Wenski condena al marxismo en la catedral de La Habana

El arzobispo de Miami Thomas Wenski oficia una misa en la Catedral de La Habana el martes. Franklin Reyes / AP

Franco Ordoñez

MCT

La Habana — Entre las lágrimas de los asistentes a una misa en la catedral de La Habana, el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, hizo el martes una dura condena al marxismo y reiteró el llamado a que los cubanos sean “los protagonistas de su propio futuro”.

“Sólo estaba repitiendo el mensaje del Papa. La misa fue un momento especial para nosotros”, dijo posteriormente el arzobispo en una conversación telefónica con The Miami Herald desde La Habana.

En el segundo día del viaje del Papa Benedicto XVI a Cuba, la Catedral de la Virgen María de la Inmaculada Concepción, cuya estructura barroca fue construida por los jesuitas en el siglo XVIII, le perteneció por completo al arzobispo visitante.

De pie ante una multitud formada principalmente por peregrinos de Miami, pero que incluía también a varios vecinos, Wenski celebró una misa especial en el edificio, cuya asimétrica fachada barroca se considera única en elmundo.

Hablando en perfecto español desde el altar de una de las catedrales más antiguas en el continente, Wenski recordó las palabras de Juan Pablo II durante la primera visita papal a Cuba en 1998, y llamó a los cubanos a ser los “protagonistas de su propio futuro”.

Después recordó las palabras del Papa Benedicto XVI: “Como el Papa observó en su vuelo a México, el marxismo es una ideología caduca”.

“Oramos para que el pueblo cubano se inspire en la palabra de Dios”, dijo Wenski durante su homilía. “Y para que este pueblo construya un futuro de paz”.

Al final, el público estalló en una ovación que duró al menos menos dos minutos. Algunos en la multitud se secaban las lágrimas. Fue el clímax de un día emotivo para muchos de los peregrinos, cuyo número creció a aproximadamente 800 el martes, cuando tres aviones más llegaron de Miami, llevando a más personas para unirse a las 300 que habían llegado el lunes a Santiago.

Para muchos, era su primer viaje a Cuba o, al menos, su primer viaje a casa desde que Fidel Castro tomó el poder en 1959.

Wenski, que encabeza la peregrinación, dijo antes de la misa que la experiencia ha sido de sanación para la mayoría de los cubanoamericanos que participan en el viaje. Dijo que podía ver la diferencia en sus lágrimas y en las historias de reconciliación que le han contado. Ha sido un viaje relámpago para el grupo, la mayoría de los cuales han tenido poco tiempo para dormir.

En la entrevista con The Miami Herald, el arzobispo de Miami afirmó que “la peregrinación ha sido buena. Teníamos un horario extenuante. Han sido dos días intensos, pero lo mejor está todavía por venir” con la misa en La Habana, programada para la mañana del miércoles.

“La Iglesia está haciendo una propuesta de la fuerza del amor. Pienso, repito, que el Santo Padre es un peregrino de la caridad. El está tratando de decir que el amor es más poderoso que el odio, y que construiremos un futuro de esperanza sobre el amor”, agregó.

Los peregrinos llegaron la mañana del lunes en dos aviones, y de inmediato viajaron al poblado de El Cobre, para visitar el santuario de Nuestra Señora de la Caridad, cuyo 400 aniversario se conmemora este año. Algunos se echaron a llorar al ver la sagrada imagen. Los peregrinos viajaron después a Santiago a lo largo de calles llenas de multitudes entusiasmadas, que saludaban el paso de sus autobuses mientras esperaban la llegada del Papa, que venía detrás de ellos. Después de la misa del lunes por la noche, los peregrinos subieron a otro avión rumbo a La Habana, y se alojaron en sus habitaciones de hotel a las 2 a.m.

Teri Travis, de San Agustín, dijo que los peregrinos están cansados pero impulsados por la fe y una rara oportunidad de unirse a la peregrinación. “Tengo una cuarta parte de cubana”, dijo la mujer de 47 años. “Mi familia hizo las maletas y se trasladó en 1959. He oído historias durante toda mi vida. Aproveché de un salto la oportunidad de venir”.

Para algunos, como Andrés Hernández, el viaje ha sido más difícil. Hernández, de 70 años de edad y especialista en ventas de Lakeland, no ha estado en Cuba desde que salió en 1960 para estudiar ingeniería en Estados Unidos. Caminando por las mismas calles empedradas por las que caminaba con su familia hacia la catedral, Hernández dijo que se siente dichoso de haber regresado para ver su patria y apoyar a la Iglesia y al pueblo cubano. Pero dice que no cree que vaya a volver.

“Cuba ha cambiado mucho desde cuando yo estaba aquí”, dijo. Toda su familia se ha mudado a Estados Unidos o España, no tiene familiares que visitar. Para volver, dijo que tendría que venir como turista y que eso significaría dar dinero al gobierno, al que él dice que no puede apoyar.

“Se llevaron todo lo que mi familia tenia”, afirmó.

Wenski llevaba su mitra de arzobispo en la misa celebrada en la histórica catedral. El templo de mármol y piedra caliza fue construido en la plaza de adoquines en 1704. Se dice que uno de sus altares laterales contuvo los restos de Cristóbal Colón.

Durante la misa, algunas personas repartieron panfletos que decían “Libertad a Cuba”, aunque antes de la misa Wenski dijo que la peregrinación no era política, sino de oración y reconciliación. Reconoció la labor de la Iglesia para seguir creando un espacio para “las diferencias de opinión, para que la gente pueda estar en desacuerdo acerca de las cosas, pero, al mismo tiempo, para que esas discrepancias no den lugar a las divisiones que han caracterizado a Cuba en las pasadas décadas”.

María Travis, madre de Teri, dijo que estaba emocionada de asistir a la misa del miércoles en la Plaza de la Revolución, pero reconoció que tiene sentimientos contradictorios acerca del viaje, en una sociedad donde la gente todavía no puede hablar libremente. Tanto ella como su hija dijeron que anhelaban un futuro más abierto para Cuba.

“Estoy impaciente por ver que el muro se derrumbe”, afirmó Teri Travis.

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: