Calderón, al rescate de Josefina

Calderón, al rescate de Josefina

Martín Moreno

“Golpe de timón”, anuncia Josefina Vázquez Mota en su campaña presidencial. Igual que Felipe Calderón hace seis años. La candidata, sin duda, estaba haciendo agua. Y para que no quede duda, los hombres del Presidente llegan a intentar evitar el naufragio panista. No será fácil. Pero tampoco imposible.

Desde ayer, el nuevo jefe de campaña de Vázquez Mota se llama Felipe Calderón.

El war room de la candidata es, en gran parte, el que operó la victoria de Calderón en 2006. Sólo falta Juan Camilo Mouriño.

Al equipo de Vázquez Mota llegan también la hermana y el cuñado del Presidente. ¿Alguien duda quién manejará la campaña presidencial?

Cambios más que obligados. Y es que Peña Nieto se les escapa, aunque tampoco es invencible, como dicen algunos de manera cándida o dolosa. Deberían conocer ya una regla de oro: en política nadie es invencible. Pregúntenle a AMLO en 2006, que se decía indestructible. Lo que ocurre es que ni Josefina ni AMLO han sido eficaces a la hora de cuestionar a Peña, con temas que lo vulneran, que le hacen daño. Allí están las baterías. Sólo es cuestión de que las sepan usar.

¿Peña Nieto, invencible? Chorradas. Nada más su resbalón en la FIL de Guadalajara le costó alrededor de cuatro millones de votos. Es cosa de atinarle.

¿Quiénes intentarán llevar a Vázquez Mota a la Presidencia?

Ernesto Cordero —el que arrinconó a Josefina en la interna panista— se encargará del discurso económico. No es poca cosa: si algo tiene que ofrecer el PAN a los votantes es la innegable estabilidad económica desde 2000, aun con la crisis global que reventó en el mercado inmobiliario de EU en 2008.

Esa es carta fuerte del panismo, comparada con las debacles financieras provocadas por la irresponsabilidad de los gobiernos priistas de López Portillo y de Carlos Salinas de Gortari, que generaron que millones de mexicanos perdieran empresas, casas, autos, ahorros, otros bienes. Obligado comparar las inflaciones de más de mil por ciento del PRI con las de un dígito del PAN.

A eso llega Cordero: a diseñar la estrategia financiera de la campaña de Josefina. “Es la economía, estúpidos…”

Max Cortázar —amigo desde la adolescencia de Calderón— llega a reforzar la comunicación panista, que el domingo cometió un error imperdonable, al escribir “Tlazcala” en lugar de “Tlaxcala”. El yerro fue de Karla Garduño. “Hay dedazos que cuestan la chamba”, intentó justificar. Se equivoca. Pudo haber ocurrido así, pero la revisión de un texto —obligada, repetida, rigurosa— es regla fundamental para cualquier comunicador.

Irma Pía deja la dirección de Canal 22 y será la nueva coordinadora de Comunicación Social. Sabe de medios. Junto a Vázquez Mota se mantendrá, como asesor, Herminio Rebollo, de todas las confianzas de la candidata pero, sobre todo, un periodista con experiencia y oficio.

A la parte “política-mediática” llegan dos del primer círculo de Calderón: Germán Martínez Cázares, ex líder nacional del PAN, y Juan Ignacio Zavala, cuñado del Presidente.

Martínez Cázares salió por la puerta trasera tras su fracaso en la elección intermedia de 2009, cuando el PAN se quebró electoralmente. Pero la política da revanchas: si Germán contribuye a levantar la campaña de Josefina, tendrá un lugar asegurado en el gabinete. Otra derrota lo desaparecería del mapa.

Juan Ignacio Zavala es ducho a la hora del debate, y si bien apoyó a Cordero en la interna panista, hoy llega con la orden presidencial de ser parte fundamental del equipo de Vázquez Mota, hoy desplazado, sin duda, por los hombres del Presidente.

Luisa María Calderón, La Cocoa —quien estuvo a nada de ser gobernadora—, será coordinadora de la campaña de Vázquez Mota en Michoacán. Sobra agregar algo.

Rafael Giménez —otro cercano a Calderón que trabajó en Los Pinos como experto en encuestas— también se va al equipo de Josefina.

Para el DF, todo será entre mujeres: Isabel Miranda de Wallace como candidata al GDF y Kenia López como coordinadora de giras. Ambas son de la confianza absoluta de Vázquez Mota.

Gustavo Madero, presidente del PAN, tendrá mayor participación, aunque su presencia es más simbólica que operativa.

Juan Molinar Horcasitas —integrado ya a la campaña panista—siempre llevará en la frente el incendio en la guardería ABC, de Hermosillo, y su lamentable desempeño tras la tragedia. Por eso se mueve en segundo plano.

Juan Manuel Oliva —ayer corderista, hoy josefinista— llega para apuntalar la operación política.

Francisco Ramírez Acuña, todavía cercano a la candidata.

Roberto Gil se mantiene —de momento— como coordinador de la campaña. Parece que la misión le quedó grande. Se ve rebasado, decaído. Veremos cuánto lo aguantan.

Para la foto, Gil es el coordinador de la campaña de Vázquez Mota.

En la praxis política, el que coordina realmente está en Los Pinos.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: