La inflación se apodera de América Latina

(Fotomontaje: Gustavo Poletto)

La inflación en Latinoamérica se aceleró aún más en junio pues los costos más altos de los alimentos impulsaron los precios, incrementando las perspectivas de alzas de tasas de interés en las próximas semanas.

El primer acto está programado para el jueves, cuando, según las expectativas, las autoridades de Perú y Chile dispondrían fuertes alzas de tasas de interés. Ambos países reportaron una inflación sorprendentemente alta en junio, llevando la tasa anual a máximos desde la década pasada.

La mayor economía sudamericana, Brasil, dijo el jueves que su índice referencial IPCA de la inflación aumentó 6,06 por ciento en los últimos 12 meses, récord desde el 2005, poniendo fin a una semana de reportes en toda la región que mostraron la inflación anual en sus máximos en varios años.

Reforzando la percepción de una amenaza creciente, Barclays Capital calificó al repunte de los precios de Brasil como “el lobo feroz de la inflación” en el país.

“El cuadro de la inflación está lejos de ofrecer tranquilidad a un banco central,” dijo la entidad. “Proyectamos más sorpresas negativas en la inflación a corto plazo que contaminarán las cifras” anuales, agregó.

El banco ve un “alto riesgo” de que el IPCA supere el 6,5 por ciento este año, el techo de las metas previstas por el banco central. Brasil tuvo una inflación de 4,46% el año pasado, tras un ritmo de 3,14% en el 2005.

El banco central ha elevado su tasa referencial Selic en un punto porcentual entero desde abril a 12,25%, una de las más altas del mundo sin contar la inflación.

Los datos de la inflación del jueves elevaron la presión sobre el banco central brasileño para que suba las tasas de interés.

El mercado debate si el organismo monetario subirá las tasas en 50 puntos básicos o 75 puntos base en su próximo encuentro de política, el 23 de julio.

Los futuros de las tasas de interés en Brasil prevén que la Selic llegará al 13,25% a fines del 2008. Un sondeo del banco central entre economistas estimó el lunes que la Selic se ubicaría en el 14,25 por ciento a fin de año.

Precio alimentos, principal culpable. A diferencia de sus contrapartes en Europa y Estados Unidos, los funcionarios latinoamericanos tienen mayor margen para elevar las tasas pues ellos no ven una amenaza de recesión o de una desaceleración marcada.

Los aumentos de los precios de los alimentos son el principal factor que impulsa la inflación. Los mayores países de la región pueden amortiguar las alzas de los precios de los combustibles pues ellos producen una porción importante de sus necesidades petroleras.

La excepción es Chile, donde los costos del transporte impulsaron la inflación de junio a un 1,5 por ciento, máxima en 17 años. La inflación anual llegó al 9,5 por ciento, récord desde 1994.

La mayoría de los economistas encuestados en un sondeo de Reuters previeron que el banco central aumentaría la tasa interbancaria al 7,25% desde 6,75%.

Sería la segunda subida mensual consecutiva de 50 puntos básicos, destinada a enfriar la demanda doméstica para contener la inflación.

Para Perú, un sondeo de Reuters anticipaba un alza de 50 puntos básicos a 6,25% tras una inflación de 0,77 por ciento en junio, que elevó la inflación anual a 5,71%, máxima desde 1998.

En México, el anuncio de la política de tasas del banco central está previsto para el 18 de julio. La inflación mexicana fue de 0,41 por ciento en junio, llevando la inflación en 12 meses al 5,26%, máximo desde 2004.

“Esto afianza las expectativas de que el banco central subirá” las tasas, dijo Bertrand Delgado, economista de IDEAglobal en Nueva York, quien veía probable una subida de 25 puntos básicos.

Total cancela sus inversiones en Irán: la tensión en la zona y las presiones de EEUU dan sus frutos

total.jpg

El grupo energético francés ha decidido no invertir en Irán por el riesgo que ello supone, según afirma hoy el periódico económico británico Financial Times. El grupo tenía intención de hacer una importante inversión para desarrollar las grandes reservas de gas en Irán. La decisión representa una victoria para el Gobierno de EEUU, que busca aislar a Teherán por su controvertido programa nuclear. Irán realiza nuevas pruebas con misiles de largo alcance.

El diario señala que esta decisión del director ejecutivo de Total, Christophe de Margerie, se produce después de una escalada de la tensión entre Irán e Israel, que quedó expuesto ayer cuando Teherán probó al menos siete misiles y advirtió de que está dispuesto a tomar represalias frente a un ataque militar.

“Asumiríamos un gran riesgo político al invertir en Irán porque la gente dirá: “Total hará lo que sea por dinero”, dijo De Margerie a Financial Times.

Junto con la petrolera Petronas, de Malasia, Total tenía previsto desarrollar la fase 11 del campo South Pars y hasta ayer no había decidido renunciar a su interés en el proyecto.

Tras el anuncio el pasado mayo de que la anglo-holandesa Royal Dutch Shell y la hispano-argentina Repsol YPF se retirarían de la fase 13, Total quedó expuesta, añade el FT.

¿Golpe para Irán?

La decisión del grupo francés es un duro golpe para Irán, que con muchas probabilidades no podrá aumentar sus exportaciones de gas hasta finales de la próxima década.

El analista Samuel Ciszuk, experto en energía de Oriente Medio de Global Insight, calificó la decisión de Total de un “golpe de muerte” para las ambiciones iraníes, puesto que el país no podrá obtener el conocimiento que necesita para proyectos tan complejos, incluso si trabaja con Rusia y China.

No obstante, ninguna de las compañías occidentales de petróleo, incluida Total, está dispuesta a cerrar definitivamente la puerta a las inmensas reservas de hidrocarburos de Irán.

Shell y Repsol han indicado que pueden unirse en fases posteriores al desarrollo del campo de gas.

El FT resalta que EEUU considera que la inversión occidental y el traspaso de conocimiento al sector energético de Irán tiene un mayor impacto que las sanciones financieras.

La OPEP revisa a la baja su previsión de demanda de petróleo de aquí a 2030

petroleo-irak.jpg

La OPEP calcula que la demanda mundial de crudo continuará subiendo de una media de 86,88 millones de barriles diarios (mbd) en 2008 hasta los 113 mbd en 2030, y espera que la oferta de 116,3 mbd satisfaga esas necesidades. Así lo explicó hoy Mohamed Hamel, director del departamento de estudios energéticos, en rueda de prensa en Viena.

En el informe sobre las previsiones futuras se destaca que los cálculos a largo plazo están sujetos a múltiples variables, como los efectos de las políticas energéticas de los gobiernos y sus inciertos efectos sobre la demanda energética. Esa incertidumbre, puede, a su vez, afectar la oferta mundial de crudo, ya que tiende a frenar las inversiones en el sector, como ha ocurrido en el pasado.

“Un impacto dramático en la industria petrolera”

La OPEP recuerda que “los precios estuvieron muy bajos en la mayor parte de las décadas de 1980 y 1990”, lo que tuvo “un impacto dramático en la industria petrolera”, con caídas de las inversiones, estrategias drásticas de reducción de costes de producción, y, sobre todo, una pérdida de personal porque el sector no resultó atractivo a las nuevas generaciones de profesionales.

Las consecuencias de ellos se ven hoy en los temores a que el abastecimiento futuro pueda no ser suficiente. “Los precios bajos fueron malos para la industria petrolera y para los productores de crudo, pero a largo plazo también fueron malos para los consumidores”, dicen los expertos de la OPEP.

“En efecto, al inicio del siglo actual”, al afrontar una tendencia de crecimiento económico global, “el mundo no estaba preparado para el dramático aumento de la demanda de energía”, sobre todo de China e India, recuerdan. Esta situación ha favorecido una extraordinaria escalada de los precios del crudo, y el barril de la OPEP ha subido de una media de 28 dólares en 2003, a más de 130 dólares en junio de 2008.

“No hay escasez”

Y ello a pesar de que, según insiste la organización, hoy por hoy “no hay escasez y los inventarios comerciales de crudo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) están en niveles comerciales”. “Claramente, otros elementos diferentes de los fundamentos de la oferta y la demanda están en juego”, afirma.

Entre esos factores destaca, en primer lugar, la depreciación del dólar frente a otras monedas”, como el euro, por ejemplo, pero también la especulación con contratos de futuros de petróleo, a los que el informe aludo como “comercio en barriles de papel”.

“El comercio en barriles de papel se ha expandido dramáticamente en los años recientes. Por ejemplo, la diferencia entre los barriles de papel comerciados en la NYMEX (Bolsa Mercantil de Nueva York) con los barriles físicos suministrados actualmente ha crecido de forma exponencial en los últimos cinco años”.

“En 2003, por cada barril físico se comerciaban seis barriles de papel, hoy esa relación aumentó hasta más de 18 barriles (de papel por cada barril físico), es decir, se triplicó”, y esa relación aumenta aún más si se incluyen mercados de futuros no regulados, como Londres y Singapur, entre otros, se explica.

Cambia la estructura del mercado

También, a modo ilustrativo, el documento señala que “los activos colocados sólo en el índice de materias primas han aumentado de 13.000 millones de dólares a fines de 2003 hasta los 260.000 millones de dólares en marzo de 2008”. En esos años ha habido al mismo tiempo otras múltiples evoluciones que han cambiado la estructura del mercado.

El crecimiento económico y de la demanda energética en el mundo se han vuelto más resistentes a las subidas de los precios del crudo. Pero también han aumentado rápidamente los costes de producción, lo cual, junto a numerosos proyectos del sector que requieren grandes cantidades de capital, apunta a la necesidad de un nivel de precios más alto que en décadas pasadas.

Según la OPEP, los costes marginales de producciones como la de biocarburantes o de crudo sacado de las arenas bituminosas “ahora se sitúan probablemente a más de 70 dólares por barril”. Por todo ello, los expertos de la organización parten de la base que el precio del barril de la OPEP tendrá en los próximos años un piso de entre 70 a 90 dólares en términos nominales.

Otro elemento que ha desempeñado un rol clave en el fuerte encarecimiento de los productos petroleros son los cuellos de botella en el sector del refino, que requieren “inversiones sustanciales en todas las regiones”.

La OPEP calcula que el planeta necesita aumentar la capacidad de procesamiento de productos destilados en 27 mbd adicionales, con una inversión total en el procesamiento de refino de más de 320.000 millones de dólares (con el tipo de cambio de 2007) hasta 2015, suma que asciende a 800.000 millones de dólares para el período 2007-2030.

Bernanke y Paulson piden más poder para los reguladores con el fin de proteger a los bancos de inversión

paulsonbernanke.jpg

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, (segundo plano), y el preidente de la Fed, Ben Bernanke, Foto: archivo

La crisis financiera ha abierto un gran debate en EEUU sobre cómo modernizar el sistema regulador del país. Dos de los actores claves del sistema económico norteamericano, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, han señalado hoy que necesitan competencias adicionales para proteger a la economía de un posible colapso de una compañía de Wall Street.

“A largo plazo puede llegar a ser necesario legislar para dar un marco de mayor fortaleza a la vigilancia de los bancos de inversión y otros actores del sector“, ha señalado Bernanke ante la comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes norteamericana.

Los legisladores “deberían evaluar requerir supervisión de estas firmas y proveer la autoridad regulatoria para fijar un marco de reglas al capital, mantenimiento de liquidez y manejo de riesgos”, ha añadido.

El presidente de la Reserva Federal (Fed) estimó que el Tesoro era la institución mejor ubicada para dirigir esta reflexión, dadas las consecuencias fiscales de la quiebra de una empresa financiera.

La nueva regulación es propuesta después de que el ramo financiero ha perdido decenas de miles de millones de dólares debido a que la especulación inmobiliaria desembocó en un descalabro financiero. Entre los más afectados se cuenta el banco Bear Stearns, un gigante de 85 años de antigüedad, vendido a precio de saldo al JPMorgan Chase en un acuerdo realizado en marzo por la Fed para evitar un colapso que podría haber creado un tsunami financiero.

Mensaje de tranquilidad

En el mismo marco, Paulson ha querido salir al paso de los rumores sobre los problemas financieros de Freddie Mac y Fannie Mae, las dos grandes agencias semiestatales de garantías hipotecarias en Estados Unidos. Ha asegurado en que ambas compañías están “adecuadamente capitalizadas”.

Fannie Mae y Freddie Mac han sido fuertemente castigadas en bolsa en las últimas sesiones después de que se publicara una nota de analistas en la que se especulaba con la necesidad de una captación masiva de recursos por parte de ambas. “Juegan en la actualidad un papel importante en nuestros mercados de viviendas y necesitan continuar jugando un papel importante en el futuro”, indicó Paulson ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

Paulson añadió que el derrumbe de Bear Stearns y los trastornos actuales en los mercados lo “han convencido de que debemos actuar con mucha mayor rapidez para actualizar nuestra estructura regulatoria y mejorar tanto la vigilancia del mercado como la disciplina del mercado”. “Tomará un tiempo adicional para superar los desafíos. El progreso no se ha producido en línea recta, pero se ha logrado bastante”, afirmó Paulson, al destacar que las firmas se están desapalancando, incrementando su capital y, en general, mejorando sus posiciones financieras.

Permitir las quiebras

Según Paulson, las instituciones financieras no deberían esperar ser rescatadas por la Reserva Federal ni por ningún otro brazo del Gobierno estadounidense. “Para que la disciplina en el mercado sea efectiva, los participantes en el mercado no deben esperar que los préstamos de la Fed, o cualquier otro apoyo del Gobierno, estén fácilmente disponibles”, señaló.

Agregó que, “para que la disciplina en el mercado limite eficazmente el riesgo, se debe permitir que fracasen las instituciones financieras”.

Los comentarios de Paulson se producen apenas dos días después de que Bernanke dijera que el banco central está considerando extender al 2009 su programa de préstamos de emergencia para los bancos de inversión.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: