuevo, vuelve a tachar de “locura” este tipo de medidas. “Este tipo de programas impulsan a las economías deprimidas aún más a la depresión”.

Desde su punto de vista, las excesivas medidas de austeridad “ni siquiera han conseguido reducir los costes de endeudamiento”. Esto es así porque los inversores están muy pendientes de la capacidad de los países para pagar la deuda, y una economía en recesión sin perspectiva de crecimiento tiene difícil poder afrontar sus responsabilidades con el mercado.

El Gobierno rompe con Argentina: habrá medidas “contundentes” tras la expropiación de YPF

El Gobierno rompe con Argentina: habrá medidas “contundentes” tras la expropiación de YPF

elEconomista.es | Europa Press
Margallo junto a Soria tras la expropiación de YPF

El ministro de Asuntos Exteriores, junto a José Manuel Soria. Foto: EFE.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha advertido este martes que la “arbitraria” expropiación de YPF, filial de Repsol, “rompe el clima de cordialidad y amistad” que tradicionalmente han unido a España y Argentina y ha pedido que esta medida se discuta en el Pleno que está teniendo lugar en Estrasburgo. Repsol se quedará con el 6,4% de YPF.

García-Margallo y el de Industria y Energía, José Manuel Soria, han comparecido en La Moncloa para valorar la decisión del Gobierno argentino tras la reunión de urgencia que han mantenido con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Asimismo, el titular de Exteriores ha recordado la contribución que España ha tenido con Argentina “en sus peores horas” y ha expresado la “enérgica” condenado del Ejecutivo a esta “arbitraria” medida y “pésima decisión” entre “países amigos”.

 

Argentina expropia el 51% de YPF y alega que los hidrocarburos son de interés nacional

Argentina expropia el 51% de YPF y alega que los hidrocarburos son de interés nacional

elEconomista.es

Pese a las advertencias lanzadas no solo desde España, sino también desde Bruselas, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha ordenado expropiar el 51% de YPF, a la que declara de interés público. El porcentaje nacionalizado provendrá enteramente de la participación del 57,4% que controla actualmente Repsol, que se quedará con poco más del 6% de YPF.

Por su parte, el grupo argentino Petersen, propiedad de la familia Eskenazy, mantendría el 25,46% que tiene a día de hoy. Tampoco se tocarán las acciones que cotizan en los mercados bursátiles, alrededor de un 17% del capital.

Según el texto del reglamento, leído durante un acto en el Salón de las Mujeres, en la Casa Rosada, el Gobierno remitirá al Parlamento una norma en la que declara “de utilidad pública y sujeto a expropiación” el 51% del capital de YPF.

Dentro del capital expropiado equivalente al 51% de la empresa, el Estado central asumirá a su vez un 51% y las provincias un 49%, de modo que el Gobierno tendrá un 26,01% del capital total y las provincias, el 24,99%. Tasaciones será el encargado de fijar el precio final de la expropiación.

“Somos el único país de América y casi del mundo que no maneja sus recursos naturales, pero hubo motivos más fuertes para tomar esta decisión”, afirma Fernández de Kirchner.

Tras la “desnacionalización” de YPF en 1998, ha asegurado, el país ha acabado convirtiéndose en “importador neto” de gas y petróleo. Asimismo, ha aludido a esta “desnacionalización” como uno de los grandes “problemas” del país.

La Casa Rosada considera que YPF valía hace tres meses 18.000 millones de dólares. Sin embargo, tras los varapalos en bolsa por las amenazas de nacionalización, la cotización tan sólo asciende a 10.000 millones. De hecho, el regulador bursátil estadounidense (SEC) volvió a requerir información a YPF por la volatilidad de sus títulos.

Cumple sus amenazas pese a las advertencias

Sin duda, el anuncio ha cogido por sorpresa al Gobierno. El ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, declaraba el sábado a la prensa que parecía que las cosas se estaban encauzando. “Queríamos creer que se estaban encauzando”, han matizado este lunes a Europa Press fuentes diplomáticas.

El Ejecutivo español no se va a quedar de brazos cruzados ante una decisión que fuentes diplomáticas califican de “impresentable” tanto por el fondo de la cuestión como por las formas en que se ha anunciado.

Las mismas fuentes aseguran que el Gobierno de Mariano Rajoy responderá con medidas, que afectarán previsiblemente al volumen de importaciones desde Argentina. De momento, Rajoy ha convocado de urgencia una reunión en Moncloa con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

El pasado viernes, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, avisó de que una hipotética ruptura económica con Argentina a resultas de la posible nacionalización de la petrolera YPF “no sería sólo económica”.

Tras llamar a consultas al embajador argentino en Madrid,  Margallo declaró: “estamos hablando de términos económicos, pero no sólo, ni sobre todo, de términos económicos”, puntualizó, diciendo que la ruptura de la relación “fraternal” entre ambos países sería “el peor escenario que se puede imaginar”, pero sin descartarlo.

García-Margallo advirtió de que cualquier “agresión” a la empresa española Repsol en tanto que propietaria mayoritaria de YPF, “violando el principio de seguridad jurídica, será considerada como una agresión por parte del Gobierno español”, que tomará las medidas que considere oportunas y recabará los apoyos necesarios de sus socios europeos; cosa que, precisó, ya ha hecho.

La reacción bursátil al anuncio por parte de Cristina Fernández de Kirchner de la intención de Argentina de nacionalizar YPF no se ha hecho esperar. El CDS de Argentina se ha disparado 21 puntos básicos, mientras las acciones de la petrolera caen un 25% en la bolsa de Nueva York.

España: Rajoy, otro socialista

España: Rajoy, otro socialista

por Juan Ramón Rallo

Juan Ramón Rallo es Director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana (España).

Mariano Rajoy nunca debería haber despertado demasiado entusiasmo entre los liberales. No ya porque hace ahora cuatro años animó a todos los liberales a que salieran del Partido Popular (PP), sino por algo todavía más importante: en sus casi diez años como líder de los populares, jamás se le conoció una sola arenga digna de tal nombre a favor de la libertad económica. Pese a que tuvo ingentes oportunidades, sobre todo en los últimos años, para reivindicar un mayor papel de los mercados libres y un adelgazamiento radical del Estado, el hoy presidente del Gobierno español optó por ponerse de perfil.

Mientras Zapatero y su corte de sectarios ideólogos se aprovechaban de la crisis para tejer un discurso fanático en contra del capitalismo y de las sociedades libres, Rajoy guardaba un inquietante silencio. Algunos lo interpretaron como una simple estrategia electoral: dado que una parte muy importante del electorado español tenía un perfil marcadamente izquierdista, había que evitar incomodarles hasta los próximos comicios. Otros, en cambio, nos temíamos que la vacuidad en las formas fuera de la mano con la vacuidad en las convicciones: a la postre, a uno le costaba entender que mientras arreciaba el discurso estatista y liberticida, un liberal no oportunista pudiera morderse la lengua.

Rajoy, empero, devino especialista en semejante arte, así que algunos evitamos prejuzgarlo en la medida de lo posible y esperamos, cortésmente, hasta después de las elecciones para emitir un primer veredicto sobre el verdadero programa de gobierno que nos aguardaba con el Partido Popular. Por suerte o por desgracia, pronto supimos a qué atenernos. Apenas dos semanas después de alcanzar el poder, Rajoy y sus cuates anunciaron, en contra de todas sus promesas y discursos anteriores, que acometerían una de las mayores subidas de impuestos de toda la historia de España.

Un auténtico atraco que ha llevado los tipos impositivos sobre la renta de España a uno de los niveles más elevados de toda Europa,  comparables a los de las socialdemocracias nórdicas. Para que nos hagamos una idea, el gravamen para rentas mayores de 33.000 euros se sitúa en el 40%, superior al 35% que se paga en EEUU para rentas superiores a 379.150 dólares.

A los españoles, y sobre todo a los liberales que engañados votaron al PP, el nuevo Gobierno trató de tranquilizarlos con diversos mensajes: el primero, que en el ideario del PP sigue grabado con fuego su apuesta por los impuestos bajos; segundo, que esta salvaje subida de impuestos será temporal (apenas dos años); y tercero, que el recargo tributario era imprescindible para reducir el déficit que el anterior Ejecutivo socialista había dejado en el altísimo 8,5% del PIB (frente a su compromiso con Bruselas de rebajarlo al 6%).

Dos meses después, uno a uno esos en parte tranquilizadores mensajes se han ido derrumbando. Primero, Rajoy no dudó en apoyar sin fisuras el establecimiento de una Tasa Tobin para toda Europa: ¿fiscalidad baja y moderada? No lo parece. Segundo, el presidente del Ejecutivo se desmarcó hace unos días con unas declaraciones parlamentarias en las que dejaba entrever sus auténticos propósitos: “Me gustaría aumentar los gastos un 20% para hacer muchas cosas. No hay Gobierno que no tenga ese objetivo”. Vamos, que lo que realmente está escrito con letras de fuego en el ideario del PP de Rajoy no son los impuestos bajos, sino el Estado enorme: ya podemos ir olvidándonos de que el recargo tributario sea temporal, pues este Gobierno confía más en gastar nuestro dinero que en que lo retengamos los ciudadanos. Y tercero: hasta el momento los recortes del gasto han sido tan mojigatos e insuficientes que a Rajoy no le ha quedado más remedio que reconocer que, en contra de lo aducido para justificar el sangrado fiscal, no cumplirá con el objetivo de déficit de Bruselas para este año (el 4,4% del PIB) sino que se quedará, en el mejor de los casos, en el 5,3%.

No hay otra: desde el momento en que se toma la determinación de no reformar a fondo un modelo de Estado gestado y edificado sobre la recaudación fiscal extraordinaria de los años de la burbuja inmobiliaria, resulta del todo imposible dejar de endeudarse a ritmos muy elevados. No es que sea imposible atajar el déficit: lo es sólo en la medida en que se escoge apuntalar un Estado hipertrofiado a todas luces insostenible.

Si algunos pensaban que, tras las recientes elecciones, España había dejado atrás el socialismo, ya pueden ir olvidándose. Es cierto que en casi todas las materias económicas tenemos a gestores más sensatos y experimentados que los anteriores y que en algunos ámbitos, como el laboral, se han obtenido avances importantes, pero la desconfianza hacia los mercados libres y la idolatría hacia el Estado niñera omnipresente siguen siendo el verdadero marco ideológico dentro del que se mueve toda nuestra clase política. También, por supuesto, el Partido Popular de Rajoy.

Obamacare, dos años después

Obamacare, dos años después

por Michael D. Tanner

 

Michael Tanner es Director del Proyecto del Cato Institute para la Privatización de la Seguridad Social.

En marzo se cumplieron dos años desde la aprobación de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible y si la administración Obama no ha ignorado el segundo aniversario de Obamacare, el resto de nosotros debería tomarse un momento para reflexionar sobre el monumental fracaso que ha sido la ley de reforma a la políticas de salud.

Es más, ha sido un fracaso de acuerdo a sus propias metas. Después de todo, cuando la reforma de salud fue aprobada, se nos prometió que haría tres cosas: 1) Proveer cobertura de seguro médico para todos los estadounidenses; 2) reducir los costos de los seguros para individuos, negocios y el Estado; e 3) incrementar la calidad de la atención médica y el valor de cada dólar invertido en salud. Al mismo tiempo, el presidente y los partidarios de la ley en el congreso prometieron que la ley no aumentaría el déficit en el presupuesto federal ni sería una carga excesiva para la economía. Y haría todo eso al mismo tiempo que se nos permitiría a todos los que nos encontramos contentos con nuestro seguro actual mantenerlo sin cambios. Dos años después, podemos ver que nada de esto fue cierto.

Por ejemplo, ahora sabemos que, contrario a lo que se dijo cuando se aprobó la ley, esta no llegará ni cerca de alcanzar una cobertura universal. De hecho, con el paso del tiempo, parece ser que cada vez menos personas de lo que se prometió serán cubiertas por la ley. De acuerdo a un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) publicado recientemente, Obamacare dejará a 27 millones de estadounidenses sin seguro médico para 2022. Esto representa un aumento de 2 a 4 millones de personas más sin seguro que en informes anteriores. Por otra parte, cabe señalar que de los 23 millones de estadounidenses que obtendrán la cobertura en virtud de Obamacare, 17 millones no tendrán una cobertura real, sino que simplemente serán cubiertos por el sistema de Medicaid, con todos sus problemas de acceso y calidad. Por lo tanto, solo aproximadamente 20 millones de estadounidenses recibirán una verdadera cobertura de seguro en virtud de Obamacare. Eso es sin duda una mejora en relación al status quo, pero también es muy lejano de la cobertura universal —y nada eficiente, tomando en cuenta el siempre creciente costo del programa.

Al mismo tiempo, la ley es un fracaso a la hora de controlar costos. Si bien se nos dijo una vez que la reforma de salud “reduciría los costos”, ahora todos sabemos que Obamacare en realidad va a aumentar el gasto en salud de EE.UU. Esto no debería ser una sorpresa: Si ofrece más beneficios a más personas, va a costar más dinero. La ley cuenta con muy pocos esfuerzos para contener efectivamente los costos de salud y la CBO ahora reporta que programas que estaban contemplados en la ley, tales como la administración de enfermedades y la coordinación de la atención médica, en realidad no reducirán los costos. Como la CBO señaló, “en casi cada programa que involucra la administración de enfermedades y la coordinación de la atención médica, el gasto se mantuvo igual o aumentó en relación al gasto en el que se habría incurrido ante la falta del programa, una vez que las tasas pagadas a la organización participante eran consideradas”.

Que la ley no logre controlar costos significa que la ley aumentará considerablemente la ya pesada carga del gasto público, los impuestos, y la deuda. De acuerdo a la CBO, Obamacare costará $1,76 billones para 2022. Para ser justos, algunos medios de comunicación mal informaron sobre esta estimación, afirmando que se trataba de una duplicación del costo original estimado de la ley de $940 mil millones. En realidad, la mayoría del incremento en la estimación del costo es el resultado, no del aumento de los costos del programa, sino de dos años adicionales en la implementación. Sin embargo, muchos observadores advirtieron en su momento que los $940 mil millones estimados eran una cifra engañosa, pues incluía únicamente seis años de gastos reales, con el período de un presupuesto de diez años. El nuevo estimado es, por lo tanto, una medida más precisa de lo costosa que será esta ley. Y este estimado solo cubre ocho años de implementación. Y deja por fuera más de $115 mil millones en costos de implementación importantes, como también los costos del tal llamado “doc-fix” (el costo de reembolsarle a los doctores un valor por sus servicios sin que este sea determinado por la fórmula de la Tasa de Crecimiento Sostenible o GSR por sus siglas en inglés). También cuenta dos veces los impuestos del Seguro Social y los ahorros de Medicare. Algunos estudios sugieren que una mejor estimación del costo real a diez años de Obamacare podría ser de hasta $2,3 o 3 billones. Y esto ni siquiera incluye los más de $4,3 billones en costos desplazados a las empresas, los individuos y los gobiernos a nivel de los estados.

Todo este gasto significa que vamos a pagar más en deuda e impuestos. Pero también pagaremos más en las primas de seguro. Érase una vez, el presidente nos prometió que la reforma de salud reduciría las primas de seguro en $2.500 anuales. Esta afirmación fue abandonada hace mucho tiempo. Las primas de seguro siguen aumentando a niveles sin precedente. Y si bien hay muchos elementos que las aumentan, Obamacare es uno de ellos. Según la Fundación Kaiser Family, las primas de seguro habían estado aumentando un 5% anual previo a Obamacare. Esa cifra saltó al 9% el año pasado. Y casi la mitad de ese aumento de cuatro puntos porcentuales se le puede atribuir al programa. Incluso Jonathan Gruber de MIT, uno de los arquitectos de Obamacare y Romneycare, ahora admite que muchos individuos terminarán pagando más por su seguro de lo que habrían pagado sin la reforma —incluso tomando en cuenta los subsidios del Estado— y que ese aumento será sustancial. De acuerdo con Gruber, “después de la implementación de los subsidios fiscales, 59% del mercado para particulares experimentará un aumento promedio en la prima de 31%”.

Por último, si los dos últimos años nos han enseñado algo, es que podríamos no ser capaces de mantener nuestro seguro actual, incluso si estamos contentos con él. La CBO sugiere que hasta 20 millones de trabajadores podrían perder el seguro provisto por su empleador como resultado de Obamacare. En su lugar, estarían a la merced de los seguros estatales. Y la reciente controversia acerca de los anticonceptivos es un claro ejemplo de cómo el Estado ahora diseñará planes de seguro para todos. Sin importar la opinión que uno tenga sobre el mandato de los anticonceptivos en sí, este es solo la punta del iceberg de cómo los mandatos del Estado le dictarán a los empleadores qué seguro proveer, y nos dirá a nosotros qué seguro debemos comprar, incluso si ese seguro es más costoso, contiene beneficios que no queremos, o viola nuestras conciencias.

Obamacare ahora está en manos de la Corte Suprema. La decisión de los jueces estará basada en el derecho constitucional. Su decisión fijará un precedente fundamental para establecer los límites entre el poder del Estado y los derechos individuales. Pero sin importar si la Corte sostiene o rechaza Obamacare, completa o fragmentada, deberíamos entender que, como reforma al sistema de salud, Obamacare es un fracaso peligroso y costoso.

¿Qué hay detrás del bajo crecimiento brasileño?

¿Qué hay detrás del bajo crecimiento brasileño?

por Mary Anastasia O’Grady

Mary Anastasia O’Grady es editora de la columna de las Américas del Wall Street Journal.

Brasil es, supuestamente, uno de los tigres económicos del siglo XXI junto con Rusia, India y China. Entonces, ¿Cómo es que el año pasado apenas creció 2,7%?

La presidenta, Dilma Rousseff, quiere que le echemos la culpa a la política de bajas tasas de interés de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed), que sería responsable de la pérdida de competitividad del país y de reducir “su crecimiento”. Eso fue lo que dijo en una visita a Washington la semana pasada y repitió en la Cumbre de las Américas, que tuvo lugar el fin de semana en Cartagena.

No es una acusación nueva. Brasil se ha estado quejando desde hace tiempo de la política de dinero fácil del presidente de la Fed, Ben Bernanke. Al ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, se le atribuye haber acuñado el concepto de “guerra de divisas” para describir las ventajas que reciben los exportadores cuando un país devalúa su moneda.

No nos engañemos. La política de “relajamiento cuantitativo” y las tasas de interés cercanas a cero de la Fed han significado que muchos dólares han salido en busca de mejores retornos en los mercados energéticos. Buena parte de estas inversiones han ido a parar a Brasil, donde se han descubierto abundantes reservas ultramarinas que, en contraste con la situación de EE.UU., serán explotadas. A diferencia de México, Brasil está permitiendo que las empresas extranjeras sean parte del proceso. En la agricultura, a su vez, Brasil ha aprovechado la tecnología más avanzada disponible para transformarse en un productor de clase mundial durante un período que ha coincidido con el encarecimiento de los alimentos.

Cuando los inversionistas se abalanzan en masa sobre esos rentables activos brasileños, el valor del real sube. Por lo tanto, Rousseff tiene razón cuando afirma que Bernanke juega un papel clave en la economía brasileña. Los inversionistas, por su parte, también tienen razón para desconfiar de un país que es altamente dependiente de las materias primas y de la política de crédito gratuito de la Fed.

Una burbuja podría estar en ciernes. Si la producción no es rentable a precios más bajos, podría estallar.

Sin embargo, una moneda fuerte enriquece a los brasileños, algo que la presidenta debería celebrar. ¿Por qué ella lo lamenta? La respuesta está en el poder político de los fabricantes nacionales.

Piense en lo que pasaría si las autoridades permitieran la apreciación del real. Si los dólares que llegan al país se usaran para comprar reales, el tipo de cambio se apreciaría. El real más fuerte daría a los brasileños más poder adquisitivo en todo el mundo para modernizar sus instalaciones, aumentar la productividad y, por ende, la competitividad.

Ese sería un proceso de creación de riqueza. Sin embargo, no es lo que pretenden los planificadores centrales brasileños. Siempre han concebido al país como un gigante manufacturero y el gobierno ha subsidiado en gran medida a los productores locales —pensemos en la teoría de las industrias incipientes— y provisto protección frente a la competencia extranjera. Eso era más fácil cuando la moneda local era débil. Los brasileños no podían costear importaciones y las exportaciones del país parecían más atractivas para los extranjeros.

Hoy, la fortaleza del real deja al desnudo la debilidad de las manufacturas brasileñas, cuya importancia en la economía ya estaba disminuyendo incluso antes de que Bernanke tomara cartas en el asunto. De acuerdo con el economista brasileño Raúl Velloso, las manufacturas como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño es ahora la mitad de lo que era a fines de los 80. En la actualidad, 65% del total de la economía corresponde a los servicios, un sector que emplea a cuatro veces más brasileños que la industria manufacturera.

Aun así, los productores nacionales siguen siendo políticamente poderosos y ejercen presión sobre el gobierno para detener la apreciación del real. Esto significa que el banco central tiene que comprar los dólares que entran al país, emitir nuevos reales y luego emitir bonos para sacar de circulación a esos reales, a fin de que no generen inflación. La entidad ahora acumula más de US$400.000 millones de dólares en reservas y la emisión de bonos ha elevado las tasas de interés.

Las mayores tasas de interés atraen a más compradores de reales en busca de mayores rendimientos. De este modo, en lugar de debilitar la moneda, la intervención del banco central la fortalece. Las tasas más elevadas también encarecen el mantenimiento de las reservas. Otro problema es que los inversionistas podrían ser más propensos a poner su dinero en bonos del gobierno en lugar de hacerlo en las inversiones necesarias para aumentar la capacidad productiva de Brasil.

El gobierno también está devorando los ahorros necesarios para invertir al estimular el consumo en diversas formas. El impulso del consumo, incluyendo la expansión de los créditos subsidiados del BNDES, el banco nacional de desarrollo, resulta peligroso.

Conforme crece la demanda, la baja tasa de inversión en relación con el PIB de Brasil, de 18% (frente a 50% de China), implica que el país necesita más importaciones. El proteccionismo bloquea las importaciones, por lo que aumentan los precios de los bienes transables. Los precios de los servicios, que no son importados, también se elevan.

El mayor consumo, sin la correspondiente capacidad productiva, provoca inflación, incrementando los costos salariales para aquellos fabricantes locales a quienes se supone que debe ayudar el gobierno. El banco central tiene que depender de las altas tasas de interés para controlar la situación. En tanto, el crecimiento se resiente.

La manera de salir de esta trampa es aceptar la fortaleza del real y las ventajas comparativas del país en servicios y materias primas. Permitir la reestructuración de una industria manufacturera centralmente planificada no será indoloro. Pero es mejor hacerlo ahora, junto con las reformas a favor del crecimiento en el área de los impuestos y la regulación, a esperar a la inevitable llegada de la crisis.

Los Zetas ya son los ‘más poderosos’ en México

Los Zetas ya son los ‘más poderosos’ en México

El cartel de drogas Los Zetas se convirtió en el más poderoso de México, desbancado a su rival de Sinaloa de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán, según revela un informe de la compañía de seguridad estadounidense Stratfor.

De acuerdo con el estudio, pese a perder a 17 de sus miembros y cabecillas en 2011, la banda se mantuvo “fuerte” y se reivindicó como fuerza dominante en la península del Yucatán.

Actualmente Los Zetas operan en 17 de los 32 estados en lo que se divide el país, frente a los 16 en los que se mueve el cartel de Sinaloa.

Las ‘ventajas’

Stratfor destaca que a diferencia de su rival, que actúa en gran parte a través de sobornos, Los Zetas “optan por la brutalidad, la intimidación y la violencia” para conseguir sus objetivos, situación que -según el informe- puede explicar su ascenso.

“Su modo de operación tiende a ser mucho menos sutil que el de sus contrincantes de Sinaloa y con un liderazgo compuesto de ex soldados de operaciones especiales, son bastante eficaces al emplear la fuerza y el miedo para lograr sus objetivos”, se subraya en el documento.

“Dado que fueron ex militares quienes fundaron Los Zetas, sus miembros tienden a ascender en la jerarquía del grupo por méritos en lugar de por conexiones familiares”, algo que, según el informe, “contrasta enormemente con la cultura de otros carteles”.

La única forma en que el Gobierno mexicano puede reducir la violencia, afirma Stratfor, es “permitir que un solo cartel se convierta en dominante en todo el país -algo que no parece plausible a corto plazo- o que se alcanzara algún tipo de tregua entre las dos bandas hegemónicas, Los Zetas y Sinaloa”, aunque considera “improbable” que pueda llegarse a ese tipo de acuerdo en 2012.

El grupo criminal de Los Zetas es uno de los más famosos y temidos en México. Fue fundado la década del 90 y es conocido por sus múltiples actos de violencia, en especial por los secuestros y asesinatos. Desde el año 2006, cuando Calderón declaró la guerra contra el crimen organizado, han fallecido como resultado de los crímenes relacionados con las drogas casi 50.000 personas.

 

México: Detienen a miembros importantes del cártel Jalisco Nueva Generación

México: Detienen a miembros importantes del cártel Jalisco Nueva Generación

México: Detienen a miembros importantes del cártel Jalisco Nueva Generación
Imagen: AFP / Yuri Cortez

Tras varios operativos exitosos realizados por la Infantería de Marina mexicana en el estado de Veracruz, en el marco del operativo ‘Veracruz Seguro’, detuvieron a presuntos miembros del cártel Jalisco Nueva Generación, entre los que figura el supuesto jefe del grupo en el puerto de Veracruz, Noé Humberto Hernández, alias ‘La Polla’.

Según la Secretaría de Marina Armada de México, después de la primera acción que se desarrolló en respuesta a una denuncia telefónica, los agentes arrestaron al supuesto jefe de pistoleros del cártel, Marco Antonio Reyes alias ‘El Canelo’, de 29 años. Junto a este fueron detenidos otros seis participantes del cártel, informan las autoridades.

Además, tras la operación fueron decomisados un vehículo, armamento, munición y diversas dosis al parecer de marihuana y cocaína en piedra.

En un segundo operativo consecuencia del primer evento, el personal de la Armada arrestó a José Luis Feria, de 23 años, quien es señalado como presunto operador financiero de esta organización junto con José Francisco Torres. Ambos se trasladaban en una motocicleta y tenían en su poder armas, cartuchos y droga.

En el tercer operativo detuvieron a Hernández Pérez, el presunto jefe del cártel en el puerto de Veracruz y su zona conurbada de Boca del Río. La dependencia añadió que “esta persona se hacía acompañar de una mujer que dijo llamarse Claribel Casas Durán, de 24 años, y a quienes se les decomisó armamento, municiones y presumiblemente droga”.

El cártel Jalisco Nueva Generación se formó como consecuencia de divisiones entre varias estructuras de los grupos de narcotráfico después de la muerte en 2010 de Ignacio Coronel, alias ‘Nacho Coronel’, uno de los líderes del mayor cártel mexicano, el de Sinaloa.

 

 

El sexteto e Irán intentan enfriar la crisis por el programa nuclear

El sexteto e Irán intentan enfriar la crisis por el programa nuclear

El sexteto e Irán intentan enfriar la crisis por el programa nuclear
Imagen: AFP

La primera sesión de las conversaciones entre Irán y el sexteto de mediadores transcurrió en una atmósfera constructiva, declaró el representante de la Unión Europea presente en las negociaciones.

“Hoy no diremos la última palabra, las partes esperan sentar las bases para continuar el proceso de conversaciones”, anunció Michael Mann, aclarando  que si las partes llegan a un acuerdo sobre los temas principales, podría ser necesaria una ronda más de negociaciones. Mann precisó que hay una propuesta de Irak para celebrar esta eventual segunda ronda en Bagdad, pero aclaró que “la decisión sobre esta cuestión todavía no ha sido tomada”.

Al mismo tiempo, el representante europeo dijo que existe un escenario que no haría necesario la celebración de la siguiente ronda: “si Irán consigue persuadir a la comunidad internacional del carácter pacífico de su programa nuclear y de que cumplirá sus obligaciones internacionales”.

Se informa también que el representante iraní Saeed Jalili rechazó la propuesta del embajador de EE. UU. de mantener hoy un cara a cara en el marco de las conversaciones, aunque previamente se informó que Jalili sí había aceptado participar en la cita.

El sexteto de mediadores internacionales (Rusia, Reino Unido, Alemania, China, EE. UU. y Francia) busca aliviar las tensiones sobre el programa nuclear de Irán en la ronda de conversaciones que tienen lugar en Estambul. Desde 2003 el grupo intenta encontrar una solución al problema y no permitir que Irán desarrolle armamento atómico.

Según el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, el objetivo de los componentes del sexteto es el mismo: “claridad completa en lo que toca al programa nuclear de Irán y la necesidad de establecer que no contiene ningún aspecto militar”.

Hace unos días el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Saeed Jalili, anunció que su país va a presentar una serie de nuevas iniciativas para resolver la situación sobre el programa nuclear durante las conversaciones en Turquía. “Esperamos que nuestra  contraparte llegará a las negociaciones de una manera igualmente constructiva”, añadió.

Desde el inicio de las tensiones Irán sigue afirmando que su programa nuclear tiene un carácter exclusivamente pacífico. Sin embargo, no todos los países se fían de estas declaraciones, exigiendo que sean demostradas, algo que la república islámica no ha logrado hacer por el momento.

El país más preocupado por el asunto es Israel, que anunció que no permitirá que Irán fabrique armamento nuclear y no descarta recurrir a la fuerza en caso de que lo crea necesario. En lo que atañe a las negociaciones, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, las calificó de “engaño” usado por Irán para “ganar tiempo”.

 

Israel ya cuenta con un plan para atacar a Irán

Israel ya cuenta con un plan para atacar a Irán

Israel ya cuenta con un plan para atacar a Irán
Imagen: AFP / Jack Guez

La Fuerza Aérea de Israel (IAF, por sus siglas en inglés) ya tiene elaborado un plan para atacar las instalaciones nucleares iraníes, en caso de que las sanciones y los medios diplomáticos no incidan para que Irán desista de seguir adelante con su programa nuclear, según una importante cadena de televisión israelí.

En un informe publicado en la noche de este domingo, basado en entrevistas con pilotos, oficiales y demás personal de la IAF, indica que “ninguna orden de ataque es probable antes de mayo”, cuando tendrán lugar las negociaciones del grupo de mediadores (Rusia, Reino Unido, Alemania, China, EE. UU. y Francia) con Irán. Sin embargo, en su reportaje el periodista Alon Ben-David, dijo que “el verano que viene no solo será caliente, sino tenso”.

En caso de fracasar las negociaciones, en la misión intervendrán “docenas de aeronaves, aviones de ataque y escolta, buques cisterna para reabastecimiento en el aire, aviones no tripulados de ataque y helicópteros de rescate” israelíes.

Sin embargo, el reportero afirma que, la IAF “no tiene la capacidad de destruir en su totalidad el programa nuclear iraní (…) El resultado no será definitivo”, pero un piloto citado en el informe, señaló que la Fuerza Aérea hebrea está segura de conseguir el resultado necesario, con “un corto y profesional asalto”.

Según el informe, “es probable que años de preparación lleguen a su realización y el momento de la verdad está cerca”. Los pilotos señalaron, además, que ya trasladaron a sus familiares a otros lugares alejados de las bases militares por razones de seguridad.

 

 

¿Está EEUU retirándose de Irak realmente?

¿Está EEUU retirándose de Irak realmente?

la proxima guerra eeuu retirada de irak caricatura

“Después de casi nueve años, la guerra de Estados Unidos en Irak habrá terminado”.

Con su declaración del 21 de octubre sobre la retirada de las tropas de EE.UU. de Irak antes de fin de año, el presidente Barack Obama está cumpliendo su promesa al pueblo estadounidense para la retirada completa de las tropas de EE.UU. y cumpliendo los Acuerdos sobre Estatus de Fuerzas con el gobierno iraquí. Obama declaró que los EE.UU. e Irak tienen una “relación entre Estados soberanos, una sociedad igualitaria basada en intereses mutuos y respeto mutuo.”

Sin embargo, incluso con la retirada en marcha, las acciones de Obama siguen socavando la soberanía de Irak.

Incluso sin la presencia de tropas de EE.UU., la huella de Estados Unidos en Irak es inmensa. Además de la fortaleza cerca del palacio de Saddam Hussein, otros dos edificios de unos 100 millones de dólares están destinadas a ser construidos fuera de Bagdad, como mini-embajadas en el norte y el sur de Irak. Los iraquíes saben que las tropas de EE.UU. que actúan como entrenadores seguirán en Irak, tanto como una presencia permanente de al menos 200 como con una presencia indeterminada de tropas de EE.UU. estacionadas permanentemente en países vecinos.

Además de estas tropas y personal de la embajada, una fuerza grande y robusta de  agentes de la CIA se presume que están en suelo irakí. Como una de las mayores contingencias de personal extranjero en cualquier país soberano, no es de extrañar que los iraquíes se negaran a negociar su derecho a imponer sus propias leyes al dar a nuestros soldados inmunidad contra el enjuiciamiento.

El uso de una fuerza personal enorme, con un gran número de contratistas privados incluídos, ha alimentado la ira de algunos republicanos. El representante Darrell Issa, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara, en una reciente carta al Presidente Obama expresó su consternación por el aumento drástico de contratistas como soldados en Irak. “El pueblo estadounidense tiene derecho a conocer el estado pasado, presente y futuro de los contratistas de seguridad privada en estas regiones”, escribió Issa. Dando un paso más, el pueblo estadounidense tiene derecho a saber que nuestra retirada indicada está lejos de ser una retirada real de nuestra presencia en Irak.

El peligro de esta participación contínua en el país que invadió con falsos pretextos hace casi nueve años no puede ser ignorado. Con aspiraciones de libertad y difusión de la democracia en toda la región, percibido como un gobierno cliente de EE.UU., Irak va a actuar como una espina en la región. ¿Cómo pueden los iraquíes creen en su sistema de gobierno mientras ven la continua construcción de instalaciones permanentes de EE.UU. en Irak?

Muchos grupos nacionalistas iraquíes – incluidos los de la insurgencia, así como organizaciones clandestinas – se oponen a la presencia de Estados Unidos, y algunos han prometido un aumento de la violencia. El partido de Muqtada al-Sadr, con 40 escaños en el parlamento y un ejército clandestino, ha amenazado con una serie de medidas, lo que demuestra su oposición a la amplia presencia de EE.UU. A estos militantes no les importa si los estadounidenses en su país son efectivos o contratistas. La continua influencia del grupo del Sr. al-Sadr no se debe subestimar; a finales de septiembre, una gran manifestación de sus seguidores marcharon en contra de la extensión de las tropas de EE.UU. en Irak.

Nuestra política actual en la región, ya que convulsiona con la fiebre de la libertad y la democracia, es tratar a cada país como un caso específico en lugar de prescribir una talla única para todos en reacción a estas revoluciones. Esa es la respuesta más realista y mesurada. Pero a medida que la primavera árabe da lugar al otoño, la llamada de la administración de Obama reclamando el apoyo a estos movimientos y el llamamiento para que “otras naciones respeten la soberanía de Irak” debe mostrarse en nuestras acciones. No vamos a creer si las declaraciones de un Irak libre y soberano se hacen desde los pisos superiores de nuestro complejo de oficinas en Bagdad.

La Fuerza Aérea de Israel preparada para atacar Irán

La Fuerza Aérea de Israel preparada para atacar Irán según la televisión israelí

la proxima guerra fighter jet caza combate israel ataque iran

Un importante canal de televisión de Israel emitió la noche de ayer domingo un informe detallado sobre cómo Israel va a atacar las instalaciones nucleares iraníes en caso de que la diplomacia y las sanciones fallen e Israel decida llevar a cabo un ataque militar contra Irán.

El informe, difundido en el principal informativo de la noche del Canal 10, fue notable tanto en los términos de la concesión de acceso al reportero, quien dijo que había pasado semanas con los pilotos y demás personal que entrevistó, y por el hecho de que sus evaluaciones sobre un ataque fueron aprobadas por el censor militar.

Ninguna orden de ataque es probable que se administre antes de las conversaciones del P5 +1 con Irán terminen en mayo, dijo el periodista, Alon Ben-David. “Sin embargo, este verano no sólo será caliente, sino también tenso.”

En caso de fracasar las negociaciones y de que se de la orden para que Israel lleve a cabo un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes, “docenas, si no más aviones” van a participar en la misión: aviones de ataque y escolta, buques cisterna para reabastecimiento en el aire, aviones de guerra electrónicos y helicópteros de rescate, dijo el informe.

Ben-David, dijo que la Fuerza Aérea de Israel “no tiene la capacidad de destruir el programa iraní.” No se repetirán ataques decisivos como el llevado a cabo contra el reactor iraquí de Osirak en 1981 o el de Siria en 2007, dijo. “El resultado no será definitivo”. Pero, un piloto citado en el informe, dijo que la IAF tendrá que asegurarse de que emerge con el resultado necesario, con “un corto y profesional” asalto.

Ben-David dice que si se rompen las negociaciones, e Irán mueve las piezas clave de su programa nuclear bajo tierra a su planta de Qom, la IAF “es probable que obtenga la orden y pongan rumbo a su largo viaje a Irán.”

“Años de preparación es probable que lleguen a su realización”, dijo, y agregó que el momento de la verdad está cerca.”

Ben-David, entrevistó a varios líderes de escuadrón, pilotos y otros oficiales. Señaló que algunos miembros del personal de la IAF, “es probable, que no vuelvan de la misión.” Un oficial llamado Gilad dijo que sería “ingenuo” pensar que no habrá pérdidas.

La IAF se dice que está preocupada por los avanzados sistemas antiaéreos que Rusia ha vendido a los países de la región, según el informe. Entre esos sistemas, el SA 17 y 22 en Siria e Irán representan un reto.

Según el informe, son las más viejas versiones del F-15 las que pueden volar más lejos que cualquier otro avión en el arsenal de Israel, y esto los pone en primera línea de cualquier posible ataque.

Un piloto dijo en el informe que el F-15 “es un avión con una gama muy amplia de operación. Una combinación de motores de energía relativamente eficiente, y aptitud de vuelo significativa respecto a las armas y el combustible.”

La IAF tiene un avión no tripulado de tamaño completo, el “Eitan,” que se dice que es capaz de volar a Irán, indica el informe. “Este avión puede hacer todo lo que se requiere de el cuando se de la orden”, dijo un piloto, sin entrar en detalles.

El ataque a Irán, según el informe, probablemente daría lugar a una guerra en el norte de Israel, con ataques de misiles (probablemente desde el aliado de Irán en el Líbano, Hezbolá). “No habrá tranquilidad y paz en ningún lugar de Israel”, dijo Ben-David.

Esta podría ser la primera guerra a gran escala que la IAF ha peleado en casi 30 años, según el informe.

Los pilotos ya se les había dicho a donde serían trasladadas sus familias, lejos de sus bases, por seguridad, dijo el informe.

 

Un año después de la Ley de Arizona, el estado no cesa su lucha contra los indocumentados

Un año después de la Ley de Arizona, el estado no cesa su lucha contra los indocumentados

Un año después de la Ley de Arizona, el estado no cesa su lucha contra los indocumentados
Imagen: Corbis

El 29 de julio del 2010 entró en vigor la famosa Ley de Arizona, SB1070, que criminalizó la estancia de los inmigrantes indocumentados en el territorio del estado. Pese a las masivas críticas por parte de los defensores de derechos humanos y el bloqueo de varias regulaciones de la Ley por parte del tribunal, Arizona continúa endureciendo su posición contra los indocumentados en sus tierras.

Mientras tanto, los efectos de la aprobación de la SB1070 no son claros. Por ejemplo, el reverendo y activista local Robin Hoover dijo a EFE que “lo único que ha hecho la SB1070 es empujar fuera del estado a docenas de inmigrantes indocumentados en el justo momento cuando el estado más necesita trabajadores y personas que paguen impuestos”. También indicó, que ahora el estado enfrenta altos índices de desempleo y recortes presupuestarios.

A su vez, el banco español BBVA ha calculado que para mayo del 2011, cuando publicaron su informe, Arizona ha perdido al menos 100.000 hispanos.

Sin embargo, el analista Javier Durán, director del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de Artes y Humanidades de la Universidad de Arizona, cree que por el momento no hay una posibilidad real de examinar los efectos económicos de la decisión de los parlamentarios estatales. Durán indica que hay que poner atención también a las circunstancias que rodean la situación actual, como la crisis financiera y el desempleo.

Jaime Farrant, representante de la organización Red de Acción Fronteriza en Arizona, se concentra en otro aspecto de los resultados de aprobación de la ley. “La SB1070 hizo mucho daño a la reputación del estado de Arizona, provocando un boicot y teniendo un impacto psicológico entre la población”, comentó.

Al mismo tiempo, varios estados ya han seguido los pasos de Arizona, o piensan hacerlo en el futuro cercano. Carolina del Sur, Utah, Georgia y Alabama son unos de los territorios que se encuentran en esta lista.

Pese a que una corte distrital del estado bloqueó varias de las partes más controvertidas de la ley, como la obligación de los inmigrantes de siempre llevar consigo sus documentos, hay bastantes puntos que provocan la indignación de los activistas. Por ejemplo, con la entrada en vigor de la SB1070, transportar o albergar a un indocumentado también es un delito.

Y Arizona continúa su lucha contra la inmigración ilegal argumentando que el gobierno federal no hace bastante para combatir ese problema. La semana pasada el estado estableció un sitio web, donde recauda dinero privado para alargar el muro en su frontera con México; ya han sido donados 100.000 dólares. Además, una nueva ley de Arizona, que entró en vigor el 20 de julio, reglamentó la creación de una milicia civil bajo las órdenes de la gobernadora Jan Brewer. Su objetivo es proteger la frontera de nuevos inmigrantes ilegales.

 

EE. UU. quiere combatir al narcotráfico en México como a terrorismo

EE. UU. quiere combatir al narcotráfico en México como a terrorismo

Estados Unidos propone un plan de contrainsurgencia para combatir a los carteles del narcotráfico mexicanos. La iniciativa pretende luchar contra estas organizaciones delictivas como si fueran terroristas.

Según el legislador republicano de Florida, Connie Mack, que promovió la iniciativa, la situación en México es de “total anarquía” y necesita nuevas medidas porque la actividad criminal mexicana se ha convertido en una “insurgencia terrorista” y esto requiere cambiar la estrategia de combate contra ella.

La iniciativa, que incluiría duplicar el número de agentes de la patrulla fronteriza, está ahora en espera de ser votada por el Comité de Relaciones Exteriores estadounidense.

Esto sería una alternativa a la llamada Iniciativa Mérida, una estrategia de seguridad regional puesta en marcha durante la presidencia de George W. Bush.

El narco se beneficia de la poca colaboración entre EE. UU. y México

Los especialistas califican como “preocupante” la iniciativa de EE. UU. de “tomar una participación mucho más intrusiva en México sin reforzar la cooperación con las autoridades mexicanas”, dijo a RT el analista político Alberto Islas. Lo que es importante “para combatir con éxito el crimen organizado es que México y EE. UU. se pongan de acuerdo“, según Islas. El experto advierte que “la imposición de una parte sobre la otra no va a llevar a un resultado eficiente” y los narcotraficantes podrán, como hasta ahora, continuar su actividad criminal e incluso “beneficiarse de la situación”.

El terrorismo como excusa

Anteriormente, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) también había anunciado que  existe un nexo entre el narcotráfico y el terrorismo, aunque algunos especialistas consideran que el Gobierno estadounidense usa esa teoría como pretexto para inmiscuirse en los asuntos internos de México.

 

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos

Más de 30 bandas de narcos mexicanos operan en Estados Unidos
Imagen: AFP / Spencer Platt

Al menos 33 bandas criminales en EE. UU. son reclutadas por los narcobarones mexicanos. Así lo precisa el Informe Nacional sobre la Amenaza de las Pandillas 2011 del FBI.

Reclutados por los cárteles mexicanos, estos grupos criminales operan en California, Carolina del Sur, Texas y otros estados. No solo aseguran el contrabando de las armas y drogas, sino que colaboran en la protección de rutas, cobran deudas y ejecutan a traficantes rivales.

Según precisa el FBI, el contingente de las bandas es muy diferente, de latinoamericanos a anglosajones y negros. La participación de los estadounidenses de origen anglosajona en el transporte de las drogas facilita considerablemente el negocio sucio ya que ellos tienen muchas menos posibilidades de ser examinados.

“Los pandilleros representan una amenaza cada vez mayor debido a su adquisición de armas de fuego de alto calibre y tipo militar. Esto aumenta las probabilidades de enfrentamientos letales con las fuerzas del orden público y con el público en general”, enfatiza el informe.

El documento subraya que las pandillas participan con frecuencia en crímenes que no están relacionados tradicionalmente con la actividad de los narcos como, por ejemplo, la prostitución, la falsificación de productos, o el fraude hipotecario. Usan las nuevas tecnologías, incluidas las redes sociales.

EE. UU., igual que México, ha desatado una lucha contra los narcos que operan en su territorio. El 21 de diciembre la Policía del estado de Arizona logró desmantelar una célula del cártel de Sinaloa. Realizaron 203 detenciones, se confiscaron 294 kilos de marihuana, 197 kilos de metanfetaminas, 55 de cocaína y 2 kilos de heroína. Fueron incautados cerca de 8 millones de dólares.

 

A %d blogueros les gusta esto: