Di no a la violencia, di no al marxismo

Entre críticas al marxismo y condenas al narcotráfico, Benedicto XVI deja ver el tema principal de su agenda en esta visita: la libertad religiosa.

Benedicto XVI camina en el aeropuerto internacional de Silao, Guanajuato, a su llegada a México el pasado viernes 23 de marzo.

Benedicto XVI camina en el aeropuerto internacional de Silao, Guanajuato, a su llegada a México el pasado viernes 23 de marzo. Foto: Ronaldo Schemidt/ AFP

En su paso por Groenlandia, en el avión que lo conducirá a México y Cuba y ante los periodistas que lo acompañaron, el papa Benedicto XVI comentó que recordaba “muy bien” el primer viaje a México de Juan Pablo II, “verdaderamente histórico en una situación política confusa”. Fue en enero de 1979.

Hoy, su diagnóstico no tiene confusión: “México, además de todas sus grandes bellezas, tiene el grave problema del narcotráfico y de la violencia. Ciertamente es una gran responsabilidad de la Iglesia católica en un país con el 80 por ciento de católicos. Tenemos que hacer lo posible contra este mal, destructivo para la humanidad y para nuestra juventud”.

Por eso su instrucción fue muy precisa: “Es una gran responsabilidad de la Iglesia la de educar las conciencias y de educar a la responsabilidad moral y desenmascarar el mal. Desenmascarar esta idolatría del dinero que esclaviza a los hombres; desenmascarar estas falsas promesas, la mentira, el engaño” del narcotráfico.

Ante los reporteros que lo entrevistaron, marcó los temas centrales de su agenda en este viaje, entre los que sobresale también el de la política y la libertad religiosa, lo que en México significan una reforma constitucional que quedó pendiente en el Senado.

El Papa dijo que la “Iglesia no es un poder político, no es un partido, pero es una realidad moral, un poder moral”. Habrá que ver el significado de este poder moral de la Iglesia cuando comiencen las campañas políticas rumbo a la Presidencia de la República en México.

Respecto a Cuba también fue contundente: “Hoy está claro que la ideología marxista, tal como fue concebida, ya no responde a la realidad, porque no tiene respuestas para la construcción de una nueva sociedad. Deben ser encontrados nuevos modelos, con paciencia. Este proceso requiere paciencia, pero también decisión; queremos ayudar en un espíritu de diálogo, para ayudar a construir una sociedad más justa. Queremos cooperar en este sentido. Es obvio que la Iglesia está siempre del lado de la libertad: la libertad de conciencia, la libertad de religión”.

Podría sintetizarse el pensamiento papal en esta frase: “Di no a los narcos, di no al marxismo, y sí a la libertad religiosa”.

 

El Papa, acompañado por el presidente Felipe Calderón, recibe honores de Estado a su arribo a México.

El Papa, acompañado por el presidente Felipe Calderón, recibe honores de Estado a su arribo a México. Foto: Tony Gentile/ Reuters
ENTRE EL NARCO Y EL PERDÓN

El 29 de febrero, Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, escribió que los jefes del negocio del narcotráfico “intentan corromper todo y a todos… se empeñan en coludir a gobernantes y aspirantes a puestos públicos para asegurar su predominio e impunidad”, y que sería “una irresponsabilidad doblar las manos”, en respuesta a la pregunta de si la solución es retirar al Ejército de esta lucha.

Para el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, presidente de Caritas International, el papa Benedicto XVI dirigirá mensajes claros contra los narcotraficantes mexicanos, artífices de gran parte de la violencia, pero que debe entenderse que “este flagelo del narconegocio afecta a todo el continente” latinoamericano.

En el “Misal para el Viaje Apostólico” del domingo 25, se pidió por “la Iglesia de Cristo que peregrina en America para que, guiada por los obispos y presbíteros, nunca deje de promover la paz y el perdón entre los hombres y los pueblos; y por el Santo Padre Benedicto XVI y todos nuestros obispos, apóstoles encargados de velar por las comunidades y las familias: para que sean garantía de unidad y de reconciliación en nuestro Continente Americano y en todo el mundo”.

 

El cardenal Juan Sandoval Íñiguez besa la mano del Sumo Pontífice, en Silao.

El cardenal Juan Sandoval Íñiguez besa la mano del Sumo Pontífice, en Silao. Foto: Darío López/ AP

 

Fieles católicos ondean la bandera del Vaticano mientras esperan la llegada del Papa, en León.

Fieles católicos ondean la bandera del Vaticano mientras esperan la llegada del Papa, en León. Foto: Edgard Garrido/ Reuters

 

Benedicto XVI recorre las calles de León rumbo al Colegio Miraflores, su residencia durante esta visita a nuestro país.

Benedicto XVI recorre las calles de León rumbo al Colegio Miraflores, su residencia durante esta visita a nuestro país. Foto: Tomás Bravo/ Reuters

 

Manifestantes se expresan en defensa del Estado laico, frente al hotel donde se hospedaría parte de la comitiva del Papa, el pasado 23 de marzo.

Manifestantes se expresan en defensa del Estado laico, frente al hotel donde se hospedaría parte de la comitiva del Papa, el pasado 23 de marzo. Foto: Saúl López/ Cuartoscuro

 

El jefe de la Iglesia católica llega a sus aposentos en el Colegio Miraflores, en León, por la tarde del día de su arribo a México.

El jefe de la Iglesia católica llega a sus aposentos en el Colegio Miraflores, en León, por la tarde del día de su arribo a México. Foto: Iván Stephens/ Cuartoscuro

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: