El Weegee de Acapulco

Por: Luis Prados 

Va

Weegee fue un ucraniano que emigró a Nueva York en 1909. Se hizo fotógrafo y alcanzó la fama en la década de los 40 por ser el primero en llegar a una emergencia o a la escena de un crimen solo minutos después de que se produjesen gracias a una radio de onda corta conectada a la frecuencia de la policía. Había montado un cuarto oscuro en el maletero de su coche. Fue el gran cronista de The Naked City, título de un libro suyo que poco después inspiraría la película del mismo nombre, (en español, Mientras la ciudad duerme). Hasta aquí Wikipedia. Hay muchos weegees en el México actual. Uno de ellos es Bernardino Hernández, fotógrafo freelance de Acapulco.

Berna, como le llaman sus carnales, empezó vendiendo aceite de coco y camisetas en las playas de la famosa bahía y a los 15 se inició como ayudante de un fotógrafo que hacía retratos infantiles en el Zócalo. “Me convertí en un pesetero”, dice, tras heredar a la muerte de su maestro “una cámara, un flash y una moto”.  Después comenzó a trabajar como aprendiz el diario Trópico – ya desaparecido- y más tarde le dieron la oportunidad de hacer fotos. Pasó luego por las redacciones de varios periódicos hasta que decidió ir por libre y vender su trabajo a El Sur, La Jornada y la agencia Associated Press.

VaAsí se mueve ahora, a los 43 años, mochila, móvil y un vochito (un Volkswagen escarabajo de varios colores lleno de golpes, un auténtico milagro rodante) buscando información y siempre dispuesto a atender cualquier “pitazo” para salir disparado a “retratar la violencia en medio de la oscuridad”.  Un trabajo peligroso. El año pasado durante una balacera en la colonia Simón Bolívar de Acapulco sintió como la muerte le tomaba de la mano. Salió del trance, pero su coche recibió 18 disparos de cuernos de chivo (el fusil AK-47). “Los compas me abrazaron porque creían que me habían levantado y conocen mi carrito que quedó inservible. Pensábamos que te había llevado la chingada, me dijeron”.

“Disfruto al trabajar solo y trato de ser el primero en llegar pero con tanto balazo ya no es recomendable serlo. Llego a un escenario salpicado de sangre. El dolor ajeno me impregna. Duele ver cómo esposas, hermanas e hijas de víctimas se abrazan a un cuerpo mutilado queriendo revivirlo”.

Berna es un testigo incómodo. A ningún policía le gusta ser retratado cuando le da una patada a  un brazo o a un pie de una víctima descuartizada. Más de una vez le han dicho “te voy a romper tu pinche cámara, hijo de tu puta madre” y más de una vez ha llegado a las manos con los agentes.

Algunas de sus fotos son estremecedoras, impublicables en nuestro mundo políticamente correcto, pero Berna nunca fotografía los rostros de las víctimas de la violencia, preserva su identidad porque no quiere “ser vocero de quienes  siembran el dolor”.Trata de cumplir con la obligación de informar y evitar el exceso sin escrúpulos. Como tantos mexicanos, Bernardino Hernández viene de la cultura del esfuerzo, de la escuela de la calle, le indigna que los jóvenes sean la carne de cañón del crimen organizado y entiende el fotoperiodismo como una trinchera para construir la paz, con obstinación y humor.

Albert Camus escribió en un artículo inédito recién descubierto que “un periodista no se desespera y lucha por lo que cree como si su acción pudiera influir en el curso de los acontecimientos”.  Sus palabras son de 1939, pero en el caso de Berna están vigentes en el México de hoy.

(VER UNA GALERÍA CON MÁS IMÁGENES DE BERNARDINO HERNÁNDEZ)

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: