Irán ayuda al régimen de Assad: Sigue creciendo la evidencia.

la proxima guerra siria iran hezbollah
 La evidencia es cada vez mayor de que Irán está ayudando al régimen sirio del presidente Bashar Assad, un aliado árabe clave de Teherán, a reprimir una insurrección a favor de la democracia que dura ya 10 semanas.

Siria es de vital importancia para el régimen de Teherán, entre otras cosas porque es el conducto para misiles y otras armas a Hezbolá, Líbano, la avanzadilla de Irán en oriente próximo y punta de lanza contra Israel, así como el movimiento palestino Hamas en la Franja de Gaza.

También es la puerta de enlace para los planes de Irán de expandir su influencia hacia el oeste en el mundo árabe en su camino hacia el Atlántico y hacia reforzar su creciente influencia en los asuntos árabes.


Si el régimen sirio se derrumbara sería un revés importante para la geopolítica de Irán y de Hezbollah.

La alianza de Siria con un Irán chií, forjada por el padre de Assad en 1980 al comienzo de la guerra de Irán e Irak, no ha sentado muy bien al mundo árabe dominado por los sunitas y su desaparición sería aplaudida en la mayoría de las capitales árabes.

Funcionarios de EE.UU. en los últimos días han confirmado los informes de que Irán está proporcionando equipo y capacitación para ayudar a Assad a aplastar a la oposición generalizada al régimen de Damasco, que comenzó el 15 de marzo y en la que cerca de 900 personas han sido asesinadas.

Tanto Teherán y Damasco son notorios por su secretismo, por lo que los informes son difíciles de verificar desde Damasco ya que prohibe la entrada de periodistas extranjeros.

“No hay ninguna pistola humeante aún”, escribió el analista israelí Jonathan Spyer en The Jerusalem Post, “Pero la evidencia circunstancial se acumula y la variedad de fuentes de las que emana apunta a la existencia de algo por lo menos.”

Los iraníes tienen muchas razones para querer ayudar a Assad a mantenerse en el poder por el punto de apoyo que da a la República Islámica en el mediterraneo oriental hasta la misma frontera norte de Israel.

Si la dinastía Assad, dominada por la secta minoritaria alauita y que ha gobernado Siria con mano de hierro desde 1970, cae, los iraníes probablemente se enfrentarán a un nuevo régimen liderado por la mayoría sunita y que casi seguro que acabarían con la alianza con Teherán; un importante revés estratégico para Irán.

“La supervivencia del régimen sirio sería un anuncio que brilla intensamente a los líderes regionales de que, a diferencia de los EE.UU., Irán hará todo lo posible para mantener a sus amigos lejos de ser derrocados”, observó Spyer.

Irán siempre ha tenido presencia militar en Siria, en gran parte un contingente de la Fuerza al-Quds, el brazo clandestino del poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Esta fuerza, con sede en Zabadani, es el apoyo principal de los Guardianes de la Revolución para Hezbolá, y es de varios cientos.

Que ese personal esté involucrado en las operaciones contra los manifestantes sirios es poco probable, habida cuenta de su misión.

Sin embargo, funcionarios de EE.UU. y diplomáticos árabes dicen que operativos de al-Quds han sido desplegados a tal efecto, entrenando a las fuerzas sirias en la manera de contener el tipo de protestas callejeras a gran escala que el régimen de Teherán en los últimos años ha aplastado con una fuerza abrumadora.

Las últimas decisiones de Siria de “llevar a cabo arrestos en masa de gran alcance contra los disidentes sospechosos y alborotadores refleja las tácticas utilizadas por los Guardianes de la Revolución y su milicia, los Basij, en las ciudades iraníes.”

En las últimas semanas, las fuerzas sirias, sobre todo la tan ampliamente odiada, Mukhabarat o policía secreta, han detenido a unas 10.000 personas, una táctica que no habían utilizado antes.

Hasta que el levantamiento se inició en marzo, las autoridades sirias tenían poca experiencia en el trato con las protestas callejeras masivas.

Irán también parece haber suministrado a Siria equipos electrónicos sofisticados para vigilar  Facebook y Twitter y poder identificar los organizadores de las protestas y sus partidarios, al igual que Teherán hizo durante las protestas masivas después de la elecciones presidenciales de 2009.

Estas tácticas supuestamente llevaron a la reciente ola de detenciones en masa, con un máximo de 10.000 personas arrestadas según grupos de derechos humanos afirman.

En los últimos días, ha habido informes persistentes de que el General Mohsen Chirazi, considerado como el tercer líder de rango en la Fuerza al-Quds, se encuentra en Siria.

El gobierno de EE.UU. incluyó a Chirazi en una lista reciente de figuras clave en el régimen sirio que fue golpeada con sanciones por la violenta represión.

Chirazi, un operador clandestino de peso pesado, fue capturado en Bagdad por las tropas de EE.UU. en diciembre de 2006 por la presunta organización de los insurgentes iraquíes y haber suministrado armas iraníes, pero fue puesto en libertad más tarde.

Su presencia y la creciente presencia de Irán en Siria hacen hincapié en la creciente ansiedad de Teherán ante la perspectiva de la caída del poder de Assad.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: