EL ESTATISMO SIGLO XXI

REFLEXIONES LIBERTARIAS

ES EL ESTATISMO OBAMA….Y CALDERON, CHAVEZ, MORALES, ORTEGA ETC. (PRIMERA PARTE)

Ricardo Valenzuela

Debido a que la debacle económico-financiera de los últimos meses ha sido la gran oportunidad de los enemigos de los mercados para salir de sus madrigueras y culparlos. Debido a que tal salida ha sido tan espectacular que recientemente se ha distinguido con el premio Nobel en economía a uno de sus miembros. Debido a que a Barak Obama ya se le considera el Roosevlelt del nuevo siglo y anuncia los gastos gubernamentales para arropar cualquier recesión, el aumento de impuestos para construir una economía más “humana,” la renegociación del TLC para hacerlo más “justo, es importante asomarnos a la historia pues como afirmara Mark Twain: “La historia no necesariamente se repite, pero si rima muy bien.” Por ello hago referencia a los beneficios en el progreso económico de los pueblos provocado por la aplicación de las teoría supply–side, puesto que algunos de mis lectores me han pedido el que elabore un poco mas en el contenido de la misma, puesto que ellos piensan pude ser esta una buena alternativa para México después de lo que tanto hemos comentado, el siglo perdido.

Durante las primeras décadas del siglo XX, un desconocido economista inglés, John M. Keynes, inició el desmantelamiento de la teoría económica de su época con sus nuevas y revolucionarias ideas de gran intervención del estado para la estimulación de las economías de los países, como una nueva alternativa a la agresión comunista que ya iniciaba la toma del mundo, y también como una alternativa para el Laissez Faire que ya Rossevelt se había encargado de desprestigiar al culparlo de la gran depresión . La premisa de las ideas de Keynes era el lograr el desarrollo económico estimulando la demanda agregada del mercado, básicamente a través de la impresión indiscriminada de dinero, gasto del gobierno para la provocación de déficits fiscales de importancia considerable y todo esto lo adornaba Keynes, con una carga impositiva exagerada para de esa forma socializar las economías sin tener que expropiar los activos y las empresas, dándole de esa forma gran poder al estado.

No hay duda de que el mas famoso economista del siglo XX fue el propio Keynes, y el libro mas famoso del siglo ha sido su “Teoría General de Empleo, Interés, y Dinero” publicado en 1936. A partir de la presidencia de F.D.

Rossevelt en los EU, las teorías de Keynes se establecieron como el mapa político de todos los países industrializados y subdesarrollados durante los siguientes casi cincuenta años. En los años 70s, cuando Nixon decidió el desmantelar los acuerdos de Bretton Woods retirando el dólar del patrón oro y llevándolo a flotar, al hacerlo el exclamó: “Ahora todos somos Keynesianos.” Sin embargo, ese era el principio del final, el mundo entraba en una espiral de inflación con recesión que los más serios economistas de la época, coincidieron en apuntar hacia las teorías Keynesianas como las causantes.

Nixon al exclamar tan famosa afirmación, hablaba con la verdad, Keynesianismo era macroeconomía. Pero el Keynesianismo se derrumbaba al mismo tiempo que Nixon hablaba, y la macroeconomía se derrumbaba con él. En Enero de 1977 el primer ministro de Inglaterra y cabeza del partido Laborista James Callaghan describiendo el Keynesianismo afirmó: “Nosotros solíamos pensar que podíamos gastar como marineros borrachos para abandonar las recesiones, incrementando el empleo con base al aumento de los gastos del gobierno y provocando monstruosos déficits. Ahora les digo que esa alternativa ya no existe, y cuando existió, lo único que provocó fue grandes dosis de inflación como primer paso, seguido por un segundo caracterizado por altos niveles de desempleo, el empobrecimiento de la población, y la quiebra de los gobiernos que la practicaron.”

En Inglaterra en esos momentos ya una dama por demás terca, se preparaba para una misión histórica, ¿su nombre? Margaret Thatcher. En los EU un hombre con la misma misión también se preparaba, ¿su nombre? Ronald Reagan. Ambos detestaban las teorías Keynesianas que habían arruinado la economía mundial, y en la década de los 80s serían los principales responsables del entierro definitivo de dichas teorías que habían regido al mundo durante la mayor parte del siglo. Ahora, ambos líderes necesitaban algo para sustituir al fatal Keynesianismo, ambos como consecuencia de sus consciencias libertarias, con energía y entusiasmo abrazaron las nuevas ideas Supply—Side que revolucionarían el destino de sus países, y sentarían las bases para la prosperidad que ambos en estos momentos gozan. En México sin embargo, en esos momentos Luis Echeverría se encontraba aplicando el Keynesianismo estilo revolucionario. Los resultados ya los conocemos.

En 1975 en el restaurante de la ciudad de Nueva York Michael 1, se desarrollaba una interesante reunión cuyos participantes eran; Arthur Laffer el joven y brillante economista que había predicho con exactitud aterradora el monto del PIB en 1971 a su jefe George Shultz, entonces Secretario del Tesoro. Robert Mundell el hippie economista internacional que había sido ya compañero de Laffer en la Universidad de Chicago—-que por cierto ganaría el premio Nobel de economía en 1999. El tercero era Jude Wanniski el experiodista y cabeza de POLYCONOMICS, y autor de uno de los mas interesantes libros de los 70s, “El modo en que el mundo funciona.” Finalmente el editor del Wall Street Journal Robert Bartley. El resultado de esa reunión, fue el compromiso de los asistentes de convertir dichos eventos en seminarios para explorar ideas de recortes impositivos como una formula diferente de estimular las economías. Otro famoso economista los bautizó como fiscalistas Supply—Siders, y fue como nació el término y la idea de dicha teoría.

Unos años después, el candidato demócrata a la vicepresidencia de los EU y después el primer Secretario del Tesoro de la administración de Clinton, Lloyd Bentsen afirmaba: “Durante demasiado tiempo nos hemos enfocado a políticas económicas a corto plazo para estimular el gasto, o la demanda, al tiempo que hemos sido negligentes con la oferta, el empleo, el ahorro, la inversión, y la producción. Consecuentemente, la demanda ha sido sobrestimada y la oferta estrangulada a base de regulaciones, impuestos, inflación y códigos de conducta que nuestros competidores foráneos no respetan.”

“Estoy convencido de que no tenemos que provocar desempleo para combatir la inflación. El objetivo de la siguiente década deberá ser el combatir desempleo e inflación a través de políticas Supply—Side para incentivar la producción. Ese es el único camino para controlar el crecimiento de los precios, promover el empleo, y lograr crecimientos económicos sanos y sostenidos.”

Saturday, November 29, 2008

El PP califica esta postura de despreciable

El socialismo se mofa de la actitud de Aguirre mientras escapaba de la metralla en Bombay

El socialismo español demuestra los inesperados recursos de que puede valerse la política para ganar espacio. Puso en duda la actitud de Aguirre mientras ésta huía de la metralla que atravezaba el hotel donde se alojaba.

Pablo de San Román

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró “una frivolidad absoluta” las críticas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, por abandonar la India como consecuencia de los atentados que tuvieron lugar en Bombay el pasado miércoles.

Sáenz de Santamaría, quien hizo estas declaraciones en la clausura del Congreso del Partido Popular en Cartagena (Murcia), atribuyó a las críticas a “desconocer qué fue aquello”, y justificó que “la delegación que acompañaba a Esperanza Aguirre fue la que la animó a que tomara esa decisión”.

La portavoz del PP contestó de esta forma al vicesecretario general del PSOE, José Blanco, quien aseguró que la máxima de su partido es estar al lado de los que más lo necesitan en tiempos difíciles, como los actuales, frente al PP “cuya máxima es la de sálvese quien pueda como demostró Esperanza Aguirre, que se marchó corriendo de India sin importarle la gente que quedaba allí en situación de dificultad”.

“Nunca nos sentimos abandonados”

Mientras, la directora general de Medios de Comunicación de la Comunidad de Madrid, Isabel Gallego, calificó de “despreciables” las acusaciones que desde algunos sectores se están haciendo a la presidenta de la Comunidad de Madrid, y aseguró que “en ningún momento se sintieron abandonados” durante esas horas que permanecieron en Bombay sin la presidenta.

Gallego, que llegó a la base de Torrejón de Ardoz un día después de la jefa del Ejecutivo autonómico en un avión fletado por el Ministerio de Exteriores junto a otros 55 españoles, entre los que se encontraban el presidente de la CEIM, Arturo Fernández, y el presidente de la Cámara de Comercio, Salvador Santos Campano, entre otros, criticó que alguien quiera sacar beneficio político de una “tragedia

“No le llega ni al tobillo”

Por su parte, el dirigente del PP, Javier Arenas, pidió a Blanco, que tenga “categoría humana” con respecto al incidente vivido por Aguirre.

“Le digo que si no tiene categoría política, al menos tenga categoría humana”, reiteró el líder de los populares andaluces, quien insistió en que el secretario de Organización socialista “no le llega a Aguirre ni al tobillo”.

Consecuencias de la derrota electoral de Lula

El resultado en las recientes elecciones en Sao Paulo no pronostica un horizonte fácil para el partido del presidente brasileño.

Emilio Cárdenas

El tan simpático como magnético presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es hoy el segundo mandatario más popular en su propio país en toda América del Sur. Es sólo apenas superado por la inmensa popularidad de la que goza su colega el presidente Uribe, de Colombia.

No obstante, la encandilante aureola personal de Lula parece no poderse trasmitir fácilmente a los demás miembros y colaboradores de su fuerza política, el Partido de los Trabajadores (PT), que como tal atrae mucho menos que él. Por esto, el ocaso del desgastado PT parece avecinarse. Una era de verdadera euforia podría entonces estar cerca de tocar a su fin.

Ocurre que Lula no puede constitucionalmente ser reelecto, ni está usando a su esposa para así poder perpetuarse indirectamente en el poder, como los inefables Kirchner, en la Argentina. Por ello, por primera vez en 16 años seguidos, Lula no será candidato en las próximas elecciones presidenciales del Brasil. Se lo va a extrañar.

En las elecciones de 2010, que se acercan, después de los resultados de las recientes elecciones municipales de Sao Paulo, el candidato que luce más firme para alcanzar la próxima presidencia del Brasil es José Serra, del Partido de la Social Democracia, actual Gobernador del gigantesco estado de Sao Paulo, que genera el 30% del PBI de su país.

Serra, de 66 años, fue vencido,recordemos, por Lula en las elecciones presidenciales de 2002. Pero ahora se tomó una buena revancha, logrando que su candidato a alcalde de la ciudad de Sao Paulo, Gilberto Kassab, derrotara, por amplio margen, a la candidata de Lula, Marta Suplicy, una ex alcaldesa (2001-2004) cuya personalidad arrogante, actitud de “sabelotodo”, actitud agresiva y hasta descortés recuerda llamativamente a la de Cristina Fernández de Kirchner generando el mismo tipo de rechazo masivo en la gente.

Tan es así, que Suplicy, pese a contar en la segunda vuelta de las elecciones municipales con la contribución personal de su amigo Lula (de quien fuera Ministro de Turismo) apenas pudo obtener un escaso 39% de los votos, contra un rotundo 61% de su rival, Kassab.

Serra, un político astuto, veterano y social-demócrata, no es Lula. Tiene otro estilo, muy diferente. Es un hombre menos intuitivo y mucho más serio y estudioso. Tiene ciertamente mucho menos carisma que Lula, pero es menos resbaladizo y más transparente.

Entre 1998 y 2002, Serra fue un excelente Ministro de Salud de su país y está, por ello, considerado como un gran administrador. Fue él quien se enfrentó a las multinacionales farmacéuticas y logró que los enfermos de sida de su país tuvieran acceso gratuito a los medicamentos para combatirlo. Estuvo asimismo exiliado por espacio de 14 años, en Chile. Desde 1964 a 1985.

Lula y los suyos trataron presurosamente de “equilibrar” políticamente lo sucedido en Sao Paulo, invocando como suyo el ajustado “triunfo” obtenido por Eduardo Paes, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en Río de Janeiro. Paes, de opositor a Lula, terminó como su aliado de conveniencia, desde que procuraba derrotar a una figura tan insólita como popular, la de Fernando Gabeira, del Partido Verde.

Lo logró, aunque solo por unos escasos 50.000 votos. Pero ese pretendido “equilibrio” es, como veremos, fantasioso. Gabeira era un hueso duro de roer. De allí que la alianza del joven legislador Eduardo Paes, de 38 años, con el Presidente Lula fue en rigor una suerte de “todos contra el extraño Gabeira”. No ganó Lula entonces, ganaron todos.

Gabeira es un sobreviviente de toda suerte de tropelías a quien, por su inmensa simpatía personal y por su personalidad absolutamente excéntrica muchos le perdonan cualquier cosa.

En 1969, Gabeira fue uno de los que secuestraron al embajador de los Estados Unidos en Brasil, en tiempos de la dictadura militar. El secuestrado, recordemos, fue liberado cuando, accediendo a las demandas de los secuestradores, se liberara a 15 prisioneros políticos, llevándolos en avión al exilio.

Cuatro décadas después, a los 67 años, casi se corona alcalde de Río de Janeiro. Es una suerte de añejo símbolo sexual, que suele frecuentar las playas cariocas ataviado apenas con la parte inferior de un pequeño “bikini”, de mujer.

Algunos millonarios e intelectuales cariocas lo apoyaron en sus campañas. También en la reciente. Hasta la propia hija del secuestrado embajador norteamericano C. Burke Elbrick (una fanática de Barack Obama) lo hizo, sosteniendo estar convencida de que ya es hora de “perdonarlo”, por “idealista”.

Para el bacanal Gabeira la solución de los problemas de Río (incluyendo el de la violencia desbocada) pasa por la legalización de la marihuana, del aborto y de las uniones entre “gays”. Casi la mitad de los seis millones de habitantes de la ciudad parece estar de acuerdo con él.

Gabiera fue, luego del secuestro en el que participara activamente,capturado, encarcelado y torturado. Fue posteriormente liberado, a cambio de la libertad del también secuestrado embajador alemán, en 1970.

Por espacio de una década deambuló, como exiliado, por Argelia, Cuba, Chile, Suecia, e Italia. Buscando, en su tránsito, una vida menos dura, más alegre. Sus memorias del secuestro fueron volcadas rápidamente al celuloide, en una película titulada: “Cuatro días en Septiembre”, que reprodujo los acontecimientos en derredor al secuestro del embajador norteamericano.

En 1979 Gabeira regresó a su país y, tratando de llamar la atención, comenzó a ser fotografiado, casi desnudo, en las bonitas playas de Ipanema. Vestía la parte inferior de un “bikini” perteneciente a una sobrina.

Poco después fundó el Partido Verde con el que trató, en vano, de ser electo gobernador del estado de Río de Janeiro, en 1986. Derrotado que fuera, con amplitud, se dedicó al periodismo, como corresponsal en Alemania. En 1994, no obstante, logró ser elegido legislador en un previsible salto de regreso a la política. En su campaña usó solamente papel reciclado y transitó en una bicicleta equipada con altoparlantes, desde los que difundía, insistente y monótonamente, sus “ideas”.

Gabeira, claro está, polariza, divide y asombra. Como libertino ideológico acumula enemigos, particularmente entre los evangélicos, que han crecido enormemente en Río de Janeiro. Como experiencia de gobierno Gabeira merece un cero. Como publicista, en cambio, un diez. Por esto, en concreto, sus propuestas para mejorar a Río son sólo las antedichas, más la de mejorar “la iluminación callejera”. Poco y nada. Pero aún así, Gabeira es inmensamente popular. Por esto solo pudo ser derrotado cuando todas las demás fuerzas de alguna importancia política se unieron en su contra para así sobrevivir.

Pese a todo, Gabeira no es, para nada, un muerto político. Tiene aún mucho de insólito que contribuir a un mundo, el de la política, en el que, por algo, todos los actores lo rechazan y se unen en su contra. Ese es su mérito. Nada espectacular, pero mérito al fin. Lo grave sería que alguna vez llegara al gobierno, por el repentino zafarrancho que Gabeira es capaz de generar.

El Presidente de Repsol-YPF, don Antonio Brufau, acaba de generar, con motivo de su intervención en el décimo Foro Latibex, en Madrid, una bien curiosa teoría, por sus implicancias.

Según él, debiera preocuparnos que algunos países latinoamericanos aún se planteen la “intervención del Estado” para “mitigar las fuerzas de la economía libre” , a lo que,sostuvo, “todos debemos enfrentarnos”.

No deja de tener alguna razón, ciertamente. Aunque reconoció que se “ha avanzado mucho” gracias a que “países como Colombia, México, Brasil o Argentina” han tomado medidas “muy razonables” para tener “más formalidad” y “un clima de negocios favorable”.

La inclusión de Argentina en la lista confunde, perturba, y enoja. Mucho. Y está, como veremos, profundamente equivocada. Brufau sabe bien que nuestro país desgraciadamente no pertenece a ella.

Las razones son de todo tipo y enormes individual y colectivamente consideradas. Veámoslas. La reciente confiscación de los enormes ahorros privados que estaban en manos de las AFJP y la consiguiente destrucción del mercado de crédito en la Argentina son por sí mismas una muestra mas que clara de cuan equivocado (o sesgado) está.

A ello habría que agregar los controles cambiarios de facto. Las aventuras de don Moreno. La falsificación abierta de los índices públicos por parte del Indec, que es todo un fraude grosero a nuestros ahorristas y acreedores. Las presiones tributarias y previsionales sobre los empresarios. Los casos de corrupción mayúscula. Los precios controlados. Las presiones gremiales, con el apoyo del poder político.

La vergonzosa imposibilidad de recurrir al crédito externo, nada menos que siete años después de la crisis del 2001, porque aún no se ha pagado al Club de París, ni arreglado con los bonistas que en su momento creyeron que la oferta que se les hacía era simplemente extorsiva. El financiamiento venezolano y las “valijas de Antonini Wilson”. La delegación de poderes legislativos enormes en el Ejecutivo.

La destrucción de la independencia judicial al manipular el Consejo de la Magistratura cuya estructura desarticulara pícaramente la Sra de Kirchner cuando era Senadora. El servilismo de la justicia penal federal. La sumisión de la Procuración General de la Nación que ha dictado normas mediante las cuales los fiscales no pueden investigar los crímenes de guerra cometidos por sus aliados en la década de los 70, ni actuar libremente en los casos judiciales en los que se investiga corrupción en lo más alto del poder, generando así islas de impunidad para el gobierno y sus aliados.

El uso y abuso de los piqueteros para amedrentar e intimidar a los empresarios. Y muchas otras cosas parecidas, de enrome gravedad institucional son suficiente evidencia como para preguntarse por qué se hacen esas declaraciones.

¿Será un error de apreciación? Si lo fuera, y puede bien haber otras interpretaciones, la distancia de su visión con la realidad argentina es absolutamente gigantesca. O más bien, asombrosa.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: